Max Scherzer Tommy Gilligan/USA TODAY SportsMax Scherzer podría aspirar a un contrato máximo por siete años y$189 millones de dólares.
Hemos visto a Jon Lester y Nelson Cruz en nuestras series de medio lleno/medio vacío. Ahora vamos a examinar al lanzador al que todos ven como el trofeo de los agentes libres 2014-2015, el derecho Max Scherzer.

Scherzer ingresa a la agencia libre a los 30 años de edad, viene de dos grandiosos años con los Tigres de Detroit en los que se fue con marca de 39-8 con una efectividad de 3.02. Scherzer, ganador del Cy Young 2013, realmente lanzó igual de bien en 2014 y finalizó quinto en la votación.

Según los informes, Scherzer dejó una extensión por $144 millones de dólares y seis años con los Tigres durante el receso de temporada. El colega Jim Bowden predice que Scherzer recibirá un contrato máximo de $189 millones y siete años, con un valor promedio anual de $27 millones. Si el contrato se materializa, sería el segundo mayor alto que jamás se haya dado a un lanzador, sólo por detrás del acuerdo de $215 millones que Clayton Kershaw firmó con los Dodgers.

Scherzer es un cliente de Scott Boras, así que no se espera que firme pronto de momento. Obviamente, todos los equipos del mercado grande se rumorea que tienen interés. ¿Será Scherzer una buena inversión?

MEDIO LLENO

Con Scherzer, puedes empezar las cosas. Pocos lanzadores tienen el arsenal puro que posee Scherzer, con cuatro lanzamientos más: la bola rápida de cuatro costuras, el slider, el cambio y la curva. Agregó la curva durante la temporada del 2012, y la adición de ese lanzamiento es una de las razones por las que Scherzer llevó su juego a un nuevo nivel.

Buenas salidas lanzando comienzan con una buena bola rápida y con el control de la recta. La recta de cuatro costuras de Scherzer tiene una estela natural para él y algo de acción en descenso. Mientras que su promedio de velocidad de 92.8 mph no afecte la mecánica, rompió hacia arriba, como las 98 mph que alcanzó en el 2014, y que mantiene un poco en reserva cuando se necesita.

Sin embargo, para la mayor parte permite el movimiento natural de su mecánica. Tiende a lanzar en la zona, pero mantiene un pitcheo efectivo: Establece las cosas fuera de la velocidad y genera una buena parte de ponches con esto. Mira cómo se lanza su bola rápida a bateadores zurdos:

Scherzer Heat Map ESPN Stats & Info
Los zurdos han bateado .226 / .292 / .380 en contra de la bola rápida de Scherzer las últimas dos temporadas. Cuando limitas los daños en contra de su bola rápida, hace que sus otros lanzamientos sean mucho más difíciles. Scherzer tiene 143 ponches en las últimas dos temporadas contra los zurdos con su bola rápida, la mayoría en las Grandes Ligas. (Félix Hernández es segundo con 124, pero sólo otros cuatro lanzadores tienen 100). A modo de comparación, Stephen Strasburg batalla un poco contra los zurdos porque su recta no es una gran arma de ponches en su contra, con sólo 59 chocolates en los últimos dos años.

Con los lanzadores, siempre te preocupas por las lesiones, pero Scherzer ha realizado más de 30 aperturas en cada una de sus seis temporadas en las Grandes Ligas. Es también un estudioso del juego. Como Jeff Passan de Yahoo! Sports escribió la pasada temporada baja:

Max Scherzer es meticuloso, el tipo de persona que mira a la pelota como un juego de centímetros, porque las pulgadas son muy grandes. De vez en cuando, en medio de una temporada larga, Scherzer estudia minuciosamente el vídeo de su última salida, hace pausa en medio y promete cambiar las cosas. Un centímetro puede significar tanto.

Su brazo derecho es su regalo y tesoro, y si alguna vez se da cuenta de su codo está por encima de la línea de los hombros -- ni siquiera un indicio de la temida W invertida, la cual se correlaciona, aunque no está probado científicamente, como la causa de las lesiones en el brazo -- lo corrige. Poco se le pasa a Scherzer.

"Has visto en la historia de los chicos una explosión de esa manera", dijo a Yahoo! Sports el pasado mes de septiembre. "Nunca he sido un tipo que lo hace, pero de vez en cuando, lo voy deslizando más alto que el avión, y soy muy consciente de ello".

Siete años es un tiempo largo. Mucho puede pasar. Pero su historial sano es un plus grande.

Luego está esto: Scherzer ha puesto buenos números mientras lanzaba por delante de algunas pésimas defensas en Detroit. Los Tigres fueron 28 en las Grandes Ligas en salvamentos de carreras defensivas en el 2014, 28 en 2013, 25 en 2012. Imagínenlo lanzando por delante de una buena defensa, o en la Liga Nacional, donde podía sesgar en la parte baja de los lineups.

MEDIO VACÍO

¿Quieres hacer de Scherzer el segundo lanzador mejor pagado en el juego? ¿Un tipo con un juego completo en su carrera? ¿Un tipo que ha tenido una efectividad por debajo del 3.00 exactamente una vez en su carrera e incluso entonces era apenas por debajo del 2.90? ¿Un tipo que ha estado simplemente bien en la postemporada con una efectividad de 3.73? ¿Un tipo que ha lanzado 220 entradas sólo una vez en una temporada? Hernández, para la comparación, ha alcanzado 230 entradas cinco veces.

No se pueden negar cosas o la clasificación en el número de ponches de Scherzer, pero ha tenido el lujo de ser el hombre No. 2 detrás de Justin Verlander en la rotación de Detroit. ¿Puede manejar la presión de un mega acuerdo? ¿Es el tipo que va a tomar la pelota en un partido importante y dará ocho entradas? El pitcheo eficiente nunca ha sido la fuerza de Scherzer, es por eso que ha sido más un abridor de siete entradas que un tipo de ocho o nueve entradas.

También tienes el hecho de dejar el Comerica Park o la División Central de la Liga Americana. Scherzer no lanza en la zona, así que se llevará elevados. Comerica no es un parque de lanzadores supremos como todo el mundo piensa, pero ha sido el promedio evitando los cuadrangulares y más que algunas bolas bateadas a o profundo del jardín central y derecho que tal vez lo permiten otros parques. Lanzando en el Wrigley Field podría no ser tan agradable como lanzar en el Comerica. Además, Scherzer se ha enfrentado a una gran cantidad de ofensivas débiles a través de los años en esa división.

En cuanto a la defensa de Detroit, no se explica necesariamente por qué la única temporada en que Scherzer ha tenido un promedio por debajo del promedio de bateo en pelotas en juego fue la de su temporada Cy Young (.260 ese año, pero por encima de .300 cada una de las otras temporadas). Por ejemplo, en el recuento de hits en 2014, Scherzer permitió un promedio de .380 -- 74avo entre 88 abridores calificados. En los conteos de su porcentaje de bateadores embasados admitidos se ubicó en el puesto 86. Básicamente, cuando estaba detrás, consiguió establecerse; sólo Jason Hammel admitió un porcentaje de slugging más alto. Parece que sólo Scherzer surcó demasiados lanzamientos cuando está detrás en el conteo, y esto explica el por qué de su clasificación alta dada su tasa de ponches.

Y por supuesto, simplemente no puedes ignorar esto: Siete años para un lanzador en sus 30 años... ¿Con qué frecuencia funciona eso? Tal vez cosecharás las recompensas de dos o tres grandes temporadas, pero hemos visto lanzadores aparentemente duraderos como CC Sabathia y Cliff Lee que se vienen abajo con las lesiones. Los lanzadores se lastiman.

¿Qué piensas? ¿Medio lleno o medio vacío?

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Nelson CruzRick Osentoski/USA TODAY SportsQueda por ver si Nelson Cruz atrae más interés en este invierno que en el anterior.
Continuamos con nuestra serie de vaso medio lleno, medio vacío con Nelson Cruz. El jardinero/bateador designado está en la misma posición en la que estuvo la temporada pasada, en la que recibió una oferta calificada de su equipo, la rechazó, y se fue a la agencia libre. La diferencia es, que el año pasado nadie lo quería. Luego de rechazar la oferta de $14.1 millones de los Vigilantes en noviembre pasado, Cruz - que en ese entonces tenía 33 años y venía de una suspensión de 50 juegos por estar involucrado en el escándalo de Biogenesis - no firmó contrato hasta luego de comenzar los entrenamientos primaverales. Finalmente aceptó un contrato de una temporada y $8 millones con los Orioles el 24 de febrero.

Entonces Cruz lideró las Mayores con 40 jonrones, remolcó 108 carreras, y terminó séptimo en la votación del JMV. Es un año más viejo, pero esta vez debe recibir más de $8 millones.

¿Valdrá el contrato de tres años y $48 millones que proyecta Jim Bowden que va a recibir? Miremos ambos lados de la moneda.

MEDIO LLENO

En el 2014, el promedio de jonrones para un equipo en Grandes Ligas fue de 140. En el 2009, ese promedio fue de 168. Hace una década atrás, fue de 182. En otras palabras: el poder está escaso en estos días, cada equipo quiere conseguirlo, y Cruz lo tiene.

Sí, esos 40 jonrones son la cifra máxima en su carrera - y son 13 más que los que conectó en el 2013. Pero ese total del 2014 no fue demasiado exagerado en comparación con los promedios en su carrera. Desde el 2009, cuando Cruz se convirtió en jugador regular con los Vigilantes, hasta el 2013, promedió 35 jonrones por cada 162 juegos mientras tuvo números de .272/.331/.511. En 2014, participó en 159 juegos y conecto 40 bambinazos, mientras tuvo números de .271/.333/.525. Fue el mismo bateador en el 2014 que ha sido siempre; solo jugó en una temporada completa y tuvo algunos cuadrangulares adicionales.

Cruz tuvo que batallar con algunas lesiones en la parte inicial de su carrera, pero jugó en 159 partidos en el 2012, 109 juegos (debido a su suspensión de 50 juegos) en 2013, y luego 159 más en el 2014. Y antes de que atribuyan su explosión de poder en el 2014 a la ventaja de batear en el cómodo Camden Yards, noten que 25 de sus jonrones en la pasada temporada fueron como visitante.

Cuando un jugador llega a la edad que tiene Cruz, uno se preocupa por un descenso en la velocidad de su bate. Pero él todavía puede castigar bien la pelota. Bateó .324/.389/.644 ante las rectas en el 2014 - bueno para tener el quinto mejor wOBA en las mayores - con 23 jonrones. Como indica el mapa de zona caliente mostrado abajo, Cruz tuvo tendencia a atacar más las rectas bajitas. En esta era, cuando a los lanzadores les gusta lanzar más la pelota a las rodillas, el poder conectar ese pitcheo bajito con consistencia es una habilidad particularmente valiosa.

Zona Caliente Nelson Cruz promedio vs. RectasESPN Stats and Info
En cuanto a las preocupaciones por la defensiva de Cruz, las mismas podrían estar un poco sobreestimadas. Dividió su tiempo entre los jardines y el puesto de bateador designado con los Orioles, pero sus estadísticas defensivas en el 2014 fueron positivas: tuvo un más-3 en carreras salvadas por la defensa (DRS). En esa misma estadística en el 2013 tuvo un menos-3. Sí, en el 2012 tuvo una malísima temporada en esa estadística con un menos-12, pero esa temporada sobresale como una especie de aberración.

En cuanto a la suspensión del 2013 por PED, recuerden que eso fue por violar la política antidopaje de MLB durante la temporada baja 2011-12. La explicación de Cruz fue que había perdido 40 libras de peso por un virus estomacal y quería tener su fuerza de vuelta para la temporada. Aunque uno nunca puede saber lo que un jugador hace o deja de hacer, no hay nada en su record estadístico que sugiera que Cruz recibió un impulso sostenido por uso de PEDs. Yo veo eso ahora como algo sin importancia.

MEDIO VACÍO

Hay una razón por la que Cruz no tuvo mucha demanda en la pasada temporada baja - y no fue por culpa de la suspensión. Es que él es en gran medida un jugador unidimensional, un jugador con algo de poder que tiene un porcentaje de embasamiento mediocre (excepto por esa temporada casual en el 2010, cuando tuvo porcentaje de .318) y que tiene una defensiva por debajo del promedio. Considerando que va a cumplir 35 años en julio próximo, su defensiva solo va a ser más considerada como un problema. Con eso en mente, probablemente solo tenga valor para un equipo de la Liga Americana que juega utilizarlo como bateador designado por lo menos parte del tiempo.

Y la verdad es que su temporada 2014 fue algo atípica. Su WAR de 4.7 fue el más alto de su carrera; del 2001 al 2013, su WAR promedio fue de 1.4. ¿Van a creer más en una muestra de una sola temporada o en un historial de tres temporadas? Probablemente Cruz vuelva a ser un jugador con WAR de 1.5, lo que lo hacer merecedor de $9-10 millones por temporada en vez de $16 millones.

Además, existe la posibilidad de que él colapse y por ende tenga menos valor. Quizás no suceda en el 2015, pero la historia de jugadores de su calaña no sugiere una curva positiva de envejecimiento.

Entre los jardineros/designados desde 1980 que comenzaron la temporada a los 33 años, el WAR de 4.7 de Cruz lo ubica en el puesto 17. Casi todos los jugadores por encima de él eran atletas superiores o defensores superiores, con la excepción de Edgar Martínez (un bateador mucho más valioso que Cruz) y Jim Rice. Rice tuvo un WAR de 5.6 en 1986, a los 33 años. Fue su última buena temporada. Desde sus 34 hasta sus 36 años, tuvo un WAR de 0.0.

Para ver un ejemplo más reciente, les hablaré de Josh Willingham. En 2012, a los 33 años, Willingham bateó 35 jonrones para los Mellizos, con un OPS ajustado un poco más alto que el de Cruz. Al igual que Cruz, tenía poco valor defensivo. Entonces Willingham bateó .211 con 28 jonrones en las pasadas dos temporadas - y se retiró al final de la pasada campaña a los 35 años.

Es posible que a Cruz le queden algunas buenas temporadas en su bate. Pero ¿les gustaría apostar $16 millones por temporada sobre eso?

¿Qué piensan ustedes? ¿Vaso medio lleno o medio vacío sobre Cruz?
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Cruz, Nelson

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Como hemos visto hasta ahora en la postemporada, no es cosa fácil vencer a los Reales de Kansas City en el cierre del juego. El trío formado por Kelvin Herrera, Wade Davis y Greg Holland fue determinante en la temporada regular -todos registraron efectividad por debajo de 1.50, con lo que el equipo se convirtió en el primero, desde los Cachorros de 1907, en tener tres pitchers que lanzaron por lo menos 50 entradas con un ERA por debajo de 1.50, y han dominado la postemporada, permitiendo solo tres carreras en 25.2 entradas, un ERA de 1.05.

Sin embargo, existe una diferencia importante entre la temporada regular y la postemporada: Con todos los días libres adicionales, el manager de los Reales, Ned Yost, puede aprovechar a sus tres grandes con mayor frecuencia. Después de irse con marca de 8-0 en los playoffs, los Reales han jugado 80 entradas; Herrera, Davis y Holland se combinaron para lanzar el 32% de las entradas del Kansas City. En la temporada regular, combinados sumaron únicamente el 14% de las entradas del equipo.

Esto demuestra cómo la postemporada es completamente distinta a la temporada regular, aunque ese porcentaje sea mayor, en parte debido a que los Reales no han ido perdiendo en la parte final de los juegos de la postemporada, excepto en el duelo de comodines. Aun así, los Reales deberían ser capaces de darles más entradas a Herrera, David y Holland, y es lógico pensar que si los Gigantes quieren ganar la Serie Mundial, tendrán que vencerlos al menos una vez.

Así que: ¿Cómo se les gana? Analicemos a cada uno de los relevistas y veamos si podemos encontrar una debilidad (por más pequeña que parezca). Todas las estadísticas incluyen la postemporada.

Kelvin Herrera
vs. bateadores zurdos: .246/.318/.299
vs. bateadores derechos: .181/.265/.221

Selección del lanzamiento: 75% de bolas rápidas, 19% de cambios de velocidad, 6% de curvas

Estadística clave: No ha permitido un solo jonrón en toda la temporada.

Uno pensaría que un pitcher sin jonrones lanza bajo en la zona, pero ese no es el caso de Herrera, quien lanza rectas que alcanzan las 100 mph alto en la zona. En el mapa de calor pueden ver por qué es tan difícil batear su bola rápida:

Kelvin HerreraESPN Stats & Information

En realidad, Herrera lanza dos tipos de rectas: de cuatro costuras y de dos costuras con cierto hundimiento. Alrededor de dos terceras partes de sus rectas son de cuatro costuras. En realidad la tasa de ponchados de Herrera no es tan alta para un relevista: está al 25%, mientras que David y Holland están por encima del 35%. Sin embargo, el 51% de sus pelotas en juego son batazos por el suelo, aunque lanza arriba en la zona.

¿Cómo combatir a Herrera? Casi siempre usa una recta en el primer lanzamiento -el 89% de las veces- y guarda su cambio de ritmo y curva ocasional para después de irse al frente en la cuenta. Los bateadores han conectado .387 al poner el primer lanzamiento. Pero hay un problema: sus oponentes saben ser agresivos contra Herrera, ya que su porcentaje de swings al primer lanzamiento está por encima de cualquier pitcher de la plantilla de Kansas City. Es fácil decir "hazle swing al primer lanzamiento", pero es más difícil de ejecutar cuando es una bola rápida de 99 mph, alto y adentro o alto y fuera del alcance del receptor.

Herrera tuvo problemas con los lanzamientos de jonrón el año pasado, cuando permitió nueve cuadrangulares hasta julio. Al parecer, fue básicamente un problema de colocación: más rectas por el centro. En comparación con el 2013, la colocación de sus rectas ahora es en la esquina superior de la zona.

Así que lo mejor es ser agresivo al principio de la cuenta y esperar a que Herrera coloque una de sus calentadoras abajo en la zona. Los zurdos tuvieron mejores resultados contra él, lo cual podría ayudar a los Gigantes, ya que seis de sus ocho jugadores de posición batean a la zurda (o son bateadores ambidiestros).

Wade Davis
vs. bateadores zurdos: .183/.270/.218
vs. bateadores derechos: .120/.182/.148

Selección del lanzamiento: 63% de rectas, 18% de curvas, 18% de rectas cortadas

Estadística clave: Ha permitido solo siete batazos extrabases, y ningún jonrón.

Adquirido junto con James Shields en la negociación con Tampa Bay por Wil Myers, Davis lanzó bien desde el bullpen con los Rays de Tampa Bay en 2012, tuvo problemas cuando fue incluido en la rotación de abridores en el 2013, pero tuvo una de sus mejores temporadas en relevo de la historia reciente después de regresar al bullpen. La velocidad de su recta fue en aumento: de aproximadamente 90 mph como abridor a un promedio de 95.5 mph este año. Su recta cortada tiene tanto movimiento que nuestro sistema la clasifica como un slider. Es un verdadero lanzamiento de "abanica y falla" a diferencia de la mayoría de los 'cutters', las cuales tienden a provocar contactos más débiles pero no ponches. En general, los bateadores conectan .121 hits contra este lanzamiento, sin batazos de hit de extra-base en 66 turnos al bate.

Ya que los Gigantes tienen tantos bateadores zurdos, he aquí un análisis de cómo ataca Davis a los zurdos con su bola rápida:

Wade DavisESPN Stats & Information
Los zurdos conectan .217/.323/.253 contra la recta de Davis, así que es poco probable que se conviertan de pronto en Barry Bonds. Aun así, se han embasado prácticamente en un tercio de las veces contra el lanzamiento. Aunque los oponentes tienden a ser agresivos al principio de la cuenta contra Herrera, ese no fue el caso con Davis: solo han puesto en juego 19 de sus primeros lanzamientos en toda la temporada. Además, los bateadores mantienen una marca de 1-19. Al parecer, la mejor manera de vencer a Davis, es esperar que su dominio esté por debajo de su nivel y que se decida por una cuenta de bolas rápidas u otorgue un pasaporte.

En la temporada regular los Gigantes fueron muy agresivos en los primeros lanzamientos, y lograron el tercer porcentaje más alto de swings al primer lanzamiento en las mayores (claro, esta estadística presenta una ligera desviación por Pablo Sandoval). Hemos visto que, en ocasiones, este enfoque ha funcionado bien durante la pretemporada. Sin embargo, en otras -incluyendo a Sandoval- han mostrado más paciencia. Contra Davis, aparentemente ese es el enfoque: adelantarse en la cuenta para evitar los 'cutters' y las curvas.

Greg Holland
vs. bateadores zurdos: .170/.253/.237
vs. bateadores derechos: .153/.221/.198

Selección de lanzamientos: 54% de bolas rápidas, 41% de sliders, 3% de splitters, 2% de curvas

Estadística clave: Ha permitido cinco bases por bola en ocho entradas de postemporada.

Holland es básicamente un lanzador de cierre de rectas de poder/sliders de poder. Su bola rápida de cuatro costuras promedia 95.6 mph y alcanza las 98-99 mph. Contra derechos, tiende a lanzar alto en la zona, tanto adentro como fuera del alcance del receptor, mientras que, contra zurdos, lanza fuera, pero alto y por la zona. Es un lanzamiento sin mucho movimiento, pero no ha sido nada fácil para los bateadores.

La slider es el lanzamiento al que recurre para sacar out cuando lleva dos strikes, ya que los bateadores conectan .133 contra esta slider, con 72 ponches en 125 apariciones al bate que terminan con este lanzamiento. Lo que hace que su slider sea tan bueno, es que es igual de efectiva contra zurdos que contra derechos (zurdos batean solo .106, aunque dos de los tres jonrones que Holland ha permitido han sido frente a este tipo de lanzamiento).

Greg HollandESPN Stats & Information
Holland no ha tenido buen control en lo que va de la postemporada, lleva cinco pasaportes, así que el mejor enfoque para enfrentarlo es tener paciencia. El 75% de sus primeros lanzamientos son rectas, así que será interesante ver qué decide hacer contra los bateadores de los Gigantes, considerando que les gusta hacer swing en el primer lanzamiento. Sin embargo, si la mayoría de sus primeros lanzamientos son sliders, corre el riesgo de retrasarse en la cuenta, y entonces su recta se vuelve menos efectiva: ha permitido 19 bases por bola y 19 ponches en apariciones al plato que terminan con ese lanzamiento. Así que no es un lanzamiento al que simplemente pueda recurrir como estrategia.

¿Cómo vencer entonces a estos lanzadores? Obviamente, nadie lo ha hecho frecuentemente esta temporada. Aparentemente, la mejor opción es una base por bola y un elevado corto, si es que alguien puede conectar un hit hacia los jardines de Kansas City. Hay una razón para que estos muchachos sean uno de los mejores tríos del bullpen que hayamos visto.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Creo que alguien tiene que decirlo: Esta no es exactamente la batalla entre los Yankees de 1927 contra la Gran Maquinaria Roja de 1975.

Los Reales de Kansas City ganaron 89 partidos en la temporada regular y los Gigantes de San Francisco ganaron 88, la cuarta combinación de victorias más baja en la historia de la Serie Mundial, solo detrás de las series de 1981, 1918 y 1973. Pero el 1981 fue una temporada acortada por una huelga y la de 1918 se vio recortada por la Primera Guerra Mundial. Eso solo deja el choque de 1973 entre los Atléticos con 94 victorias y los Mets con 82 triunfos con el menor total combinado de victorias. Por lo menos ese choque tuvo dos equipos que ganaron sus respectivas divisiones. Ni los Reales ni los Gigantes ganaron su división, lo que convierte esta Serie Mundial en la segunda de la historia entre equipos comodines y la primera entre dos equipos con menos de 90 victorias (los Angelinos y los Gigantes chocaron en el 2002 pero esos fueron equipos con 99 y 95 victorias).

Incluso se puede argumentar que los Reales y los Gigantes llegaron a los playoffs simplemente gracias a la geogría. Los Reales ganaron apenas dos juegos más que los Marineros, quienes tuvieron que jugaron en una división más dura con los Angelinos y los Atléticos. Los Gigantes tuvieron el quinto mejor record en la Liga Nacional y tuvieron que jugar en una división con los dos peores equipos en el béisbol. ¿Hubiesen ganado 88 juegos si estuviesen en la Central de la Liga Nacional? Los Gigantes tuvieron el calendario más fácil en las mayores.

Travis Ishikawa Gigantes HR
Thearon W. Henderson/Getty ImagesEl improbable héroe Travis Ishikawa conectó jonrón que envió a sus Gigantes a la Serie Mundial.
Así que estos no son grandes equipos. Así que se puede decir que esta es la peor Serie Mundial de la historia, por lo menos en cuanto a calidad de los equipos. Los fanáticos de los Gigantes probablemente no estén de acuerdo con esto, pero si este fuese un gran equipo, ¿por qué los Gigantes cayeron en el torbellino de la clasificación mediante el puesto de comodín? ¿Por qué no pudieron vencer a los Dodgers para conquistar el banderín divisional? Los fanáticos de los Reales pueden decir que su equipo ha ganado ocho juegos de postemporada de forma seguida, pero si los Reales fuesen un gran equipo, ¿por qué cayeron en el torbellino de la clasificación mediante el puesto de comodín? ¿Por qué no pudieron ganar dos juegos más y vencer a los Tigres para conquistar el banderín divisional?

En la temporada regular, los Reales llegaron en el noveno puesto en la Liga Americana en carreras anotadas y cuarto en carreras permitidas. Los Gigantes fueron quintos en carreras anotadas y sextos en carreras permitidas. Hay una razón por la que ninguno de ellos ganó 90 juegos. Ahora, dicho esto: Esta debería ser una Serie Mundial divertida entre dos equipos bastante parecidos y que tienen razones intrigantes por las cuales deben ser apoyados. Los Reales, que han sido por tanto tiempo los desventurados Reales, son un grupo de jugadores jóvenes agradables, demonios de la velocidad y genios a la defensiva con ese increíble bullpen que infunde miedo a los fanáticos y equipos contrarios. Uno siente que si no los puedes vencer en las primeras seis entradas no vas a poder ganarles. Todo el mundo comienza desde cero en la postemporada y los Reales han jugado el béisbol más emocionante que hayamos visto en años al tener marca de 8-0 en los playoffs. Ellos superaron un deficit de 7-3 para vencer a los Atléticos en el juego de comodines y luego vencieron a los Angelinos con 98 victorias y a los Orioles con 96 triunfos. Ellos se merecen el estar aquí.

Los Gigantes, esperando dejar su marca en la historia con su tercer título de Serie Mundial en cinco años, son un grupo agradable de veteranos que hemos llegado a apreciar en octubres recientes, desde el adorable Panda Pablo Sandoval al estóico receptor Buster Posey al alegre y desenfadado Hunter Pence. Uno siente que si el juego está cerrado ellos encontrarán la manera de vencerte, ya sea por un error del contrario o porque el manager Bruce Bochy haga la movida correcta en el momento correcto; después de todo, ellos tienen una increíble marca de 30-11 en la postemporada desde 2010. Ellos vencieron a los Piratas en la carretera en el juego de comodines y entonces vencieron a los Nacionales con 96 victorias y a los Cardenales con 90 triunfos. Ellos se merecen estar aquí.

En un año en el que claramente hemos carecido de un equipo dominante, quizás no sea sorpresa que hayamos terminado con la más improbable de las Series Mundiales. Hay dos formas de ver esto. Como dijo Morris de Pittsburgh en mi charla el viernes:

"Wow, una increíble postemporada hasta ahora. ¿Pero acaso yo soy el único que realmente no quiere ver una Serie Mundial entre un quinto sembrado versus un cuarto sembrado? Me doy cuenta que cualquier cosa puede pasar en una serie corta... pero no quiero que pase cualquier cosa".

O como me escribió Perry desde Monterey:

"Así que, si quieren encontrar al "mejor equipo" , ¿por qué el béisbol no hace como la Liga Premier y ponen a cada equipo jugar contra el resto de los equipos la misma cantidad de veces, y que el equipo con el mejor record sea declarado el campeón? Cada equipo podría jugar contra los otros 29 equipos seis veces, 3 en casa, 3 en la carretera, y luego de 174 veces, tendríamos un campeón. ¿No vimos a los Gigantes llorando por esto luego de tener el mejor record en MLB en el 2000 y 2003 y perder ante el comodín en la Serie Divisional de la Liga Nacional? ¿O a los fanáticos de los Cardenales quejándose luego de haber ganado la Serie con 83 victorias o como comodín?"

Sin importar lo que opinen ustedes sobre el formato de la postemporada de Grandes Ligas, todos estamos de acuerdo en esto: Esperamos que sea una gran Serie Mundial. Será difícil igualar la emoción de las primeras dos rondas que estuvieron llenas de drama en entradas extras, juegos decididos por una carrera (estamos en ritmo para tener el mayor porcentaje de juegos decididos por una carrera en una postemporada) y juegos decididos por un cuadrangular para dejar tendido al rival. Es el choque de unos Reales que "acaban de aprender a ganar" versus los Gigantes que "saben cómo ganar desde el 2010".

Solo denme seis o siete juegos con más atrapadas acrobáticas de Lorenzo Cain y cuadrangulares de Travis Ishikawa y bases robadas de los Reales y sliders de Madison Bumgarner y rectas de Yordano Ventura y hits oportunos de Buster Posey. Denme eso y me olvidaré de que ninguno de estos dos equipos llegó a las 90 victorias.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Una semana: 10 juegos para seguir

FECHA
22/09
2014
por David Schoenfield | ESPN.com
Algunos carreras están claras después del fin de semana, pero en los standings por el wild card de la Liga Americana se mantienen tres de dos proposiciones, los Piratas y los Gigantes están peleando por tener la ventaja de jugar en casa en el wild card de la Liga Nacional, y en la Central de la Americana, la Central de la Nacional y el Oeste de la Nacional nada está todavía absolutamente cerrado. No muchos de los contendientes estarán jugando esta otra semana, pero aquí hay 10 juegos importantes que no se pueden perder de vista.

1. Lunes: Reales de Kansas City (Danny Duffy) visitan a Indios de Cleveland (Carlos Carrasco)
En realidad este tipo de juego cuenta como dos, mientras los equipos jugarán el cierre de la décima del juego suspendido el 31 de agosto. Después de esta noche, por suerte podremos dejar de mencionar que los Reales tienen un juego suspendido por completar. (Queridos Dioses del béisbol: que no llueva esta noche en Cleveland. Por favor). Los Reales tomarán el turno al bate con los Indios arriba 4-2. De acuerdo con esto los Reales irán con: Mike Moustakas,Erik Kratz y Alcides Escobar. Salvador Pérez fue el bateador designado en el juego, pero no es elegible para batear por Kratz.

El juego de temporada regular representa un duro encuentro para los Reales, mientras Carrasco viene de recibir dos hits, ponchar a 12 y reducir su efectividad ah 1.17 desde que se unió a la rotación en agosto. Buscando que Ned Yost utilice una de las varias estrategias para correr. Si los Reales pierden ambos juegos el lunes y los Marineros ganan, estarán empatados en el segundo lugar por el wild card.

2. Lunes: Angelinos de Los Ángeles (C.J. Wilson) visitan a Atléticos de Oakland (Jeff Samardzija)
A pesar de sus problemas, los A's se mantienen todavía en el asiento del piloto del wild card después de llevarse dos de los tres con los Filis el fin de semana mientras que los Reales y Marineros perdieron dos de tres. En esta serie de tres juegos en contra de los Angelinos abrirán con Samardzija, Sonny Gray y Jon Lester, así que alienarán a sus mejores abridores. A Samardzija le encantaría un poco de apoyo ofensivo.

3. Martes: Medias Blancas de Chicago (Scott Carroll) visitan a Tigres de Detroit (David Price)

David Price
Hannah Foslien/Getty ImagesDavid Price se llevó cinco carreras y ocho hits es su última salida nate Mellizos.
Los Tigres cerrarán con siete juegos como locales en contra de los Medias Blancas y los Mellizos, así podría haber un gran colapso gigante para ellos si quedan fuera por el título de la división en este momento. Pero quisieran verse más fuertes saliendo con Price quien tiene efectividad de 5.81 en sus últimas cinco aperturas con 45 hits en 31 entradas. Price podría salir de nuevo el domingo si se necesitara, pero Brad Ausmus amaría si no es utilizado y presumiblemente colocado detrás de Max Scherzer en las Series Divisionales.

4. Miércoles: Gigantes de San Francisco(Tim Hudson) visitan a Dodgers de Los Ángeles (Clayton Kershaw)
Si los Gigantes tienen alguna oportunidad ganar el Oeste de la Nacional, tienen que barrera a los Dodgers. Lo que incluiría derrotar a Kershaw el miércoles. Buena suerte. Tiene marca de 2-0 con 1.88 ERA en contra de Gigantes en tres aperturas esta temporada y 13-5 con efectividad de 1.44 en su carrera.

5. Jueves: Atléticos de Oakland (Jason Hammel) visitan a Vigilantes de Texas (Colby Lewis)
Sí, los A's fueron barridos la semana pasada en casa por los Vigilantes, pero tienen como sus posibilidades de playoffs luego de que finalizaran con cuatro juegos en contra de Vigilantes, incluso estando de visita. Hammel batalló después de su primer apertura en contra de los A's pero estuvo muy bien en sus últimas cinco apariciones, con una efectividad de 2.18. Si tuviera una buena salida con A's, buscando que la ofensiva haga carreras contra los Vigilantes y esperar el juego por el wild card el martes.

6. Viernes: Cardenales de San Luis (Michael Wacha) visitan a Diamondbacks de Arizona (Trevor Cahill)
Esta será la última oportunidad de Wacha para impresionar lo suficiente a Mike Matheny para ganarse un lugar en la rotación durante la postemporada. En tres salidas desde que regresó de la lista de lesionados, ha lanzado 11.2 entadas y admitió nueve carreras con siete ponches. La velocidad de la bola rápida ha sido la misma, subió a 78 lanzamientos en su última apertura, pero no mostró el mismo balance y error que al principio de la temporada o en octubre del año pasado. Adam Wainwright, Lance Lynn y Shelby Miller lucen como los favoritos para iniciar los primeros tres juegos, así que Wacha o John Lackey irían para el Juego 4 (asumiendo que los Cardenales se mantengan o ganen la división).

7. Viernes: Angelinos de Los Ángeles(Jered Weaver) visitan a Marineros de Seattle (Hisashi Iwakuma)
Como quiera que haya sido su última salida de preparación antes de los playoffs y con Matt Shoemaker que se mantiene en incertidumbre -- los Angels están esperando pueda abrir uno de los últimos juegos de la temporada -- y con Hector Santiago batallando en sus últimas dos aperturas (17 embasados y 10 carreras en tres entradas), los Angelinos han considerado ir con tres hombres en la rotación para la primera ronda. Este juego podría no significar mucho tratando se asegurar la ventaja de jugar en casa para las Series de Campeonato de la Liga Americana, y si así fuera, podría significar todo para Seattle. Iwakuma está programado para abrir, pero parece como si le pegara a la pared, con una efectividad de 9.18 en sus últimas seis salidas.

8. Sábado: Piratas de Pittsburgh (Francisco Liriano) visitan a Rojos de Cincinnati (Alfredo Simón)

Con un comodín casi asegurado, los Piratas tienen dos cosas por las cuales jugar esta semana: la ventaja de jugar en casa sobre los Gigantes por el duelo de comodín sobre Gigantes (están empatados toda la semana, con los Piratas manteniendo el empate con la virtud de haber ganado las series de temporada) y la reducida oportunidad de capturar a los Cardenales en la Central de la Nacional (2.5 juegos abajo). Los Piratas son además un equipos sin un abridor número uno. Liriano ha admitido sólo tres carreras en sus últimas cinco aperturas así que podría ser el elegido que se quiere para el juego de comodín, excepto que no quisieras enfrentar a los zurdos de los Gigantes que incluyen a Buster Posey, Hunter Pence y Mike Morse por el lado derecho. Si Liriano abre el sábado, tal vez no estaría el miércoles siguiente en el juego por el comodín con tres días de descanso. En su lugar podría ir Gerrit Cole, quien está programado para lanzar en el último juego de la temporada regular.

9. Domingo: Reales de Kansas City (Yordano Ventura) visitan a Medias Blancas de Chicago (Chris Bassitt)
El lanzador derecho y novato tal vez podría recibir la oportunidad de abrir dándole a los Reales su primer viaje a playoffs desde 1985. Lleva al menos seis entradas en 10 salidas consecutivas en las que aparentemente no parece estar cansado a pesar de que lanzó 23 entradas más que lo que hizo la temporada pasada entre las menores y las mayores. En su salida, su bola rápida promedió las 98 millas por hora y alcanzó las 100.

10. Domingo: Angelinos de Los Ángeles (C.J. Wilson) visitan a Marineros de Seattle (Félix Hernández
El Rey Félix está alineado para hacer dos aperturas esta semana, y es como los Marineros lo necesitarán el domingo considerando que inician la semana 1.5 juegos atrás de los Reales y dos atrás de los A's. Wilson casi blanqueó a los Marineros con un solo hit en siete entradas, aunque las buenas noticias para Seattle es que Wilson probablemente sería una salida corta, porque podría ser el abridor para el Juego 2 en la Series Divisionales si Shoemaker no pudiera salir.

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El ex jugador del cuadro Jeff Huson le dijo una vez a mi colega de ESPN Tim Kurkjian sobre enfrentarse a Randy Johnson: "¿Qué es lo peor que te puede ocurrir que te puede hacer Michael Jordan cuando te mides a él? Te siembra la pelota en tu cara. Te puede avergonzar. ¿Qué es lo peor que Randy Johnson te puede hacer cuando te mides a él? Te puede matar".

Ese es el miedo que los bateadores de Grandes Ligas tienen que bloquear cada vez que se colocan en la caja de bateo. Ellos han afinado sus habilidades para vencer a los mejores lanzadores en el mundo, pero además han aprendido a enterrar ese miedo en la parte más oscura de su cerebro.

Entonces observamos un incidente atemorizante como el ocurrido el jueves en la noche, cuando Giancarlo Stanton fue golpeado en la cara por una recta de 88 mph lanzada por el serpentinero de los Cerveceros de Milwaukee Mike Fiers, y todos recodamos del daño potencial que un pitcheo puede hacer, recordamos la carrera trágica de Tony Conigliaro o lo que le pudo haber pasado a Dickie Thon o o lo que le sucedió a Ray Chapman en 1920.

Por supuesto, Stanton ha sido una de las luces más brillantes de lo que ha sido en general una desilusionante temporada de Grandes Ligas, sus batazos monstruosos son motivo de alegría. Luego de un primer lanzamiento a las rodillas de parte de Fiers en la parte alta de la quinta entrada, el que Stanton dejó pasar, Fiers lanzó otra recta, el receptor Jonathan Lucroy la pidió en la esquina interior del plato, tratando de evitar que el gran chico extendiera sus brazos. Fiers no lanza duro pero si tiene un tipo de envío por encima del hombre, un tipo de envío engañoso que esconde la pelota, una de las claves para el éxito a pesar de tener un repertorio algo mediocre. Stanton, quien suele pararse algo lejos del plato, comenzó su swing a medida que la pelota seguía subiendo y por alguna razón falló en reaccionar al movimiento del pitcheo y recibió el golpe en el lado izquierdo de su cara.

Se mantuvo sin moverse en el suelo al lado del plato por varios minutos mientras personal médico lo atendía, y se podía ver claramente algo de sangre en la tierra alrededor del área. Fiers, visíblemente afectado, se mantuvo en el montículo, con sus manos en la cabeza, abatido por lo que acababa de ocurrir. Fue claramente un accidente, como suelen ser la mayoría de estos lanzamientos. Solo un pitcheo que se le escape y un bateador que no pudo salirse del medio. Desafortunadamente, esto es parte del juego.

Obviamente, todos esperamos que Stanton esté bien, que la pelota no le haya dado en el ojo. Al momento de escribir estas líneas, el único reporte médico que tenemos es que tiene una laceración en el lado izquierdo del rostro, pero fue sacado del terreno en camilla y llevado a un hospital cercano, y un silencio estremecedor se apoderó del Miller Park, lo que evidenció la gravedad de la situación.

El juego tomó un giro hacia lo peor. Con Reed Johnson terminando el turno de Stanton (el pitcheo que golpeó a Stanton fue cantado strike, ya que el oficial Jeff Kellogg decidió que Stanton le hizo swing), el primer pitcheo hacía él de parte de Fiers también fue alto y pegado -- al igual que Stanton, Johnson tampoco pudo detector bien el movimiento de la pelota y comenzó a hacerle swing -- y pareció golpearle en la mano (el oficial decidió que Johnson también le hizo swing). Los Marlins salieron corriendo hacia el terreno, con una ira demostrada en su mayor parte por el antesalista Casey McGehee, quien lució un poco loco. En la entrada siguiente, los Marlins, como era predecible, golpearon a Carlos Gómez, quien agraciadamente se mantuvo sereno y el asunto pareció quedar resuelto, al menos por este juego.

A pesar de todo lo que se ha hablado sobre los choques en el plato, el peligro epidémico más grande en el béisbol que puede llevar a lesiones es el golpear a los bateadores -- en la cabeza, muñeca, manos. A pesar de todo lo que hablan los ancianos sobre lo que hacían Don Drysdale o Bob Gibson para golpear los bateadores -- lo que solían hacer con cierta frecuencia (Drysdale lideró su liga cinco veces en bateadores golpeados) -- los bateadores han seguido siendo golpeados a ritmos mayores que en la década de los años 60.

Miren a las tasas de bateadores golpeados a lo largo de los años:

1964: Un bateador por cada 177 apariciones en el plato.

1974: Un bateador golpeado por cada 192 apariciones en el plato.

1984: Un bateador golpeado por cada 240 apariciones en el plato.

1994: Un bateador golpeado por cada 142 apariciones en el plato.

2004: Un bateador golpeado por cada 102 apariciones en el plato.

2014: Un bateador golpeado por cada 112 apariciones en el plato.

Las tasas de pelotazos llegaron a su máximo en el 2001, con un bolazo cada 99 apariciones, con declives generales luego de eso (aunque la tasa del 2014 ha aumentado ligeramente respecto a la del 2013). Dos teorías que uno escucha con frecuencia sobre el aumento en los pelotazos es que "los lanzadores no han aprendido a lanzar adentro" o "los lanzadores no pitchean adentro en el béisbol universitario por los bates de aluminio" y por ende no están acostumbrados a hacerlo en las mayores.

No creo que ese sea el caso. Primero que todo, las tasas de pelotazos se redujeron drásticamente de 1964 a 1984, al mismo tiempo las tasas de lanzadores universitarios entrando al deporte aumentaban rápidamente. Las tasas de pelotazos a principios de los años 90 aumentaron un poco respecto a la de 1984, pero no mucho más altas que los niveles de 1970. Las mismas realmente comenzaron a escalar a mediados de los 90; de 1990 a 1995 las tasas dieron un salto de .20 por juego a .30 por juego, un aumento del 50 por ciento en cinco años.

¿Qué paso en esos años? Más cuadrangulares, más ofensiva, más bateadores atropellando el plato, más bateadores acaparando el plato porque tenían el poder de enviar lejos la pelota hacia el lado contrario del campo. A medida que la ofensiva dio un salto a mediados de los 90, también saltaron las tasas de bateadores golpeados. Seguro, algo de eso probablemente se puede aplicar a los efectos de las venganzas luego de los cuadrangulares, pero mi teoría pone la culpa mayormente aquí en los bateadores. Es bastante simple: Si te paras demasiado cerca del plato, es más probable que te golpeen.

Tomen el caso de Stanton. Ha sido golpeado por una pelota cuatro veces este año, aunque suele recibir muchos pitcheos pegados con regularidad. Pero no suele ser golpeado mucho porque no se para cerca del plato.

Además, si la teoría es que los lanzadores jóvenes no saben como lanzar pegado, verifíquen la lista de lanzadores con la mayor cantidad de bateadores golpeados: Charlie Morton, Justin Masterson, Edinson Vólquez, Bud Norris, R.A. Dickey, Jeremy Guthrie, A.J. Burnett, Johnny Cueto, Mike Leake, Alfredo Simón, James Shields. Todos son lanzadores veteranos. Leake es el más joven de esa lista y lleva cinco años en la liga. Algunos de ellos son conocidos por ser lanzadores con gran control -- Guthrie, Cueto, Shields. No es un problema de la juventud de los lanzadores. Es un problema de colocarse demasiado cerca del plato.

Sin embargo, no veo que vayan a cambiar las cosas. Este es un juego de poder en el que vivimos ahora y los bateadores van a seguir colocándose cerca del plato para conectar jonrones. Henry Aaron fue golpeado 32 veces en su carrera; el bateador de sencillos Jon Jay ha sido golpeado 18 veces esta temporada, la mayor cantidad en las mayores.

Es un juego diferente. Un juego más peligroso.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Durante los primero dos meses de la temporada, Yasiel Puig lucía como un jugador súper estrella de la franquicia, fue bueno -- y ciertamente emocionante -- como cualquier otro jugador de posición en el béisbol. Al final de mayo, estaba bateando .344/.436/.615 con 11 cuadrangulares, aportando bases por bolas y elaborando espectaculares jugadas en el outfield. Claro todavía había ciertas irregularidades con los errores en las bases y algunas malas jugadas en el jardín derecho, pero parecía que estaba construyendo una excelente temporada de novato.

Pero entonces los cuadrangulares dejaron de llegar.

Y últimamente no ha bateado casi nada.

Desde el 1 de junio, tiene dos jonrones en 78 juegos -- o uno menos que el lanzador de los Gigantes Madison Bumgarner conectó en uan temporada. Desde el 1 de agosto está bateando para .207 sin cuadrangulares y sól con tres extra bases en 111 turnos al bate. El poder se ha desvanecido. Los Dodgers se mantienen tres juegos arriba de Gigantes en el liderato del Oeste en la Liga Nacional, mientras que Matt Kemp y Adrián González aportan mucho del poder pero los problemas de Puig son una razón grande para que la ofensiva de L.A. esté ubicada a la mitad del grupo desde la pausa del Juego de Estrellas y ser la número 13 en la Liga Nacional en jonrones en la segunda mitad.

Yasiel Puig
Thearon W. Henderson/Getty Images¿Dónde se han ido todos los extrabases de Yasiel Puig?
Después de que Puig se perdiera el juego del sábado por un virus estomacal, volvió al lineup el domingo -- pero bateando como séptimo, su lugar más bajo en el orden de bateo en su carrera. 'Yas está probablemente bateando donde podría estar bateando justo ahora", dijo el manager Don Matingly antes del juego. "Creo que es el lugar donde no pones presión extra sobre él. ¿Quién quiere ir por un turno extra? Ahora mismo, ese no es necesariamente Yasiel".

Puis sigue teniendo una sólida temporada después de todo, clasificado quinto en la Liga Nacional con su .382 de OBP. ¿Pero qué pasó con el poder que demostró en abril y mayo? Vamos a empezar a revisar los lanzamientos que Puig ha enfrentado, para ver si los lanzadores hicieron algún tipo de ajuste.

Hasta el 31 de mayo
Bolas rápidas: 52.5%
Sliders: 17.3%
Curvas: 10.9%
Cambios: 7.1%
Sinker: 6.8%
Cortada: 4.8%
Splitter: 0.5%

Desde el 1 de junio
Bolas rápidas: 52.9%
Sliders: 17.4%
Curvas: 10.9%
Cambios: 9.5%
Sinker: 4.0%
Cortada: 4.5%
Splitter: 1.0%

Así que no hay un real cambio en la mezcla de lanzamientos. ¿Qué pasa con la localización?

Hasta el 31 de mayo
Dentro de la zona: 43.7%
Arriba: 18.5%
En medio: 30.3%
Abajo: 51.2%

Desde el 1 de junio
Dentro de la zona: 45.0%
Arriba: 19.9%
En medio: 30.0%
Abajo: 50.1%

De nuevo... no hay diferencias dramáticas aquí.

En una revisión de sus totales en contra de lanzamientos individuales, observamos que realmente ha tenido problemas en contra de las bolas rápidas:

Contra bolas rápidas, hasta el 31 de mayo: .341/.437/.636, 14 BB, 13 P, 6 JR en 88 TB
Contra bolas rápidas, desde el 1 de junio: .214/.311/.352, 20 BB, 38 P, 1 JR en 145 TB.

Al final de agosto, Mattingly le dijo a Mark Saxon de ESPNLA, "La temporada es larga, y te desgastas. Es parte de ir aprendiendo a auto regularte aquí, en cuanto a descanso o cualquier otra cosa. Hemos visto a Dee Gordon y lo mucho más consistente a lo que se aproxima en el día a día ahora, manteniéndose en un nivel de certeza. Creo que Yasiel es realmente muy emocional, y es duro ser muy emocional y jugar 162 [duelos]".

Mattingly parecía sugerir que Puig estaba cansado. En caso de ser el caso; un bateador cansado tendría problemas para prenderse. Pero no estoy seguro que esa sea la respuesta. ¿Si estuviera cansado desde principios de junio? La falta de contacto de Puig se ha mantenido constante en roletazos, elevados y líneas: 51/28/21 hasta el 31 de mayo y 54/27/19 desde el 1 de junio.

La gran diferencia ha sido el porcentaje de elevados que dejan el parque (o no dejan el parque de pelota): En sus primeros dos meses, 24.4 del porcentaje de sus elevado eran jonrones, comparado con el 3.2 por ciento desde el 1 de junio. Su promedio de distancia de bolas elevadas se ha deteriorado de 302 pies a 272.

De Nuevo si estuviera cansado. O tal vez la lesión de cadera que sufrió a inicios de junio ha demorado más de lo que Puig los Dodgers han admitido. Dejó el juego el 8 de junio y después perdió el juego del día siguiente. El 21 de junio, el flexor de la cadera le molestaba bastante lo que lo hizo cojear visiblemente en el juego contra los Padres.

Puig ha bateado bien en Julio, al menos apara el promedio -- .351, aunque con dos cuadrangulares -- pero es posible que la lesión se haya vuelto a presentar. Bateó bien en julio, solo que con menos poder. Parece extraño que Puig de repente empezará a batallar con las bolas rápidas simplemente debido a la fatiga.

Cualquiera que sea la razón, los Dodgers necesitan que Puig empiece a producir. Su habilidad para embasarse delante de González y Kemp es lo que realmente hace funcionar este lineup. Eric Karabell y yo discutimos sobre la carrera en el Oeste de la Liga Nacional. Me quedo con los Dodgers mientras que Eric va con los Gigantes. Es posible que el bate de Puig -- como lo puede hacer en los seis partidos que quedan entre los dos equipos -- terminará por decidir el título de la división.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


¿Recuerdas el 2008, cuando CC Sabathia fue negociado con los Cerveceros de Milwaukee e hizo sus últimas tres aperturas de la temporada con tres días de descanso, ayudando a los Cerveceros a que tuvieran su primera aparición en los playoffs desde 1982?

ESO parece fue una generación atrás.

En septiembre del año pasado, había siete aperturas en las mayores con tres días de descanso, pero los siete llegaron tras una aparición como relevista, y el mejor que lo hizo fue Tom Milone de los A's. De hecho, hubo sólo 37 aperturas toda la temporada con tres días de descanso. El único por el que voy hacer una etiqueta de abridor "estelar" fue Matt More de los Rays de Tampa Bay. Abrió el 31 de mayo pero lanzó solamente una entrada y después tuvo una apertura con tres días de descanso (y trabajó dos entradas).

Felix Hernandez
Leon Halip/Getty ImagesFélix Hernández es tercero en la Liga Americcana con entradas lanzadas (191.0).
Este año, solamente hemos visto 28 aperturas con tres días de descanso. Supongo que la mayoría de estas fueron en condiciones similares en escenarios relevo-apertura. Justin Masterson abrió y lanzó cuatro entradas y un tercio el 18 de mayo y volvió a tener una apertura cuatro días más tarde. Lo que tal vez podría ser una "legítima" apertura en tres días de toda la temporada. A parte de un juego ocasional de postemporada, salidas con tres días parecen estar extintas.

Desde hace unos pocos años, hemos ido de "¿Puede un as lanzar con tres días de descanso si se necesita para su equipo en la recta final para ayudarlos a llegar a la postemporada?" a "¿Debemos dar a nuestro as un poco más de descanso?".

Al citar a Félix Hernández, el líder contendiente al trofeo Cy Young de la Liga Americana quien fue programado para iniciar el miércoles en contra de los Vigilantes de Texas, pero el manager de los Marineros de Seattle, Lloyd McClendon se vio presionado para ponerlo de vuelta el viernes en contra de los Nacionales de Washington, lo que significa que estará abriendo con seis días de descanso en lugar de cuatro luego de que Seattle tuvo un día libre el jueves. McCledon dijo que quiere darle a todos sus abridores dos días de descanso extra mientras el equipo se mantiene como contendiente. La decisión resultó con un poco de controversia y discusión a través de la televisión y el radio el jueves, mientras Erasmo Ramírez era llamado de la sucursal de Triple-A y fuera bombardeado 12-4 en la derrota con los pobres Vigilantes.

Tampoco es la primera vez McClendon ha presionado a Hernández para que esté de vuelta de sus cuatro días de descanso regular. De vuelta en julio, lo retuvo un día entonces pudo contar con Hernández, Hisashi Iwakuma y Chris Young -- sus tres mejores abridores -- para enfrentar a los A's. Fue una decisión estratégica, y los Marineros ganaron dos de tres juegos de la serie, aunque Seattle perdió el juego del "bullpen" 4-2 en la serie final con los Mellizos de Minnesota.

A principios de agosto, McCledon dio a sus abridores un día extra, al decir a Greg Johns de MLB.com, "Cada oportunidad que les doy de un día extra, lo voy hacer. Creo que todos están de acuerdo con eso. La última vez que lo revise, tuvimos el mejor pitcheo de la Liga Americana, así que ¿Por qué terminar con algo que no está roto? Lo seguiremos haciendo. Dándoles descanso. Quiero protegerlos".

En la primera mitad, Hernández hizo nueve de sus 12 aperturas con cuatro día de descanso (sin incluir su salida del día de inaugural) y las otras siete con cinco días de Descanso. Pero desde la pausa del Juego de Estrellas, los días de descanso de Hernández han ido de la siguiente manera: siete, cinco, cuatro, cinco, cinco, cuatro, cinco y ahora seis.

No quiero necesariamente destruir McCledon con esto. Mientras diga, que está ayudando a que su staff se mantenga fuerte. Tomando en cuenta las historias de lesiones de Young (extensiva) y de Iwakuma (nunca estuvo completamente sano en temporadas consecutivas en Japón), no está presionando el regreso de Félix para mantener a Félix fuerte.

/p> Pero el efecto lateral está claro: Al final, estás negociando una apertura de Félix Hernández por una apertura de Erasmo Ramírez, y eso es una enorme enorme disminución. Al final de la temporada, esos días extras de descanso pueden significar perder una salida extra de Félix o dos que podrías recibir de otra manera.

(Por si sirve de algo, en su carrera, Félix tiene una efectividad de 3.12 en cuatro días de descanso, 3.08 en cinco días de descanso y 2.93 en seis o más días, así que la diferencia es innegable. Ahora usted o McCledon pueden tomar esos números por lo que valen; tal vez lo predijeron para el 2014, tal vez no. Durante la temporada 2014 en las mayores, los números son de 3.83 con cuatro días, 3.81 en cinco días y 4.11 en seis días, no es exactamente una evidencia que necesita más días de descanso, lo que de nuevo no significa que no deba mantener a los lanzadores fuertes para la recta final).

En una decisión táctica interesante que los equipos tienen por hacer. Los A's le dieron a Sonny Gray un día extra para su apertura de este jueves en contra de Angelinos de Los Ángeles, dándole a Drew Pomeranz la apertura del miércoles. Pero Pomeranz es mejor que Ramírez y los A's además pusieron a Gray contra los Angelinos en lugar que de los Astros de Houston. Gray está además en su primera temporada complete en las mayores, con una cierta intensión de limitar sus entradas un poco.

Con Adam Wainwright batallando desde la pausa del Juego de Estrellas, y quizás con una pequeña fatiga después de lanzar más entradas la temporada pasada que cualquier otro pítcher en el béisbol, se ha hablado que los Cardenales de San Luis le darán un día o dos antes de su próxima apertura, mientras sus seis o siete anteriores salidas han venido con cuatro días de descanso. Pero los Cardenales no necesariamente tienen una gran opción que ocupe su lugar en la rotación.

Es fácil sugerir a los managers que necesitan llevar a su mejor lanzador, en mucho como los Cerveceros lo hicieron hace seis años con Sabathia. ¿Es realista? No lo parece así. Incluso con los estrictas limitantes en el conteo de los lanzamientos (Hernández ni siquiera tiene un juego completo este año), los managers son más precavidos como nunca antes lo habían sido al manejar sus rotaciones.

En el caso de los Marineros, sin embargo, ¿Qué es los McClendon busca para el último día de la temporada regular para ver a los Marineros a un juego del comodín?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En el primer juego de la serie Marineros de Seattle-Medias Rojas de Boston en Fenway Park el viernes, Félix Hernández permitió tres carreras en cinco entradas y dos tercios --la primera vez que había permitido tres carreras en 18 aperturas.

En el segundo juego, Chris Young lanzó únicamente tres entradas y dos tercios.

En el tercer partido, Hisashi Iwakuma duró solamente dos entradas y un tercio, la salida más corta de su carrera con los Marineros.

Hernandez
Hernández
Lo que indiscutiblemente ha sido el mejor trío de abridores de la liga tuvo un fin de semana terrible... y de todas formas los Marineros barrieron a los Medias Rojas en Fenway por primera vez en la historia de la franquicia, en una serie de tres o más partidos.

Sí, pueden darle crédito a los tambaleantes Medias Rojas, que han perdido ocho en fila, por ayudar. Pueden darle crédito a la difamada ofensiva de los Marineros que tuvo una dramática novena entrada el viernes con cinco carreras, un rally de siete anotaciones en el séptimo inning el sábado y 13 hits el domingo.

Pero, en gran parte, pueden darle el crédito al mejor bullpen de la liga. Los relevistas de los Marineros lanzaron 15.1 innings en los tres partidos y permitieron solamente una carrera mientras ponchaban a 21 bateadores de los Medias Rojas, además de que los Marineros vinieron de atrás en los tres juegos. El bullpen de los Marineros tiene ahora una efectividad de 2.38, la mejor en las Mayores, que es la más baja desde que los Atléticos de Oakland en 1990 tuvieran 2.35.

El bullpen promedio de Grandes Ligas ha permitido 3.86 carreras por cada nueve entradas; los Marineros han permitido 2.63. Otros bullpens quizá tengan mejor récord ganados-perdidos --el de Seattle es 19-18, pero tienen que considerar la falta de poder ofensivo del equipo-- aunque el bullpen ha sido una de las principales razones por las que los Marineros se aferran al segundo boleto de comodín por encima de los Tigres de Detroit.

Unas cuantas claves para el éxito del bullpen: buena salud; manejo experto por parte del mánager Lloyd McClendon y el coach de pitcheo Rick Waits; y un grupo de ocho lanzadores, donde la mayoría puede lanzar alrededor de 95 millas --la velocidad promedio con la recta de los relevistas de los Marineros es la cuarta más alta de las Mayores. A la cabeza está Brandon Maurer, quien fue sacado de la rotación a principios del año, pero que ha promediado 96.1 millas con su recta actuando como relevista, mientras logra una efectividad de 1.80.

No soy aficionado de tener a ocho relevistas en el roster, pero en la actualidad, cuando los juegos completos son pocos y cada vez más espaciados uno del otro (los Marineros tienen solamente uno, cortesía de Roenis Elias), esa profundidad le ha permitido a McClendon hacer algunas cosas inusuales con sus relevistas. Para empezar, él no tiene miedo a sacar del juego rápidamente a sus abridores. Los pitchers abridores de los Marineros han durado cinco o menos entradas en 40 partidos, la novena cifra más baja de las Mayores --aunque los abridores de los Marineros tienen la tercera mejor efectividad de las Mayores. (Los Bravos de Atlanta tienen la menor cantidad de "salidas rápidas" con 22). Obviamente, Félix e Iwakuma usualmente duran mucho arriba de la lomita, pero al saber que su ofensiva no anota muchas carreras, McClendon ha sido cuidadoso de no permitir que el juego se le salga de las manos cuando es el turno de los otros tres abridores

Pese a sacar rápido a sus abridores --lo que se traduce en emplear a múltiples relevistas en el mismo juego-- McClendon no ha abusado de sus relevistas. De acuerdo a Baseball-Reference.com, previo al juego del domingo, los Marineros habían usado al mismo relevista en juegos consecutivos durante 64 partidos solamente; solamente los Vigilantes de Texas, Azulejos de Toronto y Nacionales de Washington lo han hecho en menos ocasiones. Y porque él en rara ocasión usa a sus relevistas en partidos consecutivos, McClendon a menudo permite que sus lanzadores trabajen más de una entrada. Tom Wilhelmsen tiene 21 apariciones de más de un inning, quinta más alta entre los relevistas, y conseguido una efectividad de 2.03 en esos encuentros, totalizando 44 entradas y un tercio. El novato Dominic Leone, quien salió vivo de un escenario de casa llena y solamente un out en el tercer inning el domingo, con un elevado al cuadro y un ponche, tiene 19 apariciones que totalizan 34 entradas y 2 tercios, con efectividad por debajo de 2.00. Con su filosofía de no usar a sus relevistas en días consecutivos, McClendon no ha establecido a alguien específico para la octava entradas, con Yoervis Medina y Danny Farquhar compartiendo primordialmente esta asignación.

Rodney
Rodney
McClendon ha sido convencional al usar a su cerrador Fernando Rodney --solamente dos apariciones de más de un inning-- y los zurdos Charlie Furbush y Joe Beimel son especialistas de un out ("LOOGYs"), pero eso no necesariamente es algo malo. Rodney se queda con toda la gloria y con la oportunidad de lanzar las flechas, pero quizá eso sea algo bueno, ya que entra al partido sin corredores en base; él es apenas el quinto mejor entre los relevistas de los Marineros en OPS permitido (y apenas por delante de Farquhar).

Incluyendo los salvamentos desperdiciados por los relevistas intermedios, los Marineros tienen solamente 10 --empatados con los Reales de Kansas City para la segunda cifra más baja en las Mayores detrás de los Padres-- una cifra impresionante considerando la gran cantidad de juegos cerrados que han disputado los Marineros. Los Marineros tienen un juego de ventaja sobre Detroit, y ustedes pueden señalar directamente a ambos bullpens como el motivo por el cual ocurre esto. Aquí tenemos a otros cuatro bullpens dominantes que han ayudado a los contendientes a llegar hasta donde están:

2. Reales de Kansas City

Los Reales no tienen la misma profundidad que los Marineros, con una efectividad de 3.40, pero ellos tienen al mejor trío para el último tercio del juego con Kelvin Herrera (1.51 de efectividad), Wade Davis (0.80) y Greg Holland (1.79). Jason Frasor fue adquirido para añadir a un cuarto elemento sólido. Los Reales no han necesitado esa profundidad --su bullpen tiene la segunda cifra más baja de innings en las Mayores-- pero será interesante ver si el mánager Ned Yost intenta conseguir más de este grupo en la recta final, cuando los Reales peleen contra los Tigres por la corona divisional.

3. Bravos de Atlanta

No sorprende que los Bravos se clasifiquen alto, ya que el cerrador Craig Kimbrel nuevamente está demoledor en la novena entrada. Al igual que los Marineros, ellos usualmente no tienen mucho margen para el error considerando la falta de carreras. El mánager Fredi González ha tenido que ser más creativo que McClendon, ya que David Carpenter y Luis Avilán no han repetido sus notables campañas de 2013, pero Jordan Walden y Anthony Varvaro han sido sólidos en sus roles de soporte, y James Russell recién llegó procedente de los Cachorros, para darle a los Bravos una opción zurda.

4. Angelinos de Los Ángeles

En la temporada, el bullpen de los Angelinos se clasifica apenas en el sitio 14 de las Mayores con 3.45 de efectividad (previo a su juego del domingo en Oakland), pero el bullpen que ven ahora no es el que existía en abril. El gerente general Jerry Dipoto ha reconstruido gran parte del bullpen, con Huston Street y Jason Grilli uniéndose a Joe Smith; desde el 1 de junio, tienen efectividad de 2.85, y 2.32 desde el 1 de julio.

5. Orioles de Baltimore

Podríamos considerar en esta posición a los Atléticos, pero su cerrador Sean Doolittle recién se fue a la lista de lesionados, o a los Yankees, que tienen a una dupla sólida con Dellin Betances y David Robertson, pero optaremos por los Orioles. El bullpen de Buck Showalter no tenía a un cerrador establecido en abril, pero Zach Britton ha asumido el rol (efectividad de 2.04, 27 salvamentos en 30 oportunidades) y el bullpen ha tomado ritmo conforme ha avanzado la campaña. No es coincidencia de que los Orioles pusieron tierra de por medio en el Este de la Liga Americana cuando su bullpen comenzó a dominar tiene la cuarta mejor efectividad para un bullpen en las Mayores desde el 1 de junio.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los aguafiestas en la recta final

FECHA
13/08
2014
por David Schoenfield | ESPN.com
Hagamos una pausa en nuestra programación regular para discutir algunos de los equipos que están a punto de ser contendores a playoffs o aquellos que ya han sacado sus pasajes para octubre en sus campos de golf favoritos.

Estos equipos son usualmente conocidos como aguafiestas, pero en este Año de la Paridad es probable que uno de ellos llegue a la semana final de la temporada con oportunidad de ganar un puesto de comodín. Estos son cinco equipos que están actualmente bajo los .500 que yo espero que jueguen bien en el resto del camino.

1. Marlins de Miami

Giancarlo Stanton Marlins
AP Photo/Joe SkipperGiancarlo Stanton es una de las principales razones para que los equipos en pelea no quieran medirse a los Marlins en la recta final.
Vimos lo que los puede hacer peligrosos el pasado martes, cuando vencieron a Adam Wainwright y a los Cardenales 3-0 con su nueva adquisición Jarred Cosart, quien lanzó siete entradas permitiendo apenas tres imparables. Cosart tiene un buen brazo y lanza una recta dura que suele hundirse y que provoca muchos rodados -- cuando la lanza para strikes como lo hizo ante los Cardenales con apenas un boleto. Los Astros estaban dispuestos a tolerar sus probemas tras tener cuatro malas salidas consecutivas en julio y algunos percibieron problemas de actitud que no fueron bien recibidos. Quizás un cambio de escenario ayude; tiene apenas 24 años con 32 aperturas en su carrera, lo suficientemente joven como para que su vida se enderece.

Los Marlins juegan para 59-60, y aunque han sido mediocres, ellos son un equipo joven que están incentivados a ganar y que tienen uno de los tipos No. 1 en el deporte que te puede vencer, Giancarlo Stanton. Solo miren lo que hizo el lunes en la noche, cuando sus dos bambinazos impulsaron a los Marlins a la victoria 6-5 sobre los Cardenales, Apenas están a 3.5 juegos del segundo comodín -- gracias, Liga Nacional -- así que ciertamente no están no están fuera de la contienda por los playoffs. Pero hasta que pueda regresar su estelar lanzador Henderson Alvarez, su rotación está lo suficientemente maltrecha como para que el veterano Brad Penny haya abierto el otro día y consiguiera su primera victoria desde 2011.

A observar: Bravos (les quedan seis juegos) y Nacionales (ocho juegos).


2. Rays de Tampa Bay

Al igual que los Marlins, ellos están sosteniéndose a 5.5 juegos del segundo comodín, aunque tendrían que sobrepasar cinco equipos para asegurar dicha posición. Aún así, incluso sin David Price, este es un equipo que consiguió nueve victorias en 10 partidos para meterse de repente en el medio de la contienda.

¿Adivinen cuál equipo ha permitido la menor cantidad de carreras por juego desde el Juego de Estrellas? Por eso es que no podemos descartar por completo a los Rays todavía.

Además, a Evan Longoria le debe quedar alguna buena racha de bateo por ahí, ¿cierto?

A observar: Yankees (nueve juegos), Azulejos (nueve juegos), Orioles (siete juegos).


3. Cachorros de Chicago

Los Cachorros están fuera de contienda, pero han sido mejor que lo que nos indica su record de 51-67. Como escribía Jeff Sullivan en FanGraphs el otro día, los Cachorros y los Reales tienen básicamente el mismo record de BaseRuns. ¿Qué diablos significa eso? ¿Es otro absurdo invento sabermétrico? La estadística conocida como BaseRuns cal;cula cuantas carreras "debería" haber anotado o permitido un equipo, dados los componentes estadísticos de un equipo. Básicamente, la diferencia es que los Reales han sido oportunos, y los Cachorros no.

¿Qué puede significar esto en las semanas finales? El ser oportuno no es algo que sea visto en los círculos sabermétricos como una habilidad predecible y repetible, así que es posible que los Cachorros sean más oportunos en la recta final y mejoren su bateo y su pitcheo con corredores en base o en los partidos cerrados o lo que sea.

Además, los Cachorros tienen algunas herramientas con las que pueden vencerte. Kyle Hendricks sigue luciendo bien en la rotación, ayudando a los Cachorros a vencer a los Cerveceros 3-0 el martes. Anthony Rizzo es un bate de poder en el medio de la alineación -- conectó su 26º jonrón -- y chicos jóvenes como Javier Báez y Arismendy Alcantara podrían ser intrigantes en la recta final. Jake Arrieta tuvo una mala salida la semana pasada, pero en general ha lucido como un abridor No. 1; uno no querría enfrentarse a él. Además, es posible que veamos a Kris Bryant y Jorge Soler ser subidos en algún momento.

A observar: Cerveceros (ocho juegos), Cardenales (siete juegos), Piratas (seis juegos).


4. Padres de San Diego

¿Los Padres? ¿El equipo que bateó .171 en junio? Sí, los Padres. Pero ellos pueden lanzar bien, y juegan para 14-8 desde el Juego de Estrellas. En particular, uno no quiere toparse con Tyson Ross, quien no ha permitido más de dos carreras en sus últimas nueve aperturas.

A observar: Dodgers (nueve juegos), Gigantes (siete juegos), Cardenales (cuatro juegos).


5. Astros de Houston

Bueno, yo no sé acerca de los Astros, pero Chris Carter se las arregla para él solito vencerte con un jonrón de tres carreras. Conectó un bambinazo nuevamente el martes y lidera las mayores con 15 tetrabatazos desde principios de julio -- cinco más que Stanton, quien anda en el puesto No. 2. Con 36 RBIs en 33 partidos, ha hecho bastante daño ultimamente. El pitcheo no ha sido tan bueno en semanas recientes, pero los Astros han jugado bien en ocasiones este año. Una vez George Springer regrese a unirse a Carter y José Altuve en la alineación, es posible que tengan la suficiente ofensiva como para sacar algunas victorias.

A observar: A's (seis juegos), Marineros (seis juegos), Angelinos (cinco juegos).

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hay que decir esto desde el inicio: Los Reales de Kansas City están en primer lugar, y los Tigres de Detroit están en segundo lugar. Estamos a mediados de agosto, y hay fiebre de béisbol en la División Central de la Liga Americana.

* * * *

¿A quién preferirían tener? ¿A David Price ... o Doug Fister, Austin Jackson, Drew Smyly, Jhonny Peralta y Joaquín Benoit?

Yo sé que es un poco injusto contra el gerente de los Tigres Dave Dombrowski ya que todos esos jugadores no estuvieron involucrados en las mismas transacciones, pero todo se relaciona con este punto: Por las pasadas cuatro temporadas, los Tigres han sido un equipo repleto de estrellas y descartes, lleno de grandes jugadores con temporadas monstruosas, pero que carece de profundidad y que ha ganado tres banderines divisionales consecutivos a pesar de algunos huecos obvios.

El conseguir en cambio a Price es como una reafirmación de esa filosofía. Constituye una mejoría comparado con Smyly - aunque en menor grado que lo que la mayoría de los expertos lo catalogó al momento del cambio - pero además vino a expensas de perder tu jardinero central regular en Jackson, un jugador promedio sólido tanto en el plato como en el terreno. Al salir de Jackson mediante cambio, Dombrowski y los Tigres además aumentan su dependencia de que J.D. Martínez siga su desarrollo, y que Rajai Davis continúe luciendo bien como jugador regular.

Un gran problema con este tipo de filosofía: ¿Qué sucede cuando las estrellas no juegan como estrellas?

Justin Verlander Tigres
Justin K. Aller/Getty ImagesJustin Verlander tuvo la salida más corta de su carrera en las mayores, apenas una entrada.
Justin Verlander ha estado sufriendo a lo largo de una mala temporada y el lunes finalmente tuvimos a una respuesta a una de las razones para ello: Tuvo que salir de juego tras una entrada, cinco carreras y 40 lanzamientos con dolor en el hombro derecho, en un partido que los Piratas ganaron eventualmente 11-6. Verlander ha dicho toda la temporada que se siente saludable, así que quizás es injusto specular que él esté lanzando con una lesión, pero es algo que provoca dudas. Quizás eso sucedió en el momento más inoportuno, el día después de que Aníbal Sánchez fuera enviado a la lista de lesionados por un desgarre en el pectoral mayor derecho, y además en el día en el que los Reales tenían oportunidad de desbancarlos de la cima. Si Verlander se une a Sánchez en la lista de incapacitados, sería la primera vez que le ocurre eso en su carrera de Grandes Ligas.

Obviamente, esperamos que la lesión de Verlander no sea seria. Pero Jim Leyland sometió a este tipo labores extremas a lo largo de los años; él lideró las mayores en pitcheos en 2009, 2011, 2012 y 2013 y llegó segundo en el 2010. Y eso no incluye las 71 entradas y sobre 1,100 pitcheos que Verlander ha hecho en la postemporada desde 2011. A pesar de lo gran lanzador que ha sido, ese brazo tiene mucho millaje de alta velocidad en él, y todos sabemos que la velocidad ha disminuido en esta temporada. Es posible que su grandeza se haya ido mucho antes de su salida del partido del lunes (y eso, tanto como cualquier otra razón, haya sido el detonante para que Dombrowski haya hecho el cambio por Price, pensando que era uno de esos momentos de ahora o nunca con un Verlander en declive y la posible partida de Max Scherzer luego de la campaña como agente libre).

En cuanto al juego del lunes, no hay un descenso súbito en velocidad o un momento que se pueda ver donde haya ocurrido una lesión, no como cuando José Fernandez se reventó el codo. Aquí les presentamos una gráfica de las lecturas de velocidad pitcheo por pitcheo de Verlander el lunes. ¿Acaso lanzó toda la entrada con dolor en el hombro? Va a ser interesante como resulta esto. La salida de una entrada vino luego de una derrota en 19 episodios, así que el bullpen de Detroit ya estaba corriendo con poca gasolina en el tanque. Además vino luego que los Tigres jugaran para 2-5 la semana pasada y vieran evaporarse su ventaja de cinco juegos. Vino también en la semana en la que los Reales tienen cuatro juegos ante los Piratas y tres contra los Marineros, dos equipos que son sólidos contendientes a playoffs.

¿Es tiempo de apretar el botón del pánico en Detroit? Absolutamente. Como escribe anteriormente aquí, los Reales tienen mejor bullpen, mejor defensive y más velocidad. ¿Y las rotaciones? La de los Reales tiene efectividad de 3.75, la de los Tigres 3.73 (obviamente, eso solo incluye dos salidas de Price).

No estoy tratando de patear a los Tigres caídos, pero de repente dos quintas partes de la mayor fortaleza del equipo se han desvanecido y estamos mirando a un equipo de los Tigres que no tiene la profundidad de la escuadra del año pasado, que fue fácilmente la mejor de los tres equipos que han conquistado cetros divisionales. Peralta y Benoit se fueron por la agencia libre tras sólidas contribuciones en el 2013 y temporadas anteriores. Smyly fue una gran herramienta en el bullpen antes de unirse a la rotación este año. Fister fue cambiado en el controversial acuerdo en la temporada baja con los Nacionales que trajo a los lanzadores Ian Krol y Robbie Ray, los que no han impresionado hasta ahora en el 2014 (Krol en las mayores, Ray principalmente en Triple-A). El cambio por Price se produjo, en parte, debido al cambio de Fister.

Así que ahora los Tigres están dependiendo de Martínez, quien fue dejado libre en la primavera por los Astros. Hizo algunos ajustes menores en su swing y tuvo un gran inicio de temporada con los Tigres luego de comenzar la temporada en las menores. Pero al entrar al partido del lunes, en 22 juegos desde el Juego de Estrellas, bateaba para .197/.256/.342 con 23 ponches. Pienso que el jurado no ha tomado una decisión sobre si él es o no de verdad.

Los Tigres están dependiendo de qué Miguel Cabrera batee como Miguel Cabrera. Y no es que esté teniendo un mal año, pero sus números de .308/.366/.509 son casi los mismos que los de Melky Cabrera (.318/.374/.480). Los Tigres no le están pagando a Miggy para que batee como Melky.

Oh... y los Tigres le deben a Verlander $140 millones por los próximos cinco años, y a Cabrera $270 millones por las próximas nueve temporadas.

¿Ahora o nunca? Quizás.

* * * *

Estos Tigres me recuerdan mucho a los Marineros de finales de la década de los 90. De 1995 a 1998, los Marineros tenían a Ken Griffey Jr., Randy Johnson, Alex Rodríguez, Edgar Martínez y Jay Buhner. Ellos llegaron a los playoffs en 1995, pero perdieron en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. El equipo de 1996 anotó 993 pero falló en llegar a la postemporada cuando Johnson se lesionó. El equipo de 1997 ganó el Oeste de la Americana pero perdió ante los Orioles en los playoffs. En 1998, Johnson fue cambiado en la fecha límite de cambios y el equipo terminó por debajo de los .500.

Esos equipos de los Marineros poseían un talento increíble de primera línea. Ellos tuvieron problemas para juntar la parte trasera de la rotación y el bullpen. Ellos tuvieron huecos como Russ Davis y el jardín izquierdo y la banca eran en ocasiones bien débiles. Las estrellas eran espectaculares; los descartes no tanto. Eran divertidos y excitantes, pero al final no pudieron llegar a una Serie Mundial. (Los Marineros de 2000-2003 se reagruparon para llegar a los playoffs dos veces y ganar 90 partidos cuatro años seguidos, pero ese era un equipo diferente, siendo solo Martínez el único sobreviviente de aquellos años).

Es posible que los Tigres tomen ese camino. Ellos llegaron a la Serie Mundial en el 2012, solo para ser barridos.

Dos semanas después de haber adquirido a Price todos estábamos discutiendo el venidero choque de rotaciones en la postemporada entre Tigres y Atléticos.

Ahora ellos están en una batalla por ver si pueden llegar a los playoffs.

Ahora... o nunca.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Detroit Tigers

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO