Real Madrid/Cruz AzulGetty ImagesLos contrastes entre el futbol europeo y el de Cruz Azul fueron evidentes en tierras marroquíes

Aplaudo que Cruz Azul haya salido al campo de Marrakesh a intentar algo, pero al final, el marcador es contundente. Y pudieron será más o quizá el equipo mexicano merecía un par de goles, pero al final del día, la diferencia es abismal. El deporte se llama igual: futbol, pero es muy distinto lo que se juega allá a lo que se juega aquí y punto. El Madrid es de otra dimensión, una dimensión muy lejana a la de los clubes mexicanos.

LOS ANGELES, CA -- Pasó lo que tenía pasar en el Mundial de Clubes... El juego terminó 4-0 pero pudo ser 5, 6 o 7 a cero. También habrá que decir que Cruz Azul merecía un par de goles y aplaudiría el hecho de que no fue a la cancha de Marrakech a defenderse a ultranza o a morirse de miedo. Intentó algo. No le alcanzó porque el nivel del futbol mexicano en clubes es infinitamente inferior al nivel del Real Madrid.

Yo creo que es un tema de aptitudes físicas que incluye velocidad, para correr, para tocar la pelota y hasta para pensar, que agrega cuestiones técnicas que tienen que ver con el nacimiento, el desarrollo y el fogueo del futbolista y también tiene espacio para mentalidad, donde se distingue la personalidad competitiva del jugador que actúa en las ligas más desarrolladas del mundo. Para entenderlo pronto y de una vez: parece el mismo deporte, pero es diferente lo que se juega en Europa a lo que se practica en nuestra tierra. Cruz Azul aguantó 15 minutos. Cometió un primer error --vía Jesús Corona-- que le abrió las puertas a un Madrid confiado y sobrado por algunos momentos. Estaba claro que cuando Cristiano, Benzema, Bale e Isco apretarán el acelerador, las cosas estarían definidas. Y así fue.

Contemos los goles, las oportunidades, las displicencias y hasta los excesos del Madrid, pero también contemos un penalti fallado, un mano a mano de Pavone ante Casillas y dos disparos de Barrera, uno de ellos al poste, que pudieron haber dado una marcador más decoroso a la jornada en Marruecos, pero que no hubiese cambiado nuestra manera de pensar.

El Real Madrid y sus números en víspera de la Navidad: 21 partidos ganados de forma consecutiva y en esa racha 79 goles a favor y 10 en contra. ¿Y sabe usted qué es lo peor de todo? Que todavía no ha ganado nada. Que lo mejor está por venir. Cruz Azul será solo una anécdota en el camino porque al final del día, quedó claro, otra vez, que lo que se juega allá y lo que se juega aquí son dos deportes parecidos, llamados futbol, pero nunca iguales.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Faitelson: Título de novela para el América

La noche de la décimosegunda estrella se vivió de forma emotiva en el Estadio Azteca, a pesar de ser una final de poco brillo y espectacularidad en la cancha y también, más allá del clima interno y externo que los dirigentes del América y su ahora ex entrenador se encargaron de propagar, el América sacó, finalmente, su espíritu de equipo grande y superó a un Tigres "muerto" de miedo que fue incapaz de convertirse en un rival coherente a lo que señalaba la calidad de su plantel y su historia reciente. En medio de la coronación, otra de las esencias históricas y características del americanismo: el arbitraje...

CIUDAD DE MÉXICO -- Una parte del crédito es del América. La otra podría ser del señor que viste de negro, pero la principal responsabilidad de lo que ocurrió el domingo por la noche en el Azteca fue de un soso, vergonzoso y apático Tigres...

El resto pertenece a la mediocridad propia del futbol mexicano.

La telenovela comenzó a rodarse... Luces, cámara, acción...

Intriga, pasión, amor, despecho, traición, engaño, desilusión, esperanza, sueños y al final, la ansiada gloria.

Como si fuera una de las telenovelas que producen sus dueños, la del América también tuvo un final feliz.

Con sus futbolistas mostrando vergüenza, con su tribuna cantando el "Vamos América...", con Mohamed restregandole el trofeo a sus detractores, con Peláez recibiendo los abrazos del "patrón", con el Azteca en comunión a la necesidad de unos colores, con el americanismo confundido pero satisfecho...

Lo hiciste, América...

Lo volviste a hacer, porque tu "ADN", tu sangre, tu espíritu, tu alma, te lo exigen...

Lo hiciste América.

Contra viento, marea y fuego, elevaste el décimosegundo mandamiento divino del americanismo...

Como siempre, los mejores momentos de una gran final se vivieron en el graderío del Azteca, donde la fría noche del barrio de Santa Ursula encontró el modo de calentarse y no se guardó ni escondió nada...

En la expresión...

En el grito...

En el canto...

En el baile...

En el impulso...

En el deseo...

En las convicción...

En el nerviosismo...

En los sueños...

En la pena...

El Azteca fue lo mejor de la final...

Lo volviste a hacer, América...

Puede que sin mucha brillantez y espectacularidad en tu futbol...

Puede que en medio de una traición...

Puede que escondiendo tus defectos...

Puede que con tus eternas sospechas sobre el arbitraje...

Puede que no convenciendo a todos...

Pero lo volviste a hacer, America...

Porque tu grandeza te lo exige...

Porque tu camiseta huele a gloria...

Porque tu alma te lo reclama...

Porque eres así, para amarte o quiza odiarte...

Lo volviste a hacer, America...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Una historia tejida en mentiras y en rompimientos puede terminar peor de lo que fue este jueves. Y aunque el América pide otra vez una hazaña, como lo hizo hace no mucho en aquella final contra Cruz Azul, hoy, los valores y las estructuras parecen dañadas e inservibles para tal propósito. Mohamed se da cuenta de que esta solo: no tiene el apoyo de su directiva, no tiene el futbol de sus jugadores y entonces recurre a una de las fuentes más sagradas del americanismo: su pasión. Y pide a los aficionados que invoquen un domingo de gloria, que lo apoyen, que le den el empujón espiritual al equipo. Traicionado por todos... ¿lo hará también el graderío? ¿Lo traicionaran también desde ahí?

LOS ANGELES -- Más allá de la necesidad, el deseo y hasta los sueños del americanismo, la jornada del domingo podría estar destinada al fracaso.

Pensar en otro milagroso 26 de mayo como ocurrió hace casi un par de años en aquella épica final ante Cruz Azul parece una utopía, primero, por las condiciones de este plantel, segundo, por el entrenador y tercero, por un entorno que no le favorece a la institución.

Y a esas razones habrá que agregar el equipo que tienen enfrente. Tigres tiene jugadores, un planteamiento serio, ordenado y un entrenador que está metido en su trabajo. Sin ser nada espectacular, sin arriesgar más de lo necesario, Tigres jugó "a lo Tuca", lo hizo bien, a su estilo y convicción y "amenaza" con comportarse de la misma manera el domingo en la cancha del Azteca.

Los problemas del América están en el propio América. El América es una historia de traiciones , donde no queda claro si la traición más grande ocurrió desde la dirigencia, el entrenador o los futbolistas. Lo del América empezó mal, se agravó y puede terminar peor.

Tigres y América
Imago 7
Mohamed insinúa que el equipo debe jugar bajo las mismas condiciones el domingo y azuza, le implora al americanismo, un apoyo que pueda traducirse en el duodécimo campeonato en la historia del club. ¿Les bastara con eso? Yo creo que no. El futbol del América ha ido empeorando desde alguna parte del torneo y jamás recupero la vitalidad que le valió para una temporada de destellos, de 31 puntos y del liderato general.

Hoy, no queda claro cuando se "pudrió la manzana" americanista. Si fue cuando le dieron la espalda, desde la directiva, al entrenador, firmando a otro director y a nuevos jugadores en plena campaña regular mientras Mohamed trataba de hacer su trabajo o, que se dio a partir de la incertidumbre provocada, insisto, por la dirigencia que llegó hasta el vestidor y de ahí quizá a la cancha. El América se convirtió, entonces, en un polvorín, aunque en alguna parte, su grandeza, el espíritu de su equipo seguía luchando y ganando partidos.

Esperar un "milagro" es esperar demasiado de este América. Las estructuras están partidas.

Mohamed quiere, seguramente, el título para restregárselo en la cara a Ricardo Peláez antes de tomar el avión para Buenos Aires. Sabiendo que no tiene mucho futbol, ni jugadores en el mejor de sus momentos, llama al público, llama a una de las armas más poderosas del americanismo, su pasión, para ver si ello le alcanza, como le alcanzó al equipo de Miguel Herrera en aquella final contra Cruz Azul, donde fue más entrega, sacrificio y pundonor que futbol lo que le dio al América la posibilidad de una noche gloriosa. La pregunta es: ¿Contará con ese apoyo o será, la de la gradería, la última de las traiciones en una historia tejida con base a traiciones?

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


TucaMexsport

Ricardo 'Tuca' Ferretti ha tenido, casi siempre, momentos donde su historia futbolística termina haciéndole daño al América. Lo hizo en la cancha el día en que colgó los botines vestido con la camiseta de los Pumas y lo ha hecho como entrenador, en diferentes etapas de su longeva carrera. Ahora lo tiene enfrente en la final y puede marcar la diferencia en el equipo que levante la Copa el domingo.

LOS ANGELES -- Cierro los ojos y ante mi aparecen imágenes claras, contundentes, gloriosas para aquellos que enarbolan la bandera del "antiamericanismo".

Las manos me sudaban aquel sábado por la tarde detrás de la portería sur del Estadio Olímpico Universitario. El disparo había rebasado ya la barrera tras la pantalla que había hecho el chileno Juan Carlos Vera. La estirada de Adrián Chávez era imposible. Lo había hecho en el episodio más importante de una final. Había mandado al América al abismo de la depresión y el coraje mientras él culminaba, en el momento preciso, su carrera como futbolista.

Algunos años más tarde, mis imágenes van hasta Guadalajara, a mediados de los noventa. Y ahí estaba él, en la banca, ordenando un cambio de portero al minuto 86, una señal de triunfo y también de humillación al rival mientras el viejo marcador del Estadio Jalisco indicaba un gloriosos y desastroso: Chivas 5, América 0.

Los recuerdos siguen apareciendo en mi mente. En el mismo estadio, otro domingo al mediodía lleno de sol, los gritos desesperados de Enrique Meza iban dirigidos hacia dos personajes de la cancha: el primero, Antonio Mohamed: "Toma la pelota. Danos el control", le decía el entrenador de Toros Neza. El segundo, eran para un defensor, de una larga caballera, llamado Miguel Herrera: "Páralo, páralo. Tienes que pararlo", les decía Meza mientras "El Gusano" Nápoles corría hacia la banda para celebrar otro de sus goles con el sonriente técnico de las Chivas.

Y la última de mis evocaciones me llevan a La Bombonera, mediados de noviembre del año 2003. José Cardozo levantaba los brazos hacia la tribuna de la "Perra Brava". Estaba festejando uno de los goles más bellos y mejor concebidos en la historia moderna del futbol mexicano. Era, también, el colofón, el remate de una tarde memorable para la historia del club rojo: un 6-0 sobre el América con el "hombre del bigote" sonriendo desde la banca.

Ricardo 'El Tuca' Ferreti ha tenido, casi siempre, momentos donde su historia futbolística termina haciéndole daño al América. Lo hizo en la cancha el día en que colgó los botines vestido con la camiseta de los Pumas y lo ha hecho como entrenador, en diferentes etapas de su longeva carrera.

Cuando he tenido la oportunidad de charlar con él y de preguntarle si en verdad siente alguna animadversión por los colores del equipo de Coapa, 'El Tuca' guarda silencio, se reserva, me sonríe y cambia la plática enseguida. Dentro de su poderosa personalidad, su irascible carácter, 'El Tuca' nunca ha sido un hombre que necesite de los reflectores o de demasiadas veneraciones para hacer su trabajo. En un medio complicado, donde se dicen muchas mentiras, donde los intereses, los golpes bajos, la corrupción aparecen como "fantasmas" por cualquier parte, 'El Tuca' es un personaje serio que siempre pondrá la honestidad por delante. A muchos les puede gustar o no su estilo y el estilo de sus equipos en la cancha, pero su profesionalismo e integridad como ser humano están a prueba de todo.

Por ello no me extrañó en nada la declaración que el martes pasado hiciera el vicepresidente de los Tigres, Miguel Angel Garza: "El contrato del 'Tuca' se termina cuando 'El Tuca' quiera que se termine...". Tigres hace bien, Tigres es, sin duda, un afortunado por haberse encontrado un personaje que ejemplifica al pie de la letra lo que debe ser un entrenador de un deporte profesional llamado futbol. No hay dos 'Tucas' en la historia del futbol mexicano y el América lo sabe bien, lo entiende, lo respeta y hasta le teme.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ferretti/MohamedMexsportPese al estilo del 'Tuca' y el 'Turco', en la cancha hay elementos para regalar una vibrante final
Los rígidos esquemas de la naturaleza futbolística de sus entrenadores (Ferretti y Mohamed) presagia una final cerrada, de pocas oportunidades y goles. Pero lo que sobra en el marco de esta final es talento y experiencia en la cancha. Ellos --los futbolistas-- podrían tener "la llave" de la puerta para el espectáculo en sus piernas y en sus cabezas. Tendrán que atreverse a hacerlo.

LOS ANGELES -- Voces, señales, insinuaciones, afirmaciones, gestos, indirectas y otras muy directas. La final, que en nombres y protagonistas podría lucir apetecible pero que en los esquemas y estilos de sus entrenadores encuentran muchos espacios para las dudas, ha comenzado a jugarse lejos de la cancha. El presidente de Tigres dice que a la mayor parte de sus aficionados les gusta el estilo de Tigres. Mohamed, en medio de su propia "tormenta", afirma que podría darse el caso de que su futbol no cuente con el estilo donde se sienta más cómodo el americanismo. Y este martes, en las redes sociales, el capitán del América, Miguel Layún, mostró una fotografía donde aparece bromeando con Mohamed con una leyenda al pie que decía: "Por qué llegamos a la final? (sic) Puras peleas y un grupo partido (sic) Que pasen un excelente día".

En medio de los dimes y diretes que acompañan a esta final, poco o nada se ha hablado de la cancha. Y la verdad es que hay futbolistas de gran valía para que, si los entrenadores o los esquemas lo permiten, tengamos un duelo atractivo en la cancha. Pero no esperemos "milagros". La idea futbolística de los directores de Tigres y de América indican hacia un paraje más egoísta y menos espectacular. Digamos que la combinación entre América y Tigres podría prometer mucho, pero es imposible atentar contra la naturaleza futbolística de Mohamed y de Ferretti.

Es difícil hablar de formas y de maneras. Cada club tiene sus orígenes, sus tamaños, sus condiciones, sus necesidades. Para algunos, basta el hecho de acceder a una faceta ganadora, obtener el campeonato a como dé lugar. Para otros, hay reglas no escritas de cómo debe ser su comportamiento en la cancha, sus estadísticas, sus condiciones en el juego.

Yo no creo que Ferretti "suelte" a sus Tigres cuando no lo ha hecho durante la mayor parte de su carrera como entrenador. Y no creo que Mohamed intente algo diferente cuando esta fórmula o sistema le ha funcionado para alcanzar el éxito. Quedan siempre los futbolistas, que son seres humanos, que responden a las pulsaciones de una final, que tienen días de inspiración y que pueden derrochar su talento en cualquier momento. Sambueza, Burbano, Layún , Guerrón , Oribe, Lugo, Oswaldito, Damián Álvarez o Luis Gabriel Rey, talento y experiencia sobran en la cancha de esta final. Espero que alguno de ellos se atreva a encontrar el camino para zafarse de los rígidos esquemas de sus entrenadores.

La otra esperanza que se asoma se refiere al sistema de competencia que, con los equipos obligados a ganar, yo, al menos, espero emoción en 180 minutos o más.

América y Tigres de cara a la final, aunque suene extraño y contradictorio deberían atreverse a perder el estilo. Aquel que lo haga podría correr un riesgo, pero también terminar bañado de gloria.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Antonio MohamedMexsportMohamed ha guidado al América a otra final. Sin embargo, su puesto no está seguro.
Antonio Mohamed se ha cansado de enviar mensajes: "No sé cuÁl será mi futuro". El entrenador americanista sabe que sus horas en la banca del equipo están contadas; sabe que no fue ayer, ni siquiera la semana anterior, que hace ya algún tiempo fue parte de una "traición", donde la dirigencia del club tomo la decisión de no continuar con él como director técnico. Con el estilo del "Turco", esparciendo dudas o no, el América sigue avanzando y puede ser campeón por decimosegunda ocasión el domingo, en un trofeo que tendrá "sus historias" y "sus memorias", un trofeo que podría ser recordado como el "trofeo manchado por una traición".

LOS ANGELES -- Sigo esperando que Ricardo Peláez salga con un paraguas justo en medio de "la tormenta" para aclararnos cuál es la realidad y la verdad sobre Antonio Mohamed. No creo que lo vaya a hacer. La sentencia está dictada. Mohamed se empapa y se hunde solo mientras intenta ganar la duodécima estrella en la historia del famoso y popular equipo mexicano. Y el problema no surgió esta semana, ni siquiera hace dos. La 'traición' pudo haber ocurrido mientras el América lograba una temporada como líder general, de 31 puntos, con un gran equilibrio estadístico y un comportamiento ciertamente regular en una campaña totalmente irregular. Ahí, cuando Mohamed esperaba que el América le tendiera un contrato de extensión como premio a su trabajo, Ricardo Peláez le propuso 'sentarse a platicar' cuando termine la participación del equipo en el torneo. Le dio 'largas' a un tema que ya estaba definido. El América dio, desde ese entonces, la impresión de que no quería prolongar su relación con el entrenador argentino. De que quería romperla; peor no tenía justificaciones o excusas para hacerlo de tajo. Y Mohamed envía ahora mensajes contradictorios. Viene y va; acusa y se refugia; increpa y retrocede, todo ello mientras el América, su equipo, juega y gana los partido apegado al más fiel estilo de Mohamed: comunicando poco, reflejando una escasa pasión y presentando, sobre la cancha, una nula espectacularidad. Supongo que hubo un momento en el final de la temporada donde la directiva del América tomo una decisión. Y es irreversible, no hay marcha atrás, ni siquiera el título, una noche de gloria el domingo en el Estadio Azteca, podría revertir la situación. La 'suerte' de Mohamed está echada. El América intenta corregir un tema que para muchos pudo haber sido un error desde el inicio: traer a un entrenador que no tiene el estilo y la preferencia del aficionado y del gusto americanista. El problema o la contradicción es que ese entrenador puede terminar entregándoles, en las próximas horas, el duodécimo trofeo en la historia del club, un trofeo que en las vitrinas de Coapa tendría 'manchas'... manchas de una traición".

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Mexican Liga MX, America

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Una consecuencia de lo que vimos durante 17 fechas del torneo regular. El futbol mexicano no encontró un paraje milagroso en su mini torneo para encontrar a un campeón. Juegos duros, trabados, graves fallas, poca intensidad y casi ninguna esencia de espectacularidad. Me temo que tras un torneo mediocre, tenemos una liguilla mediocre y lo que es peor, saludaremos y honraremos también a un campeón mediocre.

LOS ANGELES -- No sé con exactitud de quien es la culpa: si de los entrenadores, de los futbolistas, de los dirigentes, del sistema de competencia, de los críticos o hasta de los aficionados. No lo sé, lo que queda claro es el "milagro" de que el futbol mexicano cambiara en los primeros esbozos de una liguilla se quedaron como un simple deseo. Ni nivel futbolístico, ni demasiadas emociones, ni demostraciones individuales, ni siquiera, en ocasiones, intensidad. Ha sido una triste liguilla que puede terminar con algo peor: un triste campeón del futbol mexicano.

Tres semanas atrás, en aquella noche de Tijuana donde su León quedaba eliminado de la posibilidad de defender el bicampeonato, Gustavo Matosas me lo decía: "Espero que el nuevo campeón sea un campeón digno, que le dé prioridad al juego abierto, que tenga, al menos , una idea espectacular de lo que hay que hacer en la cancha. Que llene expectativas". Ello, difícilmente, ocurrirá. La historia de esta fase final del campeonato mexicano ha tenido poco momentos memorables. Anoche, en Monterrey, luego de 30 minutos trabados, con pocas ocasiones en las porterías, el América se encontró con una serie de circunstancias que termino aprovechando: un gol de rebote, la expulsión de un defensor contrario, un autogol y adiós. El América está en la final tras un contundente 3-0 en el Tecnológico que pretende y supone ser un marcador avasallador y espectacular, pero que no tiene ninguna de las dos características.

El América volvió a sus mejores esencias de la era Mohamed: un equipo frio, calculador, que aprovecha cada error del rival, que tiene contundencia y suerte, mucha suerte. Y eso le bastó para ponerse en camino a la lucha por el título del futbol mexicano.

El otro escenario, el que supone ser más parejo y equilibrado, también nos mostró a dos equipos "amarrados" y "amarretes". Tigres y Toluca tienen, sin duda, una riqueza de planteles para ofrecernos un espectáculo mucho más digno del que escenificaron anoche en una Bombonera, que presintiendo lo que se venía, ni siquiera se llenó.

Y estoy de acurdo que hay muchos equipos que en la persecución del resultado no deben cuidar tanto las formas y las maneras. Hay equipos que necesitan ganar y ganar, a cuesta de lo que sea, pero hay otros, que de acuerdo a su historia, a su trascendencia pasional, a sus jugadores, tienen que esforzarse por brindar un espectáculo completo cada vez que saltan al campo de juego.

Tenemos la obligación de exigir que nuestro futbol sea más atractivo para la tribuna y para aquellos encienden la televisión en la búsqueda de un distractor.

La liguilla ha sido una consecuencia de lo que fue el torneo regular. Un futbol mediano, mediocre, aburrido, de pocas emociones, de baja calidad. Eso es lo que tenemos también en esta liguilla y eso es lo que tendremos, sin duda, en una semana más, cuando alguno de los capitanes levante el trofeo de campeón.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Mexican Liga MX, America

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


DarwinMexsport

De los viajes de Don Panchito y hasta a los cheques para Alejandro Irarragorri. En plena liguilla por el campeonato, el América tiene "guardado" en un hotel de la Ciudad de México a quien será su gran contratación para la próxima temporada: el colombiano Carlos Darwin Quintero llegará a Coapa por una cantidad que promete romper todas las marcas en transacciones externas e internas del futbol mexicano. Aquel equipo que hace algunas décadas arriesgaba en la contratación de futbolistas sudamericanos, que los traía, que muchas veces los formaba, hoy, se inclina por una política diferente, más segura, donde contrata elementos ya probados en el futbol mexicano que terminan ofreciéndoles la garantía del resultado.

LOS ANGELES -- Los viajes de Don Panchito Hernández eran como las antiguas travesías de Marco Polo. Siempre volvía a Coapa con papel, especies, ideas y una pólvora que tarde o temprano estallaba sobre la cancha.

El América tenía una fórmula infalible: Lo que producía en casa, en su escuela, en sus sagrados campos de Coapa más lo que el directivo compraba en Sudamérica. Así llegaron Dirceu, Gamboa, Kiesse, Zelada, Santos, Romano, Uribe, Outes, Batata, Bacas, Brasilovsky y muchos más que se tradujeron en jornadas de brillo y campeonatos para el equipo.

Pero los tiempos han cambiado. En plena batalla aún por la liguilla del Apertura 2014, el América tiene un jugador "guardado" -porque no está "escondido"- en un hotel de la Ciudad de México listo para ser anunciado como su gran contratación de la próxima temporada. Y no viene directamente del sur del continente para mostrar en México sus aptitudes. Viene, como han llegado otros en los últimos años, procedente del Santos, completamente adaptado y aclimatado al futbol mexicano, con una carrera ya reconocida en México y dispuesto a darle al América el complemento que tanto necesita.

Hace un par de años fue "Chucho" Benítez. Luego ocurrió con Vicente Matías Vuoso. El último fue Oribe Peralta y el que se vestirá de amarillo en las próximas horas es el colombiano Carlos Darwin Quintero.

El América ha encontrado en el Santo una fuente de riqueza para reforzar a sus equipos, involucrando, además, transacciones millonarias en cada uno de los casos. Algunas informaciones detallaban que el pase de Quintero le podría costar al América cerca de 15 millones de dólares, una cifra jamás alcanzada en una transacción externa o interna en el futbol de México.

La contradicción llega en el sentido de que el América presume hoy un estado donde en todos sus niveles de futbol (Sub-20, Sub-17 y Sub-13) ha alcanzado las finales y habiendo tenido tiempo en las últimas temporadas de exportar hacia el futbol europeo a dos productos de su cantera como Raúl Jiménez y Diego Reyes, pero lo que contrata, sea mexicano como el caso de Oribe o sea extranjero como fue Benítez y Vuoso, llega procedente del Santos.

Carlos Darwin Quintero parece poseer la calidad futbolística y las características que pueden darle al América una cuota de espectacularidad para el próximo torneo. Es además, una formula probada y segura con Oribe Peralta en el ataque. El experimento se hizo en Torreón. El América parece listo para aprovecharse de ello.

De los viajes de Don Panchito y hasta a los cheques para Irarragorri. El América ha encontrado otro modus vivendi, una manera distinta de operar y de trabajar, que a muchos le gusta y a otros no, pero que indudablemente le ofrece resultados.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Mexican Liga MX, America

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Semifinales Liga MXMexsportVelázquez, Peralta, Pabón y Guerrón serán los encargados de hacer vibrar a los aficionados con goles.

Nada parece muy claro en el panorama de las semifinales del futbol mexicano. ¿Es el América totalmente favorito ante el Monterrey? ¿Realmente reina un equilibrio entre Tigres y Toluca? La realidad es que cualquier cosa puede suceder en el proceso para encontrar a los dos finalistas del Apertura 2014. La liguilla por el campeonato mantiene la misma esencia de las 17 fechas y los cuartos de final: la irregularidad...

LOS ANGELES, California -- Los "milagros" no suelen existir en el futbol. Suponer que el América cambiará de la noche a la mañana y que se encontrará de pronto con el estilo y las condiciones que le gustan a sus aficionados o que Tigres y Toluca se brindaran en una seria a "ir y venir", totalmente abiertos, sin reservas ni precauciones me parece un pensamiento utópico de cara a las semifinales del futbol mexicano que comienzan este jueves por la noche.

Los milagros no existen, pero el futbol lo juegan y lo determinan "seres humanos", que piensan y sueñan como usted y como yo. Que tiene temores, momentos de inspiración y que puede inventar y transformar en cualquier momento. De ellos, de los futbolistas, al final del día, tendrá que depender la jornada futbolística de semifinales.

El América-Monterrey es un duelo que puede volverse más parejo de lo que todos suponen. Con el nivel futbolístico que mostró el América en los cuartos de final, los Rayados deben tener más que una oportunidad para eliminar al aparentemente favorito. Monterrey tiene en el plano individual a futbolistas que representan gran peligro --Dorlan Pabón, Suazo, Delgado-- y que pueden, como lo hicieron ante el Atlas, transformar la escena en cualquier momento.

El América tiene presión y también tiene una confusión permanente sobre el camino que debe tomar para alcanzar su mejor forma futbolística. Mohamed no cambiará mucho la fórmula: un equipo ordenado, que apostará por el contragolpe en el Tecnológico y que será peligroso en jugadas a táctica fija. Y nada más.

La otra puesta en escena de las semifinales tiene un duelo extremadamente equilibrado. Yo no espero una esencia espectacular en el Tigres-Toluca y sí, en cambio, 180 minutos agobiantes, de marca férrea, de pocas oportunidades y goles y donde se impondrá el que menos errores cometa. Juninho es una baja que afectará, sin duda, a los Tigres y el hecho de que el goleador paraguayo Velázquez haya entrenado por separado debe tener preocupado a José Cardozo. Cualquier cosa puede suceder en el Tigres-Toluca.

Sigo pensando que los "milagros" no existen en el futbol. El América, el líder general, peligra ante el Monterrey y el ganador de la serie entre Tigres y Toluca adquirirá enseguida la responsabilidad de ser al máximo candidato al título del torneo. Que ruede el balón. Es noche de semifinales y el futbol lo hacen, al final del día, seres humanos. Cualquier cosa puede suceder.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Increíble, pero en poco tiempo, Héctor Herrera ha logrado una acoplación completa al futbol europeo. Calidad técnica, física y mental en un futbolista que actuación con actuación parece más completo y determinante en su equipo. Héctor Herrera ha entrado ya al "mundo de los rumores" del futbol europeo que indican que estaría cerca de verse vinculado a un club de mayores alcances.

LOS ANGELES, California -- Nació en Rosarito, un pequeño municipio costero a las afueras de Tijuana, justo donde empieza, para México la península de Baja California y se hizo futbolista en el Pachuca, pero cuando corre y conduce el balón enfundado en la camiseta albiceleste del Porto parece un futbolista creado y concebido en las entrañas mismas del futbol europeo.

Héctor Herrera ha cumplido con una temporada muy destacada en su equipo, el Porto, de Portugal. Es titular indiscutible, líder en el campo, figura en la elaboración del juego y tiene tiempo y capacidad técnica para ser parte de ejecuciones soberbias ante la portería contraria. En solo dos temporadas, ha tenido una impresionante adaptación al nivel competitivo, técnico y físico del futbol europeo. Pareciera que Herrera no tuvo que pagar el derecho de piso natural que pagan la mayor parte de los futbolistas latinoamericanos cuando llegan al futbol de Europa.

El tiempo en el Porto podría agotarse. Ya el nombre de Herrera empieza e ubicarse en otro nivel dentro del propio futbol europeo. El diario español Marca lo ha mezclado al interés del equipo alemán Borussia Dortmund, que increíblemente marcha último en la Bundesliga y primero en su grupo de la Liga de Campeones de Europa. El equipo de Jürgen Klopp está aún recuperándose de la lesión de Marco Reus y Herrera puede ser una solución en lo que se concreta el regreso del joven mediocampista alemán.

Herrera sabe que está en el sitio adecuado. El Porto es una puerta hacia otras dimensiones del futbol europeo, es una vitrina, una escala apenas en el camino de un futbolista lleno de aptitudes físicas y mentales que puede seguir madurando y creciendo hasta niveles extraordinarios.

"Mexicanos al Grito de la Copa del Rey"...
Hoy, fue 'Chicharito' como titular indiscutible. Mañana será la oportunidad de Guillermo Ochoa y de Raul Jiménez. En el que es, indudablemente, el escenario "más flojo" donde compiten sus clubes, también es, al mismo tiempo, una "vitrina" para mostrarse. No hay de otra.

Salvo Carlos Vela, que parece regresar, junto con su equipo, a los tamaños que mostró la temporada pasada, el resto de los mexicanos lucha desesperadamente por protagonismo en clubes de todos sabores y categorías en el futbol europeo. 'Chicharito' que trata de aprovechar el tiempo que Ancelotti le da en la cancha; Raul Jiménez que ha jugado poco en los torneos más importantes que afronta el Atlético de Madrid. Guillermo Ochoa que necesita desesperadamente minutos en la portería del Málaga y hasta los hermanos Dos Santos, en el Villarreal, que requieren de más continuidad. Pero al mismo tiempo hay una historia que apunta para otro tipo de horizonte: la de Héctor Herrera, un jugador que pareció llegar completamente acoplado al nivel técnico, físico y mental del futbol europeo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los primeros esbozos de la liguilla mexicana muestran demasiadas previsiones, reservas y precauciones en la cancha. Todos -América, Pumas, Tigres y Pachuca- parecían tener miedo de dar un paso equivocado. Tras un campeonato regular mediocre y poco espectacular en lo futbolístico, lo menos que podemos permitir es una liguilla por el titulo jugada con mesuras. No podemos correr el riesgo de encontrarnos con un equipo que levante el trofeo "temblando" de miedo...

LOS ANGELES, CA.- Miedo, reservas, precauciones... Esas son las condiciones con las que ha comenzado la liguilla por el título del futbol mexicano.

Y el mensaje tiene que ser otro. Tiene que ser contundente, radical, intachable: Aquel equipo que se guarde algo, que especule en el campo, que arriesgue poco, no llegará a otra orilla. No puede el futbol mexicano darse el lujo, tras un torneo de tonos y de aromas mediocres, encontrarse de pronto como un campeón miedoso.

Y el balón comenzó a rodar.

En Pachuca, Tigres fue otra vez un monumento a la mezquindad, a la avaricia futbolística. Teniendo a los jugadores adecuados, las condiciones en el campo y un entrenador de gran experiencia decide conservar el 1-0 cuando podría haber liquidado la jornada de una vez y para siempre. Tigres postergó su pase a las semifinales dándole "oxígeno y vida" al peligroso Pachuca. Cuidado, porque habría que hurgar en el baúl de los recuerdos para darse cuenta de cómo Pachuca siempre encontró maneras y condiciones para jugarle a tope y hacerle daño a Tigres en su propio estadio.

Y en el otro frente con que comenzó la batalla por el título, también hubo espacios poco agradables de futbol y sí, en cambio, muchas reservas. El América salió a conservar un marcador y a tratar de apaciguar la idea de que terminó el campeonato regular en crisis. Mohamed llenó el medio campo de jugadores de contención, se guardó a Rubens Sambueza para la vuelta y solo intentó arriesgar un poco en la parte final del juego cuando envió al argentino Gonzalo Díaz y al colombiano Luis Gabriel Rey a la cancha.

Y no es que Pumas haya sido un ejemplo de compromiso en temas ofensivos, pero Guillermo Vázquez leyó bien el partido y cuando la noche pintaba para un cero-cero, envió al campo al argentino Daniel Ludueña y éste, con un pase exacto, le puso el balón para un remate sensacional de cabeza de Eduardo Herrera. Pumas recibió un premio que buscó y mereció.

La moraleja: el que tome más riesgos en la cancha podría encontrar los mejores dividendos.

Lo que está claro es que el futbol no fue un espectáculo rotundo en el inicio de la liguilla. Fue más bien otro paraje de incertidumbre futbolística como ha sido la característica del campeonato.

Falta que esta noche salgan a escena los otros cuatro finalistas: Toluca, Jaguares, Atlas y Monterrey. La advertencia esta ahí. Jugar con miedo y reservas no es el mensaje que deben enviar los ochos invitados a esta que debe ser, según los antecedentes, "una fiesta" del futbol mexicano. No podemos darnos el lujo de contar con un campeón miedoso.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO