Derek JeterAl Bello/Getty ImagesDerek Jeter conectó el hit de oro el jueves en la noche en su último juego en Yankee Stadium.
Dos bandos han luchado a lo largo de la carrera de Derek Jeter -- aquellos que reclaman que él ha elevado su nivel de juego en momentos cruciales, versus los escépticos, quienes alegan que Jeter simplemente le supo sacar provecho a un fragmento de su extraordinario número de oportunidades en el gran escenario.

Yo siempre he pensado que ambas partes fallan en reconocer el punto crucial. Yo no creo que Jeter de repente mejore cuando todos lo estemos viendo, pero él tampoco se ha dejado amedrentar por la presión. Todos hemos visto a veteranos probados jugar en un momento crítico y desintegrarse, al ponerse demasiada presión en sí mismos -- intentando demasiado obtener un gran hit o teniendo problemas para comandar una bola rápida.

El atributo más grande de Jeter es que él siempre ha reducido el número real de partidos jugados al menor denominador común: Él siempre se divirtió. Luego de firmar los contratos y que se respondieran las preguntas de la prensa y que los fanáticos fueran reconocidos, él siempre se divirtió, manejando un partido de Serie Mundial de la misma manera que un partido de Día Inaugural de temporada en Kalamazoo Central. Así fue como obtuvo el hit de oro en la novena entrada luego de casi ser apabullado por las lágrimas en la octava entrada el jueves en la noche.

Su OPS para su total de partidos disputados en octubre, que casi equivalen a una temporada regular completa -- 158 juegos, 650 turnos, exactamente 200 hits -- es de .838. Su OPS de por vida al entrar a esta temporada era casi idéntico a ese, con .828, y ahora se sitúa en .817, restándole un puñado de turnos en su carrera. Juegos de entrenamiento primaveral, juegos de temporada regular, juegos de postemporada, juegos de Serie Mundial, para él son todos iguales.

Durante la temporada 2013, él estaba a punto de comenzar una entrevista con ESPN en Fenway Park, y yo le mencioné que muchos jugadores jóvenes preguntaban por la manera en que él respondía preguntas.

"¿Qué tú les dices a ellos?", me preguntó él a mí.

"Yo les digo que tú te pones aburrido a propósito", le dije.

A medida que comenzaba a defender su forma de bonachón, yo le admití que a lo largo de los años él se ha sentido más relajado con sus respuestas. Pero de todas formas, eso no importaba, según le dije, porque era aparente la razón por la que Jeter siempre se ha comportado de la manera que lo ha hecho a lo largo de su carrera.

"A tí no te gusta que nada de esto" -- el lidiar con los medios, o alguna otra fuerza exterior -- "te distraiga de lo que tienes que hacer allá afuera", le dije, y señalé al campocorto.

Él estuvo de acuerdo con eso.

Jeter mencionó en una conversación hacer un par de años que él siempre se ha mantenido en un rango de cinco libras del peso con el que comenzó a jugar en las mayores. El mismo peso corporal, la misma confianza inquebrantable, la habilidad de jugar cada partido en la misma forma simple por tanto tiempo, desde el principio de su carrera hasta el final. Quizás él no haya conectado tantos jonrones, o acumulado la mayor cantidad de premios, o liderado en la mayoría de las categorías ofensivas. Y cómo el resto de nosotros, sin duda él es más complicado que la narrativa que siempre lo acompaña.

Pero en consistencia, confiabilidad y en esfuerzo, y en cómo él le ha servido al juego, él siempre ha sido y será uno de los más grandes de todos los tiempos.

• El héroe del jueves: Por supuesto, Jeter, según escribe David Waldstein.

• Jeter nos dió una última memoria, escribe Mike Vaccaro.

• Jeter dejó lo mejor para el final, escribe David Lennon.

• Él fue un héroe para el final, escribe Bob Klapisch.

• Jeter escribió en un libreto el final perfecto, escribe Ian O'Connor.

• Los Tigres eligieron ver el último turno al bate de Jeter en vez de ver a los Reales.

Fue el final más apropiado para una carrera desde, quizás, Ted Williams en 1960:

Mayor cantidad de temporadas con 150 hits
* Historia de MLB
Pete Rose -- 18
Tris Speaker -- 18
Ty Cobb -- 18
Derek Jeter -- 17 <<
Hank Aaron -- 17
Honus Wagner -- 16
>> 147 hits esta temporada (le quedan tres juegos)

• Desde el Elías Sports Bureau: Un solo miembro del Salón de la Fama remolcó la carrera para dejar tendido al rival en su último partido en casa. Ese fue Lou Boudreau, quien como jugador-manager de los Medias Rojas en 1952 se colocó a sí mismo como bateador emergente en la parte baja de la 10ª entrada en un partido empatado 1-1 ante los Cafés de San Luis. Teniendo como rival en la loma a nada más y nada menos que Satchel Paige por los Cafés, Boudreau puso un toque de cuña para traer al plato la carrera de la victoria para Boston. Boudreau, quien fue por muchos años campocorto de los Indios, nunca jugó otro partido en grandes ligas.

Otra de Elías: Derek Jeter se unió a Hal Morris como los únicos jugadores en la Era de la Expansión (desde 1961) con por lo menos 10 años de experiencia en MLB y que haya logrado un hit para dejar tendido al rival en su último partido en casa.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Derek JeterJim McIsaac/Getty ImagesA pesar de tener el mayor número de apariciones al plato, Derek Jeter terminará la temporada con el tercer peor OPS entre los torpederos.

SAN LUIS -- Algunas personas empleadas por los Orioles de Baltimore en 1995 han hablado con reverencia a lo que ocurrió el 5 y 6 de septiembre, cuando Cal Ripen jugó en sus partidos consecutivos 2,130 y 2,131. La respuesta de los fanáticos a Ripken y la celebración del béisbol en esos dos días no pudieron haber sido más especiales y la manera en la cual Ripken manejó esas 48 horas fue excepcional, desde los cuadrangulares que pegó hasta su disponibilidad para salirse de su rutina y compartir ese momento.

Y muchas de esas mismas personas que trabajaron para los Orioles también te hubieran dicho que jamás quisieran volver a tener un rol en un jugador construyendo una racha partidos consecutivos como la de Rikpen.

Porque creen que para el equipo -- el grupo de jugadores cuyo propósito teóricamente es ganar partidos -- la racha de Ripken no fue algo bueno, y que debió de haber tenido días libres, por el bien del equipo. Te dirían que la racha de Ripken se convirtió en una carga para las operaciones de béisbol porque la racha tenía que ser parte de la fórmula al momento de tomar decisiones y hasta sobrepasaba la visión del manager.

Dentro de varios años, habrá gente que trabajaba por los Yankees de Nueva York esta temporada que diría lo mismo sobre la última temporada de Derek Jeter -- que la devoción ampliamente establecida por la organización de ganar partidos ha tomado un rol secundario al esfuerzo de presentar a Jeter bajo la mejor luz posible y pretender que, poniéndolo en el campo de juego, que le da a los Yankees la mejor oportunidad de ganar.

Los Yankees se han ganado un campeonato en ceremonias esta temporada, creando más recordatorios para los fanáticos y una narrativa importante en un momento en el cual quizás se siente como que es lo más correcto. Mientras las imágenes de la temporada de la NFL del 2014 hasta el momento son dominadas por un pedazo de video de una cámara de seguridad en Atlantic City, el béisbol ha tenido la capacidad de pausar y honrar a Jeter por sus glorias y como le ha servido bien al deporte.

Pero en algún momento en ese camino, los Yankees se salieron de curso y el ganar se convirtió en algo secundario al cuento de hadas de Derek Jeter 2014. Joe Girardi dijo al comienzo de la temporada que "a mí no me contrataron para montar una gira de despedida", pero en esencia, eso es exactamente lo que ha ocurrido.

Una decisión de ponerlo a jugar otra posición o bajarlo en la alineación hubiera complicado todo y hubiera tenido que ser una decisión organizacional. En última instancia, sin embargo, esta decisión está en manos de Girardi, y es Girardi el que firma las tarjetas de alineación con Jeter bateando segundo y jugando el campo corto toda la temporada.

A menos que los Yankees hagan la remontada más impresionante en la historia, serán eliminados de contención para los playoffs en la próxima semana y, mientras nunca en realidad sabremos si una utilización de Jeter hubiera hecho alguna diferencia en la tabla de posiciones, los números están claros: en el día a día, fue uno de los peores jugadores en las Grandes Ligas este año.

Derek Jeter
Noah K. Murray/USA TODAY SportsLos Yankees discutieron mover a Derek Jeter a la primera base, pero nunca lo hicieron.
Con Jacoby Ellsbury fuera de la alineación en los próximas, es probable que Jeter termine la temporada con más turnos al bate que cualquier otro Yankee y termine entre los primeros 50 en apariciones al plato en las mayores con más de 600.

Casi todas las apariciones de Jeter han sido desde la segunda posición en la alineación y tiene un OPS de .615, el tercer peor entre los 25 bateadores con más de 200 apariciones bateando segundo -- solo Omar Infante (.586) y B.J. Upton (.612) han estado peor. A pesar del peor OPS de su carrera, Jeter tiene el tercer mayor número de apariciones en la segundo en MLB (Mike Trout está primero con 688 y Elvis Andrus segund con 632).

El juego defensivo de Jeter también ha sido un problema esta temporada, un hecho del cual el personal de los Yankees está seguramente en conocimientoñ en ocasiones Girarde removió a Jeter a cambio de defensa. Según Baseball Info Solutiones, Jeter tiene un rating de -9 en términos de carreras defensivas salvads, empate por 17mo entre los 22 torpederos que cualifican. En las últimas cinco temporadas, Jeter tiene un rating de -56, el peor entre los torpederos en ese espacio de tiempo.

El que Jeter haya sido un jugador mediocre esta temporada no pudo haber sido una gran sorpresa para los Yankees. Solo tuvo 73 apariciones al plato en el 2013 al recuperarse de la fractura de su tobillo y lució terrible, con un OPS de .542. La posibilidad de que la regresión de Jeter -- y la realidad de que necesitaba ser movido a un rol de menor responsabilidad -- fue discutida aquí y en otros lugares en enero y en los primeros días de mayo.

Cuando Jeter tuvo un mal comienzos, con un OPS de .588 el 4 de myo, Girardi debió haber hecho los ajustes. Para ese momento, los Yankees ya tenían un medida amplia para pasar juicio -- los entrenamientos primaverales y un mes de la temporada regular. Girardi debió haberlo movido más abajo en la alineación. Debió haberlo utilizado menos en el campo corto y más en la primera base, en dónde los Yankees tuvieron una necesidad constante y utilizaron jugadores con poca experiencia en esa posición, como Francisco Cervelli, Brian McCann y hasta Carlos Beltrán, quienes se cantaron voluntarios para jugar allí. En total, ocho Yankees jugaron la primera base esta temporada.

Claro, quizás había preocupación sobre cuál sería la respuesta de Jeter, si se sentiría humillado. Y lo que se pudo haber dicho es esto: Esto no es un insulto. Es una concesión a lo que es inevitable. Todo miembro del Salón de la FAma que jugó por décadas se tuvo que mover a un rol menor al final de sus carreras. Hank Aaron, el líder en cuadrangulares de todos los tiempos en 1976, bateó tan abajo como sexto en su última temporada. Willie Mays, quizás el mejor jardinero central de todos los tiempo, jugó mucho en la primera base en su última temporada, y jugó a tiempo parcial. Babe Ruth fue dejado en libertad por los Yankees en 1934, terminando su carrera con los Bravos de Boston. Ripken cambió de posiciones.

Joe Girardi
Bob Levey/Getty ImagesContrario a otras situaciones, Joe Girardi no hizo una movida temprano para llenar el hueco estadístico que Derek Jeter representó al comienzos de la temporada.
¿Habría esto causado incomodidad en la relación entre Girardi y Jeter? Absolutamente. Al igual que lo hizo para Casey Stengel y Joe DiMaggio luego de que DiMaggio se diera cuenta que prefería utilizar al más juvenil Mickey Mantle. DiMaggio, quien vio su propio descenso en el futuro, se retiró tras jugar su último partido a la edad de 36 años. Jeter tiene 40 años y está jugando la posición defensiva más difícil y crucial de todo el diamante.

Jeter pudo haberle hecho la vida más fácil a Girardi si hubiera ido a donde su dirigente para darle libertad de moverlo en la alineación o de posición; Girardi dijo el fin de semana pasado que eso nunca ocurrió.

La duradera excelencia de Jeter, como es el caso de los grandes jugadores, fue construida en su capacidad de creer en si mismo. EL obvio que no reconoció lo absurdo de estos momentos cuando Brendan Ryan -- uno de los mejores torpederos en el juego -- fue utilizado en primera base, mientras Jeter estaba en el campo corto.

Pero si Girardi hubiera hecho los cambios, quizás con las objeciones de Jeter y otros en la organización, los Yankees hubieran estado en un mejor lugar para ser competitivos -- algo que Girardi reflexiona en quizás cualquier otra situación. Todos los días, envía a la banca a jugadores que preferirían estar jugandoñ casi todos los días va a la lomita a quitarle la bola a los lanzadores que preferirían continuar. Girarde toma esas decisiones porque quiere darle a los Yankees una mejor oportunidad de ganar.

En última instancia, el manejo de Girardi no ha ayudado a Jeter tampoco. Con Jeter pasando por un mal momento competitivo entre ovaciones en agosto, más y más columnistas miraron detrás de la cortina y cuestionaron el por qué Jeter estaba siendo expuesto a un rol que va mucho más allá que sus destrezas a estas alturas.

La respuesta de Girardi ha sido que otros en la alineación han tenido problemasñ McCann, Mark Teixeira y Beltrán todos jugaron por debajo de las expectativas esta temporada.

Pero el punto aquí es que en mayo, todavía había una esperanza de que McCann, Teixeira y Beltrás mejorarías -- y, por otro lado, el personal de los Yankees debió de haber reconocido la probabilidad de que Jeter no rebotaría después de lo que vieron el año pasado. Y Girardi movió a McCann, Teixeira y Beltrán en su alineación a medida que Jeter se quedad en el mismo puesto.

Jacoby Ellsbury fue firmado por $153 millones para batear primero y Brett Gardner tiene las destrezas perfectas para batear segundo, pero Gardner bateó noveno al principio del año y Ellsbury tercero porque Jeter tenía que batear segundo.

Ya para agosto, era demasiado tarde para bajar a Jeter en la alineación o moverlo a primera base porque hubiera sido una distracción demasiado significativa en su últimas días, y probablemente no hubiera valido la pena. Nadie hubiera querido contestar esas preguntas incómodas en la última vuelta victoriosa.

El año pasado, Girardi estuvo excepcional en su manejo de Alex Rodriguez, quien estaba en medio de su pelea contra la suspensión, MLB y los Yankees. Rodríguez estaba disparando demandas entre partidos, y aún con eso, la respuesta de Girardi siempre fue que su trabajo siempre era dirigir al jugador y al equipo y que no se podía preocupar por factores externos.

Esta temporada, sin embargo, Girardi perdió ese objetivo de vista.

La semana pasada en Baltimore, Girardi relató el cuento de cuando un día en Kansas City le dio un día libre a Jeter. Un fanático que había comprado taquillas para ver a Jeter le gritó al dirigente el juego completo, desde la primera hasta la última entrada. Girardi resistió las ganas de complacer al fanático.

Debió haber resistido las ganas durante toda la temporada.

El hecho sencillo aquí es que el uso que los Yankees le dieron a Jeter -- el uso que Girardi le dio a Jeter -- no le dio a los Yankees del 2014 una oportunidad para ganar. No hay forma de esconderlo.

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Trío lanzadores claves postemporadaGetty ImagesUn trío de lanzadores clave para la producción en los 10 días finales de la temporada.
KANSAS CITY -- Quedan 10 días en la temporada regular. Y tenemos 10 preguntas candentes.

1. ¿Oakland se recuperará de su desplome?

Los Atléticos han cedido 15.5 juegos en el standing ante los Angelinos en 39 días, lo que parecería imposible si no estuvieran observando jugar a los Atléticos. Oakland enfrentaba una potencial barrida el jueves, con Nick Martínez en la lomita para los Vigilantes -- este es un pitcher que ha concedido 52 bases por bolas en 122 entradas y un tercio. Luego que Texas anotó cuatro carreras en la parte alta de la primera entrada contra Sonny Gray, los Atléticos vieron un total de 19 lanzamientos en las primeras dos entradas contra Martínez.

Cuando ocurren cosas como estas, las entrevistas al final del partido se han convertido en algo vergonzoso para los jugadores y la prensa, porque es como si se analizara a un descarrilamiento de tren justo cuando ocurre. Como explica John Shea en su artículo esta mañana:

"Cuando estás en una carrera por los playoffs, ese tipo de béisbol se supone que es divertido", dijo Brandon Moss, "pero no veo a nadie en este vestidor que se esté divirtiendo en este momento, porque realmente no es divertido".

Y la racha de Oakland es extraña, porque los Atléticos no son arrollados en cada partido. Es como si echaran una moneda al aire una y otra vez, en esos partidos prácticamente sin ofensiva, y el resultado les ha sido adverso el 80 por ciento del tiempo. Oakland juega para 11-25 desde el 10 de agosto, y John Fisher de Estadísticas e Información de ESPN recopiló estas cifras acerca del colapso.

La primera cifra es el total de Oakland, la segunda es la de sus rivales:

Carreras: Oakland 119, Oponentes 143
Extrabases: 77, 79
HR: 25, 41
Errores: 28, 28
Innings c/ventaja: 90, 143
Ocasiones que dejaron ir la ventaja: 16, 15

Tomado de la crónica de John Hickey acerca del partido del jueves:

"Estos días se sienten como si fueran de 48 horas", dijo el jardinero Sam Fuld, cuyo triple en la tercera entrada remolcó las únicas carreras de los Atléticos.

"Todos aquí estamos igual de sorprendidos que ustedes", señaló el campocorto Jed Lowrie acerca del desplome prolongado de los Atléticos. "Simplemente debemos salir y seguir adelante. Nos quedan tres series. Debemos tener una memoria corta, olvidar lo que ocurrió en el último mes. Lo bueno es que todavía podemos llegar a playoffs. Todos deben respirar profundamente e ir hacia adelante".

El colapso de Oakland se trata de física y no de química, escribe Mark Purdy.

También se trata acerca de la parte media de la alineación. Hasta el 31 de julio, el tercer, cuarto y quinto bat de Oakland promediaban .268 con OPS de .832 y 65 cuadrangulares. A partir del 1 de agosto, marchan con .224/.655, con 11 jonrones. Ouch.

2. El estado de Matt Shoemaker

No hay equipos dominantes en la Liga Americana, y en una serie corta que tiene días de descanso programados, es muy posible que los Angelinos lleguen a la Serie Mundial con Jered Weaver y C.J. Wilson como pilares de la rotación, apoyados por el bullpen profundo con el que cuenta Mike Scioscia.

Pero si Shoemaker puede funcionar pese a su esguince en el oblicuo, el camino de los Angelinos podría ser mucho más fácil. Quizá no sabíamos tanto acerca de Shoemaker cuando comenzaba la temporada, pero él era parte vital en la transformación, con efectividad de 1.87. Ahora no sabemos qué tanto pueda contribuir Shoemaker hasta que lance de nuevo.

Josh Hamilton está lidiando con una nueva lesión, escribe Mike DiGiovanna.

3. ¿Quién bateará por los Reales?

Las probabilidades indican que Nori Aoki no seguirá consiguiendo 11 hits cada tres días, o que Alcides Escobar no seguirá recolectando cuadrangulares, como lo hizo contra Chris Sale el miércoles. Kansas City tiene buenos pitchers y ningún equipo fildea mejor; la pregunta diaria es: ¿De dónde llegan las carreras con una alineación que se clasifica última de las Mayores en jonrones y bases por bolas? Kansas City se clasifica primero en robos de base, y esta noche los Reales se enfrentan a un pitcher -- Justin Verlander -- que ha permitido 11 robos en 15 intentos.

Kauffmann Stadium deberá estar electrizante esta noche, considera Andy McCullough. Nosotros transmitiremos el partido en inglés por ESPN2, y por ESPN HD para Latinoamérica. Es una serie decisiva, considera Lynn Henning.

4. ¿Qué es Hanley Ramírez?

Él es como una lata de refresco que ha sido pateada durante cinco meses, con abolladuras por todas partes y todo tipo de malestares físicos que parecen haber lastimado sobre todo su defensiva. Pero los Dodgers de todas formas están mejor con él en su alineación, y tras perderse el partido del miércoles con un esguince en el codo, él volvió al campo el jueves, aportando un par de hits y carreras.

Como explicó alguien que conoce la situación de Ramírez: Estamos muy lejos de la época en cuando él podía estar sano para la postemporada. Solamente es ver qué tanto puede ayudar.

Los Dodgers se repusieron a un inicio lento de Zack Greinke, para vencer a los Cachorros el jueves por la noche.

5. ¿Cómo le irá a Joe Nathan?

Joe Nathan Tigres Detroit
Rick Osentoski/USA TODAY SportsLa temporada 2014 ha estado llena de altibajos para Joe Nathan.
Hay muchas razones distintas por las que los Tigres quieren y necesitan que Nathan tenga éxito como su cerrador. Si él permanece en la novena entrada --y ese es el plan de Brad Ausmus -- entonces Joakim Soria puede estabilizar al grupo de set-ups. Si Soria lanza en la octava entrada, entonces Joba Chamberlain puede lanzar en la séptima.

Además, consideren que Nathan ganará $10 millones el próximo año.

Entonces, aunque Nathan tiene la octava peor efectividad entre los relevistas con al menos 50 innings (5.10), y el cuarto peor WHIP, él también tiene más rescates que cualquier otro pitcher activo, entonces los Tigres enfrentarán el temporal del cierre de campaña, con Nathan a cargo en el último inning.

Ustedes quizá podrían ver a Soria de manera prematura este fin de semana, informa John Lowe.

6. ¿Quién juega la primera base con los Piratas?

Los Piratas parecen estar encendiéndose en el momento correcto, jugando bien en la recta final; anoche, amarraron el tener un récord ganador. Ellos han intentado que Gaby Sánchez juegue como primera base, también lo hicieron con Pedro Álvarez, luego que los problemas de Álvarez para lanzar lo hicieron insostenible en la tercera base, y también han intentado con Andrew Lambo.

Pero en los últimos días, Ike Davis ha dado algunos buenos resultados -- dos hits y un jonrón el miércoles, otro hit el jueves-y presumiblemente, Clint Hurdle irá el resto de la campaña con quien esté encendido.

7. ¿Qué es Michael Wacha?

Esta no es una pregunta existencial. Es una pregunta acerca de control y velocidad, y acerca de si Wacha puede ser un factor en la postemporada para los Cardenales. Él abrirá el sábado por San Luis contra Cincinnati, luego de que fuera retirado de su más reciente apertura programada.

Los Cardenales prácticamente acabaron con los Cerveceros, al derrotarlos en extra innings el jueves.

8. ¿Cuál es el estado de Ángel Pagán?

Por cuestiones de confianza, los Gigantes han intentado minimizar su importancia en el orden al bat, pero parecen un equipo totalmente distinto cuando él ha estado lesionado... y se sometió a una resonancia magnética el miércoles, un examen que reveló inflamación pero no daño estructural. Los Gigantes marchan 56-34 cuando él es titular, y 28-34 cuando no inicia.

El otro día, Pagán dijo que estaba confiado de que jugaría este fin de semana.

9. ¿Quién estará en la rotación de postemporada de los Nacionales?

Hace un mes, parecía claro que Gio González sería el hombre que sobrara, pero él ha estado lanzando bien recientemente, incluyendo su victoria sobre los Marlins el jueves por la noche. En septiembre, González ha concedido tres bases por bolas en cuatro aperturas, y tiene efectividad de 3.16.

¿Matt Williams preferiría mantener a González en la rotación por encima de Tanner Roark, para así contar con un zurdo entre el grupo de derechos conformado por Jordan Zimmermann, Stephen Strasburg y Doug Fister -- pese a que Roark tiene 2.85 de efectividad?

Ya veremos.

10. ¿Alguien tiene algún remedio para la resaca que pueda compartirlo con los Angelinos?

Ya que sus veteranos descansaron, su alineación del jueves parecía algo más apropiado para la novena entrada de un partido de exhibición a principios de marzo. Incluso, Jered Weaver estaba programado para abrir, pero fue retirado de último minuto.

Si alguien se queja... bueno. Esos son los privilegios que obtienen los ganadores. Mike Scioscia tiene el derecho de dirigir a su equipo de la forma como quiera, sin preocupación por otros equipos. Si él piensa que sus titulares merecen un día de descanso, que así sea.

Los suplentes de los Angelinos resistieron ante Félix Hernández, pero perdieron en la novena entrada. Logan Morrison fue la figura para los Marineros, bateando uno de los jonrones más dramáticos de la temporada.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Atléticos de OaklandAP Photo/Paul BeatyHan ocurrido muchos colapsos, pero el béisbol ofrece ahora los comodines como redes de seguridad.
En la mañana del 10 de agosto, los Atléticos de Oakland no solo tenían ventaja de 4 juegos sobre los Angelinos en el Oeste de la Liga Americana, sino que tenían la mejor marca en las mayores: 72-44, en ritmo para llegar a 96 victorias. Eran catalogados como el mejor equipo en todo el béisbol, con la ofensiva más prolífica (hasta ese momento), un bullpen dominante, y una rotación que acababa de ser mejorada con la adición del héroe de la pasada Serie Mundial Jon Lester.

Seguro, los Angelinos habían ganado algo de terreno en la tabla de posiciones, pero Oakland lucía como una línea para ganar la división por tercer año seguido. ¿Llegar a los playoffs? Una conclusión inevitable, dado lo bien que había estado jugando Oakland y la enorme brecha en la tabla de posiciones entre los Atléticos y los equipos que podían estar involucrados en la contienda por los comodines -- por ejemplo, Detroit, Kansas City y Seattle. En ese momento:

Oakland 72-44
Detroit 63-51
Kansas City 62-53
Seattle 61-55

Los Atléticos tenían ventaja de 9.5 juegos sobre los Reales, y de 11 juegos sobre los Marineros.

Esta mañana, sin embargo, el número mágico de los Angelinos para asegurar el banderín del Oeste de la Americana había bajado a 5 partidos, y los Atléticos lucían como corredores de maratón que habían liderado a todos los corredores durante 20 millas, pero que ahora se habían quedado rezagados en el grupo trasero al llegar a la milla 25.

La tabla de posiciones en los comodines (incluyendo a los Tigres, que lideran la Central de la LA, pero con apenas medio juego de ventaja sobre los Reales):

Detroit 81-66
Oakland 81-66
Seattle 80-66
Kansas City 80-66

Los Atléticos han perdido 22 de sus pasados 31 juegos y han dejado perder 10.5 juegos en la tabla de posiciones en poco más de un mes. Ellos se han colocado a si mismos para sufrir el peor colapso en la historia del béisbol, con todo respeto a los equipos que han ostentado anteriormente ese título -- los Dodgers de Brooklyn de 1951, los Filis de Filadelfia de 1964, los Medias Rojas de Boston de 1978, los Mets de Nueva York de 2007 y los Medias Rojas y los Bravos de Atlanta de 2011.

Si los Atléticos del 2014 no logran llegar a los playoffs, no solo se habrán desplomado de la cima en la tabla de posiciones, sino que habrán fallado en caer en las dos redes de seguridad que no estaban disponibles para esos otros equipos -- los puestos de comodín.

En la mañana del 12 de agosto de 1951, los Gigantes tenían marca de 59-51, a 13 juegos detrás de los Dodgers, 15 en la columna de derrotas; en las siguientes seis semanas, ellos cerraron la temporada con una increíble racha en la que jugaron para 37-7, lo que los llevó a una miniserie de tres partidos. Los Dodgers jugaron para 26-22 -- un poco por encima de .500 -- así que no fue tanto que Brooklyn se cayera, sino que los Gigantes simplemente dejaron de perder.

Luego de terminar la temporada regular con marcas idénticas de 96-58, los Dodgers y los Gigantes jugaron una serie de tres juegos que terminó con el famoso batazo de cuadrangular de Bobby Thomson. Los Dodgers del 51 terminaron la temporada con marca de 97-60, el segundo mejor record en la Liga Nacional, compuesta por ocho equipos. Pero solo un equipo de cada liga calificaba a la postemporada en ese momento.

En 1964, los Filis tenían ventaja de 6.5 juegos restando 12 partidos. Sin embargo, Filadelfia perdió 10 juegos consecutivos, antes de ganar los partidos 161 y 162, para terminar con marca de 92-70 -- un juego detrás de los Cardenales, el único equipo entre los 10 que componían la Liga Nacional que avanzó a la postemporada. Los Filis terminaron empatados con el segundo mejor record en la liga, con Cincinnati, pero en una era en la que no habían puestos de comodines, no habían redes de seguridad.

En la mañana del 19 de julio de 1978, los Yankees tenían marca de 47-42, a 14 juegos de los Medias Rojas. Pero en el resto de la temporada regular, Nueva York jugó para 52-21, un porcentaje de victorias de .712. Del 19 de julio al 1 de octubre, Boston tuvo record de 37-35 -- por encima de los .500 -- pero los Medias Rojas perdieron sus últimos seis partidos de la temporada ante los Yankees, perdiendo el liderato de la Liga Americana el 13 de septiembre.

Pero los Medias Rojas se recuperaron para ganar sus últimos ocho juegos para alcanzar a los Yankees el 1 de octubre, forzando a un juego de desempate que fue ganado por Bucky Dent. El record final de Boston: 99-64, el segundo mejor en todo el béisbol. Pero cada liga tenía dos ganadores divisionales, y sin comodines, por lo que Boston no avanzó a la postemporada.

El 12 de septiembre de 2007, los Mets de Nueva York tenían ventaja de siete juegos sobre los Filis en el Este de la Liga Nacional, en un verano que se había desarrollado bastante parecido al del 2014, con mucha paridad a lo largo del béisbol. Ese día, solo los Medias Rojas tenían porcentaje de victorias por encima de los .600; los Mets tenían marca de 83-62, con el mejor porcentaje de la Liga Nacional, .572.

Lo que pasó después vivirá por siempre en la mente de los fanáticos de los Mets. Una racha de cinco derrotas le permitió a los enrachados Filis recortar la ventaja a 1.5 juegos, y luego que los Mets se las arreglaran para estabilizarse por poco tiempo, con cuatro victorias en cinco juegos, Nueva York se desmoronó, al perder seis de sus últimos siete. Al final de la temporada, los Mets terminaron con marca de 88-74, con el sexto mejor record en la liga. Los Rockies y Padres quedaron empatados con el cuarto mejor record y jugaron un partido de desempate por el comodín. Incluso si hubiesen existido dos puestos de comodín, los Mets del 2007 se habrían quedado fuera.

Jeter Ellsbury Yankees Medias Rojas
AP Photo/Bill KostrounLos Medias Rojas del 2001 experimentaron un colapso masivo al final de la temporada.
Los Medias Rojas del 2011 nunca lideraron el Este de la Liga Americana por más de tres partidos luego del receso del Juego de Estrellas; ellos llegaron a su mejor marca el 31 de agosto, con record de 83-52, 1.5 juegos por encima de los Yankees en la división, pero con nueve juegos de ventaja sobre los Rays y 10.5 sobre los Angelinos, quienes tenían el quinto y sexto mejor record en la Liga Americana, respectivamente.

Boston simplemente perdió la vida luego de esto, al perder 20 de sus siguientes 27 encuentros, incluyendo una derrota en Baltimore donde fueron dejados tendidos en el terreno de forma memorable el 28 de septiembre. Al final de la campaña, Boston terminó con 90-72, el quinto mejor record de la Liga Americana; con dos comodines, los Medias Rojas habrían entrado a los playoffs.

La desintegración de los Bravos en la temporada pasada se asemejó a la de Boston, aunque la contienda de Atlanta estaba centrada en el comodín; los Filis se quedaron con el banderín del Este de la Nacional. Luego de la jornada del 1 de septiembre, los Bravos estaban a 7.5 juegos de la cima en la división, pero con ventaja de 3.5 sobre Arizona en el comodín sobre San Luis.

Sin embargo, Atlanta perdió 18 de sus últimos 26 partidos, para terminar con marca de 89-73; si hubiese habido un segundo puesto de comodín, los Bravos se habrían quedado con él.

Luego de la derrota de Oakland el viernes en la noche, los Atléticos siguen pareciendo como un desastre en ciernes.

De la historia de Susan Slusser:

"No es algo ideal, pero los chicos siguen batallando", dijo el jardinero de los Atléticos Jonny Gomes. "Nos quedan 15 juegos en la temporada y tenemos que hacer lo mejor que podamos. ... Estamos en el asunto del conductor. Si la temporada terminara hoy, nosotros estaríamos adentro. Todavía no hemos perdido nada".

"Tenemos que dejarlo todo allá afuera ahora mismo", dijo Hammel. "Obviamente las cosas no nos están saliendo bien, así que tenemos que seguir luchando. Nos quedan muchos partidos, así que iremos juego a juego, pitcheo a pitcheo".

Los Atléticos han perdido tres juegos seguidos y 12 de sus últimos 15 en general. Cada una de sus pasadas siete derrotas ha sido por una carrera, y 11 de sus pasados 13 fracasos han sido por una o dos carreras.

Oakland juega para 28-37 en partidos decididos por no más de dos carreras, y para 53-29 en juegos decididos por tres carreras o más.

Los Atléticos perdieron a su bateador designado en la tercera entrada, cuando Derek Norris se movió del puesto de DH a la receptoría luego que Geovany Soto fuera sacado de juego con espasmos en la espalda -- el tercer receptor de los Atléticos que está inactivo por lesión desde hace dos semanas, luego perder a Stephen Vogt (tobillo) y John Jaso (conmoción cerebral).

John Hickey tiene más. De su historia:

"Tenemos que encontrar la forma de anotar más carreras", dijo el jardinero central Coco Crisp en un silencioso camerino.

Oakland intentó cuajar algo en la novena entrada cuando el bateador emergente Brandon Moss y Sam Fuld abrieron la entrada con sencillos, pero incluso con la parte alta de la alineación en turno para batear, no estaba para los Atléticos. Crisp fue out en batazo de foul, Josh Reddick se ponchó y Josh Donaldson también se ponchó, el chocolate No. 12 de la noche para los Atléticos.

¿Cómo evitar que las cosas negativas infecten al siguiente que le toque batear, y al que le sigue luego de él?

"Yo no estoy en la mente de cada chico aquí", dijo Crisp. "Yo solo trato de salir y hacer lo mejor que pueda en cada turno".

La historia ha visto equipos con grandes lideratos ser sobrepasados por equipos bien calientes; han habido equipos que se han caído en los últimos días de la temporada regular. Pero si los Atléticos no llegan a los playoffs -- si pasan de liderar la división por 116 días y tener el mejor record del béisbol a no tener por lo menos uno de los cinco mejores records en el deporte -- bueno, eso sí sería algo sin precedentes.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Giancarlo StantonAP Photo/Morry GashStanton probablemente se perderá el resto de la temporada tras el bolazo sufrido el jueves.
En un día como este en el 1952, los Piratas de Pittsburgh hicieron algo que ningún otro equipo había hecho antes. Tomado del portal NationalPastime.com:

En el Forbes Field, los Piratas se convirtieron en el primer equipo en utilizar equipo protector para la cabeza, un precursor del casco de batear que protege las sienes de los jugadores. La innovación de Branch Rickey, que se utilizó tanto en el plato como en el terreno en la doble jornada de los Piratas contra Boston, es un casco plástico con una capa de espuma colocada dentro de la misma.

El 9 de septiembre de 1979, Bob Montgomery -- el receptor sustituto de Carlton Fisk en Boston -- tomó el último turno de su carrera, un momento notable porque fue el último turno que un jugador tomó sin utilizar un casco en un partido de Grandes Ligas.

Cuando la regla que requería que utilizaran cascos fue aprobada ocho años antes, todos los jugadores que solían batear sin el casco en ese punto fueron eximidos de la misma, y se les permitió seguir haciéndolo así en aras de su comodidad.

La composición y la forma de los cascos ha cambiado muchas veces a lo largo de los años, desde algo que era bien simple, parecido a una gorra, hasta los aparatos de alta tecnología que vemos hoy en día, cuando la composición de los cascos ha pasado hasta por pruebas de tipo militar. Todo en aras de la seguridad de los jugadores.

No hubo protección para el toletero de los Marlins Giancarlo Stanton el jueves en la noche, cuando fue golpeado directamente en la cara por un lanzamiento hecho por el serpentinero de los Cerveceros Mike Fiers; Stanton sufrió daño dental y algunas fracturas.

Chase Headley
AP Photo/Kathy WillensChase Headley se perderá algunos partidos tras ser golpeado el jueves.
Algunos minutos luego de que Stanton fuese golpeado, Chase Headley también recibió un pelotazo en la barbilla; se espera que Headley se pierda algunos días.

Se espera que Stanton se pierda el resto de la temporada, y al igual que la lesión de Buster Posey en el 2011 provocó muchas discusiones sobre los choques en el playo y la seguridad de los jugadores, la lesión de Stanton -- una de las estrellas más grandes en el deporte -- provocará de forma inevitable esta pregunta: En nombre de la seguridad de los jugadores, ¿se puede hacer algo más para proteger a los bateadores?

La respuesta, sin duda, es sí.

Sabemos esto porque ya hemos visto jugadores en las Pequeñas Ligas y en softball y en cricket utilizar cascos que también incluyen protección para la cara. Sabemos esto porque luego que Jason Heyward fuese golpeado en la cara por Jon Niese de los Mets, Heyward comenzó a utilizar un casco con una aleta que llegaba hasta la parte del frente de su quijada -- una protección que sigue utilizando hoy en día. La pueden ver aquí.

Las aletas para los cascos son como los cinturones de seguridad para los autos en la década de los 70. -- están disponibles, pueden prevenir lesiones serias, y como Heyward y otros han demostrado, no hay problemas con utilizarlas, igual que no existe ningún argumento en contra para utilizar un casco, más allá de la comodidad personal.

Con el tiempo, veremos si Stanton está bien, y sí su lesión lleva a cambios con los cascos.

• Stanton tiene laceraciones y fracturas en la cara. Si no han visto el video, cuidado: Es algo difícil de observar.

• Probablemente, su temporada ha terminado, según escribe Clark Spencer.

• Los dos equipos estaban alterados cuando Stanton fue golpeado, para sorpresa de nadie, y en un punto, las bancas se vaciaron. Tomado de la historia de Tom Haudricourt, esto fue lo que sucedió con Mike Fiers:

Fiers estaba visiblemente aturdido por ver a Stanton retorcerse en el suelo, quitándose su gorra y con mucha tristeza en el montículo.

"Fue algo duro", dijo un emocional y distraído Fiers luego del partido. "Nunca en mi vida había experimentado algo como eso. Fue muy duro para mí el ver lo que ocurrió en ese momento, y pode recuperarme para hacer otro pitcheo.

"Solo quiero enviarle mis oraciones y pensamientos positivos a Giancarlo Stanton. Yo jamás pensaría en lanzarle a alguien de esa manera. Nunca antes en mi vida me había sucedido algo como esto. Me siento muy triste de que lo haya golpeado. Lo lamento mucho por sus compañeros, sus fanáticos, su familia. Es algo duro".

• Ron Roenicke habló sobre lo que sucedió luego del partido.

• Del grupo de Estadísticas e Información de ESPN: Giancarlo Stanton es el tercer jugador más valioso en la Liga Nacional esta temporada según la estadística de victorias sobre reemplazo (WAR por sus siglas en inglés).

Mayor cantidad de WAR
• Liga Nacional esta temporada
Clayton Kershaw -- 7.6
Jason Heyward -- 6.6
Giancarlo Stanton -- 6.4
Johnny Cueto -- 5.9
Jonathan Lucroy -- 5.9
> Al entrar a los partidos del jueves

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Buster PoseyLeon Halip/Getty ImageBuster Posey conectó su cuadrangular número 20 de la temporada el sábado contra Tigres.
DETROIT -- Inclinado en su silla en el clubhouse de visitantes del Comerica Park el sábado en la mañana, el manager de los Gigantes de San Francisco, Bruce Bochy comenzó a explicar la reciente racha de Buster Posey al charlar sobre su historia como un gran bateador, sobre su swing que siempre ha sido simple y efectivo.

Pero a la mitad de esto, Bochy se desvió y se centró en el cambio tangible que Posey ha hecho. Bochy dijo que tal vez era muy pasivo en sus apariciones en el plato al inicio de la temporada, quizás para meterse en el hoyo durante el conteo de bolas y strikes.

Mientras trataba de demostrar este punto, Posey se presentó en el plato para enfrentarse a David Price, un lanzador que otorga algunas bases por bolas y llena la zona de strike con bolas rápidas, y Posey saltó con el primer lanzamiento para su jonrón 20 del año, la quinta carrera en la victoria sobre San Francisco 4-5 el sábado.

Los Gigantes -- que jugarán con los Tigres de Detroit el "Domingo por la Noche de Béisbol" (8ET a través de ESPN y WatchESP) -- están en un gran momento, acercándose a los Los Angeles Dodgers en la cima de la División Oeste de la Liga Nacional, y el ajuste de Posey es el adecuado como el corazón de esto. Posey se fue de 3-3 el sábado, incluyendo su cuadrangular número 20, y desde que tomó un día descanso el 20 de agosto en Chicago, Posey tiene marca de 33-65, con seis dobletes, un triple y siete jonrones. Está atancando la bola, de acuerdo con los números de Justin Havens y Kevin Kremer de Estadísticas e Información de ESPN.

Posey inició el rally de cuatro carreras de los Gigantes en la primera entrada del juego del sábado con un sencillo frente a Prince con la cuenta 0-2 y más tarde aporreó con un cuadrangular que significó la quinta carrera para San Francisco.

Posey y los Gigantes tuvieron un inicio rápido, escribe Henry Schulman.

Tim Hudson juega con Madison Bumgarner durante muchos días, pero la verdad sea dicha, sólo falta una coincidencia. Burgamer tiene 25 años de edad con una bola rápida y una década lanzando por delante. Lanza tres o cuatro veces al comienzo de su trabajo con Hudson, y está listo para volver y comenzar a estar encendido.

Espera un momento travieso.

Han pasado 55 días del cumpleaños número 39 de Tim Hudson, acumulando más de 3,000 entradas en la temporada regular y postemporada en 16 años en las grandes ligas, y le toma un poco más de tiempo entrar en forma, como una puerta antiquísima que se detiene para abrirse.

Hudson quien abrirá el domingo en la noche en contra de Kyle Lobstein de Detroit, parece que necesita lanzar la bola entre 10 y 15 veces desde los 40 pies para que se le facilite el trabajo.

"Para el quinto lanzamiento, Baum quiere estar a 80 pies", dijo Hudson sonriendo. Y lo he hablado con él. 'Tienes que ir lento e ir subiendo poco a poco".

"No lanzo ni cerca de lo que lo hacía [entre aperturas]. Pasas más tiempo en la sala de calentamiento. Lo que buscas es '¿Qué es lo que necesito hacer para estar listo para el quinto día?' No es mucho como un entrenamiento fuerte o condicionamiento del brazo; se trata más de guardar lanzamientos". Hudosn dijo que entre más grandes seas, "más tienes que estar dispuesto a evolucionar como lanzador y dejar el orgullo de lado y entender que tal vez no soy el lanzador de poder que era cuando tenía 25, 26, 27, 28, 29. Tienes que ser honesto contigo mismo, y lanzar cambios con la cuenta 1-0, o cambios en 2-1 o tal vez una recta cortada. Antes cuando era joven, eras un poco más avezado para hacer eso, porque es la [mala] forma que se hacían las cosas.

Tim Hudson
AP Photo/Chris SchneiderTim Hudson ha tenido que cambiar su enfoque conforme es más grande, pero ha sido fiable para los Gigantes.
"Si quieres ser un éxito para cuando seas más grande, y tus bolas rápidas comienzan a declinar, tiene que hacer cosas para mantenerte arriba en tu juego -- y eso es lanzando". Se burla de sus compañeros jóvenes que lanzan fuerte como si fuera fácil hacerlo a 95 o 965 millas por hora, y si realmente quieren aprender sobre el pitcheo, "tratar de lanzar algunos a 88 millas por hora".

Hudson tiene 214 victorias, y cuando se le preguntó sobre si sus números significan algo para él, mencionó 250 triunfos como algo interesante, algo que sería agradable alcanzar. Pero sólo es una referencia pasajera, un asunto de estadística y él se mueve en otra dirección. "Tendría que lanzar más allá del próximo año, probablemente un par de años más después del próximo", dijo. "Pero nunca he sido un tipo de números. Siento que salgo y me preparo para lanzar cada vez, entonces los números se harán cargos de sí mismos. Lo que no significa que estaré lanzando hasta que llegue a 250".

"No voy a salir y retroceder un lugar en la rotación del equipo, lo que no es muy bueno.

"Sólo quiero mantenerme sano, y seguir entre los primeros de la rotación con un calibre de club campeón. Si puedo hacer eso, seguiré jugando. Si llega un momento en el que no me siento como ese tipo de lanzador, me regresaré a casa. El juego te lo hará saber cuándo necesites irte a casa".

Aquí algunas señales de que está en regresión. La efectividad de 3.80, es décimo cuarto en la Liga Nacional, y está esperando a bateadores con OPS de .681, lo cual es de alrededor de 100 puntos mejor que en 2006, su primer año con los Bravos. Ha otorgado sólo 30 bases por bolas en 172 entradas y dos tercios. Bochy y el coach de pitcheo, Dave Righetti tiene cuidado de no gastarlo mucho; la última vez que lanzó más de 100 tiros en una apertura fue el 29 de julio.

En una era con un mejor análisis estadístico, las victorias y derrotas asignadas a los lanzadores por anotadores oficiales no significan mucho como ocurría antes. Pero Hudson tiene 94 más victorias que derrotas en su carrera, un porcentaje de victoria de .641, que lo coloca entre Randy Johnson, Pete Alexander y Johan Santana.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Bateadores bate roto MLBAP Photo/Elise AmendolaLos bateadores no se están quedando sin poder, pero los números de bateo han ido en descenso.
Mi teoría favorita acerca del declive de la ofensiva surge, de cierto modo, por lo que he visto en años recientes durante la postemporada, donde el scouteo y las decisiones especializadas durante el juego son rutinariamente llevadas a un nivel más alto.

Noche tras noche en los playoffs de la Liga Americana el año pasado, la pregunta de si Max Scherzer o Aníbal Sánchez o Justin Verlander o Sonny Gray o Jon Lester quizá lanzaría un juego sin hit parecía indefinida. Sí, los Detroit Tigers tenían una gran rotación en la serie de campeonato contra Boston, pero recuerden, los Medias Rojas encabezaron las Mayores en carreras anotadas con un orden al bat profundo en 2013, y en esa serie contra Detroit, los Medias Rojas tuvieron 73 ponches en 193 turnos al bat, con promedio de bateo de .202.

Verlander tuvo una gran recta el pasado otoño, Sánchez tenía un cambio devastador, y Scherzer estuvo magistral. Pero ese tipo de dominio no ocurrirá sin algún scouteo detallado, sin que los pitchers, catchers, mánagers y coaches sepan cómo usar la información.

Más y más, el nivel detallado de información e implementación se ha incrementado durante la temporada regular. Los bateadores son vigilados, ya que sus tendencias son plenamente conocidas. El hábito de mover jugadores a la defensiva ha crecido exponencialmente en los últimos cinco años, los mánagers tienen un mayor conocimiento de por qué una confrontación específica relevista-bateador funcionaría o no, y los planes de juego para cómo atacar un orden al bat son cada vez más apuntalados por las estadísticas. Si un bateador deja pasar el primer lanzamiento 90 por ciento del tiempo, o si le hace el swing al primer lanzamiento de manera consistente sin importar dónde está localizado (hola, Josh Hamilton), los pitchers y catchers sabrán eso, y lo usarán en una forma como no se empleaba hace una década.

Clayton Kershaw
Stephen Dunn/Getty ImagesEl dominio del pitcheo es algo común ahora. Clayton Kershaw lidera el camino.
Los bateadores se han visto obligados a contraatacar, y hasta el momento, están teniendo muchos problemas para ajustase. Los movimientos defensivos los están venciendo. Los reportes de scouteo los están venciendo. La estrategia de trabajar el conteo bolas-strikes para elevar el total de lanzamientos de un pitcher quizá no tenga tanto valor como hace una década, porque de todas formas muy pocos abridores trabajan más allá de la sexta entrada. La mentalidad de la mayoría de los pitchers es lanzar lo más fuerte que se pueda hasta que se les agote el combustible, en lugar de intentar finalizar el juego o siquiera una entrada.

Los bateadores están perdiendo, y la producción de carreras ha disminuido dramáticamente. Los exámenes contra el consumo de anfetaminas y esteroides han tenido qué ver algo con eso, pero pienso que es más por la brecha de información: los bateadores son vencidos con eso, y no han descubierto la forma de evitarlo.

Pero, sin importar el motivo verdadero, las estadísticas son contundentes, como evidencia forense de la muerte de la ofensiva. Justin Havens y John Fisher de Estadísticas e Información de ESPN encontraron algunas de estas joyas que reflejan la forma en cómo ha cambiado el béisbol.

El porcentaje de swing-y-abanica en temporadas recientes

2014: 22.4%
2013: 22.2%
2012: 22.0%
2011: 20.9%
2010: 20.8%
2009: 20.4%

El porcentaje de ponches en temporadas recientes:

2014: 20.3%
2013: 19.9%
2012: 19.8%
2011: 18.6%
2010: 18.5%
2009: 18.0%

El número de bateadores que se poncharon al menos 100 veces en Grandes Ligas:

1924: 0
1934: 1
1944: 0
1954: 1
1964: 22
1974: 20
1984: 27
1994: 10 (temporada abreviada)
2004: 67
2014: 78 (105 la temporada pasada, para contexto de temporada completa)

Parece que estaremos en el rango de 120 bateadores que poncharán al menos 100 veces.

Un número de equipos podría establecer récords de ineptitud ofensiva (o pitcheo con autoridad):

• Los Padres llevan paso para el promedio de bateo más bajo en la historia de la franquicia.

• Los Cachorros destrozarán el record de la franquicia de más ponches para sus bateadores. Ellos tienen 1,245 ponches hasta el momento esta temporada (la cifra más alta es de 1,269 en 2002).

• Los Angelinos deberán destrozar el récord para la franquicia de más ponches por parte de sus pitchers. Ellos tienen 1,171 hasta el momento (la mayor cifra es de 1,200 la temporada anterior).

• Los Rays llevan paso para superar el récord de la franquicia de más ponches por parte de sus pitchers. Llevan 1,259 esta temporada (la mayor cifra es de 1,383 en 2012).

• Los Indios llevan paso para superar el récord de la franquicia de más ponches por parte de sus pitchers. Ellos tienen 1,219 esta temporada (la mayor cifra es de 1,379 en 2013).

Durante la temporada 2000, 20 lanzadores tuvieron efectividad por encima de 5.00. En 2014, solamente cuatro lanzadores superan el 5.00 de efectividad.

En la campaña 2000, solamente cuatro lanzadores tuvieron efectividad de 3.00 o menos. Esta temporada, 20 pitchers tienen 3.00 o menos de efectividad.

Actualmente, existen ocho bateadores que tienen un OPS de .900 o mejor. En 2001 -cuando era probablemente el punto más alto de la época de los esteroides -- había 14 bateadores con OPS de 1.000 o mejor. Y 37 bateadores tenían un OPS de .900 o mejor.

Las estadísticas están por todas partes, y muestran un panorama muy claro.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Giancarlo StantonRob Foldy/Getty ImagesGiancarlo Stanton lidera la Liga Nacional en dos de las tres categorías de la Triple Corona (HR y RBI).
La cantidad de dinero en el contrato a largo plazo que firmará Giancarlo Stanton, de acuerdo con las expectativas de la industria, sigue creciendo con cada cuadrangular, cada remolcada, cada pieza de confirmación de que Stanton va a ser una piedra angular en los años venideros para su franquicia.

Pero la pregunta clave es: ¿Para cuál franquicia?

Stanton es apenas 21 meses mayor que Mike Trout, y ya sea que gane o no el premio de JMV de la Liga Nacional, en este verano ha dejado establecido que puede mantenerse en el terreno sin viajes constantes a la lista de lesionados y que esa producción es monstruosa en una era en la que los números ofensivos van en picada, lo que aumenta más aun su valor. El miércoles, conectó cuadrangular por tercer partido seguido.

Ya tiene 35 jonrones, empatado en el liderato en ese renglón en las mayores. Sus 102 remolcadas son la mayor cantidad en las Grandes Ligas. Su OPS de .968 OPS es el más alto en la Liga Nacional y el segundo mayor en el béisbol. Tiene 90 boletos recibidos. Su defensiva ha mejorado.

Pero Stanton todavía no tiene un contrato a largo plazo, y ya que su elegibilidad a la agencia libre está a dos inviernos de distancia, algunos evaluadores creen que su próximo acuerdo deberá estar en el rango de entre $250 a $300 millones.

Es posible que los Marlins estén abiertos a la posibilidad de hacer una gran inversión en un toletero criado en sus fincas como Stanton, cuyo poder se sigue manifestando en un estadio tan amplio como el de Miami. Ellos casi no tienen obligaciones presupuestarias y podrían darse el lujo de convertirlo en la pieza central de su franquicia.

Pero muchos oficiales rivales creen que Stanton no va a firmar a largo plazo con los Marlins, por lo que su partida de la Ciudad del Sol es inevitable. Ellos creen que pronto los Marlins tendrán que enfrentarse a la realidad de que ellos necesitan cambiarlo, o lo perderán en la agencia libre, el mismo dilema que forzó a los Rays de Tampa Bay a cambiar a David Price el pasado 31 de julio.

Y el costo que se avecina de lo que se requerirá para cambiar a Stanton y entonces firmarlo le permitirá a él efectivamente dictar a dónde quiere ir, dijeron los ejecutivos rivales.

Todo lo que Stanton necesita hacer es mantenerse en la misma línea, dijo un oficial: Que él no tiene intenciones de firmar hasta que llegue a la agencia libre. Así que si Stanton, nativo de California, realmente quiere jugar con los Dodgers (o con cualquier equipo), él podría simplemente responder a cualquier propuesta de cambio a cualquier equipo diciendo que no se va a comprometer con un contrato a largo plazo. "Ningún equipo va a entregar el tipo de prospectos que se necesitarían para un cambio como ese sin saber si se van a poder quedar con él a largo plazo", dijo un oficial.

El reloj sigue marcando las horas para la decisión de los Marlins sobre Stanton, igual que le sucedió a los Rays con Price. Si los Marlins no pueden convencer al toletero de que se quede, entonces ellos deben decidir cuándo abrir las conversaciones de cambio.

Si ellos esperan hasta la temporada baja del 2015, el invierno antes de que Stanton se pueda convertir en agente libre, entonces la recompensa por él podría ver disminuída. "Y por mucho", dijo un oficial de la LN. "Quizás hasta en la mitad. En ese punto, solo lo tendrías por una sola temporada".

Si los Marlins lo cambian antes de ese entonces, la posible recompensa sería enorme, según asumen los ejecutivos rivales. "Uno necesitaría incluir un prospecto entre los 5 mejores", dijo un oficial", y partir de ahí. Si intentas conseguirlo en cambio, te va a costar. Te va a costar mucho".

En otras palabras, si estás pensando que tu equipo favorito podría agrupar en un paquete a varios prospectos tipo B para conseguir a Stanton -- bueno, olvídense de ello. O al menos, eso es lo que creen muchos ejecutivos rivales.

Sabiendo que Stanton podría tener el poder práctico de dictar a dónde quiere ir, los oficiales ven el campo de posibles destinos en esta forma. (Es una lista relativamente corta basada en lo que se requeriría en términos de prospectos y salario.)

1. Dodgers de Los Angeles

Ellos tienen tres cotizados prospectos en el jardinero central Joc Pederson, y los jugadores del cuadro Corey Seager y Julio Urias. Los Dodgers (y los escuchas rivales) adoran a Pederson, especialmente por la velocidad de su bate y su forma física. Todo el mundo ama a Seager, quien es visto por algunos evaluadores como una futura piedra angular de la franquicia (y eventualmente como antesalista por su físico de 6 pies 4 pulgadas y 215 libras). Y Urias de 18 años, tiene uno de los mejores brazos en el béisbol profesional.

"¿Comenzarías un cambio por Stanton con esos tres tipos?", dijo retóricamente un evaluador rival.

Estaba bromeando, en parte. Uno tiene que asumir que los Marlins pedirían por lo menos a dos de esos tres.

El punto aquí es que ciertamente los Dodgers tienen el calibre de prospectos para hacer este acuerdo, al igual que el dinero para considerar el tipo de gran contrato que pediría Stanton, y si Stanton dice que no a un acuerdo a largo plazo con otros equipos antes de la agencia libre, efectivamente podría forzar a los Marlins a negociar con Los Angeles.

Por supuesto, hay algunos factores mitigantes. Los Dodgers ya tienen un grupo de jardineros caros que cargan con mucho dinero muerto, desde Matt Kemp a Andre Ethier a Carl Crawford, al igual que Yasiel Puig y Pederson, y ellos tendrían que lidiar con ese asunto. Los Dodgers también necesitan una inyección de jugadores jóvenes.

Pero en muchos aspectos, Stanton es tan perfecto para los Dodgers como lo era Shaquille O'Neal para los Lakers. Él es un Todos Estrellas hecho para la televisión con una habilidad que fascina a los fanáticos casuales: Puede batear la pelota más lejos que cualquier otro.

2. Cachorros de Chicago

Si Stanton está abierto a la posibilidad de pasar el resto de su carrera en Wrigley Field, conectar cuadrangulares hacia Waveland Avenue, ciertamente los Cachorros tienen el poder para lograr un acuerdo. Presumiblemente, cualquier acuerdo por Stanton entre Cachorros y Marlins tendría que construirse alrededor del jugador que se percibe como el mejor de los prospectos de Chicago: el antesalista Kris Bryant, quien conectó 43 bambinazos en 138 juegos esta temporada entre Doble A y Triple A. Los Cachorros tienen muchos prospectos variados que podrían servir para redondear cualquier paquete de cambios, dependiendo de lo que pidan los Marlins. Él sería el tipo perfecto para construir una alineación y una franquicia a su alrededor si estuviese dispuesto a que eso sucediera con los Cachorros.

Recuerden que el agente de Bryant es Scott Boras, cuyos clientes tipicamente llegan a la agencia libre. Si Stanton se convierte en opción y está dispuesto a firmar, los Cachorros podrían elegir un futuro con él por encima de un futuro incierto con Bryant.

Hay una percepción de que existe un grupo de equipos "B" que podrían lograr algún acuerdo con Stanton, dependiendo de lo que él quiera.

3. Medias Rojas de Boston

Stanton le haría varios huecos adicionales al Monstruo Verde, de la manera que batea la pelota. Pero los ejecutivos rivales creen que en una situación como esta en la que la guerra de ofertas sería bien grande, los Medias Rojas no tendrían el personal para igualar lo que puedan ofrecer Dodgers o Cachorros en un cambio por Stanton. Ellos no tienen un Seager o un Bryant.

Pero en términos de muy buenos prospectos, ellos sí tienen buen volumen, y un ejecutivo tuvo una idea interesante de que los Medias Rojas y los Marlins podrían explorar, en teoría. Los Medias Rojas podrían proponer intercambiar al recién firmado cubano Rusney Castillo en el medio de un acuerdo por Stanton, pero ofrecer además pagar gran parte de los $72 millones por los que firmó Castillo.

Pero repetimos: Mucho de esto dependerá de lo que quiera Stanton.

(Hablando de Castillo, parece ser que él jugará en Grandes Ligas esta temporada.)

4. Yankees de Nueva York

Ellos en realidad no tienen los prospectos para conseguir un acuerdo ahora, pero oficiales rivales creen que si los Marlins se aguantan hasta el 2015 para hacer un acuerdo por Stanton, entonces los Yankees podrían entrar el juego gracias al desarrollo de los prospectos como Luis Severino y el jardinero Aaron Judge.

5. Mets de Nueva York

Ciertamente, los Mets tienen pitcheo para ofrecer. Pero oficiales rivales dudan que el equipo haga una movida atrevida para conseguir a Stanton, y de nuevo, nadie sabe con certeza si Stanton estaría dispuesto a jugar a largo plazo para los Mets.

6. Vigilantes de Texas

Los Vigilantes tienen los prospectos para construir una buena oferta por Stanton, según creen oficiales rivales, en especial el receptor Jorge Alfaro. Pero los Vigilantes ya tienen mucho dinero comprometido con Shin-Soo Choo y Prince Fielder.

7. Cardenales de San Luis

Igual que Mets y Vigilantes, los Cardenales tienen los prospectos para hacer un buen cambio. "Pero ese no es realmente su estilo", dijo un oficial de la LN.

8. Astros de Houston

Los documentos colocados recientemente en el portal Deadspin.com revelaron el interés general de los Astros en Stanton, y los Astros, quienes están repletos de prospectos, tienen la habilidad para conseguir un buen acuerdo. Además, Houston y Miami han hecho cambios de prospectos en temporadas recientes.

Pero este podría ser un ejemplo del costo de los recientes fracasos de Houston: Es posible que Stanton no esté dispuesto a comprometerse con un equipo que ha tenido temporadas perdedoras recientemente, especialmente cuando hay otras opciones.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Stephen VogtKyle Terada/USA TODAY SportsStephen Vogt ha sido posiblemente el mejor bateador de Oakland desde que fue convocado en junio.
OAKLAND, Calif. -- Stephen Vogt jugó en las ligas menores por ocho años y sabe cómo se siente viajar toda la noche en autobús desde Gwinnett, Georgia hasta Norfolk, Virginia, para luego enterarse de que las habitaciones del hotel todavía no están listas. Entiende lo que significa tener 25 años y no haber siquiera tenido un gustito de lo que es jugar en la categoría Doble-A.

Puede recordar sin problema alguno aquella conversación que tuvo con su esposa antes de que comience la temporada del 2010, durante la cual ellos discutieron la posibilidad de que él se retire y se dedique a ser entrenador, y como ella le recordó que esta oportunidad de jugar solamente ocurre una vez en la vida y que debería seguir intentándolo hasta que alguien le arranque al uniforme de su cuerpo.

Vogt sabe lo difícil que es llegar a las Grandes Ligas al haber hecho su debut oficial a los 27 años de edad y habiendo esperado por 14 meses para obtener su primer imparable.

Además, Vogt es capaz de contarte anécdotas sobre como fue titular en todos y cada uno de los partidos de los Atléticos de Oakland en los playoffs de la temporada pasada, sobre como él prosiguió con una gran pretemporada y como aún así lo terminaron mandando de regreso a las ligas menores cuando terminó el entrenamiento primaveral.

Así que cuando habla sobre como uno debe manejarse ante la adversidad, nosotros deberíamos escucharlo.

El momento en el cual el entrenador de Oakland, Bob Melvin, le dijo que debería regresar a las ligas menores "fue devastador", Vogt dijo este sábado.

"Yo obviamente sabía que había ciertas cosas que deberían pasar durante la primavera para que yo pueda formar parte del equipo. Contar con tres receptores hubiese sido una situación complicada para el equipo en ese entonces. Yo entendí su razonamiento".

"Sin embargo, fue algo duro. Yo trabaje muy duro durante el pasado invierno y tuve una muy buena primavera, así que el volver a las ligas menores fue un momento muy difícil para mí".

Vogt estaba sentado en el dugout de los Atléticos este sábado tras terminar con su práctica de bateo y procedió a explicar cómo procesó a ese momento aplastante.

"Esa no fue la primera vez en mi carrera que alguien me dijo 'Tú no vas a entrar al equipo'", dijo Vogt. "Yo he lidiado con muchos intentos fallidos de mi parte. Para mí personalmente, eso fue apenas un nuevo obstáculo en mi camino, en comprobar que yo sí pertenezco aquí. Por mucho que eso me haya dolido, por más frustrado que yo haya estado, esa era otra oportunidad de demostrar que yo sí pertenezco aquí".

Stephen Vogt
AP Photo/Jim CowsertVogt cuenta con un OPS de .867 en 219 turnos al bate esta temporada.

Según Vogt, en Triple-A existen tres grupos de personas. "Tú ves a los jóvenes que están entusiasmados por haber llegado a Triple-A", dijo Vogt. "Luego están aquellos que forman parte del plantel de 40 jugadores y quieren estar de regreso y hacer todo lo posible por estar de regreso".

"Y después están los veteranos que ya han llegado a las Grandes Ligas y están amargados. Yo pienso que es tan difícil no convertirse en uno de esos tipos que están en Triple-A recordando su momento en las Grandes Ligas y que hablan sobre lo genial que es, y esto y lo otro".

"Yo amo a este deporte. El hecho de que tengo 29 años de edad y de que todavía cuento con un uniforme y de que formo parte de un plantel de 40 jugadores... Mi manera de pensar (en abril) era 'OK, todavía tengo un trabajo, sigo involucrado con el béisbol, yo sé que puedo jugar en las Grandes Ligas, volveré a Triple-A y me voy a divertir".

Vogt es conocido por sus compañeros por sus frases cortas, por su optimismo y por sus imitaciones de algunas de las parodias más memorables de Chris Farley. Hace poco hizo una imitación impecable de un referí de básquetbol, la cual se perfeccionó viendo a su esposa siendo entrenadora en Washington.

Sin embargo, él es sumamente serio cuando habla sobre como la amargura puede ser como un cáncer. "Yo no creo que haya nada mal con estar enfadado. Yo no creo que haya mal con estar frustrado. Yo no creo que haya nada mal con estar enojado. Pero tú no puedes amargarte. Yo pienso que la amargura es la única emoción que no se te puede escurrir en tu cabeza o tu corazón cuando estas en este deporte, ya que apenas eso sucede y te amargas, entonces no vas a rendir".

Vogt dice que conoce bien a esta sensación personalmente, ya que siente que dejó que la amargura invada su mente cuando lo mandaron a las ligas menores en el 2012, cuando él estaba con los Rays de Tampa Bay. "Yo me permití amargarme", él dijo. "Eso fue todo culpa mía... Para mí, ese fue el sentimiento de amargura, y terminé teniendo el peor año de mi carrera. Aprendí mucho de esa experiencia".

"No le hace bien a nadie -- especialmente [a ti mismo] -- cuando vas a jugar en Triple-A y te tienes lástima. Nadie te va a tener lástima en este deporte. Nada es regalado en este deporte, todo se gana, y yo me di cuenta de ello en el 2012 antes de que comience el 2013".

Vogt comenzó esta temporada en Sacramento y se despachó con un promedio de bateo de .364. Además, se podría decir que ha sido el mejor bateador de Oakland desde que fue promovido el 1 de junio con un promedio de bateo de .324. Actualmente cuenta con una lesión en el pie que no lo deja ser cátcher, pero no sabe exactamente cuál fue la causa de la lesión. Simplemente quiere llegar al parque todos los días y hacer lo que pueda, y todo parece indicar que formará parte de la alineación titular esta noche contra Jared Weaver y los Angelinos bajo las luces del Béisbol del Domingo por la Noche (8 p.m. ET por ESPN y WatchESPN).

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El bullpen de los Reales consiguió la ayuda necesitada el domingo, en la forma de 12 carreras anotadas. Así que Greg Holland no fue requerido para hacer lo suyo, que es equivalente a cuando Superman se mete a una caseta telefónica, y Wade Davis no tuvo que allanarle el camino. Kelvin Herrera, quien no ha permitido una carrera en casi dos meses, trabajó una entrada, con su recta alcanzando las 100.2 millas y su sinker promediando aproximadamente 95 millas.

"Ellos son un grupo divertido de observar", dijo el coach de bullpen de los Reales Doug Henry, quien tiene la oportunidad de verlos muy de cerca, con todos sus hábitos y sus diferentes rutinas.

El bullpen de Kansas City es probablemente la diferencia de que los Reales estén o no en el primer lugar de la División Central de la Liga Americana. Mientras el mánager de los Tigres Brad Ausmus ha tenido que lidiar con la incertidumbre todo el verano con un bullpen que batalla y se clasifica en el sitio 27 de efectividad, la parte final del relevo de Kansas City ha estado prácticamente impecable últimamente. Desde el 25 de junio, Holland, Davis y Herrera tienen una efectividad combinada de 0.47, con 34 imparables, cero cuadrangulares y 18 bases por bolas otorgadas en 57 innings y 2 tercios, con 73 ponches.

Henry lanzó como relevista en 582 partidos en las Grandes Ligas por espacio de 11 temporadas, en una época donde él y otros tenían que estar listos en el bullpen desde el inicio del partido, sin importar sus roles. Pero es una época distinta, señala Henry, y el trío de los Reales que trabaja los innings finales hace su labor como muchos otros relevistas en la actualidad, preparándose en las primeras entradas dentro del vestuario y el cuarto del trainer, estirándose y aflojando los músculos. Para cuando ellos se van hacia el bullpen, por ahí de la cuarta o quinta entrada, ya están preparados para lanzar.

Herrera usualmente trabaja en la séptima entrada, y cuando el teléfono suena para pedirlo, afirma Henry, Herrera efectúa los primeros cinco lanzamientos de forma suave. "Y luego, de repente, cuidado, porque ahí viene".

Ahí viene significan rectas cercanas a la velocidad tope. Luego de lanzar aproximadamente 10 rectas, Herrera intentará mezclar otros lanzamientos, como su curva y su cambio. Pero, para Herrera, su arma principal siempre será la recta cercana a las 100 millas, y él está listo muy rápido.

Davis, quien fuera abridor durante gran parte de su carrera profesional, requiere de un poco más de tiempo, ya que sus primeros 10 lanzamientos promedian las 70 millas, según el estimado de Henry. Pero, al igual que Herrera, él rápidamente sube la tónica, con sus siguientes cinco o seis rectas alrededor de 95 millas. Antes de que Davis esté listo, él querrá lanzar un par de curvas, para tomarle sentido a ese lanzamiento, y cuando Henry ve eso, reporta a la caseta que el relevista derecho está listo.

Holland tiene más experiencia como relevista que los otros dos, así que su rutina está cimentada. Él comienza a calentar efectuando de siete a nueve pitcheos suaves, y luego escupe su goma de mascar un punto clave en su preparación para entrar a jugar, como cuando los ojos de Hulk se ponen de color verde. Después de eso, comienza a lanzar la pelota con fuerza, trabajando su slider en ambos costados del plato. Tras aproximadamente 15 lanzamientos, le avienta la pelota a Henry por la espalda, y con eso está listo para entrar.

Mientras pasa a Henry, él pondrá su mano de lanzar sobre el hombre de Henry una vez más, mientras camina al frente y estira su brazo por última ocasión antes de cruzar la puerta y entrar al campo.

Los Reales han disputado muchos juegos reñidos últimamente, señala Henry, y los últimos tres relevistas han sido requeridos. Pero el bullpen debe seguir siendo un arma para Kansas City, por la forma en cómo ha sido utilizado: solamente un relevista de los Reales, Aaron Crow, se clasifica entre los primeros 54 en apariciones, y Davis encabeza el bullpen con 53 entradas y un tercio igualando el puesto 38. Kansas City acaricia su primera aparición en playoffs en los últimos 29 años, y el bullpen es uno de los motores que impulsa la misión.

Aquí tenemos un vistazo a los tres grandes de los Reales y la velocidad promedio de su recta (vía Fangraphs). Kelvin Herrera está en 98 millas (clasificado segundo en Grandes Ligas), Holland 95.9 (11), Davis 95.5 (13).

En otras noticias, un prospecto de los Reales ha sido promovido a Triple-A para actuar como relevista, escribe Andy McCullough. Ya estamos en el fragmento de la temporada donde los contendientes se están preparando para los promociones a Grandes Ligas durante septiembre.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO