Reacción al triunfo de Niners sobre Bears

0:14 ET
Actualizado el
por Rafael Zamorano

MÉXICO -- Algunas reflexiones en torno a la paliza de los San Francisco 49ers sobre los Chicago Bears en el "Monday Night Football" de la Semana 11:

La autoridad en la NFC: Los Niners vapulearon a los Bears en un partido que suponíamos sería más cerrado, porque se trataba de dos equipos que podrían pelear el primer lugar en la siembra de la Conferencia Nacional, junto a los Atlanta Falcons y Green Bay Packers. Para los que esperábamos un partido cerrado, fue una decepción, pero al mismo tiempo, una decepción bienvenida, porque lo que hicieron los Niners fue de admirarse. Ahora veremos si los Bears serán capaces de levantarse de un duro golpe anímico para volver a levantar la mano como candidatos, y si los Niners no sufren un exceso de confianza que los haga caer nuevamente como en el juego en que perdieron ante los Minnesota Vikings, o el empate ante los St. Louis Rams.

Marca dudosa: La marca de 7-3 de los Bears es de respeto, pero mirando hacia atrás, sólo han logrado vencer a un equipo con marca ganadora en el año: los Indianapolis Colts en la Semana 1. Con esta derrota, caen momentáneamente al segundo lugar divisional en la NFC Norte, por el criterio de desempate en contra de los Packers, y aún tienen un compromiso pendiente contra Green Bay en la Semana 15. Antes de eso, tendrán la oportunidad de demostrar ante los Seattle Seahawks y los Vikings en dos ocasiones, que su récord no es ficticio y que son un serio contendiente en la Nacional.

Aldon Smith
APSmith tuvo el paso libre hacia el mariscal de campo toda la noche

Luces, cámara, Aldon: El apoyador externo de los Niners, Aldon Smith, se llevó la noche con 5.5 capturas de mariscal de campo, que lo catapultan al liderato de la NFL por encima de Von Miller de los Denver Broncos, quien se despachó con tres en la jornada. Smith fue simplemente imparable a lo largo de la velada, aprovechando todas las ocasiones en que los tackles ofensivos de Chicago, Gabe Carimi y J'Marcus Webb, lo invitaron a pasar a su backfield. Está claro que su socio Justin Smith, el ala defensiva, tuvo mucho que ver. Cada vez que Smith atacaba el hueco "B" entre guardia y tackle, Aldon Smith encontraba el camino libre pasando por detrás de este, pasando por el carril que dejaba libre Chilo Rachal, quien se abría en persecución de Justin Smith. Cada vez que los Niners mandaron la maniobra de trenza por el lado izquierdo de la línea de Chicago, funcionó, impidiendo a Jason Campbell poder meterse en sus lanzamientos con un sólido paso al frente. Toda la defensiva de los Niners lució espectacular, pero los Smiths consiguieron destacarse por sobre sus compañeros.

Noche en patines: Carimi y Webb tuvieron una noche de pesadilla. Aldon Smith alineó a ambos lados de la línea, y desde los dos extremos los hizo pagar. En el segundo medio, Carimi en particular parecía un hombre derrotado, que se había dado por vencido. Hasta en jugadas de pase pantalla o carrera, cuando debía salir de trampa para bloquear, era lanzado hacia atrás con extrema facilidad. Ninguno de los dos tackles ofensivos pudo anclar en contra de los cazamariscales de San Francisco, y Chicago se llevó un buen susto cuando Campbell quedó tirado en una jugada en que Ahmad Brooks consiguió el doblete (captura y balón suelto forzado). Quedarse sin Jay Cutler y Campbell podría haber sido trágico para los Bears, pero afortunadamente Campbell se repuso rápidamente. Eso sí, tendrá que jugar mejor si es que Cutler --quien ni siquiera hizo el viaje a San Francisco-- no está listo para volver al emparrillado.

CK7: El debut de Colin Kaepernick como mariscal de campo titular fue de ensueño. ¿Se acuerdan cuando los aficionados de San Francisco, quejándose de Alex Smith durante la temporada baja, me preguntaban qué mariscal de campo podían reclutar en el draft los Niners para desarrollar a futuro? En aquel momento respondí, ya lo tienen en plantilla, y les costó una selección de segunda ronda del 2011. San Francisco hizo un buen trabajo abriendo el abanico ofensivo con sinnúmero de formaciones ofensivas que mantuvieron a Chicago adivinando toda la noche, corrieron en balón con autoridad entre los tackles --aún contra ocho defensivos en la caja-- y los pases con engaño de carrera funcionaron casi siempre. No hay mejor fórmula para presentar a un mariscal de campo nuevo que arroparlo con un excelente plan de juego. Mike Tice debió estar tomando nota del gran trabajo de su contraparte, Greg Roman.

¿Controversia de quarterback? No seamos presos del momento. Gran partido de Kaepernick, pero Smith sigue siendo --como lo declarado en varias ocasiones-- el hombre de confianza de Jim Harbaugh. No hay nada más peligroso en la NFL dejarse llevar por un puñado de intentos de pase de un mariscal de campo joven y sin experiencia, sin importar lo bien que haya jugado. Si no me creen, volteen a ver a Kevin Kolb con los Arizona Cardinals.