Mejores 25 menores de 25 de la historia

12:17 ET
FECHA
28/01
2013
por David Schoenfield

Alex RodríguezUS PresswireA la edad de 20 años en 1996, A-Rod tenía un inmenso WAR de 9.2 en Seattle

Hace un par de semanas, Keith Law reveló su lista anual de "Los mejores 25 jugadores menores de 25". La lista de Keith no es una proyección de los mejores jugadores para el 2013, sino una proyección y ordenamiento de los jugadores si estuvieras comenzando una franquicia.

Yo pensé que sería divertido hacer una lista similar de todos los tiempos. Por supuesto, es una asignación difícil porque estoy tratando de seguir la misma línea de pensamiento que siguió Keith en su pieza: ¿Alrededor de quién construirías una franquicia? Al hacerlo tienes que pretender que ignoras lo que pasó en la carrera de un jugador después de cierto momento y proyectar cuál sería su valor a una edad particular.

Así que esta no es sólo una lista de los mejores jugadores hasta la edad de 24 años, o una lista de las mejores temporadas para los menores de 25 años -- aunque muchos de los jugadores aparecen aquí. Nosotros buscamos los números y consideramos cómo serían los informes de los escuchas. Mark Fidrych, por ejemplo, fue genial a los 21 años, pero no poseía una recta explosiva para formar parte de esta lista.

Así que aquí vamos. Un par de puntos breves pero importantes. Primero, no tomé en consideración el siglo XIX. Segundo, yo creo que es importante comprender que era más fácil para un jugador joven ser sobresaliente de 1905 a 1929 o incluso hasta la década de 1950 que ahora. En mi opinión, que Mike Trout domine la liga a los 20 años en el 2012 es mucho más impresionante a que Ty Cobb dominara la liga a los 20 años de edad en 1907. También, la posición importa. Tú construyes con los jugadores del medio del cuadro más que con los jugadores de esquina (aunque hay algunos de ellos incluidos aquí). Cobb, por ejemplo, pasó sus primeros años como jardinero derecho antes de mudarse al central, así que lo rebajé por ese hecho.

Esta es una forma de visualizarlo: Si un jugador está en el puesto 23 del ranking y otro en el puesto 14, lo que quiero decir es que no cambiaría al jugador en el puesto 14 -- al menos en ese punto de su carrera --por el jugador en el puesto número 23. Tienes la libertad, por supuesto, de estar en desacuerdo.

25. Sam McDowell, LZ, Indios de 1965 (edad: 22)


¿Cuán dominante fue McDowell en 1965? Tuvo promedio de 10.71 ponches por cada nueve entradas, un récord en aquel entonces que duraría hasta 1984. De hecho, mientras la tasa de ponches de McDowell ahora figura en puesto número 25 de todos los tiempos, es sólo un de tres entre los primeros 25 lanzadores en la lista que jugaron antes de 1990. Fue líder de la Liga Americana en efectividad ese año y el siguiente mes de mayo la revista Sports Illustrated publicó una historia de portada sobre McDowell con el título, "¿Más rápido que Koufax?".

Como puedes ver por su total de bases por bolas, tenía una recta veloz pero sin el control de Koufax. Ese artículo de Sports Illustrated quizás sugiere algunos de los problemas futuros de McDowell al presentarlo como un lanzador de recta, slider, cambio y curva ... y demasiado inclinado, aparentemente, a tirar los cuatro lanzamientos. "Tiene un cambio tan bueno que le gusta usarlo -- demasiado en mi opinión", dijo el receptor Del Crandall. "Yo no creo que él mismo esté tan impresionado con su recta del mismo modo en que los bateadores indican que lo están".

A McDowell le gustaba pensar allá afuera. Uno se pregunta qué pasaría si se hubiera enfocado en dos lanzamientos -- tal vez la recta y el slider como Randy Johnson -- si hubiera resuelto algunos de los problemas de control que lo plagaron a lo largo de toda su carrera. El artículo menciona un juego en el que tiró 163 lanzamientos. "Fue un juego promedio", dijo McDowell. En aquel entonces, a nadie le importaba. "Él tiene una buena idea de cómo lanzar", dijo su manager Birdie Tebbetts, "y él será un lanzador real, uno de los verdaderamente grandes. Él corre el triple comparado con algunos lanzadores, y él se concentra. Se va a sentir muy cansado durante los próximos años de tantos lanzamientos que tira, pero él puede soportarlo porque es joven y fuerte, porque tiene el físico perfecto para ser un pitcher y porque no tiene una entrega difícil en el brazo. Es suave".

24. Mel Ott, JD, Gigantes de 1929 (edad: 20)


John McGraw no descubrió a Ott, sino que Ott encontró a John McGraw. Ott tenía 16 años cuando jugaba para un equipo semiprofesional de una compañía de aserrar en Luisiana cuando el dueño de la compañía le compró un boleto de tren a Ott hacia la ciudad de Nueva York para intentar integrarse a los Gigantes de McGraw. Un año después, Ott estaba jugando en el jardín de los Gigantes -- McGraw no quería enviar su joven descubierto a las menores para que cayera presa de quién sabe qué maldades.

Ott bateó promedio de .322 con 18 jonrones a la edad de 19 años y luego explotó a la edad de 20 años. Incluso en la temporada de muchas carreras de 1929, los números de Ott fueron impresionantes: 42 jonrones, uno detrás del líder de la liga Chuck Klein y la mayor cantidad en la historia de cualquier jugador de 20 años; primero en bases por bolas; cuarto en porcentaje de embasamiento y tercero en slugging; segundo, detrás de Hack Wilson, en remolques. Ott -- auxiliado por la cerca corta del Polo Grounds -- nunca volvió a batear 42 jonrones, pero fue líder de la Liga Nacional en jonrones seis veces y líder de embasamiento en cuatro ocasiones.

23. Pete Reiser, JC, Dodgers de 1941 (edad: 22)


Los números de Reiser son más impresionantes de lo que pudieran parecer a primera instancia: Fue líder de la Liga Nacional en promedio de bateo, dobles, triples, carreras, slugging, total de bases, carreras creadas, OPS y OPS+, y también era considerado uno de los jugadores más rápidos de la liga y jugaba muy bien el jardín central. Reiser fue líder de WAR en la Nacional ese año, pero el WAR no existía en 1941, así que el compañero de equipo Dolph Camilli, quien remolcó 120 carreras, se ganó los honores de Jugador Más Valioso.

Reiser se convertiría en uno de los legendarios jugadores del "qué hubiera pasado si...". El 19 de julio de 1942, chocó de cabeza contra una cerca de concreto no acojinada en San Luis, se quedó inconsciente con "sangre saliéndole por las orejas". Reiser quizás se fracturó el cráneo, o quizás no; la historia es un poco confusa en cuanto al incidente, según Steven Goldman. Reiser sólo se perdió un manojo de juegos y terminó sexto en la votación del JMV ero sufrió de visión borrosa durante el resto del año. Había bateado promedio de .350 en aquel entonces, y bajó a .310 al final de la temporada.

Después de eso vino la Segunda Guerra Mundial, y en 1947 Reiser chocó contra otra pared y fue herido tan severamente que le celebraron los últimos rituales. Nunca fue el mismo. ¿Se merece una posición entre los primeros 25? Aunque tal vez nunca se hubiera desarrollado como un gran bateador de poder, parecía claro que ya era uno de los mejores jugadores de cinco herramientas del deporte. Leo Durocher, quien fue manager de Reiser en 1941, dijo que Willie Mays fue su mejor jugador en su carrera como manager, pero que Reiser tenía el mismo potencial.

22. Andruw Jones, JC, Bravos de 1998 (edad: 21)


Mira dónde estaba Jones en este punto de su carrera: Ya era comparado con Willie Mays defensivamente (por cierto, Baseball-Reference califica la temporada de Jones de 1998 como la sexta mejor temporada en cualquier posición desde 1901, y su temporada de 1999 fue aún mejor), bateó más jonrones que Ken Griffey Jr. a la misma edad, se robó 27 bases en 31 intentos con un promedio respetable de .271. Pudo haber alguna preocupación sobre su máximo potencial con el bate y su habilidad sobre las bases, pero si recordamos a Jones cuando era joven, vimos un jugador de talento en todas las herramientas con brillo de JMV en su futuro.

Jones tendría temporadas de 51 jonrones, promedio de .302 y hasta 83 pasaportes -- pero nunca llegó a lograr todo eso en la misma temporada. Era un gran jugador con su alcance en el central, pero eventualmente engordó, su carrera a los 30 años no dio para mucho y el potencial de una carrera de Salón de la Fama fue desperdiciado.

21. Bert Blyleven, LD, Mellizos de 1973 (edad: 22)


Blyleven lanzó por tanto tiempo y luego su exaltación al Salón de la Fama fue tan debatida que es fácil olvidar que fue uno de los mejores lanzadores jóvenes de todos los tiempos. Llegó a las mayores a la edad de 19 años y al año siguiente ganó 16 partidos con efectividad de 2.81. A principios de la década de 1970, los lanzadores eran tratados tan cuidadosamente como una manada de vacas encaminadas hacia algún restaurante de comida rápida y Blyleven lanzó 278 entradas a la edad de 20 años, 287 a los 21 y luego 325 a los 22. De alguna manera su brazo se mantuvo pegado al hombro.

Tiró nueve blanqueadas en 1973 y dos juegos de un imparable, para ser líder de la Americana en efectividad ajustada y tasa de ponches/bases por bolas. Haber terminado séptimo en la votación del Cy Young fue un reflejo de la desinformación de aquellos tiempos, cuando los escritores miraron su récord de 20-17 y no se dieron cuenta de cuán bueno era en realidad. Aunque todos conocemos sobre su famosa curva, Bill James también calificó la recta de Blyleven como la novena mejor entre 1970 y 1974. Seguro, estaríamos consternados por la carga de trabajo de Blyleven, pero él lo tenía todo.

20. Bryce Harper, Jardinero, Nacionales de 2012 (edad: 19)


En términos de WAR, Harper simplemente tuvo la mejor temporada de la historia para un jugador de posición de 19 años. El resto de los cinco mejores: Mel Ott, Edgar Renteria, Ken Griffey Jr. y Ty Cobb. Y Ott estuvo 1.3 victorias detrás de Harper.

19. Frank Tanana, LZ, Angelinos de 1975 (edad: 21)


Quizás tú recuerdas el Tanana de los lanzamientos basura en vez del joven tirapiedras que compiló WAR de 22.3 entre las edades de 21 a 23 años-- el segundo mejor en el periodo de esas tres edades desde 1901, sólo detrás de Walter Johnson (22.7). Nolan Ryan fue su compañero de equipo durante esos tres años y Tanana era mejor: Tuvo récord de 50-28 con efectividad de 2.53 mientras Ryan marcó foja de 50-46, 3.16.

A los 21 años, Tanana fue líder de la Americana en ponches y en tasa de ponches/bases por bolas al terminar sexto en la votación del Cy Young. Dos años después, Ron Fimrite de Sports Illustrated escribió, "Ellos saben que existe, pero simplemente no pueden encontrarla, porque la curva de Tanana es una de las más espantosas de todo el béisbol. Pero también los domina con su recta y su cambio. Y los tres lanzamientos los tira con gran precisión. A diferencia de Ryan, con quien conforma la combinación más devastadora de primer y segundo turno de la rotación del deporte, él tiene un control absoluto". James calificó la recta de Tanana como la tercera mejor de esa era, detrás de otros dos pitchers famosos: Ryan y Goose Gossage.

Luego se lastimó el hombro, y perdió la velocidad. Hay que darle crédito, pues logró mantenerse en el béisbol y ganó 240 juegos.

18. Hank Aaron, JD, Bravos de 1957 (edad: 23)


Aaron bateó promedio de .314 a los 21 años, ganó un título de bateo con marca de .328 a los 22, pero a la edad de 23 su poder explotó al llegar a los 44 jonrones y ganó el único premio de JMV de su carrera. Aaron fue líder de la Nacional en jonrones, remolques y carreras y tenía la Triple Corona entre sus manos en agosto (terminó cuarto en promedio de bateo). Lo único que no hizo ese año fue correr -- una base robada en todo el año (aunque en su pico de robos en 1963 se estafó 31 bases).

En un perfil de ese año en Sports Illustrated -- titulado, adecuadamente, "Asesinato con un instrumento sin filo" -- Roy Terrell pintó la imagen de un Aaron que duraría toda su carrera: "Tal vez la parte más extraña de la historia de Aaron es el hecho de que nadie se emociona con ella. Algunas veces es hasta fácil olvidarse de que Henry Aaron está por aquí. Sin las proporciones físicas ni la velocidad explosiva de Mickey Mantle, sin el color impresionante de Willie Mays, sin la larga y brillante -- y controversial carrera de un Ted Williams, Aaron parece un personaje insignificante. No dice prácticamente nada, nunca pierde el casco al correr las bases, y sólo escupe sobre el terreno".

17. Al Kaline, JD, Tigres de 1955 (edad: 20)


Aquí hay un ejemplo de por qué fue muy difícil organizar esta lista: ¿Prefieres al Kaline de 20 años sobre el Aaron de 23 años? ¿O prefieres el Kaline de 20 años sobre el Aaron de 21 años? Yo creo que hay que elegir a Kaline, si tratamos de ignorar lo que sucedió luego. A los 20 años en 1955, Kaline fue líder de la Americana con su promedio de 40 años, 200 imparables y 321 bases. Terminó segundo en la votación del JMV detrás de Yogi Berra. Jugó un jardín derecho de película.

Kaline siguió para acumular 3,000 imparables y convertirse en un miembro del Salón de la Fama, por supuesto, pero el 1955 probablemente fue el mejor año de su carrera (en términos de WAR, la temporada de 1961 es superior con 8.2). Kaline nunca bateó 30 jonrones y nunca volvió a tener .340 de promedio. Al analizar la campaña de 1955, inició en gran forma, con promedio de sobre .400 en abril y .371 en la primera mitad (.301 en la segunda). Tal vez la liga eventualmente halló algo; también acabó con los desgraciados Atléticos de Kansas City ese año, con bateando promedio de .451 en su contra así como nueve de sus 27 jonrones.

16. César Cedeño, JC, Astros de 1972 (edad: 21)


El cielo era el límite para Cedeño en 1972 cuando terminó tercero en la Nacional en OPS mientras jugaba en el inmenso Astrodome. No se ve arriba: Se robó 55 bases y ganó un Guante de Oro. Cedeño también fue sobresaliente al año siguiente, bateando promedio de .320 con 25 jonrones y 56 robos.

15. Mark Prior, LD, Cachorros de 2003 (edad: 22)


¿Cuán bueno fue Prior en su primera temporada completa en las mayores? Tan bueno como se esperaba cuando salió de USC. De 1994 a 2004, los únicos lanzadores con una efectividad menor en una temporada eran Greg Maddux, Pedro Martínez, Kevin Brown, Roger Clemens, Jake Peavy, Randy Johnson y Jason Schmidt. En medio de la era de los esteroides, Prior parecía ser el próximo Clemens, un caballo de 6 pies 5 pulgadas y 230 libras que podía cargar a los Cachorros hasta un campeonato de la Serie Mundial.

"Calor de Chicago", decía una portada de Sports Illustrated en el verano, con Prior y Kerry Wood en la foto. El artículo detallaba el extensivo programa de acondicionamiento entre cada apertura y su limpia mecánica fundamental.

El año siguiente, se lesionó.

14. Eddie Mathews, 3B, Bravos de 1953 (edad: 21)


Mira estos números de nuevo. Los 47 jonrones de Mathews no sólo fueron el máximo de la Nacional sino que todavía al día de hoy es la mayor cantidad para un jugador de 21 años -- a los 20 años Mel Ott fue el único otro jugador en alcanzar al menos 40 jonrones a tan temprana edad. Ty Cobb vio a Mathews en las menores y declaró, "Yo sólo he visto tres o cuatro swings perfectos en mi vida. Este muchachito tiene uno de ellos".

Mathews terminó segundo en la votación de JMV detrás de Roy Campanella ese año, pero en algunos aspectos, Mathews pasó el resto de su carrera tratando de alcanzar los prospectos ilimitados de su campaña de segundo año. Terminaría de nuevo en segundo lugar para el JMV en 1959 y bateó sobre 500 jonrones pero bajó su producción en sus tempranos 30 años de edad. En su autobiografía, Mathews mencionó que su alcoholismo le hizo perder varios trabajos en el béisbol, incluyendo un breve tiempo como manager de los Bravos a principios de la década de 1970, aunque no queda claro si hubo algún problema durante sus días como jugador.

13. Cal Ripken, SS, Orioles de 1983 (edad: 22)


El 22 de junio de 1982, Earl Weaver mudó a un novato de 21 años de tercera base al campocorto en un partido contra Cleveland. Los Orioles perdieron 8-6 y el muchacho regresó a tercera base. El 1 de julio, Weaver inició el partido con el novato en el campocorto una vez más. Ahí permanecería por los próximos 14 años -- como titular en cada partido.

En su primera temporada completa en el campocorto, los Orioles de Cal Ripken ganaron el Ese de la Americana (y siguieron hasta ganar la Serie Mundial) y Ripken fue nombrado JMV con su año sólido en el plato -- fue líder de la Liga Americana en carreras y terminó segundo en total de bases -- y su defensa sorprendente en el medio del diamante. Quizás no tenía la velocidad de otros campocortos, pero la fuerza de su brazo le permitía jugar profundo y tenía un primer paso muy rápido.

El bate de Ripken nunca se desarrolló más allá de donde estaba a los 22 años -- sólo tuvo dos temporadas comparables, ofensivamente, a 1983 (1984 y su segunda temporada de JMV en 1991) -- y aunque se le ha prestado mucha atención a su racha de hombre de hierro, se mantuvo jugando como un campocorto de poder y defensa subestimada.

12. Walter Johnson, LD, Senadores de 1910 (edad: 22)


La velocidad de Johnson fue evidente desde el día en que se unió a los Senadores en 1907, un joven crudo con brazos imposiblemente largos. Luego de perder 25 partidos en 1909 -- los Senadores fueron horribles --Johnson tuvo su primera gran temporada a los 22 años, ganando 25 juegos para un equipo que apenas tuvo foja de 66-85. Johnson fue líder de la Americana en aperturas, juegos completos, entradas lanzadas y ponches, y tiró ocho blanqueadas.

Durante ese receso, el Washington Post circuló algunos rumores de cambio de Johnson por Ty Cobb. El presidente de los Tigres Frank Navin rechazó el rumor, y dijo que los Senadores nunca cambiarían a Johnson, a quien Navin catalogó como "en mi opinión el mejor lanzador joven del país, y doblemente valioso por ser tan joven".

¿Fue Johnson el lanzador de más poder de todos los tiempos? Es posible, aunque algunos especulan que Johnson meramente fue el primer lanzador que tiraba duro todo el tiempo (en vez de guardar su mejor material para las situaciones claves, como hacían la mayoría de los lanzadores durante la era de la bola muerta), lo que hacía que su recta luciera más rápida de lo que realmente era. Cobb probablemente no estaría de acuerdo con eso. En la biografía de Henry Thomas obre Johnson, hay una cita de Cobb en la que dice, "La primera vez que lo vi, lo observé tomar ese windup tan sencillo -- y luego algo me pasó muy rápidamente. Casi no vi el lanzamiento, pero lo escuché. Venía con un zumbido de peligro. Cada uno de nosotros sabíamos que habíamos conocido el brazo más poderoso que jamás haya lanzado en un parque de béisbol".

11. Vida Blue, LZ, Atléticos de 1971 (edad: 21)


Blue sólo había iniciado 10 partidos en las mayores (esos 10 partidos incluyeron un juego sin imparables y otro de un imparable) cuando comenzó la temporada de 1971. Fue sacado de juego en la segunda entrada del juego inaugural de temporada, pero rápidamente dejó clara su presencia: Una blanqueada de seis entradas en su próxima salida, seguida por una blanqueada de dos imparables y luego ocho juegos completos en sus próximas nueve aperturas, incluso tres blanqueadas adicionales. En el receso del Juego de Estrellas tenía foja de 17-3 con efectividad de 1.42 y 17 juegos completos en 22 aperturas. Apareció en las portadas de Sports Illustrated y Time.

"Tira más duro que Sandy Koufax", dijo el primera base de los Orioles Boog Powell esa temporada. "Tiene un movimiento sin esfuerzo, una entrega suave, compacta. Sale durante las nueve entradas y no parece cansarse".

Blue dependía mayormente de su recta poderosa, que a veces "cortaba" para agregar movimiento vertical. También tenía una curva y ocasionalmente tiraba el cambio. Blue era un atleta sobresaliente -- tiró 35 pases de touchdown en su cuarto año de escuela secundaria, pero eligió jugar béisbol porque no había futuro entonces para los mariscales de raza negra.

El uso excesivo de Blue fue un tema de conversación ese verano y el manager Dick Williams redujo su carga de trabajo en la segunda mitad. Pero quizás el daño ya estaba hecho. En 1972 marco foja de 6-10. Pero su compañero de equipo Sal Bando explicó en 1973 por qué Blue, aunque se mantuvo como un lanzador excelente, nunca duplicó su magia de 1971: "Se dio cuenta de que no puedes tirar la recta por 300 entradas".

10. Ken Griffey Jr., JC, Marineros de 1990 (edad: 20)


"El Natural", decía la portada de Sports Illustrated en mayo de 1990. Ciertamente, cuando se le dijo antes del partido que tuviera cuidado con la curva de Bert Blyleven, Junior preguntó, "¿Es derecho o zurdo?". Griffey bateó .300 con slugging de .481 en su segundo año en las mayores con su swing perfecto, números más impresionantes aún en aquellos años previos a la explosión de los músculos y las ofensivas. Calificó en séptimo lugar en la Americana en promedio de bateo y noveno en slugging, ganó el Guante de Oro y fue comparado inevitablemente con el próximo hombre en nuestra lista.

¿Lo estaré sobrevalorando en la lista? Después de todo, Bryce Harper tuvo el mismo WAR en 2012, a la edad de 19, que el que tuvo Griffey a los 20 años y está 10 puestos más abajo en la lista. Yo creo que hubo cierto asombro con el potencial de Griffey en aquel momento -- las atrapadas de salto en el jardín central, la habilidad de batear para promedio, el poder que algún día sería liberado. Como escribió Bill James en aquel entonces, "No está sobrevalorado; vale todo lo que dicen. Griffey es el único jugador de las mayores que todavía no ha fijado límites razonables para sí mismo. Él podría hacer lo que quiera -- podría ser el mejor jugador de la historia, o podría ser César Cedeño".

Yo creo que podemos decir lo mismo en estos momentos sobre Harper, pero vamos a esperar un año a ver. Obviamente, yo creo que será muy bueno -- está en la lista después de todo -- pero la etiqueta de potencial es peligrosa para alguien tan joven.

9. Willie Mays, JC, Gigantes de 1954 (edad: 23)


Mays se perdió la mayor parte del 1952 y 1953 en el Army, pero su regreso a las mayores fue tan espectacular que está incluido entre los primeros 10, si bien es un poquito más viejo que la mayoría del resto de los jugadores en esta lista. Este es el enfoque del debate: ¿Cambiarías al Willie Mays de 23 años o el Ken Griffey Jr. de 20 años? Mays lideró la Nacional en promedio y slugging mientras figuró tercero en jonrones. Si hubiera Guante de Oro en aquella época, Mays también lo hubiera ganado. Sí se llevó el JMV y muy bien merecido.

Yo creo que la diferencia es esta: El Mays de 23 años era un producto acabado; el Griffey de 20 años no lo era. Aunque Griffey se convirtió en el jugador que todo el mundo proyectaba, Mays ya era ese jugador. Aunque Griffey estuvo en la portada de Sports Illustrated en 1990, Mays estuvo en la portada de Time en 1954. En julio, Mays apareció en tres programas de televisión nacional en un solo fin de semana. Era un fenómeno, y un titular de Newsweek decía así: "Willie Mays: Lo más caliente desde Babe Ruth".

8. Bob Feller, LD, Indios de 1939 (edad: 20)


Pude haber colocado al Feller de 17 años en esta lista (llegó a las mayores mientras cursaba el tercer año de escuela secundaria en Iowa y ponchó a 17 bateadores en un juego ese mes de septiembre), o al Feller de 18 años (apareció en la portada de Time esa primavera y su graduación de escuela secundaria fue transmitida por NBC Radio), o el Feller de 19 años (marcó foja de 17-11 con efectividad de 4.08 pero con 208 bases por bolas), pero yo creo que el Feller de 20 años es la mejor opción.

Fue su primera gran temporada y aunque todavía no estaba pulido del todo, su control había mejorado lo suficiente para dar el salto a súper estrella. Fue líder de la Americana en triunfos, entradas y ponches. En una liga en la que sólo ocho lanzadores marcaron 100 ponches, Feller registró 246. ¿Cuán rápido tiraba Feller? En los días previos a la pistola de radar, él retó a una motocicleta en el verano de 1940. La motora viajaba a 86 millas por hora al pasarle por el lado a Feller, quien lanzó el tiro. Logró pegarle al blanco en su primer intento -- tres pies antes que llegara la motora. Grandes Ligas declaró que la recta viajó a 104 mph.

7. Mickey Mantle, JC, Yankees de 1956 (edad: 24)

El jugador más viejo en mi lista, y tú podrías argumentar que no es una elección correcta: El Mickey Mantle de 20 años era más vulnerable que el Mantle de 24 años, en parte porque en un cambio teórico tú perderías las cuatro temporadas de los años 20 a los 23. Estoy seguro de que Nate Silver o Dan Szymborski podrían jugar con los números en sus sistemas de proyección y entregar una respuesta matemática. De todos modos, el Mantle de 20 años ya era uno de los mejores jugadores de la liga: Bateó .311 con 23 jonrones, fue líder de la Americana en OPS y terminó tercero en la votación del JMV. Se mantuvo al mismo nivel de juego durante las próximas dos temporadas y luego bateó 37 jonrones a la edad de 23 años.

Pero luego ... luego vino una de las mejores temporadas en la historia de Grandes Ligas. Mantle bateó promedio de .353 con 52 jonrones y ganó la Triple Corona. Pegó slugging de .705 con 1.169 de OPS. En aquel entonces, uno podía pensar: OK, Mantle subió su juego a otro nivel -- el nivel más alto -- y acaba de entrar en sus años picos; puede hacer esto durante los próximos siete u ocho años. Sabemos que eso no sucedió. Fue casi igual de bueno en 1957 cuando bateó promedio de .365 con más de .500 de embasamiento, pero esos fueron sus dos mejores años. Que Mantle no pudiera mantener ese nivel de juego no es realmente algo negativo sobre su entrega al deporte, aunque podemos debatir cuánto de su declive se debió a las rodillas lesionadas y cuánto se debió a sus hábitos fuera del terreno. Pero era tan bueno en 1956 que incluso un Mantle de 20 años-- incluso un joven crudo con mucha velocidad y un gran poder -- no podía proyectarse para tener este tipo de campaña.

6. Joe DiMaggio, JC, Yankees de 1937 (edad: 22)

Imagínate a Joe D a la edad de 22 años: Segunda temporada en las mayores, líder de la liga con 46 jonrones, líder de la liga con 151 carreras anotadas, tercero en promedio de bateo, segundo en remolques, primero en slugging, veloz en el jardín y en las bases, casi el doble de pasaportes que ponches, el mejor jugador en el mejor equipo del mundo. ¿Qué tipo de futuro puede tener ese jugador?

En términos de WAR, sería la segunda mejor temporada de DiMaggio. Una razón por la que lo califico en sexto lugar es porque uno puede fácilmente proyectar que un joven de 22 años que batea 46 jonrones puede llegar a ser un bateador de 50 jonrones; pero 46 sería el máximo de DiMaggio en su carrera, ya que nunca más alcanzó los 40. (Yankee Stadium, con su inmenso jardín izquierdo/central de 457 pies, ciertamente no lo ayudó; bateó 27 jonrones de visitante en 1937, por ejemplo.)

"Nombra un bateador derecho que sea mejor, o un tirador, o un defensor, o un corredor", dijo una vez Hank Greenberg. "Eso dije, un mejor corredor. ¿Alguna vez lo viste deslizarse cuando tocaba la base por afuera con la zapatilla? Absolutamente perfecto".

5. Mike Trout, JC, Angelinos de 2012 (edad: 20)

Espera: ¿Después de esa gran cita voy a calificar a Trout por encima de DiMaggio? Bueno, ¿dónde empezamos?

1. Trout acaba de terminar su temporada de 20 años de edad (cumplió 21 en agosto). DiMaggio todavía estaba en la Pacific Coast League a la edad de 20 años.

2. Puede ser que DiMaggio haya sido un gran corredor, pero jugaba en una era en que no se robaban muchas bases. Se robó un total de 30 en su carrera; Trout acaba de robarse 49 en 54 intentos.

3. Revisa su OPS ajustado. El de Trout es un poco más alto. La Liga Americana bateó .281/.355/.415 en 1937; pero en 2012 la Liga Americana bateó .255/.320/.411.

4. Trout registró más pasaportes en menos apariciones en el plato -- en una liga en que los lanzadores otorgan un promedio de casi una base por bolas menos por cada nueve entradas.

5. El WAR de Trout es el más alto de cualquier jugador de posición de 20 años. O incluso de 21 años para ser más exactos. Así que ... sí, yo prefiero construir sobre el Mike Trout de 20 años sobre el Joe DiMaggio de 22 años.

4. Johnny Bench, C, Rojos de 1970 (edad: 22)

El único catcher que entró en esta lista, el valor de Bench, en parte, reside en la escasez de su posición. ¿Quién fue en 1970? Solamente el JMV de la Nacional luego de ser líder de la liga en jonrones y remolques además de poseer el brazo más fuerte jamás visto -- abrió 130 partidos como receptor y permitió sólo 32 robos con 30 fusilados. Tú no robabas bases contra Johnny Bench.

3. Ted Williams, JI, Medias Rojas de 1941 (edad: 22)

OK, quizás no podía jugar el jardín central como DiMaggio o Trout. Pero el hombre sí bateó promedio de .400. Por cierto, la hazaña es más impresionante ahora que entonces. De 1935 a 1940, siete jugadores habían bateado más de .370, incluyendo la marca de .388 de Luke Appling. Así que Williams registró 18 puntos por encima que la marca recientemente establecida en el momento. El promedio más alto los últimos siete años fue el de Joe Mauer con .365 en 2009, así que de alguna forma el .406 de Williams sería paralelo a si alguien bateara promedio de .383 hoy en día. (La Americana bateó promedio de .267 en 2009 y .266 en 1941.)

2. Dwight Gooden, LD, Mets de 1985 (edad: 20)

Al cabo de todos estos años, todavía me pregunto cómo fue que Gooden terminó cuarto en la votación del JMV. "Su lanzamiento lo hace todo", dijo el primera base de los Cachorros Leon Durham ese año. "Se mueve, baja, sube". Gooden tiraba una curva fuerte y una curva lenta y los bateadores no podían tocar ninguna de las dos. Su promedio opositor fue de .201 con slugging opositor de .270. Tiró ocho blanqueadas -- y eso no cuenta otros dos juegos en los que tiró nueve entradas sin carreras y no obtuvo la decisión. Permitió una carrera o menos en 19 de sus 35 aperturas.

No fue sólo la mejor temporada de un lanzador joven en la historia, sino que pudo haber sido la mejor, punto. Baseball-Reference.com la califica como la cuarta mejor desde 1901, detrás de dos temporadas de Walter Johnson y una de Cy Young, en los tiempos en que los bateadores no pegaban jonrones y los lanzadores podían escupir la pelota.

¿Qué pasó? Seguro, hubo drogas y tal vez los bateadores aprendieron a no hacerle swing a las rectas altas y tal vez perdió la maña con la curva -- tan buena como la de Blyleven decían -- y el entonces entrenador de lanzadores Mel Stottlemyre le dio instrucciones de que no tratara de ponchar bateadores todo el tiempo y luego se lastimó el brazo en 1989 y definitivamente nunca más fue el mismo lanzador después de eso.

Pero en 1985, en ese verano glorioso, el Dr. K fue tan bueno como cualquier lanzador en la historia.

1. Alex Rodríguez, SS, Marineros de 1996 (edad: 20)

"De la manera en que iba, algún día podía batear .400 con 60 jonrones. Es el mejor talento joven que he visto en muchos años". -- Dan Duquette, gerente general de los Medias Rojas, verano de 1996.

Yo creo que el A-Rod de 20 años es una decisión bastante fácil para el número 1. Ya era un jugador de cinco herramientas, fue líder de la Americana en promedio de bateo con 36 jonrones y 54 dobles. Estaba pulido en el terreno, con alcance y un brazo fuerte. Al igual que Trout ahora, no tenía que mejorar para ser el mejor jugador del béisbol.

Para mí, como aficionado de los Marineros, no puedo creer que hayan pasado 17 años. Con lo mucho que apreciaba a Griffey o al veterano Edgar Martínez o al tirapiedras Randy Johnson, el año de Rodríguez fue algo especial, cuando un jugador tan joven es tan bueno uno sólo puede disfrutar del presente y soñar con un futuro sin límites.

* * * *

Mención honorable: Christy Mathewson, Ty Cobb, Smoky Joe Wood, Babe Ruth (el lanzador), Rogers Hornsby, Lou Gehrig, Jimmie Foxx, Arky Vaughan, Herb Score, Frank Robinson, Don Drysdale, Vada Pinson, Rickey Henderson, Roger Clemens, Albert Pujols.