Los Pats son amo y señor en el Este

12:54 ET
Actualizado el
por Sebastián Martínez Christensen

Stevan RidleyRobert Mayer/US PresswireCuando Stevan Ridley es exitoso por tierra, la ofensiva de los Patriots es imposible de detener

MIAMI -- Los New England Patriots vencieron a domicilio a los Miami Dolphins, y extendieron su dominio en la AFC Este.

Ha ganado nueve de los últimos 10 títulos divisionales --los Dolphins ganaron en el 2008--, y ya llevan 12 temporadas consecutivas con récord ganador.

En otras palabras, hay que agacharse ante el rey.

En una liga tan pareja, las diferencias ente los equipos son mínimas.

Buscando simplificar este concepto, se puede decir que los grandes equipos saben cerrar los partidos, y los mediocres no.

Bill Belichick y Tom Brady han hecho un arte de definir encuentros, y este domingo en Miami no fue la excepción.

Los Patriots habían tenido problemas para correrel ovoide durante toda la tarde. Sin embargo, cuando más importó --Miami no tuvo ni a Cam Wake ni a Jared Odrick en esa última serie--, dominaron las trincheras y movieron el balón a placer para colocar el partido en la nevera.

"Ellos hicieron las jugadas sobre el final del partido y merecieron ganar", admitió el entrenador de los Dolphins, Joe Philbin. "Cuando más importa, respondieron".

Correr efectivamente cuando todos esperan acarreos es muy difícil, pero New England siempre lo ha sabido hacer. Incluso en el año en que Brady lanzó 50 touchdowns, ese ataque terrestre terminó noveno en la NFL; el grueso de esas yardas fue cuando ya estaban en ventaja.

Con un ataque terrestre renovado de la mano de Steva Ridley, quien corre con potencia y tiene buenos pies, y Shane Vereen, la ofensiva de los Patriots es nuevamente de temer.

Sin su ala cerrada Rob Gronkowski, y a pesar de que hoy Aaron Hernández dejó caer muchos pases, los Patriots son potencia por aire.

Wes Welker, a pesar de que no recibe el respeto que se merece, hoy ya acumulaba 10 recepciones a mediados del segundo cuarto.

Brady suele tener problemas ante Miami, y hoy no se sintió del todo cómodo. De hecho, fue interceptado por primera vez en 202 pases por Reshad Jones --hoy por hoy la única garantía de la secundaria de los Dolphins-- y lo capturaron en cuatro ocasiones.

Pero hoy se escapó con el triunfo a pesar de ello.

Muchas críticas ha recibido la defensiva de New England, merecidas por cierto. Aunque esta temporada han dado un paso adelante.

No sólo por grandes adiciones vía draft como Chandler Jones, sino porque a pesar de algunos huecos se han transformado en una unidad oportunista.

Están primeros en la liga con 18 balones sueltos recuperados y sextos con 14 intercepciones.

Tienen algunos jugadores interesantes que no reciben tanta atención como Trevor Scott, y Vince Wilfork es sencillamente un ancla allí en el centro.

En Miami hubo afición récord esta temporada --más de 72.000 simpatizantes--, de los cuales una buena porción eran de los Pats.

Contentos ellos porque pudieron atestiguar como New England sigue siendo amo y señor de la AFC Este.

¿Les alcanzará para ser candidatos al Super Bowl?

Teniendo a Tom Brady bajo la tutela de Bill Belichick, a un ataque terrestre renovado y a una defensiva que mejora semana a semana, yo no apostaría en su contra.