Kendrys Morales sale ganando en el canje

Actualizado el 19 de diciembre de 2012
por Jorge Morejón
Kendrys Morales Kelvin Kuo/US PresswireKendrys Morales ahora está más lejos de ganar una Serie Mundial pero sus números podrían mejorar
Los sueños de ganar una Serie Mundial con los reforzados Angelinos de Los Angeles quedaron pospuestos para el cubano Kendrys Morales, canjeado a los Marineros de Seattle por el lanzador zurdo Jason Vargas.

Pero aunque difícilmente llegue a los playoffs con los Marineros, el cambio es favorable para Morales en todo punto de vista.

En primer lugar, por muy poderosos que se vean los Angelinos, sobre todo después de contratar a Josh Hamilton, nada garantiza de antemano que clasificarán a la postemporada y mucho menos que ganarán el clásico de octubre.

Basta con ver lo sucedido en el 2012, cuando capturaron a Albert Pujols y a C.J. Wilson, los dos agentes libres más cotizados del invierno anterior, y se quedaron fuera de la fiesta.

En Seattle, el cubano tendrá la oportunidad de jugar a diario, sin la presión que implica estar en un equipo contendiente, pero al mismo tiempo desempeñándose en un papel más elevado que él que le tenían reservado los Angelinos.

Su tiempo de juego en Los Angeles estaría en el 2013 quizás más limitado aún que en el 2012, donde sólo defendió la primera base en 28 partidos y en 92 apareció como bateador designado.

Con la llegada de Hamilton, incluso las oportunidades de batear por el lanzador se veían más reducidas, ante la atestada presencia de toleteros capaces de cumplir esa función.

Con los Marineros, Morales tendrá la oportunidad de demostrar que se encuentra totalmente recuperado de la lesión sufrida en el 2010 y que lo sacó de juego por todo el 2011, cuando parecía encaminado a establecerse como una verdadera estrella dentro de las Grandes Ligas.

Y no sólo que ha recuperado sus habilidades ofensivas, aunque ya este año mostró destellos de aquel muchacho que en el 2009 sorprendió a los propios Angelinos con 34 cuadrangulares y 108 carreras impulsadas, que le valieron para quedar quinto en la votación del Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Debe convencer también de que puede jugar con solidez a la defensiva, pues ello podría abrirle las puertas a un gran contrato cuando le llegue el momento de la agencia libre, en el 2014, entonces con 30 años de edad.

Con todo y lo limitado que estuvo la pasada campaña, bateó para .273, despachó 22 jonrones y remolcó 73 carreras en 484 turnos. Además, sumó 26 dobletes y un triple, en franca muestra de que ya puede correr las bases.

Los Marineros obtienen de esta forma a un sólido bateador ambidextro capaz de producir carreras, algo que agradecerá particularmente el venezolano Félix Hernández, tan carente de apoyo ofensivo.

Por su parte, los Angelinos, con mucho ataque, pero necesitados de pitcheo, consiguieron a un serpentinero aceptable, que bien puede ocupar la quinta palza en la rotación de abridores.

Vargas (42-50, 4.35) viene de la mejor de sus siete temporadas en las Mayores, al conseguir balance de 14-11 y efectividad de 3.85 con uno de los peores equipos de todo el béisbol.

El zurdo, que compartió funciones de abridor y relevista en los Marlins y los Mets, sus dos equipos previos antes de llegar a Seattle, se convirtió en parte de la rotación a tiempo completo con los Marineros y se encuentra en el pico de su carrera, así que podría ser de gran ayuda para el conjunto angelino.

El zurdo mexicoamericano, originario de California, ha sido un devorador de innings en las últimas tres campañas, en las que trabajó 611 episodios.