Panorama negro en Pittsburgh

Actualizado el 19 de noviembre de 2012
por Pablo Viruega

Byron LeftwichAPLos Steelers cayeron ante los Ravens, pero además van a perder por lesión a Byron Leftwich.

BRISTOL -- Lo que les faltaba a los Pittsburgh Steelers... que su quarterback suplente, Byron Leftwich, saliera lesionado después de la derrota contra los Baltimore Ravens. Leftwich no podrá jugar, al menos, contra los Cleveland Browns la siguiente semana debido a que sufrió la fractura de dos costillas. Pittsburgh tendrá que ir con el tercer mariscal de campo, Charlie Batch.

En las temporadas pasadas, los Steelers nos han demostrado que a pesar de las lesiones son un equipo que siempre encuentra la forma de ganar y nunca hay que descartarlos de la lucha por el pase a los playoffs. Pero lo que enfrenta el equipo es un panorama muy obscuro en las fechas donde se define la división contra sus rivales Ravens.

Este domingo fue el primero de dos partidos contra Baltimore en un lapso de tres semanas, además de que en las dos siguientes tendrán salidas divisionales (en Cleveland y en Baltimore). Hoy más que nunca dependerán del juego terrestre y de la defensiva, algo que no es extraño en la historia de la franquicia, pues ese ha sido el sello en casi todas las victorias de Super Bowl. La defensiva, a pesar de la ausencia de Troy Polamalu, ha sabido mantener el nivel y logró frenar el ataque de Baltimore, pues la única anotación vino en equipos especiales. Después de una semana donde le permitieron a los Chiefs correr para más de 140 yardas, frenaron a Ravens en menos de 50. De hecho, sólo dos equipos les han superado las 100 yardas por tierra, y sólo tres les han pasado de las 300 totales. Pero a diferencia de otras temporadas, la defensiva no ha provocado intercambios de balón, son la Nº 30 de la NFL.

La ofensiva ha tenido cualquier cantidad de bajas con los linieros ofensivos, corredores y ahora con los quarterback. Batch conoce bien al equipo, pero ha sido uno de los tantos lesionados, al grado que perdió el segundo equipo con Leftwich, quien ayer demostró que no tiene fuerza en el brazo, además de lesionarse en la primera serie ofensiva y que terminó el partido con dos costillas fracturadas. Pittsburgh no tiene salida tiene que ir con Batch, pues en estos momentos es la única opción que tiene para ganar partidos. Descarten contratar jugadores en la agencia libre y que los pongan como titulares; seguro se harán de algún pasador en la agencia libre, pero como suplente, no para iniciar, debido que se tendría que aprender el sistema y eso no lleva dos o tres días, además de que no tendría la coordinación con receptores y corredores.

Pittsburgh necesita hoy más que nunca de su línea ofensiva, unidad que en las últimas temporadas ha sido la parte flaca del equipo. Necesita del juego terrestre, algo que en las temporadas pasadas habían olvidado un poco. Pero, en cuatro de los últimos cinco juegos han superado las 100 yardas. De hecho, en la temporada han rebasado en cinco ocasiones las 100 yardas con marca de 4-1, su única derrota fue ahora contra Ravens. Si los Steelers quieren pelear por la postemporada dependerán (en el lado ofensivo) de correr el balón, eso le dará mucha tranquilidad al que sea puesto como quarterback. Otro aspecto importante son los equipos especiales, ahí también tienen que aparecer. Es decir, todas las áreas deben apoyar la debilidad ofensiva y buscar limitar los errores de los quarterbacks que estén en lugar de Roethlisberger.

El calendario restante para Pittsburgh presenta tres partidos fuera (Cleveland, Baltimore y Dallas Cowboys), cuatro divisionales (en Cleveland, en Baltimore, Cincinnati Bengalsy Cleveland) y San Diego Chargers. Ninguno de los anteriores rivales debería presentar dificultad para los unos Steelers sanos, pero con las bajas y la inoperancia de la ofensiva, al menos mostrada ante Baltimore en el domingo por la noche, queda un panorama poco alentador para Pittsburgh, sobre todo, tomando en cuenta que Baltimore está más cerca de ganar la división. Pero, como lo decía más arriba, con los Steelers he aprendido que jamás hay que descartarlos. Están hechos de acero.