Lo bueno, lo malo y lo feo de la Semana 14

Actualizado el 11 de diciembre de 2012
por Rafael Zamorano

Josh BrentAPJosh Brent asistió a los servicios funerarios de Larry Brown para acompañar a la familia de su amigo.

MÉXICO -- Algunos de los puntos más notables de la Semana 14 de la NFL:

Lo bueno: Debo admitir que me emociona un poco que se hayan cerrado un par de contiendas divisionales. La AFC Norte sigue estando al alcance de Baltimore, pero los Ravens perdieron la gran oportunidad de aprovechar los descalabros de los Pittsburgh Steelers y los Cincinnati Bengals. La carrera divisional que sí se puso más emocionante fue la NFC Este. Los Washington Redskins y Dallas Cowboys vencieron, respectivamente a Ravens y Bengals, pero los New York Giants ganaron un partido crítico ante los New Orleans Saints para no ceder terreno en la competencia por la corona divisional. El Steelers-Cowboys de la siguiente jornada será crítico para ayudar a esclarecer el panorama de ambas divisiones.

Lo malo: Los Buffalo Bills todavía no alcanzan a comprender la clase de arma que tienen en C.J. Spiller, ni cuáles serían las formas ideales para utilizarlo. Siete acarreos para 37 yardas, para el jugador más explosivo de un equipo con marca de 5-8 lo dice todo. No es como si a Buffalo le sobraran los jugadores explosivos. Es una pena que Fred Jackson tenga que lastimarse para que los Bills volteen a ver a Spiller. Mi recomendación para Chan Gailey sería pedir prestadas algunas cintas de los New Orleans Saints cuando Sean Payton tenía en el campo al mismo tiempo a Pierre Thomas y Reggie Bush, moviendo a este último desde el backfield, hasta la ranura, hasta el perímetro, para desbalancear a las defensivas rivales. Claro, sólo hay un balón, pero el que en una jugada dada el ovoide sea para uno de los dos corredores no significa que el otro no pueda ayudar para atacar al rival.

Lo feo: Una semana después de los eventos trágicos que sacudieron a los Kansas City Chiefs, la NFL se volvió a vestir de luto cuando falleció el apoyador Jerry Brown en un accidente automovilístico en el que, aparentemente, su amigo y conductor del vehículo Josh Brent, conducía bajo los efectos del alcohol. Ahora surge la versión de una supuesta testigo --una mujer llamada Stacee McWilliams--, quien afirma que Brent dejó a Brown adentro del auto, en llamas y volcado, sin auxiliarlo, hasta que ella se cansó de insistirle. La testigo también afirma que Brent dejó a Brown tirado sobre el camino, y que desapareció. No vamos a utilizar este espacio para tratar de calificar o descalificar testimonios, ni juzgar sobre las acciones de Brent. Sin embargo, no podemos dejar de señalar el enorme reto que enfrenta ahora el tackle nariz de los Dallas Cowboys, quien podría enfrentar de dos a 20 años de prisión si se le encuentra culpable en juicio. Para Brent --un chico que venía jugando admirablemente para Dallas en un rol de reemplazo por el lesionado Jay Ratliff--, perder a su mejor amigo en una circunstancia tan trágica es algo inimaginable. Su futuro como jugador de fútbol americano está en serio riesgo, lo mismo que su libertad. Brent asistió a los servicios funerarios de Brown a petición de la madre del apoyador fallecido, lo cual habla de la cercanía entre ambos jóvenes. Realmente se trata de una situación horrible para todos los involucrados.

La frase de la semana: "Déjenme empezar diciendo que pido una disculpa a los fanáticos y todas las personas relacionadas con nuestra organización. El día de hoy fue vergonzoso. Le debemos una disculpa a nuestros fanáticos, nuestro apoyo, y debemos ofrecerles un mejor producto", Ken Whisenhunt, entrenador en jefe de los Arizona Cardinals después de la lamentable demostración ante los Seattle Seahawks, en que perdieron por 58-0. Los Cardinals, a lo largo de su historia han tenido muchísimos puntos bajos como franquicia. Pocos han llegado a las profundidades de lo que ofrecieron el pasado domingo.