Robinson Canó Marineros SeattleRick Osentoski/USA TODAY SportsRobinspn Canó lidero a todos los 2B en WAR en el béisbol en el 2014 por tercera temporada seguida.
Seguimos con el tema de la semana, y aquí les presentamos el ranking de los 10 mejores intermedistas en las Mayores.

De nuevo, esto no se trata solo de la defensa, o de la ofensiva, sino del juego en general, y Mark Simon de ESPN Stats and Info nos envía lo siguiente: "Algo para tener en mente cuando evaluamos a los intermedistas es que hubo una gran baja en producción ofensiva entre los ocupantes del segundo saco la pasada temporada, en comparación con otras posiciones en el cuadro interior". (Ver la tabla a la derecha.)

"Así que si ven a un intermedista y sus números ofensivos se mantuvieron iguales desde el 2013 al 2014, entonces eso significa que le fue bien".


1. Robinson Canó, Marineros de Seattle

Este fue el quinto año consecutivo que Canó terminó entre los 5 mejores en la votación del JMV, luego de batear .314 con 53 extrabases. En su primera temporada de su contrato de 10 años, hizo todo lo que esperaban los Marineros al pagarle esa cantidad de dinero, al servir como ancla en la alineación y ayudando a sus compañeros, y Seattle aumentó en 16 su cantidad de victorias. En esta etapa de su carrera, él es un buen segunda base (y cuidado si no necesariamente grande).

De hecho, Canó se aproxima a varios hitos en su carrera, luego de jugar en por lo menos 157 partidos en las pasadas ocho campañas. Necesita 164 hits para llegar a los 2,000 en su carrera, 32 jonrones para llegar a los 250, y 96 impulsadas para alcanzar las 1,000. Canó tiene ahora cinco temporadas con un WAR por encima de 6, según el estándar de Baseball-Reference.com. Los únicos intermedistas en producir tantas temporadas como esas en toda la historia son Eddie Collins (10), Rogers Hornsby (9), Nap Lajoie (8) y Charlie Gehringer (6).


2. Dustin Pedroia, Medias Rojas de Boston

Dada la enorme admiración por la forma en que Pedroia juega, hay crecientes dudas entre los evaluadores de que él termine vencido por los problemas físicos por su forma de jugar, en la que lo da todo siempre - y como prueba de ello es el hecho de que sus números ofensivos han ido en declive a medida que ha tenido que lidiar con lesiones molestosas. Luego de tener un OPS de .860 en el 2010 y .861 en 2011, los números de Pedroia han bajado a .796, .787 y .713 en las últimas tres temporadas. Sin embargo, como indica Justin Havens, él tiene 17 Carreras Salvadas por la Defensa, segundo detrás de Ian Kinsler entre todos los intermedistas de la Liga Americana. Aun así logró un WAR de 4.8 a pesar de haber tenido la peor temporada ofensiva de su carrera.


3. José Altuve, Astros de Houston

Tuvo números parecidos a los de Ichiro en el 2014, incluyendo la mayor cantidad de hits en todo el béisbol con 225, 56 bases robadas y OPS de .830. Altuve, quién no cumplirá 25 años hasta mayo, se ubicó cuarto en WAR entre los intermedistas, según Fangraphs, y se convirtió en el primer jugador del cuadro desde 1922 (George Sisler) en producir promedio de bateo de .340, por lo menos 50 bases robadas y 50 extrabases en una temporada. De hecho, los únicos otros jugadores en lograr algo así son Altuve, Sisler y Honus Wagner, quien lo hiciera cuatro veces. Su defensiva es considerada un trabajo en progreso, ya que se ubicó entre los peores en su posición en Carreras Salvadas por la Defensa.


4. Ian Kinsler, Tigres de Detroit

Él llegó a los Tigres con la misión de mejorar, perder peso en la temporada baja, y tuvo una temporada fuerte, con promedio de .275, con 61 extrabases, 15 bases robadas y 100 anotadas. Y como indica Havens, Kinsler lideró a todos los intermedistas con 20 Carreras Salvadas por la Defensa. Kinsler tuvo valor de WAR de 5.5, la tercera mejor marca de su carrera, a pesar de tener la segunda peor temporada en términos ofensivos de su carrera.


5. Ben Zobrist, Rays de Tampa Bay

Como siempre, Zobrist divide su tiempo en varias posiciones diferentes - abrió 74 partidos en la segunda base el año pasado entre los 146 juegos en que participó - y sigue siendo un muy buen jugador sin importar donde lo coloque. Con la ayuda de 75 boletos, tuvo porcentaje de embasamiento de .354, y además tuvo 47 extrabases. Zobrist, quien cumplirá 34 años en mayo, está entrando al año final de su contrato con los Rays, por lo que habrán muchos rumores de cambios rodeando a los Rays... de nuevo.


6. Jason Kipnis, Indios de Cleveland

No hay manera de darle la vuelta a esto: Kipnis tuvo una temporada terrible en el 2014, con números de .240/.310/.330, y su cantidad de extrabases se desplomó de 57 a 32. Pero le daremos un 'mulligan', dada su edad (27) y el hecho de que él sufrió una lesión en el oblícuo a principios de temporada que pareció colocarlo en un hueco, del que nunca pudo salirse. Quizás quedó atrapado en el esfuerzo de tratar de compensar por el tiempo perdido y simplemente cayó en malos hábitos. Justin Havens envió estas notas:

En el 2013, Kipnis tuvo slugging de .754 en elevados, con 14 jonrones y 9.5 por ciento de sus elevados convirtiéndose en cuadrangulares. De forma extraña, en el 2014, tuvo slugging de apenas .301 con elevados, y apenas el 4.3 por ciento (5) de ellos se fue de cuadrangular. Quizás lo más relevante, es que su distancia promedio de elevados bajó de 290 pies en 2013 a 270 en 2014. Cuán bueno sea Kipnis se centra mayormente alrededor de cual actuación ante los zurdos sea "real". Ver abajo (la tasa de lanzamientos perseguidos se define como el porcentaje de pitcheos fuera de la zona de strikes que resultan en swings):

2014: promedio de .208, slugging de .244, tasa de perseguidas de 30.1 por ciento
2013: promedio de .308, slugging de .480, tasa de perseguidas de 18.8 por ciento
2012: promedio de .215, slugging de .282, tasa de perseguidas de 21.2 por ciento


7. Chase Utley, Filis de Filadelfia

A medida que los Filis se encaminan a una gran reconstrucción, evaluadores rivales han hablado privadamente sobre cómo habría un alto nivel de interés en Utley si Filadelfia llegase a cuadrar un cambio adecuado por él (y que él esté de acuerdo). Utley, quien cumplirá 36 años el mes que viene, consiguió 53 extrabases, 53 boletos y 10 bases robadas en 11 intentos en el 2014, y fue seleccionado para el Juego de Estrellas por primera vez desde 2010. La apuesta aquí es que, dada la importancia de Utley en Filadelfia, los Filis nunca van a poder encontrar un acuerdo aceptable, y él va a terminar su carrera habiendo jugado todos sus partidos en las mayores en dicho uniforme.


8. Neil Walker, Piratas de Pittsburgh

Walker conectó 23 jonrones en el 2014, la mayor cantidad de su carrera, empatado en la cima entre los intermedistas, con 51 extrabases en 137 juegos, y se ganó el Bate de Plata por sus esfuerzos.


9. Howie Kendrick, Angelinos de Los Ángeles

Hubo reportes de que Kendrick estaba disponible para cambios, pero evaluadores rivales se alejaron de las conversaciones con los Angelinos ante la creencia de que el gerente Jerry Dipoto tendría que ser impresionado grandemente para entregar a Kendrick, quien es un bateador importante en el medio de la alineación de Mike Scioscia. Kendrick, de 31 años, conectó 181 hits la pasada temporada, con un OPS de .744. Está entrando al año final de su contrato con los Angelinos.


10. Brian Dozier, Mellizos de Minnesota

Conectó 23 jonrones y participó en 156 juegos. Simon envió estas notas: Dozier tuvo un WAR de 5.2 en 2014 a pesar de solo batear .242. La clave de su valor, como indica Mark Simon, es su habilidad para atraer boletos; recibió 89 bases por bolas la pasada temporada, promediando 4.18 pitcheos por aparición en el plato. Además terminó tercero en la Liga Americana con 89 carreras anotadas. Dozier se robó 21 bases en 28 intentos, y es conocido por ser un buen corredor en los senderos.

Un tipo que está destinado a entrar a este grupo tan temprano como en el 2015: Kolten Wong de los Cardenales de San Luis. La velocidad de su bate lo convierte en una fuerza peligrosa en la postemporada, donde tuvo siete extrabases en sus 29 turnos. Es duro ponerlo en este grupo a pesar de la inconsistencia que le aquejó en el 2014, cuando bateó .249. Pero hubo ocasiones en que lucía como que estaba listo para dar el salto al estrellato.

Menciones de honor: Dee Gordon de los Dodgers, quien tuvo una fuerte primera mitad en el 2014, pero se cayó al final de la temporada; Brandon Phillips, cuyas métricas defensivas son buenas pero tuvo una baja en el OPS, de .810 en 2011 a .678 la pasada temporada. Y Joe Panik demostró en los dos meses finales de la temporada regular, al igual que en octubre, que él podría ser un muy buen jugador por mucho tiempo.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Goldschmidt & Cabrera & Abreu USA TODAY Sports¿Dónde ubicamos a Paul Goldschmidt, Miguel Cabrera y José Abreu entre los mejores 1b?
En la segunda entrega de nuestros rankings de los mejores jugadores en cada posición -- ya habíamos evaluado a los receptores -- ahora evaluamos a los 10 mejores inicialistas, gracias a la información dada y las observaciones de evaluadores de MLB.


1. Paul Goldschmidt, Diamondbacks de Arizona

Si este ranking se construyera por la habilidad ofensiva solamente y Miguel Cabrera no hubiese sufrido una lesión en el tobillo la temporada pasada, el dos veces JMV de la Liga Americana habría sido colocado en el primer puesto. Pero aquí estamos evaluando a los jugadores por todas sus cualidades, y Goldschmidt es el mejor inicialista en general. Terminó segundo en la votación del JMV de la Liga Nacional en el 2013, y en el 2014 estaba en camino a terminar nuevamente entre los primeros cinco hasta que una recta de Ernesto Frieri le rompió la mano.

A pesar de eso, Goldschmidt conectó 59 extrabases en 109 juegos, con 75 carreras anotadas. Es catalogado como un excelente defensor -- ganó el Guante de Oro en la Liga Nacional en el 2014 -- y llegó a robarse 24 bases en las pasadas dos temporadas.

Miren, el WAR como estadística es algo imperfect para un primera base. Pero al menos intenta medir todos los aspectos del juego, y a pesar de perderse una tercera parte de la temporada, Goldschmidt terminó bien cerca de la cima junto con sus pares, con 4.4. (Anthony Rizzo de los Cachorros fue el líder con 5.6.) En las últimas dos temporadas, el WAR de Goldschmidt es de 11.1.


2. Miguel Cabrera, Tigres de Detroit

Los detalles de la cirugía de Cabrera en la temporada baja confirmaron lo que ya sabíamos: El tipo es tan duro físicamente como cualquier otro jugador en MLB. Tuvimos a los Tigres en una transmisión de "Domingo de Grandes Ligas" en abril pasado, y pudimos ver que Cabrera estaba lidiando con alguna molestia en el tobillo. Y durante el verano, la misma se fue agravando. Pero se quedó jugando y terminó con promedio de .313, 25 jonrones y 52 dobles. En la cirugía, le removieron varios espolones óseos y se le insertaron par de tornillos para repararle una fractura de estrés.

Debido a que Cabrera debe seguir en reposo por algunas semanas más, su estatus (su condición física, la posibilidad de un retroceso) seguirá incierto para los Tigres mientras se preparan para el entrenamiento primaveral. Pero Cabrera ha demostrado que se merece el beneficio de la duda aun cuando no esté al 100 por ciento, dada su habilidad natural para batear.

Cabrera cumplirá 32 años en abril y llegará a la siguiente temporada con estos números de por vida: 390 cuadrangulares, 2,186 hits, 1,369 remolcadas. Si juega 150 partidos la siguiente temporada, le podría pasar a Johnny Bench, Joe Medwick, Robin Yount y Charlie Gehringer, entre otros, en impulsadas de por vida mientras se sigue estableciendo como uno de los mejores bateadores de todos los tiempos.

La mudanza de Cabrera de la antesala a la inicial, para sorpresa de nadie, lo colocó en un puesto más cómodo en esta lista; estaba en el medio del grupo entre los inicialistas en carreras salvadas por la defensiva.


3. José Abreu, Medias Blancas de Chicago

A medida que Cabrera batallaba con sus problemas físicos en la segunda mitad de la temporada 2014, algunos empleados de equipos rivales comenzaban a pensar en algo que pudo haber sido catalogado como una aberración al comenzar la temporada: Abreu era un reto más duro en el plato que Cabrera. Pero Abreu se ganó esa distinction a lo largo de su temporada de novato en la que demostró una habilidad increíble para ajustarse de pitcheo a pitcheo, para establecerse ante los lanzadores rivales y los receptores, para anticiparse a lo que vendría luego. Abreu tuvo 73 extrabases en sus primeros 145 juegos en las Grandes Ligas a pesar de tener problemas -- y así mismo lo reconocería luego -- en su primer año lidiando con los rigores diarios de los viajes y del juego en general en las Grandes Ligas. Empleados rivales creen que Abreu tiene la aptitud de mejorar gracias al conocimiento adquirido y acumulado en el verano pasado y seguir hacia adelante, y que seguirá hasta establecerse como un líder en el camerino de los Medias Blancas.


4. Anthony Rizzo, Cachorros de Chicago

Como mencionó él mismo en una conversación a principios del 2014, todo lo que hace Rizzo en el plato se deriva de su manejo de la bola rápida. En sus primeros días en las Grandes Ligas, en el 2011, escuchas rivales pensaban que él estaba siendo superado por las rectas -- incluso rectas promedio -- y tuvo un cuadrangular en 153 apariciones en el plato, con promedio de .141 y 46 ponches.

Pero Rizzo, de 25 años, hizo los ajustes ante la recta. En el proceso logró justificar la fe que el gerente de los Cachorros Jed Hoyer, quien ha adquirido dos veces a Rizzo en parte por su excelente aptitud. La temporasa pasada, Rizzo floreció por completo, al conectar 32 jonrones entre sus 61 extrabases, con 73 boletos recibidos y números de .286/.386/.913. Los Cachorros lo tendrán bajo control por siete años más por los términos de su contrato.


5. Adrián González, Dodgers de Los Angeles

Aunque un sinnúmero de veteranos han visto un declive en su producción en temporadas recientes, González se ha mantenido estable: OPS de .807 en 2012, .803 en 2013, .817 en 2014. Tuvo un total combinado de hits y boletos de 230 en 2012, 218 en 2013 y 219 in 2014. Además tuvo 68 extrabases la pasada temporada, su total más alto desde 2011, y ganó el Guante de Oro, liderando a todos los inicialistas en carreras salvadas por la defensa. Por todo esto, terminó séptimo en la votación del JMV de la Liga Nacional.


6. Freddie Freeman, Bravos de Atlanta

Escuchas rivales todavía creen que Freeman necesita adaptarse a lo que los lanzadores rivales están intentando hacer contra él, porque en el 2014 -- cuando su producción dio un paso atrás -- en ocasiones ellos parecían aprovecharse de su agresividad. Su OPS bajó 50 puntos, sus ponches aumentaron a 145 y sus jonrones bajaron a 18.

Freeman acaba de cumplir 25 años, así que debería haber mejoras en las temporadas siguientes. Algo de la información estadística de los inicialistas puede ser turbio, pero dicho esto, los números de Freeman la temporada pasada fueron horribles: Tuvo un menos-7 en carreras salvadas por la defensa.


7. Joey Votto, Rojos de Cincinnati

Votto habría sido colocado mucho más alto en esta lista si hubiese estado saludable en 2014. Sin embargo, Votto fue limitado a 62 juegos, y en esos partidos, bateó .255 con seis jonrones y slugging de .409, el peor de su carrera.

Al final de la temporada regular, el manager de los Rojos Bryan Price dijo que está confiado que Votto pueda volver por sus fueros en el 2015, pero que ha pasado algo de tiempo desde que bateó con algo de poder. Dicho esto, llegó a base en 316 ocasiones en el 2013, y es tiene una defensiva decente.


8. Albert Pujols, Angelinos de Los Angeles

El futuro miembro del Salón de la Fama tuvo una buena temporada de recuperación, al conectar 28 jonrones entre sus 66 extrabases y anotar 89 carreras. Ya no se mueve tan bien como solía antes, y no es tan bueno defensivamente como lo era con los Cardenales.

Dicho esto, en el verano que cumplió 34 años, Pujols tuvo un total de 295 bases, y solo 10 jugadores en las mayores consiguieron más que eso.


9. Mike Napoli, Medias Rojas de Boston

El receptor convertido a inicialista es el patito feo de este grupo porque no fue regular en dicha posición hasta el 2013 y porque bateó .259 y .248, respectivamente, en las pasadas dos temporadas. Pero hace muchas cosas muy bien.

Ken Woolums de ESPN Stats & Info recientemente escribió algo de evidencia estadística en favor de Napoli: "Pienso que tenemos un buen caso en favor de él aquí. Incluso con el tiempo de juego que se perdió, está empatado en el liderato en WAR defensivo y tiene 17 carreras salvadas por la defensa en las pasadas dos temporadas (tercero detrás de Adrián González y Anthony Rizzo). Además tiene la segunda mejor tasa de boletos (14 por ciento) entre los inicialistas calificados en ese periodo. Tampoco suele sacrificar tanto poder para tener esa buena tasa de boleto; se encuentra en el 11º puesto entre los inicialistas calificados en slugging aislado en los pasados dos años".


10. Eric Hosmer, Reales de Kansas City

Hosmer acaba de ganar su segundo Guante de Oro y muchos lo catalogan como el que mejor lanza en su posición, con una forma física única entre sus pares. El puesto de Hosmer en este ranking es basado en el supuesto de que mirando hacia adelante, él será más como el jugador que fue en septiembre y octubre que el que fue en la primera mitad de la temporada 2014, cuando bateó apenas .268 con seis jonrones. La industria ha estado esperando una explosión de Hosmer, y quizás la misma haya comenzado en la postemporada, donde bateó .351 (con OPS de .983 OPS) con seis extrabases en 57 turnos, además de nueve boletos.

El jugador más duro de omitir en esta lista fue Justin Morneau de los Rockies, campeón de bateo de la Liga Nacional la pasada temporada y un buen defensor. Luché con la duda de si debía colocarlo en esta lista por encima de Napoli o Hosmer.

Y dos menciones honoríficas adicionales: Adam LaRoche, quien masacró al pitcheo derecho en el 2014, con un OPS de .891; y Matt Adams, de los Cardenales, quien luce como que está comenzando a entender cómo utilizar al máximo todo su poder.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Posey Bumgarner GigantesJohn Rieger/USA TODAY SportsEn las cinco temporadas de Buster Posey como receptor de SF, han ganado tres Series Mundiales.
En aquellos escasos momentos hace par de años cuando los Yankees de Nueva York hablaban sobre una austeridad en el equipo, cuando Hal Steinbrenner hablaba de mantenerse por debajo del impuesto de lujo, ellos decidieron dejar irse a Russell Martin como agente libre -- y fue contratado por los Piratas de Pittsburgh.

En diciembre del 2013, a medida que los Yankees decidían hacer cambios en su plantilla de receptores, ellos decidieron cambiar a Chris Stewart, y los Piratas lo agarraron para que fuera el sustituto y respaldo de Martin.

La semana pasada, mientras Pittsburgh buscaba construir una red de seguridad en caso de que Martin se fuera por la agencia libre, los Piratas acudieron de nuevo a los Yankees, intercambiando al relevista veterano Justin Wilson por Francisco Cervelli.

No es coincidencia que haya habido un junte de Yankees y Piratas en cuanto a receptores, porque aparentemente ambos equipos tienen una misma prioridad, conseguir receptores que pudiesen enmarcar bien los lanzamientos, una habilidad que tanto Martin, Stewart como Cervelli poseen, y es una herramienta que ha ido aumentando de valor progresivamente a medida que los equipos han ido reconociendo sus pequeñas (y grandes) ventajas. Los días en los que los equipos estaban satisfechos con poner detrás del plato a cualquier jugador que le calzaran los aperos y que tuviese deficiencias defensivas son cosa del pasado.

Con eso en contexto de cómo los receptores son evaluados en este 2014, aquí les presentamos el primero de una serie de rankings de los 10 mejores jugadores por cada posición, basados en sus habilidades en general tanto en la defensiva como en la ofensiva. Los rankings fueron construídos a base de la información provista por algunos gerentes y otros evaluadores en el deporte.

Los 10 mejores receptores:


1. Buster Posey, Gigantes de San Francisco

Por cada evaluador que prefería a Posey, había otro que se iba con Yadier Molina. Algunos prefieren la defensiva de Molina, su habilidad para evitar el juego de la carrera; otros prefieren a Posey, porque ha sido el bateador más consistente cuando se le compara con otros en esta posición. Tiene un OPS de por vida de .861, una cifra que Molina solo ha alcanzado una sola vez: 2012, cuando tuvo OPS de .874.

Molina, quien desde ya se puede asegurar que estará en el Salón de la Fama, es universalmente considerado como el mejor jugador defensivo. Pero la defensiva de Posey es buena, y sus lanzadores dicen que está mejorando en la forma en que maneja los partidos y como maneja situaciones. Madison Bumgarner habló durante la postemporada sobre como el modo calmado de Posey realmente es algo que se pega, pero añadió que si se necesita ser sacudido emocionalmente, Posey también tiene la habilidad de hacerlo, de meterse bajo la piel de cualquiera y de llamar su atención, de la misma forma en que un hermano mayor le habla a un hermano menor.

Es difícil argumentar en contra de los resultados. Posey ha sido el receptor de los Gigantes por cinco temporadas, y han ganado la Serie Mundial tres veces. En el medio de la corrida campeonil de San Francisco el mes pasado, un miembro del equipo de San Francisco habló sobre el constante reclamo de Posey de ser movido a otra posición para mejorar sus números ofensivos, un cambio que los Gigantes no están considerando ahora.

"Qué ventaja es tener un jugador como ese como tu receptor", dijo el empleado.

Seguro, lo hemos notado.


2. Yadier Molina, Cardenales de San Luis

Él ha jugado 11 temporadas en las Grandes Ligas, y en ese tiempo, los equipos contrarios tienen un total de 317 bases robadas en apenas 574 intentos. Para entender lo grande esto, solo piensen esto: En esos mismos 11 años, los Medias Rojas de Boston -- quienes han ganado tres Series Mundiales desde el inicio del 2004 -- han permitido 1,344 robos en 1,710 intentos. Con Molina en la receptoría, es como si los Cardenales estuviesen jugando un juego completamente diferente al de los otros 29 equipos, razón por la cual él sería candidato sólido al Salón de la Fama aunque no trabajara ni una sola entrada más detrás del plato.


3. Jonathan Lucroy, Cerveceros de Milwaukee

Terminó cuatro en la votación del JMV de la Liga Nacional este año, reflejo de su gran trabajo defensivo -- algunas de sus habilidades para enmarcar pitcheos están detalladas aquí -- y su posición como uno de los mejores receptores bateadores en el deporte. Estableció un record de dobles en el 2014.


4. Russell Martin, Azulejos de Toronto

Ha ido mejorando y mjorando a medida que su carrera ha progresado, y en el 2014 tuvo un porcentaje de embase de .402. El hecho de que Martin haya atraído tanto interés de equipos como los Cachorros y otros más nos dice del respeto que tiene en el mercado, a pesar de tener 31 años.


5. Salvador Pérez, Reales de Kansas City

Acaba de ganar su segundo Guante de Oro por su trabajo defensivo, a los 24 años, y la reciente decisión de Kansas City de no ejercer la opción de $12 millones por Billy Butler es basada en la creencia de que los Reales tienen que encontrar la manera de mantener más a menudo el bate de Pérez en la alineación.


6. Devin Mesoraco, Rojos de Cincinnati

Debe estar en esta lista por varios años. A los 26 años, tiene reputación de ser un dedicado al arte de la receptoría, y en la pasada temporada, conectó 25 jonrones con porcentaje de embase de .359.


7. Yan Gomes, Indios de Cleveland

Gomes es quizás el receptor más subestimado en las mayores, y el gerente de los Indios Chris Antonetti se merece mucho crédito por lograr un acuerdo con los Azulejos por él. El nativo de Brasil, de 27 años, le quitó la posición a Carlos Santana en el verano de 2013 debido a lo que puede hacer a la defensa, y Gomes también es bueno ofensivamente, con un OPS de .826 en el 2013 y .785 la pasada campaña.

Gomes luce bien en cuanto a sus habilidades para enmarcar pitcheos, y se merece gran parte del crédito por la mejoría en los serpentineros de Cleveland.


8. Brian McCann, Yankees de Nueva York

Él no pudo darle a los Yankees la ofensiva que ellos esperaban de él cuando lo firmaron. Pero a los coaches de Nueva York les encantó su forma de trabajar con el cuerpo de lanzadores, lo que ayudó a los Mulos a mantenerse en pelea durante una larga temporada.


9. Miguel Montero, Diamondbacks de Arizona

Arizona ha hablado con otros equipos sobre un posible cambio de Montero para poder salirse de los $40 millones que se le deben al receptor por las próximas tres temporadas. Pero quizás las expectativas que se tenían de él de que fuera un bateador del medio de la alineación estaban fuera de toda realidad, porque ha hecho algunas cosas bien: Tiene porcentaje de embase de .342 de por vida, y ha lanzado bien en su carrera.

Quizás la adición de Henry Blanco al cuerpo de entrenadores lo ayudó mucho en el 2014, cuando Montero trabajó para mejorar su forma detrás del plato, y le rindió frutos al ser uno de los mejores en las mayores en cuando a enmarcado de pitcheos.


10. Mike Zunino, Marineros de Seattle

Zunino, quien fuese tercera selección en el sorteo del 2012, bateó apenas .199. Pero tuvo algo de poder (22 jonrones) y algunas de las críticas que se le han hecho en el pasado -- un cuerpo muerto y falta de forma física -- se alejaron en el 2014, cuando esguvo entre los mejores en las mayores en enmarcado de pitcheos.

Los Marineros pensaban que Zunino sería un buen receptor defensivo cuando lo seleccionaron en el sorteo, dijo el gerente Jack Zduriencik. "Pero él ya estaba en Grandes Ligas a menos de un año de su firma", dijo Zduriencik. "Además se perdió seis semanas en el 2013 por una cirugía de muñeca. Ha tenido una curva de aprendizaje rápida, y la mayor parte de la misma ha sido a nivel de Grandes Ligas.

"La mejor parte es que este es un cuerpo de lanzadores difíciles con el movimiento de Félix Hernández, la recta de dedos separados de [Hisashi] Iwakuma, la pesadez en la recta de [James] Paxton, y un bullpen poderoso. Él seguirá creciendo y desarrollándose, y debería seguir mejorando. Piensen en todo lo que él va a mejorar cuando logre aprender y desarrollar los pequeños matices del juego.

"El siguiente paso es en la ofensiva, ya que necesita ser más selectivo y entender exactamente quién es él. Eso es entendible para un jugador tan joven en su primera temporada completa. ... Hay mucho por lo cual emocionarse por el futuro de este chico. Además es un individuo muy fuerte con un físico ideal para esta posición".


Mención de honor: Christian Vázquez, Medias Rojas de Boston

Él luce como la versión de Yadier Molina de la siguiente generación (y Vázquez es discípulo de los Molina; el día que fue subido a Grandes Ligas, Yadier lo llamó para felicitarlo). La pregunta a largo plazo sobre Vázquez es cuanto puede batear -- especialmente con poder -- pero sus habilidades defensivas son especiales. En sus primeros 54 juegos, los corredores contrarios fueron puestos fuera la mitad del intento en sus intentos de robo: 15 de 29 intentos fueron infructuosos.

David Ortiz habló con Nick Cafardo sobre como Vázquez puede aguantar a los corredores contrarios.

"Él logra anular completamente el juego de la carrera", dijo Ortiz. "Cuando yo estaba en la primera base en esos partidos ante Pittsburgh, los corredores en la inicial me decían, '¿Quién es este chico? Es increíble'. Yo pienso que Vázquez va a batear también. Hay que darle algo de tiempo, y lo va a poder lograr".

• Evan Gattis de los Bravos de Atlanta están en su categoría aparte. Posey podría ser el único otro receptor con su habilidad para batear con poder de forma consistente, pero hay una duda sobre cuánto tiempo más estará Gattis detrás del plato. Muchos evaluadores rivales creen que él encaja mejor como bateador designado, que su defensiva no es lo suficientemente buena como para seguir siendo receptor, y los Bravos han hablado con otros equipos sobre un cambio.

Pero es posible que Atlanta se quede con él como jardinero izquierdo y receptor de respaldo, dada la velocidad especial en su bate: Gattis tiene 43 jonrones en sus primeras 783 apariciones en el plato en su carrera.

• Noten que Matt Wieters normalmente estaría entre los primeros 10, pero él volverá de una cirugía Tommy John en el 2015, la última antes de irse a la agencia libre.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Giancarlo StantonAP Photo/Morry GashLos Marlins podrían darle mucho dinero a un jugador que vio su carrera amenazada por un pelotazo.
No hubo tiempo suficiente para limpiar la sangre de la cara de Giancarlo Stanton antes de que fuera sacado del terreno en un carrito de golf luego que la recta de Mike Fiers le rompiera la mejilla el 11 de septiembre. Pero antes de que fuera llevado a tratamiento, Stanton extendió su mano hacia su padre, quien casualmente se encontraba en Milwaukee esa noche y llegó hasta el terreno. Ese gesto estaba dirigido a asegurarle a su padre que la cosa no era tan grave.

Pero el hecho es que en ese instante, Stanton no sabía si las cosas eran graves o no, y no sabía si, con ese pitcheo, su carrera quedaría alterada para siempre, en la forma en que un momento como ese ha alterado la carrera de otros excelentes jugadores jóvenes. La próxima vez que Stanton habló con reporteros, luego de pasar días con medicos, le dijo a ellos que si el pitcheo le hubiese golpeado en otro lado, apenas a milímetros de donde le dio, las lesiones pudieron haber amenazado su carrera.

Apenas milímetros en otra dirección, y los Marlins no le estarían ofreciendo un contrato de alrededor de $325 millones por 12 temporadas, que es una de las opciones que se han discutido.

Solo Stanton sabe si la lesión que acabó con su temporada vaya a ser un factor en cómo se sienta sobre las variadas y sorprendentes propuestas contractuales de los Marlins, las que están diseñadas para que se quede con el equipo la mayor cantidad de tiempo posible. Amigos mutuos han dicho en años recientes que Stanton no está tan interesado en desarrollar un futuro con los Marlins -- pero que sería completamente entendible si el lanzamiento de Fiers hubiese alterado su pensamiento. Los dueños y esperanzas de Stanton han sobrevivido a ese terrible accidente. La historia del béisbol está llena de peloteros que no tuvieron tanta suerte.

Un pitcheo cambió para siempre la carrera de Tony Conigliaro, quien fue golpeado en la cara por Jack Hamilton de los Angelinos; nunca fue el mismo. El puertorriqueño Dickie Thon era uno de los mejores jugadores jóvenes de la Liga Nacional en 1984, a los 25 años, viniendo de su primera aparición en un Juego de Estrellas, y con un pitcheo de Mike Torrez, su carrera cambió para siempre.

Bryce Florie
Brian Bahr /AllsportLa carrera de Bryce Florie terminó por una línea que le golpeó en el 2000.
Bobby Valentine era catalogado como un gran jugador joven, al punto de que los Angelinos lo pidieron en cambio por Andy Messersmith, pero se lastimó la pierna buscando un elevado en 1972 y no pasó mucho tiempo para que su exmanager Tommy Lasorda tuviera que decirle que nunca sería un gran jugador. Bryce Florie estaba en el medio de lo que aparentaba sería una larga carrera como lanzador de Grandes Ligas, pero una pelota bateada por el medio del cuadro en el 2000 cambió todo eso, al igual que su visión.

Yo conocí a Bryce en 1992, cuando jugaba en el equipo Clase A de la organización de los Padres, y casualmente estaba cubriendo el juego que terminó con su carrera -- fue lo peor que yo haya visto en un terreno de juego.

Veinticinco años antes, cuando tenía 11 años, yo fui al Fenway Park para ver una doble jornada entre los Orioles y los Medias Rojas, con asientos detrás del plato. Tony Muser conectó una línea que golpeó a Dick Pole en la cara. En mi mente, yo todavía puedo ver a Pole retorciendose de dolor en el terreno; todavía puedo escuchar sus gritos. Hizo su último pitcheo en Grandes Ligas a los 27 años.

La casualidad es el denominador común en todas estas historias trágicas, e incluso si Stanton no conoce bien la historia de Conigliario, o Thon, o Florie, ya por lo menos tiene un recordatorio de primera mano de lo efímera que es la vida en el béisbol.

Antes de que se parara en la caja de bateo ante Fiers, él era el hombre increíble del béisbol, el toletero más cotizado en las mayores, el tipo que el resto de los equipos salivaban por él, el tipo que todo el mundo quería ver en el Derby de Caudrangulares en Minneapolis -- y no decepcionó, masacrando una pelota y enviándola a las gradas superiores. Pero en el momento en que recibió el pitcheo de Fiers en su rostro, todo esto cambio. Mientras Stanton permanecía en el suelo, nadie estaba pensando en si él se ganaría el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Nacional; lo que todo el mundo se preguntaba era: ¿Va a estar bien?

Quizás Stanton se hizo esa misma pregunta también, o tal vez no; sólo él lo sabe. Pero han pasado 64 días desde que sufriera esas fracturas faciales, y levantara su mano para asegurarle a su padre que todo estaría bien, y en ese periodo de tiempo él cumplió 25 años, el pasado 8 de noviembre, y los Marlins le han dicho que están dispuestos a darle el contrato más lucrativo en la historia de los deportes profesionales en Estados Unidos.

Los Marlins han sidoun hazmerreir durante gran parte de su existencia, y su estadio ha estado vacío durante gran parte del tiempo, en parte porque su nómina ha estado de forma consistente entre las más bajas en el deporte. Un aspecto de las discusiones contractuales con Stanton es el tipo de equipo que los Marlins pueden ser alrededor del toletero, y si hay algún tipo de lenguaje que se pueda agregar para abordar el deseo de Stanton de jugar para un equipo importante.

Pero los Marlins ven a Stanton como su Cal Ripken, el ícono de la franquicia, y están dispuestos a pagarle más que a cualquier otro jugador en cualquier otra parte.

Giancarlo Stanton ha sido afortunado de ver el béisbol desde todos los ángulos, desde la gloria de la caja de bateo, viendo como los fanáticos buscan sus cuadrangulares, y desde el terreno, con sus ojos cerrados, con voces a su alrededor intentando ayudarle mientras ninguno de ellos sabía en realidad si él iba a estar bien. Él ha sido el tipo en la camilla intentando asegurarle a su padre que todo estaría bien.

Stanton es oriundo de California, y si se aguanta y se va a los Dodgers, él sería la versión del béisbol de Shaquille O'Neal, descomunal incluso en ese mercado -- una estrella. Si se va a los Cachorros, él podría ser el dueño de Chicago. Él podría ser un gran pez en el estanque más grande, en lugar de permanecer en la parte menos profunda de la piscina, en el escenario deportivo de Miami.

Pero viéndolo desde su perspectiva, decirle que no a la fortuna de su vida sería algo bien, bien difícil.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Corey KluberMark Cunningham/Getty ImagesLa actitud estoica de Corey Klüber es venerada por los jugadores y coaches de los Indios.
Los elogios para un compañero de equipo siempre serán una buena cosa, pero después de que Corey Kluber ganó el trofeo Cy Young de la Liga Americana el miércoles, la alegría que otros experimentaron dentro de la organización de los Indios fue profunda. Debido a la persona que Kluber es, y debido a su ética de trabajo, otros son tocados por la afirmación del trofeo. "Él es tan sólido y sólo se preocupa por el equipo", respondió el coach de pitcheo de los Indios, Mickey Callaway en un correo electrónico.

Yo había escrito de Callaway y coach del bullpen, Kevin Cash para tener sus pensamientos respecto a Kluber, quien es consistente en su estoicismo. "En un juego, venía desde el montículo y dentro del dugout después de ponchar a 13 o algo así", escribió Callaway, "y yo estaba eufórico en el escalón más alto, con la mano arriba, a la espera de un gran choque de palmas. Y él sin nada de entusiasmo, salió con un discreto choque de palmas, entonces nadie podría ver que en realidad estaba chocando las palmas en todo lo alto con su muy extasiado coach de pitcheo.

"Y me bajé con mi mano siempre con tanta cautela, y le di una bofetada suave con la palma de a mano, porque yo no sabía qué otra cosa hacer. Luego, alrededor de otros abridores, con Kluber estando ahí, conté aquella historia. Kluber -- en Kluber de moda -- respondió así: '¿Qué se supone que debía hacer?' Eso demuestra lo bueno que controlando de sus emociones.

"Es difícil elegir algo acerca de su ética de trabajo", Callaway añadió, "porque él no hace absolutamente lo mismo todos los días entre las aperturas. Es muy consistente".

Cash escribió: "Lo que se destaca es su consistencia. Es obvio que rara vez muestra mucha emoción en el campo, pero lo que es impresionante es la manera en que evolucionó y se hizo apropió siendo el líder de nuestro equipo".

Había mencionado a Cash aquellos relatos sobre Kluber y su comportamiento y trabajo ético recordándome lo que solía escuchar de los Azulejos y Filis sobre Roy Halladay. "Es muy parecido con Doc y su ética de trabajo", escribió Cash de vuelta (después de entrevistarse para el puesto como gerente de los Rays), "y yo definitivamente no lo digo a la ligera porque nadie trabajó como él.

"Uno [ejemplo] sería qué tanto [Kluber] constantemente trató de desarrollar su cambio en su programa de lanzamiento entre las aperturas. Encontré que es muy impresionante y que es tan bueno como su temporada avanza, nunca vaciló en su intento de conseguir sentir un lanzamiento que podría sólo usar un puñado de veces durante el juego". Kluber pensó que Félix Hernández podría ganar el trofeo Cy Young, escribe Paul Hoynes.

Si yo hubiera tenido una votación, habría votado a favor de Hernández, pero la idea de que Hernández fue robado o que Kluber es de alguna manera indigno, es ridículo. Era básicamente un volado entre los dos lanzadores, y tal vez un increíble sprint de Kluber hasta el final, en medio de una carrera por el título, sirvió para marcar la diferencia en las mentes de algunos votantes. Después de la pausa del Juego de Estrellas, Kluber tuvo una efectividad de 1.73, el mejor entre todos los que lanzaron 80 o más entradas en la segunda mitad, y tuvo una efectividad de 1.12 en sus últimas cinco aperturas.

Fue excepcional en el mantenimiento de sus cosas durante sus aperturas. En esta era, los managers a menudo tiran de un lanzador después de un par de veces a lo largo del lineup. Pero Kluber era tan bueno que Terry Francona no necesitaba pensar en eso:

Corey Kluber en el 2014

La primera vez a lo largo del lineup: .562 OPS
Segunda vez: .695 OPS
Tercera vez: .582 OPS

Kluber podría ser un modelo a seguir, escribe Terry Pluto. Cuando los Indios negociaron a Justin Masterson, sabían que tenían otro as, escribe Marla Ridenour.

Para Félix Hernández, esta es una decepción. Esta decisión fue una maravilla, escribe Larry Stone.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cole HamelsAP Photo/John BazemoreCole Hamels terminó con efectividad de 2.46, la mas baja de su carrera, en el 2014 con los Filis.
El exlanzador y miembro del Salón de la Fama Greg Maddux es conocido por ser una gran fuente de sabiduría, y otros lanzadores lo citan de la misma manera que los politicos suelen hacer con las palabras dichas por Abraham Lincoln y Teddy Roosevelt.

Yo realmente nunca he escuchado a Maddux discutir sobre la diferencia entre lanzar en la Liga Americana versus lanzar en la Liga Nacional, así que no les puedo decir si las palabras que se le atribuyen a Maddux son apócrifas o realmente reflejan sus sentimientos. Pero a lo largo de los años, probablemente he escuchado a más o menos una docena de lanzadores citar a Maddux como una fuente primaria en esta corriente de pensamiento:

Quédate en la Liga Nacional.

O: Si puedes, deja la Liga Americana y vete a la Liga Nacional.

Lo que nos lleva a Cole Hamels, el lanzador de los Filis de Filadelfia quien se enfrentará a esa misma decisión en los próximos días y semanas.

Hamels, quien cumplirá 31 años el mes que viene, se encuentra en el mejor momento de su carrera, tras lograr la efectividad más baja de su carrera, 2.46, en 30 aperturas la pasada temporada. Cuando los Filis se rindieron en sus negociaciones con el zurdo y lo firmaron con un contrato de $144 millones en el verano del 2013, su expectativa era que Hamels liderara su rotación durante muchos años.

Pero desde ese entonces, los Filis han colapsado, y el ejecutivo Pat Gillick declaró recientemente que el equipo no volvería a ser contendiente por lo menos en el siguiente par de temporadas - y dejando las amabilidades a un lado, esa postura les permite mercadear abiertamente a Hamels y a otros por los prospectos que el equipo necesita para reconstruirse. En las reuniones de gerentes esta semana, los ejecutivos rivales esperan conocer, de seguro, si los Filis se han puesto más realistas (a los ojos de otros equipos) y creativos en sus demandas de cambios, o si su gerente Rubén Amaro se mantendrá en la misma posición que suele ahuyentar a los interesados en pedir una absurda cantidad de prospectos en cambio por cualquiera de sus jugadores.

Si Gillick y Amaro son flexibles, ellos encontrarán otros equipos muy interesados en discutir acuerdos por Hamels - incluyendo a los Medias Rojas de Boston y los Cachorros de Chicago.

Pero Hamels tiene la habilidad de maniobrar las conversaciones, a través de su recientemente revisada lista de 20 equipos a los cuales no puede ser cambiado. La misma no incluye a los Cachorros, pero sí incluye a los Medias rojas. Hamels no puede bloquear un acuerdo a Chicago, pero sí puede bloquear un cambio a Boston.

Hamels podría ser particularmente atractivo para los Medias Rojas porque contrario a Jon Lester, él ya está bajo contrato por una cantidad manejable de $90 millones en los siguientes cuatro años - cerca de lo que Boston le ofreció a Lester en la primavera pasada. Los Medias Rojas están filosóficamente opuestos a la idea de darle contratos realmente largos a lanzadores, y conseguir en cambio a Hamels podría ser una manera para ellos de enhebrar la aguja en el riesgo.

Los Medias Rojas podrían endulzar el acuerdo con Hamels al acordar hacerse cargo de la opción de $20 millones para el 2019, cuando Hamels tenga 35 años.

Pero si Hamels simplemente prefiere quedarse en la Liga Nacional, bueno, entonces no hay nada que los Medias Rojas o los Filis puedan hacer para convencerlo.

Recuerden, Hamels ya se ha ganado cerca de $80 millones en su carrera, y tiene garantizados más del doble de eso. Así que hacerse cargo de la opción para el 2019 no va a tener tanto encanto para él como lo tendría para otros jugadores, especialmente si Hamels quiere evitar el estrés adicional de tener que lidiar con los bateadores de la Liga Americana - donde las alineaciones son más profundas gracias al bateador designado, donde los bateadores son más pacientes.

Gillick dijo una vez que Hamels tiene el mejor cambio de cualquier lanzador zurdo que jamás haya visto, y que con esa arma, Hamels tiene gran probabilidad de envejecer con gracia. De hecho, la velocidad promedio de su recta la pasada temporada fue la mejor de su carrera.

Pero el contexto podría cambiar para él de moverse a la Liga Americana.

La apuesta aquí es que seguirá el ejemplo de Maddux, y que él va a lanzar todos los pitcheos de su carrera portando un uniforme de un equipo de la Liga Nacional.

Quizás termine utilizando el uniforme de los Cachorros en el futuro cercano, porque Chicago es uno de los nueve equipos a los que puede ser cambiado sin su permiso.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Pablo SandovalChristopher Hanewinckel/USA TODAY SportsEn la bahía nadie quiere desprenderse del Kung Fu Panda.

El optimismo de que un acuerdo se va a lograr en las conversaciones entre Pablo Sandoval y los Gigantes de San Francisco es palpable, al grado de que algunos postores potenciales por el tercera base han empezado a hacer más trabajo de fondo en busca de alternativas en el mercado.

El optimismo no siempre se traduce en un acuerdo real, por supuesto. Si el equipo de Sandoval se ha quedado atascado en un número en particular, entonces los Gigantes siempre puede pasar a otras opciones.

Pero los funcionarios rivales están viendo la licitación por Sandoval y están teniendo cada vez más dificultades para imaginar la firma de él en otro lugar. "Creo que es un acuerdo que sucederá pronto", dijo un evaluador, prediciendo una reunión dentro de los próximos 10 días.

Algunas de las circunstancias en juego:

1. A los Gigantes le gusta Sandoval y a Sandoval parece gustarle los Gigantes. Esto no es una situación en la que la acritud se encona cada vez más, como sucedió con el dominicano Robinson Canó y el último invierno de Yankees de New York . Con el tiempo, Canó llegó a sentirse ofendido por la postura del equipo durante las negociaciones y al final el divorcio se convirtió en algo feo.

2. Los Gigantes tienen un historial de pago por sus agentes libres y ellos, les pagan bien. Cuando los Atléticos de Oakland pactaron por Jon Lester se tomó por sentado que el zurdo era un activo temporal para el equipo, pues los Atléticos no tienen el dinero para pagar a los agentes libres de alto nivel. Por el contrario, los Gigantes tienen el dinero, pueden contar con llenos totales en el futuro inmediato y tal vez, más que cualquier otro equipo, parecen dispuestos a pagar a los jugadores después de los servicios prestados. Ellos ganaron la Serie Mundial de 2010 y luego sorprendieron a la industria dando a Aubrey Huff, un contrato por dos años y 20 millones de dólares. Pat Burrell, un héroe del título en 2010, consiguió un acuerdo de un millón de dólares que fue percibido por los funcionarios rivales como un paracaídas de oro.

En 2012, Marco Scutaro bateó para .328 en la postemporada y cuando un funcionario rival supo en las reuniones de invierno que los Gigantes habían firmado a Scutaro por tres años y 20 millones, bromeó diciendo que iba a saltar de su balcón. El otoño pasado, los Gigantes firmaron a Tim Lincecum --amado por los fans en San Francisco-- por dos años y 35 millones, acuerdo que suscitó fuertes críticas.

Los Gigantes han demostrado que no les importa lo que piensen los demás; ellos hacen su negocio como mejor les parezca, y como demuestra la historia reciente, funciona bien para ellos.

Ellos no van a pagar una cifra engañosa por Sandoval; el techo de su oferta será lo que ellos perciben como generoso. "Eso es algo que [el agente de Sandoval] tiene que tener en cuenta", dijo otro agente. "Los Gigantes se cuidarán a sí mismos. Si hacen una oferta, existe la posibilidad de que sea lo mejor que vas a ver".

3. Sandoval es, sin duda, del agrado de otros equipos por ser un bateador ambidiestro y por su habilidad para pegarle en el centro a la pelota. Pero si un equipo va a superar la oferta de los Gigantes, en la forma en que los Yankees se distanciaron de los Medias Rojas de Boston y el resto de los equipos con una oferta de 153 millones para Jacoby Ellsbury, van a tener que creer que su producción crecerá durante la temporada regular.

"Sus números no son de impacto ", dijo un manager asistente.

En 2009, a los 22 años, Sandoval bateó .330 con 189 hits y 74 extrabases. En las cinco temporadas desde entonces su mejor promedio en cualquier época del año fue de .315 y su mayor número de jonrones fue de 23. En 2014, bateó para .279 con un porcentaje de embasamiento de .324 y 45 extrabases en 638 apariciones en el plato.

El contexto de su producción de la temporada pasada ha cambiado, por supuesto; sus números ofensivos en general se han reducido drásticamente y en comparación con el actual grupo de agentes libres, Sandoval se ve muy bien. ¿Luce lo suficientemente bueno que algún equipo está listo para aplastar a los Gigantes en la puja?

Ya veremos. Algunos equipos ya están identificando un plan B, dado su propia renuencia a pujar fuertemente por Sandoval y por el historial de negociaciones de los Gigantes.

Los Gigantes son inteligentes para priorizar a Sandoval

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Nelson Cruz OriolesLeon Halip/Getty ImagesNelson Cruz lideró todo el béisbol en HR, pero su suspensión por PED causa preocupación.
Hace más de una década, los gerentes discutían sobre el negocio turbio de invertir en jugadores quizás habían o quizás no habían utilizado sustancias para mejorar el rendimiento. En ese artículo del New York Times en el 2002, un par de gerentes de esa época le daban voz a la importancia y al reto de la espectulación:

"Es un tema bastante rutinario cuando se discute sobre un jugador que de repente se pone más grande", decía Randy Smith, gerente de los Tigres de Detroit. "Para mí, tienes tipos que buscan mejorar su rendimiento y conseguir un contrato, y se convierten en personas totalmente diferentes a lo que eran en el pasado. Es muy difícil de evaluar. Uno ve tipos con velocidad de bate pobre que de repente se convierten en buenos bateadores con tremendo potencial de poder.

"Pienso que esto está sucediendo en toda la industria, y pienso que con todo el dinero que hay allá afuera se convierte en algo más relevante".

Cuando un jugador es adquirido, según dijo el gerente de San Diego Kevin Towers, "uno tiene que ser muy cauteloso si piensas que el jugador es usuario de sustancias".

Añadió, "Eres cauteloso sobre darle un contrato a largo plazo si lo que ha tenido son uno o dos buenos años".

Los castigos por pruebas positivas comenzaron dos años después, y para el 2006, incluso la misma asociación de jugadores propulsó la idea de fortalecer los castigos y trabajar para crear un balance en el campo de juego para una mayoría silente dentro de la asociación que no quería tener que pensar en el uso de sustancias para mantenerse a la par con los otros.

Pero más de una década después que Smith y Towers elaboraron sobre el juego de las adivinanzas que enfrentan los gerentes, la nueva generación de gerentes sigue teniendo que adivinar, que especular, que preguntarse.

Los equipos de Grandes Ligas están hambrientos de poder, y particularmente de poder al lado derecho, y el año pasado Nelson Cruz conectó más cuadrangulares que nadie en las mayores, 40. Remolcó 108 carreras; solo tres bateadores lograron más que él. Su producción de carreras fue una de las mejores en el deporte.

Pero los evaluadores se preguntan ahora, como se preguntaban hace un año cuando se convirtió en agente libre: ¿Qué es Nelson Cruz?

Tiene 34 años y viene de una temporada monstruosa.

Fue suspendido por uso de sustancias para mejorar el rendimiento en 2013.

Realmente no se estableció como ligamayorista regular hasta el verano en el que cumplió 29 años.

¿Acaso su aparición en las mayores a finales de sus 20 años estuvo atada a las drogas para mejorar el rendimiento? ¿Acaso su tamaño y su poder son ahora una coincidencia? Tuvo la mejor temporada de su carrera en el 2014, en sus medianos 30 años; ¿Está todo esto relacionado de alguna manera? ¿Es posible que haya vuelto a utilizar sustancias luego de ser suspendido y que haya encontrado una manera de vencer las pruebas?

Ellos no lo saben.

La industria del béisbol se construye cada vez más sobre los datos empíricos y los evaluadores no pueden encontrar respuestas completas a esas preguntas que se ciernen sobre Cruz, sobre Melky Cabrera, sobre otros. Ellos saben que es posible que nunca surjan respuestas a esas preguntas que les satisfagan del todo.

Bartolo Colón Mets
Robert Deutsch/USA TODAY SportsNo hubo interés en Bartolo Colón cuando fue colocado en waivers, a pesar de liderar la liga en efectividad el año anterior.
Los Orioles saben mejor que nadie lo bueno que fue Cruz el año pasado; él fue una de las principales razones por las que pudieron sobrellevar las lesiones de Matt Wieters y Manny Machado, y la suspensión al final de la temporada de Chris Davis. No hubiese habido forma de que Baltimore pasara a la Serie de Campeonato de la Liga Americana sin haber tenido la excelencia ofensiva de Cruz, de la que se beneficiaron por apenas $8 millones porque los equipos se alejaron de Cruz en la temporada baja pasada.

Pero fuentes indican que los Orioles no están listos para irse con todo con Cruz. Oh, seguro, si él acepta la oferta calificada de $15.3 millones, ellos con gusto lo aceptarían de vuelta con un contrato de un año. O, sí él quiere aceptar un contrato multianual pero de costo modesto, amigable para el equipo, ellos están más que dispuestos a firmarlo.

Pero ¿darle un contrato agresivo de cuatro o cinco años que refleje su posición como uno de los mejores jonroneros de Grandes Ligas? Ciertamente los Orioles no estarían dispuestos a hacerlo.

Porque ellos no saben con certeza qué es él. Ellos no tienen toda la información que ellos necesitan.

Ellos saben de seguro que Cruz era un compañero de equipo bien estimado por todos, como lo fue en Texas. Ellos saben que él pudo explotar las condiciones favorables para los bateadores en el Camden Yards.

Los Orioles también están conscientes, como lo están otros equipos, que hay menos razones para que un jugador que ya fue suspendido por uso de PEDs se asuste por más castigos. Un jugador que ya haya sido suspendido por PEDs y que esté en sus 30 años tiene menos que perder, porque ya él ha caminado por el sendero de la verguenza tras ser atrapado una primera vez; ya ha sido clasificado como un tramposo.

La unión ha hablado sobre fortalecer las penalidades para asustar a los ofensores reincidentes, y adoptó algunos cambios luego de la temporada 2012, pero hasta que la asociación de jugadores esté preparada para darle a los equipos el poder de no dar contratos garantizados a aquellos que han sido atrapados más de una vez, no va a haber un cambio significativo y permanente. El incentivo para hacer trampa para aquellos que lo han considerado está ahí, y sigue siendo muy poderoso.

Los Orioles y el resto de los equipos ven el problema en el que están metidos los Cerveceros con Ryan Braun, quien está bajo contrato por seis temporadas adicionales, por cerca de $100 millones. La producción de Braun ya ha comenzado a decaer, quizás debido a la edad, quizás debido a las lesiones, quizás porque ya no está utilizando lo que solía tomar. Ellos no saben las razones. Nadie las conoce.

Sin embargo, es algo seguro que Milwaukee le debe seguir pagando como una estrella, Y los otros equipos saben de seguro que ellos no quieren quedar en posición de pagarle un megacontrato a un jugador que se convirtió en un estorbo.

Esa fue la conversación que ocurrió en el invierno pasado sobre Bartolo Colón, quien terminó segundo en la Liga Americana en el 2013 en efectividad, pero solo pudo conseguir un contrato de dos años con los Mets, y -- poof -- las sandalias de cristal se rompieron y el equipo estaba buscando salir del contrato para mediados de temporada. Colón fue colocado en waivers y nadie lo reclamó. En otras palabras, nadie estuvo dispuesto a quedarse con el tipo que terminó segundo en efectividad en su liga el año antes por nada a cambio.

Esto es así porque los gerentes siguen preguntándose que es real y que no lo es, en una industria que es cada vez más reacia al riesgo.

A lo largo de los años, algunas teorías populares han ganado popularidad.

1. Muchos ejecutivos han llegado a creer que si la actuación de un jugador no hace sentido -- como una explosión en su producción al final de su carrera -- entonces se debe asumir que es gracias a productos ilícitos.

2. Ellos buscan lesiones que se ven tan frecuentes en usuarios de PED's -- lesiones de cadera, como las que sufrió Alex Rodríguez, u otros problemas importantes en la corva.

3. Si hay evidencia de culpas pasadas o de suspensiones, entonces algunos ejecutivos asumirán que si un jugador hace trampa una vez, estará dispuesto a romper las reglas nuevamente.

Pero en privado, ellos admiten que están adivinando; todo es un juego de adivinanzas. Melky Cabrera podría estar completamente limpio, y Cruz quizás también lo esté, pero los ejecutivos y dueños que hacen ofertas no pueden saberlo por completo, y para algunos de ellos, eso cambia todo.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Alex RodriguezKevin C. Cox/Getty ImagesEl veterano de los Yankees Alex Rodríguez sigue siendo noticia fuera del terreno de juego.
La historia del diario Miami Herald sobre Alex Rodríguez confirmó lo que muchos probablemente ya habían asumido, que su ardiente y agresiva defensa en el 2013, sus palabras y su estrategia legal, fue un espectacular engaño.

Y al decir el adjetivo espectacular, hablo de su enormidad, no de su calidad. Él siempre ha parecido tan transparente como un chico de 3 años que niega que se haya comido una galleta con su cara llena de chocolate.

Rodríguez tiene las decenas de millones de dólares que se necesitan para intentar poner en ridículo el sistema de pruebas antidopaje de Grandes Ligas, y lo intentó hacer, sin preocuparse por el daño colateral que eso pudiese causar.

Porque todos nosotros realmente queremos olvidar el ridículo circo de su defensa de Biogenesis, encabezada por las protestas con cartelones hechas frente a las oficinas de MLB, donde se llevaban a cabo las audiencias de la comisión sobre el caso, no les vamos a hacer aquí un recuento completo de los meses de falsedades que vivimos en ese momento.

Pero sí vale la pena tocar un par de los aspectos más descarados de su conducta, para definir el alcance de su duplicidad, la que, con el beneficio de verla desde lejos, luce como una teoría de distorsiones similar en tamaño a la de la Gran Explosión que dio origen al universo.

1. Michael Weiner, el líder en ese entonces de la Asociación de Jugadores, se estaba muriendo durante el 2013, y luego que explotara el escándalo de Biogenesis, él representó a los jugadores implicados mientras ellos encaraban la evidencia y los posibles castigos. Uno a uno, desde Ryan Braun a Nelson Cruz, los acusados acordaron aceptar su culpabilidad mediante el equivalente a acuerdos con la fisclía. Todo el mundo excepto Alex Rodríguez, quien siguió peleando contra las acusaciones, durante todo el proceso de arbitraje que fue encabezado por la salida abrupta de A-Rod de dichos procesos.

El que Weiner tuviese que pasar tiempo innecesario en los últimos días de su vida intentando defender la deshonestidad ridícula de Rodríguez, con la debida diligencia y la buena fe y el cuidado que Weiner siempre le puso a su trabajo, es algo desgarrador.

Y entonces Rodríguez, aparentemente sabiendo que la defensa de su caso esbozada por la unión estaba construída sobre las arenas movedizas de sus mentiras, tuvo el atrevimiento de presentarse en el funeral de Weiner.

2. Como indicara Ian O'Connor en su columna del martes, Rodríguez ha estado haciendo apariciones públicas a nombre de la Fundación de Taylor Hooton -- que se dedica a la lucha contra el uso de sustancias para mejorar el rendimiento (PED) -- y hablándole a los niños sobre los peligros de los esteroides mientras simultáneamente le susurraba con la otra parte de su boca a Anthony Bosch sobre como doparse mejor y evitar ser detectado. Él utilizó la integridad de la fundación, creada tras la muerte del hijo de su fundador, para pulir su imagen como un A-Rod arrepentido y rehabilitado, mientras todo el tiempo se la pasaba tomando drogas.

3. Él engañó a sus hermanos en la Asociación de Jugadores, quienes adoptaron las reglas para las pruebas de dopaje en un esfuerzo por nivelar la competencia en el terreno de juego. Mucho antes de su confesión a los federales, muchos de sus compañeros asumían que él estaba mintiendo, razón por la cual Ryan Dempster le tiró con todo a Rodríguez una y otra vez en agosto del 2013.

En las páginas del recurso legal sometido por Rodríguez a principios de enero, esto es lo que sostenía Rodríguez: "Yo he sido claro en que no utilicé sustancias para mejorar el rendimiento como se alega en la notificación del castigo... y para poder probarlo, llevaré esta pelea a la corte federal".

Menos de tres semanas después, le estaba diciendo la verdad a los federales luego de concretar un acuerdo.

Algunos atletas han utilizado PEDs y luego inmediatamente confesaron haberlo hecho tras ser atrapados, como lo hizo Andy Pettitte. Algunos han sido atrapados y solo aceptaron la verdad para evitar que sus fortunas personales no se vieran comprometidas, como le sucedió a Jason Giambi. Otros lo han negado y negado hasta que fueron acorralados legalmente para confesar, como le sucedió a la estrella del atletismo Marion Jones.

Pero si se llegase a construir un Salón de la Fama para usuarios de PED, entonces Lance Armstrong, Braun y Rodríguez tendrían que tener su ala privada en ese edificio, por la manera cínica en la que estuvieron dispuestos a atacar y mancillar la reputación de otros para poder ocultar sus engaños y sus mentiras.

Por lo menos, Armstrong se está desvaneciendo junto con la historia. Pero dentro de algunos meses, Rodríguez está pautado para volver de su suspensión de un año para reportarse a los entrenamientos primaverales de los Yankees a los 39 años (esto asumiendo que las Grandes Ligas no abran otra investigación sobre su recién revelado testimonio a los federales).

Los Yankees le deben a Rodríguez por lo menos $61 millones en las próximas tres temporadas como parte del acuerdo de 10 años y $275 millones que firmó con el equipo en el otoño del 2007. Tal como está, él promete eclipsar todo lo demás y a todos los otros jugadores en las siete semanas que duran los entrenamientos primaverales y en el comienzo de la temporada 2015, y a menos que los Yankees vean un valor real en esta infamia, las probablidades de que el equipo se beneficie de su continua asociación con Rodríguez son dudosas.

En el periodo de seis años entre 2009 y 2013 -- antes de que se perdiera toda la temporada 2014 -- Rodríguez se perdió un total de 308 partidos. De hecho, la última vez que apareció en más de 138 juegos en una temporada, Joe Torre era su manager.

En sus 44 gloriosos juegos en el 2013, Rodríguez, quien sufrió cirugías significativas en ambas caderas, bateó .244, mostrando un alcance bien limitado en la tercera base. Los Yankees tienen tantas dudas sobre Rodríguez como jugador que no cuentan con él para nada al entrar a los entrenamientos primaverales. Ellos tienen planes de contar con alguien más para jugar la antesala de forma regular, quizás Chase Headley si firma de vuelta, y ellos tienen a Mark Teixeira en la primera base y a Carlos Beltran como bateador designado.

Es posible que Rodríguez pueda sorprender, dada su extraordinaria forma física y su amor sincero por la preparación pre juego. Es posible que al no tener nada que perder, luego de por lo menos dos as altos de uso de PED en su carrera, él pueda intentar vencer al sistema nuevamente, en un esfuerzo por ser grande -- como hizo Armstrong, en su último regreso al Tour de France.

Pero hay un terreno más alto para que los Yankees y su dueño Hal Steinbrenner lleven esto.

Muchos equipos en el béisbol, entre ellos los Yankees, tienen cláusulas de conducta en los contratos con sus peloteros, a pesar de la percepción general dentro de la industria de que el lenguaje de esas cláusulas es superado por los términos del Convenio Colectivo. La validez de esas cláusulas nunca ha sido retada; nadie sabe con certeza si son en absoluto aplicables.

¿Podría algún equipo tener mejor oportunidad de probar esas cláusulas de conducta?

Parte de la razón de que los Yankees no han cortado todavía sus lazos con Rodríguez es aparentemente porque no están listos para asumir que le tendrían que pagar los $61 millones que se le deben. Quizás él esté incapacitado físicamente, imposibilitado de jugar, y el seguro se encargaría de pagar una gran parte del salario restante. Quizás renuncie por cuenta propia. Quizás sea suspendido nuevamente.

Pero para una franquicia que vale miles de millones de dólares, el manager a Rodríguez en su plantilla -- siendo la cara de la franquicia, les guste o no a los Yankees -- con la esperanza de recuperar algunos dólares mediante el seguro parece una actitud increíblemente pasiva, y hasta tonta en términos monetarios.

Podría haber más valor si intentan tomar el terreno más alto.

Lo que Steinbrenner podría hacer es decir:

Ya basta.

A la luz de la información más reciente sobre la reciente admisión de Alex Rodríguez a investigadores federales, tenemos un panorama más completo en cuanto la longitud de sus acciones para engañar a la organización de los Yankees, y echar sombras sobre las actuaciones de otros miembros de la organización, incluyendo aquellos en nuestro equipo médico.

Alex Rodríguez no va a jugar nuevamente para los Yankees, y tenemos la intención de explorar todos los remedios legales a nuestro alcance.

Si Hal Steinbrenner atacara el dilema de A-Rod de esta manera, lo peor que podría sucederles es que la franquicia tenga que pagar el dinero que de todas maneras le deben a Rodríguez, algo que parece que va a suceder de todas maneras. Es muy posible que cualquier reto en las cortes basado en la cláusula de conducta falle.

Por otro lado, Steinbrenner podría ganar algo de respeto con parte de la base de fanáticos de los Yankees que en general está cansada de Rodríguez. La cofradía de equipos de MLB apoyarían en silencio a los Yankees y la cláusula de conducta, la que siempre será inútil hasta que alguien la rete.

Si Steinbrenner juega esto de la manera correcta, es posible que Rodríguez pueda hacer una contribución final y duradera al deporte, y con algo que valga la pena a partir de un comportamiento particularmente atroz.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Edinson Volquez and Torii HunterUSA TODAY SportsTanto Edinson Vólquez (izq.) como Torii Hunter podrían ejercer roles útiles en equipos ganadores.
Hay muchos agentes libres disponibles ahora, pero hay nueve gangas en el mercado que valdría la pena explorar:

lastname
1. Edinson Vólquez, lanzador abridor

Él está muy lejos de ser parte de la jerarquía de los mejores lanzadores abridores disponibles en el mercado, alejado de candidatos como Max Scherzer, Jon Lester, James Shields, Francisco Liriano y Cole Hamels, un estatus que debe bajarle su precio. Y su historial de actuaciones erráticas ahuyentará a los equipos de hacerle ofrecimientos de contratos a largo plazo.

Pero Vólquez hizo un excelente trabajo para los Piratas en el 2014. Del 23 de junio en adelante, tuvo efectividad de 1.85, permitiendo apenas seis cuadrangulares en 111 2/3 entradas. ¿Algo de eso se debió al PNC Park? Absolútamente. ¿A los grandes jardineros defensivos que tenía detrás de él? Sin duda. ¿Al hombre que le susurra a los lanzadores, al coach de los Piratas Ray Searage? Por supuesto. Pero Vólquez demostró la temporada pasada que una inversión a corto plazo en él puede rendir frutos. Podría ameritar un contrato de dos años en un equipo como los Marineros o los Medias Blancas.

lastname
2. Rickie Weeks, intermedista

Cuando él estaba con los Cerveceros, siempre fue medido contra la percepción de su potencial, y algunas veces él no cumplió con dichas expectativas debido a lesiones o demasiados swings.

Pero si olvidamos todo eso y consideramos que él solamente tiene 32 años, él es un jugador interesante como opción de rol reducido: Tuvo porcentaje de embase de .357 el año pasado, con algo de poder (28 extrabases en 286 apariciones en el plato), y tuvo OPS de .865 ante los zurdos. Weeks nunca ha jugado un solo partido en el terreno en otra posición que en la segunda base, pero en esta etapa de su carrera, él quizás podría jugar en alguna de las esquinas de los jardines o en la primera base.

lastname
3. Burke Badenhop, lanzador relevista

Él permitió un cuadrangular en 70 entradas con apenas 19 boletos, provocando muchos rodados. ¿Es candidato a ser cerrador? No. Pero puede lanzar con frecuencia, lanza strikes y mantiene la pelota dentro del estadio; el último cuadrangular que le permitió a un derecho ocurrió el 22 de agosto del 2013, a Marlon Byrd.

lastname
4. Chris Young, jardinero

Tuvo tantos problemas con los Mets que estos lo cortaron, y entonces tuvo una explosion ofensiva con los Yankees al final de la temproada, recordándonos lo que puede llegar a ser, con un OPS de .876 en sus últimos 23 partidos. Young habló sobre lo mucho que le gusto trabajar con el coach de bateo de los Yankees Kevin Long, quien luego fue despedido. Desafortunadamente para Young, Long se fue a los Mets, y Young no va a poder seguirle los pasos hasta allí.

Pero dada su habilidad defensive, Young podría encajar en un equipo que necesite profundidad en sus jardines, como los Tigres de Detroit.

lastname
5. Brett Anderson, lanzador abridor

Él es la versión más reciente de Rich Harden: Cuando está en el montículo, es casi uniformemente eficaz. Pero ha tenido problemas para mantenerse saludable, trabajando en apenas 62 partidos en las pasadas cinco temporadas, un historial que lo convierte en candidato para un contrato de una campaña.

Anderson apenas tiene 27 años, y en la muestra de ocho juegos que tuvo el año pasado, demostró que todavía puede lanzar a 90 mph con un gran lanzamiento rompiente, generando un xFIP de 3.55. Los Cachorros han tenido grandes historias recientes de reconstrucción de lanzadores, y como se mencionó hace poco, Anderson haría sentido como el próximo proyecto para el coach de lanzadores de los Cachorros Chris Bosio.

lastname
6. Torii Hunter, jardinero

Las métricas avanzadas indican que la defensiva de Hunter ha caído marcadamente, pero el hombre sigue causando daño ante pitcheo zurdo. En el 2014, bateó .308 ante los zurdos, con slugging de .459, y bateó un respetable .278 ante los derechos. Además tuvo un OPS de .791 en la segunda mitad del 2014, probablemente un reflejo del hecho que Hunter se mantuvo en excelente condición física. Cumplirá 40 años en el próximo verano, y podría ser un elemento interesante para un equipo como los Orioles (dividiendo sus turnos al bate como jardinero izquierdo o bateador designado) o quizás los Cachorros (si no tiene problemas con jugar muchos partidos de día).

lastname
7. Jason Frasor, lanzador relevista

Si tu bullpen tiene algo de profundidad y tienes espacio para un lanzador derecho que no va a lanzar más de dos entradas, Frasor ha demostrado que puede servir de ayuda.

El lanzador de 37 años trabajó en 23 juegos para los Reales luego de ser cambiado por Texas, y lanzó en 17 2/3 entradas, permitiendo tres carreras. Sus fuertes números sugieren que le conviene más estar bajo un manager que lo mantenga descansado, en vez de estar en una situación en la que tenga que ser utilizado casi a diario.

lastname
8. Delmon Young, bateador designado

Ha visto mucho béisbol en su vida, así que quizás no sea una sorpresa que sus compañeros en Baltimore encuentren en él una gran fuente de información sobre lo que los lanzadores contrarios planificaban lanzarles a ellos, y cuando él jugaba, Young era bastante bueno, con promedio de .302 y OPS de .779.

Jugó apenas 28 juegos en los jardines la pasada temporada, y dada la gran cantidad de bateadores designados en el mercado, Young es un activo especial. Pero para un equipo como los Reales, quienes tienen muchos bateadores zurdos y que probablemente perderán a Billy Butler, Young podría ser un jugador interesante con un acuerdo a bajo costo.

lastname
9. Jonny Gomes, jardinero izquierdo

Cumplirá 34 años en este mes, y luego de ver reducida su producción de jonrones a seis en 321 apariciones en el plato la pasada temporada, probablemente no vaya a ver muchas ofertas que sean superiores a una temporada. Pero en el 2014 demostró que puede batearle a los zurdos (promedio de .276, porcentaje de embase de .373), y tiene reputación de ser buen compañero y una buena presencia en el camerino, algo que dejó establecido mientras estuvo en Tampa Bay mientras jugaba para... adivinen quién... el manager Joe Maddon.

Los Cachorros están en búsqueda de jugadores experimentados para ayudar a sus jugadores jóvenes de posición, para ayudarlos a mostrarles a no regular turnos al bate y que puedan tratar cada aparición al bate como que se les va la vida en cada uno de ellos. Gomes es visto en algunas esquinas como un mejor compañero entre veteranos que como mentor, pero él puede hacer eso, y además jugar ante los lanzadores zurdos y servir como bateador emergente en otros días.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO