2013: ¿Un año de transición?

18:48 ET
Actualizado el
por Bernardo Pilatti
Floyd Mayweather y Saúl ÁlvarezGetty Images - Tom Casino/Showtime

Cuando aún no se apagaron los ecos del impresionante KO de Juan Manuel Márquez sobre Manny Pacquiao en el sexto asalto de su cuarta pelea, la posibilidad de un quinto combate domina todas las expectativas del boxeo de elite para el 2013.

Y pese a que no hay ninguna garantía de que esa batalla pueda ocurrir, a falta de otros súper combates en agenda, todas las esperanzas están cifradas en la posibilidad de que la saga entre el mexicano y el filipino se prolongue de manera inusual hacia un quinto duelo.

El mes de enero, seguramente, nos traerá alguna respuesta, aunque cualquier cosa puede ocurrir, incluso que no haya quinta pelea y los dos rivales decidan colgar los guantes, como vienen siendo presionados desde su entorno familiar.

Pase lo que pase, el 2013 marcará una clara transición durante la cual las tres figuras dominantes del último tiempo, al menos en las taquillas, le dirán adiós a los ensogados. Pacquiao, Márquez y posiblemente Mayweather, alistan maletas para dejar el camino libre a las nuevas generaciones.

¿Grandes batallas? Siempre las habrá, aunque cada vez se hará más difícil predecirlas de antemano. En lo estrictamente comercial, se supone que en mayo Floyd Mayweather logre alguna recaudación sideral si prospera el combate contra Saúl Canelo Alvarez y en septiembre nadie duda que la revancha entre Sergio Maravilla Martinez y Julio Cesar Chavez Junior, por el cetro mediano del CMB, concentre toda la atención mediática.

En los súper medianos, se terminó la magia y no se ve a nadie que le dispute la supremacía a Andre Ward. Algo parecido sucede en la aburrida división de los pesos pesados donde nada ocurrirá, excepto que alguno de los hermanos Klitschko decida retirarse para que veamos un campeón diferente.

Las expectativas mayores se concentran en los pesos menores. El triple campeón súper gallo Nonito Donaire: ¿sube a 126 o sigue directo a las 130 libras? O con el campeón ligero del CMB, Adrien Broner: ¿limpia primero las 135 antes de llegar a las 140 libras?

Los súper ligeros prometen ser la gran atracción del 2013, porque a la llegada a esta división de la considerada próxima súper estrella (Broner) , se suma la presencia de una lista de figuras con mucha atracción como Danny Garcia, Brandon Ríos, Amir Khan o los argentinos Lucas Matthysse y Marcos Rene Maidana.

El peso pluma, debería ser la otra gran atracción del 2013. En las 126 libras, tan temprano como el 19 de enero se define mucho de lo que podemos esperar cuando en una de las batallas que más promete se enfrenten Orlando Salido y Miguel Angel García en el MSG por el título AMB. Al ganador de ese duelo le acechará Gary Russell Jr. apuntado como otra de las grandes promesas del futuro.

A ello debemos suponer que los grandes nombres en 122 libras (Nonito Donaire, Abner Mares o el propio Rigondeaux) en algún momento también subirán a la división de los plumas y hasta el propio Juan Manuel López, que está de regreso, será parte del atractivo.

En los súper welter regresa Alfredo Perro Angulo, pero ya no cuentan Erislandy Lara, Vanes Martirosyan o James Kirkland. Los dos primeros, luego del fiasco de su pelea eliminatoria, deberán enfrentarse de nuevo para recuperar terreno perdido.Saúl Canelo Alvarez, el monarca CMB, elige rivales y solo la expectativa pasa por una posible pelea contra Floyd Mayweather. Miguel Angel Cotto, luego de su última derrota, está más afuera que adentro y Austin Trout es campeón pero no tiene gancho, por ello difícilmente lo veremos contra grandes oponentes.

Las figuras del oro olímpico cubano, parecen diluirse debido a la falta de acción. Yuriorkis Gamboa no se mostró bien en su regreso y pese a que ha sonado mucho un posible duelo contra Adrien Bronner, es imposible prever lo que decidirán los promotores. Tal vez, una pelea en ligeros contra Gary Russel Jr. le podría dar impulso a su ya errática carrera.

Algo parecido sucede con Guillermo Rigondeaux a quien definitivamente Nonito Donaire no desea enfrentar. El cubano deberá cruzarse con Mares, Chemito Moreno o alguna figura de peso e incluso podría subir a los plumas buscando rivales. Hasta entonces, su éxito será más ruido que nueces.

En principio, el año que se aproxima tiene el aspecto de ser un período de transición donde las nuevas figuras encontrarán espacios para crecer y los veteranos empezarán a decir adiós. También es cierto que el 2013 no promete ser tan atractivo como el año que termina, aunque como siempre sucede en boxeo es muy difícil predecir. A veces cuando menos apostamos, es cuando más ganamos.