De oso a avispa

Actualizado el 28 de diciembre de 2011
por Greivis Vásquez

Greivis VázquezGetty ImagesGreivis ya vio acción junto a sus nuevos compañeros de New Orleans
El Diccionario señala que un Hornet es un avispón. Aquí les relato como pasé de ser un oso Grizzlie a convertirme en esta especie de avispa.

ADIÓS GRIZZLIES
Todo es fugaz. La vida en la NBA viene acompañada de muchos factores extra juego y por eso se hace interesantísima. Después de finalizar mi primera temporada con los Grizzlies de Memphis, con postemporada incluída, tuvimos que afrontar una situación de disputa que puso en peligro la campaña 2011-2012. Luego, cuando todo parecía resuelto, me encontré con una pretemporada cargada de rumores que me colocaban fuera de los Grizzlies. Los comentarios sobre un posible traspaso de equipo siempre representan un doble filo. Uno nunca debe tomarlos con total seriedad ya que en ocasiones son simplemente historias para calentar el mercado, aunque en mi caso, sentía que existía interés de otros equipos por mis servicios.

Sabía que los Hornets de New Orleans querían añadirme a su roster desde hace más de un mes, aunque en realidad no era sólo ese quinteto el que buscaba incorporarme, ya que los Sixers de Filadelfia también se mostraron interesados. Al escuchar todas estas informaciones decidí acercarme al Gerente General, Chris Wallace, para preguntarle sobre mi situación en el equipo, y me encontré con la siguiente respuesta" 'Tú no vas a ser cambiado". Por eso puedo decir que el cambio a los Hornets fue sorpresivo, especialmente cuando recibí una llamada desde West Virginia la noche de navidad del propio Chris Wallace quien me comunicó que había sido cambiado a New Orleans. ¡Wao!, ¡Qué sorpresa! Yo estaba en mi carro y acababa de realizar una práctica con los Grizzlies.

Les confieso que en ese preciso instante el cambio me alegró, ya que los Hornets son un equipo que estaba muy interesado en mi estilo de juego. Sobre los Grizzlies, debo ser claro en mi mensaje a la Ciudad, la Organización y sus aficionados. Estoy inmensamente agradecido por haber recibido la oportunidad de iniciar mi carrera como profesional de la NBA con los Grizzlies de Memphis. Fue una temporada emocionante y de mucho aprendizaje.

MI NUEVO EQUIPO
Unirme a un equipo el mismo día del inicio de la temporada es un detonante de emociones increíble, sin embargo debo admitir que los Hornets de New Orleans me lo hicieron más fácil de lo que pensé. El recibimiento fue genial, porque llegué y rápidamente empezaron a guiarme con mucha paciencia y a ofrecerme el apoyo necesario para adaptarme a mi nueva organización de la mejor manera posible. Apenas fui cambiado recibí llamadas hasta del encargado del equipamiento y eso sin duda parece un pequeño detalle pero es un gesto súper importante, así que me alegré mucho.

Por supuesto que también se comunicó el head coach, Monty Williams, quien conversó conmigo durante largo tiempo y me dio indicaciones clave para lo que será mi adaptación a los Hornets. En fin, sentí que la organización estaba muy contenta y entusiasmada con mi llegada al equipo. Yo me siento de la misma manera, muy entusiasmado por esta ventana que se me abre, no sólo por lo que me está ofreciendo la gerencia del equipo, sino por otro aspecto crucial, ya que presiento que con los Hornets puedo jugar un papel importante y además tengo la corazonada de que mi estilo de juego se adapta al plan o sistema del entrenador.

Una cosa sí puedo garantizar desde ya, y es la misma que ofrecí en la Universidad de Maryland y en Memphis: pueden contar con que Greivis Vásquez se entregara por completo en la cancha buscando cada victoria de New Orleans.

MI DEBUT

Gustavo Ayón
EFEGustavo Ayón será compañero de Greivis
En lo personal, calificaría mi primer encuentro con el uniforme de los Hornets como 'Genial' ya que el entrenador Williams me dio muchos minutos en cancha y esa es la mejor manera de aprender y ajustarme a un nuevo sistema de juego. Les puedo decir que me sentí como Greivis Vásquez en Maryland o incluso jugando para mi 'Vinotinto' la seleccion nacional de mi país, Venezuela. Las expectativas de los Hornets son muy concretas, una de ellas es enviar un mensaje a toda la NBA, diciendo que New Orleans es un equipo batallador, joven, con deseos de realizar un trabajo extraordinario esta temporada. Y aquí todos sentimos que contamos con las piezas necesarias para armar un rompecabezas muy interesante.

GUSTAVO AYÓN
Quiero, en este espacio, ofrecerle la bienvenida y mi apoyo al mexicano Gustavo Ayón quien abandona el Fuenlabrada de la liga ACB española y se incorpora a los Hornets. Su llamado es un hecho importante para nuestro equipo ya que él nos puede ayudar con su energía y pasión por el juego. Yo estoy seguro que le va a ir muy bien y va a a tener sus buenos minutos. Ese llamado es un súper orgullo para todo Los hispanos ya que jugar en la NBA no es fácil y Gustavo llego por razones aspectos que lo caracterizan como su ética de trabajo y mucha humildad.