Gira el carrusel de entrenadores

19:41 ET
FECHA
11/01
2013
por Rafael Zamorano

Rob ChudzinskiAPLos Browns no hicieron el ruido que esperaba su afición con la contratación de Rob Chudzinski.

MÉXICO -- El carrusel de los entrenadores de la NFL sigue dando vueltas. Se van ocupando algunas plazas mientras se desocupan otras, y todavía restan algunos nombres de peso en la baraja.

Es momento de hacer un pequeño recuento sobre algunos de los movimientos más notables.

CLEVELAND BROWNS
Hace unos días, escribí que los Buffalo Bills debían haber contratado a un entrenador en jefe de mayor perfil que Doug Marrone. Bueno, la crítica es aún más fuerte hablando de los Browns, porque a lo largo de su proceso de búsqueda, ellos anunciaron públicamente que llegaría una figura de mucho peso. Al final, contrataron a Rob Chudzinski.

Como en el caso de Marrone, no es nada personal en contra de "Chud", pero no es la contratación rimbombante que se esperaba en Berea. Chudzinski jamás ha sido entrenador en jefe a ningún nivel, y viene de una temporada al frente de los Carolina Panthers donde dejó la sensación de que hizo falta algo, después de una espectacular campaña de novato del mariscal de campo Cam Newton en el 2011.

Sin embargo, es probable que Chudzinski cuente con un as bajo la manga: existe la posibilidad de que Cleveland asegure los servicios del mejor candidato que queda disponible --en mi opinión muy personal-- para tomar las riendas como coordinador ofensivo. Estoy hablando de Norv Turner. Chud fue asistente de Turner en San Diego, y siguen siendo cercanos. Se puede criticar lo que sea de Turner como entrenador en jefe, pero es una de las mentes ofensivas más brillantes, un fiel a la genuina "Ofensiva de Costa Oeste" que predicaban Don Coryell, Dick Vermeil, Mike Martz, Joe Gibbs, Ernie Zampese y Al Saunders. En Brandon Weeden, Turner podría tener a un mariscal de campo idóneo para este sistema: pasador cerebral con brazo suficiente para hacer llegar el balón campo abajo.

Lo irónico es que los Browns estuvieron muy cerca --según diversos reportes-- de firmar a Chip Kelly, de Oregon, como entrenador en jefe. Kelly, quien carece de cualquier tipo de experiencia como jugador, asistente o entrenador de NFL, nunca ha contado con un pasador de bolsillo tradicional durante su estancia en Eugene, primero como coordinador ofensivo, y luego como entrenador en jefe de los Ducks. Lo más parecido a Weeden que ha dirigido Kelly fue Ricky Santos, cuando era coordinador ofensivo en New Hampshire. Difícilmente se puede suponer que Kelly llegaría a la NFL y desecharía todo lo que sabe y todo lo que ha practicado en la última década, para adoptar un sistema de pasador tradicional de bolsillo para acomodar a Weeden, así que podíamos especular que posiblemente Colt McCoy hubiera estado mejor adaptado para ejecutar la ofensiva de Kelly que Weeden. Si se concreta el arribo de Turner a los Browns, lo más probable es que ocurra todo lo contrario, puesto que es complicado proyectar a McCoy en un sistema como el que ejecutaron Troy Aikman o Philip Rivers.

Norv Turner
Getty ImagesNo extraña que Turner sea un asistente codiciado

ARIZONA CARDINALS
Ya que estamos hablando de Turner, vale la pena mencionar que Ray Horton, coordinador defensivo de los Cards, y quien se ha entrevistado en Arizona y en otros lugares, le ha ofrecido --de acuerdo a versiones-- el puesto de coordinador ofensivo, en caso de ser apuntado entrenador en jefe.

Hubo rumores hace unas semanas de que si Arizona despedía a Ken Whisenhunt antes del fin de la campaña regular, Horton se quedaría como entrenador en jefe interino, cosa que no sucedió. Horton era candidato para Buffalo y Cleveland, y para algunos sigue siendo el favorito para tomar las riendas definitivas en el desierto. Si es así, y Turner decide aceptar su propuesta, las cosas tampoco podrían lucir tan bien para Kevin Kolb, quien es un pasador idóneo para un sistema de pases cortos en rutas diagonales, tradicionalmente mal llamado "Ofensiva de Costa Oeste", y que deriva de las enseñanzas de Bill Walsh, popularizado después por gente como Mike Holmgren, Andy Reid, Jon Gruden, Steve Mariucci, Marty Mornhinweg, y otros.

¿Será que John Skelton se adapte mejor a lo que estila Turner?

KANSAS CITY CHIEFS
Aprovechando que hicimos mención de Reid, hay que destacar que ya hay coordinadores en KC. El ex mariscal de campo de los Green Bay Packers y Philadelphia Eagles --entre otros--, Doug Pederson tomará las riendas ofensivas de los Chiefs, mientras que el ex entrenador de apoyadores de los New York Jets se hará cargo de la defensiva.

Hay reportes de que Monte Kiffin era el candidato principal para Reid, pero horas después de que se diera a conocer el nombramiento de Sutton, los Dallas Cowboys informaron que habían contratado a Kiffin.

Según reportes, Reid habría ofrecido la línea ofensiva a su amigo Juan Castillo, quien no ha aceptado aún, dado que está entrevistando con otros equipos. También, los Chiefs dieron a conocer que el hijo de Reid, Britt, se encargará del control de calidad, un puesto generalmente reservado para asistentes sin experiencia ni cartel.

La contratación de Britt Reid llama la atención, porque uno de los principales factores en la caída de Andy Reid en Philly, fue su mal manejo del cuerpo de asistentes. Primero estuvo el asunto con Castillo, y poco tiempo después, debió despedir a Jim Washburn, entrenador de línea defensiva. Britt alguna vez estuvo involucrado en serios problemas legales, como su fallecido hermano Garrett, y cumplió con una pena de prisión de 22 meses. Hace un tiempo, Andy Reid y su esposa Tammy revelaron a Sports Illustrated que como familia, habían debido lidiar con las adicciones de sus hijos desde el 2002.

No tengo ninguna información sobre el estado actual de Britt Reid, excepto que es junto con Sutton y Eric Bienemy, los únicos asistentes nuevos de los Chiefs que no trabajaron previamente en Philly para Andy Reid. Britt Reid, laboró un par de temporadas como asistente en la Universidad de Temple. Por el bien de los aficionados de Kansas City y de la familia Reid, sinceramente espero que haya dejado atrás todos sus problemas, y que sea parte de la solución en Arrowhead, y no una causa de mayores tragedias.

Monte Kiffin
Getty ImagesKiffin estuvo en la mira de varias franquicias

DALLAS COWBOYS
Ya mencionamos arriba el arribo de Kiffin como coordinador defensivo de los Cowboys, luego de una escala de cuatro temporadas en la NCAA como asistente de su hijo Lane Kiffin, primero en Tennessee y después en USC.

La pregunta más común que me han hecho acerca de Kiffin en Dallas, tiene que ver con la adopción de su esquema en un cuadro que llevaba siete años utilizando el 4-3. Kiffin es uno de los que perfeccionaron el llamado Tampa-2, cuando era asistente de Tony Dungy con los Tampa Bay Buccaneers.

Antes que nada, habrá que enfocarnos en los jugadores clave, y no hay ningún defensivo más importante que DeMarcus Ware en Valley Ranch. Ware pasará --casi con completa seguridad-- de la posición de apoyador externo 3-4 a ala defensiva 4-3. ¿Motivo para preocuparse? En lo absoluto. Ware ya ataca a los mariscales de campo desde la posición de tres puntos cuando los Cowboys emplean la defensiva "níquel" o "dime" --que es casi la mitad del tiempo--, y además es la posición que jugaba como colegial en Troy. Lo mismo va para Anthony Spencer, si es que sobrevive a la purga de nómina por los hondos problemas de tope salarial que enfrenta Dallas.

Por último, y regresando a Ware. ¿Es creíble que un jugador de su categoría sea incapaz de jugar efectivamente en esquemas múltiples? Yo no lo creo.

En una sistema Tampa-2, los jugadores más importantes suelen ser el tackle técnica-3, el apoyador de lado débil. Los Bucs tenían a Warren Sapp y Derrick Brooks en esas posiciones. Los Chicago Bears brillaron con Tommy Harris y Lance Briggs. En Dallas, Jay Ratliff parece que siempre ha sido un tackle técnica-3 disfrazado de tackle nariz. Ahora tendrá más oportunidades en el uno-a-uno contra guardias, y verá menos bloqueos dobles. Su producción de capturas --si sobrevive también a la purga-- deberá aumentar. En cuanto a los apoyadores, Bruce Carter parece tener el rango necesario para cubrir una amplia zona de pase, y Sean Lee, si se queda como apoyador medio, deberá retrasarse para colocarse entre los profundos en situaciones de pase, tal y como hace Brian Urlacher en Chicago. Será un reto interesante, pero hay talento. Eso siempre es un buen comienzo.

Por último, hay que pasar a las esquinas, donde el sistema de 4-3 pide a sus esquineros ser físicos sobre la línea de golpeo para romper la sincronía de las rutas de los receptores con su pasador. El sistema de Kiffin no es de muchas cargas, confiando en la presión que generan los cuatro frontales, así que es fundamental que los esquineros cumplan para no regalar pases sencillos a la ofensiva. Personalmente, veo en Brandon Carr y Morris Clairborne a esquineros capaces de jugar físico en la línea. Ahora se les pedirá también mayor apoyo en contra de la carrera, y se quedarán en coberturas personales en rutas medias o largas con menor frecuencia. El ajuste podría ser mayor para Carr, por su estilo de juego.

Es cierto, faltan piezas en Dallas, pero viene el draft y la agencia libre. Tyrone Crawford y Jason Hatcher pasarán a jugar como tackles, y si Spencer se va, será prioritario conseguir a un ala defensiva que juegue al lado opuesto de Ware. Otro apoyador externo, del lado fuerte, tampoco sería mala idea. Será una unidad agresiva al momento del centro del balón, pero no por esquema con cargas exóticas. Tratarán de limitar a las ofensivas a ganancias cortas, y a aprovechar los errores del rival. El mismo Urlacher dijo hace unas semanas que se trata de un sistema "aburrido" pero es altamente efectivo, y funciona mejor cuando se juega con la ventaja. Veremos si en Dallas reditúa.