Subero hizo y pasó a la historia en LMP

4:35 ET
Actualizado el
por Rubén Castro

Venados de MazatlánCarlos Subero fue despedido como manager de los Venados en la Liga Mexicana del Pacífico
El manager venezolano Carlos Subero hizo historia al llegar a Venados, y este lunes, pasó a la historia, al convertirse en el manager del equipo que más rápido es despedido y el que menos victorias consigue al frente de Mazatlán en su debut en la Liga Mexicana del Pacífico.

Subero, quien se convirtió en el primer venezolano en ser manager en la LMP, apenas dirigió 20 partidos a los Venados y sólo pudo conseguir 5 victorias y se llevó 15 derrotas, y sin tratar de justificar su récord, pues parte tuvo que ver en las derrotas, pero más parte tuvo que ver el equipo que le formaron el gerente general Andrés Cruz y Alfonso "Chato" López, uno de los asesores principales de la novena.

Subero estuvo 20 partidos al frente de los Venados, dos menos que Tommie Thompson, quien dirigió 22 en el inicio de la campaña 1980-81 --llegó al equipo tras los dos primeros juegos que manejó Miguel "Pilo" Gaspar. Los 5 triunfos de Subero, son dos menos que el mismo Thompson, quien se fue con marca de 7-15.

El asunto de las derrotas y las victorias fue la causa por la cual Subero y casi la totalidad de su cuerpo técnico fue removido del timón, aunque con el equipo que le dieron no se veía futuro para un manager que no conocía la liga y que dependería del conocimiento de sus coaches mexicanos para salir adelante.

Y es aquí donde se encuentra con piedras que lo hicieron tropezar, pues Daniel Fernández se dice trató de meterle el pie y fue despedido, Ricardo Osuna no funcionó como coach de pitcheo, después pasó al bullpen y el lunes fue separado del equipo. Héctor Fajardo es nuevo en la organización, empezó en el bullpen y pasó a ser el coach principal de pitcheo, mientras que Porfirio Mendoza se enfoca más como gerente de viajes.

La planeación del equipo se vio que no era la adecuada desde los entrenamientos, y desde antes de ellos, pues la directiva se deshizo de peloteros franquicia de un sólo golpe y optó por darle oportunidad a jóvenes prospectos de la organización, a otros que llegaron de la bolsa de la liga y otros no tan jóvenes que llegaron y que estaban fuera de la liga desde hace varios años.

Durante los entrenamientos también recortaron gente, entre ellos el receptor Héctor Páez, suplente de las anteiores cinco campañas, Freddy Sandoval, tercera base, Esteban Hernández, pitcher relevo --ya lo llamaron de regreso-- y no pudieron llegar a un arreglo con el pitcher zurdo Oscar Rivera obtenido en un cambio con Águilas de Mexicali.

La contratación de extranjeros para entrenamientos se dio al por mayor, arrancaron seis de ellos --cinco debutantes en la liga-- y sólo dos siguen, los pitchers Nick Additon y Anthony Slama. Los que ya no están son Greg Rohan, J.T. Wise, Anthony Seratelli y Vinnie Chulk.

La directiva apostó por traer para cubrir la receptoría a J.T. Wise, quien estuvo en Doble A con los Dodgers de Los Angeles y sólo jugó como catcher cuatro partidos en todo el año, pues Subero, quien era su manager, lo tuvo en la inicial en 104 encuentros.

El 31 de octubre, Venados llegó a tener a cinco peloteros de la bolsa de la LMP --jugadores que no pertenecen a ningún equipo y que pueden jugar para el que los llame sin llegar a ser propiedad de ellos-- y jugó a cuatro de ellos ante Cañeros de Los Mochis --Humberto Sosa, Isauro Pineda, José de León y Jaime Trejo--, dejando en la banca a Francisco Esparragoza.

Venados ha debutado esta temporada a nueve jugadores, ha contado en su roster con cinco jugadores más que están en su segunda campaña y tiene a otros dos que no pasan de cuatro campañas jugadas sin ser titulares. En total son 16 de los 29 permitidos en el rosters, que tienen poca experiencia. Y si les agregamos a los cinco extranjeros que desconocían la liga, son 21 de 29.

Un equipo así hasta donde puede llegar en una liga que no es de desarrollo, en una plaza donde la afición está acostumbrada a verlos ganar --llegaron a seis finales seguidas entre entre 2005 y 2010.

Los despidos de jugadores o cuerpo técnico no siempre los ha realizado el gerente general del equipo --Andrés Cruz-- o el gerente deportivo --Jesús Arredondo--, menos el presidente del equipo José Miguel Martínez --que dirige desde México y no se ha presentado en Mazatlán ante la prensa-- pues el asesor "Chato" López se ha encargado de ello en ocasiones. Y ninguno de los cuatro, fue quien le dio las gracias a Subero.

Mal se ha visto "Chato" López en sus visitas al puerto mazatleco al sostener reuniones con Andrés Cruz --incluso en el transcurso de los partidos-- en una oficina adjunta el vestidor del equipo. No sería mejor tener las reuniones en la oficina del club y después llegar relajados al estadio para darle más confianza a los peloteros, preguntó.

Tras sufrir la derrota 14 el sábado pasado, los Venados tuvieron una práctica de bateo completa. Al dìa siguiente fueron blanqueados 10-0 y ese juego derramó el vaso de agua para que Subero fuera despedido. Después de la derrota, el equipo completo se mantuvo en el vestidor por buen tiempo.

Aunque se dijo que se tendría a extranjeros "de colchón" por si fallaba uno de inmediato tener a otro, Venados ha hecho lo mismo que en los dos años anteriores, se deshace de uno y pasan varios partidos o una semana para que llegue otro. En el equipo hermano Yaquis de Ciudad Obregón no se ve eso, pues dan de baja a uno, para que pueda debutar el otro.

Managers y cuerpos técnicos de equipos rivales se han dado cuenta de que los jugadores de Venados no están agusto y salen con temor, desconfianza, desmotivados, entre otras cosas, al terreno de juego. "En un equipo hay que mantener la unión", "se buscan soluciones, no culpables", dicen por allí.

¿Será realmente que el manager era la principal causa de que el equipo Venados no ganara más partidos?

Se verá ahora con la contratación de Alfonso "Houston" Jiménez, quien llega con un cuerpo técnico nuevo como los son Javier Jiménez, Germán Leyva y José Isabel Ceceña. La ventaja que el manager es mexicano, muy conocido. La desventaja, que sólo Héctor Fajardo conoce a los lanzadores del equipo --un mes con ellos-- y sobre la marcha "Houston" tendrá que conocerlos a fondo.

LAS CULPAS DE SUBERO, ¿SERÁN?

Se dice que un line up ganador se repite al día siguiente. Aunque Subero ganó cinco partidos, en ninguno de los 20 partidos repitió alineación y sólo mantuvo como tercer bate en todos los encuentros a Iván Terrazas. Su ideal era que todos jugarán.

Empezó con Anthony Saratelli como primer bate y terminó con Héber Gómez en el primer puesto. En la receptorìa tuvo a cuatro receptores diferentes, en el cuadro movió a la mayoría en dos posiciones.

El corrido de bases del que tanto se habló de su estilo de juego, nunca se vio, pues se intentaron siete robos, con seis éxitos. El ganar la base extra falló en varias ocasiones.

Como cuarto bate tuvo a Jaime Trejo, quien desde 2007-2008 no jugaba en la LMP. Y aunque apenas batea .222 como cuarto tronco, tiene 4 jonrones y remolcadas. Terrazas como tercer bate promedia .305 con 2 jonrones y 17 remolcadas en 20 partidos, aunque en los ùltimos ocho tiene una sola producida y en 13 juegos no ha dado vuelacercas. Ambos jugadores nunca han sido estelares en la LMP, pero respondieron al timonel.

El relevista José Cobos --separado del equipo por indisciplina el domingo-- es uno de los mejores preparadores en verano e invierno en México, pero Subero lo utilizó como relevo en juegos con el marcador muy abultado en contra. ¿Será que nadie le dijo del alcance de Cobos?

Al zurdo Carlos Vázquez lo empezó a utilizar sólo para bateadores zurdos, cuando el año pasado en su debut y este año en verano en sucursales de los Mets de Nueva York le tiró muy bien a los bateadores derechos manteniéndolos con bajos promedio de bateo.

El cuerpo de abidores lo estableció con Walter Silva, Nick Additon, Sergio Valenzuela, Jorge Luis Castillo e Isauro Pineda. Después agregó al novato Yair Lozoya ante lesión de Valenzuela y enviada al bullpen de Pineda antes de ser regresado a la bolsa de la liga. Castillo y Valenzuela han fallado al tener efectividad arriba de 6.30 y marca de 0-4 entre ambos. Lozoya y Pineda no bajan de 5.00. Additon y Silva están por debajo de 5.00, pero sin más ganados que perdidos.

Se sabe que Carlos Vázquez tiene el permiso de Mets --y al parecer esa era la idea al dejarlo lanzar en invierno-- para abrir partidos, pero la oportunidad no le llegó con Subero.

Y del motivador Héctor Rodríguez que se puede decir. Que no hubo antídoto --triunfos necesarios-- para inyectarle chispa a los jugadores y llevarlos a lo Magistral, Grandioso y Excelente.

LO BUENO

Aunque es obvio a simple vista que el equipo es para futuro --quizá la directiva no lo quiere ver así-- se está probando a jóvenes que han demostrado tener agallas para jugar en la LMP, pues aunque han fallado en situaciones críticas, en otras han salido adelante.

Le restan 15 juegos a la primera vuelta y seis de ellos son ante Mayos de Navojoa, el equipo que está dos juegos arriba de Venados --sotanero--. Si aspiran a un sexto lugar, es bueno ganarles las dos series, sin importar que ambas sean en tierra sonorense.

Y restan los 33 partidos de la segunda vuelta. Ya Venados una vez fue sotanero en la primera vuelta y lìder en la segunda y hasta se llevó el cetro. Se vale soñar, no hay imposibles, aunque todo indica a que el equipo está condenado a sufrir en la batalla para quedar cerca de los playoffs.

"Houston" Jiménez tiene la misión de llegar a tierra prometida, y el sí contará con un cuarto bate natural --se supone que desde la serie contra Navojoa-- como lo es Brett Harper, primera base y bateador designado, que en verano dio 27 jonrones, remolcó 77 carreras y bateó .343 con Acereros de Monclova antes de partir a jugar a Japón.