Dolphins eliminados, pero sonrientes

13:52 ET
Actualizado el
por Sebastián Martínez Christensen

Ryan TannehillRonald C. Modra/Sports Imagery/Getty ImagesLos Dolphins irán tan lejos como los lleve Ryan Tannehill en las próximas temporadas

MIAMI -- Los Dolphins llegaron a esta semana 16 con posibilidades matemáticas de clasificar a la postemporada.

La gente tiende a tener memoria a corto plazo, pero me animo a decir que es más que lo que cualquier fanático de los Dolphins esperaba.

Esos sueños de playoffs se desvanecieron cuando Josh Brown acertó su gol de campo desde 43 yardas para clasificar a los Bengals a postemporadas consecutivas por primera vez en 30 años.

Pero como he dicho un sinfín de veces esta campaña, más allá de la decepción entendible de todo fan, ese no era el objetivo.

A fin de cuentas, la temporada de Miami ha sobrepasado las expectativas.

Aunque la gerencia nunca lo iba a admitir, esta era una temporada de transición, y a juzgar por lo visto, el éxito podría estar más cerca de lo que muchos creen.

LIGA DE MARISCALES
Aunque un equipo tenga todo el talento del mundo, no irá nunca a ningún lado sin un mariscal.

Los Dolphins, en los ojos de la gran mayoría, pagaron de más por Ryan Tannehill con la octava selección general del draft.

Si bien es prematuro realizar una evaluación, todo indica que los Dolphins encontraron el mariscal franquicia que hace tiempo venían buscando.

Los números no son descollantes, y ha tenido inconsistencias lógicas de un novato, pero es mucho más mariscal hoy de lo que era cuando inició la campaña.

Tannehill comenzó su carrera en Texas A&M como receptor abierto, y su curva de apredizaje será más lenta, pero a la vez su cielo más alto.

Tiene el brazo, el atleticismo, la presencia y el liderazgo. Debe mejorar su precisión, pero ese es el aspecto más sencillo en el cual progresar para un mariscal. No es mecánica ni cambios drásticos, es repeticiones semana tras semana.

Tannehill tuvo una buena temporada, y habrá que ver qué puede hacer cuando lo rodeen con más talento a la ofensiva.

AGENTES LIBRES
Los Dolphins tendrán que tomar varias decisiones complicadas cuando termine la campaña. Tienen varios agentes libres importantes, y no podrán quedarse con todos.

Uno de ellos, Reggie Bush, hizo mucho ruido esta tarde ante Buffalo con tres touchdowns. A la postre no creo que se vaya porque no le ofrecerán mucho dinero otros equipos considerando que no lo consideran un corredor de todos los intentos.

El caso de Jake Long es más complicado porque a pesar de que ha convivido con lesiones y de que viene de tener su peor temporada, habrá muchos equipos como Chicago dispuestos a pagarle dinero máximo.

Los Dolphins no lo quieren hacer, así que o Long ofrece un descuento local porque quiere vivir en la Florida, o lo etiquetan como jugador franquicia. De lo contrario, se irá.

Si eso sucede, habrá que buscar a alguien que le proteja el lado ciego de Tannehill, quien hoy no tuvo un día brillante pero sí correcto y mostró en un pase de 30 yardas a Rishard Matthews por qué es la definición de la esperanza de la franquicia.

Randy Starks es otro de los agentes libres del equipo, y a mi juicio debe ser prioridad. No llama la atención pero es uno de los mejores de la NFL en su posición, y la línea defensiva es la unidad más sólida del equipo.

El receptor abierto Brian Hartline es otro de los potenciales agentes libres. Este año se convirtió en apenas el séptimo en la historia de los Dolphins en superar las 1000 yardas por aire.

Más allá de su buen año, no deja de ser apenas un segundo receptor abierto decente, pero Miami no querrá pagar de más.

En fin, esos son los jugadores de mayores renombres a los cuales se les acaba el contrato. Hay más, pero les menciono estos para que se den una idea de las decisiones que afronta la franquicia.

PUNTOS ALTOS
La posición de profundo ha sido uno de los problemas en los últimos años. Aunque Yeremiah Bell no era la última coca-cola del desierto, era sólido, y quedó un hueco tras su partida.

Pues ya no lo hay, porque Reshad Jones se está convertiendo en uno de los mejores profundos jóvenes de la liga.

Esta tarde ante Buffalo, forzó tres pérdidas de balón (dos balones sueltos recuperados y una intercepción), y eso es mucho decir para una unidad que había forzado una pérdida en los últimos siete encuentros antes de este partido.

Ahora los Dolphins han forzado 5 pérdidas de balón en los últimos ocho juegos, y Jones tiene cuatro de ellas.

Definitivamente el jugador de mayor progreso en el equipo.

Paul Soliai y Starks son rocas en el centro y Cam Wake un terremoto en los extremos. La defensiva en general ha rendido bien, pero se necesita ayuda en las esquinas y más explosividad en general.

A la ofensiva, claramente receptor abierto es una necesidad, y otro ala cerrada de impacto también.

En todo deporte es importante no quitarle el ojo a la bola.

Y en este caso también para los fans.

Los Dolphins quedaron oficialmente eliminados de la postemporada, pero el futuro les sonríe.

Faltan un par de piezas, pero a fin de cuentas todo dependerá del progreso de Tannehill.

Ahora bien, si retrocederíamos el reloj hasta la semana 1, prácticamente ninguno de ustedes pensaba que Miami rendiría como lo hizo.

Enfoque a corto plazo=tristeza.

Enfoque a largo plazo=alegría.