La Copa se mira...¡y no se toca!

14:39 ET
FECHA
14/01
2013
por Andrés Nocioni
BaskoniaBaskonia PrensaSe cometió el error de tocar la Copa en el sorteo. Ojalá no haya consecuencias

VITORIA -- Recién termino de hacer la compra del supermercado por Internet. Lo único que elegí yo para poner el carro virtual es un paquete de golosinas. De las cosas importantes se encarga Paula, mi mujer. Hasta hace poco, cuando estaba solo, no hacía compra en el supermercado. Siempre comía afuera. Ahora ya se instaló mi familia conmigo. Los chicos hoy empezaron el colegio. Se están acostumbrando a una nueva experiencia.

Todos nos estamos adaptando otra vez a la compañía. Mientras viví solo durante los últimos dos años, tenía mucho tiempo libre para descansar y ya había armado mis horarios y rutinas. Eso puede beneficiar en el rendimiento deportivo, pero no tener a la familia cerca te quita lo afectivo, que es indispensable. Con la familia completa hay algunas responsabilidades de las que debo hacerme cargo, como por ejemplo llevar y buscar a los chicos en el colegio. Los días de partido tengo licencia para desentenderme de algunas cuestiones. Mi mujer dice que soy un caradura, que en realidad no hago nada. Creo que tiene razón.

Este lunes fue el sorteo de la Copa del Rey, acá en Vitoria. Con los cruces definidos se empieza a palpitar el torneo. Evitamos al Barcelona, rival al que prefería no enfrentar en la primera ronda. Nos tocó el Zaragoza, que es un gran equipo, con mucho potencial. Nos va a costar ganarles. Si pasamos de ronda enfrentaremos al ganador de Real Madrid-Barcelona, lo que muchos suponen será una final adelantada. La otra llave parece más sencilla, aunque hay que saber que la competencia está muy pareja. Excepto Real Madrid y ahora nosotros, el resto de los equipos están en un nivel similar.

Jugar en casa va a ser positivo. Algunos sienten la presión del público, pero siempre nos ayuda la pasión de nuestros hinchas. Decir que no somos candidatos a ganar la Copa sería mentirle al público y también a nosotros mismos.

EFEAnte Manresa se jugó relajado en el momento decisivo

El problema que puede surgir es que Lampe tocó la Copa. ¡Es un papelón! Cuando fuimos con San Emeterio no sólo no la tocamos, sino que ni nos queríamos acercar. Y ahora resulta que va Lampe y la toca. Una falta de respeto. Esperemos que no haya consecuencias negativas.

Nosotros estamos disfrutando de una dinámica muy positiva que te lleva a ganar partidos, como por ejemplo el del domingo en Manresa. Conseguimos la victoria porque no teníamos la presión de ganar, como si la tuvimos cuando debíamos clasificar al Top 16 de la Euroliga. En cambio Manresa sí necesitaba el triunfo. Jugamos relajados en el momento decisivo del partido. Ellos tenían el juego encaminado y ahí aparecieron Nemanja y Fernando para darnos el trunfo.

Este excelente momento del equipo hace que para el viaje a Estambul que se nos viene, no se hable de otra cosa que de ganar. Cuando no estábamos bien pensábamos en qué podríamos hacer para ganar.

El que no atraviesa un gran momento soy yo. Bajé mis porcentajes de lanzamientos en los últimos tres partidos. No estoy jugando bien. Es normal tener altibajos en la temporada y es muy bueno que el equipo siga ganando y no dependa de mi rendimiento. Fui protagonista en el comienzo de la temporada y ahora no tanto. Tenemos muchos jugadores con talento que pueden destacarse y tomar responsabilidades. El físico me está empezando a pasar factura por haber competido con la selección argentina. Pero esto no debe ser una excusa.

Cambiando de tema, me sorprendió la noticia del regreso de Oberto al básquetbol. Pensé que ya no iba a volver, que se dedicaría a la radio y había cerrado su carrera deportiva. Me pone contento que pueda volver a Atenas. Se ve que extrañaba jugar. Hacerlo en su casa, con su público, le vendrá bien deportiva y personalmente.

Volverá a la Liga después de muchos años, como me ocurrió a mí durante el lockout. Yo me adapté rápido. Sabiendo que era algo pasajero disfruté todo, hasta las 16 horas de viaje en colectivo a Santiago del Estero. A él le puede costar readaptarse a esas situaciones, pero se acoplará rápido a sus compañeros.

En el juego no le va a costar porque sabe lo que tiene que hacer. Ayudará al equipo. No esperen al goleador que se fue de Atenas. Sí al excelente defensor y pasador que vieron durante los últimos años.

Antes de despedirme les comento una foto que vi y aquí publicamos. Parece que estoy pateando la pelota con la zurda pero no es así. Me empujaron, quedé desacomodado y con la pierna izquierda levantada. Nunca podría estar pateando la pelota porque estoy tranquilo con los árbitros y porque al fútbol soy malísimo. Cuando jugaba era arquero.

De Messi lo único que tengo igual es lo blanco del ojo. De paso, comento que está jugando bastante bien, ¿no? Lo que ya hizo Lionel en su carrera no lo consiguió nadie. ¡Y tiene 25 años! Muchos argentinos no se dan cuenta todavía lo que Messi genera en España. Todo gira a su alrededor.

Bueno, les dejo un abrazo y será hasta la próxima.

Getty ImagesEs sólo una ilusión óptica. Lo del Chapu es el básquetbol y no el fútbol