Yankees miran a la generación del 2014

15:07 ET
FECHA
31/01
2013
por Jim Bowden
Brian Cashman Yankees John Munson/The Star-Ledger/US PresswireBrian Cashman trata de limpiar su nómina para afrontar la gran clase de agentes libres del 2014.
Los Yankees de Nueva York han estado relativamente inactivos en la temporada baja, pero eso no significa que el gerente general Brian Cashman no haya estado ocupado.

Los aficionados quizás se preguntan por qué su equipo, que históricamente ha utilizado la agencia libre para reforzar su plantel, limitaría el gasto y mantendría a raya a la firma de los grandes agentes libres de este año y en su lugar sólo traería de vuelta a veteranos como Andy Pettitte, Mariano Rivera e Hiroki Kuroda después de la decepcionante temporada de los Yankees en el 2012. Pero Cashman ha sido firme en mantener su nómina por debajo de $189 millones en el 2014, y por una buena razón.

Lo más importante es que el impuesto de lujo de los Yankees aumenta hasta el 50 por ciento por cada dólar pasado de los $189 millones en el 2014. Los Yankees son el único equipo en el béisbol en esa situación, porque han estado por encima del límite umbral tres veces consecutivas. Si se quedan debajo de los $189 millones en 2014, no van a pagar un impuesto por ese año y podrán reiniciar su historia de impuesto de lujo. Al reiniciarse la historia, el impositivo se revierte a un 17,5 por ciento la próxima vez que lo supere, que todos deben esperar que sea en el 2015.

Mientras los Yankees intentar llegar por debajo del umbral del impuesto de lujo, Cashman ha alineado su equipo para una posible bonanza de agentes libres en el futuro -- específicamente de lanzadores abridores -- en 2014 y tal vez en 2015. El momento no podría ser mejor para los Yankees en los próximos dos años. Aquí hay varias razones por las que no debería sorprender a nadie el bombardeo Yankees en la temporada baja del 2014 con una expansión importante en gastos.

¿La mejor generación de agentes libres de la historia?

Mientras que la generación de agentes libres del 2013 estará al mismo nivel con los lanzadores abridores de calidad, tiene tanta incertidumbre como potencial porque la mayoría de los jugadores están o bien regresando de lesiones o en declive. La generación todavía estarán bien representada con un par de ases de los Cardenales de San Luis , como lo son Adam Wainwright (quien al parecer será firmado de nuevo) y Chris Carpenter, y el dos veces ganador del premio Cy Young Tim Lincecum, quien viene del peor año de su carrera. Algunos lanzadores con historias de lesiones cuestionables, como Josh Johnson, Matt Garza y Dan Haren, posiblemente llegarán también a la agencia libre.

Justin Verlander
Jonathan Daniel/Getty ImagesVerlander podría estar pidiendo $30 millones anuales como agente libre.
Sin embargo, considere la generación del 2014. Los cinco mejores parecen integrar una rotación del Juego de Estrellas: Justin Verlander, Clayton Kershaw, Félix Hernández, James Shields y Brett Anderson, quien tiene potencial para ser un candidato a Cy Young algún día. Se trata de tres de los mejores abridores en el béisbol y dos más que están muy cerca, y todo puede convertirse en agentes libres. (Los Atléticos tienen una opción para el 2015 con Anderson, por lo que podría tener que esperar un año).

Así que imagina que los Yankees con un historial de impuestos en cero y la nómina limpia para reconstruir su rotación de abridores. Podrían hacerlo en una temporada baja. ¿O tal vez dos? La clase del 2015 está casi tan cargada de lanzadores como la del 2014, encabezada porDavid Price, Cliff Lee, Johnny Cueto y Yovani Gallardo.

La única opción

Los Yankees han tenido una de las peores temporadas bajas en algún tiempo con las partidas de Nick Swisher y Russell Martin, y sin mencionar la cirugía de la cadera de Alex Rodríguez y la más reciente saga de posible uso de drogas para mejorar el rendimiento. ¿Cuándo fue la última vez que los Yankees se dirigieron a la pretemporada sin saber quién comenzará en dos posiciones regularmente? Así están los Yankees ahora en la receptoría y el bateador designado. Carecen de profundidad en el sistema de fincas y en su plantilla de Grandes Ligas para llenar esas posiciones desde el interior, una deficiencia que se hizo peor por el hecho de que juegan en la división más profunda en el juego.

El sistema de fincas adolece de lanzadores abridores de punta para la rotación y carece de suficiente talento para canjear por los mejores en el mercado comercial. Por lo tanto, los Yankees probablemente tendrán que recurrir al mercado de agentes libres después del 2014 y 2015 para construir una rotación de calibre de Serie Mundial.

Es hora de apretarse el cinturón para la oficina principal de los Yankees y aficionados por igual. Sin embargo, si Cashman y los Yankees pueden recuperarse de esa historia fiscal, las compras en el 2014 y 2015 deben ser bastante exclusivas, ya que los Yankees serán uno de los pocos equipos capaces de afrontar los enormes salarios medios anuales ($25 millones a $30 millones) que demandarán Verlander, Kershaw y Hernández.

Algunos miembros de estas dos clases de agentes libres, sin duda, firmarán extensiones y nunca husmearán en la agencia libre, sin embargo, algunos todavía llegarán al mercado abierto. Fuera de CC Sabathia, podría haber un cambio completo en la rotación de los Yankees en el próximo año y medio, con los Yankees encaramados en la posición ventajosa.