Es el ejemplo casi perfecto de cómo un futbolista con esfuerzo, trabajo, dedicación y concentración puede mejorar no solo en aspectos mentales también en temas de orden técnico y táctico. El viernes, con el gafete de capitán ceñido sobre el hombro derecho, encabezo una noche de ensueño en su carrera, marcando cuatro goles y confirmando al América como el mejor equipo del campeonato. Y todo sigue siendo culpa, única y exclusivamente, de Layún...

LOS ANGELES, CA.-- Fue a finales del año 2009. Era la primera vez que escuchábamos su nombre, pero su nombre no era o no parecía tan importante como el hecho --convertido en anécdota-- de que se había transformado en el primer futbolista mexicano de la historia en jugar en la competitiva y famosa "Serie A" del futbol italiano.

Dos partidos, solo 14 minutos en la camiseta del Atalanta de Bérgamo no fueron, sin embargo, los acontecimientos que colocaron su nombre en un nivel preponderante y mediático. Cuando llegó a México para jugar en el América, cada error suyo, cada pifia, cada desconcentración, cada mala decisión se manifestó en una campaña en las redes sociales. Y apareció enseguida la leyenda --o como le llaman en el idioma de las redes sociales, el "hashtag"-- que amenazaba con marcar su carrera y su vida para siempre: "Todoesculpadelayún".

Y entonces, cuando el balón se iba, cuando su carrera estaba por tomar un camino definitivo, malogrado y obscuro, Miguel Layún decidió que todo podía ser diferente.

Miguel Layún es el ejemplo casi perfecto de cómo un futbolista con esfuerzo, trabajo, dedicación y concentración puede mejorar no solo en aspectos mentales también en temas de orden técnico y táctico. El viernes, con el gafete de capitán ceñido sobre el hombro derecho, encabezó una noche de ensueño en su carrera, marcando cuatro goles y confirmando al América como el mejor equipo del campeonato. Y todo sigue siendo culpa de Layún.

Hay, casi siempre, un aprendizaje o una lección de vida detrás de un futbolista. En Layún esta reflejada la historia de muchos de nosotros. De personas como usted o como yo, que nada nos cae del cielo, que muchas veces no nacemos con algunas cualidades para hacer ciertas cosas, que no somos "naturales" en muchos aspectos de nuestro vida profesional y que, sin embargo, con dedicación, esfuerzo y lucha diaria encontramos los métodos para salir adelante. Layún no tiene las características de clase y de técnica de cientos de jugadores en el futbol mexicano, pero tiene una mente poderosa, dispuesta a derrocar cualquier obstáculo para salir adelante. Es la clase de persona que prefiero tener siempre a mi lado y no en contra.

En las postales frescas que Layún nos ha entregado en estos años de su aun joven carrera, recuerdo una, hace un par de torneos en Toluca, cuando después de un gol suyo, corrió hacia la banda y pegó la cara contra el enrejado para celebrar en compañía de sus padres la anotación. Maravillosa escena que refleja además sus valores como persona, hijo, esposo y hombre de familia.

Hace también algunos meses, cometí un error --del cual sigo arrepentido--: llamé a los jugadores del América y en especial a Layún "llorones" tras quejarse de un arbitraje en un partido que habían perdido. Layún me respondió con firmeza y cortesía a través del twitter, cuestión que deja en claro su educación y su nobleza.

Antonio Mohamed ha descubierto al capitán que el América buscaba desde hace tiempo: un chico normal, más común y corriente que la mayoría con el balón en los pies, que lucha, que pelea, que nunca desfallece y que encuentra la manera de convertir sus carencias en atributos. Futbolistas como Miguel Layún aparecen raramente en la historia del futbol mexicano y en un club como el América. Habrá que disfrutarlo al máximo.

Y sí, todo sigue siendo "culpa de Layún".

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tiene cinco veces más seguidores que el Papa Francisco y unos cuantos menos que el Presidente de los Estados Unidos. Es un futbolista, no solo eso, un futbolista fuera de serie, pero también un hombre que se ha distinguido por conducir su imagen de manera apropiada en una época donde la imagen es fundamental para triunfar. Cristiano Ronaldo vende, vende una realidad y vende una que otra irrealidad, pero al final, cumple con las necesidades de las audiencias y de los consumidores de estos tiempos.

LOS ANGELES, CA.-- No está mal para una semana: Cuatro goles que le colocan como el tercer máximo goleador en la historia del Real Madrid y una buena cantidad de nuevos "followers" que le permiten llegar a la insuperable cifra de 30 millones de seguidores en twitter. No está mal para una semana, aunque Cristiano Ronaldo siempre parece querer más, más y mucho más...

Cristiano es la personificación más exacta y puntual de lo que en un deportista debe y puede significar en estos tiempos. Nunca hace menos de lo que se espera que haga en el campo de juego y luego cuida cada detalle de su imagen, de su capacidad de transmitir en una época donde "transmitir" y sobre todo "transmitir éxito" es fundamental para mantenerse siempre en los primeros sitios. Cristiano vende sus goles en la cancha, Cristiano vende sus camisetas en las vidrieras y Cristiano vende su imagen en las redes sociales.

Es un vendedor nato en días donde venderse al mejor postor parece la clave de una ecuación de triunfo.

Y nadie duda de su capacidad para hacer lo que hace en la cancha, pero la pregunta es: ¿Tiene los argumentos técnicos para ser considerado el mejor futbolista del mundo y uno de los mejores de la historia? La pregunta no tiene laberintos ni puertas falsas: ¿El mejor futbolista del mundo y uno de los mejores de la historia? Atlético, fuerte, rápido, inteligente, técnico y un goleador implacable que además aparece en el momento que tiene que aparecer, pero sigo sin encontrar respuesta: ¿Es o puede aspirar a ser mejor futbolista de la historia?

Cristiano nos ha demostrado que puede más el mensaje, la imagen, la personificación de lo que él quiere ser que la propia realidad. Él no tiene o quizá no parece tener los argumentos futbolísticos para competir con Pelé, con Maradona, con Cruyff, con Di Stéfano y con el mismo Lionel Messi, pero seguramente, la mayor parte de esos 30 millones de seguidores en Twitter, ¡30 millones de seguidores! (hay, por cierto, muchos países en el mundo que no llegan a esa cifra de habitantes) creen que sí, creen que sus habilidades en la cancha y su frescura fuera de ella le dan la suficiente capacidad para ponerse al tú por tú ante los "semidioses" de este deporte.

Insisto, para que quede claro: Su capacidad en el campo de juego no tiene por qué entrar en un paraje de dudas. Las estadísticas y los hechos son contundentes. Sus mensajes con un balón en los pies son muy reales, pero muchas veces nos reflejan una realidad distinta, no falsa, solo distinta de lo que realmente es.

Cristiano Ronaldo vende lo que quiere ser o vende lo que quiere que nosotros pretendamos que él sea. Es el atleta ideal de estos tiempos, tiempos donde parece más importante la forma, el mensaje, la transmisión que otra cosa que signifique mayor profundidad o trascendencia. Hoy, lo importante es vender y venderse bien sin importar lo que tengas en la cabeza o en el corazón.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Lo que le faltaba a los amargos días de este Guadalajara: otra vez la amenaza de romper un proceso. Y Chivas no encuentra un camino que le conduzca a una solución: ¿Echar a Bustos? ¿Hay alguien con una "varita mágica"? ¿Hacer cambios en la cancha? ¿Hay quienes pueden solucionar el tema futbolístico? En un mundo inestable, dentro y fuera del campo, Chivas ahora afronta otro reto: la inestabilidad que tanto la ha lastimado en los últimos tiempos.

LOS ANGELES -- El termómetro sigue subiendo en Chivas. Un paso hacia delante, dos más hacia atrás, un viso de esperanza, y una vuelta a la realidad. Una declaración, la amenaza y un ultimátum de por medio.

Rafael Puente Junior dice que la continuidad de Carlos Bustos está "en manos" de Jorge Vergara. Y Jorge Vergara dice que la continuidad de Bustos está "en manos" de Palencia. Dentro de la profunda crisis que afronta el Guadalajara, hay un pensamiento diferente, quizá con una mayor madurez y certeza que las características que han afectado la "carrera" de Vergara como dueño del equipo. En otro tiempos, Bustos, tras el 4-1 en casa ante el Querétaro, no hubiese amanecido para el lunes.

Si la solución fuese echar a Bustos, Vergara no se tentaría el corazón ni les echaría la pelota a sus subordinados. No hay solución viable más que lo que tienen y tenemos todos a la vista: un equipo sin gol, con poco espíritu competitivo, con jugadores que están por debajo de su nivel, con algunos lesionados importantes y con un técnico capacitado pero poco experimentado en estos menesteres. Chivas esta contra la pared.

¿Qué más puede hacer este Guadalajara para rescatar el orgullo en una época de crisis profunda, sin duda, la peor de su rica historia deportiva?

¿Cambiar al entrenador? Traer, justo ahora, cuando se supone que algo -no mucho, es verdad- se ha avanzado en temas futbolísticos. Y luego... ¿A quién? ¿Víctor Manuel Vucetich? ¿Jose Manuel "El Chepo" de la Torre? ¿Manolo Lapuente? ¿O quizá esperar a que el contrato de Gustavo Matosas expire en el León? No hay mucho tiempo y ninguno de ellos tiene una "varita mágica" que signifique la salvación -no porcentual- sino futbolística que hace tiempo busca el equipo.

¿Qué puede o debe hacer Bustos en la cancha? Quizá entender que ni De Nigris -ahora fuera por lesión- ni Omar Bravo tienen las soluciones que él necesita en este momento. Las fuerzas básicas están ahí: Carlos Fierro y Giovanni Hernández levantan la mano. Ellos son parte de las soluciones del futuro forzados a responder en un presente incierto.

Sigue siendo una pena todo lo que pasa en Chivas porque cuando parecía que la enfermedad se quedaba en el camino ha vuelto casi con la misma fuerza y trascendencia, ahora, otra vez, lastimando o amenazando a un proceso que vuelve a vivir bajo temor.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Guadalajara

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Se equivocan aquellos que dicen que Javier Hernández está disputando la titularidad con un futbolista como Karim Benzema. "El Chicharito" tiene su propia competencia, una batalla particular: es contra el tiempo, contra la presión, contra las críticas, contra aquellos que no creían en él para vestirse con la camiseta del Manchester United e incluso para aquellos que aún no creen que tenga la capacidad para defender los colores del Real Madrid. Es "El Chicharito" versus "El Chicharito". Los demás, observan y critican.

LOS ANGELES, CA.-- Cuando apenas el poderoso impacto de pierna izquierda sacudía las redes de la portería en Riazor, los detractores de Javier "El Chicharito" Hernández ya parecían listos para atacar: ha entrado al campo cuando todo estaba definido y cuando un equipo, notablemente superior en talento y en recursos, estaba masacrando al rival.

La única realidad es que "El Chicharito" hizo lo que tenía que hacer o lo que le dejaron hacer o quizá lo que mejor saber hacer. Entró a la cancha, otra vez, con menos minutos del número que señala el dorsal de su camiseta blanca y aprovechó cada segundo para dejar en claro la utilidad que tiene como futbolista. Y resulta que el madridismo se entera rápidamente que el elemento que llegó por la puerta de atrás, que cayó al cuarto para las doce cuando los registros en Europa estaban cerrándose, que no era Radamel Falcao, que no tenía ni los tamaños ni los argumentos para alinear en un equipo de esta trascendencia y tamaño histórico, muestra sus aptitudes con puntualidad y esmero.

Nada de lo que ocurrió en esos últimos minutos en La Coruña debe asombrarnos demasiado. La carrera de Javier Hernández en el futbol europeo ha estado llena de parajes donde él aprovecha lo que poco que le dejan los demás y lograr que esas "sobras" terminen jugando a su favor.

"El Chicharito" conoce y reconoce sus limitaciones, pero también sabe que la única manera de hacerle frente y superarlas es estar en el sitio adecuado al momento adecuado. Y sale a la cancha mentalizado para ello. Él juega otro partido, además del de su equipo, juega un parrido donde no le sobra tiempo, ni a veces espacio, ni oportunidades. Trata de aprovecharlo todo.

La vida en un equipo como el Real Madrid no debe ser sencilla para un futbolista. La presión de rendir está presente en cada momento. Presiona el propio equipo, presiona el entrenador, presiona la crítica, presiona el aficionado. Solo una mente preparada puede soportar ese tipo de presiones. "Chicharito" lo está, está preparado para ello.

Se equivocan aquellos que dicen que Javier Hernández está disputándose la oportunidad con un futbolista como Karim Benzema. "El Chicharito" tiene su propia competencia, una batalla particular: es contra el tiempo, contra la presión, contra las críticas, contra aquellos que no creían en él para vestirse con la camiseta del Manchester United e incluso para aquellos que aún no creen que tenga la capacidad para defender los colores del Real Madrid. Es "El Chicharito" versus "El Chicharito". Los demás, observan y critican.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Todo estaba listo en la noche de pasión y jubilo que proponía La Corregidora, pero el astro brasileño envió lejos, muy lejos de la portería la pelota que hubiese marcado su consagración inmediata en México. Pero el penalti fallado puede ser lo menos importante en la presentación de Ronaldinho. Hay varias preguntas que sigue merodeando alrededor de su incursión con el Gallos Blancos de Querétaro. La principal: ¿Si habrá que esperar más de él, como ocurrió la noche del miércoles, en el tema comercial que en la parte deportiva?

LOS ANGELES, CA.-- Más allá del cielo, en la estratosfera, el zapatazo de Ronaldinho terminó desinflando el "globo" de la expectativa que había generado su presentación en el futbol mexicano.

Pero el penalti fallado puede ser lo menos importante en la noche de boletos agotados y pasión que propuso La Corregidora. Lo importante será saber que sigue ahora para el notable futbolista que ha llegado a "robarse" las portadas del futbol mexicano. Dos preguntas aparecen en el panorama tras los primeros 90 minutos de Ronaldinho en las canchas mexicanas. La primera: ¿Su llegada al Gallos Blancos tuvo y tendrá siempre más motivos comerciales y económicos que deportivos? Y la segunda: ¿El afamado futbolista brasileño está por encima de las decisiones y la disciplina que pueda ejercer un entrenador como Ignacio Ambriz?

Para empezar, lo de Ronaldinho no puede alejarse de un tema de mercadotecnia. El alto costo de su fichaje le significa al inversionista la posibilidad de hacer un buen negocio, con entradas al estadio, patrocinadores y supongo que alguna adecuación en el contrato de derechos de televisión. Ronaldinho es un negocio, pero en la medida en la que no rinda en la cancha, la "llama" del interés se irá extinguiendo. Me parece que cuando los dirigentes de Gallos Blancos tomaron la decisión sabían que primero era una cuestión mediática y luego llegaría, inevitablemente, una deportiva, primero por la gran clase que tiene (aún a sus 34 años) y segundo porque el nivel de la liga en México se lo puede permitir.

La segunda pregunta es más delicada: ¿Está realmente por encima del técnico? Conozco a Ignacio Ambriz. Es una gran persona, un buen entrenador y un tipo que se ha ganado una reputación en el futbol mexicano y como auxiliar de Javier Aguirre en su experiencia europea, incluyendo su aventura como parte del cuerpo técnico del Atlético de Madrid. Está claro, por otra parte, que la personalidad de Ronaldinho es imponente y que el entrenador tiene que admitir un "trato especial" cuando acepta que sea parte del grupo de dirigidos. Ambriz lo dejó jugar 90 minutos el miércoles por la noche cuando el brasileño tenía tres meses sin actuar en un partido oficial y sabiendo que el domingo tiene un juego de Liga, en Guadalajara, que es la prioridad en la campaña del club. En las próximas horas veremos si fue la decisión correcta y solo Ambriz y el propio Ronaldinho sabrán quien fue realmente el que tomó esa decisión.

El balón de Ronaldinho sigue volando alto, muy alto, lejos de las redes de la portería que debía agitar y lejos también de las pulsaciones que su figura generó alrededor de la noche de Copa que La Corregidora proponía. Por lo pronto, el negocio estuvo por encima de la parte deportiva y aparentemente, Ronaldinho también estuvo por encima de las decisiones de su propio entrenador.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mayweather Jr/MaidanaEthan Miller/Getty Images

Tras el estrepitoso fracaso de Saúl "El Canelo" Álvarez el año pasado y la inconsistencia de Julio César Chávez Jr., la industria del boxeo no encuentra boxeadores mexicanos para la que se ha transformado en la fecha más importante del boxeo profesional. Y sobran los motivos en las calles, en los casinos, en los bares, en los centros de espectáculos. Lo que faltan son actores mexicanos sobre el cuadrilátero para una fiesta que generan y pagan los mexicanos.

LAS VEGAS -- Todo aquí está puesto y dispuesto para la gran ocasión: banderas en tonos tricolores, músicos que afinan sus instrumentos, tequila y margaritas, sombreros charros, enchiladas, tacos y una buena cantidad de nombres que la cultura popular conoce y reconoce -Vicente Fernández, Luis Miguel, "El Buki"-. Solo falta el personaje, el "heredero" de lo que Chávez forjó como una tradición y que continuaron otros nombres como Márquez, Morales, Barrera, Castillo y compañía. Falta un boxeador mexicano para una fiesta que mayormente, aquí, generan y pagan los mexicanos.

No sería nada extraño que Marcos Maidana volviera a salir al ring del MGM Grand este sábado, cuando afronte la revancha directa ante Floyd Mayweather, con algún tipo de música de mexicana, argumentando, claro está, que se trata de su gusto musical y que lo adoptó durante sus sesiones de entrenamiento en el sur de California mientras atendía a su manager Robert García e intercambiaba golpes con boxeadores que evidentemnente eran o son de sangre mexicana. Algo es seguro, Maidana no saldrá al cuadrilátero con algún tipo de "tango" o una vestimenta a la usanza gaucha sino que intentará, en la medida de lo posible, de ocultar su verdadera identidad a cambio de darle a la industria lo que necesita el día en que lo necesita.

Los boxeadores mexicanos, casi "dueños" de la fecha, han desaparecido del horizonte. Una primera razón podría ser la monopolización que inteligente y brillantemente ha hecho Mayweather de las fechas importantes del boxeo. La otra, sin duda, tiene que ver con una baja de calidad sensible. Nombres como el de Saúl "El Canelo" Álvarez y el de Julio César Chávez Junior no han sido capaces de llenar el hueco, de satisfacer plenamente las necesidades de la industria, ni en la parte deportiva ni en la económica.

Y entonces, Las Vegas, que de por si un 'circo' y no me refiero al maravilloso Cirque du Soleil y el boxeo, que también es un 'circo', fingen demnencia y tratan de sostener la fecha de Independencia como si fuese un acontecimiento totalmente mexicano. La papeleta de la función de este sábado en Pago por Evento está llena de "paja" (Alfredo "El Perro" Angulo, "El Títere" Vázquez y hasta el prometedor mexico-estadounidense Leo Santacruz) pero la realidad es que encima del cuadrilátero estará un estadounidense que muchos consideran el mejor boxeador de la era y un pugilista argentino tan serio en su expresión como en su poder de puños.

Las dos fechas mas destacables del boxeo profesional en Las Vegas (5 de mayo y 16 de septiembre) están rodeadas de motivos y esencias mexicanas, pero no son protagonizadas por boxeadores mexicanos.

Mayweather, de quien insisto y repito "no es ningún tonto", ha buscado la manera de mezclar su nombre con el de los mexicanos, entendiendo que ello colabora en su cheque, en el interés del público y en el de las ventas en general. Hace un año, peleó aquí con "El Canelo" Álvarez en lo que a final de cuentas no resultó un espectáculo tan satisfactorio. Otros nombres con apellidos de origen hispano-mexicano han sido parte de su pasado reciente como Robert Guerrero y Víctor Ortiz, pero la realidad es que los rivales se le han ido terminando.

La ciudad ha vivido de momentos memorables en materia boxística alrededor de la fecha en que los mexicanos celebramos el inicio de nuestra gesta de independencia, pero el problema hoy es que lo que suponía ser una fuente inagotable de talento se ha acabado.

No hay "mariachis" para Las Vegas. Un afroamericano que se hace llamar el mejor boxeador del mundo y un argentino que pega con fuerza encima del ring. Solo eso y el vago recuerdo de una tradición que forjaron puños de leyenda.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hay buenas y malas notas tras los dos primeros juegos de la selección mexicana en camino a Rusia 2018, pero lo principal, más allá de los resultados, es que el equipo ha encontrado un estilo, el estilo del entrenador y que tiene tiempo para seguir aprendiendo, tomando fogueo y buscando sus mejores condiciones. Ahora lo único que hay que hacer es tomar decisiones inteligentes y valientes y apoyar con todo y contra todo el proceso.

LOS ANGELES, CA.-- La conclusión es evidente: México no tiene dos selecciones. Tiene una base, futbolistas que buscan abrirse camino en las mejores ligas del mundo, jugadores que prometen crecer y un buen entrenador. Si se tiene calma, si se le da el apoyo, si se toman medidas inteligentes, si se trata de equilibrar lo deportivo con lo económico, hay, existe lo suficiente para llegar a Rusia 2018.

Los primeros dos partidos en el inicio de un ciclo mundialista parecieron arrojar otra enfática conclusión: México sabe a lo qué juega, sabe lo qué quiere y el entrenador ha logrado impregnarle un estilo de juego que podría darle otro tipo de condiciones y de "armas" para cuando los retos aumenten en dificultad y dimensión.

La mejor noticia de esta selección es que pueden cambiar los nombres y su nivel de juego, pero no la esencia, no su personalidad ni sus maneras para tratar de conseguir el triunfo. Es normal que de pronto tenga ¨lagunas¨, vacíos o inconsistencias. Tiene tiempo para encontrar que esas condiciones terminen traduciendo en un sendero más regular y contundente.

Miguel Herrera sabe que nombres como el de Guillermo Ochoa, Paul Aguilar, Miguel Layún, Héctor Moreno, "El Gallito" Vázquez¨, Andrés Guardado, Héctor Herrera, Giovani Dos Santos, Oribe Peralta, Javier Hernández, Raúl Jiménez, Javier Aquino y Carlos Vela son parte de esencial de su columna vertebral. Alrededor de ellos, tendrá que seguir construyendo y buscando nuevas soluciones.

Ahora tiene algo con lo que no contaba hace algunos meses: tiempo, tiempo valioso y suficiente para trabajar a largo plazo, para buscar que el equipo adquiera más fogueo, aprenda a trabajar bajo presión y que encuentre los métodos para jugar cada vez de manera más eficiente.

Sigo pensando que hay tres grandes objetivos por delante para Miguel Herrera. El primero es volver a ganarse el respeto dentro del área futbolística. El segundo, tratar de acercarse y competir ante las grandes potencias de este deporte. Y el tercero, tener una selección que puede pararse con personalidad y capacidad en las canchas rusas.

Por lo pronto, hay una buena noticia: la selección sabe lo qué quiere y cómo lograrlo, cosa que no ocurrió hace exactamente un año cuando el futbol mexicano tocaba fondo en el proceso mundialista.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


TriImago7

En medio de los vientos de la Bahía de San Francisco, México comienza en las próximas horas su ciclo rumbo al Mundial del 2018. Y el inicio es el mismo de siempre: en un estadio nuevo e imponente, vendiendo boletos, camisetas, bebidas, alimentos y anuncios publicitarios. El México futbolístico que es un negocio insaciable pero que en la cancha no encuentra la misma respuesta. En la medida en que el futbol mexicano equilibre la parte económica con la deportiva encontrará también la forma de crecer y expandir su marca como equipo de futbol. He aquí tres citas de cancha impostergables en la agenda de la selección de Miguel Herrera.

LOS ANGELES, CA.-- Tan lejos y tan cerca de Rusia 2018, la Selección Mexicana se apresta para comenzar el camino en las próximas horas. Y todo iniciará como ha sido su historia, en medio de un estadio nuevo, pletórico de aficionados, en una insaciable industria que significa vender boletos, camisetas, bebidas, alimentos y anuncios publicitarios. Todo inicia como ha sido el México futbolístico de siempre: como un gran negocio que tiene la esperanza de crecer en materia deportiva.

Pero más allá de los dólares, de los intereses y del poder que genera México como equipo de futbol, en la cancha parecen existir tres rubros impostergables en la agenda de esta selección y del entrenador Miguel Herrera. Y en la medida en que pueda acercarse a esos objetivos estará dando pasos firmes para presentarse de manera sana y competitiva en el próximo campeonato mundial de futbol.

1.- Recuperar la supremacía del área futbolística...
Y México entenderá que no sólo se trata de Estados Unidos, una selección que mantiene un trabajo serio y continuo y cuyo futbol a nivel de Liga da cada día pasos agigantados rumbo a la consolidación. México también deberá aceptar y celebrar que Costa Rica ha crecido en el área y que lo que hizo en el Mundial es una clara muestra de lo que significará como rival en el futuro. Recuperar la hegemonía y el respeto del área es fundamental, sobre todo, después del último proceso eliminatorio donde se atravesó por una etapa vergonzosa del futbol mexicano. Ganar el boleto a la Copa de las Confederaciones también está incluido en este proceso de recuperación moral dentro del área futbolística.

2.- Elevar el nivel competitivo de los futbolistas...
Los futbolistas son la materia prima de este deporte. Sin ellos, no hay nada, ni presente ni futuro. México necesita volverse más fuerte en este rubro. La selección es la "estación final" del proceso. Urge que los clubes pongan una mayor atención en las fuerzas básicas, que se cambien los reglamentos de competencia para facilitar el surgimiento de más jugadores mexicanos y que los futbolistas que actúan en las ligas más desarrolladas del mundo -Europa- tengan una regularidad y un nivel adecuado para cuando llegan a la Selección Mexicana. Suena fácil, no lo es, pero es sin duda se trata un tema primordial en el éxito de una selección de futbol.

3.- Competirle a las grandes potencias...
El sueño perenne del futbol mexicano. Y la única forma de hacerlo es con trabajo y también fogueándose en ese tipo de encuentros. Me parece un acierto la gira para la siguiente fecha FIFA del mes de noviembre, con juegos en Holanda y Bielorrusia que pueden darle otro tipo de mentalidad a los jugadores. En la medida en que la selección se aleje de la comodidad que significa jugar en casa -y entiéndase por casa también a los Estados Unidos- habrá ganado terreno para cuando llegue ese partido definitivo, el cuarto o quinto en Rusia 2018 y se necesite algo más que fortuna y deseos para poder avanzar a la siguiente ronda.

Habrá otros temas en los cuales México necesita afianzarse como equipo de futbol, pero si trabaja en objetivos claros y específicos, podrá lograr grandes metas. Hoy, es evidente que la selección mexicana de futbol necesita más capacidad de competencia. Si mejora en ese rubro, el futuro le será "dulce" y no "amargo" como resultó la última experiencia.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Algunos -Tomás Boy- califican su llegada al Real Madrid como un mal paso que le garantiza sostenerse como un eterno suplente en el futbol europeo. Otros, como Hugo Sánchez y Michael Owen, atribuyen una gran dosis de fortuna al movimiento. La realidad es que al aceptar las condiciones de vestirse de "merengue", Javier Hernández también acepta un reto mayor: el de tratar de seguir trabajando y compitiendo en el máximo nivel del futbol europeo. La decisión o la salida más sencilla habría sido la de tomar un papel estelar en un equipo de media tabla europea. "Chicharito" no lo hizo. Con su llegada al Madrid, dio un paso al frente en su lucha por jugar entre los mejores.

Javier HernándezGetty Images

LOS ANGELES, CA.- A Javier "El Chicharito" Hernández se le suele acusar de ser un futbolista "poco comprometido" y la realidad es que en la decisión de ir al Real Madrid pueden existir muchas hipótesis pero no cabe la de no aceptar un compromiso: jugar o intentar jugar en el mejor equipo del mundo.

"Yo no trabajo para ir al banquillo", afirmó el futbolista mexicano tras su primer día de entrenamientos en la ciudad deportiva del Real Madrid al tiempo que las opiniones y también las criticas arreciaban a su alrededor. Quien no afirmaba que fue una decisión que lo mantendrá como un eterno suplente en el futbol -lo dijo el entrenador del Atlas Tomás Boy- aseguraba que había corrido con mucha fortuna.

Si la decisión estuvo en manos del "Chicharito" como lo dijo en su momento el entrenador del Manchester United, Louis Van Gaal, entonces no tomó de ninguna manera un camino sencillo. Javier Hernández sabía que en un equipo de media tabla en el futbol español o en alguna otra parte de Europa habría tenido un papel estelar y la garantía de partir como titular. Al llegar al Madrid, el acepta prácticamente las mismas condiciones que tenía en el Manchester United: competir por un puesto sin la seguridad de nada.

Jugar o en este caso tratar de jugar en el Madrid supone un reto y una responsabilidad mayor para cualquier futbolista profesional. "Chicharito" apostó por una empresa donde el que está arriba de él, quien ocupa el puesto como titular es un delantero francés consagrado -Karim Benzema- , con resultados comprobados en las mejores ligas del mundo y que suele tener como sello a la regularidad. Además, tratará de vivir o sobrevivir, en uno de los aparatos ofensivos más impresionantes del futbol de todos los tiempos: Cristiano, Bale, James, Modric, Jesé, Kross y el propio Benzema.

La salida más sencilla o fácil habría sido tratar de estabilizar su futbol en otro tipo de nivel para tratar de volver pronto al Manchester United. Javier Hernández aceptó las condiciones del reto: vestir la camiseta merengue con el tiempo en contra, porque tras una sola temporada, el Madrid tendrá que hacer efectiva la opción de compra o devolvérselo al Manchester United.

Había pocas, muy pocas formas de salir del Manchester United y sostenerse en el mismo piso de exigencia, nivel de juego y competitividad. Y "Chicharito" lo hizo, encontró la manera de hacerlo para en apariencia rodearse de un ambiente similar al que tenía en Old Trafford manteniendo el reto de ser un jugador de las "Grandes Ligas" europeas. Lo que algunos ven como "suerte" o conformismo, yo lo veo como "valentía", la misma que mostró en cada uno de los pocos preciados segundos que su carrera le brindó en el Manchester United.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Para muchos, es un cambio de una "banca" a otra "banca", pero hay otra forma de verlo: es una magnífica oportunidad para seguir compitiendo --o como dice él "sumando"-- en uno de los equipo tope del futbol mundial. Javier Hernández aprovechó los rayos del sol del final del verano madrileño para aparecer sobre el sagrado césped del Bernabeu y hoy, créalo o no, es jugador del Real Madrid, con todo lo que ello signifique y con todo lo que ello viste.

LOS ANGELES, CA.- Piso firme el césped del Bernabeu. Acarició el balón, corrió por el medio de la cancha, posó ante los fotógrafos, jamás dejó de sonreír y dejó que los últimos rayos de sol del verano español pegarán sobre el número "14" que lucía en los dorsales. Nada le temblaba. Él sabía dónde estaba, qué quería y a donde debía llegar.

Javier Hernández aprovechó el primer lunes del mes de septiembre del año 2014 para aparecer en una asoleada tarde sobre el mismo campo que fue testigo de la glorias de Di Stefano, Gento, Puskas, Hugo y Cristiano.

"¿De qué equipo soy? ¡Pues del Real Madrid!", dijo un sonriente "Chicharito".

Muchos dirán hoy que es cambiar de una "banca" a otra "banca". Y puede ser, pero hay otra forma de verlo: también es una magnífica oportunidad de sostenerse en el máximo nivel futbolístico posible.

Hay personajes "tocados" por el destino: "Chicharito" es uno de ellos. Lo demás, es parte de su talento, su trabajo y su disciplina, pero algo debe quedar claro: nadie llega al Real Madrid por "accidente".

Para ser futbolista del Manchester United o del Real Madrid primero hay que parecerlo. Y "Chicharito" lo parece en modales, en educación y hasta en la sonrisa. También es una verdad que no se compromete, que no se mete en "problemas" con el micrófono por delante. Él, mejor que nadie, sabe que los "problemas" y los grandes retos aparecerán pronto en la cancha. Y uno de ellos será aparecer más tiempo en juego que el que tuvo en la Liga Premier.

El Madrid quería a Radamel Falcao, pero Radamel Falcao no quería lo que le ofrecía el Madrid. El colombiano está en camino a Manchester. "Chicharito" no es ni será mejor futbolista que Karim Benzema, el "9" titular del Real Masdrid. El francés es un jugador más completo, pero Javier Hernández tiene sus propias características y él parece haber aceptado las condiciones de su carrera: aprovechar cada oportunidad que se presente.

"Yo vengo a sumar al Real Madrid", responde Javier Hernández cuando le preguntan sobre luchar por la titularidad con Benzema.

Jamás dijo "competir". Dijo que ha llegado a "sumar". Supongo que al final los dos términos pueden parecerse. La llegada del "Chicharito" al Real Madrid desata polémica y critica en la redes sociales. Javier Hernández es lo que es. Y el éxito, muchas veces, viene acompañado de la envidia. A los 26 años de edad, este chico tiene ya una historia que contar: nació en Chivas, un club muy popular en México, jugó ya dos Mundiales, llegó a Europa por la puerta de un "gigante" llamado Manchester United y hoy sueña entre las paredes del club más afamado y glorioso del futbol internacional. Damas y caballeros, si este no es un "cuento de hadas", se parece mucho.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Y las diferencias deportivas que existen pueden transformarse en tan solo una anécdota. En un "Clásico" juegan otros factores: la entrega, el carácter y la pasión y ahí Pumas puede terminar equilibrando las cosas. El América-Pumas de esta jornada 7 puede ser un duelo parejo y de pronóstico reservado. Puede alentar el torneo, la competencia y una idea romántica de que el músculo más importante del futbolista es el corazón.

LOS ANGELES, CA.- El sol pegaba con fuerza más allá del mediodía detrás de la potería sur del Estadio Olímpico Universitario. Y todo ocurrió muy rápido frente a mis ojos: la carrera y el impacto del "Tuca", la finta de Juan Carlos Vera detrás de la barrera y el vuelo tardío de Adrián Chávez. Era la final de la temporada 1990-91 y los Pumas habían vencido al América en uno de los episodios más memorables en la historia moderna del futbol mexicano.

Pero más allá de aquel momento -que pudo haberme marcado como periodista- está la rivalidad, el encono, las grandes diferencias deportivas que América y Pumas han acumulado en la cancha durante los últimos 30 años. Increíble es, entonces, que todavía hoy haya quienes se atrevan poner en duda la veracidad de la combinación como un "Clásico", un "Derby" o un choque de características especiales.

A diferencia de lo que ha ocurrido en el Chivas-América o en el América-Cruz Azul, duelos que se han desvirtuado y que han transitado hacia senderos más apegados a la mercadotécnica, a la televisión y a los intereses comerciales, el Pumas-América, a pesar de las insinuaciones siempre ha sostenido esa esencia romántica de rivalidad, de distancia en el modo de ver el futbol y de entender la vida misma. En el Pumas-América quedan más facciones vivas de lo que debe ser un "Clásico".

Dicho esto, vamos a la cancha, donde la diferencia en la tabla general parece atentar contra las expectativas del partido. Suponer, sin embargo, que la distancia que tienen América y Pumas en el campeonato prevalecerá este sábado en el Estadio Azteca podría ser un terrible error. La tabla general no cuenta en un América-Pumas. Cuenta más el carácter, el espíritu y la pasión.

Pumas está en un proceso complicado que incluye un cambio de entrenador que en apariencia tratará de devolverle las características más importantes del estilo universitario por jugar el futbol. Y el América sostiene una temporada buena, muy buena, donde se mantiene invicto y con un gran equilibrio entre lo que produce en todos los sectores de la cancha. Pero no habrá espacio para ninguna catástrofe. En Pumas hay carencias futbolísticas. En el América suelen existir ciertos problemas cuando tiene la obligación de ir y protagonizar el juego. Si Morelia y Tijuana lo hicieron ya esta temporada en el Azteca, Pumas promete hacerle juego al América.

El América-Pumas es un "Clásico", donde intervienen otros factores además del futbolístico. Y este sábado tendremos la ocasión de probarlo y comprobarlo una vez más. Los América-Pumas no se juegan en estadísticas ni en la tabla. Se juegan, se viven y se sufren en la cancha.

@Faitelson_espn espn

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO