Justa Final

Actualizado el 14 de diciembre de 2010
por Daniel Pérez

BUENOS AIRES -- Son los mejores de este torneo y dos de los tres mejores del año. Aplausos, igualmente, para Santa Fe por la gran campaña. Once Caldas es un equipo serio, sólido, contragolpeador y con una cabeza visible pensante, inteligente y europeo. Deportes Tolima, un equipo tocador, paciente, colectivo y también contragolpeador y con una cabeza que sabe lo que quiere.

Una final anunciada teniendo en cuenta cómo habían quedado los cuadrangulares, no siempre el fútbol premia a los mejores pero esta vez la historia decidió que este par de equipos busquen el título.

Algo en común tienen tanto el Once como el Tolima, les gusta el contragolpe. Si los atacan y salen rápido, mejor, pero con una gran diferencia a la hora de armar el contraataque: los de Manizales basan ese éxito con pelotazos largos y muy precisos, tanto de los zagueros como de los volantes -especialmente John Valencia- y luego marcan la diferencia con un jugador diferente, especial, virtuoso y letal como Dayro Moreno.

Por el lado de los de Ibagué, no el pelotazo sino el toque es su arma fundamental, tienen mediocampistas muy hábiles y que tocan y buscan el espacio caso Diego Chará, y un par de balas arriba, con otro jugador diferente, inteligente y tanto colectivo como individual es posible sí vean a Wilder Medina. Esta final tendrá frente a frente a los dos mejores ataques del fútbol colombiano, más allá de los goleadores, pero para meterle atractivo a los partidos de la definición, son conjuntos atacables, por eso se pueden prever un par de partidos abiertos, no confundir con encuentros con muchos goles, y buen fútbol sí o sí.

LA PREOCUPACIÓN
La parte que todavía tiene un signo de pregunta es la física, unos de los dos claramente llega mejor que el otro y eso podría ser determinante; el Tolima ha tenido un desgaste supremo durante el semestre y ya le está pasando factura y con IVA, pero ojo el Vinotinto y oro ganó un partido que tenía tremenda cara de cero a cero y eso desde lo anímico puede ser igual o hasta más importante que llegar 10 puntos físicamente.

El Grupo A

Actualizado el 6 de diciembre de 2010
por Daniel Pérez

BUENOS AIRES -- Es verdad que este miércoles se podría definir el grupo A si es que Santa Fe gana y Tolima no lo hace, con ese panorama el rojo haría 10 puntos y el vinotinto si empata llegaría a 6. Pero a continuación haremos un breve análisis de lo que puede pasar en esta apretada zona.

Luis Seijas
EFESanta Fe quedará primero si vence a La Equidad

Sin duda y no es un secreto la primera opción es para Santa Fe que es el único que depende de sí mismo para ser finalista, no tiene que salir de Bogotá en las próximas dos fechas y jugará mano a mano con sus perseguidores del grupo Tolima y Equidad.

En contra tiene el desgaste propio de la competencia del semestre y que físicamente varios jugadores importantes llegan al límite. A favor, que recupera a su goleador Cristian Nazarit que está en condiciones de volver luego de la sanción. Tolima debe acordarse de ganar en casa y así mantener toda la posibilidad hasta la última jornada, si gana llegaría a 8 puntos y pase lo que pase con Santa Fe jugaría el próximo fin de semana una verdadera final en el Campín ante el rojo.

Lo de Equidad es un poco más difícil pero el equipo de Alexis demostró ante Tolima en dos partidos que sabe jugar finales y que tiene mucha jerarquía, algo clave en estas instancias. Los verdes de la capital tendrán que ganar y esperar a que Tolima no lo haga para así llegar a 8 puntos y en la última fecha vencer a Huila en Neiva.

Este grupo sigue tan parejo que hasta el último, hoy por hoy Huila, tiene posibilidades. Es complicado pero no imposible, debe ganar los dos partidos y esperar a que Santa Fe no le gane a Equidad ni a Tolima, y así sería el finalista con 10 puntos.

Pese a las canchas difíciles y a las condiciones se ha tratado de jugar bien y los 4 equipos de esta zona tiene opción y además tienen con qué llegar a la final, así que nada está escrito y en 6 días sabremos la verdad.

Los líderes

Actualizado el 29 de noviembre de 2010
por Daniel Pérez

BUENOS AIRES -- Hoy por hoy los líderes de los cuadrangulares son Santa Fe y Once Caldas, dos muy buenos equipos con diferentes estilos y distintas maneras, pero igual de válidos.

Once Caldas
MPsportimages.comOnce Caldas tiene 7 puntos y lidera en la zona B

Santa Fe ha sido regular todo el campeonato, dio una pequeña ventaja en algún momento por su participación en Copa Sudamericana y Copa Colombia que le costó, por ejemplo, resignar el punto invisible. Este equipo de Otero juega bien, tiene un estilo propio y basa su fútbol en el adelantamiento de los laterales y el buen pie de los volantes centrales, una defensa sólida y un gran arquero, que cumple años y cada vez ataja mejor.

Alguien dirá ¿y los delanteros? Pues la gran pregunta no tuvo respuesta en la fase regular del torneo, cuando hubo pocas apariciones de los llamados goleadores. Sin embargo, el momento llegó y se resolvió el acertijo, los delanteros de Santa Fe se estaban guardando los goles para los cuadrangulares. Sobre todo Cristian Nazarit, un gran jugador, de potente remate, buen cabezazo, fortaleza pura y acertada definición. Esos su principales valores. En un equipo que genera entre seis y diez opciones de gol por partido, al 9 alguna le va a quedar.

Once Caldas tiene otro libreto: llenó el formulario del contragolpe y lo ejecuta a la perfección, se siente bien cuando pega primero y entrega la iniciativa a su rival, basa gran parte de su éxito ofensivo en el equilibrio y el complemento de sus dos volantes centrales Diego Arias y John Valencia, uno que recupera y entrega bien en corto y otro en largo. Ambos buscan la velocidad de Dayro y la potencia de Uribe

Pero claro, el equipo de Manizales no sólo es eso, tiene una defensa que fue encontrando su norte y un arquero de selección. Además, el Once claro tiene en su nómina al jugador más desequilibrante del fútbol colombiano. Dayro Moreno está un escalón por arriba del resto. Parece que entrenara en los partidos, juega con ritmo europeo, es colectivo cuando toca e individualista cuando la jugada lo pide. En suma, es un crack.

Porcentaje alto del mérito tienen los dos técnicos. Néstor Otero, desde la espontaneidad y el cambiar rápido, utilizar bien los recursos y seriedad en el trabajo. El profe Osorio, estudioso como pocos, táctico empedernido y amante del juego rápido y preciso. Para dos grandes equipos dos grande estrategas.

No es un milagro

Actualizado el 22 de noviembre de 2010
por Daniel Pérez

BUENOS AIRES -- No es un milagro cuando un equipo funciona producto del trabajo y no es un milagro cuando un equipo alcanza buenos rendimientos basado en el orden táctico y en la técnica de sus jugadores. Este es el caso del Deportes Quindío, que lejos de aparentar lo que no es llegó a los cuadrangulares y empezó pisando fuerte.

Quindío
MPsportimages.comLeider Preciado es una de las figuras del Quindío

Pero esto no es casualidad ver a un equipo ordenado, dinámico y jugando de igual a igual. Es producto de un trabajo que viene desde el semestre pasado y que está alcanzando un pico alto en la famosa curva de rendimiento. Una labor seria y coherente de un cuerpo técnico con mucha experiencia.

No es casualidad que de los ocho entrenadores clasificados a las semifinales sólo Fernando "Pecoso" Castro haya sido campeón. Este experimentado DT ha puesto sus años en el fútbol al servicio de un grupo de jugadores comprometidos y que pese a ser llamados "desechos" están demostrando que en el fútbol no hay viejos y jóvenes sino buenos y malos.

EL SECRETO
Como todo en el fútbol está inventado, el Quindío utiliza una línea de 4 defensas bien complementada, con dos laterales con ida y vuelta, que saben marcar y también jugar y dos centrales que sin ser Puyol y Piqué saben respaldarse. La debilidad de uno es la fortaleza del otro. Uno rápido y otro fuerte.

Hoy por hoy un equipo necesita un volante central o de marca que sepa jugar, que recupere y entregue bien, que cuando no tenga opción de pase sepa resolver por sí mismo. Alexander Mejía es el hombre de confianza del Pecoso en el medio, su líder y capitán. Pero él no está solo en esa parte del campo, ya que hay si un hombre que pone la paz ese es Lucho.

Además tiene dos volantes que también se alimentan mutuamente, los Murillo, uno veterano pero muy talentoso, Elkin, y otro joven, dinámico, pícaro y goleador, Hilton.

El ataque es de peso y lo decimos con respeto, con un Léider desechado por más de un equipo del fútbol colombiano pero que encontró su lugar en el mundo y este equipo cafetero le vino perfecto. No tiene que salir de donde más le gusta para hacer cosas que no sabe sino que puede estar en el área y hacer lo que sabe: goles.

Y para un delantero pesado, potente y referente de área es necesario uno que lo asista, que vaya a los costados, que sepa jugar en equipo pero también resolver cuando le toque y eso es precisamente lo que hace Carlos Rodas, tan veterano como goleador, tan veloz como fuerte y que hasta hace goles de cabeza pese a su estatura.

Por supuesto no nos olvidamos de la seguridad de Otero en el arco. Este es el Deportes Quindío, un equipo práctico y bien trabajado, que no es el Barcelona o el Real Madrid y no necesariamente será campeón, pero ojo con el equipo de Pecoso que dio un paso importante y va por más.

La hora de la verdad

Actualizado el 15 de noviembre de 2010
por Daniel Pérez

BUENOS AIRES -- Está más que demostrado que hablar de favoritos en series decisivas de torneos de fútbol puede resultar una tarea fácil, que no implica que después cuando se jueguen los partidos esos pronósticos se confirmen; es el caso de estos cuadrangulares del fútbol en Colombia, pero bueno al fin y al cabo es parte del espectáculo del juego de animarse a dar posibles vencedores y vencidos en un deporte tan inesperado como este.

Pero no siempre se dan las sorpresas, como no siempre gana el mejor, y todo este preámbulo sólo para hablar de lo que podría pasar ya armados los grupos de semifinales en la liga.

Pese a que este puede ser un campeonato injusto a la hora de afrontar los cuadrangulares, ese punto invisible que históricamente no ha pesado a la hora de la definición cobra mucha importancia en el momento de dar un pronóstico, todo por la paridad que hay entre 4 o 5 equipos en el fútbol colombiano.

El Deportes Tolima parte como gran favorito de su zona, no sólo por ese punto mágico sino por lo demostrado en materia fútbol a lo largo de todo el año. Los números lo demuestran, además es el equipo que lleva más tiempo con el mismo cuerpo técnico y eso debe tener, más que un premio, un resultado a la seriedad, al trabajo y al respeto por los procesos. Esta ecuación nos da que el equipo de Torres tiene todas las de ganar en ese difícil grupo.

Ojo sólo con un aspecto. Tolima debe jugar 2 de sus 3 partidos en el cuadrangular como visitante en la altura de Bogotá, algo que parece no haberle afectado cuando jugó frente a Millonarios hace unos días. Eso sí, una cosa es Millonarios de local y otra muy distinta Santa Fe y Equidad. Pese a esto, Tolima sabe que con ganar de local los 3 partidos y arañar un par de puntos afuera está casi listo por aquel mencionado punto mágico.

Para este conjunto hay otro mini torneo, la tabla de la reclasificación pues parte con 7 puntos de ventaja sobre el segundo, y curiosamente segundo y tercero de esa tabla están en su grupo justamente rojos y verdes capitalinos.

Dayro Moreno
APDayro Moreno es una de las figuras de Once Caldas

En el otro cuadrangular parece todo más claro que en el del Tolima, pues Once Caldas no sólo es el que tiene el punto mágico sino que entra embalado, con aire en la camiseta aparte del invicto de 11 fechas y los intratables Fernando Uribe y Dayro Moreno. Los blancos además tienen quizás al técnico más estudioso de sus rivales del fútbol colombiano y en este contexto seguramente los de Manizales parten con ventaja. Por otro lado y aunque no es la altura de Bogotá, jugar en la capital de Caldas no es nada fácil y por ejemplo Nacional y Cúcuta, rivales más fuertes históricamente, les cuesta subir metros sobre el nivel del mar, sobretodo al cuadro motilón.

Por el lado del Deportes Quindío ya cumplió su objetivo y dejó afuera a grandes de la pelea. Además en esta instancia podría pesar la inexperiencia y cierta presión pues el equipo del profe "Pecoso" es el único de los 8 clasificados que nunca jugó una final de torneo corto.

Seguramente cada uno de ustedes tendrá sus preferidos por diversas razones, por eso como siempre anímense y participen dando sus finalistas.

Para mí sin sorpresas: Tolima vs. Once Caldas, los dos mejores del todos contra todos.

El vaso medio lleno

Actualizado el 8 de noviembre de 2010
por Daniel Pérez

BUENOS AIRES -- La campaña de Millonarios no ha sido buena pero tampoco es una catástrofe, hay que entender al hincha que lleva más de un fracaso en los últimos torneos, pero también hay que explicarle razones para que piense que lo hecho por Richard Páez no fue del todo malo.

Richard Páez
Getty ImagesEl DT supo revertir la situación para conseguir resultados

Después de malos campeonatos, Millonarios debía afrontar un torneo con una responsabilidad impensada: el fantasma del descenso, una presión que sin querer se fueron metieron los jugadores a medida que pasaban las fechas, algo que por ahí el aficionado no lograba entender, pero que era una cruda realidad.

Mientras pasaban y pasaban los partidos este equipo empezaba a acostumbrarse a no ganar, no jugaba del todo mal pero no conseguía los resultados. Salvo el triunfo frente a Cali en la segunda fecha, el equipo alternaba malas y peores en cuanto a los resultados.

Cuando pasaron los clásicos frente a Santa Fe, uno empatado y otro perdido, hubo un quiebre en la campaña, en el rendimiento y sobretodo en los resultados. Millonarios empezó a jugar para sacar resultados, su técnico hizo cambios tácticos que surtieron efecto, hubo jugadores que subieron mucho su nivel caso Estrada y Robayo, las que antes pegaban en el palo esa vez iban adentro, la suerte (que es necesaria) empezó a estar del lado azul y blanco y todo cambió. Fueron pasando las jornadas y el equipo ganaba de visitante, toda una novedad, sacaba los puntos necesarios y de aquel equipo eliminado que andaba por los últimos puestos de la tabla sólo quedaba el recuerdo.

Porque ese nuevo Millonarios, menos vistoso pero más efectivo, seguía invicto y sumaba de a tres, pues de 3 en 3 rinde tanto que llegó a estar a punto de meterse a una fiesta a la cual no lo habían invitado, una fiesta a la que podía llegar pero con ropa prestada. Millonarios volvió a respirar, sus hinchas volvieron a creer, sus números los avalaban, 5 victorias consecutivas, sólo 1 partido perdido de 7 disputados en ese periodo de recuperación, no pueden dar a traste con una casi segura eliminación.

LOS ATENUANTES
Técnico que nunca había dirigido en Colombia, jugadores nuevos, promoción y descenso encima y una hinchada muy exigente, no era fácil para el médico Páez que no hizo una campaña como para estatua pero si por lo menos se ganó el derecho a cumplir su contrato hasta junio de 2011, y no porque es costoso sacarlo sino por convicción al trabajo y a respetar un proceso.

El Millonarios de hoy tiene aire en la camiseta y con 4 o 5 refuerzos y el mismo técnico debe estar peleando el título el próximo semestre, debe estar pensando arriba y no abajo en la tabla, como lo marca la historia, porque esa camiseta con 13 estrellas pesa y mucho.

La recta final

Actualizado el 3 de noviembre de 2010
por Daniel Pérez

BUENOS AIRES -- Las dos fechas que restan en el fútbol colombiano serán las que decidan destinos y tendencias de los equipos de cara a los cuadrangulares semifinales. Pasada la fecha 16 no hubo movimientos en la tabla, el dueño del anhelado octavo lugar, Deportivo Cali, salvó casi su semestre en el último minuto ante Envigado. Ahora, más allá de la final de Copa Colombia, debe recibir a un necesitado de puntos Deportivo Pereira y cierra ante Equidad. Por lo hecho en el torneo se puede pensar en que el equipo de De la Pava termine con 26 o 28 puntos. En el primer caso va a ser un milagro si llega a las semis pero en el segundo, por la diferencia de gol, no parece que se pueda quedar por fuera.

Cúcuta y América jugaron para el Cali con el empate quedaron con 22 puntos pero sometidos a su sombra pues no dependen de sí, además tienen calendarios muy complicados: en la próxima fecha deben medirse, América al Once en Manizales y Cúcuta como local ante un Cortuluá que si empata o pierde sentenciará su regreso a la B.

El caso Millonarios es hasta más complicado. Tiene que ganar sí o sí los dos partidos y esperar a que Cali, América y Cúcuta no lo hagan así sumar 27 puntos y se quedaría con la octava casilla. Suena muy difícil y sí, en realidad lo es, me parece. Esto a título personal: Millonarios debe pensar en el otro torneo darle continuidad al técnico y al proceso. Los próximos partidos de Millos son Tolima adentro y DIM afuera.

La última posibilidad, remota y casi imposible la tiene el Medellín, que tiene 20 puntos debe ganar los dos partidos que le quedan y esperar a que Cali, América y Cúcuta sumen máximo 3 puntos de los 6 que tiene por delante y Millonarios nada más haga 4 de los 6 para quedarse con el anhelado octavo puesto, en ese caso el DIM haría 26 y los demás máximo 25.

América v Junior
MPsportimages.comAmérica venció al Junior y confía en clasificarse

BUENOS AIRES -- Faltan tres fechas para que termine el todos contra todos en el fútbol colombiano y es hora de hacer cuentas. Para empezar, hay que decir que, aparte de los ya clasificados, los que están parcialmente adentro dependen de sí para mantenerse.

Deportivo Cali -actualmente octavo con 21 puntos y diferencia de gol de 5- se metió tras esta fecha y ahora deberá mantener esa casilla ganando los partidos que le quedan, para así llegar a 30 puntos. Incluso haciendo 7 de los 9 que le restan podría estar adentro, teniendo en cuenta la diferencia de gol positiva que tiene.

Eso sí, hay combinaciones que lo pueden dejar afuera con 28 puntos, pero tendrían que darse muchos resultados, algunos poco probables. De ese grupo que pelea por el 8° puesto, el siguiente en discordia es Millonarios, que debe hacer lo mismo que el Cali: ganar los 3 partidos que le quedan y así sumar 30 unidades para clasificar.

Debemos mencionar que, con ese panorama, hay un equipo que se enfrenta con momentos decisivos en las fechas restantes. Se trata de La Equidad, que si pierde estos dos partidos podría resignar su cupo entre los ocho, ya que en este momento suma 25 y si vence a Nacional en Medellín sólo llegaría a 28. Esto, claro, si es que Millonarios y Cali hacen su trabajo.

Cúcuta esta parado en la misma zona de Cali y Millos: tiene 21 puntos y podría sumar 9 más. América lo mismo. Pero en la próxima fecha se enfrentan, con lo cual es lógico que uno de los dos va a quedar afuera, tanto por peder como por empatar.

Más difícil la tiene Boyacá Chicó, que es este momento acumula 18 puntos. Si suma los 9 en juego, llegaría a 27, un número que le daría para entrar siempre y cuando los que tienen 21 ahora dejen puntos en el camino. Es difícil, pero no imposible. Hay otra salvedad: Chicó, al igual que Cúcuta, va a jugar ante América, que son rivales directos.

De hecho, por ahora sólo hay cuatro clasificados: Tolima, Santa Fe, Once Caldas y Nacional. Tendría que suceder una catástrofe futbolística para que Huila y Quindío no entren, pues tienen 26 puntos y deberán sumar al menos 3 de los 9 que faltan para estar tranquilos. Incluso con 2 unidades más podrían asegurarse el lugar. Para La Equidad lo mismo, más allá de aquella situación que ya mencionamos con Cali y Millonarios, ya que si los bogotanos hacen 4 puntos de los que tienen por delante seguramente nadie los sacaría.

Para terminar digamos que Cali, Millonarios, Cúcuta y Chicó tienen dos partidos de visitante y uno de local, mientras que América al contrario tiene dos de anfitrión y otro a domicilio. Eso sí, de estos 5 equipos, sólo verdes y azules no se enfrentan entre sí en algún momento.

Richard Páez
Getty ImagesPáez sacó lo mejor de sus jugadores

BUENOS AIRES -- El número favorito de la jornada fue el 2, respecto de lo que dejó la fecha 14 del fútbol colombiano.

Dos certezas: Santa Fe y Tolima, ya clasificados para la fiesta de las semifinales, los mejores en la reclasificación del año y los dos representantes en la Copa Sudamericana.

Claro, los dos con argumentos distintos pero igual válidos. Uno, Tolima, con dos goleadores implacables como Medina y Perlaza (17 goles en el torneo); el otro, el Expreso Rojo, sin grandes goleadores pero con juego sólido, vertical y con gran aporte de los volantes. Eso sí, hay una salvedad en esta jornada para seguir con el dos como número mágico: dobletes de Wilder Medina y Cristián Nazarith.

Seguimos con 2 ilusionados: Millonarios y Deportivo Cali. El conjunto albiazul, sin jugar tan bien, está consiguiendo los resultados y ya lleva 5 sin perder, que incluye 4 triunfos (2 como visitante -no ocurría desde 2008-). Este de Páez es un equipo que ha sacado lo mejor de cada uno de sus jugadores. Sigue padeciendo muchos problemas en defensa. Dije lo mejor y para algunos eso es lo "mejor".

El Depor Cali vive un presente dulce a puro gol, que incluye 11 en 4 días (6 a América y 5 a Equidad). Se encontró con un serio Cortuluá y, pese a no ganar, sigue con la posibilidad intacta.

Y cerramos con 2 realidades: Junior y Medellín, curiosamente los últimos dos campeones del fútbol colombiano, quedaron virtualmente eliminados de los cuadrangulares. Los de Barranquilla mostraron poco y sintieron la baja de Gio Hernández para caer en Bogotá y el poderoso perdió el norte, no tiene goleadores y volvió a ceder puntos en casa: no paso del empaté ante Equidad y ahora no sólo tendrá que, sino además rezar.

Perdón con los hinchas de Nacional me faltaba un gran 2 por Beto Mendoza. Doblete para salvar a un verde que se complicaba en Cartagena.

BUENOS AIRES -- Después de la eliminación prematura del Junior, por lo menos la semana pasada los equipos colombianos que quedaron en la Copa pasaron el duro examen que siempre es el debut.

Once Caldas debutó con un gran triunfo

Lo del Junior no se puede casi ni calificar, debido a la poca preparación para afrontar ese incómodo e irrespetuoso repechaje. No es que crea que el fútbol colombiano sea tan importante como para exigir muchas cosas, pero no apruebo jamás y en esto incluyo al resto de sudamericanos excepto Argentina, México y Brasil, la creación de esos partidos de repesca, que son para darle cabida y seguir otorgándole mas cupos a sus equipos.

Todos deberíamos tener los mismos cupos y entrar por riguroso sorteo tratando de evitar enfentamientos entre representantes del mismo país. El deporte ha cambiado, ya no hay equipos grandes. Sin embargo, los señores de la Conmebol quieren desconocer ese hecho y para cuidar su negocio siguen manipulando todo a diestra y siniestra.

Retomando, el Junior llegó casi sin conocerse con su nuevo técnico y no pudo remontar el empate que le sacó el Racing uruguayo en Barranquilla. El Once jugó bien, sin sobrarle nada, inclusive desperdiciando un penal, pero mostrando categoría de equipo que sabe jugar estos torneos.

El DIM enfrentó el rival más pesado de todos, el más copero y también lo pudo liquidar como el Once pero se confió y le terminaron empatando.

Ambos me dejaron buen sabor de boca, creo que empezó el momento de mostrar recuperación del mal 2008 y terrible 2009. Habrá que ir poco a poco, esta vez se debe tratar de ganar el grupo, ambos difíciles, porque no clasifican todos los segundos directamente.

Además de la oportunidad de vitrina que siempre tienen las promesas en la Libertadores es también el escenario para que tanto Juan Carlos Osorio y Leonel Alvarez empiecen a ratiicar que son evientemente la nueva generación de técnicos colombianos con la tan ansiada evolución táctica que necesitamos urgentemente.

BUENOS AIRES -- Más allá del debut de los dos equipos colombianos que participará de la Copa Libertadores 2010, el panorama no es muy alentador teniendo en cuenta nivel, presente y rivales.

El Medellín es el actual rey colombiano

Vale mencionar que la eliminación del Junior en la fase previa del torneo es penosa desde todo punto de vista, no sólo por el resultado global sino porque el rival, Racing de Montevideo era un debutante absoluto en el torneo. Además, la nómina del conjunto barranquillero está por lo menos para estar en fase de grupos, aunque parece que una buena inversión en jugadores y un buen técnico no son suficientes.

Pero volvemos al principio, Once Caldas y Medellín tienen grupos complicados pero no imposibles. Lo que sí tienen es el estigma de los malos torneos que han hecho los equipos colombianos en los últimos años, desde el título del Cañdas en 2004, han sido fracasos sucesivos de los cuadros nacionales, con una sola salvedad, la del Cúcuta semifinalista 2007.

Ahora es como si el contexto continental les quemara, como si no tuvieran ropa para esa fiesta tan elegante A veces resulta difícil encontrar una explicación porque hay equipos que se armaron hasta los dientes y fracasaron.

Pero siempre hay tiempo de soñar e ilusionarse: ¿será este año? Para quien escribe, 2010 tampoco será un buen año en la Copa y ojalá me equivoque. Eso sí, espero que algún día nos valoren un poco más en Conmebol y tengamos por lo menos tres cupos directos a la fase de grupos para así, por lo menos por número, tengamos más posibilidades.

AL INICIO