Extiendan firma de Dickey o vendan a Mets

Actualizado el 16 de noviembre de 2012
por Buster Olney
R.A. DickeyJim McIsaac/Getty ImagesDickey lideró la Liga Nacional en ponches, entradas y blanqueadas en ruta al premio Cy Young

R.A. Dickey parecía un poco agitado después de ganar el premio Cy Young la otra noche, y no se le puede culpar, dado el viaje loco que lo llevó hasta este lugar -- los fracasos, las desilusiones devastadoras, la renovación de un sueño y el estrellato en este punto tan avanzado de su vida en el béisbol.

Agradeció profusamente a los Mets de Nueva York por darle una oportunidad, por creer en él. Es una persona profundamente reflexiva y sincera, y cada palabra que decía era verdadera. El telón de fondo de todo esto, por supuesto, es el debate en curso sobre qué harán los Mets con él -- firmar una extensión más allá de la temporada del 2013, cuando ganará $5 millones, una ganga increíble, o cambiarlo. Los Mets han hablado con otros equipos sobre un posible acuerdo después de no estar satisfechos con precio solicitado por Dickey durante las negociaciones.

Esta es la conclusión: Si los Mets no encuentran una manera de volver a firmar al lanzador de 38 años, la familia Wilpon debe vender el equipo. En serio.

Estoy seguro de que los Mets están recibiendo propuestas de negociaciones interesantes de otros equipos, y tal vez les ofrecerán algunos prospectos útiles. Pero es muy dudoso que otro club vaya a ofrecer un prospecto estrella por un lanzador nudillero no muy lejos de su cumpleaños número 40. Puedes obtener un prospecto B +, pero lo Mets no van a obtener a Jurickson Profar por Dickey.

Estoy seguro de que cualquiera que sean las demandas del contrato de Dickey que probablemente asusten a los Mets son las mismas razones por las cuales otros equipos no van ceder prospectos. Es muy mayor de edad. Su lanzamiento fundamental es efectivo cuando tira bien, pero un desastre cuando lanza mal. El miedo de los Mets, en el fondo, sería compartido por cualquier otro equipo en su situación: Dickey podría pasar de ser el mejor lanzador de la Liga Nacional a ser uno de los peores muy rápidamente si no puede lanzar su envío peculiar de la manera correcta.

¿Pero, sabes qué? Ellos son los Mets de Nueva York. Ellos juegan en el mercado más grande de béisbol del mundo. Ellos no son los Marlins de Miami. Ellos no son los Rays de Tampa Bay. Ellos deberían ser capaces de asumir algunos riesgos, especialmente después de la próxima temporada, cuando el contrato de Johan Santana está programado para expirar.

No sé exactamente lo que los Mets le están ofreciendo a Dickey en una extensión, ni exactamente lo que el lanzador está pidiendo. Pero si los Mets le realizan una oferta agresiva de dos años o una oferta respetable de tres años, dudo que Dickey la rechace. Debido a su historia, debido a su viaje. Él aprecia todo lo que ha obtenido hasta este punto. Él no está tratando de obtener un contrato como los de Zack Greinke o CC Sabathia.

Y si los Mets están preocupados por posiblemente pagar demasiado por Dickey, pueden consolarse con el hecho de que han tenido la suerte de pagarle poco al derecho en el último par de temporadas, y en el próximo año. Ha sido de un valor en dólares increíble a cambio de la producción obtenida.

Viene de una temporada histórica, por la que ganó el premio Cy Young. Presenta cero riesgos como persona, debido a su gran integridad.

Fírmenlo. Páguenle. Ofrézcales a los aficionados una razón para ver al equipo. Los Mets han bajado su nómina de $144 millones a $92 millones en los últimos dos años, y probablemente va a permanecer en ese lugar o bajará un poco más en el 2013, depende de los movimientos que hagan. Ellos deben tener la flexibilidad financiera necesaria para sentirse bien consigo mismos al volver a firmar Dickey por a un acuerdo de varios años más allá del próximo, y si sus circunstancias económicas actuales le impiden a la familia Wilpon otorgar una extensión merecida a su lanzador abridor estrella favorito de los aficionados, entonces deben descargarle el equipo a alguien que lo maneje como el club de mercado grande que es.

Cierre de los premios

Cuando tú llenas una boleta de premios, buscas algo que te aclare la decisión, algo que te simplifique la selección. Y apostaría que los escritores votantes de la Liga Americana y la Liga Nacional por el premio al Jugador Más Valioso estaban buscando esa escotilla para tomar una decisión difícil. Lo sé porque he estado su lugar.

Buster Posey vs. Ryan Braun fue una decisión difícil, estadísticamente. Braun tuvo mejores números totales, pero yo estaría dispuesto a apostar que algunos escritores se inquietan ante la idea de poner Braun en el número 1 en las urnas, dado los acontecimientos del invierno pasado, cuando tuvo una prueba positiva de drogas para mejorar el rendimiento revocada en apelación.

Pero el hecho de que el equipo de Posey llegó a los playoffs -- y el equipo de Braun no -- provee una escotilla. Eso lo hizo fácil. A través de la historia, el éxito del equipo ha jugado un papel significativo en la votación de Jugador Más Valioso. Pregúntale a los fantasmas de Ted Williams y Joe DiMaggio.

Y lo mismo puede decirse de la votación por el Jugador Más Valioso de la Americana. Los gerenciales pensaron que era una obviedad absoluta que Trout lo ganara, y los uniformados pensaron que Cabrera era una elección ridículamente fácil. Pero cuando los Tigres llegaron a los playoffs y Los Ángeles no -- listo -- apareció la salida fácil para los escritores. No culpo a algunos de ellos por tomarla, ya que la decisión entre Cabrera/Trout era una opción increíblemente difícil.