Permiso para soñar

14:20 ET
FECHA
15/02
2012
por Tony y Rodrigo Pena

BUENOS AIRES -- La primera serie de Copa Davis dejó algunas cosas para el análisis tras el duelo entre Argentina y Alemania. En principio, ninguno de los dos equipos contó con su hombre fuerte, el jugador de mejor ránking de cada nación. Del Potro, por el lado de Argentina, Kohlschreiber, por el lado de Alemania, estuvieron ausentes por diferentes motivos.

Pero Argentina contaba con una gran ventaja: poder armar un equipo muy sólido con jugadores de la talla de Nalbandian, de quien se puede decir que él sólo conforma casi un equipo completo por la posibilidad de jugar los dos singles y también el dobles.

Juan Mónaco
APMónaco logró su primer triunfo de visitante en la Copa Davis

El conjunto sudamericano también alineó a Juan Mónaco, primer singlista del plantel que pisó el suelo de Bamberg. Pico llegaba a la serie con una tremenda confianza, ya que venía de ganar el ATP de Viña del Mar. Se lo veía totalmente entonado y jugando en su superficie favorita -polvo de ladrillo- rindió a la prefección: jugó con regularidad y se llevó el partido en sets corridos, con un triple 6-3.

Este score, sencillamente, marcó lo que ocurrió en el match. Mónaco desbordó a su rival jugando muy largo con los dos golpes y movió su derecha a todos los ángulos de la cancha con buena potencia.

Cuando Argentina ya estaba con un punto a favor, entró a jugar Nalbandian contra Florian Mayer, un jugador tremendamente peligroso porque en su estilo de juego no da ritmo en el partido.

El alemán arrancó muy fino y se llevó el primer set por 6-2. David, por su parte, no encontraba el timming. Hasta que en el segundo set comenzó a golpear mejor la pelota. Y cuando juega bien, es un jugador que no representa el ránking que tiene. Por esto se llevó los dos sets siguientes por 6-0 y 6-1, algo impensado después de ver el trámite de la primera manga.

En el cuarto set, una reacción lógica del jugador local hizo que se prendiera de nuevo en el partido para complicar al cordobés, que sin embargo mostró mucha solvencia en los momentos clave y se llevó el último parcial en el tie break.

La decisión de los capitanes Jaite y Zabaleta fue arriesgar el sábado y poner a la mejor pareja de dobles disponible. Nalbandian y Schwank conforman una gran dupla porque se complementan a la perfección. David tiene algo que muy pocos jugadores logran en el dobles: no sólo juega bien, sino que hace jugar mal a los contrarios, los incomoda y de alguna manera consigue que su compañero gane en confianza y se mueva con total naturalidad.

La pareja alemana formada por Tomy Haas e Philipp Petszchener arrancó el partido con un nivel excepcional, llevándose los primeros dos sets. Sin embargo la pareja argentina mantuvo una gran intensidad y logró dar vuelta el encuentro.

En el tercer set Nalbandian empezó a demostrar su mejor tenis, y afianzó cada vez más su juego para doblegar al equipo alemán. De esta manera el conjunto albiceleste se llevó tres sets consecutivos y se quedó con el triunfo en el partido y en la serie.

La realidad es que el equipo también contaba en el banco con un suplente de lujo, como Chela que podría haber salido a definir un quinto punto de haber sido necesario. De hecho, Zabaleta aseguró que ésa habría sido la táctica de Argentina en caso de precisar definir la serie en el último momento.

Sin dudas, hay un equipo para confiar. El próximo rival argentino será Croacia, que cuenta con jugadores peligrosos de la talla de Marin Cilic (que le ha ganado a Del Potro más de una vez) y con un jugador experimentado como Ivan Ljubicic, que puede jugar tanto el single como el doble. También está el altísimo Ivo Karlovic, que no es un jugador de pllvo de ladrillo, pero con su servicio puede comprometer al más pintado.

Será una serie que tendrá como favorito al conjunto sudamericano, sobre todo por la localía. No se puede pensar que se pasará fácilmente, por supuesto. Hay que ver el equipo con el que se cuenta en ese momento pero, en caso de que todos los tenistas estén disponibles, hay grandes posibilidades de conseguir una victoria y soñar nuevamente con un gran futuro, ya que la localía será un valor en las series restantes del equipo capitaneado por Jaite.

Si contamos con Delpotro (el mejor jugador de argentina), Nalbandian (un gran jugador copero), Mónaco (con su gran confianza y tenis cada vez más agresivo), Schwank (para jugar el doble con Nalbandian) y un Chela (para tener en cuenta todo el tiempo), tenemos un equipo muy sólido.

No nos olvidemos de que perdió Suiza, y de que tampoco está Djokovic jugando la copa Davis. Sin duda Argentina asoma como uno de los equipos favoritos.

El talento y la capacidad competitiva de Nalbandian en este tipo de eventos, sumados a la garra y la solidez de Mónaco, la presencia de Chela -un jugador que puede rendir tanto en singles como en dobles- y el gran doblista que tenemos que es Shwank hacen que, junto con Del Potro, si se une al equipo, pueda conformarse un equipazo con los sueños de ganar.