Pitchers en las reuniones invernales

Actualizado el 3 de diciembre de 2012
por Jorge Morejón
SorianoJim McIsaac/Getty ImagesRafael Soriano debe ser uno de los lanzadores más solicitados en las reuniones invernales

Más allá de Josh Hamilton, el agente libre de mayor renombre en esta temporada baja, las reuniones invernales que se celebran entre el lunes 3 y el jueves 6 de diciembre estarán centradas en los lanzadores.

Y aunque el derecho Zack Greinke parece el más codiciado de los serpentineros disponibles, el premio gordo podría ser el zurdo David Price, ganador del Cy Young de la Liga Americana con los Rays de Tampa Bay.

Price aún demorará hasta el 2016 para llegar a la agencia libre, pero es elegible para arbitraje salarial en un momento en que, gracias a sus logros recientes, puede solicitar un salario demasiado alto para los bolsillos de los Rays, que acaban de amarrar hasta el 2023 a su pelotero franquicia, el antesalista Evan Longoria.

El zurdo ganó 4.35 millones en el 2012 y debería recibir un incremento considerable para la próxima temporada, por lo que no sería descabellado un canje a otro equipo, por el que Tampa Bay podría recibir una buena tajada para cubrir sus principales necesidades.

Sin embargo, parece más factible que los Rays pongan en el mercado al derecho James Shields, quien entra en el año final de su contrato, con lo que se quitarían de encima los nueve millones que tendrían que pagarle en el 2013, además de una opción por 12 millones para el 2014.

Al menos uno de los dos debe haber cambiado de equipo para el fin de semana.

Por su parte, los Angelinos de Los Ángeles parecen haber perdido el liderazgo en la búsqueda de Greinke, tras adquirir al derecho Tommy Hanson en canje con los Bravos de Atlanta.

La gerencia de los Angelinos ha dejado en claro que no le pagará más que a su astro Jered Weaver, quien ganará un promedio de 17.5 millones por los próximos cuatro años, cifra inferior a lo que anda buscando el agente de Greinke, Casey Close.

De esta manera, serían los Dodgers, que andan enfrascados en una desenfrenada cascada de gastos, los favoritos para hacerse con los servicios del lanzador derecho de 29 años, quien también es pretendido por los Rangers de Texas y por los Nacionales de Washington, estos últimos al parecer decididos a seguir fortaleciéndose tras su exitosa campaña del 2012.

Otro de los lanzadores que más interés despierta es el apagafuegos dominicano Rafael Soriano.

Con la inestabilidad mostrada por la mayoría de los cerradores, que salvo excepciones, sufren bajones de calidad de un año para otro, Soriano es una apuesta bastante garantizada, sobre todo después de calzarse con todas las de la ley los zapatos del panameño Mariano Rivera.

El dominicano es cliente de Scott Boras, quien está tratando de conseguirle un pacto de al menos dos temporadas con los Tigres de Detroit, equipo que dejó partir a la agencia libre al también quisqueyano José Valverde, de labor miserable en la postemporada.

Y el venezolano Aníbal Sánchez será otro que despierte mucho interés en estas reuniones que se llevan a cabo en el hotel Gaylord Opryland de Nashville, Tennessee.

Sánchez, de 28 años, lleva tres temporadas consecutivas con más de 31 aperturas y 195 innings de labor, signo fehaciente de que sus problemas de salud son cosas del pasado.

El venezolano, que pasó los primeros seis años de su carrera con los Marlins, llegó a mitad del 2012 a los Tigres y tras algunos tropiezos iniciales, logró hacer la transición de la Liga Nacional a la Americana.

Pero lo que más valor debe haber añadido a Aníbal Sánchez fue su labor en la postemporada, etapa en la que dejó efectividad de 1.77 en tres partidos iniciados, con 20.1 entradas trabajadas, 18 ponches propinados y 0.984 hits o bases por bolas permitidos por inning.

La clave está en cuánto dinero esté pidiendo y cuán largo sea el contrato que pretende, así como la disposición de los equipos para firmarlo a largo plazo.