Pacquiao y Márquez: las reglas del "juego"

Actualizado el 10 de diciembre de 2012
por David Faitelson

Como hace exactamente 391 días, cada boxeador tenía sus propias prerrogativas: El filipino será siempre favorito cuando se trata de una pelea de boxeo. Márquez será siempre un rival de alta peligrosidad cuando afronte a Pacquiao y la poderosa y siniestra industria del boxeo estará del lado de quien deje mejores dividendos económicos. En medio de todo ellos, dos boxeadores, dos hombres, dos guerreros que, sin duda, dignifican un deporte llamado boxeo.

LAS VEGAS -- Las mismas preguntas, las mismas respuestas 391 días después.

Manny Pacquiao es el favorito. Juan Manuel Márquez tiene con que hacerle daño y la industria del boxeo se vería mas favorecida, sin duda, con una victoria del filipino. Esas parecen ser las reglas del juego. Más claras ni el agua.

Hay algo mucho más importante en juego que el eventual éxito de Manny Pacquiao o de Juan Manuel Márquez este sábado aquí en Las Vegas: la credibilidad del boxeo.

Las últimas dos apariciones en el cuadrilátero del MGM Grand del máximo fenómeno de la época en el pugilismo profesional ha sugerido parajes de incertidumbre y de duda: Manny Pacquiao no le ganó a Juan Manuel Marquez el 12 de noviembre y los jueces dijeron que él había ganado. Y Manny Pacquiao no perdió ante Timothy Bradley 9 de junio y los jueces dijeron que él había perdido.

Pero no hay que temerle totalmente a la señora Adalaide Byrd o a los señores Steve Weisfeld o John Keane, los jueces designados para la pelea de este sábado. A lo que realmente hay que temerle es a la poderosa industria del boxeo, a los casinos y a las fuerzas que se esconden detrás de las marquesinas de luces en Las Vegas boulevard.

La báscula de este viernes solo estableció el peso corporal de los boxeadores, pero no estableció el eventual peso de un triunfo o de una derrota en el desenlace de esta cuarta pelea. ¿Cuánto vale una victoria de Pacquiao? ¿Cuánto una derrota? ¿Le interesa a la industria boxística que Márquez levante los brazos finalmente después de 36 rounds donde ha dejado en evidencia su capacidad para competir?

Es evidente que Pacquiao tiene la "llave". Que de su resultado puede depender el futuro mismo de este deporte y quizá hasta el final de una era que ha llenado con categoría y lujo sobre el cuadrilátero y que ha producido cientos de millones de dólares a su alrededor. Pacquiao no solo supera en peso a Márquez para la cuarta cita también lo supera en el peso emocional y económico, pero Márquez es un competidor nato. A sus 39 años tiene con qué volver a complicarle la noche al filipino y confirmarse como uno de los grandes en la historia del boxeo mexicano.

Al final del día, las reglas y las circunstancias parecen ser las mismas que hace 391 días: Pacquiao es el favorito. Márquez tiene los recursos para hacerle daño y la industria boxística -los jueces- serán siempre parciales hacia quien representa los intereses de este deporte.

Para mí, independiente de la resolución, la noche del MGM tiene a dos boxeadores, a dos hombres, a dos guerreros que, sin duda, dignificaban un deporte llamado boxeo.