Lo bueno, lo malo y lo feo de la Semana 15

19:52 ET
Actualizado el
por Rafael Zamorano

Calvin JohnsonGetty ImagesDiscretamente, Calvin Johnson está teniendo una temporada que será recordada por años.

MÉXICO -- Algunos de los puntos más notables de la Semana 15 de la NFL:

Lo bueno. La carrera por los récords. En la misma campaña en que cayó la legendaria marca de Johnny Unitas de partidos consecutivos con al menos un pase de anotación, a manos de Drew Brees, hay un puñado de marcas añejas que también corren riesgo de quebrarse a dos juegos de terminar la campaña. Adrian Peterson acumuló 212 yardas para ponerse en 1,812 para la campaña. Se encuentra a solamente 293 yardas de las 2,105 conseguidas por Eric Dickerson en 1984. Calvin Johnson lleva 1,667 yardas por recepción, colocándose a 181 yardas de la marca de todos los tiempo de Jerry Rice. Andrew Luck requiere apenas 74 yardas más por pase para hacerse con el récord que ostenta Cam Newton con 4,051, impuesto la campaña pasada. Adicionalmente, cabe mencionar que Robert Griffin III ya rompió una marca de Cam Newton, por yardas terrestres para un mariscal de campo novato, con las 748 que lleva en la campaña. Russell Wilson necesita cinco pases de anotación para igualar a Peyton Manning por mayor número de pases de anotación como novato (26). Del lado defensivo del balón, J.J. Watt y Aldon Smith llevan 19.5 capturas cada uno, a tres de distancia del récord absoluto de Michael Strahan. Charles Tillman ya empató la marca de Osi Umenyiora por mayor cantidad de balones sueltos forzados en un año, con 10. Los libros de marcas de la NFL podrían tener varios apartados nuevos cuando acabe la presente campaña.

Lo malo. Las blanqueadas. En la era de la "NFL videojuego", donde las reglas están orientadas a abultar los marcadores de los partidos, es inadmisible que un equipo no pueda anotar un sólo punto en 60 minutos de partido. En la Semana 15, tres equipos se fueron en blanco, luego de que solamente se registraran dos blanqueadas en las 14 jornadas previas. Particularmente preocupante es el caso de Buccaneers y Chiefs, quienes enfrentaron defensivas menos que sólidas en Saints y Raiders, respectivamente. Una blanqueada de vez en cuando habla bien de las defensivas, pero tres en la misma jornada habla mal de los coordinadores ofensivos.

Lo feo. La falta de respeto entre el entrenador asistente Bryan Cox y el apoyador Adam Hayward, de los Buccaneers. Una cosa es estar encendido por el mal desempeño del equipo, pero otra es enfrascarse en gritos y empujones en un equipo profesional. Cox empezó, empujando en primera instancia a Hayward, pero Hayward magnificó el incidente respondiendo el empujón a su entrenador. Predeciblemente, el entrenador en jefe Greg Schiano ha minimizado el incidente, restándole importancia. Sin embargo, llega en una jornada en la que hubo rumores de que algunos jugadores de los Bucs estaban en desacuerdo con el modo en que Schiano y sus asistentes dirigían, con un jugador declarando de forma anónima, "Que se regrese al colegial". ¿Se aproxima un motín en el barco bucanero?

La frase de la jornada: "Adrian es un tipo con clase. Ya no sigo el fútbol americano. No sigo los deportes. Sólo veo los resúmenes, y es un gran jugador. No quiero que quiebre mi récord, pero le deseo lo mejor", Eric Dickerson, hablando de Adrian Peterson y su marca de yardas terrestres en una campaña. Pocos son los jugadores que exhiben la honestidad suficiente como para decir públicamente que no quieren ver superadas sus marcas.