América y Cruz Azul: ¿Súper equipos?

Actualizado el 28 de diciembre de 2012
por David Faitelson

Aquivaldo, "El Maza", Benítez, Mina, Diego Reyes, Corona, Perea, Torrado, "Chaco", Bertolo, Teófilo, Aquino, Barrera, Pavone... Hay mucha expectación por lo que dos de los llamados "grandes" del futbol mexicano pondrán en la cancha a partir de la próxima semana en el Clausura 2013. América y Cruz Azul hicieron lo que tenían que hacer: Sacar la chequera. El siguiente paso será corroborar si la expectación es la misma que la realidad.

LOS ANGELES -- La última vez que fueron los dos al doctor el reporte no era muy claro, pero en apariencia, no se trataba de un problema en la columna ni tampoco algún tema de orden muscular, más bien es un asunto que tiene que ver con el cerebro y el corazón.

Los "grandes" del futbol mexicano han dejado de pensar y han dejado de apasionar, pero en este invierno lo han tratado de resolver todo como lo suelen tratar de resolver los "poderosos" en cualquier parte del mundo futbolístico: con la chequera en la mano, con dinero, con efectivo, sonante y rimbombante.

Y el América se dará el lujo de saltar la próxima semana a la cancha del Clausura 2013 con una alineación que incluye y destaca nombres como el de Moisés Muñoz, Aquivaldo Mosquera, "El Maza" Rodriguez, Diego Reyes, Osvaldito Martinez, Sambueza, Bermudez, Efraín Juárez, "Chucho" Benitez y Narciso Mina. Y el Cruz Azul tendrá una formación de lujo, igualmente atractiva y muy competitiva con personajes como Corona, Perea, Torrado, Castro, "Chaco" Giménez, Bertolo, Aquino, Pablo Barrera, Vela, Teófilo Gutiérrez y Mariano Pavone. Los dos, tanto América como Cruz Azul están o parecen estar "bien armados", sólidos en todas las líneas y capaces de cambiar su futuro reciente para volver a la época de gloria que alguna vez les acompañó.

No hay, sin embargo, garantías de nada.

El América ha llevado un trabajo gradual desde la llegada de Miguel Herrera que le ha puesto en los sitios que históricamente le corresponden en la tabla. Aún así, no ha podido conseguir dos objetivos primordiales: ganar el título y ser, al mismo tiempo, el equipo espectacular que sus aficionados siempre reclaman.

Y el Cruz Azul está cumpliendo quince años sin título y vive con esa presión, con ese estigma, con ese peso, a pesar de que en la mayor parte de esa época de ayuno se ha preocupado por presentar equipos de alta competencia. En La Noria, no hay otro boleto que valga, no hay otro camino ni forma de entenderlo: el equipo necesita el título sí o sí, jugando bien o mal, necesita el trofeo y ya.

Es bueno que América y Cruz Azul presenten equipos que generen expectación. Es parte de su responsabilidad como "equipos grandes". Ahora bien: de la expectación a la realidad, hay un camino largo. Antes de llamarlos "Súper equipos", esperemos a que empiece a rodar el balón...