Una tragicomedia en Cooperstown

18:01 ET
FECHA
09/01
2013
por Enrique Rojas
Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Nadie entró al Salón de la Fama del Béisbol
Tags: beisbol
ORLANDO -- Que Aaron Sele, sí ¡Aaron Sele!, recibiera un voto es más sorprendente que el hecho de que Barry Bonds, Roger Clemens, Craig Biggio, Mike Piazza y Sammy Sosa no consiguieran, en su primera oportunidad en la boleta, el 75% de aprobacion que se requiere para entrar al Salón de la Fama de Cooperstown.

Una tragicomedia que se reflejará en la ceremonia venidera fue lo que tuvimos el miércoles, cuando fueron reveladas las papeletas de los periodistas.

Por octava ocasión en la historia, la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA, por sus siglas en inglés) falló en escoger un representante a la ceremonia veraniega de Cooperstown. Fue la primera vez que el gremio de los escritores "blanqueó" a los candidatos desde 1996 y la tercera desde 1970.

Eso significa que para la ceremonia del 28 de julio en Cooperstown, Nueva York, el único homenajeado vivo será el periodista Paul Hagen, ganador del Premio J.G. Taylor del 2013 . Los otros cuatro; Jacob Ruppert, antiguo propietario de los Yankees; el árbitro Hank O´Day y el antiguo receptor Deacon White, murieron hace muchos años. El ex-narrador Tom Cheek, ganador del Premio Ford Frick, falleció en 2005.

Biggio, quien bateó tres mil imparables, se quedó corto por 39 votos de que se le abriera la puerta de la inmortalidad. Peor fue para Clemens, un ganador de 354 partidos y siete premios Cy Young; Bonds, el rey de los jonrones y siete veces Jugador Más Valioso; Piazza, el máximo jonronero entre los receptores de todos los tiempos, y Sosa, quinto en cuadrangulares de la historia, que fallaron por 213, 221, 98 y 356 votos de alcanzar la gloria deportiva.

En cierta forma, la no elección de Bonds, Clemens y Sosa no fue ninguna sorpresa, ya que todos habían sido "condenados" en la corte de la opinión pública por un asombroso porcentaje de miembros del jurado electoral. Sin embargo, llama la atención de que Biggio, Piazza, Jack Morris, Jeff Bagwell y Tim Raines, entre otros en menor escala, no aprovecharan el rechazo descarado contra los "sospechosos" de haber usado esteroides para conseguir los votos necesarios.

Pero incluso por encima de que Jack Morris (67.7%) no pasara en su penúltima oportunidad en la boleta de los escritores y que Bernie Williams (3.3%) no recibiera el apoyo necesario para mantenerse en la carrera, sorprende más que alguien considere a Sele como material de Cooperstown.

Durante su carrera de 15 años, Sele tuvo marca de 148-112, efectividad de 4.61, cero salvamentos y 1,407 ponches en 2,153 entradas. Nunca ganó un premio, perdió sus seis decisiones de postemporada y apenas en una de sus temporadas (15-5, 3.60 en 2001) combinó cifras dobles en victoria con efectividad inferior a los 4.00.

En la tragicomedia en que se convirtió la elección del Salón de la Fama en el 2013, 213 analistas decidieron que Clemens no merece estar entre los grandes, mientras que uno consideró que Sele debe estar al lado de Walter Johnson, Christy Mathewson, Sandy Koufax, Warren Spahn, Cy Young, Tom Seaver, Juan Marichal, Bob Gibson y los otros del grupo, considerados ampliamente como los mejores lanzadores de la historia.