Azarenka aprovechó su ocasión

7:07 ET
FECHA
28/01
2013
por Paola Suárez
Victoria Azarenka
Getty ImagesAzarenka venció a Li y ganó su 2º Grand Slam

BUENOS AIRES -- Tanto Azarenka como Li sabían de la gran oportunidad que tenían, en Australia, de hacerse con un nuevo titulo de Grand Slam. Así lo interpretaría cualquier jugadora que llega a una final de los cuatro "grandes" sin que enfrente esté Serena Williams, la más "temida" por cualquiera de las jugadoras top del circuito.

Creo que tanto Victoria como Li son grandes tenistas, con muy buenos golpes, con muchísima capacidad física y mental, pero bueno, en escenarios como el de la gran final, donde te jugás tanto en tan poco tiempo, es normal que aparezcan los miedos, las ansiedades y la mano finalmente padezca todas esas sensaciones que se adueñan de uno.

El partido estuvo siempre muy abierto y también me gustaría opinar con respecto a quienes se muestran críticos acerca de los quiebres de saque que se producen en el tenis femenino. Creo que no es tan difícil darse cuenta de que las mujeres no tenemos la fuerza de los hombres y que, consecuentemente, muy pocas tienen como golpe fuerte su servicio.

A partir de ahí, y siendo tan evidente lo que evolucionó en velocidad el tenis femenino en los últimos años, es fácil entender que las jugadoras que mejor juegan de fondo sean capaces de quebrar a sus rivales con más facilidad de lo que les puede llegar a resultar mantener su servicio, sobre todo si del otro lado hay alguien que devuelve todos winners y a una velocidad demoledora.

En lo que fue el partido en sí, creo que al final consiguió ganar Azarenka por dos o tres detalles que la ayudaron a ganar 4 o 5 puntos más que Li, y que fueron los que determinaron quién iba a ser la campeona del certamen.

Debo decir que Azarenka llegó a un nivel desde el fondo de la cancha muy alto, y en estas dos semanas supo ganar sufriendo, algo que sólo pueden hacer los grandes campeones. Contra Hampton estuvo casi perdida y resurgió para pasar de ronda. Y lo mismo sucedió en el segundo set contra Stephens.

Llegar a la final siendo consciente de que no fue tu mejor torneo, es algo que te genera dudas de cara a un partido tan importante. Si a eso le añadimos que sos la campeona defensora y que si no ganás dejás escapar el Nº 1 del mundo... en fin, hay que ser muy fuerte mentalmente y creer mucho en ti misma para poder salir de esa situación.

Pero toda esta presión, todas estas circunstancias que les mencioné recién y quién sabe si alguna más que sólo Victoria sepa, se vieron reflejadas en el llanto desconsolado e incontrolable ni bien terminé el partido. A veces no nos damos cuenta que detrás de los grandes deportistas, no hay más que, como en este caso, una chica nacida en Bielorrusia, de apenas 23 años de edad.

Creo que Victoria es una Nº 1 sólida, con carácter, y con un tenis consistente, algo que en estos últimos años extrañábamos en algunas Nº 1 de la WTA. Y Li, que fue ovacionada por un público que demostró mucho más cariño hacia ella que hacia la campeona, es una jugadora que me encanta tenísticamente hablando, con golpes y variables para hacer cosas que muy pocas o ninguna puede hacer en el circuito, pero que a veces no tiene la claridad y la paciencia para elegir la mejor "herramienta" o el mejor golpe de todos los que tiene disponibles.

Se la vio llorar, con los ojos abiertos sin poder pestañear y la mirada perdida, seguramente reviendo mentalmente esas oportunidades que tuvo y se le escaparon por no haber podido dominar los nervios o la ansiedad, algo que sin duda es una de las cosas más difíciles de conseguir en un deporte como el tenis, por un motivo muy sencillo, y es que es algo que no podés practicar en los entrenamientos, solamente cuando llegas a esos escenarios de máximo stress.