Lara, Martirosyan necesitan victoria

12:57 ET
Actualizado el
por Bernardo Pilatti

Los mejores boxeadores rankeados en la división mediano Jr. del Consejo Mundial de Boxeo, el cubano Erislandy Lara (17-1-1) y el armenio-estadounidense Vanes La Pesadilla Martirosyan (32-0), números uno y dos respectivamente, se enfrentaran este sábado en el Casino Wynn Resort de Las Vegas, Nevada, en una batalla que promete mucha emoción. La pelea será eliminatoria del título del CMB, aunque nadie aún ha confirmado si el vencedor se enfrentará de inmediato al campeón Saúl Canelo Alvarez.

Esa será otra historia, aunque por lo pronto lo más importante será el choque entre dos figuras de la división a quienes les une un mismo estigma; las dificultades para encontrar rivales de jerarquía. Es decir su camino a la pelea de título siempre ha enfrentado obstáculos y tal vez sea ello lo que promovió el duelo entre ambos.

El nombre del invicto Martirosyan, ex olímpico por EE.UU. en 2004, viene sonando hace buen rato como legítimo rival de todos los campeones en las 154 libras, pero siempre ha terminado enfrentando a rivales de menor reputación y ha tenido problemas para vencerlos. Es el caso de Kassim Ouma y Joe Greene en el 2010, para luego firmar dos combates con rivales aun con menor jerarquía que los anteriores como el colombiano Richard Gutiérrez, a quien venció por puntos hace un año en Thackerville, Oklahoma y su última pelea contra Troy Lowry el 4 de febrero en San Antonio, Texas donde gano por TKO en el 3er asalto.

El caso de Lara no ha sido muy diferente. Sus verdaderos rivales preferían evitarlo hasta que por fin consiguió enfrentar a Paul Williams y perdió en las tarjetas en una controvertida decisión. Todos lo vimos ganar esa noche del 9 de julio de 2011 en Atlantic City, New Jersey. Antes de ello tuvo problemas con Carlos Molina y en otra controversial decisión de los jueces, la pelea terminó en empate cuando la mayoría vio ganar a Molina.

En sus últimas dos batallas, celebradas durante el 2012, el desempeño del cubano también se movió entre claros y oscuros. Noqueó a Ronald Hearns en el primer asalto el 20 de abril , pero luego pasó mucho trabajo para vencer por puntos al mexicano Freddy Fernández el 30 de junio en Indio, California.

Para los dos rivales, vencer el sábado será crucial en sus carreras. El peso de la victoria les permitirá reclamar una pelea titular ante Canelo Alvarez o hasta desafiar al vencedor del duelo entre Austin Trout y Miguel Cotto por el título mediano junior de la Asociación Mundial de Boxeo. Pero ganar y hacerlo de manera convincente también será fundamental si pretenden convencer a quienes aún dudan del verdadero potencial de ambos.

¿Posibilidades? Es difícil vaticinar un favorito, aunque en la teoría previa asoma el zurdo Lara con una leve ventaja, más que nada por su capacidad noqueadora. El armenio no tiene tanto poder como el cubano, pero es más rápido y boxea mejor sobre piernas. Por ello es posible que Erislandy Lara se adueñe temprano del centro del ring, buscará la pelea en corta distancia y será el que luzca más agresivo. Es su estilo y no creo que lo modifique para esta pelea.

Martirosyan, por su parte, se moverá en forma permanente, controlará el ritmo empleando el jab, utilizará el contragolpe como arma ofensiva y lanzará volados desde los ángulos aprovechando su mejor alcance de brazos. Además, en la esquina tendrá a Freddie Roach y ello también puede significar alguna ventaja si es necesario mudar de plan sobre la marcha.

Los dos se dicen listos y confiados en vencer, aunque tal vez sea el cubano el más gráfico a la hora de definir su momento

"Estoy muy centrado y mentalmente preparado para dar a los aficionados una gran pelea", dijo Lara. "He trabajado duro para llegar a una pelea de campeonato mundial y Martirosyan es el único que se interpone en mi camino".

En resumen una batalla que por el estilo de los dos rivales promete mucho, como cualquier eliminatoria de título, y también por la expectativa ante la decisión que deberá tomar el CMB para definir el próximo rival de Alvarez. ¿Lo obligarán a enfrentar al rival mandatorio o permitirán que elija nuevamente su oponente? El CMB deberá responderlo después del sábado.