Tom WatsonGetty Images¿Tendría que haber esperado Watson alguna semana más?

BRISTOL -- Suena a un título político, pero lejos está de serlo. El hecho que Tom Watson haya tenido que elegir a los tres jugadores que completaron el equipo estadounidense de la Ryder Cup luego del torneo de Boston, hoy suena como que el timing no fue el mejor. Probablemente Paul McGinley también piense lo mismo luego del triunfo de Paul Casey en Holanda.

Watson se encargó durante todo el año de decir que quería jugadores en el equipo que supieran cerrar torneos y que le demostraran que eran capaces de embocar los putts que servían para ganar campeonatos. Si la elección se hubiera hecho hoy, no sé quién quedaría afuera, pero no tengo dudas que Billy Horschel estaría haciendo la valija para viajar a Escocia. Obviamente que con el diario del lunes es fácil hablar, pero esta columna está referida al hecho que la PGA de América deberá revisar el momento en que el capitán deba elegir a sus jugadores.

No creo que cambie mucho esperar un par de semanas más y así poder darle al capitán la seguridad que está llevando a los que mejor están jugando en ese momento. Estoy seguro que no sería un inconveniente producir algunas remeras más de diferentes talles, o mandar a grabar un par de bolsas más con los nombres de los posibles candidatos. Eso no sería un problema. Lo único que se me ocurre pensar para que la elección tenga que ser tantas semanas antes, es que hay que producir los programas con los nombres y las fotos de los 24 jugadores, todo el material de prensa que hay que mandar a hacer y todo lo referido a la promoción de la Ryder Cup. Igual creo valdría la pena esperar hasta que termine la Fedex Cup para que los equipos se completen, o por lo menos el equipo americano.

Watson se inclinó por Keegan Bradley, Hunter Mahan y Webb Simpson cuando tuvo que decidir, y creo que hizo bien en ese momento. Bradley fue el que más le demostró a Watson que quería jugar cuando hizo el viaje a Gleneagles la semana antes del Open Championship. Watson invitó cerca de 20 jugadores para hacer ese viaje y sólo Furyk, que ya estaba clasificado, y Bradley lo acompañaron. Me es realmente difícil de entender que Watson, 5 veces campeón del Open, te invite a jugar al golf a Escocia y no vayas. Es como que Kempes te llame para ir a patear penales al monumental y le digas que no. Me parece que ese interés que demostró Bradley, mas algún guiño de parte de Mickelson, hicieron que el capitán se inclinara por él, porque sus resultados este año no fueron todo lo buenos que el jugador esperaba. Mahan ganó el Barclays y eso influyó en la decisión de Watson. Solo espero que lo ponga en los primeros lugares de los individuales del domingo, porque su juego alrededor del green sigue siendo flojo y Mahan no soportaría otra vez tener que definir la Ryder como en 2010. Watson no lo expondrá a eso. El último lugar le correspondió a Webb Simpson, siendo éste el que no haría el viaje si la elección hubiera sido hoy. Quizás Chris Kirk también estaría haciendo la valija en lugar de Mahan o Bradley.

Se me ocurre que el mismo Watson o el próximo capitán le pedirán a la PGA de América que les dé estas dos semanas para la próxima elección, y que la decisión se tome más allá del resultado de esta Ryder o de cómo jueguen los tres que designó Watson.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tiger Woods y Sean FoleyGetty ImagesNadie puede cuestionar la calidad como instructor de Foley (derecha)

BRISTOL -- Al hablar del final de la relación de Tiger Woods con Sean Foley, no sólo hay que analizar lo sucedido en estos cuatro años, sino también tratar de descifrar qué camino tomará el jugador en el futuro.

Nadie puede cuestionar la calidad de Foley como instructor. Hunter Mahan y Justin Rose son dos ejemplos de jugadores exitosos bajo la tutela de Foley, como también lo fue Tiger Woods en la temporada 2013 cuando ganara 5 torneos, que incluyeron el Players y dos World Golf Championships, recuperando el Nº1 del ranking mundial, siendo el jugador del año, pero con la única mancha de no haber ganado un Majors. Este hecho me marca a mí algo que nada tiene que ver con el trabajo de Foley, sino más bien con la mente y la ansiedad de Woods por salirse de ese número 14 y volver a ponerse en carrera para alcanzar a Nicklaus.

Volviendo a Foley, alguien podría preguntarse porqué Tiger no es capaz de hacer el swing de Rose o pegar desde el tee como lo hace Mahan. La respuesta es fácil y pasa por entender que jugadores distintos necesitan diferentes cosas y tienen diferentes swings. Los alumnos de Harmon no hacen todos el mismo swing y Mickelson trabaja en cosas distintas a las que trabaja Dustin Johnson o Rickie Fowler. Lo mismo sucede con los alumnos de Foley, algo que me hace ver que no es un profesor encerrado en su libreto y que impone una manera de jugar.

Lo que jamás pude entender, y lo decíamos en editoriales pasadas, era ver a Foley minutos antes de arrancar una ronda en los Majors filmando a Tiger, haciéndole ver el video y explicándole posiciones del swing. Esto es solo comparable a un alumno que va a rendir un examen a la facultad y pretende en los últimos 5 minutos estudiar o entender algo que no sabe. A los Majors hay que llegar habiendo hecho un trabajo previo que hizo que el swing esté listo para soportar la definición, y el driving range antes de salir a jugar es un lugar para ablandarse, encontrar ritmo y quizás escuchar algún "tip" del coach que le sirva al jugador para salir a la cancha con un solo pensamiento.

No estoy seguro si esa metodología de trabajo, la de estar con la cámara en la mano antes de salir a jugar un Major, es la forma que tiene Foley de hacerle ver a sus alumnos lo que él pretende que hagan, o es algo que Tiger le pedía. Si era una cuestión de Foley, me parece que no es el camino. Jamás verán a Harmon con una filmadora antes que uno de sus alumnos salga a la cancha, sino mas bien que lo verán charlando con sus jugadores. Si era Tiger quien le pedía esto, me queda claro el por qué de sus resultados en los Majors. No es ese el momento de estar analizando el swing y a la cancha hay que salir a ejecutar, sin pensar en cómo hay que ejecutar un golpe. Martin Kaymer luego de ganar el Players y volver a los primeros planos respondió en forma muy simple a la pregunta de cómo había hecho para volver a jugar bien: "Dejé de pensar", dijo el alemán.

Evidentemente no todo fue como Woods quería, porque sino la relación habría continuado.

De ninguna manera creo que todo haya sido culpa de Foley, que tuvo que trabajar con un alumno que pasó casi tanto tiempo lesionado como en actividad, y que tiene además exigencias diferentes a las del resto.

Qué camino tomará Tiger es todavía una pregunta que no ha sido develada, pero creo que la prioridad para él es ponerse bien físicamente para poder encarar la última parte de su carrera con chances de volver a ganar grandes cosas.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tiger WoodsGetty ImagesEs sabido el riguroso entrenamiento al que siempre se somete Tiger

BRISTOL -- Habrán leído en alguno de las ediciones anteriores los problemas físicos de muchos de los jugadores y empecé a preguntarme si no hay un exceso de preparación fisica en muchos de ellos.

Gary Player fue el primero hace más de 50 años en empezar a pensar en que la preparación física le daría ciertas ventajas sobre el resto. Player, de contextura pequeña, necesitaba exprimir al máximo su físico para poder compensar la ventaja que Nicklaus y Palmer tenían sobre él.

Años después fue Norman quien hizo del gimnasio un lugar habitual y recién allí el resto de los jugadores empezó a ver esto como algo positivo.

El tour comenzó a llevar a cada torneo el gimnasio móvil en donde los jugadores entrenan cada día y lo que parecía raro se transformó en algo que todos adoptaron.

La semana pasada, Tiger Woods se presentó junto a Rory McIlroy en uno de los programas que cierran la programación en las grandes cadenas en USA. Tiger llegó vestido con pantalón negro y una remera de cuello redondo bastante ajustada que dejaba a la vista su gran musculatura. Jimmy Fallon, el conductor del programa, le preguntó qué iba a hacer en este tiempo en el que no jugaría al golf y la respuesta de Woods fue que debía ponerse mejor físicamente. Tan sorprendido quedó Fallon al escuchar a Tiger decir eso que enseguida le hizo un chiste referido al tremendo físico de Woods.

Es sabido el riguroso entrenamiento al que siempre se sometió Tiger, y solo basta buscar una foto suya del año 2000 y otra de 2010 para ver la transformación de su cuerpo. De ser un flaco fibroso pasó a tener un físico impresionante. Son conocidos por todos las sesiones de entrenamiento que ha realizado con los fuerzas SEAL de Estados Unidos, algo que muchos creen su cuerpo está pagando en estos días. Su rodilla tiene ya cuatro operaciones y su espalda le dijo basta a fines de 2013.

No solo Tiger ha modificado su contextura física, hay otros nombres que se los ve muy cambiados en los últimos años en cuanto a su físico se refiere, y allí encontramos a Adam Scott y Rory McIlroy. El norirlandés era muy diferente en 2008 cuando llegó al tour de lo que es hoy y solo espero que no se pase de la raya.

No tengo dudas que una buena preparación física es más que importante para un golfista. Lo único que no le puede pasar a un jugador es estar cansado cuando llega a los últimos hoyos de un campeonato que está por ganar. Allí tiene que tener la mente pensando solo en lo que tiene que ejecutar y no en cómo mover las piernas, pero me parece que si te pasás de la raya tu cuerpo en algún momento te pasa la factura.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


John ParGetty ImagesSi hubiera jugado en el PGA Tour, John Par habría tenido un 2014 bastante redituable

BRISTOL -- Nuestro amigo imaginario llegó al tour casi sin darse cuenta y siguiendo un viejo dicho, que pocas veces falla, pensó que haciendo pares no le iría mal en el PGA Tour. Cuando lo comentaba entre sus amigos, muchos se le reían y le decían que haciendo pares no llegaría lejos en la máxima categoría del golf mundial.

Sin poder jugar los Majors ni los World Golf Championships, sus posibilidades de sumar puntos y dinero para la Fedex Cup no eran muchas. No comenzó bien el año y cuando los primeros torneos de la temporada terminaron las cosas no iban bien. No se desanimó y siguió pensando que los pares le darían resultado a la larga y de a poco las cosas empezaron a mejorar. El tiempo le dio la razón. Pudo jugar 31 torneos en la temporada y pasó 19 cortes. Si hubiera cobrado los premios, habría sumado algo más de 530.000 dólares, pero lo más importante fue que su puesto en la FedexCup habría sido el N° 119, con lo que habría mantenido la tarjeta para la siguiente temporada.

A otro amigo imaginario se le ocurrió la idea de hacer solo 1 birdie en los primeros 36 y el resto de la semana dedicarse a hacer pares. Terminando 1 bajo par antes del corte pudo pasar 24 de 31 cortes, habría sumado alrededor de 803.000 dólares y habría ocupado el puesto N° 83 de la Fedex.

Esto da por tierra la teoría que dice que se necesitan muchos birdies para poder sobrevivir en el tour. Es verdad que hacen falta muchos birdies para poder ganar torneos, pero no tantos para salvar la tarjeta.

Esto también es una buena enseñanza para todos los golfistas, sin importar el handicap o nivel de cada uno.

Antes de comenzar una vuelta de golf acuérdese de su handicap, mire la tarjeta e identifique los hoyos más difíciles. Hace muchos años un golfista senior, pero que todavía le pegaba muy bien a la pelota se me quejaba que en el hoyo 15 de su cancha no llegaba en dos golpes. Le pregunté cuál era su handicap en ese momento y cuál era el handicap de ese hoyo. La respuesta que me dio era la respuesta a su queja: su handicap era 9 y el hoyo en cuestión era el segundo más difícil de la cancha. Estaba claro que no debía preocuparse si no llegaba en dos golpes en ese par 4 y que el bogey era lo lógico para él.

El tema es que no hay que intentar volar por encima de una laguna si no está seguro que está dentro de sus posibilidades. Los grandes jugadores son los que conocen muy bien sus limitaciones y no tratan de hacer cosas que no pueden. Seguramente muchos pensarán que el golf así es aburrido y que la emoción de intentar pegar un golpe difícil es inigualable, sobre todo cuando la pelota termina donde nosotros imaginamos. Esto no ocurre en la mayoría de los casos y de eso se trata la columna de hoy.

Pongan en práctica esta teoría, no busquen hacer de más, piensen como tirar para par en los hoyos más difíciles y cuando fallen un tiro no traten el golpe heroico. Todos podemos pegar un mal golpe, los profesionales lo hacen, pero lo que no se puede hacer es pegar dos malos golpes seguidos porque es eso lo que te lleva a un número alto en la tarjeta.

Nuestro amigo imaginario salvó su tarjeta en el tour haciendo pares. Les puedo asegurar que no les va a ir mal si lo imitan aplicando su handicap.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Rory McIlroy Getty ImagesRory puede ser el jugador dominante de los próximos años y hasta quizá gane más Majors que Tiger

BRISTOL -- Los Majors de 2014 y la temporada en general nos empiezan a dar la pauta que una nueva era está comenzando en el golf. Nuevos nombres aparecen todas las semanas y los títulos queden en manos de los jugadores que hasta hace muy poco asomaban como promesas, pero que hoy ya son los que dominan.

No voy a descubrir nada diciendo que el líder de esa generación es Rory McIlroy. Siempre pensé que el chico era diferente y desde su ruptura con Wozniacki parece enfocado solamente en golf, lo cual no ha sido una buena noticia para el resto. No tengo idea cuántos Majors puede ganar el norirlandés, porque depende de muchos factores que no podemos predecir. Nicklaus dijo, luego de una práctica con Woods en 1996, que Tiger podría ganar mas Masters que Palmer y él juntos. Más de 15 años pasaron y esa predicción no se hizo realidad, y es por eso que hay que tener cuidado cuando nos apuramos a afirmar lo que va a pasar.

Pase lo que pase McIlroy no va a ser nunca lo que fue Tiger y esto no tiene que ver con la cantidad de Majors que gane el norirlandés. El impacto que tuvo la llegada de Woods al golf mundial no creo que nunca mas lo vaya a tener nadie, pero si creo que Rory puede ser el jugador dominante de las próximas temporadas y hasta quizás gane más Majors que Woods. Nadie sabe cuánto podrá durar ese dominio, pero por ahora el chico parece imparable.

Junto con McIlroy aparecen los nombres de Jason Day, Rickie Fowler, Martin Kaymer, Bubba Watson, Keegan Bradley, Patrick Reed, Dustin Johnson y los Weisberger o Ilonen del mundo que cada semana apareceran al tope de los tableros. No hay distancia que parezca suficeinte para detener a estos chicos y cuando vemos lo que paso en el hoyo 4 el sabado en Valhalla nos damos cuenta de lo que estamos hablando. La PGA de America acorto el hoyo a 292 yardas y todos llegaban al green, pero mientras los "viejitos" como Westwood y Furyk necesitaban del driver, los "nenes" como Day, McIlroy o Weisberger tiraban con la madera 3.

Así como la distancia no es problema, los grandes escenarios ya no son tan intimidantes como lo eran años atrás. Siempre les temblará el pulso cuando lleguen al tee del 10 de Augusta el domingo, pero creo que esta generación llega mucho mejor preparada mentalmente para enfrentar esos momentos de máxima tensión. La explicación la dio el mismo Rory, cuando dijo que en 2011 cometió el error de salir a cuidar la ventaja que tenía en el Masters.

Analizando lo que le había pasado ese domingo en Augusta, Rory se dio cuenta que lo mejor es tratar siempre de ir agrandando la diferencia, en lugar de salir a cuidar. Menos de dos meses más tarde aplico esa idea para arrasar en el US Open, fórmula que volvió a usar en Kiawah un año más tarde.

Todo esto no quiere decir que los veteranos del tour no volverán a ganar grandes cosas, pero me parece que las cosas se le harán cada vez más difícil a Mickelson, Els, Furyk y compañía.

La ilusión de que Tiger se cure y vuelva la próxima temporada a tratar de dar pelea es algo que todos esperamos, pero se encontrará con esta generación a la cual le será difícil de vencer. Lo que más me gustaría ver a Tiger sano y peleando un Major con McIlroy.

Una nueva era ha llegado al golf mundial y los próximos años prometen ser entretenidos de ver.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tiger WoodsGetty ImagesPara jugar el primer punto del domingo, el nombre de Tiger Woods le pesará a su rival

BRISTOL -- Esta semana tenía pensado escribir sobre por qué Tom Watson tenía que elegir a Mickelson y Woods para completar el equipo de la Ryder. Vamos a suponer que Tiger se recupera bien, que lo de la semana pasada fue solo una molestia y que lo llama a Watson y le dice que está a disposición para jugar.

El sueño de Watson sería que el ranking de la Ryder hubiera cerrado el domingo pasado, sin la lesión de Tiger. De esta forma elegía a Woods y después se quedaba con Mickelson y Bradley que ocupan el puesto 10 y 11 del ranking, ahora que Dustin Johnson se retiró por los motivos que explicábamos en una nota anterior. Se me ocurre que Watson debe pensar así al mirar lo que sigue en el ranking de la Ryder.

Del 12 al 20 estos son los nombres, y sin desmerecer a nadie porque son todos grandes jugadores, ninguno suena como mejor que Woods. Aquí van con el número de triunfos en el tour entre paréntesis: Brendon Todd (1), Ryan Moore (3), Chris Kirk (1), Webb Simpson (4), Harris English (2), Kevin Na (1), Matt Every (1) y Erik Compton (0). Todos ellos suman 13 títulos y un solo major, Simpson en el US Open.

La última vez que un equipo norteamericano no tuvo a Woods y Mickelson entre los doce jugadores fue en 1993, cuando curiosamente Tom Watson fue el capitán, y cuando se registró el último triunfo americano en Europa. Esta vez me parecería increíble que alguno de los dos no esté. Aún cuando Woods le diga a Watson que solo puede jugar 18 hoyos por día, creo que debe llevarlo.

Nadie más que yo tiene claro que no está jugando bien, que ha perdido distancia y que no emboca lo de antes, pero coincidirán conmigo que para jugar el primer punto del domingo el nombre de Tiger Woods le pesa a su rival bastante más que cualquiera de la lista que les mencioné antes. No lo pondría a jugar golpes alternados, pero con Furyk en el equipo y habiendo jugado juntos tantas veces, creo que en mejor pelota serían una pareja difícil de vencer.

Si Mickelson no queda entre los 9 que clasifican en forma automática no tengo dudas que Watson lo llevará. Solo bastara una llamada para saber si quiere jugar y su lugar en el avión estará asegurado. Su ascendencia sobre el resto es notable, todos lo respetan por su trayectoria, pero más aún por la forma que interactúa con los más jóvenes. El año pasado terminó de jugar en Boston con Spieth y lo llamó a Couples para decirle que no podía dejarlo afuera de la President´s Cup, su amistad con Bradley, con quien jugó y muy bien en le última Ryder, los hace una dupla casi segura, a Fowler lo puso bajo su ala en Gales 2010 y es el primero en ir a alentar a sus compañeros. El zurdo no puede faltar de ninguna manera en ese equipo.

Por último está el ansioso de Keegan Bradley que muere por tener la revancha de Medinah. El mes pasado fue el único, junto con Furyk, que hizo el viaje con Watson a Gleneagles mostrándole al capitán sus ganas de jugar. En Firestone jugó más que bien, pero los tres bogeys a partir del 12 lo privaron de una mejor posición. Igual trepó hasta el puesto 11 del ranking (recordemos que hay que sacar a D.Johnson) y eso ya lo pone con un pie adentro.

Estas serían mis elecciones si yo fuera Watson. Veremos que decide el veterano capitán que de esto sabe mucho más que yo. También habrá que esperar por Woods y su espalda.



Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Veinte años

FECHA
28/07
2014
por Francisco Alemán

BRISTOL -- La semana pasada vimos como Rory McIlroy se quedaba con el Open Championship en Hoylake. No fue una semana más para el norirlandés y tampoco lo fue para mí. Esa misma semana, pero hace 20 años, hacía mi primera transmisión para ESPN.

Francisco Alemán
ESPNTrabajando en el Masters de Augusta

En aquel año ´94 habíamos empezado un programa llamado Golf 94 (siempre tan ocurrentes con los nombres) y un par de meses más tarde me contaron que teníamos los derechos del Open y querían que fuera a transmitirlo. Ese mismo año ESPN había traído por primera vez el Masters en vivo y también sería la primera vez que tendríamos el Open, lo que dio comienzo a una tradición que todavía continúa en el canal y que se completó al año siguiente cuando llegaron el US Open y el PGA Championship.

No conocía a Silvia Bertolaccini en persona, más allá que sabía de sus logros como amateur en Sudamérica y como profesional en la LPGA, pero empezamos a hablar de golf y fue como si la conociera de toda la vida. Puedo asegurarles que si alguien tiene alguna vez un problema con Silvia tendrá que ir a hacerse ver, porque les digo que deben existir pocas personas con sus cualidades. He tenido una enorme suerte en tenerla como compañera todos estos años y mucho de mi carrera como comentarista se lo debo a ella.

En todo este tiempo de trabajar en ESPN fui viendo el crecimiento del canal, no solo en Latinoamérica, sino también en donde se encuentran los estudios centrales. El canal fue fundado en 1979 por un ingeniero con la idea de transmitir los partidos de básquet de una Universidad de Connecticut. Enseguida lo llamaron de otra para ver la posibilidad de que también cubrieran los de ellos y menos de un año más tarde la cadena ABC compró el canal. Hoy en los estudios centrales en Bristol, Connecticut, trabajan más de 6500 personas y cada uno de mis amigos que ha venido a conocer el lugar no pueden creer lo que están viendo.

Muchas veces me pregunté el porqué del éxito tan increíble de ESPN. La respuesta la encontré hace 5 años cuando se celebraron 30 años del primer SportsCenter, el noticiero deportivo más importante del mundo en cuanto a audiencia. Para la celebración se hicieron reportajes a los primeros conductores del noticiero, entre los que se encontraba Robin Roberts, que fuera la primera mujer afroamericana en conducirlo. Cuando le preguntaron a Roberts el porqué del éxito su respuesta fue inmediata: "El éxito de SportsCenter y del canal se basa en que los que estamos de este lado de las cámaras somos más fanáticos del deporte que los que nos miran. Esa pasión que tenemos es percibida por la gente y eso hace que nos elijan todos los días", dijo Roberts. Fue ahí que entendí el motivo del éxito y empecé a darme cuenta que tenía razón. Solo basta escuchar a Javier Frana, Álvaro Martin o a Quique Wolff por nombrar a algunos, y te das cuenta que los tipos desayunan café con tenis, básquet o fútbol.

Esa misma pasión es la que todavía hace que me divierta en cada transmisión como aquella primera vez cuando Nick Price levantó el Claret Jug. Una pasión por el juego que compartimos con Uds. y que hará que nos sigan acompañando por muchos años más.

La recompensa es el camino, dijo Steve Jobs.

Tenía razón.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Rory McIlroy Getty ImagesEl norirlandés s capaz de hacer cosas que sólo estaban escritas en el libro del ex Nº1 del mundo

HOYLAKE -- Pasó una edición más del Open Championship y es momento de hacer el repaso sobre lo que nos dejó el Major más antiguo. La cancha, los jugadores, la definición, etc, son temas que siempre se discuten una vez terminado el campeonato. Hagamos entonces un resumen.

Royal Liverpool mostró que las canchas de la rotación del Open muchas veces quedan indefensas cuando el clima es benigno. En Hoylake todo se dio para que los jugadores se diviertan, más allá de que el rough estaba alto y que de a ratos el viento sopló un poco. Los primeros dos días la cancha estuvo seca, firme y para el viernes a la tarde los greens estaban duros, haciendo que cuando se jugaba viento a favor era casi imposible frenar la pelota en el green. El pronóstico de lluvia para el sábado se cumplió y en lugar de complicar las cosas hizo todo más sencillo. Dejó de llover, los greens se ablandaron, no hubo viento y los scores estuvieron por debajo de lo normal. Dicho esto, creo que Hoylake es una muy buena cancha, que da siempre buenos campeones y que los jugadores respetan. Los hoyos finales presentan un amplio rango de scores y eso lo hace todavía más entretenido.

Si hablamos de los jugadores, tenemos que empezar obviamente por el campeón.

McIlroy es un superdotado, uno de esos jugadores que tienen una marcha más y que cuando la aplican nadie puede acercarse. El chico es lo más parecido a Tiger que ha salido, y sin la consistencia de Woods, es capaz de hacer cosas que sólo estaban escritas en el libro del ex Nº 1 del mundo. El techo es muy alto y el número de majors difícil de predecir, pero estoy seguro que habrá más en su camino.

Ya que estamos con Tiger, es bueno afirmar que está totalmente recuperado de su operación y que todavía está muy lejos del que fue. Tiene que corregir su problema desde el tee con el driver, de lo contrario le será muy difícil, sino imposible volver a ganar Majors. El resto pega más fuerte que él, no puede ganar jugando desde 50 yardas más atrás que los McIlroy, Watson, Scott o García y siempre habrá alguno de ellos que se inspire. Habrá que estar atentos a ver qué pasa en los próximos meses, especialmente con su profesor. Ángel Cabrera llegó con serias intenciones y lo que yo menos quería era que jugara con Tiger. No porque no esté acostumbrado, sino porque siempre es una tensión extra jugar con Woods. El hecho que arrancara mal puede haber tenido algo que ver con lo que les digo, pero después del primer día fue otro jugador y terminó redondeando una sólida actuación.

Por último un párrafo para uno de los más grandes de la historia: Tom Watson. A los 64 años no sólo pasó el corte, sino que se dio el lujo de anotar 68 el día final. La ovación que lo recibió el domingo en el 18 muestra el cariño y el respeto de la gente. El año que viene habrá que preparar los pañuelos para la despedida en St. Andrews. Eso será así si es que no vuelve a darnos una sorpresa.

En términos de la definición, le vino bien el hecho que Rory hiciera esos bogeys en el 5 y 6. Le dio la emoción que parecía no iba a tener, y aunque nunca se le acercaron a menos de dos golpes, la posibilidad de un error del norirlandés estaba latente. De todas maneras, el final del sábado pagó la entrada con creces.

El año que viene, el Open vuelve a St. Andrews, lo que de por sí lo hace diferente. El campeonato en el Old Course tiene otro sabor y si tienen pensado hacer algún viaje por julio del año próximo, háganme caso y no duden en ir a ver aunque sea un par de días el campeonato en la cuna del golf. No se van a arrepentir.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Rory McIlroy Getty ImagesMcIlroy, uno de los máximos favoritos en Hoylake esta semana

HOYLAKE -- Los que tengan buena memoria y los fanáticos de Tiger Woods recordarán muy bien Royal Liverpool. Seca, firme, con poco rough y fairways de color amarillo con poco pasto.

Olvídense de eso para esta semana.

La primavera en la costa oeste de Inlgaterra ha sido muy húmeda y la cancha presenta un aspecto totalmente diferente. El rough en algunos lugares le llega a los jugadores por la cintura, los fairways están verdes y la pelota no correrá como en aquel 2006.

Esto podría querer decir que el driver será un arma importante, pero el sábado pasado Tiger jugó 12 hoyos y sólo lo utilizó una vez, cuando trató de alcanzar el green del par 4 del hoyo 4 desde el tee.

No encuentro un tipo de juego que se acomode mejor a este trazado y repasando el tablero de 2006 encontramos que Tiger arrasó, pero que atrás de él terminaron jugadores tan diferentes como Di Marco, García, Cabrera y Els entre otros.

También es cierto que el horario que les toque los dos primeros días puede influir y mucho en el resultado final, siendo esto un tema estrictamente de suerte.

Jugar desde el fairway tendrá su premio esta semana, de la misma forma que lo tuvo la pasada cuando las chicas enfrentaron Royal Birkdale. Los hombres tienen más fuerza para salir del rough, pero las posibilidades de controlar el vuelo de la pelota desde el pasto alto son escasas en el Open.

Como en cada Major, acá va mi Top 10, pero les confieso que no tengo pálpitos claros para esta semana.

TOP 10
El juego de todos los Majors. Para el US Open ni siquiera tenía a Kaymer entre los 10 que había elegido; veremos si esta vez me va mejor.

Todos sabemos que en el Open Championship el horario que te toque puede tener una influencia decisiva en el score de un jugador, pero como los tee times salieron después, así que armé mi Top 10 sin ese dato.

Acá van mis elegidos:

10° Tiger Woods/Phil Mickelson: Es una locura pensar que puede ganar, pero también es una locura no ponerlo entre los 10. Phil no emboca un putt y está en el peor año de su carrera, pero es el defensor y sólo por eso merece estar entre los 10.

Sergio García: Me resisto a pensar que nunca ganará un major. Jugó muy bien aquí en 2006. Sólo debe salirse de su propio camino.

Luke Donald: Otro que creo algún día ganará un grande. Siempre dependerá de su driver.

Rickie Fowler: Éste puede sorprenderlos, pero ha mostrado mejorías en su swing y ha tenido buenas actuaciones en los majors.

Martin Kaymer: Nadie gana los dos abiertos el mismo año desde Tiger en 2000, pero el alemán parece inspirarse en los grandes eventos en 2014.

Justin Rose: Dos victorias en sus últimas dos presentaciones lo hacen un favorito lógico esta semana. Hará lo mismo que hizo Phil el año pasado?

Ángel Cabrera: Ahora con la confianza por las nubes el cordobés le apunta al tercer major. Sólo deberá pegar el driver y el putter como lo hizo en Greenbrier.

Matt Kuchar: Sólo le falta ganar uno de estos campeonatos para poner el broche a su carrera y ya es tiempo que lo consiga.

Adam Scott: Poco se supo del Nº1 del mundo desde su triunfo en Colonial. Lo dejo escapar en 2012 y ahora va por la revancha.

Rory McIlroy: Sólo deberá pedir que lo dejen anotar par en la segunda ronda y no tendrá problemas en ganar. Los viernes no han sido favorables para el norirlandés.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hoylake - Open ChampionshipGetty ImagesLas cosas no serán fáciles en Hoylake para el Open Championship

BRISTOL -- Esta semana empezamos el trayecto del año golfístico preferido por quien les escribe. Son tres semanas en Gran Bretaña para el Women's British Open, The Open Championship y Senior British Open. Esto no ocurría así antes y es la primera vez que las mujeres son las que encabezan el orden. La costa oeste de Inglaterra está de fiesta ya que Royal Birkdale será el escenario para las chicas y Royal Liverpool recibirá a los hombres la semana siguiente. Los veteranos jugarán en Gales su abierto en la difícil cancha de Royal Porthcawl.

Muchos de ustedes se preguntarán qué tiene de divertido jugar al golf con frío, lluvia y viento como pasa muchas veces en las Islas Británicas, pero son precisamente esos elementos los que hacen atractivo el golf en los links. El término "link" se refiere a la unión del mar con la tierra y esos fueron los lugares donde se construyeron las primeras canchas de golf. No porque los golfistas de la época lo quisieran, sino porque por esos años el golf estaba prohibido por los reyes y el motivo era que los hombres se distraían con el juego, sacándole tiempo al arco y flecha que era el deporte nacional. Una vez que se levantó la prohibición las autoridades les permitieron construir las canchas pero no los dejaron utilizar tierras fértiles. Por esto los mandaron a las costas en donde nada crecía.

El clima británico no es el más benigno, pero cuando tenés la suerte que te toquen un par de días con sol, algo de viento y temperatura razonable, no hay mejor experiencia que jugar una de estas canchas. Cuando el frío, viento y lluvia aparecen también hay que saber apreciarlo, porque como dicen los británicos, "no existe el mal tiempo para jugar al golf, lo que existe es la ropa inadecuada para hacerlo".

Al golf en las islas hay que sumarle el encanto de los pueblos o ciudades que hay alrededor de estas canchas. Recorrer Sandwich, cerca de Royal St. Georges, o North Berwick, a pocos minutos de Muirfield es volver atrás en el tiempo y disfrutar no sólo de la amabilidad de la gente, sino de la paz y tranquilidad que tienen esos lugares. Todas tienen su encanto, pero ninguna se compara con St. Andrews. Ni la cancha ni la ciudad. Caminar por el "Old Grey Town", entrar a la Universidad fundada en 1492, dormir en los Bed & Breakfast o en el hotel del 17, es una experiencia que todo golfista debería poder realizar alguna vez. Así como siempre les digo que todo golfista debería poder entrar a Augusta aunque sea una vez, ir a St. Andrews es también una visita obligada.

La primavera y lo que va del verano en Inglaterra han sido bastante húmedos, con lo que debemos esperar canchas verdes, algo que siempre es bueno, pero también rough alto como hace tiempo no vemos. Rory McIlroy estuvo hace poco en Hoylake y ya avisó que las cosas no serán fáciles para nadie. El clima como siempre dictará el score ganador y las condiciones en que se jugarán los campeonatos. Mientras tanto ya empiezo a disfrutar de tres semanas que tienen un encanto muy especial y que Uds. podrán disfrutar por ESPN a partir de este jueves, cuando las mujeres empiecen su pelea por el título. Veremos quiénes sobreviven.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tiempos de Wie

FECHA
24/06
2014
por Francisco Alemán

Michelle WieGetty ImagesEl caso de Wie es el caso de esos deportistas que trascienden las fronteras de su propio deporte

BRISTOL -- En esta misma columna de cada lunes alguna vez les dije que si tienen ocasión de ver un torneo de la LPGA no duden en hacerlo, y si jugaba Michelle Wie que no perdieran la oportunidad de ver algo diferente. La semana pasada, en Pinehurst, la hawaiana confirmó lo que siempre creí que era como jugadora, pero que no estaba seguro que algún día terminara de concretar por razones que también alguna vez les comenté desde aquí.

El tour de la LPGA estuvo muy complicado hace unos años. La mala decisión de contratar a una comisionada que no tenía conexiones con el mundo del golf sumada a la crisis económica que vivió Estados Unidos, hicieron que el tour perdiera muchos torneos hasta llegar a un número de 24 que no dejaba contenta a ninguna de las jugadoras. "Casi podemos decir que tenemos trabajo part time", bromeaban algunas sin ninguna sonrisa en sus labios. La llegada de Michael Wahn en reemplazo de la ineficiente Carolyn Bivens le dio otro impulso al tour.

Su primera misión dijo era la de recuperar torneos dentro de los Estados Unidos y lo logró. No sólo lo consiguió, sino que de a poco los sponsors empezaron a llamar para volver al tour al enterarse de las nuevas propuestas que este nuevo comisionado traía. El calendario volvió a crecer, este año serán 33 los torneos, las bolsas suben de a poco, logró convencer a la PGA de América para que el LPGA Championship esté bajo el paraguas de ambas organizaciones y así hacer crecer uno de los majors que estaba en franco declive, y tuvo la suerte también de encontrarse con una generación de jugadoras norteamericanas que entusiasman al público, a las marcas y a la televisión. Los nombres de Paula Creamer, Jessica Korda, Lexi Thompson y Stacy Lewis no sólo juegan muy bien, sino que además son atractivas desde el punto de vista del marketing.

Sólo le faltaba una gran figura, y en Pinehurst terminó de encontrarla.

El caso de Michelle Wie es el de esos deportistas que trascienden las fronteras de su propio deporte. No me extrañaría que su foto haya estado hoy en la tapa del New York Times y de los grandes diarios de Estados Unidos. Un deporte como el golf crece cuando aparecen estas súper estrellas que hacen que la gente que no practica ese deporte se interese y empiece a consumirlo.

El golf femenino entra en una nueva etapa y será tarea del comisionado aprovechar la ola de la misma forma que lo hizo Finchem cuando llegó al PGA Tour y se encontró con que un tal Tiger Woods llegaba al circuito. Todos sabemos como creció el tour de los hombres a partir de ese momento. Será cuestión que Wie empiece a dominar como creo que puede hacerlo y si eso sucede, las chicas van a tener trabajo a tiempo completo.

Etiquetas:

Golf

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO