Para muchos, es un cambio de una "banca" a otra "banca", pero hay otra forma de verlo: es una magnífica oportunidad para seguir compitiendo --o como dice él "sumando"-- en uno de los equipo tope del futbol mundial. Javier Hernández aprovechó los rayos del sol del final del verano madrileño para aparecer sobre el sagrado césped del Bernabeu y hoy, créalo o no, es jugador del Real Madrid, con todo lo que ello signifique y con todo lo que ello viste.

LOS ANGELES, CA.- Piso firme el césped del Bernabeu. Acarició el balón, corrió por el medio de la cancha, posó ante los fotógrafos, jamás dejó de sonreír y dejó que los últimos rayos de sol del verano español pegarán sobre el número "14" que lucía en los dorsales. Nada le temblaba. Él sabía dónde estaba, qué quería y a donde debía llegar.

Javier Hernández aprovechó el primer lunes del mes de septiembre del año 2014 para aparecer en una asoleada tarde sobre el mismo campo que fue testigo de la glorias de Di Stefano, Gento, Puskas, Hugo y Cristiano.

"¿De qué equipo soy? ¡Pues del Real Madrid!", dijo un sonriente "Chicharito".

Muchos dirán hoy que es cambiar de una "banca" a otra "banca". Y puede ser, pero hay otra forma de verlo: también es una magnífica oportunidad de sostenerse en el máximo nivel futbolístico posible.

Hay personajes "tocados" por el destino: "Chicharito" es uno de ellos. Lo demás, es parte de su talento, su trabajo y su disciplina, pero algo debe quedar claro: nadie llega al Real Madrid por "accidente".

Para ser futbolista del Manchester United o del Real Madrid primero hay que parecerlo. Y "Chicharito" lo parece en modales, en educación y hasta en la sonrisa. También es una verdad que no se compromete, que no se mete en "problemas" con el micrófono por delante. Él, mejor que nadie, sabe que los "problemas" y los grandes retos aparecerán pronto en la cancha. Y uno de ellos será aparecer más tiempo en juego que el que tuvo en la Liga Premier.

El Madrid quería a Radamel Falcao, pero Radamel Falcao no quería lo que le ofrecía el Madrid. El colombiano está en camino a Manchester. "Chicharito" no es ni será mejor futbolista que Karim Benzema, el "9" titular del Real Masdrid. El francés es un jugador más completo, pero Javier Hernández tiene sus propias características y él parece haber aceptado las condiciones de su carrera: aprovechar cada oportunidad que se presente.

"Yo vengo a sumar al Real Madrid", responde Javier Hernández cuando le preguntan sobre luchar por la titularidad con Benzema.

Jamás dijo "competir". Dijo que ha llegado a "sumar". Supongo que al final los dos términos pueden parecerse. La llegada del "Chicharito" al Real Madrid desata polémica y critica en la redes sociales. Javier Hernández es lo que es. Y el éxito, muchas veces, viene acompañado de la envidia. A los 26 años de edad, este chico tiene ya una historia que contar: nació en Chivas, un club muy popular en México, jugó ya dos Mundiales, llegó a Europa por la puerta de un "gigante" llamado Manchester United y hoy sueña entre las paredes del club más afamado y glorioso del futbol internacional. Damas y caballeros, si este no es un "cuento de hadas", se parece mucho.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Y las diferencias deportivas que existen pueden transformarse en tan solo una anécdota. En un "Clásico" juegan otros factores: la entrega, el carácter y la pasión y ahí Pumas puede terminar equilibrando las cosas. El América-Pumas de esta jornada 7 puede ser un duelo parejo y de pronóstico reservado. Puede alentar el torneo, la competencia y una idea romántica de que el músculo más importante del futbolista es el corazón.

LOS ANGELES, CA.- El sol pegaba con fuerza más allá del mediodía detrás de la potería sur del Estadio Olímpico Universitario. Y todo ocurrió muy rápido frente a mis ojos: la carrera y el impacto del "Tuca", la finta de Juan Carlos Vera detrás de la barrera y el vuelo tardío de Adrián Chávez. Era la final de la temporada 1990-91 y los Pumas habían vencido al América en uno de los episodios más memorables en la historia moderna del futbol mexicano.

Pero más allá de aquel momento -que pudo haberme marcado como periodista- está la rivalidad, el encono, las grandes diferencias deportivas que América y Pumas han acumulado en la cancha durante los últimos 30 años. Increíble es, entonces, que todavía hoy haya quienes se atrevan poner en duda la veracidad de la combinación como un "Clásico", un "Derby" o un choque de características especiales.

A diferencia de lo que ha ocurrido en el Chivas-América o en el América-Cruz Azul, duelos que se han desvirtuado y que han transitado hacia senderos más apegados a la mercadotécnica, a la televisión y a los intereses comerciales, el Pumas-América, a pesar de las insinuaciones siempre ha sostenido esa esencia romántica de rivalidad, de distancia en el modo de ver el futbol y de entender la vida misma. En el Pumas-América quedan más facciones vivas de lo que debe ser un "Clásico".

Dicho esto, vamos a la cancha, donde la diferencia en la tabla general parece atentar contra las expectativas del partido. Suponer, sin embargo, que la distancia que tienen América y Pumas en el campeonato prevalecerá este sábado en el Estadio Azteca podría ser un terrible error. La tabla general no cuenta en un América-Pumas. Cuenta más el carácter, el espíritu y la pasión.

Pumas está en un proceso complicado que incluye un cambio de entrenador que en apariencia tratará de devolverle las características más importantes del estilo universitario por jugar el futbol. Y el América sostiene una temporada buena, muy buena, donde se mantiene invicto y con un gran equilibrio entre lo que produce en todos los sectores de la cancha. Pero no habrá espacio para ninguna catástrofe. En Pumas hay carencias futbolísticas. En el América suelen existir ciertos problemas cuando tiene la obligación de ir y protagonizar el juego. Si Morelia y Tijuana lo hicieron ya esta temporada en el Azteca, Pumas promete hacerle juego al América.

El América-Pumas es un "Clásico", donde intervienen otros factores además del futbolístico. Y este sábado tendremos la ocasión de probarlo y comprobarlo una vez más. Los América-Pumas no se juegan en estadísticas ni en la tabla. Se juegan, se viven y se sufren en la cancha.

@Faitelson_espn espn

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La primera convocatoria de Miguel Herrera en el inicio del ciclo mundialista deja en claro que hay poco talento de donde escoger y que el entrenador nacional sabe que para llegar al Mundial de Rusia hay que atravesar primero por una serie de pruebas importantes. Herrera "refresca" de manera limitada al grupo, pero incluye jugadores como Carlos Salcido y Oribe Peralta, con cuya edad actual, difícilmente completaran el periodo de cuatro años.

LOS ANGELES -- Para pensar en el 2018 hay que llegar primero al 2018 y supongo que Miguel Herrera tomó en cuenta ello cuando decidió frenar en seco el proceso radical de renovación en la Selección Mexicana de futbol.

Las anunciadas "jubilaciones" de Rafael Márquez y de Carlos Salcido se han quedado a la mitad; el primero pareció tomar un segundo o quizá un "tercer aire" en su carrera con un inesperado contrato para jugar en Italia y el defensa de las Chivas ha sido confirmado para el primer llamado en el inicio del nuevo ciclo mundialista. Miguel Herrera sabe que tiene que "refrescar" al equipo nacional, pero también sabe que los tiempos de baja calidad pueden detener el ritmo de esa renovación y que en el proceso, para llegar al Mundial en Rusia, hay que pasar por varias etapas que no serán de ninguna manera sencillas. Herrera quiere dar cada paso con seguridad.

Salcido y el propio Oribe Peralta, difícilmente, llegarán a Rusia 2018, pero pueden ayudar a que otros futbolistas, de menor edad y tiempo en la cancha, adquieran la experiencia necesaria.

Los llamados de "El Chuleta" Orozco, el ex delantero de Cruz Azul y hoy de Santos, a cuya trayectoria le ha faltado regularidad, y el de Luis Gerardo Venegas, un defensa que descendió con el Atlante y que fue rescatado en el exitoso barco de Tomas Boy en el Atlas, confirman que los tiempos de "baja calidad" siguen presentes en el futbol mexicano. Hay poco talento y hay que aprovechar lo poco que existe.

La gran noticia en la nueva lista de Miguel Herrera sigue siendo Erick "El Cubo" Torres, un jugador que se ganó "a ley" la oportunidad. Torres fue enviado al exilio por el Guadalajara. Lo pusieron en un hotel en cerca de la autopista 405 en Los Angeles y le dijeron que tenía que mostrar su calidad en un equipo moribundo que está a la venta llamado Chivas USA. Y ha respondido con creces: inventándose jugadas, oportunidades y anotando goles donde no existían.

Una pregunta después del primer llamado de Miguel Herrera: ¿Cuándo y cómo desapareció "El Gullit" Peña del panorama de la Selección Mexicana? Era el jugador a seguir antes del Mundial. Hoy, no existe. Una pena pero también es una muestra de la poca constancia que tienen las carreras de la mayor parte de los futbolistas mexicanos.

La primera lista de la Selección Mexicana en el inicio de un nuevo ciclo mundialista. Está claro que para pensar en el 2018 hay que llegar al 2018.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Clásicos devaluados ESPN.com
Ni a sus seguidores ni a su detractores, este Chivas no le sirve a nadie. Y no hay que esperar a que ocurra un trágico desenlace -el descenso- para contabilizar los daños que significa un Guadalajara inoperante e inofensivo en la cancha de futbol. Las consecuencias ya las tenemos hoy, en lo económico, en lo pasional y en lo deportivo. Y mientras Chivas intenta competir en "un mundo futbolístico" al que no pertenece, es inminente la gran preocupación que rodea al tema.

LOS ANGELES, CA.- Atreverse a encender la televisión durante el último fin de semana en el futbol mexicano fue también una invitación al bostezo.

Las canchas se alejaron por completo de la esencia del juego: brindar espectáculo, ofrecer entretenimiento. Los partidos se cerraron al máximo, el ritmo descendió, las jugadas de peligro escasearon, hubo pocas emociones y casi nada que remarcar técnica o físicamente en un equipo o en cierto futbolista.

El futbol se aburrió de sí mismo en los campos mexicanos.

Es evidente que aún no entramos al tiempo o al periodo donde hay que congraciarse y conformarse con el bendito equilibrio que ofrece este futbol, un síntoma o una emoción que termina tapándolo todo, incluyendo las dudas que genera el nivel competitivo de la Liga MX. La crisis de algunos equipos populares -por no llamarles 'grandes'- también es un tema a considerar. Lo que hagan Chivas, Cruz Azul y Pumas tiene un impacto mediático y si a ello agregamos el hecho de que el líder general y mandón inobjetable del torneo, el América, aún no logra una condición plena de su futbol -suponemos que algún día lo tendrá- entonces entendemosel por qué las canchas lucen tan vacías de diversión y esparcimiento.

No parece ser el tiempo apropiado para que el futbol mexicano se 'relaje' en ningún sentido. La falta de calidad en los futbolistas y en los equipos terminan ofreciéndonos escenarios desiertos de espectáculo mientras un mundo más pequeño, 'afectado' por las nuevas tecnologías, le permite al aficionado cambiar el canal de la televisión para sintonizar otro nivel de juego, de jugadores, de entrenadores y de escenarios. La competencia es cada día más cerrada. En tiempos no muy lejanos, el domingo del aficionado se basaba en elegir entre el futbol o el cine para satisfacer sus necesidades de distracción. Hoy, las ofertas dentro del propio futbol son inmensas.

El futbol mexicano también debe observar con una mirada seria y reservada a su vecino del norte. Históricamente, Estados Unidos ha exportado 'grandes ligas' en deportes como el béisbol, el futbol americano o el baloncesto, pero la historia está cambiando: la MLS (Major League Soccer) está creciendo cada vez más, está elevando su nivel de competencia, está trayendo más y mejores jugadores procedentes de las ligas europeas, tiene magníficos y cómodos escenarios y cada día está más presente en la televisión estadounidense.

Encender la televisión fue casi un suplicio durante el fin de semana del futbol mexicano. Y es que en lugar de atraer emociones, atrapar sensaciones, encender pasiones, aumentar pulsaciones, lo único que hizo la Liga MX fue provocar largos y prolongados bostezos.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Encender la televisión durante el fin de semana del futbol mexicano, resultó en casi un suplicio. Y es que en lugar de atraer emociones, atrapar sensaciones, encender pasiones, aumentar pulsaciones, lo único que hizo la Liga MX fue provocar largos y prolongados bostezos. La falta de calidad en los futbolistas y en los equipos terminan ofreciéndonos escenarios desiertos de espectáculo mientras un mundo más pequeño, 'afectado' por las nuevas tecnologías, le permite al aficionado cambiar el canal de la televisión para sintonizar otro nivel de juego, de jugadores, de entrenadores y de escenarios.

LOS ANGELES, CA.- Atreverse a encender la televisión durante el último fin de semana en el futbol mexicano fue también una invitación al bostezo.

Las canchas se alejaron por completo de la esencia del juego: brindar espectáculo, ofrecer entretenimiento. Los partidos se cerraron al máximo, el ritmo descendió, las jugadas de peligro escasearon, hubo pocas emociones y casi nada que remarcar técnica o físicamente en un equipo o en cierto futbolista.

El futbol se aburrió de sí mismo en los campos mexicanos.

Es evidente que aún no entramos al tiempo o al periodo donde hay que congraciarse y conformarse con el bendito equilibrio que ofrece este futbol, un síntoma o una emoción que termina tapándolo todo, incluyendo las dudas que genera el nivel competitivo de la Liga MX. La crisis de algunos equipos populares --por no llamarles 'grandes'-- también es un tema a considerar. Lo que hagan Chivas, Cruz Azul y Pumas tiene un impacto mediático y si a ello agregamos el hecho de que el líder general y mandón inobjetable del torneo, el América, aún no logra una condición plena de su futbol --suponemos que algún día lo tendrá-- entonces entenderemos el por qué las canchas lucen tan vacías de diversión y esparcimiento.

No parece ser el tiempo apropiado para que el futbol mexicano se 'relaje' en ningún sentido. La falta de calidad en los futbolistas y en los equipos terminan ofreciéndonos escenarios desiertos de espectáculo mientras un mundo más pequeño, 'afectado' por las nuevas tecnologías, le permite al aficionado cambiar el canal de la televisión para sintonizar otro nivel de juego, de jugadores, de entrenadores y de escenarios. La competencia es cada día más cerrada. En tiempos no muy lejanos, el domingo del aficionado se basaba en elegir entre el futbol o el cine para satisfacer sus necesidades de distracción. Hoy, las ofertas dentro del propio futbol son inmensas.

El futbol mexicano también debe observar con una mirada seria y reservada a su vecino del norte. Históricamente, Estados Unidos ha exportado 'grandes ligas' en deportes como el beisbol, el futbol americano o el baloncesto, pero la historia está cambiando: la MLS (Major League Soccer) está creciendo cada vez más, está elevando su nivel de competencia, está trayendo más y mejores jugadores procedentes de las ligas europeas, tiene magníficos y cómodos escenarios y cada día está más presente en la televisión estadounidense.

Encender la televisión fue casi un suplicio durante el fin de semana del futbol mexicano. Y es que en lugar de atraer emociones, atrapar sensaciones, encender pasiones, aumentar pulsaciones, lo único que hizo la Liga MX fue provocar largos y prolongados bostezos.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Fue a representar al futbol mexicano en el Camp Nou del Barcelona y se estrelló de frente. El bicampeón mexicano fue exhibido, vapuleado y humillado sin ni siquiera meter las manos. Una pena porque se trata de uno de los equipos que mejores condiciones ha mostrado en la época más reciente del futbol mexicano. El lunes, en Barcelona, no existió sobre el campo de juego.

LOS ANGELES, CA.- Hubo momentos en el Camp Nou, en la disputa del tradicional Joan Gamper, que aquello parecía un juego de barrio, una "cascarita", con graves diferencias de velocidad, de intensión, de capacidad para pensar en la cancha, de reaccionar y de patear el balón. Es como si lo que se jugará allá sea muy diferente a lo que jugamos acá.

El bicampeón mexicano desaprecio de la escena futbolística.

No deja de ser impactante y al mismo tiempo desmoralizante que un equipo como el León, que ha mostrado algunas de las mejores condiciones deportivas en el futbol de México, haya sido goleado, exhibido y humillado en el campo del Barcelona.

El León, una de las ultimas esencias reconfortantes del futbol mexicano, cayó noqueado sin ni siquiera meter las manos ante un equipo que por más que sea uno de los grandes del futbol en el mundo se encuentra en un proceso de pretemporada y en una fase de reconstrucción. El León no hizo nada por mostrar alguna de las muchas características que han sido elogiadas por los aficionados y por la crítica en la última época.

El futbol es así: Marca distancias, parámetros, niveles, estratos. Y el futbol mexicano, ese que nos emociona día con día, que cautiva, que enardece pasiones y puntos de vista, tienen sus propias y grandes limitaciones.

Hace algunas semanas fue Chivas ante el Bayern Munich y ante el Milán, pero suponíamos que no era un equipo en forma como para ofrecernos un parámetros adecuado del futbol mexicano. Esta vez fue ante un equipo que había mostrado las mejores condiciones de las últimas temporadas y que si bien ++dicen algunos++ que no está en su mejor momento futbolístico, yo pregunto, acaso el Barcelona está en el mejor de su momentos o qué sucedería si este choque se daría en los meses de febrero, marzo cuando los equipos europeos deben estar al tope de la competencia.

Vivimos o algunos quieran que vivamos en una coraza, en una burbuja, pensando y suponiendo que los que vemos cada fin de semana es realmente extraordinario y competitivo. Y resulta que cuando se presenta la ocasión de probarse, el resultado revela una poderosa realidad.

Hoy han salido "los defensores" del futbol mexicano, la mayor parte de ellos hablando con una mano en el corazón y la otra en el estómago, para decirnos que no hay que exagerar la situación y que tan solo una "mala tarde" para el León y para el futbol mexicano. Yo diría que fue un choque con la realidad. Y una pena, una vergüenza, también.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


No solo atraviesan por una crisis de futbol y de personalidad, también están afectados por el paso perfecto de su acérrimo rival, el América. Chivas, Pumas y Cruz Azul no encuentran la forma de anotar goles y de ganar partidos y el tiempo empieza a apremiarlos. El secreto de los "grandes" no está en no caer en crisis sino en cómo salir de ella lo más rápido posible.

LOS ANGELES, CA.- A la pesada crisis futbolística de Chivas, de Pumas y de Cruz Azul, hay que agregar otro factor inevitable: que su acérrimo rival deportivo, el América, haya comenzado el torneo de forma perfecta.

Algunos dicen que es la falta de gol. Otros que es un tema de carácter y de entrega y hay quienes, de plano, admiten que se trata de un asunto de calidad. Todos tienen un punto de vista pero al final nadie tiene la precisión de cómo Chivas, Pumas y Cruz Azul pueden dejar atrás su crisis futbolística.

El futbol lo hacen seres humanos, que aciertan y que se equivocan, que sienten y que piensan. A partir de ahí, la complejidad de un estado negativo. En los tres casos hay otro factor a tomar en cuenta: son equipos de orden mediático, con lo cual, una mala o una buena recha se acentúa más que en otras situaciones.

El secreto para Chivas, Pumas y Cruz Azul no está en la crisis. Está en cómo salir de esa crisis.

Y en Chivas, por lo pronto, hay un cambio en la manera de afrontar el temporal; el domingo, al final de la malograda jornada ante Santos, el dueño Jorge Vergara bajó a los vestidores para fortalecer un proyecto y no para romperlo. El Guadalajara, por primera vez en esta profunda y larga época de ausencia, está tomando una estrategia distinta.

Lo de Pumas es una cuestión mucho más profunda que designar un entrenador. Nombres e ideas sobran en el horizonte, lo que realmente hace falta, aún en estos tiempos de "escombros", es un plan que incluya un director deportivo, un cuerpo técnico y una relación adecuada con respecto a la producción de fuerzas básicas. Antonio Sancho, como vicepresidente y Guillermo Vázquez, como entrenador, es una forma de a volver a sus raíces, a sus "olores", a su esencia natural. Sancho y Vázquez requerirán de tiempo y espacio para trabajar, pero Pumas ya tiene una esperanza hacia el futuro...

En Cruz Azul parece existir un plantel con la calidad suficiente para volver a ser un protagonista del torneo. Ese mismo equipo encabezó el campeonato anterior con más de 30 puntos recabados. El inicio ahora ha sido lento, con pocas condiciones futbolísticas y con la acusación más recurrente de la última época cuando se trata de Cruz Azul: la ausencia de carácter en sus futbolistas.

El presente de Chivas, de Pumas y de Cruz Azul tiene muchas cosas en común. Le faltan goles, personalidad y condiciones para jugar al futbol. Tienen, además, como equipos mediáticos y con un peso histórico, otra urgencia contra la cual luchar: el tiempo.

Y yo agregaría otro gran problema dentro de este cuadro: que el gran rival de los tres, el América, por el contrario, ha tenido un inicio perfecto después de cinco fechas. Ese, también, es un factor que presiona y que marca diferencia.

En resumidas cuentas, todo hoy le hace daño a Chivas, a Pumas y a Cruz Azul.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La necesidad de ofrecer espectáculo es inherente en la vida de un equipo como el América. Es un club que vive y depende de la televisión. Es un equipo que despierta emociones y pasiones cada fin de semana. Es un equipo que se sintoniza para verlo ganar, perder, sufrir o gozar. El América debe entender eso. Su perfección, su liderato general, no le basta. Necesita más porque a diferencia de otros, las formas, las maneras aquí cuentan por encima de todo.

LOS ANGELES, CA.- El más grande y más influyente aficionado del América es el que tiene "el control" en la mano. El control de la televisión.

El América es un equipo que vive de y por la televisión. Es un equipo que debe tener en cuenta al entretenimiento como su máxima misión a través de un deporte llamado futbol. El América es un producto de la TV, como puede ser una novela, un programa de noticias y o de espectáculos. El América debe combinar muchas características en la cancha, pero la principal, es que debe enfocarse siempre en ofrecer un espectáculo.

Los números son buenos. El hecho de ser líder general, la condición de sentirse "el mandón" del campeonato parece que viene incluido en su ADN. La perfección que de pronto presume, también, pero el América tiene futbolistas y un entrenador para jugar de manera más atractiva en la cancha.

Las primeras cuatro jornadas han estado llenas de parajes positivos en términos estadísticos. Digamos que el América hace lo que tiene que hacer para ganar: en la fecha-1, en León, aprovechó un desconcierto del portero local para comenzar con un triunfo en el campo del bicampeón. Una semana después, en el Azteca, recurrió a un arbitraje --llamémosle nervioso o dubitativo-- para derrotar con un agónico gol al equipo de Tijuana. Fue a Puebla para meterle cuatro a un rival inexistente y la semana pasada ganó en Monterrey, a un Tigres que presentó su peor faceta del campeonato. Es inobjetable que el América está en una campaña de gran poder, que el equipo se ha apuntalado, que entiende cada día más lo que pretende Antonio Mohamed, que cada vez se aleja más de los antiguos aromas del cuadro de Miguel Herrera y que aún con ausencias por lesión, suspensión o como la que tendrán que afrontar ahora por la exportación de Raúl Jiménez, han encontrado los métodos para salir adelante.

Y recuerdo a algunos entrenadores como Manolo Lapuente que, ante la petición de otras condiciones futbolísticas en el América, enseguida recurrieron a una salida falsa: "Aquellos que quieran espectáculo que vayan al circo". Lo mismo se le exigió, en su momento, a otros personajes como Ramón Díaz, Mario Carrillo y Alfredo Tena.

El América está bien y de buenas, pero el América es también el mayor producto de televisión que tiene el futbol mexicano. El aficionado enciende la televisión para verlo ganar, perder, sufrir, gozar, llorar y reír. El América es una fórmula de entretenimiento, de diversión, en la cancha, debe ser tan intrigante como una telenovela, tan morboso como un noticiario, tan colorido como un programa de concurso. El América tiene que dar espectáculo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Posee algunas de las "herramientas" más impresionantes que el futbol mexicano ha visto en los últimos tiempos. Es joven, fuerte, alto, tiene una técnica depurada, velocidad, es inteligente y toma decisiones acertadas con o sin el balón en sus pies, pero el ahora ex centro delantero del América será probado al máximo nivel, en un deporte que se asemeja al suyo, al que también llaman futbol, pero que tiene ritmos, condiciones y situaciones muy diferentes a las que afrontó en México. Raúl Jiménez parte de "cero" porque el nivel de competencia y de exigencia que afronta ahora no tiene comparación con lo que ha vivido en su joven carrera.

LOS ANGELES, CA.-- Supongo que lo primero que le habrá dicho al tipo de aduanas en el Aeropuerto Barajas de Madrid (hoy Aeropuerto Adolfo Suárez) es: "Me llamo Raúl Jiménez, soy futbolista y vengo a jugar al futbol profesional en España y en Europa". Puedo imaginarme también la ligera sonrisa dibujada en el oficial de migración español y hasta su reacción por dentro: "Éste no sabe lo que le espera...".

Raúl Jiménez aterrizó ya en la capital española y a partir de este momento las condiciones técnicas, físicas y hasta mentales pasan a segundo término o se convierten en un todo para tratar de superar un obstáculo aún más poderoso y muchas veces infranqueable para jugadores que con todas las condiciones y triunfos de sus lugares de procedencia: el nivel de competitividad de una Liga y de otra.

Lo más difícil que afronta ahora el ex centro delantero del América es una condición natural de poder subsistir, de abrirse espacios, de caminar la cancha y el área de forma correcta, de ceder el balón de forma acertada, de adaptarse al ritmo y a la intensidad del juego, de captar las condiciones de un juego que en esencia es el mismo, con las mismas dimensiones de cancha y reglas, pero con un nivel de competencia completamente diferente al que le daba un sitio preferencial en el América y en el futbol mexicano.

Un mundo más global, las nuevas tecnologías aplicadas a la vida diaria y una mentalidad distinta en las nuevas generaciones podrían haber contribuido para dejar atrás aquellos días donde al futbolista le costaba trabajo adaptarse en una cuestión estrictamente social, cultural y hasta gastronómica. Aquello pudo ser fundamental en los días de Hugo Sánchez, de Luis García o de Cuauhtémoc Blanco. Hoy, los tiempos son diferentes y establecen nuevos retos para un jugador que alcanza el nivel de las Ligas Europeas.

Jiménez tiene un caudal de condiciones como futbolista. El remate a primera intención, el golpeo con la cabeza, la capacidad de reacción, la velocidad, los dos flancos, la capacidad de llegar desde atrás, de tirarse a los costados y hasta de sacrificarse en el plano defensivo como lo exigen los tiempos modernos del futbol. Todas esas cualidades serán necesarias para su desarrollo, pero requeriría también de una gran actitud en lo mental para poder competir en una de las ligas más importantes del mundo.

Llegar por la puerta del campeón de España, pisar Europa a través de uno de los equipos que mejores sensaciones ha provocado en los últimos tiempos podría suponerse como una ventaja, pero al mismo tiempo es una presión extra de rendir rápido y de manera eficiente al máximo nivel posible.

Otra de las grandes ventajas que tendrá Jiménez será sin duda el entrenador del Atlético de Madrid. Diego "El Cholo" Simeone ha demostrado contar con los argumentos y la capacidad necesaria para convertirse a su corta edad en uno de los grandes estrategas del futbol en el mundo. Los futbolistas que han sido dirigidos por él hablan maravillas de la forma en que comunica la ideas, de la manera en la cual trabaja en el campo y hasta de la forma en la que obtiene los mejores resultados de un jugador. Jiménez debe aprovechar cada instante con el entrenador argentino en su proceso de adaptación.

Digamos que tiene las herramientas más avanzadas, un despliegue físico, técnico y mental aprobado, pero Raúl Jiménez empezará de cero a partir de este viernes, cuando salga a su primer entrenamiento y entienda que el futbol que conoció en México es apenas un esbozo de la alta competencia que propone el mundo europeo del futbol.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Oribe PeraltaMexsportAmérica sigue esperando escuchar las primeras críticas tras un inicio perfecto en el Apertura 2014
Suele "enfriar" los partidos a tal grado que parece que no necesita esforzarse mucho para ganar con mucha naturalidad. Finalmente, ha encontrado el estilo y las condiciones de juego que le gustan a su entrenador. El América es líder y tiene un paso perfecto, pero se aleja cada vez más del perfil espectacular que suele o solía gustarle a sus aficionados. Tan fuerte, tan poderoso, tan formal, tan perfecto que este América podría solo existir en nuestra imaginación.

LOS ANGELES, CA.- Tan fuerte, tan formal, tan seguro, tan exacto, tan perfecto... Que podría solo existir en nuestra imaginación...

El América se comporta como un "Príncipe Azul". Hace lo que tiene que hacer para ganar. Suple sus carencias sin problemas y deja la espectacularidad para el "Cirque de Soleil...". ¿Cómo no idealizar a este América? ¿Cómo no creer en él, cuando temprano, aún con varios días de sol por delante en el verano, el equipo no encuentra angustias ni contratiempos? ¿Quién eres, América?¿Qué tienes, qué no tienes, qué buscas, qué escondes?

El América no necesitó de mucho el sábado en el Universitario de San Nicolás de los Garza. Raúl Jiménez apenas dio un "taconazo" y luego se marchó junto con su pensamiento hacia el Atlético de Madrid. La ausencia de Sambueza no se notó demasiado en un medio campo plagado de jugadores que corren y meten la pierna.

La zaga se acomodó de acuerdo con sus carencias... Y cuando el Tigre, el rival, se ponía más bravo, lo acabó con un contragolpe letal. El América se probó en un escenario que históricamente ha sido difícil para los visitantes y que albergaba cierta esperanza tras un promisorio inicio de campeonato. No pasó nada. El América se llevó los tres puntos y algo más importante: la idea hacia el futuro de que es un equipo mucho mas poderoso que el rival.

Puede empezar con línea de 5 y cambiar a una de 4. Puede jugar por las bandas como lo hacia el "antiguo" América de Herrera o centralizar el juego a través de un futbolista definitivo y contundente como Oribe Peralta. Puede empezar presionando al rival y luego "relajarse" para finalmente "matarlo" en el contragolpe.

Queda, entonces, la idea de que este América finalmente juega bajo el estilo y el concepto de su entrenador. Que un torneo y un par de meses después bastaron para desprenderse de ciertas facciones de su pasado reciente, que hoy Mohamed parece cómodo y contento con su equipo y que solo le falta, como detalle y al mismo tiempo con un tema complejo, la aceptación de los aficionados de que este es el equipo que ellos quieren.

El América está invicto, es líder general, funciona como un reloj suizo en la cancha y Mohamed anda por las nubes... El América esta convertido en un equipo perfecto, tan perfecto, tan frío, tan ecuánime, tan pasmoso que espanta.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Dos de los llamados 'grandes' del futbol mexicano pueden comenzar a transitar por una muy tempranera crisis deportiva. Y la razón es sencilla: para ganar en el futbol se necesitan goles y ninguno de los dos equipos ha mostrado condiciones poderosas para hacerlo bien. En La Noria, dicen que se debe a un tema "de ansiedad". En Verde Valle que los delanteros están fuera de racha. Ni Chivas ni Cruz Azul pueden darse el lujo de dejar pasar más oportunidades de puntos que no volverán a su camino jamás.

LOS ANGELES, CA.- A veces, en el futbol, lo más simple es lo más complejo y lo más complejo puede terminar siendo lo más simple: Goles. Sin goles no se puede ganar en el futbol y ni Chivas ni Cruz Azul están logrando que esa producción le respalde en la cancha.

En el preámbulo de la cuarta jornada en el futbol mexicano, dos de los llamados 'grandes' parecen presionados en funcionamiento y en resultados. Si bien el Guadalajara tiene cuatro puntos coleccionados en dos presentaciones en el torneo, viene de un par de derrotas internacionales que parecieron mermar la energía que de pronto había producido aquel triunfo en la ciudad universitaria de hace casi un par de semanas. Y Cruz Azul no gana, ni en la Liga ni en la Concacaf, cuando afronta un semestre donde además de buscar el ansiado y recontra ansiado título, tendrá el privilegio de representar al área futbolística en el campeonato mundial de clubes.

¿Qué le pasa a Cruz Azul? El equipo parece tenerlo todo: un plantel vasto y competitivo, un entrenador ganador, una directiva que dentro de su aparente desorden institucional pone sobre el tablero las piezas que hay que poner y una afición entregada. Las primeras explicaciones señalan hacia un tema psicológico: la ansiedad. "Llegamos pero no tomamos la decisión correcta al final", dicen en La Noria. Si se trata de eso, el equipo parece tener futbolistas de gran trayectoria, recorrido y experiencia, como para resolver el tema. El 'Chaco' Giménez necesita más protagonismo en la alineación y Mariano Pavone volver al nivel que mostró en las últimas temporadas para 'La Máquina'. El equipo requiere, además, que Joao Rojas y Mauro Formica tomen mejores decisiones en momentos claves, y que Pablo Barrera logre una continuidad alejado de las lesiones.

Y en Chivas la mejoría parecía ser substancial en cuanto a la generación de juego y a las oportunidades de gol. Ahora, el equipo afronta otro problema: meter la pelota. Omar Bravo anda en una racha poco afortunada; Carlos Fierro no encuentra su mejor nivel; Aldo de Nigris sigue sin encontrar su verdadera función en la cancha de Chivas, y tal parece que Rafael Márquez Lugo, quien también podría ayudar en esas tareas, tendrá que volver al quirófano. La responsabilidad de los goles en el Guadalajara ha recaído en un mediocampista con Fernando Arce. Para acabar con el cuadro, Ángel Reyna, uno de los 'culpables' de la mejoría en el juego de medio campo del Guadalajara, no estará disponible el fin de semana porque ya fue víctima de su propia inestabilidad emocional en la cancha.

Parece temprano para entrar en un sendero de preocupaciones, pero los puntos que se van dejando en el camino jamás vuelven a asomarse. Y Cruz Azul y Chivas tienen una deuda histórica para con sus aficionados que tienen que resolver cuanto antes.

El futbol es un deporte complejo y también muy sencillo. Y aquí se trata de meter la pelota en la portería, tarea que algunos equipos y futbolistas parecen complicarse demasiado.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO