¿Recuerdas el 2008, cuando CC Sabathia fue negociado con los Cerveceros de Milwaukee e hizo sus últimas tres aperturas de la temporada con tres días de descanso, ayudando a los Cerveceros a que tuvieran su primera aparición en los playoffs desde 1982?

ESO parece fue una generación atrás.

En septiembre del año pasado, había siete aperturas en las mayores con tres días de descanso, pero los siete llegaron tras una aparición como relevista, y el mejor que lo hizo fue Tom Milone de los A's. De hecho, hubo sólo 37 aperturas toda la temporada con tres días de descanso. El único por el que voy hacer una etiqueta de abridor "estelar" fue Matt More de los Rays de Tampa Bay. Abrió el 31 de mayo pero lanzó solamente una entrada y después tuvo una apertura con tres días de descanso (y trabajó dos entradas).

Felix Hernandez
Leon Halip/Getty ImagesFélix Hernández es tercero en la Liga Americcana con entradas lanzadas (191.0).
Este año, solamente hemos visto 28 aperturas con tres días de descanso. Supongo que la mayoría de estas fueron en condiciones similares en escenarios relevo-apertura. Justin Masterson abrió y lanzó cuatro entradas y un tercio el 18 de mayo y volvió a tener una apertura cuatro días más tarde. Lo que tal vez podría ser una "legítima" apertura en tres días de toda la temporada. A parte de un juego ocasional de postemporada, salidas con tres días parecen estar extintas.

Desde hace unos pocos años, hemos ido de "¿Puede un as lanzar con tres días de descanso si se necesita para su equipo en la recta final para ayudarlos a llegar a la postemporada?" a "¿Debemos dar a nuestro as un poco más de descanso?".

Al citar a Félix Hernández, el líder contendiente al trofeo Cy Young de la Liga Americana quien fue programado para iniciar el miércoles en contra de los Vigilantes de Texas, pero el manager de los Marineros de Seattle, Lloyd McClendon se vio presionado para ponerlo de vuelta el viernes en contra de los Nacionales de Washington, lo que significa que estará abriendo con seis días de descanso en lugar de cuatro luego de que Seattle tuvo un día libre el jueves. McCledon dijo que quiere darle a todos sus abridores dos días de descanso extra mientras el equipo se mantiene como contendiente. La decisión resultó con un poco de controversia y discusión a través de la televisión y el radio el jueves, mientras Erasmo Ramírez era llamado de la sucursal de Triple-A y fuera bombardeado 12-4 en la derrota con los pobres Vigilantes.

Tampoco es la primera vez McClendon ha presionado a Hernández para que esté de vuelta de sus cuatro días de descanso regular. De vuelta en julio, lo retuvo un día entonces pudo contar con Hernández, Hisashi Iwakuma y Chris Young -- sus tres mejores abridores -- para enfrentar a los A's. Fue una decisión estratégica, y los Marineros ganaron dos de tres juegos de la serie, aunque Seattle perdió el juego del "bullpen" 4-2 en la serie final con los Mellizos de Minnesota.

A principios de agosto, McCledon dio a sus abridores un día extra, al decir a Greg Johns de MLB.com, "Cada oportunidad que les doy de un día extra, lo voy hacer. Creo que todos están de acuerdo con eso. La última vez que lo revise, tuvimos el mejor pitcheo de la Liga Americana, así que ¿Por qué terminar con algo que no está roto? Lo seguiremos haciendo. Dándoles descanso. Quiero protegerlos".

En la primera mitad, Hernández hizo nueve de sus 12 aperturas con cuatro día de descanso (sin incluir su salida del día de inaugural) y las otras siete con cinco días de Descanso. Pero desde la pausa del Juego de Estrellas, los días de descanso de Hernández han ido de la siguiente manera: siete, cinco, cuatro, cinco, cinco, cuatro, cinco y ahora seis.

No quiero necesariamente destruir McCledon con esto. Mientras diga, que está ayudando a que su staff se mantenga fuerte. Tomando en cuenta las historias de lesiones de Young (extensiva) y de Iwakuma (nunca estuvo completamente sano en temporadas consecutivas en Japón), no está presionando el regreso de Félix para mantener a Félix fuerte.

/p> Pero el efecto lateral está claro: Al final, estás negociando una apertura de Félix Hernández por una apertura de Erasmo Ramírez, y eso es una enorme enorme disminución. Al final de la temporada, esos días extras de descanso pueden significar perder una salida extra de Félix o dos que podrías recibir de otra manera.

(Por si sirve de algo, en su carrera, Félix tiene una efectividad de 3.12 en cuatro días de descanso, 3.08 en cinco días de descanso y 2.93 en seis o más días, así que la diferencia es innegable. Ahora usted o McCledon pueden tomar esos números por lo que valen; tal vez lo predijeron para el 2014, tal vez no. Durante la temporada 2014 en las mayores, los números son de 3.83 con cuatro días, 3.81 en cinco días y 4.11 en seis días, no es exactamente una evidencia que necesita más días de descanso, lo que de nuevo no significa que no deba mantener a los lanzadores fuertes para la recta final).

En una decisión táctica interesante que los equipos tienen por hacer. Los A's le dieron a Sonny Gray un día extra para su apertura de este jueves en contra de Angelinos de Los Ángeles, dándole a Drew Pomeranz la apertura del miércoles. Pero Pomeranz es mejor que Ramírez y los A's además pusieron a Gray contra los Angelinos en lugar que de los Astros de Houston. Gray está además en su primera temporada complete en las mayores, con una cierta intensión de limitar sus entradas un poco.

Con Adam Wainwright batallando desde la pausa del Juego de Estrellas, y quizás con una pequeña fatiga después de lanzar más entradas la temporada pasada que cualquier otro pítcher en el béisbol, se ha hablado que los Cardenales de San Luis le darán un día o dos antes de su próxima apertura, mientras sus seis o siete anteriores salidas han venido con cuatro días de descanso. Pero los Cardenales no necesariamente tienen una gran opción que ocupe su lugar en la rotación.

Es fácil sugerir a los managers que necesitan llevar a su mejor lanzador, en mucho como los Cerveceros lo hicieron hace seis años con Sabathia. ¿Es realista? No lo parece así. Incluso con los estrictas limitantes en el conteo de los lanzamientos (Hernández ni siquiera tiene un juego completo este año), los managers son más precavidos como nunca antes lo habían sido al manejar sus rotaciones.

En el caso de los Marineros, sin embargo, ¿Qué es los McClendon busca para el último día de la temporada regular para ver a los Marineros a un juego del comodín?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER

En el primer juego de la serie Marineros de Seattle-Medias Rojas de Boston en Fenway Park el viernes, Félix Hernández permitió tres carreras en cinco entradas y dos tercios --la primera vez que había permitido tres carreras en 18 aperturas.

En el segundo juego, Chris Young lanzó únicamente tres entradas y dos tercios.

En el tercer partido, Hisashi Iwakuma duró solamente dos entradas y un tercio, la salida más corta de su carrera con los Marineros.

Hernandez
Hernández
Lo que indiscutiblemente ha sido el mejor trío de abridores de la liga tuvo un fin de semana terrible... y de todas formas los Marineros barrieron a los Medias Rojas en Fenway por primera vez en la historia de la franquicia, en una serie de tres o más partidos.

Sí, pueden darle crédito a los tambaleantes Medias Rojas, que han perdido ocho en fila, por ayudar. Pueden darle crédito a la difamada ofensiva de los Marineros que tuvo una dramática novena entrada el viernes con cinco carreras, un rally de siete anotaciones en el séptimo inning el sábado y 13 hits el domingo.

Pero, en gran parte, pueden darle el crédito al mejor bullpen de la liga. Los relevistas de los Marineros lanzaron 15.1 innings en los tres partidos y permitieron solamente una carrera mientras ponchaban a 21 bateadores de los Medias Rojas, además de que los Marineros vinieron de atrás en los tres juegos. El bullpen de los Marineros tiene ahora una efectividad de 2.38, la mejor en las Mayores, que es la más baja desde que los Atléticos de Oakland en 1990 tuvieran 2.35.

El bullpen promedio de Grandes Ligas ha permitido 3.86 carreras por cada nueve entradas; los Marineros han permitido 2.63. Otros bullpens quizá tengan mejor récord ganados-perdidos --el de Seattle es 19-18, pero tienen que considerar la falta de poder ofensivo del equipo-- aunque el bullpen ha sido una de las principales razones por las que los Marineros se aferran al segundo boleto de comodín por encima de los Tigres de Detroit.

Unas cuantas claves para el éxito del bullpen: buena salud; manejo experto por parte del mánager Lloyd McClendon y el coach de pitcheo Rick Waits; y un grupo de ocho lanzadores, donde la mayoría puede lanzar alrededor de 95 millas --la velocidad promedio con la recta de los relevistas de los Marineros es la cuarta más alta de las Mayores. A la cabeza está Brandon Maurer, quien fue sacado de la rotación a principios del año, pero que ha promediado 96.1 millas con su recta actuando como relevista, mientras logra una efectividad de 1.80.

No soy aficionado de tener a ocho relevistas en el roster, pero en la actualidad, cuando los juegos completos son pocos y cada vez más espaciados uno del otro (los Marineros tienen solamente uno, cortesía de Roenis Elias), esa profundidad le ha permitido a McClendon hacer algunas cosas inusuales con sus relevistas. Para empezar, él no tiene miedo a sacar del juego rápidamente a sus abridores. Los pitchers abridores de los Marineros han durado cinco o menos entradas en 40 partidos, la novena cifra más baja de las Mayores --aunque los abridores de los Marineros tienen la tercera mejor efectividad de las Mayores. (Los Bravos de Atlanta tienen la menor cantidad de "salidas rápidas" con 22). Obviamente, Félix e Iwakuma usualmente duran mucho arriba de la lomita, pero al saber que su ofensiva no anota muchas carreras, McClendon ha sido cuidadoso de no permitir que el juego se le salga de las manos cuando es el turno de los otros tres abridores

Pese a sacar rápido a sus abridores --lo que se traduce en emplear a múltiples relevistas en el mismo juego-- McClendon no ha abusado de sus relevistas. De acuerdo a Baseball-Reference.com, previo al juego del domingo, los Marineros habían usado al mismo relevista en juegos consecutivos durante 64 partidos solamente; solamente los Vigilantes de Texas, Azulejos de Toronto y Nacionales de Washington lo han hecho en menos ocasiones. Y porque él en rara ocasión usa a sus relevistas en partidos consecutivos, McClendon a menudo permite que sus lanzadores trabajen más de una entrada. Tom Wilhelmsen tiene 21 apariciones de más de un inning, quinta más alta entre los relevistas, y conseguido una efectividad de 2.03 en esos encuentros, totalizando 44 entradas y un tercio. El novato Dominic Leone, quien salió vivo de un escenario de casa llena y solamente un out en el tercer inning el domingo, con un elevado al cuadro y un ponche, tiene 19 apariciones que totalizan 34 entradas y 2 tercios, con efectividad por debajo de 2.00. Con su filosofía de no usar a sus relevistas en días consecutivos, McClendon no ha establecido a alguien específico para la octava entradas, con Yoervis Medina y Danny Farquhar compartiendo primordialmente esta asignación.

Rodney
Rodney
McClendon ha sido convencional al usar a su cerrador Fernando Rodney --solamente dos apariciones de más de un inning-- y los zurdos Charlie Furbush y Joe Beimel son especialistas de un out ("LOOGYs"), pero eso no necesariamente es algo malo. Rodney se queda con toda la gloria y con la oportunidad de lanzar las flechas, pero quizá eso sea algo bueno, ya que entra al partido sin corredores en base; él es apenas el quinto mejor entre los relevistas de los Marineros en OPS permitido (y apenas por delante de Farquhar).

Incluyendo los salvamentos desperdiciados por los relevistas intermedios, los Marineros tienen solamente 10 --empatados con los Reales de Kansas City para la segunda cifra más baja en las Mayores detrás de los Padres-- una cifra impresionante considerando la gran cantidad de juegos cerrados que han disputado los Marineros. Los Marineros tienen un juego de ventaja sobre Detroit, y ustedes pueden señalar directamente a ambos bullpens como el motivo por el cual ocurre esto. Aquí tenemos a otros cuatro bullpens dominantes que han ayudado a los contendientes a llegar hasta donde están:

2. Reales de Kansas City

Los Reales no tienen la misma profundidad que los Marineros, con una efectividad de 3.40, pero ellos tienen al mejor trío para el último tercio del juego con Kelvin Herrera (1.51 de efectividad), Wade Davis (0.80) y Greg Holland (1.79). Jason Frasor fue adquirido para añadir a un cuarto elemento sólido. Los Reales no han necesitado esa profundidad --su bullpen tiene la segunda cifra más baja de innings en las Mayores-- pero será interesante ver si el mánager Ned Yost intenta conseguir más de este grupo en la recta final, cuando los Reales peleen contra los Tigres por la corona divisional.

3. Bravos de Atlanta

No sorprende que los Bravos se clasifiquen alto, ya que el cerrador Craig Kimbrel nuevamente está demoledor en la novena entrada. Al igual que los Marineros, ellos usualmente no tienen mucho margen para el error considerando la falta de carreras. El mánager Fredi González ha tenido que ser más creativo que McClendon, ya que David Carpenter y Luis Avilán no han repetido sus notables campañas de 2013, pero Jordan Walden y Anthony Varvaro han sido sólidos en sus roles de soporte, y James Russell recién llegó procedente de los Cachorros, para darle a los Bravos una opción zurda.

4. Angelinos de Los Ángeles

En la temporada, el bullpen de los Angelinos se clasifica apenas en el sitio 14 de las Mayores con 3.45 de efectividad (previo a su juego del domingo en Oakland), pero el bullpen que ven ahora no es el que existía en abril. El gerente general Jerry Dipoto ha reconstruido gran parte del bullpen, con Huston Street y Jason Grilli uniéndose a Joe Smith; desde el 1 de junio, tienen efectividad de 2.85, y 2.32 desde el 1 de julio.

5. Orioles de Baltimore

Podríamos considerar en esta posición a los Atléticos, pero su cerrador Sean Doolittle recién se fue a la lista de lesionados, o a los Yankees, que tienen a una dupla sólida con Dellin Betances y David Robertson, pero optaremos por los Orioles. El bullpen de Buck Showalter no tenía a un cerrador establecido en abril, pero Zach Britton ha asumido el rol (efectividad de 2.04, 27 salvamentos en 30 oportunidades) y el bullpen ha tomado ritmo conforme ha avanzado la campaña. No es coincidencia de que los Orioles pusieron tierra de por medio en el Este de la Liga Americana cuando su bullpen comenzó a dominar tiene la cuarta mejor efectividad para un bullpen en las Mayores desde el 1 de junio.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los aguafiestas en la recta final

FECHA
13/08
2014
por David Schoenfield | ESPN.com
Hagamos una pausa en nuestra programación regular para discutir algunos de los equipos que están a punto de ser contendores a playoffs o aquellos que ya han sacado sus pasajes para octubre en sus campos de golf favoritos.

Estos equipos son usualmente conocidos como aguafiestas, pero en este Año de la Paridad es probable que uno de ellos llegue a la semana final de la temporada con oportunidad de ganar un puesto de comodín. Estos son cinco equipos que están actualmente bajo los .500 que yo espero que jueguen bien en el resto del camino.

1. Marlins de Miami

Giancarlo Stanton Marlins
AP Photo/Joe SkipperGiancarlo Stanton es una de las principales razones para que los equipos en pelea no quieran medirse a los Marlins en la recta final.
Vimos lo que los puede hacer peligrosos el pasado martes, cuando vencieron a Adam Wainwright y a los Cardenales 3-0 con su nueva adquisición Jarred Cosart, quien lanzó siete entradas permitiendo apenas tres imparables. Cosart tiene un buen brazo y lanza una recta dura que suele hundirse y que provoca muchos rodados -- cuando la lanza para strikes como lo hizo ante los Cardenales con apenas un boleto. Los Astros estaban dispuestos a tolerar sus probemas tras tener cuatro malas salidas consecutivas en julio y algunos percibieron problemas de actitud que no fueron bien recibidos. Quizás un cambio de escenario ayude; tiene apenas 24 años con 32 aperturas en su carrera, lo suficientemente joven como para que su vida se enderece.

Los Marlins juegan para 59-60, y aunque han sido mediocres, ellos son un equipo joven que están incentivados a ganar y que tienen uno de los tipos No. 1 en el deporte que te puede vencer, Giancarlo Stanton. Solo miren lo que hizo el lunes en la noche, cuando sus dos bambinazos impulsaron a los Marlins a la victoria 6-5 sobre los Cardenales, Apenas están a 3.5 juegos del segundo comodín -- gracias, Liga Nacional -- así que ciertamente no están no están fuera de la contienda por los playoffs. Pero hasta que pueda regresar su estelar lanzador Henderson Alvarez, su rotación está lo suficientemente maltrecha como para que el veterano Brad Penny haya abierto el otro día y consiguiera su primera victoria desde 2011.

A observar: Bravos (les quedan seis juegos) y Nacionales (ocho juegos).


2. Rays de Tampa Bay

Al igual que los Marlins, ellos están sosteniéndose a 5.5 juegos del segundo comodín, aunque tendrían que sobrepasar cinco equipos para asegurar dicha posición. Aún así, incluso sin David Price, este es un equipo que consiguió nueve victorias en 10 partidos para meterse de repente en el medio de la contienda.

¿Adivinen cuál equipo ha permitido la menor cantidad de carreras por juego desde el Juego de Estrellas? Por eso es que no podemos descartar por completo a los Rays todavía.

Además, a Evan Longoria le debe quedar alguna buena racha de bateo por ahí, ¿cierto?

A observar: Yankees (nueve juegos), Azulejos (nueve juegos), Orioles (siete juegos).


3. Cachorros de Chicago

Los Cachorros están fuera de contienda, pero han sido mejor que lo que nos indica su record de 51-67. Como escribía Jeff Sullivan en FanGraphs el otro día, los Cachorros y los Reales tienen básicamente el mismo record de BaseRuns. ¿Qué diablos significa eso? ¿Es otro absurdo invento sabermétrico? La estadística conocida como BaseRuns cal;cula cuantas carreras "debería" haber anotado o permitido un equipo, dados los componentes estadísticos de un equipo. Básicamente, la diferencia es que los Reales han sido oportunos, y los Cachorros no.

¿Qué puede significar esto en las semanas finales? El ser oportuno no es algo que sea visto en los círculos sabermétricos como una habilidad predecible y repetible, así que es posible que los Cachorros sean más oportunos en la recta final y mejoren su bateo y su pitcheo con corredores en base o en los partidos cerrados o lo que sea.

Además, los Cachorros tienen algunas herramientas con las que pueden vencerte. Kyle Hendricks sigue luciendo bien en la rotación, ayudando a los Cachorros a vencer a los Cerveceros 3-0 el martes. Anthony Rizzo es un bate de poder en el medio de la alineación -- conectó su 26º jonrón -- y chicos jóvenes como Javier Báez y Arismendy Alcantara podrían ser intrigantes en la recta final. Jake Arrieta tuvo una mala salida la semana pasada, pero en general ha lucido como un abridor No. 1; uno no querría enfrentarse a él. Además, es posible que veamos a Kris Bryant y Jorge Soler ser subidos en algún momento.

A observar: Cerveceros (ocho juegos), Cardenales (siete juegos), Piratas (seis juegos).


4. Padres de San Diego

¿Los Padres? ¿El equipo que bateó .171 en junio? Sí, los Padres. Pero ellos pueden lanzar bien, y juegan para 14-8 desde el Juego de Estrellas. En particular, uno no quiere toparse con Tyson Ross, quien no ha permitido más de dos carreras en sus últimas nueve aperturas.

A observar: Dodgers (nueve juegos), Gigantes (siete juegos), Cardenales (cuatro juegos).


5. Astros de Houston

Bueno, yo no sé acerca de los Astros, pero Chris Carter se las arregla para él solito vencerte con un jonrón de tres carreras. Conectó un bambinazo nuevamente el martes y lidera las mayores con 15 tetrabatazos desde principios de julio -- cinco más que Stanton, quien anda en el puesto No. 2. Con 36 RBIs en 33 partidos, ha hecho bastante daño ultimamente. El pitcheo no ha sido tan bueno en semanas recientes, pero los Astros han jugado bien en ocasiones este año. Una vez George Springer regrese a unirse a Carter y José Altuve en la alineación, es posible que tengan la suficiente ofensiva como para sacar algunas victorias.

A observar: A's (seis juegos), Marineros (seis juegos), Angelinos (cinco juegos).

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hay que decir esto desde el inicio: Los Reales de Kansas City están en primer lugar, y los Tigres de Detroit están en segundo lugar. Estamos a mediados de agosto, y hay fiebre de béisbol en la División Central de la Liga Americana.

* * * *

¿A quién preferirían tener? ¿A David Price ... o Doug Fister, Austin Jackson, Drew Smyly, Jhonny Peralta y Joaquín Benoit?

Yo sé que es un poco injusto contra el gerente de los Tigres Dave Dombrowski ya que todos esos jugadores no estuvieron involucrados en las mismas transacciones, pero todo se relaciona con este punto: Por las pasadas cuatro temporadas, los Tigres han sido un equipo repleto de estrellas y descartes, lleno de grandes jugadores con temporadas monstruosas, pero que carece de profundidad y que ha ganado tres banderines divisionales consecutivos a pesar de algunos huecos obvios.

El conseguir en cambio a Price es como una reafirmación de esa filosofía. Constituye una mejoría comparado con Smyly - aunque en menor grado que lo que la mayoría de los expertos lo catalogó al momento del cambio - pero además vino a expensas de perder tu jardinero central regular en Jackson, un jugador promedio sólido tanto en el plato como en el terreno. Al salir de Jackson mediante cambio, Dombrowski y los Tigres además aumentan su dependencia de que J.D. Martínez siga su desarrollo, y que Rajai Davis continúe luciendo bien como jugador regular.

Un gran problema con este tipo de filosofía: ¿Qué sucede cuando las estrellas no juegan como estrellas?

Justin Verlander Tigres
Justin K. Aller/Getty ImagesJustin Verlander tuvo la salida más corta de su carrera en las mayores, apenas una entrada.
Justin Verlander ha estado sufriendo a lo largo de una mala temporada y el lunes finalmente tuvimos a una respuesta a una de las razones para ello: Tuvo que salir de juego tras una entrada, cinco carreras y 40 lanzamientos con dolor en el hombro derecho, en un partido que los Piratas ganaron eventualmente 11-6. Verlander ha dicho toda la temporada que se siente saludable, así que quizás es injusto specular que él esté lanzando con una lesión, pero es algo que provoca dudas. Quizás eso sucedió en el momento más inoportuno, el día después de que Aníbal Sánchez fuera enviado a la lista de lesionados por un desgarre en el pectoral mayor derecho, y además en el día en el que los Reales tenían oportunidad de desbancarlos de la cima. Si Verlander se une a Sánchez en la lista de incapacitados, sería la primera vez que le ocurre eso en su carrera de Grandes Ligas.

Obviamente, esperamos que la lesión de Verlander no sea seria. Pero Jim Leyland sometió a este tipo labores extremas a lo largo de los años; él lideró las mayores en pitcheos en 2009, 2011, 2012 y 2013 y llegó segundo en el 2010. Y eso no incluye las 71 entradas y sobre 1,100 pitcheos que Verlander ha hecho en la postemporada desde 2011. A pesar de lo gran lanzador que ha sido, ese brazo tiene mucho millaje de alta velocidad en él, y todos sabemos que la velocidad ha disminuido en esta temporada. Es posible que su grandeza se haya ido mucho antes de su salida del partido del lunes (y eso, tanto como cualquier otra razón, haya sido el detonante para que Dombrowski haya hecho el cambio por Price, pensando que era uno de esos momentos de ahora o nunca con un Verlander en declive y la posible partida de Max Scherzer luego de la campaña como agente libre).

En cuanto al juego del lunes, no hay un descenso súbito en velocidad o un momento que se pueda ver donde haya ocurrido una lesión, no como cuando José Fernandez se reventó el codo. Aquí les presentamos una gráfica de las lecturas de velocidad pitcheo por pitcheo de Verlander el lunes. ¿Acaso lanzó toda la entrada con dolor en el hombro? Va a ser interesante como resulta esto. La salida de una entrada vino luego de una derrota en 19 episodios, así que el bullpen de Detroit ya estaba corriendo con poca gasolina en el tanque. Además vino luego que los Tigres jugaran para 2-5 la semana pasada y vieran evaporarse su ventaja de cinco juegos. Vino también en la semana en la que los Reales tienen cuatro juegos ante los Piratas y tres contra los Marineros, dos equipos que son sólidos contendientes a playoffs.

¿Es tiempo de apretar el botón del pánico en Detroit? Absolutamente. Como escribe anteriormente aquí, los Reales tienen mejor bullpen, mejor defensive y más velocidad. ¿Y las rotaciones? La de los Reales tiene efectividad de 3.75, la de los Tigres 3.73 (obviamente, eso solo incluye dos salidas de Price).

No estoy tratando de patear a los Tigres caídos, pero de repente dos quintas partes de la mayor fortaleza del equipo se han desvanecido y estamos mirando a un equipo de los Tigres que no tiene la profundidad de la escuadra del año pasado, que fue fácilmente la mejor de los tres equipos que han conquistado cetros divisionales. Peralta y Benoit se fueron por la agencia libre tras sólidas contribuciones en el 2013 y temporadas anteriores. Smyly fue una gran herramienta en el bullpen antes de unirse a la rotación este año. Fister fue cambiado en el controversial acuerdo en la temporada baja con los Nacionales que trajo a los lanzadores Ian Krol y Robbie Ray, los que no han impresionado hasta ahora en el 2014 (Krol en las mayores, Ray principalmente en Triple-A). El cambio por Price se produjo, en parte, debido al cambio de Fister.

Así que ahora los Tigres están dependiendo de Martínez, quien fue dejado libre en la primavera por los Astros. Hizo algunos ajustes menores en su swing y tuvo un gran inicio de temporada con los Tigres luego de comenzar la temporada en las menores. Pero al entrar al partido del lunes, en 22 juegos desde el Juego de Estrellas, bateaba para .197/.256/.342 con 23 ponches. Pienso que el jurado no ha tomado una decisión sobre si él es o no de verdad.

Los Tigres están dependiendo de qué Miguel Cabrera batee como Miguel Cabrera. Y no es que esté teniendo un mal año, pero sus números de .308/.366/.509 son casi los mismos que los de Melky Cabrera (.318/.374/.480). Los Tigres no le están pagando a Miggy para que batee como Melky.

Oh... y los Tigres le deben a Verlander $140 millones por los próximos cinco años, y a Cabrera $270 millones por las próximas nueve temporadas.

¿Ahora o nunca? Quizás.

* * * *

Estos Tigres me recuerdan mucho a los Marineros de finales de la década de los 90. De 1995 a 1998, los Marineros tenían a Ken Griffey Jr., Randy Johnson, Alex Rodríguez, Edgar Martínez y Jay Buhner. Ellos llegaron a los playoffs en 1995, pero perdieron en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. El equipo de 1996 anotó 993 pero falló en llegar a la postemporada cuando Johnson se lesionó. El equipo de 1997 ganó el Oeste de la Americana pero perdió ante los Orioles en los playoffs. En 1998, Johnson fue cambiado en la fecha límite de cambios y el equipo terminó por debajo de los .500.

Esos equipos de los Marineros poseían un talento increíble de primera línea. Ellos tuvieron problemas para juntar la parte trasera de la rotación y el bullpen. Ellos tuvieron huecos como Russ Davis y el jardín izquierdo y la banca eran en ocasiones bien débiles. Las estrellas eran espectaculares; los descartes no tanto. Eran divertidos y excitantes, pero al final no pudieron llegar a una Serie Mundial. (Los Marineros de 2000-2003 se reagruparon para llegar a los playoffs dos veces y ganar 90 partidos cuatro años seguidos, pero ese era un equipo diferente, siendo solo Martínez el único sobreviviente de aquellos años).

Es posible que los Tigres tomen ese camino. Ellos llegaron a la Serie Mundial en el 2012, solo para ser barridos.

Dos semanas después de haber adquirido a Price todos estábamos discutiendo el venidero choque de rotaciones en la postemporada entre Tigres y Atléticos.

Ahora ellos están en una batalla por ver si pueden llegar a los playoffs.

Ahora... o nunca.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Detroit Tigers

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tras conectar el cuadrangular ganador en su debut en Grandes Ligas, Javier Báez le siguió con dos jonrones en su tercer partido. Nada mal para el inicio de la carrera de un chico de 21 años como uno de los mejores prospectos en el deporte. Él es apenas el cuarto jugador de los Cachorros en tener un juego de dos cuadrangulares a los 21 años o menos y los fanáticos de los Cachorros solo pueden soñar en que él se pueda convertir en la reencarnación de Ron Santo.

Las dos comparaciones que más veo en el caso de Báez son con Gary Sheffield y Manny Ramírez. Al igual que Sheffield, Báez tiene gran velocidad en el bate y un movimiento antes del swing bastante similar. Su modo de pararse a batear y la forma en que hace el swing se parece al de Ramírez, con quien trabajó en el Triple-A Iowa y que ha recibido crédito por ayudar a Báez a encenderse luego de unas primeras seis semanas de la temporada bastante miserables en las que bateaba menos de .200. Al igual que ambos, Báez tiene gran poder con el bate y ese raro sonido de "crack" cuando conecta bien la pelota. Lo ví conectar dos jonrones en los entrenamientos primaverales, ambos batazos monstruosos donde el sonido de la pelota chocando con el bate retumbó por todo el estadio.

Sin embargo, debemos dejar algo en claro: Sheffield y Ramírez eran bateadores especiales, dos de los mejores bateadores derechos de la historia. La gran diferencia entre ellos y Báez es que aquellos dos combinaban velocidad de bate con excelente disciplina en el plato, y en el caso de Sheffield, grandes habilidades de contacto. Báez no ha demostrado la misma habilidad para controlar la zona de strike.

En su carrera, Sheffield terminó con una tasa de boletos del 13.5 por ciento y una tasa de ponches del 10.7 por ciento. Incluso haciendo el ajuste ante el aumento en la tasa de ponches en estos días, esa es una coordinación fenomenal de mano-ojo y reconocimiento de pitcheos. Sheffield tenía esta habilidad desde que comenzó a jugar como profesional. Como jugador de 19 años en Doble a y Triple A, tuvo 56 boletos y 63 ponches en 587 apariciones en el plato. Recibió más del doble de boletos que ponches como chico de 21 años para los Cerveceros. En su primera temporada en las mayores con 22 años, Ramírez tuvo 42 boletos y 72 ponches en 336 apariciones en el plato y al año siguiente recibió 75 boletos. Con el Iowa, Báez se ponchó 130 veces y recibió 34 boletos en 434 apariciones en el plato.

La buena noticia para Báez es que la tasa de ponches a boletos mejoró ligeramente durante la temporada:

Abril: 22/4
Mayo: 41/8
Junio: 34/11
Julio/Agosto: 36/11

Hay probabilidad de que él termine siendo como Alfonso Soriano: Muchos cuadrangulares, pero promedios de bateo no tan buenos, altas tasas de ponches y bajas tasas de boletos que arrastren su porcentaje de embase. Eso le convertirá en un colaborador valioso, especialmente ya que Báez podría aportar más defensivamente que Sheffield, Ramírez o Soriano si logra mantenerse en el terreno. Pero Báez tiene apenas 21 años; hay tiempo para aprender y mejorar. Aun si las tasas de ponches se mantienen altas, la esperanza es que eventualmente pueda aprender a conseguir más boletos.

Es de esperar que hayan algunos dolores de crecimiento mientras hace los ajustes al pitcheo de grandes Ligas. Y los fanáticos de los Cachorros deberían prepararse ya que no hay garantías de que Báez vaya a ser una Estrella, y mucho menos un bateador al nivel de Sheffield-Ramírez. Pero su talento es increíble y espero que a largo plazo sea un muy buen jugador, un bateador que ronde los .260- con 30-35 jonrones (y quizás más).

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Huston StreetStephen Dunn/Getty ImagesLa extraña mecánica de lanzamiento de Huston Street cuando no tiene hombres en base.
Huston Street es uno de esos cerradores que cuando llega a enfrentar a tu equipo, hace pensar que tus muchachos tienen una oportunidad para repuntar. Con 6 pies de altura, él no es una presencia intimidante que lance rectas ardientes o splitters demoledores, o cutters que rompan los bats. Él tiene una forma de lanzar extraña cuando no tiene corredores en base, donde da un gran paso al costado con su pierna izquierda y de cierto modo arrastra la planta del pie derecho por la goma del montículo, como si estuviera dibujando una línea en la tierra, y luego golpea ligeramente su dedo del pie mientras comienza su windup. Él lanza su pierna hacia arriba, y aprieta su mentón hacia abajo, juntando sus hombros, como si fuera un perro acomodándose para descansar.

Es una forma de engaño --quizá trabajando para ocultar la pelota ligeramente o presentar un movimiento que los bateadores no están acostumbrados a ver -- lo suficiente para ayudar a que su repertorio se vea mejor de lo que un reporte de scouteo podría sugerir. Su recta ha promediado 89.4 millas este año --la más rápida apenas ha estado en 91.8 millas--, una velocidad que difícilmente grita "cerrador" a todo volumen.

Pero es lo que Street ha sido en las Grandes Ligas desde que los Atléticos de Oakland lo tomaron con una selección suplementaria de primera ronda, procedente de la Universidad de Texas, en 2005. Al año siguiente, ya era un cerrador, y fue nombrado Novato del Año en la Liga Americana con 23 rescates y efectividad de 1.72. En su mejor versión, él deja a los bateadores adivinando, confundidos y probablemente sacudiendo sus cabezas con frustración mientras se dirigen de vuelta a la caseta.

Por ejemplo, ahí estuvo Miguel Cabrera el domingo. Con ventaja de 2-1 en la pizarra, luego que David Freese le botara la pelota en el octavo inning a Joba Chamberlain, Street entró en la novena y retiró a Austin Jackson con un elevado al jardín central y a Ian Kinsler con un roletazo a primera base. Y luego llegó Cabrera. Street es básicamente un pitcher de rectas/sliders, que mezcla el cambio de forma ocasional (su cuenta hasta el momento: 50 por ciento de rectas, 33 por ciento de sliders, 17 por ciento de cambios). Ese porcentaje no ha cambiado mucho recientemente. Dos rectas por cada slider; dos sliders por cada cambio. Su recta de dos costuras tiende a irse ligeramente en picada, aunque él suela lanzar en la parte alta de la zona con ese pitcheo. Él es propenso a recibir cuadrangulares ocasionalmente, sobre todo en 2013, cuando permitió 12 en apenas 56.2 innings con los Padres.

Pero en esta ocasión, lanzó solamente rectas y sliders. Le lanzó cinco sliders consecutivos a Jackson, antes de ponerlo fuera con una recta. Comenzó con un slider ante Kinsler, antes de retirarlo con una recta en cuenta de 1-1. Cabrera abanicó ante un slider en la esquina de afuera, y luego recibió el segundo strike con una recta, ligeramente afuera. El pitcheo en cuenta de 0-2 fue otro slider, afuera y muy abajo, pero Cabrera pensó que era una recta y abanicó de nuevo para poncharse.

Esto es exactamente por lo que los Angelinos de Los Ángeles adquirieron a Street --para esos salvamentos cuando se tenga ventaja de una carrera ante buenos equipos. Le permite a Mike Scioscia tener flexibilidad con su bullpen. El subestimado Joe Smith está de vuelta en su rol de preparador, y retiró en orden la octava entrada. El novato Mike Morin, selección de la ronda 12 en el draft 2012 procedente de North Carolina, ponchó a tres en labor de una entrada y 2 tercios, reduciendo su efectividad a 2.50. Añadan al veterano recién adquirido Jason Grilli, además de Kevin Jepsen (1.84 de efectividad, el rival le batea para.164) y el zurdo Joe Thatcher, y el bullpen de los Angelinos repentinamente luce como una fortaleza y no una debilidad, como era en los primeros dos meses de la temporada.

Se ha dado una transformación completa del bullpen para los Angelinos. Vean la forma en cómo lucía al final del entrenamiento primaveral:



  • Cerrador: Ernesto Frieri
  • Preparador: Smith
  • Intermedio: Michael Kohn, Nick Maronde (L), Fernando Salas
  • Relevo largo/Perdiendo el juego: Jepsen, Matt Shoemaker


  • Smith y Jepsen son los únicos que permanecen de ese grupo original (Sales recién fue enviado a la sucursal Triple-A de Salt Lake), y Shoemaker hace ahora un trabajo sólido en la rotación. Denle mérito al gerente general Jerry Dipoto por hacer algunos cambios, pero eso también es el relejo de la naturaleza volátil de los bullpens. ¿Quién hubiera pronosticado el ascenso de Morin (él ocupaba el sitio 14 de los mejores prospectos para los Angelinos según Baseball America previo a la temporada), o que Jepsen estuviera teniendo el mejor año de su carrera? Los bullpens pueden tener altibajos año tras año o, a menudo, en el mismo año.

    Este grupo me recuerda un poco a lo que le ocurrió a los Cardenales de San Luis en 2011, en camino al título de la Serie Mundial. Ese club tuvo problemas en el bullpen durante gran parte de la temporada, con ocho relevistas distintos salvando juegos, y dos cerradores (Ryan Franklin y Salas) perdieron sus empleos. Franklin, al igual que Frieri, no duró toda la campaña con el club. Los Cardenales adquirieron a Octavio Dotel y Marc Rzepczynski en la fecha límite de canjes, y firmaron a Arthur Rhodes. Para cuando Jason Motte finamente se convirtió en el cerrador, el bullpen se había fortalecido y eso fue clave para que los Cardenales vencieran a los Vigilantes de Texas en siete juegos.

    Si necesitan más evidencia acerca del fortalecimiento del bullpen de los Angelinos, chequen los siguientes totales mes con mes:

  • Abril: 4.37 ERA, .239/.343/.397, 2.02 K/BB
  • Mayo: 4.46 ERA, .225/.308/.362, 2.21 K/BB
  • Junio: 4.00 ERA, .251/.334/.400, 2.55 K/BB ratio
  • Julio: 1.90 ERA, .205/.248/.259, 5.20 K/BB ratio


  • Esperen que Mike Scioscia se apoye más en este grupo en los últimos dos meses, tal y como lo hizo el domingo cuando sacó del juego a Héctor Santiago luego que tenía apenas 85 lanzamientos. Santiago le había permitido un imparable con un out a Jackson, pero ya que venían Kinsler y Cabrera, Scioscia quería un pitcher derecho para enfrentar a la parte peligrosa del orden al bat de Detroit. Morin, quien ha maniatado a los bateadores derechos a apenas un promedio de .157, entró al juego. Morin lanza una recta de 90 a 94 millas, pero tiene un muy buen cambio y un slider que está perfeccionando. Ponchó tanto a Kinsler como a Cabrera con cambios.

    Sin embargo, mucho dependerá de Street. Él no está cortado con el molde del cerrador prototipo. Pero ha estado retirando a bateadores de Grandes Ligas durante mucho tiempo. Tiene profundidad frente a él. Los Angelinos se ven bien.

    Si ustedes son de Atléticos, yo estaría preocupado con el equipo que les está respirando en la nuca.

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    Un jugador no será completamente responsable del empuje de su equipo a la postemporada, pero aquí les presentamos un pelotero clave para cada equipo de la Liga Americana en la segunda mitad.

    Orioles de Baltimore -- Chris Davis
    Dividamos los dos últimos años de Davis en mitades:

    Segunda mitad, 2012: .269/.337/.530, .338 BABIP, .261 ISO, 32% SO, 8% BB, 31% HR/FB
    Primera mitad, 2013: .315/.392/.717, .355 BABIP, .402 ISO, 28% SO, 10% BB, 33% HR/FB
    Segunda mitad, 2013: .245/.339/.515, .309 BABIP, .270 ISO, 32% SO, 12% BB, 21% HR/FB
    Primera mitad, 2014: .199/.309/.391, .252 BABIP, .192 ISO, 32% SO, 12% BB, 23% HR/FB

    Yo no sé qué conclusión sacar de esto, excepto que Davis no es tan bueno como lució en la primera mitad del 2013 ni tan malo como la primera mitad del 2014. Una gran razón por la que los Orioles necesitan una mejor segunda mitad de parte de Davis es que entre los jugadores de la Liga Americana con al menos 200 apariciones en el plato, Steve Pearce se ubica cuarto en wOBA en la primera mitad y Nelson Cruz se ubica en el puesto 11. Asumiendo algo de retroceso para estos dos, Davis va a tener que comenzar a producir lo que dejen de producir ellos.

    Azulejos de Toronto: Colby Rasmus
    Todo el mundo sigue hablando de que los Azulejos necesitan un abridor, pero del 1 de junio hasta el Juego de Estrellas solo los Medias Rojas anotaron menos carreras que los Azulejos -- y ahora Edwin Encarnación está fuera por algunas semanas por una lesión en el cuádriceps. Rasmus bateó .212/.266/.453 en la primera mitad; los 12 jonrones estuvieron bien, nada más lo estuvo. Bateó .276 con porcentaje de embase de .338 el año pasado, asi que hay esperanza de poder darle la vuelta a las cosas.

    Yankees de Nueva York: Masahiro Tanaka
    No veo como los Yankees puedan volver a la lucha por la postemporada con su roster menguado por las lesiones, su rotación llena de parches y una alineación envejeciente que es más vieja que simplemente decepcionante. Las pocas oportunidades que tengan los Yankees de ganar el Este de la Americana o uno de los puestos de comodín descansan en la salud del codo de Tanaka. Quizás más importante aún, el estado de los Yankees del 2015 descansa en la salud del codo de Tanaka.

    Rays de Tampa Bay: Evan Longoria
    David Price es el jugador de Tampa más importante para el resto del béisbol, pero antes de que los Rays le hagan la maleta y lo cambien, ellos van a ver si pueden acercarse a cuatro o cinco juegos antes de la fecha límite del 31 de julio. Para hacer eso, ellos necesitan que Longoria se caliente. No estuvo del todo terrible en la primera mitad, pero un slugging de .386 está muy por debajo de su marca de por vida de .512 al entrar a la temporada.

    Medias Rojas de Boston: Xander Bogaerts
    El joven jugador del cuadro bateaba .296/.389/.427 al llegar al 1 de junio, números sobresalientes para un torpedero de 21 años. Entonces los Medias Rojas activaron a Stephen Drew y movieron a Bogaerts a la tercera base y bateó .140 con 37 ponches y cinco boletos hasta el Juego de Estrellas. ¿Acaso el cambio de posición le afectó su estado mental? ¿O es simplemente un fallo en ajustarse en como los lanzadores le están atacando? Los poco más de dos meses que restan de temporada nos podrían decir mucho sobre su futuro estrellato.

    Tigres de Detroit: Justin Verlander
    El año pasado, los Tigres tuvieron una rotación de cuatro grandes con Max Scherzer, Verlander, Aníbal Sánchez y Doug Fister. Ellos cambiaron a Fister, y Verlander tuvo marca de 8-8 con efectividad de 4.88 en la primera mitad, así que realmente el grupo ha quedado reducido a los Dos Grandes, aunque la mejoría de Rick Porcello ha añadido un tercer lanzador en lugar de Verlander. Entre 86 lanzadores de la Liga Americana con al menos 50 entradas, Verlander se encuentra en el puesto 72 en efectividad. Ha lucido un poco por debajo de lo esperado en sus números periferales -- 4.02 FIP, 4.46 xFIP -- pero incluso los periferales están muy lejos de su mejor forma.

    ¿Cuán bajo ha caído Verlander? En 2011 y 2012 tuvo 29 salidas regulares de ocho entradas o más. El año pasado tuvo tres. Este año tiene una. Los derechos le batean .329/.377/.505 ante él; difícil de creer que un tipo que fue tan dominante tan recientemente como en la pasada postemporada esté teniendo problemas tan severos ante los bateadores del mismo lado. Los Tigres no necesitan a un Verlander fuerte para ganar la división, pero ellos quieren ver a un tipo en el que puedan creer al encaminarse a los playoffs.

    Reales de Kansas City: Yordano Ventura
    Bueno, sí, Eric Hosmer y Billy Butler y Mike Moustakas... pero Ventura (7-7, 3.22) es clave porque el derecho de 23 años ya ha lanzado 103 entradas; él lanzó 150 el año pasado entre liga menor y su breve viaje a Grandes Ligas. No es un tipo grande y depende mucho de su recta de sobre 90 mph, lo que significa que uno se tiene que preguntar si la fatiga podría ser un problema en la recta final. La rotación de Kansas City ha estado relativamente saludable este año -- los Reales han necesitado apenas seis salidas de lanzadores fuera de su cinco normales en la rotación (aunque Jason Vargas se perderá un par de semana luego de ser sometido a una apendectomía) -- y cualquier oportunidad de ganar uno de los puestos de comodín descansará en que dicha rotación se mantenga saludable.

    Indios de Cleveland: Nick Swisher
    Los Indios terminaron la primera mitad en los .500, algo sorprendente considerando el número de actuaciones descepcionantes que recibieron: Swisher bateó .208 con OBP de .288, Carlos Santana bateó .207, Justin Masterson tuvo efectividad de 5.51 antes de llegar a a lista de lesionados por problemas en la rodilla, Ryan Raburn bateó .199, Danny Salazar fue enviado a las menores y los números de Jason Kipnis han bajado muchísimo. Así que en la segunda mitad se podrían virar las cosas, especialmente con Swisher, quien no debería haber perdido sus habilidades de la noche a la mañana a los 33 años.

    Medias Blancas de Chicago: Chris Sale/José Abreu
    Los Medias Blancas no van a ir a ninguna parte así que todo se reduce a Sale en búsqueda de un Cy Young (quizás eso sea algo difícil a pesar de que lidera la Liga Americana en ERA y WHIP mientras ha lanzado 50 entradas menos que Félix Hernández) y Abreu en búsqueda de los 50 jonrones.

    Mellizos de Minnesota: Joe Mauer
    Mauer bateó .271/.342/.353 en la primera mitad con dos jonrones. Le quedan cuatro años en su contrato luego de esta temporada por $23 millones anuales. ¿Se trató de apenas tres meses malos? ¿Es consecuencia de la conmoción que sufrió al final de la temporada pasada? Los Mellizos pensaron que con sus habilidades para tener un OBP de más de .400, se mantendría como uno de los mejores jugadores del deporte, incluso con su mudanza a la primera base. Pero luego de tener un WAR de 5.3 el año pasado, en esta temporada apenas tiene 0.7. Un primera base que solo batea sencillos no tiene mucho valor.

    Atléticos de Oakland: Jeff Samardzija
    Él no tiene que ser el as del cuerpo de lanzadores, no con Scott Kazmir y Sonny Gray en los alrededores, pero él está bajo fuego para probar que su primera mitad con los Cachorros había sido una verdadera mejora. Recuerden, él tuvo efectividad de 4.34 con los Cachorros en 2013. Más importante aún, Billy Beane adquirió a Samardzija y a Jason Hammel para ayudar a los Atléticos a ganar el Oeste de la Liga Americana -- pero unos calientes Angelinos redujeron ese déficit a unos meros 1.5 juegos al llegar el receso del Juego de Estrellas. Considerando que Gray está en su primera temporada completa y que Kazmir no ha lanzado más de 158 entradas desde 2007, se espera que Samardzija sea un caballo de trabajo para Oakland, el tipo que lance siete u ocho entradas en cada salida para prevenir que el bullpen se sobrecargue de trabajo.

    Angelinos de Los Angeles: Josh Hamilton
    Podría decir que es Garrett Richards, quien lanzó como un as en la primera mitad, pero pienso que va a lanzar cerca de ese nivel en la segunda mitad; él es de verdad. Así que volvamos a Hamilton, quien bateó .295/.373/.449 en la primera mitad con cinco jonrones en los 46 juegos que tuvo. Las buenas noticias son estas:

    Tasa de perseguidas 2012: 42.5 por ciento Tasa de perseguidas 2013: 37.5 por ciento Tasa de perseguidas 2014: 36.1 por ciento

    Él sigue recortando su tasa de swings alocados. Las malas noticias es que se ha ponchado 52 veces en 36 juegos desde que volvió de la lista de lesionados, con apenas tres jonrones. Con Mike Trout destrozando la pelota, y Albert Pujols en caminoa lograr 34 jonrones, el tener una tercera amenaza de poder le añadiría aún más a una alineación que lideró la Liga Americana en carreras anotadas en la primera mitad.

    Marineros de Seattle: Taijuan Walker
    Nosotros sabemos que los Marineros tienen que mejorar su ofensiva, pero probablemente eso va a tener que venir por un cambio en vez de mejoras internas. Sabemos que Hernández es grandioso y que Hisashi Iwakuma sigue siendo una joya escondida. Chris Young tuvo una primera mitad terrible -- ¿recuerdan toda la controversia de Randy Wolf, la que básicamente permitió que Young llegara a Seattle en primer lugar? -- pero Roenis Elías ha tenido problemas últimamente. Eso significa que Walker necesita encontrar algo de consistencia. A pesar de lo mala que ha sido su ofensiva, Seattle ha echado a perder ese quinto puesto en la rotación todo el año con Erasmo Ramírez (4.58 ERA en 11 aperturas) y Brandon Maurer (7.52 en siete aperturas). Si Walker cumple con las expectativas, será una gran mejoría.

    Astros de Houston: Jon Singleton
    Hemos visto a George Springer demostrar su potencia. Ahora es momento que Singleton haga lo mismo.

    Vigilantes de Texas: Rougned Odor
    No hay mucho que esperar de los Vigilantes en la segunda mitad, pero la lesión de Jurickson Profar forzó a que subieran a Odor a las mayores más temprano de lo anticipado. Ha logrado sostenerse por sus méritos pero una fuerte segunda mitad podría llevar a una interesante batalla de posición en la próxima primavera con Profar.
    Etiquetas:

    MLB, Beisbol

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    Crash Davis: Puedes ser engreido y arrogante, incluso cuando te vencen. Ese es el secreto. Tienes que jugar este juego con miedo y arrogancia.

    Ebby Calvin LaLoosh: Correcto. Miedo e ignorancia.

    Crash Davis: No. Estúpido. Es arrogancia, no "ignorancia".

    Si, ha llegado ese momento del año de comenzar a jugar con miedo y arrogancia. Es tiempo de dejarlo todo en el terreno. Es tiempo de comenzar a mirar el pizarrón. Las contiendas por los banderines comienzan a intensificarse. Es la segunda mitad de la temporada, y abrimos con cuatro grandes series entre equipos contendientes. (Deben prestarle atención especial al choque del sábado en la noche entre Marineros y Angelinos.)

    Cerveceros de Milwaukee en Nacionales de Washington
    Viernes: Kyle Lohse (9-4, 3.26) versus Stephen Strasburg (7-6, 3.46)
    Sábado: Matt Garza (6-6, 3.69) versus Gio González (6-5, 3.56)
    Domingo: Yovani Gallardo (5-5, 3.68) versus Doug Fister (8-2, 2.90)

    ¿Acaso veremos a los buenos Cerveceros o los malos Cerveceros? Los Cerveceros han tenido grandes vaivenes durante la temporada -- ellos jugaron para 20-7 hasta el 27 de abril, tuvieron marca de 10-15 hasta el 26 de mayo, entonces jugaron para 21-10 antes de terminar con 2-11 al llegar el receso del Juego de Estrellas, incluyendo una brutal barrida de cuatro partidos en casa ante los Filis. Ellos habían tenido posesión complete del primer lugar divisional desde el 9 de abril hasta que los Cardenales los atraparon el 12 de julio. Una victoria en el juego final antes del receso habría puesto a los Cerveceros de vuelta en el primer lugar, pero una ventaja de un partido es decepcionante, considerando que llegaron a tener ventaja de 6½ juegos el pasado 1 de julio.

    Tres preguntas de los Cerveceros:

    1. Jonathan Lucroy lidera a todos los receptores de Grandes Ligas en apariciones en el plato. ¿Se podría sostener luego de tener una primera mitad de calibre de JMV?

    2. ¿Podrá ser Jimmy Nelson una mejoría sobre Marco Estrada en la rotación? (Bueno, ciertamente ha permitido menos cuadrangulares).

    3. ¿Acaso Ryan Braun podrá tener una monstruosa segunda mitad?

    En el papel, los Nacionales son el equipo a vencer en el Este de la Liga Nacional -- FanGraphs proyecta las probabilidades de los Nacionales en un 81 por ciento de ganar la división y los Bravos en un 19 por ciento. Esto irrita muchísimo a los fanáticos de los Bravos, quienes creen que todos sobreestiman a los Nacionales y subestiman a los Bravos. Y quizás tengan razón. Los Nacionales tienen de vuelta a su alineación y la salud, así que no tendrán excusas en el resto de la temporada.

    Tres preguntas de los Nacionales:

    1. Bryce Harper batea .150 con un cuadrangular y dos remolcadas en 40 turnos desde su regreso de la lista de lesionados. ¿Qué va a hacer?

    2. Jordan Zimmermann salió de su más reciente salida con tendinitis en el bíceps. ¿Habrá algunos problemas adicionales en la segunda mitad?

    3. La efectividad de Strasburg en la primera mitad fue de 3.46. Pero su FIP fue de 2.72 y su xFIP fue de 2.48. En otras palabras, sus números base sugieren que debería ser un jugador con una efectividad de una carrera menos. ¿Podrá hacer eso en los poco más de dos meses que restan de temporada?

    Dodgers de Los Angeles en Cardenales de San Luis
    Viernes: Dan Haren (8-6, 4.23) versus Lance Lynn (10-6, 3.14)
    Sábado: Zack Greinke (11-5, 2.73) versus Joe Kelly (1-1, 3.44)
    Domingo: Clayton Kershaw (11-2, 1.78) versus Carlos Martínez (2-4, 4.43)

    Interesante que el manager Don Mattingly vaya a esperar hasta el domingo para poner a Kershaw, quien abrió por última vez el 10 de julio. Lanzó una entrada en el Juego de Estrellas, pero eso significa que tendría nueve días de descanso entre aperturas. Comparen eso con la forma de trabajar del manager Bruce Bochy con Madison Bumgarner, quien abrió el domingo y comenzará el partido que dará inicio a la segunda mitad de la temporada de los Gigantes. Los Dodgers ganaron tres de cuatro juegos ante los Cardenales a finales de junio, blanqueándolos en dos ocasiones y permitiéndoles una sola carrera en la tercera victoria.

    Tres preguntas de los Dodgers:

    1. ¿A dónde se ha ido el poder de Yasiel Puig? Desde el 29 de mayo, bateó .269 con un cuadrangular en 42 juegos.

    2. Con Carl Crawford de vuelta en la lista de lesionado, ¿quién recibirá el tiempo de juego en los jardines, y cuándo será el prospecto Joc Pederson parte de ese escenario?

    3. ¿Se moverá David Price a la Costa Oeste?

    Todo el mundo se pregunta si los Cardenales podrán atrapar a Price y yo sigo diciendo que los Cardenales necesitan anotar más carreras. Están en el puesto 14 en carreras anotadas en la Liga Nacional y Price no va a ayudar a mejorar eso. Ellos tienen que lidiar además con la lesión de pulgar de Yadier Molina que lo mantendrá fuera de acción de ocho a 12 semanas; no es sorpresa que ellos son un mucho mejor equipo cuando Molina comienza detrás del plato en años recientes.

    Tres preguntas de los Cardenales:

    1. Sin Molina, ¿podrán los Cardenales buscar a un jugador como Kurt Suzuki de los Mellizos?

    2. ¿Quién dará el paso adelante en ofensiva?

    3. ¿Podrá Michael Wacha volver a la rotación en algún punto?

    Orioles de Baltimore en Atléticos de Oakland
    Viernes: Chris Tillman (7-5, 4.11) versus Jeff Samardzija (3-8, 2.78)
    Sábado: Wei-Yin Chen (9-3, 4.15) versus Jason Hammel (8-6, 3.01)
    Domingo: Kevin Gausman (4-2, 3.29) versus Sonny Gray (10-3, 2.79)

    Los Orioles han jugado un béisbol excelente desde el 31 de mayo, al tener marca de 26-15 y superando a los contrarios por 40 carreras. Muchas cosas les salieron bien en la primera mitad -- ver a Nelson Cruz y Steve Pearce -- pero también les han salido cosas malas como la lesión que terminó la temporada de Matt Wieters, los problemas de Chris Davis y Manny Machado y los números decepcionantes de Tillman y Ubaldo Jiménez. Pero los O's han logrado recapturar algo de la magia que tuvieron en el 2002 -- tienen marca de 9-3 en partidos en entradas extras.

    Tres preguntas de los Orioles:

    1. ¿Finalmente dejarán quieto a Gausman y permitirán que se quede en la rotación?

    2. Davis no va a batear .199 en la segunda mitad... ¿cierto?

    3. ¿Qué pasará si Cruz y Pearce caen en mala racha?

    El gerente de los A's Billy Beane ya hizo lo que podría ser el cambio más grande de la época de transacciones al adquirir a Samardzija y Hammel (el equipo gano uno de los tres juegos que esos dos abrieron). Ellos fueron adquiridos en gran parte para ayudar a contener a los Angelinos, pero el liderato de esa división se ha reducido a 1½ juegos. Por el lado positivo: Luego de esta serie, sus siguientes nuevo juegos serán ante los Astros y los Vigilantes.

    Tres preguntas de los A's:

    1. ¿Cómo se sostendrán Gray (en su primera temporada completa) y Scott Kazmir (que no ha lanzado más de 158 entradas desde 2007)?

    2. ¿Podrán hacer un movimiento para conseguir mayor ofensiva en la segunda base?

    3. ¿Podrá Sean Doolittle recortar su salvajismo y darle boleto a un solo bateador en vez de dos en la segunda mitad?

    Marineros de Seattle en Angelinos de Los Angeles
    Viernes: Hisashi Iwakuma (8-4, 2.98) versus Jered Weaver (10-6, 3.45)
    Sábado: Félix Hernández (11-2, 2.12) versus Garrett Richards (11-2, 2.55)
    Domingo: Chris Young (8-6, 3.15) versus Tyler Skaggs (5-5, 4.50)

    ¿Cuán bueno será el choque Hernández-Richards el sábado? Los Marineros no son tan buenos como los Atléticos o los Angelinos, así que en realidad su contienda de playoffs es con los Reales, Indios y los finalistas por el segundo puesto de comodín en el Este de la Liga Americana. Obviamente, ellos estarán buscando añadir un bateador o dos -- los Todos Estrellas Robinson Canó y Kyle Seager y Michael Saunders, que está en la lista de lesionados han sido los únicos bateadores por encima del promedio y han estado dependiendo del anciano Endy Chávez como primer bate.

    Tres preguntas de los Marineros:

    1. ¿Marlon Byrd? ¿Josh Willingham? Ellos tienen que hacer algo para mejorar su porcentaje de embase de .300, el peor de la liga, y conseguir algo de ofensiva en los jardines, en el puesto de designado y/o en la primera base.

    2. Con los problemas repentinos de Roenis Elías y Taijuan Walker que no se acaba de probar, ¿será el cuarto y quinto puesto en la rotación un problema?

    3. El bullpen lidera las mayores con efectividad de 2.39 en la primera mitad. ¿Podrán mantener ese ritmo por otros 68 juegos?

    ¿Soy solo yo, o los Angelinos han sido ampliamente ignorados este año? Se puede alegar que ellos tienen el segundo mejor equipo en las mayores ahora mismo, y eso a pesar de las grandes preocupaciones que tienen en su rotación y su bullpen. Por supuesto, les ayuda el tener el mejor jugador en el deporte y una alineación profunda que lideró la Liga Americana en carreras anotadas en la primera mitad. Ellos ellos jugaron para 19-4 desde el 20 de junio y ellos abrirán la segunda mitad con una estancia de 10 juegos en casa -- y juegan para 32-15 como locales.

    Tres preguntas de los Angelinos:

    1. ¿Podrá repetir Richards su actuación en la segunda mitad? Bueno, si algo, él parece que está mejorando. En sus últimas ocho salidas, tiene marca de 7-0 con efectividad de 1.27 y promedio de los contrarios de .163.

    2. ¿Podrá Jason Grilli establecerse como el preparador para el cerrador Joe Smith?

    3. ¿Podrá Josh Hamilton batear con más poder? Tiene tres jonrones en 38 juegos desde que volvió de la lista de lesionados.

    Ahi las tienen. Además tendremos series de Rojos-Yankees e Indios-Tigres y otras para provocar su apetito. Tuvimos cuatro días sin juegos que importaran. Ha sido demasiado tiempo.
    Etiquetas:

    MLB, Beisbol

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    Alguna vez escuché a John Mozeliak, gerente de los Cardenales de San Luis, decir que quizás la cosa más importante que una organización puede hacer es evaluar apropiadamente su propio talento.

    David Price
    Leon Halip/Getty ImagesDavid Price es la pieza más codiciada por los equipos en la fecha límite de cambios.
    Los Cardenales han hecho esto de forma extraordinaria en temporadas recientes. En 2011, se sintieron cómodos cambiando a Colby Rasmus porque creían que Jon Jay podría con la carga defensivamente en el jardín central y batear lo suficiente como para justificar un puesto regular en la alineación. Y tuvieron razón, se calentaron en octubre y ganaron la Serie Mundial. Ellos dejaron ir a Albert Pujols como agente libre, creyendo en Allen Craig. Remolcó sobre 90 carreras en cada una de las pasadas dos temporadas. El año pasado, ellos intentaron la movida poco ortodoxa de cambiar a Matt Carpenter de tercera a segunda base, confiando en su ética de trabajo y que su forma física era mejor que lo que se esperaba. Eso les resultó a la perfección, y los Cardenales llegaron a otra Serie Mundial. Ellos confiaron en los novatos Michael Wacha en la rotación y Carlos Martínez en el trabajo de las últimas entradas.

    Los Cardenales están en una encrucijada similar ahora mismo. Las lesiones de Wacha y Jaime García y los problemas de Shelby Miller han dejado su rotación un poco finita detrás del candidato al Cy Young Adam Wainwright y el caballo de trabajo Lance Lynn. Ambos son punto fijo en los rumores de cambios por David Price, los que por supuesto es diferente a ser favoritos para ser cambiados.

    Mi colega de ESPN Jim Bowden acaba de proponer este megacambio: Los Cardenales adquieren a Price, Ben Zobrist, Desmond Jennings y Joel Peralta de parte de los Rays de Tampa Bay por Martínez, Oscar Taveras, Kolten Wong y Peter Bourjos.

    Podemos debatir los méritos de este acuerdo (Jim sugiere que San Luis lo haga sujeto a que Price firme una extensión), pero incluso si esa discusión llegase a suceder, el elemento clave es como los Cardenales ven a Martínez, Taveras y Wong. ¿Acaso estos tres jugadores jóvenes -- dos novatos y Martínez, quien excedió con lo justo su elegibilidad de novato la temporada pasada - están siendo piedras angulares para la siguiente generación de equipos de los Cardenales?

    Todo se reduce a una evaluación apropiada. El nucleo de los Cardenales, aunque no es necesariamente viejo, se está poniendo viejo. Matt Holliday tiene 34 años pero se encamina a tener la peor temporada de su carrera, con promedio de .260 y cinco jonrones; Yadier Molina cumplirá 32 la semana que viene y tiene mucho millaje detrás del plato; Craig cumplirá 30 en algunos días y está teniendo una mala temporada; el torpedero Jhonny Peralta ya tiene 32.

    Este es un grupo ofensivo que podría estar encaminado a un colapso en el futuro cercano; de hecho, este año no ha sido tan bueno hasta ahora. Los Cardenales están en el puesto 14 en la Liga Nacional en carreras por juego y, a pesar del par de jonrones para dejar tendido al contrario en los pasados dos días, están últimos en la liga en cuadrangulares. Incluso los Padres han bateado con mayor poder.

    Así que aunque la preocupación es por la rotación, ¿no será la ofensiva su mayor problema? Ciertamente por eso es que Jim sugirió un gran acuerdo que involucre que Zobrist y Jennings, pero esos dos no son jugadores de impacto como Price y no ayudarían a devolver dicha ofensiva a los niveles del 2013.

    Las mejores oportunidades de los Cardenales de mejorar en la segunda mitad no están en hacer un gran cambio sino en simplemente obtener mejor producción de los tipos que ya tienen en nómina. Holliday y Molina necesitan batear mejor, y Craig y Wong necesitan batear mucho mejor. Si estos tipos no mejoran, Price por si solo no va a cargar a este equipo a la cima. Si estos tipos comienzan a batear, los Cardenales tienen buenas oportunidades de ganar el banderín divisional sin tener que cambiar a sus jugadores jóvenes y baratos.

    Pero eso devuelve el asunto a la evaluación. Si el nucleo ofensivo comienza a envejecer, los Cardenales necesitarán una nueva oleada de talento. Matt Adams sigue dejando su marca en la primera base, aunque a mí no me gusta su tasa de 56 ponches por cada 8 bases por bolas recibidas. Si Mozeliak y compañía creen que Taveras cumplirá con las expectativas y que Wong se va a convertir en un colaborador sólido, entonces los Cardenales necesitan quedarse con esos tipos para complementar a los veteranos envejecientes.

    Para mí, los Cardenales están en una posición diferente que los Atléticos de Oakland. Billy Beane no sabe cuándo los Atléticos volverán a ser tan buenos como ahora nuevamente; eso le dió un incentivo adicional para concretar el cambio de Jeff Samardzija y Jason Hammel mientras salía de una potencial estrella en Addison Russell. Pero los Cardenales son reflejo de una excelencia consistente. Sus más recientes cetros de Serie Mundial en 2006 y 2011 además le da al equipo algo de libertad, menos necesidad de arriesgar el futuro por el presente. Su mercado y sus nóminas le permite añadir agentes libres, como Peralta, que los Atléticos no pueden costear.

    Además, con Joe Kelly volviendo a juego este viernes, la rotación va a volver a tener otro sólido abridor. Un grupo de Wainwright/Lynn/Kelly/Martinez/Miller sigue siendo bastante bueno, y eso no incluye a Wacha, quien sigue siendo una incertidumbre por su hombro (todavía no ha sido autorizado a lanzar).

    Y entonces está esto: A los Cardenales le quedan 13 partidos con los Cerveceros.

    Sí, David Price puede mejorar a los Cardenales. Pero pienso que su solución más inteligente es la paciencia y depender de los tipos que ya tienen en la organización. Hay suficiente talento aquí para ganar la división.

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    Jeff SamardzijaAP Photo/Paul BeatyJeff Samardzija pasa ahora a la rotación de los dos veces campeones del Oeste LA.
    Billy Beane tenía que hacer este cambio.

    Los Atléticos de Oakland quizás no vayan a estar en esta posición de aquí a un año, y tampoco se sabe de aquí a tres, cinco o 10 años. Los Atléticos han sido el mejor equipo en el béisbol en esta temporada tan pareja, una temporada sin un claro favorito al cetro. Pero los Atléticos tenían una falla -- o el potencial de una -- y Beane no podía darse el lujo de que la rotación de su equipo se fuese desintegrando lentamente.

    Así que démosle el crédito de tener las agallas de cambiar a su torpedero de 20 años de Doble A Addison Russell y su jardinero de Clase A Billy McKinney a los Cachorros por dos quintas partes de una rotación de campeonato en Jeff Samardzija y Jason Hammel. Ambos se unirán a Scott Kazmir y Sonny Gray y quien quiera que sea que ocupe el quinto puesto para darle ahora a los Atléticos lo que podría ser la mejor rotación en la Liga Americana junto a lo que ha sido la ofensiva más potente en la liga.

    Esta rotación lidera la Liga Americana en efectividad, un desarrollo sorpresivo dadas las lesiones que terminaron con las temporadas de Jarrod Parker y A.J. Griffin en los entrenamientos primaverales, pero que han ido progresivamente empeorando cada mes desde el mes de abril. Dado el hecho de que Gray y Jesse Chávez nunca han lanzado una temporada completa en una rotación de Grandes Ligas y que Kazmir no ha lanzado más de 158 entradas desde 2008, y que donde habían preocupaciones sobre el desgaste de la rotación.

    Ahora Beane ha añadido dos jugadores que tienen efectividad por debajo de los 3.00 con excelentes números periferales. Sí, conseguir una estrella potencial, controlada por el equipo como Russell, un prospecto entre los 10 mejores al entrar a la temporada, es antiético a lo que los equipos de mercado pequeño con recursos limitados suelen hacer, pero consideren que Beane quizás no pueda mantener este nucleo junto por mucho más tiempo.

    Josh Donaldson comenzará por encarecerse el año que viene, y a Brandon Moss habrá que darle un gran aumento. Jed Lowrie sera agente libre luego de esta temporada, y quizás la parte más problemática, Yoenis Céspedes será agente libre luego de la temporada 2015.

    Así que, sí, adoro la idea de haber ido con todo ahora. Interesantemente, yo había propuesto el jueves en Twitter la idea de cambiar a Russell por David Price. Las reacciones fueron divididas, aunque tengo que decir que una pequeña mayoría favoreció que los Atléticos se quedaran con Russell.

    Así es el mundo en el que vivimos, en el que los prospectos son codiciados como el oro. Es muy probable que Russell se desarrolle en un buen jugador; cuando hablé con él en los entrenamientos primaverales me di cuenta que es un chico callado pero confiado con una buena cabeza sobre sus hombros. Donaldson no solo alabó el talento de Russell sino también su ética de trabajo. Ciertamente no fue fácil para Beane el haber cambiado su torpedero del futuro.

    Pero Beane tiene en la mira su propio oro -- del tipo de oro que uno le pone a un anillo de Serie Mundiakl. Y este cambio convierte claramente a los Atléticos en favoritos para ganar la Serie Mundial.

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    Masahiro TanakaAP Photo/Kathy WillensTanaka no solo sale de favorito para el Novato del Año, sino también para el Cy Young y el JMV.
    La razón para escribir esta historia debería ser bien obvia: Masahiro Tanaka tiene marca de 11-2 con efectividad de 2.11, liderando la Liga Americana en victorias y efectividad. Él no es solamente el mejor novato, sino también candidato al Cy Young y al premio de JMV.

    Tanaka hará su 16ª aparición el sábado y su consistencia ha sido quizás su atributo más impresionante. Ha lanzado al menos seis entradas en cada salida y ha permitido más de tres carreras solo una vez, un juego de cuatro carreras ante los Cachorros en mayo. Ha permitido más hits que entradas lanzadas en tres ocasiones y ha alcanzado el doble dítigo en ponches en cinco de sus salidas, la segunda mayor cantidad en las mayores detrás de David Price. Su recta de dedos separados ha sido tan buena -- o mejor -- que lo que se esperaba, ya que los contrarios le batean apenas para .119 ante ese pitcheo con un jonrón (en su primer pitcheo de la temporada, realmente).

    Por supuesto, algunos no quieren que se le considere como novato tomando en cuenta sus años de experiencia en Japón, pero es un novato bajo las reglas de MLB. Estamos a punto de llegar a la mitad de la campaña, y Tanaka ya tiene un total de 4.1 Victorias sobre Reemplazo (WAR por sus siglas en inglés), de acuerdo con Baseball-Reference. El doble de eso es 8.2, y solo un lanzdor novato desde que comenzó la era de la pelota viva ha logrado más que eso.

    Más sobre ese lanzador en breve. Echémosle una mirada a algunas de las mejores temporadas de novatos desde 1901.

    Los JMVs: Ichiro Suzuki, Marineros 2001 (7.7 WAR), y Fred Lynn, Medias Rojas 1975 (7.4 WAR)
    Suzuki y Lynn se ubican cuarto y quinto en la lista de WAR para un novato entre los jugadores de posición, si consideramos a Joe Jackson como un novato en 1911. ¿Se merecieron ambos sus premios? Suzuki llegó cuarto en la Liga Americana en WAR, detrás de Jason Giambi (9.1), su compañero Bret Boone (8.8) y Alex Rodríguez (8.4). Yo siempre he pensado que Boone se merecía más el premio de JMV ese año, al batear .331 mientras remolcaba 141 carreras, líder en la liga. Por supuesto, una de las razones por las que remolcó esas 141 anotaciones es que Ichiro bateaba frente a él. No hay duda de que Ichiro tenía ese factor "wow" ese año y era tan único -- este chico pequeño que jugaba pelota pequeña en el medio de la era de los esteroides -- que todo el mundo se enamoró de él.

    Lynn bateó .331 con 21 jonrones y 105 remolcadas, liderando la liga en slugging, anotadas y dobles, y se llevó un Guante de Oro por su defensiva en el jardín central. Baseball-Reference tiene a Rod Carew (7.8 WAR) mejor, pero no se puede argumentar que Lynn no se merecía los honores del JMV considerando que los números son cercanos y que los Medias Rojas ganaron el banderín del Este LA mientras que los Mellizos terminaron por debajo de los .500.

    Los que debieron ser JMV: Mike Trout, Angelinos 2012 (10.8 WAR)
    No es que quiera reabrir viejas heridas, pero el WAR en la temporada de novato de Trout fue fácilmente el mejor para un jugador novato de posición -- y una de las mejores en la historia de algún jugador sin importar el nivel de experiencia. Bateó .326/.399/.564 con 30 jonrones, 129 anotadas y 49 robos de base (líder en la liga) en una era deprimida ofensivamente hablando. Jugó una gran defensa, incluyendo cuatro cuadrangulares robados. Baseball-Reference coloca su temporada como la No. 22 en todos los tiempos desde 1901 entre los jugadores de posición y la séptima mejor en la era de la expansión (1961).

    El único otro jugador novato de posición en liderar su liga en WAR fue Paul Waner de los Piratas, con un modesto total de 5.3.

    Un chico del que probablemente nunca hayan escuchado: Russ Ford, Yankees 1910 (11.0 WAR) En realidad, se llamaban los Highlanders en ese entonces. Ford era un derecho nacido en Manitoba, Canada -- el primer jugador nacido en esa provincia en llegar a las mayores (y apenas uno de tres, y los otros dos jugaron de forma combinada 14 juegos en las mayores). Ford lanzó un juego en 1909 y entonces tuvo marca de 26-6 con efectividad de 1.65 en 1910, grandes números incluso para la era de la pelota muerta. Se llegó segundo detrás de Walter Johnson en WAR de pitcheo. ¿Cuál era su secreto? Utilizaba una lima de uñas escondida en su guante para rasguñar la pelota. En ese entonces eso era legal y aparentemente Ford fue uno de los primeros en hacerlo, o quizás pudo hasta haber inventado el mismo.

    Esta biografía de SABR de Ford dice que le dijo a la prensa que tenía 14 variedades diferentes de la pelota ensalivada (que también era legal en ese entonces). "Colocaba la lima de uñas junto a un pedazo de hilo, que estaba amarrado a la parte interior de su camiseta", dijo el árbitro Billy Evans. "Tenía un hueco en el centro de su guante. Al final de cada entrada, deslizaba la lima de uñas por debajo de la camiseta, mientras que al principio de cada entrada la dejaba caer en la palma de su guante".

    Ford no fue solo una maravilla de un año. Fue efectivo en 1911 pero entonces lideró la liga en derrotas en 1912 cuando comenzó a sufrir de fatiga en el brazo. Dio el salto a la Liga Federal en 1914 pero entonces se prohibió la lima de uñas, y combinado con sus problemas en el brazo, Ford ya estaba fuera de las mayores para 1916.

    Los mejores compañeros novatos: Shoeless Joe Jackson (9.2 WAR) y Vean Gregg, Indios 1911 (9.1 WAR)
    Muchos disputan el hecho de llamar o no a Jackson un novato. Tuvo 127 apariciones en el plato con los Atléticos y los Indios en las tres temporadas anteriores, por debajo del estándar de 140 apariciones que utilizamos ahora, aunque probablemente se excedió en el tiempo que podía estar en el roster. A mí me gusta catalogarlo como un novato, y que clase de año tuvo: Bateó .408/.468/.590, remolcó 83 carreras y se robó 41 bases. Fue el segundo mejor jugador en la liga detrás de Ty Cobb, quien bateó .420.

    Su compañero ha sido olvidado, pero Gregg tuvo marca de 23-7 con efectividad de 1.80, líder en la liga. El zurdo de 6 pies 2 pulgadas ya tenía 26 años cuando se unió a los Indios. En realidad, los Indios habían comprado su contrato de Spokane en 1910, pero Gregg se rehusó a firmar con Cleveland por $250 al mes y en cambio fue vendido al Portland de la Liga de la Costa del Pacífico. Ganó 32 juegos y finalmente fue subido a Cleveland.

    Ese era un equipo bastante interesante. Además de Jackson y Gregg, tenían un envejeciente Cy Young en su última temporada (por siete salidas) y el miembro del Salón de la Fama Nap Lajoie. El estelar lanzador Addie Joss, quién se enfermó la temporada anterior, falleció en abril. De todas formas, Gregg fue una revelación. Cobb y Eddie Collins lo catalogó como el mejor zurdo en la liga., Se mantiene como el único lanzador en ganar 20 partidos o más en sus primeras tres temporadas en las mayores. Desafortunadamente, Gregg sufrió de dolores recurrentes en su brazo a lo largo de su carrera, y el 1913 fue su última temporada buena en las mayores, aunque eventualmente volvió a la Liga del Pacífico y tuvo algunos buenos años con Seattle.

    1964: Dick Allen, Filis (8.8 WAR) y Tony Oliva, Mellizos (6.8)
    El total de WAR de Allen lo ubica tercero entre los jugadores novatos de posición detrás de Trout y Jackson. Bateó .318/.382/.557 con 29 jonrones mientras lideraba la Liga Nacional en anotadas y triples. Oliva ganó el cetro de bateo de la Liga Americana con promedio de .323 y bateó 32 jonrones, siendo además líder en hits, anotadas y dobles. Ambos tenían talento para el Salón de la Fama, aunque ambos no lograron entrar. Oliva líderó la liga cinco veces en hits y ganó dos cetros adicionales de bateo pero tuvo lesiones en sus rodillas que arruinaron la segunda mitad de su carrera.

    Los receptores: Carlton Fisk, Medias Rojas 1972 (7.2 WAR) y Mike Piazza, Dodgers 1993 (7.0)
    En un año dominante para los lanzadores, Fisk bateó .293/.370/.538, convirtiéndolo en uno de los mejores jugadores de la liga. Piazza bateó .318/.370/.561 con 35 jonrones. Fisk terminó cuarto en la votación del JMV, Piazza noveno (aunque se ubicó segundo detrás de Barry Bonds en WAR).

    Los torpederos: Troy Tulowitzki, Rockies 2007 (6.8 WAR) y Nomar Garciaparra, Medias Rojas 1997 (6.6 WAR)
    Bastante parecidos en un aspecto: Si Garciaparra se hubiese mantenido saludable, llevaba camino para ir al Salón de la Fama por lo hecho en la primera parte de su carrera. Como novato, bateó .306 con 85 extrabases. Tulo: Si se mantiene saludable, podríamos estar hablando de un futuro Inmortal de Cooperstown.

    Ted Williams, Medias Rojas 1939 (6.7 WAR)
    Williams bateó .327 con 31 jonrones y 145 remolcadas (líder en la liga) como un novato de 20 años. Y ya era algo arrogante. Cuando se le preguntó antes del partido inaugural a quien se parecía en su forma de batear, Williams dijo, "Yo bateó como Ted Williams". Fue en el mes de abril de su temporada de novato cuando dijo su famosa cita, "Todo lo que yo quiero en la vida es que cuando camine por las calles, las personas digan, 'Por ahí va el mejor bateador que jamás haya existido'".

    Cincuenta y dos años más tarde, otro futuro miembro del Salón de la Fama ha puesto números casi idénticos:

    Williams: .327/.436/.609, 31 HR, 145 RBIs
    Albert Pujols: .329/.403/.610, 37 HR, 130 RBIs

    La mejor temporada para un relevista: Mark Eichhorn, Azulejos 1986 (7.4 WAR)
    Al decir la mejor, no quiero decir solo entre los novatos. La temporada de Eichhorn fue una para la historia: 14-6, efectividad de 1.72, 10 salvamentos y un increíble total de 157 entradas lanzadas. El serpentinero que lanzaba por el lado del brazo ponchó a 166 y permitió apenas 105 hits. De alguna manera, terminó tercero en la votación del Novato del Año detrás de José Canseco y Wally Joyner, cuyo WAR combinado no superó el 7.4 de Eichhorn.

    Britt Burns, Medias Blancas 1980 (7.0 WAR)
    Entre los lanzadores abridores desde 1980, Burns tiene el WAR más alto -- el 6.3 de José Fernández del año pasado sería el segundo más grande. (Dwight Gooden tuvo WAR de 5.5 en 1984; pensé que estaría un poco más alto.) Burns tuvo marca de 15-13 con efectividad de 2.84, lanzando 238 entradas a los 21 años. Lideró a los lanzadores de la Liga Americana en WAR ese año pero eso no peso en la votación del Cy Young por su record de victorias y derrotas (los Medias Blancas tuvieron marca de 70-90 este año). Burns terminó además quinto en la votación del Novato del año, lo que no hizo ningún sentido. Joe Charboneau lo ganó y Dave Stapleton, un primera base a tiempo parcial para Boston que conectó siete jonrones, llegó segundo.

    Burns, quien hizo su debut en 1978 apenas dos meses después de haber sido seleccionado en el sorteo, llegó al Juego de Estrellas en 1981 y pudo haber sido uno de los grandes. Se lastimó el hombro en 1982, lo que le costó velocidad, y sufrió de una condición degenerativa de la cadera. Tras ganar 18 juegos en 1985, nunca volvió a lanzar nuevamente en las mayores.

    Mark Fidrych, Tigres 1976 (9.6 WAR) Muchos lanzadores en la era antes de 1920 pusieron grandes números como novatos. El miembro del Salón de la Fama Pete Alexander, por ejemplo, tuvo marca de 28-13 mientras lanzaba 367 entradas para los Filis. Incluso entonces, el WAR de Alexander no venció lo que hizo Fidrych en su temporada de novato con los Tigres.

    Los números son asombrosos -- 19-9, efectividad de 2.34 , 24 juegos completos en 29 partidos -- pero eso ni comienza a relatar la historia de la temporada mágica de Fidrych. Ni siquiera comenzó la temporada en la rotación, lanzó una vez en relevo en abril y entonces una vez a principios de mayo antes de hacer su primera apertura el 15 de mayo. Lanzó un partido de dos hits. Abrió de nuevo 10 días después y perdió ese juego pero entonces comenzó una gran racha: Del 31 de mayo hasta el 20 de julio, Fidrych tuvo marca de 10-1 en 11 aperturas con 10 juegos completos. Promedió más de nueve entradas por apertura porque lanzó en dos ocasiones 11 entradas. Era un fenómeno, este chico peculiar con el cabello rizado que le hablaba a la pelota.

    Yo mencioné este video el otro día, pero aquí está de nuevo: los momentos finales del partido de Fidrych del lunes en la noche ante los Yankees en ese mes de junio. Como dijo el anunciador, "Él es una especie increíble".
    Etiquetas:

    MLB, Beisbol

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    AL INICIO