Tijuana y León... Gloria asegurada

Actualizado el 19 de noviembre de 2012
por David Faitelson

Increíble, asombroso, dos equipos de reciente ascenso a la división máxima jugando una semifinal de la primera temporada en la Liga MX. Hubo y hay siempre una coherencia clara entre lo que pretenden en la cancha y fuera de ella. Esa labor, esa responsabilidad les está dando frutos rápidamente en un futbol a donde no solo planearon llegar, sino también competir.

LOS ANGELES, CA.- No hay una fórmula mágica. No es un milagro y de ninguna manera habría que justificarlo todo a una cuestión fortuita. Atrás de ellos, hay primero una intención, un proyecto claro y un trabajo profundo.

Nadie le regaló nada a Tijuana y a León. Están donde están por méritos propios.

Para los más escépticos, incluyéndome, tengo malas o buenas noticias: uno de los dos equipos de reciente ascenso a la primera división del futbol mexicano será parte de la gran final del primer torneo de la Liga MX. Que si está bien o está mal, o si es el resultado adecuado para una liga que pretende ganar un reconocimiento internacional por su nivel competitivo, es otra historia, otra polémica muy diferente.

En León y en Tijuana hubo y hay siempre una coherencia clara entre lo que pretenden en la cancha y fuera de ella. Esa labor, esa -le llamaría yo- responsabilidad les está dando frutos rápidamente en un futbol a donde no solo planearon llegar, sino también competir.

Dos estadios pasionales, entregados, calientes "saludan" a los dos equipos como otra muestra evidente de que lo que han fincado tiene que ver con algo más que once jugadores, un entrenador y un equipo que sabe ganar. Tijuana y León fueron plantados en una tierra fértil, pero alimentados gradualmente, en un proceso donde tenían que crecer despacio, de manera estructurada, con orden e inteligencia. Dinero siempre hubo en los dos grupos que están detrás de los equipos para hacerlo con la fórmula antigua: comprar la franquicia, buscar un promotor, comprar refuerzos y hacerse de un entrenador. ¿Cuántos y cuántos proyectos endebles como esos quedaron destrozados en el camino? No, ellos eligieron el camino largo, donde primero competirían en la división de ascenso para ganarse el sitio, donde trabajarían en el desarrollo de fuerzas básicas a la par de la chequera que encontraba los refuerzos. El entrenador adecuado, los directores deportivos correctos y el plan final, el de aterrizar con propiedad en la Liga.

Hay, es verdad, algunos temas que quedaron y quedaran pendientes: uno de ellos depende de un grupo que es dueño de una casa de apuestas deportivas, con lo cual se aproxima a una línea demasiado peligrosa y, el otro, es parte de una multipropiedad que le da ventajas sobre los demás y que genera sospechas en la credibilidad misma del deporte.

Tijuana y León. La gloria para ellos no significa vencerse el uno al otro esta semana. La gloria para ellos significa que están aquí.