Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Cowboys líder en solitario de su división
VIDEOS RELACIONADOS video

BRISTOL -- Los amantes a lo tradicional deben estar más que fascinados con la forma de jugar de los Dallas Cowboys. Por siempre se ha dicho que el juego terrestre y la defensiva son las dos piezas claves para poder sumar victorias. Dallas lo ha hecho en las seis que lleva en fila.

Jason Garrett
Matthew Emmons/USA TODAY SportsJason Garrett utilizó los métodos tradicionales para apuntarse la victoria sobre los Giants.

Podrán llegar nuevos esquemas ofensivos al fútbol americano que revolucionen el juego, algunos con éxito y otros que se esfumen, pero la fórmula no cambia. Correr el balón es la clave. Los Cowboys de ahora es un ejemplo que lo tradicional o las viejas escuelas siguen funcionando, por mucho que haya cambiado el deporte y sus sistemas.

Dallas sumó su sexta victoria en fila para tener un inicio de 6-1, algo que no ocurría desde 2007. La clave en gran parte es la línea ofensiva que ha trabajo para que DeMarco Murray se convierta en el primer jugador en la historia de la NFL en superar las 100 yardas en sus primeros siete partidos de la temporada (Jim Brown sumó seis en 1958).

La efectividad de la ofensiva de Dallas la podemos ver no sólo en Murray o en los números de Dez Bryant o en los de Tony Romo, sino que ahora hay varias armas con las que pueden hacer daño. Hoy en día tienen una ofensiva mejor balanceada. Ese balance es clave en este deporte. Ni las ofensivas llenan estadios, ni las defensivas ganan campeonatos; esas, son frases trilladas, pero la verdadera clave del éxito en el futbol americano es el trabajo en equipo y el BALANCE.

CONVERSIONES DE TERCER DOWN
El juego terrestre de Dallas le abre las puertas al aéreo; le abre las opciones a Romo. Un solo engaño por tierra y tiene más tiempo para lanzar. Las opciones para convertir una tercera oportunidad son muchas cuando se tiene un corredor (Murray) que gana 4.9 yardas por acarreo o cuando se tienen receptores abiertos o alas cerradas que pueden hacer la jugada. Por algo, Dallas es el mejor en la NFL en porcentaje de conversiones de tercera oportunidad en la NFL, con 56 por ciento (en 2013 terminaron con el 35 por ciento para ser el N° 25 de la liga). Contra Giants terminaron con nueve de 14 para un 64 por ciento el domingo pasado.

PRIMER DOWN PARA ABRIR OFENSIVA
De las 27 jugadas que tuvieron los Cowboys en primera oportunidad contra Giants, 23 fueron por tierra con Murray, es decir, el 85 por ciento. Es el porcentaje más alto de un equipo en la presente temporada. Murray sumó 18 acarreos para 92 yardas y un touchdown en primera oportunidad este domingo. La mayor cantidad de yardas por intento que ha conseguido Murray en la temporada, ha sido en primera oportunidad (686). La buena ejecución en el primer down para la ofensiva de Dallas, les permite tener éxito en tercera oportunidad; por algo, Romo terminó 10-10 con siete primeros y diez en tercer down.

ALAS CERRADAS, UN PELIGRO
Una vez que se logra establecer el juego terrestre, el arma más peligrosa en la ofensiva es el ala cerrada. Tony Romo había lanzado nueve pases de anotación en los primeros cinco partidos, ninguno a sus alas cerradas. Pero en las dos últimas semanas, cuatro de cinco pases de anotación han sido a alas cerradas, incluyendo tres a Gavin Escobar (dos contra Giants).

TIEMPO DE POSESIÓN
El juego terrestre trae como consecuencia que se domine en el tiempo de posesión, por lo consiguiente se desgasta a la defensiva contraria y el mariscal de campo rival tiene que pasar más tiempo en la banca. Dallas ha logrado dominar en tiempo de posesión y de paso deja en la banca a su defensiva, que ha sido una unidad, que si bien ha mejorado, no está al nivel de la ofensiva.

El tener el balón en su poder para los Cowboys ha significado puntos en el marcador, yardas por tierra, desgaste de la defensiva contraria, tener casi siempre ventaja en el marcador y contar con una defensiva descansada cuando entra al campo. Dallas es el 2° mejor equipo en la Liga en cuanto a tiempo de posesión se refiere con promedio de 34:43 minutos por partido, contrastando con lo que tenían en el 2013 (29:02), cuando se ubicaron 29° de la NFL.

DATO
Romo y Dez perfectos en la segunda mitad

Tony Romo terminó 9-9 en la segunda mitad contra Giants, lanzando el balón en siete ocasiones a Dez Bryant.

OFENSIVA TOTAL
Pero no sólo se trata de la evolución positiva en el juego terrestre o de los números de Murray, sino de la forma como con un gran trabajo de la línea ofensiva, el ataque ha logrado tener éxito. Dallas sumó su cuarto partido en fila con al menos 400 yardas totales (promedio de 426), esta es la segunda ocasión en la historia de la franquicia que tienen esa marca de yardas totales en por lo menos cuatros juegos en fila (1976, con cuatro). Para alcanzar estos números, significa que Dallas ha sido exitoso tanto por aire como por tierra. El correr el balón abre el juego aéreo.

El simple hecho de correr el balón puede generar todas estas variantes para que un equipo logre una victoria en el fútbol americano. Es la vieja fórmula, es la manera tradicional de ganar en este deporte, es la misma que ha hecho campeones a muchos equipos a lo largo de los años.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BRISTOL -- La victoria de Dallas en Seattle no fue obra de la casualidad, ni mucho menos de un mal día de para los campeones Seahawks. Fue un partido donde los Cowboys dominaron en cada departamento. Fue una victoria que se fraguó desde el plan de juego y la forma en la que los jugadores ejecutaron en el campo; vaya como se deben dar todos los triunfos.

Corre DeMarco, corre...
Murray se convirtió en el segundo jugador en toda la historia de la NFL (Jim Brown, en 1958) en iniciar una temporada con seis juegos consecutivos superando las 100 yardas terrestres en cada encuentro. Pero eso no es obra solo de las cualidades de Murray, sino por el gran trabajo de la línea ofensiva, que ha sido clave para establecer el juego terrestre. Por algo Dallas es el mejor equipo corriendo el balón de la NFL.

DeMarco Murray
AP PhotoMurray suma seis juegos consecutivos de 100 yardas

Pero no fue ante cualquier rival, fue ante la mejor defensiva o una de las mejores de la NFL, contra los campeones y en su casa. Seattle no le había permitido a corredor alguno llevar el balón para más de 38 yardas en sus primeros cuatro partidos de esta temporada. Murray les corrió para 115 en 29 acarreos y una anotación.

Murray logró la anotación con la cual ganaron el partido en el último cuarto, en esa serie ofensiva corrió en tres ocasiones seguidas para 46 yardas. Dallas enfrentó a la mejor defensiva de la NFL en cuanto a promedio de yardas permitidas por acarreo, con 2.6. Murray terminó con promedio de 4.0 yardas cada vez que le dieron el balón.

Murray con más espacio
La línea ofensiva de los Cowboys logró dominar a su rival ya avanzado el partido, con lo que Murray tuvo más espacio para correr. Murray promedió 3.4 yardas antes el contacto inicial en el último cuarto, 1.5 yardas más que lo que había ocurrido en los primeros tres cuartos.

Defensiva, la mayor sorpresa
Después de una temporada 2013 donde la defensiva de Dallas era de las peores en la NFL, ahora se ha convertido en una unidad de mucho respeto y ha logrado darle el balance al equipo. Hubo tres situaciones que marcaron el partido a favor de Dallas gracias a su defensiva.

Play-action (engaño y pase)
Los Cowboys lograron limitar a Russell Wilson en este tipo de jugadas. Wilson terminó con tres pases completos en ocho intentos para CERO yardas en jugadas de play-action, cuando en cada uno de los juegos de su carrera había tenido yardaje positivo.

Screen pass (pases pantallas)
Wilson se fue perfecto, cuatro de cuatro, pero Seattle terminó con -4 yardas en este tipo de jugadas, incluidos dos pases completos a Percy Harvin para -5 yardas. Esta fue la cifra más baja de yardas para Wilson en este tipo de jugadas en un partido donde tuvo más de un pase completo.

Ambas jugadas (play-actiony screen pass) representan más del 50 por ciento de la ofensiva de Seattle. Fue la cifra más baja de yardas permitidas por los Cowboys desde la Semana 3 del 2012 contra los Tampa Bay Buccaneers.

Pases largos
No es común en la ofensiva de Seattle que manden pases largos. Como les decía anteriormente es un equipo que explota mucho los pases de menos de 10 yardas y todo se lo deja a los receptores a que saquen yardas después de la recepción. Pero en el último cuarto, Seattle se vio obligado a lanzar el balón a la zona profunda.

Romo certero en tercera oportunidad
Las conversiones de tercera oportunidad fueron determinantes en el partido contra Seattle, muestra de ello fue la serie donde lograron la anotación con la que se pusieron arriba. Romo logró conectar con Williams en una tercera y 20 por avanzar, con un gran pase y una de las mejores recepciones en lo que llevamos de la temporada.

Romo terminó con 10 de 15 en terceras oportunidades para 127 yardas y dos pases de anotación, con nueve completos que terminaron en primero y 10. Fue la mayor cantidad de pases completos para primero y 10 que ha permitido la defensiva de Seattle en los últimos dos años.

Tony Romo
AP PhotoRomo completó una larga tercera oportunidad

Romo convirtió una tercera y 20. Hasta antes de este domingo, los equipos estaban 1 de 55 en tercera oportunidad cuando necesitaban al menos 20 yardas para el primero y 10. De hecho, ese pase de al menos 20 yardas fue uno de tres que completó Romo contra la defensiva de Seattle; el primero en lograr al menos tres pases de esa distancia desde que lo hiciera Colin Kaepernick en el 2012 (Semana 16).

Dallas logró terminar el partido con más de 400 yardas totales, fue la segunda ocasión que la defensiva de Seattle permite más de 400 yardas (Houston, Semana 4 del 2013).

Curioso
Como parte del reglamento en el equipo, cada vez que los Cowboys viajan lo deben de hacer con traje y corbata. Supe que en alguna ocasión no dejaron subir al avión a Marion Barber porque no traía corbata, así que en el aeropuerto tuvo que comprarse la primera que encontró. Ahora después del triunfo contra Seattle, el entrenador en jefe Jason Garrett (quien fue el que implementó la regla desde que lo nombraron head coach) les permitió viajar sin traje y corbata, pero eso si con ropa oficial de los Cowboys.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BRISTOL -- Por fin inició la #NFLxESPN y tuvimos un partido donde Seattle dejó en claro la calidad a la defensiva que tiene. Un juego que en el tercer cuarto se inclinó para los Seahawks gracias a dos acciones de su defensiva.

Byron Maxwell
AP PhotoLa defensiva de Seattle presionó desde el inicio

En la primera mitad las anotaciones vieron por errores en los equipos especiales. Y hasta cierto el punto el encuentro estaba parejo, pero después del medio tiempo Seattle, con su defensiva, determinó el rumbo del partido.

La series ofensivas de los Green Bay Packers en ese tercer cuarto terminaron con pase interceptado, captura en cuarta oportunidad y un safety. Seattle sólo logró sacar cinco puntos, pero fue determinante para tomar ventaja en el marcador, suficiente para que Russell Wilson y la ofensiva pudiera ser más agresiva y al inició del cuarto periodo vinieran con otro touchdown. Fueron 12 puntos sin respuesta. Nadie se puede dar el lujo de hacerlo ante Seattle.

Las baja del tackle derecho Bryan Bulaga por lesión en la primera mitad fue clave, pues su reemplazo Derek Sherrod tuvo problemas para controlar a los defensivos. En la serie ofensiva que se la juegan en cuarta oportunidad, acaban capturando a Aaron Rodgers por la pobre protección de Sherrod, de igual forma en la jugada del safety no puede controlar al defensivo y provocan balón suelto, que lo recupera el mismo Sherrod en su propia zona de anotación.

La defensiva de Green Bay desde el segundo cuarto se vio dominada por la línea ofensiva de Seattle. Los Seahawks terminaron con casi 400 yardas totales, 207 por tierra. Por algo Green Bay sufrió la mayor cantidad de puntos en un partido inaugural en su historia, con 36.

Seattle manda un mensaje bien claro de que es contendiente a repetir, mientras Green Bay necesita mejorar en la defensiva, pero tranquilos esto es el inicio. Nos falta mucho para los playoffs. Por ahora la #NFLisBack y en ESPN les llevaremos como cada año todos los partidos de domingos y lunes por la noche, con el previo de "NFL Esta Noche", además el fútbol americano colegial por ESPN 3 (en el Norte). Saludos y bienvenidos a la Temporada #NFL2014.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Selección Mexicana de BásquetbolMexsport
BRISTOL - En el papel se veía un partido a favor de Australia y pocas oportunidades para México, que venía de vencer a Angola para sumar su primera victoria en el Mundial de Baloncesto FIBA. La selección azteca logró remontar en el segundo cuarto del partido, al punto de ganar el parcial (13-11), para perder por un punto al medio tiempo.

LA PESADILLA DEL TERCER PERÍODO

Una vez más, México sufrió en el tercer parcial como ha ocurrido contra Lituania y Eslovenia. Australia ganó este parcial 26-13, además de que se vio dominado en la pintura (34-28 ganó Australia al final). La clave para que los oceánicos tuvieran éxito en ese parcial se debió en gran medida a que atacaron el interior para después hacer daño desde el perímetro con par de triples. Australia llegó a tener ventaja de 16.

NO APROVECHARON

A pesar de que México se vio superado en el tercer parcial por la ofensiva de los australianos, México logró mejorar en el último período (ganó 17-11). La diferencia que estableció Australia por 16 se vio reducida a seis puntos, gracias a la buena defensiva de los mexicanos que provocaron constantes fallas de los contrarios. Pero, a pesar del desconcierto que vivían los australianos que los llevó a pedir tiempos fuera seguidos, México después de tener el parcial 10-2 no pudo concretar a la ofensiva y no se logró acercar a menos de seis puntos. Fallas en los tiros a la canasta, así como pérdidas de posesión fueron los factores para que no pudiera igual el partido cuando era el momento que peor jugada Australia.

LO BUENO

En los partidos anteriores, México había fallado con los puntos de la banca. México no gana en ese renglón a Australia (24-22), pero se sumaron más puntos que en los partidos anteriores. Destaca actuación de Orlando Méndez (10 punutos), Paul Stoll (7 puntos) y Adam Parada (5 puntos). Además, este trio que vino de la banca sumaron 10 rebotes y 9 asistencias.

LO MALO

Faltó contundencia en el último período para aprovechar el buen momento de México y el bache por el que pasó Australia; se notó en el juego pero no se reflejó en el marcador, lo cual al final no sirvió de nada. Se vuelven a repetir las pérdidas de balón, que es cierto que se ha reducido el número en los últimos partido; esta vez fue la primera ocasión que se tiene un resultado positivo de las pérdidas contra las asistencias. (+1).

Pero lo que realmente dolió México, fue en los tiros desde la línea o tiros libres. Finalizaron con un 50 por ciento y cuando hubo una última esperanza de alcanzar a los australianos se volvió a fallar desde ese punto. Gustavo Ayón una vez más finalizó con doble digito en puntos (11, con 9 rebotes), pero terminó con un pobre 37.5 por ciento en los tiros de castigo (3-8).

LO QUE VIENE

Cierra la primera ronda contra Corea del Sur, equipo que no ha sumado victoria en el grupo. México se juega el pase contra Corea. En caso de que México termine empatado con Angola en ganados y perdidos, los mexicanos tiene el criterio de desempate a su favor, pues el partido entre ambos lo ganó la selección mexicana. En caso de que México logre avanzar como cuarto del grupo, el rival en la siguiente ronda sería el primera del Grupo C, que sería Estados Unidos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mexico Angola Gerard Julien/AFP/Getty Images Sport
BRISTOL - Cuando se juega limitando los errores, cuando se sigue el plan de juego establecido por el entrenador y ejecutado por los jugadores en la duela, no hay más que esperar una consecuencia positiva y, esa, en un altísimo porcentaje es una victoria.

Eso fue lo que precisamente sucedió en el tercer partido para México en el Mundial de Baloncesto de España, después de vencer a Angola 79-55. Los dirigidos por Sergio Valdeolmillos lograron explotar en la segunda mitad cuando ganaron 43-20. Después de que en la primera parte los aztecas tuvieron que venir gran parte de los dos primeros cuartos de atrás para ganar al medio tiempo por un solo punto.

A diferencia de los partidos anteriores, México logró corregir algunas fallas. Finalizaron con 13 pérdidas de balón con el mismo número de asistencias, además de no meterse en problemas de faltas, por lo que Gustavo Ayón, quien finalizó con doble-doble (17 puntos, 12 rebotes) y Jorge Gutiérrez jugaron 30 minutos o más. México logró atacar en la segunda mitad desde la larga distancia y encontró en Héctor Hernández el arma letal. Hernández terminó con seis de los 12 triples que consiguió el equipo, para finalizar con 46.2 %.

La estrategia de Valdeolmillos fue clara al inicio del partido, atacar la pintura, pasar el balón para después llevarla al interior, pero para la segunda mitad el ataque fue de adentro hacia afuera para que encontraran triples por todos lados.

Lo bueno

Más allá de actuaciones personales, lo mejor que le pudo pasar a México fue conseguir la victoria, después de 40 años de ausencia en un Mundial de Baloncesto. Después de 2 derrotas en España, donde cierto es que los rivales son superiores a México, los aztecas habían cometido errores que lograron corregir para el duelo ante Angola. Errores que fueron más claros contra Eslovenia. Ahora ante Angola, no sólo jugaron mejor sino que se vio esa entrega que caracterizó al equipo en el PreMundial de Caracas, pues al inicio del partido se vieron abajo en el marcador muy rápido y no permitieron que los africanos se despegaran en el marcador. La segunda mitad fue de un gran nivel de baloncesto para México al doblegar en puntos a los Campeones africanos.

Mención especial

Héctor Hernández tuvo una destacada actuación al terminar con 24 puntos, y sumar seis triples. Además se fue perfecto en la línea de tiros libres (4-4) y cinco rebotes (uno ofensivo) en 27 minutos que jugó. Gustavo Ayón volvió a dar un gran juego, pues ya lo había hecho ante Angola, después de verse en problemas de faltas contra Lituania y no poder aportar lo que ha hecho en los últimos dos partidos. Ahora contra Angola, Ayón terminó con su primer doble-doble del Mundial (17-12).

Punto débil

México sigue sufriendo con los puntos de la banca. En los tres partidos no ha podido superar a sus rivales y realmente se ve complicado, porque México no tiene mucha rotación o muchos minutos de los hombres de la banca en la duela. Contra Angola terminó 18-27 a favor de los africanos. Otro punto son las pérdidas de posesión.

Lo que viene

Este miércoles se medirá ante Australia, equipo que es noveno en el ranking de la FIBA y cuenta con 4 jugadores NBA. Matthew Dellavedona (Cleveland), Cameron Bairstow (Chicago), Dante Exum (Utah) y Aaron Baynes (San Antonio). Australia ha promediado 84 puntos por partido en lo que va del Mundial y su ofensiva se caracteriza por lanzar mucho de la larga distancia, algo a lo que México no le es extraño, porque fue la forma como le jugó Eslovenia.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Gustavo AyónImago7
BRISTOL - Existía la esperanza de que en su segundo partido México tuviera un partido más cerrado; sin embargo, fue todo lo contrario. Eslovenia desde inicio marcó el ritmo de juego atacando desde el perímetro por lo que México siempre trató venir de atrás en el marcador.

El inicio fue completamente contrastante a lo que se vivió un día antes contra Lituania, donde los aztecas supieron mantener el ritmo del encuentro además una gran defensiva. Ante Eslovenia, México entró tarde a tomar el ritmo de la ofensiva. No podía conseguir canastas, mientras que los europeos hicieron daño con los triples. Eslovenia terminó el primer parcial con cuatro triples en el mismo número de intentos.

México tuvo un buen segundo cuarto y fue de la mano de Gustavo Ayón, quien ahora no se metió en problemas de faltas, y terminó con nueve puntos en ese periodo. Fue el mejor parcial para México, pues mejoró en la defensiva al limitar el ataque de los eslovenos desde la línea de los tres puntos y en la ofensiva logró atacar en el interior para después hacerlo a la larga distancia. El parcial lo perdió 22-19.

El problema se vuelve a presentar en el tercer periodo cuando México permite mucha presencia de Eslovenia en el interior y a la postre la defensa se compacta y empiezan a atacar desde la distancia. En el tercero, Eslovenia marcó 10 puntos en la pintura para terminar 3-5 en los triples. El parcial lo perdió 19-13.

Ya para el cuarto periodo México estaba con la moral perdida, producto de los errores en defensa, de las pérdidas de posesión (20 en total), fallas a la defensiva y la acumulación de faltas en jugadores claves como Jorge Gutiérrez y Paul Stoll. A esto hay que agregar la superioridad que tiene Eslovenia, por lo que la brecha fue más abierta a lo que muchos pensábamos. México perdió por diferencia de 21 puntos.

Lo bueno
Gustavo Ayón terminó con 23 puntos, no falló un solo tiro de campo que intentó (9 de 9 FG, 5 de 9 FT). Jugó más de 30 minutos a diferencia de los poco más de 20 en el primer partido ante Lituania.

Lo malo
Sus jugadores titulares se ven rápido en problemas de faltas. En el primer partido fue Ayón, ahora en este segundo Jorge Gutiérrez se colocó muy pronto bajo la advertencia de los árbitros por lo que pasó gran parte del partido en la banca. Gutiérrez no llegó a los 16 minutos de juego y terminó con ocho puntos. Paul Skoll, de igual forma, sufrió con las faltas y terminó con 4 infracciones y sólo dos puntos.

Los errores
Fue notorio desde el inicio del partido que México no encontró el rimo a la ofensiva y eso produjo muchos errores a la ofensiva, pero el más importante fueron las pérdidas de balón. Los aztecas finalizaron con 20 (17 contra Lituania) por 12 asistencia.

Lo que viene
México regresa a la duela el martes contra Angola, equipo que abrió con una victoria ante Corea del Sur. El conjunto africano es un equipo con buena altura y donde el técnico Paulo Macedo le da rotación a casi todo el plantel, por lo que será un duelo de mucho desgaste para México, aunque tiene un día de descanso. Cuatro de los jugadores que utilizó Angola ante Corea terminaron con doble digito. Para el segundo partido perdió contra Lituania, aunque le dio pelea a los europeos hasta el final del tercer periodo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Gustavo AyónMexsport
BRISTOL - El sueño que inició en Caracas durante el PreMundial ahora es toda una realidad para la selección mexicana de básquetbol. Después de 40 años de ausencia México llega a un Campeonato Mundial y lo hace como campeón del certamen clasificatorio, tras concretarse una gran sorpresa, pues el equipo mexicano no había obtenido su lugar para ese torneo; sin embargo, por el castigo a Panamá, México fue invitado y se metió hasta España.

El invitado incómodo en Caracas y que tenía un sueño, que para muchos era inalcanzable, ahora es una realidad. Este sábado tendrá su primer partido ante Lituania, equipo que terminó en segundo en el Eurobasquet y cuenta con dos jugadores NBA, Donatas Motiejunas (Houston) y Jonas Valanciunas (Toronto).

México tiene un equipo con dos jugadores que participan en la NBA como Gustavo Ayón y Jorge Gutierrez, pero más allá de eso, tiene un equipo que ha encontrado una forma de juego definido, que ha tenido continuidad, que ha tenido la libertad de poder jugar y olvidarse de las nefastas decisiones de los federativos que tanto daño le hicieron a este deportes por más de una década. El coach Sergio Valdeolmillos ha logrado conjuntar un grupo de jugadores que más allá de contar con gran nombre o de que son mexicoamericanos, tienen lo más importante: Ganas de trascender, ganas de superarse, ganas de hacer historia. GANAS DE HACER EQUIPO.

Y eso lo que le había faltado a México. ¡HACER EQUIPO! Fueron muchos años donde cada federativo, cada presidente de asociación, cada dirigente deportivo nacional, cada entrenador y cada jugador sólo buscaban jalar para su propio lado de la cancha. Cada quien quería botar el balón del lado de su duela, cada quien quería hacer sus propias jugadas, defender, hacer los tiros y definir los partidos. En un deporte donde la esencia es jugar en conjunto, era lo último que hacían todos los involucrados.

Pero la pesadilla terminó, aunque haya mucho todavía por hacer, México vive la realidad de haber ganado su derecho de participar en la cancha. Y es ahí donde México dejó en claro que puede competir en este deporte, pues nadie le regaló el boleto al Mundial. Es ahí en la duela donde puede seguir escribiendo historia. Cierto es que México no es de los favoritos, pero si podría ser un rival incómodo en su grupo y de algo estoy seguro, este equipo dejará el al alma en la duela, porque es la naturaleza de esta selección.

México no tiene le talento que puedan a llegar otras selecciones, ya no de Europa, sino del mismo continente, pero lo que sí nos dejó ver en el PreMundial fue la disciplina táctica, el trabajo del entrenador ejecutado por lo jugadores, mismos que ante todo mostraron entrega. Todos elementos lograron superar al talento que se presentó en ese certamen.

México inicia este camino en el Grupo D y su primer rival será Lituania (4to. en el ranking de FIBA), después vendrá Eslovenia (13), Angola (15), Australia (9) y Corea del Sur (31). México está colocado en el sitio 24 del ranking de la FIBA. Pero más allá de pensar en un pronóstico de hasta dónde puede llegar México, hablemos de lo que estoy seguro que este equipo puede entregar. Y eso será su máximo esfuerzo. Aunque llegue un momento que con esfuerzo y corazón no se logren ganar partidos, pues se necesita de dotes de talento y hay varios equipos que en la suma total de todos los elementos es superior al mexicano. Pero lo que entregue México en la duela le servirá para escribir otro capitula en la historia de este deporte y de vivir ya no un sueño, sino la realidad de estar en el Mundial de Basquetbol España 2014, porque eso nadie se los quitará.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El colapso de los Cowboys

Actualizado el 16 de diciembre de 2013
por Pablo Viruega

BRISTOL -- Por primera ocasión en la temporada veo a los Dallas Cowboys hacer las cosas en equipo. No hay un mejor ejemplo de labor en conjunto como la de ayer en Dallas.

TODOS JUGARON MAL. No busquemos un culpable, porque todos los son. Y podemos empezar por donde quieran.

JASON GARRETT
Su tibia presencia en la banca fue uno de los factores para no tomar la última palabra, para cambiar una decisión, para tomar, de manera tajante, la determinación de correr el balón; por mucho que Tony Romo tenga la libertad de cambiar las jugadas en la línea. Bajo la situación que estaban los Cowboys (ganaban 36-31) con 2:58, no había otra orden. SE TIENE, SE DEBE CORRER EL BALÓN. En ese punto, Dallas tenía el 88 por ciento de posibilidades de ganar el partido.

La selección de jugadas fue otro factor que deja mal parado a Garrett. Después de ir arriba en la primera mitad 26-3, con récord de franquicia en yardas totales conseguidas (332), Dallas tenía sólo cuidar esa ventaja. Ahora bien, sabiendo la debilidad de la defensiva, la ofensiva tenía que cambiar su plan de juego, pues ahora se tenía una ventaja de 23 puntos con dos cuartos por jugar.

DeMarco Murray había corrido para 93 yardas y un touchdown en 11 intentos después de dos cuartos. Terminó el partido con 18 acarreos para 134 yardas y una anotación. Había sumado al menos 4 yardas en 14 de sus 19 intentos y tuvo cuatro carreras de 10 yardas o más.

Pero las malas decisiones del staff de los Cowboys; Bill Callahan, Garrett, Romo y compañía, iban a aparecer:

  • Dallas lanzó más pases en la segunda mitad que Green Bay, a pesar de que los Cowboys sólo estuvieron abajo en el marcador cuando quedaban 1:17 en el partido.
  • Lanzaron el balón en 48 ocasiones hasta antes de perder la ventaja.
  • Sólo tres jugadas por tierra en el último cuarto cuando tenían ventaja en el marcador.
  • Desde que quedaban 1:04 del tercer cuarto, hasta 2:58 del último cuarto (primera intercepción a Romo), mandaron pase en 14 de las 15 jugadas que tuvieron a pesar de que tenían ventaja de al menos cinco puntos.
  • Si el entrenador en jefe sabe que su defensiva no tiene la capacidad de frenar, entonces se deben tomar acciones del otro lado del balón. La ofensiva debe mantener el mayor tiempo posible el balón en su poder y eso se logra con el juego terrestre.
  • TONY ROMO
    Una vez más vuelve a fallar en los momentos claves, una vez más en diciembre, una vez más se culpa a Romo. En estos momentos se ha quedado guardado en un cajón la buena temporada que ha tenido Romo y lo mucho que ha movido la ofensiva ante la inoperancia de su defensiva. Las decisiones que tomó este domingo influyeron en el marcador (como ocurrió en el partido contra Denver, donde dio un gran encuentro).

    El error más grave de Tony Romo no fue en la segunda intercepción, pues Cole Beasley se detiene en su trayectoria o ruta. El error imperdonable para Romo fue en la primera intercepción, pues se había mandado desde el palco (de Callahan a Garrett) que corrieran el balón, pero Romo tiene la libertad de cambiar la jugada en caso de que vea ocho o más hombres en la caja (para proteger la carrera); sin embargo, bajo la situación que se jugaba --segunda oportunidad y 6 por avanzar con 2:58 en el último cuarto y Green Bay con un solo tiempo fuera-- lo que menos importaban eran las yardas, sino consumir el reloj de juego con una jugada por tierra y dejar sin tiempos fuera a los Packers. Pero Romo cambia la jugada; y no sólo eso, al sentir la presión de Clay Matthews, toma una mala decisión, expone el balón y es interceptado.

    Romo al final aceptó la responsabilidad en ambas intercepciones sin culpar a alguien más. Ni tampoco las decisiones del staff en el llamado de las jugadas.

    DEFENSIVA
    Este ha sido el punto más criticado durante toda la temporada. Porque no han sabido mantener ventajas. Green Bay anotó touchdown en cinco de sus seis posesiones (la última la cuento, pero sólo entraron a poner la rodilla en tierra). Permitieron tres series ofensivas de 80 yardas y dos de 10 jugadas o más. En los últimos dos partidos (Chicago y Green Bay) la defensiva de Dallas ha enfrentado 20 series ofensivas (no cuento dos que entraron solo a poner rodilla en tierra). De esas 20 en 14 han permitido puntos (10 touchdowns y cuatro goles de campo).

    Dallas ha logrado anotar en tres partidos 35 puntos o más y tiene marca de un ganado y dos perdidos en esos juegos. El resto de los equipos de la liga que ha anotado esa cantidad de puntos en un partido, está 52-2.

    DEZ BRYANT
    La actitud que tomó al final del partido, al abandonar el campo antes de que terminara el juego es un acto reprobable. Se fue del campo y dejó a su equipo. Le dio la espalda al equipo. TODOS PERDIERON, TODOS TIENEN CULPA, incluido él.

    Dallas tiene aún dos partidos por jugar y de ganarlos se mete a los playoffs. De lo contario, Jason Garrett se debe ir del equipo.

    Etiquetas:

    NFL, Romo, Tony, Bryant, Dez

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    Saints perdonan a Patriots

    Actualizado el 14 de octubre de 2013
    por Pablo Viruega

    Tom BradyGetty ImagesA Tom Brady no se le pueden dar demasiadas oportunidades sobre el terreno de juego.

    BRISTOL -- Jamás le des una oportunidad más a Tom Brady.

    Seguro te arrepientes.

    Los New Orleans Saints estuvieron ante la gran oportunidad de vencer a los New England Patriots, pero un mal manejo del reloj le abrió la puerta a Brady para registrar un regreso triunfal más en su carrera.

    Primer error
    Después de jugársela en cuarta oportunidad y 6 por avanzar en su propia yarda 24, los Saints tomaron el balón y corrieron en dos ocasiones obligando a que los Pats utilizaran dos tiempos fuera. Sin embrgo, en tercera oportunidad, lanzaron un pase que fue incompleto y le ahorraron a New England un tiempo fuera, más la pausa de los dos minutos. De ahí vino el gol de campo para colocarse 27-23 con 2:24 por jugarse.

    Intercepción a Brady
    Después del kickoff subsecuente, mismo que terminó en touchback, por lo que no corrió el reloj. En la primera jugada, Brady lanzó una intercepción cuando buscaba a Julian Edelman, quien enfrentaba una doble cobertura. El balón pasó a poder de Drew Brees y su ofensiva con 2:16 por jugarse. Los Patriots se quedaron con un tiempo fuera y la pausa de los dos minutos.

    Segundo error
    Primera oportunidad de Saints de correr el balón y le bajaron sólo cuatro segundos. Vino un tiempo fuera de los Pats. La siguiente jugada fue una carrera y se llegó a la pausa de los dos minutos. En tercera oportunidad, Brees roló por izquierda y perdió 3 yardas. El reloj no se detuvo. Saints entregaron el balón vía patada de despeje. Patriots tendría primero y diez en su yarda 30 con 1:13 por jugarse, pero sin tiempos fuera.

    La serie del triunfo
    Las tres primeras jugadas de los Patriots sumaron 44 yardas en 34 segundos y el reloj se detuvo con 35 segundos después de que Aaron Dobson saliera del campo en la yarda 26 de los Saints. New Orleans optó por entregar yardas a cambio de tiempo, pero no le funcionó, pues permitió yardas y New England no consumió mucho tiempo. Hasta este punto no había tenido que azotar el balón.

    Después de dos pases incompletos al centro del campo, Patriots enfrentó una cuarta oportunidad y 4. Brady, sin presión encontró a Austin Collie para el primero y 10, de inmediato se colocan en la línea de golpea y azotan el balón para dejar 10 segundos con el balón en la yarda 17.

    Siguiente jugada, ¡TOUCHDOWN!

    Los Pats alinearon con gemelos por el lado izquierda. Collins hizo una trayectoria al centro mientras que Kenbrell Thompkins salió recto al fondo de la zona de anotación. El safety Rafael Bush decidió quedarse a apoyar en la cobertura de Collie, dejando un duelo uno-a-uno (WR-CB). Brady no duda y pone un pase preciso, justo donde sólo el receptor puede llegar. Los Saintss tenían a cuatro jugadores de la línea izquierda interna hacía la línea lateral de ese lado y entre la yarda 2 y la zona de anotación para cubrir a dos receptores de New England; de hecho, se habían olvidado de cubrir en trayectoria corta (flat) al corredor Brandon Bolden, quien estaba sólo en la yarda 13.

    Fue un gran regreso de New England y de Brady, quien en dos series ofensivas atrás había sufrido por los receptores que tenía, pues le soltaron tres pases, uno de ellos para el primer intento en cuarta oportunidad. Los Saints no supieron cerrar el partido y permitieron que Brady estuviera en los últimos segundos del partido dentro del campo. Fue su gran pecado.

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    La mediocridad en el Este de NFC

    Actualizado el 1 de octubre de 2013
    por Pablo Viruega

    BRISTOL -- Terminó el primer mes de la temporada regular de la NFL y en cada una de las divisiones de la liga podemos ver a uno o dos favoritos, si no es que en algunos casos haya hasta tres equipos que pelean por el liderato. Pero en el Este de la Conferencia Nacional, los cuatros equipos han tenido un desempeño bastante mediocre.

    La constante de estos equipos (Cowboys, Giants, Redskins y Eagles) es la irregularidad. Dallas es líder de la división con la misma marca de ganados y perdidos. Philadelphia recibió una paliza de los Broncos y se olvida la explosión ofensiva de la Semana 1. Washington por fin ganó su primer partido (vs Oakland) y New York aún no sabe lo que es obtener un triunfo.

    Dallas Cowboys
    Sus únicas dos victorias son en casa, pero fuera de ella no han ganado. Además esas victorias fueron contra equipos con récord perdedor. La victoria contra los Giants escondió algo que en su momento lo comenté: ganaron y provocaron seis intercambios de balón, pero le permitieron a New York 478 yardas totales. Con ese número de entregas apenas pudieron ganar por seis puntos.

    La defensiva es el punto más débil que tienen los Cowboys, pues en tres de los cuatro partidos el equipo contrario les ha avanzado para más de 300 yardas totales. En el último partido, San Diego les rebasó las 500 yardas y Philip Rivers tuvo todo el tiempo para hacerles daño superando las 400 yardas por aire.

    A la ofensiva se han olvidado de los pases largos y ahora con el nuevo sistema explotan mucho los pases cortos. Tony Romo, quien ha tenido una buena temporada (hasta ahora), sólo tiene tres pases completos de 25 yardas o más, cuando en las últimas seis temporadas promedió 33 pases de la misma distancia. Dallas es el mejor equipo en esta división o más bien en el menos malo.

    Philadelphia Eagles
    En el primer partido de la temporada dejaron una grata impresión con ese ataque vertiginoso del nuevo coach, Chip Kelly. Pero fue contra una defensiva que no existe como la de Washington y un RGIII que vivía su primer partido después de la lesión en la rodilla. Aun así, los Redskins les anotaron 27 puntos y casi llegaron a 400 yardas totales. En cada partido la defensiva de los Eagles les han avanzado por arriba de las 350 yardas totales; en otras palabras, ES LA ÚLTIMA DE LA LIGA.

    Este juego es de balance y en algún momento la defensiva tiene que estar en el campo para detener al equipo contrario, pero si no tiene la capacidad para hacerlo veremos a Michael Vick con la ofensiva después de un patada de kickoff. Por algo la defensiva de Philadephia es la peor en tiempo de posesión, pues les permite a sus rivales tener el balón un promedio de 35 minutos con dos segundos.

    De nada sirve sacar juagadas rápido sino hay la capacidad de anotar en la mayoría de las ofensivas (algo que ocurría en Oregon, mucho por lo rivales). Hasta ahora la ofensiva anota un promedio de 24 puntos por juego (Nº 12 de la liga), pero permiten 34 (Nº 31 de la NFL). Ahí ya no salen las cuentas.

    Washington Redskins
    Lograron su primera victoria y lo hicieron de visitante, PERO fue contra los Raiders y con mariscal de campo suplente (Matt Flynn). RGIII empieza a tomar ritmo con la ofensiva, pero el problema es que ya perdieron un mes; justo el mes de pretemporada que se perdió por recuperarse de la lesión en la rodilla. Ahora el verdadero dolor de cabeza en Washington es la defensiva.

    En los tres primeros partidos les superaron las 400 yardas; bueno, ¡Green Bay casi llega a las 600! Sólo contra Oakland lograron estar por debajo de las 300, pero los Raiders están lejos de ser un buen parámetro. En yardas permitidas son la segunda peor, sólo arriba de Philadelphia y en puntos permitidos son Nº 25 de la liga.

    Con un RGIII lejos del 100 por ciento y una defensiva incapaz de frenar es difícil competir.

    New York Giants
    Es el equipo más dañado y no sólo porque se mantiene sin victorias, sino porque se ha pasado en los cuatro partidos regalando balones por doquier. Los problemas en New York son similares a sus rascacielos y su nombre ¡GIANTS!

    Su ofensiva ha anotado sólo siete puntos en los últimos dos partidos y han permitido 69. Han entregado el balón en 16 ocasiones para ser los peores de la liga. Los Giants son incapaces de correr el balón y por ende todo tiene que recaer en Eli Manning, y cuando se sobreexpone a cualquier pasador es susceptible a que cometa errores. Al no tener ofensivas sostenidas, su defensiva tiene que pasar mucho tiempo dentro del terreno de juego, lo cual se traduce en puntos. Su ofensiva promedia 4 jugadas por serie, y son los segundos peores en tiempo de posesión con 25:31 (sólo arriba de los Eagles).

    Los Giants están destinados a quedarse en el fondo del Este.

    Las defensivas de los cuatro equipos están lejos de las mejores en la NFL y para mala fortuna esta temporada les toca enfrentar a la División Oeste de la AFC con Denver, San Diego y Kansas City. Ya con esos tres tienen para ver suficientes touchdowns en su contra. Giants y Eagles ya pasaron con Denver. ¡Esta semana es turno de Dallas!

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    Peyton ManningAPLa ofensiva comandada por Peyton Manning ha lucido impresionante tras dos encuentros.

    BRISTOL -- Después de dos semanas de temporada regular en la NFL podemos fijar un criterio, mismo que sólo se puede basar en la impresión que tenemos más no en una constante, pues para eso tendremos que esperar más partidos. Hasta ahora se puede concluir:

    1. Denver, el mejor. Han sido dos partidos donde Peyton Manning ha dejado en claro el ritmo que tiene con sus receptores; su ofensiva camina casi a la perfección, además de que cuenta con varias armas a las cuales les puede dar el balón. Su defensiva, a pesar de la ausencia de Von Miller (suspendido), hace lo suficiente ganar los partidos. Aunque han permitido poco más de 750 yardas en dos partidos. El problema será cuando esta ofensiva no pueda complir los promedios que se ha fijado en estas dos semanas y el peso del partido tenga que caer en la defensiva, como defender una ventaja menor en el último cuarto.

    2. Robert Griffith III, fuera de ritmo y solo en la batalla. La polémica creció después de la segunda derrota de Washington, ahora ante los Packers (en Green Bay), si había sido una buena decisión el dejar fuera de la pretemporada a RG3. No hay duda que el QB se ve fuera de ritmo con sus receptores, que en ocasiones logra poner bien los pases, pero en otras jugadas, sobre todo cuando lo presionan, falla sus envíos. El ritmo y coordinación que pueda encontrar en el juego a la ofensiva no son las mayores preocupaciones, pues eso sólo con las semanas lo irá tomando. El grave problema de RG3 es que no lo veo con la confianza para correr, que no se siente del todo seguro después de la operación en la rodilla. Por cierto, no es la primea ocasión que se lastima la rodilla, pues en su etapa con Baylor sufrió una lesión parecida, pero tuvo dos meses más para recuperarse y los tres primeros juegos de la siguiente temporada no eran tan complicados, pero estamos hablando de colegial. En la NFL la demanda es al máximo. Por otro lado, la defensiva poco le ha ayudado, pues en ambos partidos al medio tiempo el equipo ha ido abajo por más de 10 puntos. Con un RG3 limitado y sin defensiva que le ayude, complicado que Washington pueda pelear en la división.

    3. Pittsburgh sin fuerza a la ofensiva. En este juego es muy importante el balance, más allá de tener un buen QB o grandes receptores, corredores, etc. Si no logra un equipo econtrar el balance, difícilmente podrá tener éxito. Este lunes por la noche vimos un equipo de Pittsburgh que logró llevar el encuentro empatado hasta el medio tiempo y que de alguna forma logró mantener a un equipo de Cincinnati, con mejor ofensiva, a la distancia en el marcador. Pero de nada sirve una gran defensiva (que Pittsburgh está lejos de tener esas defensivas de años atrás) si no son capaces de mover el balón. No tienen juego terrestre. En dos partidos han corrido para un total de 75 yardas para ubicarse en el lugar Nº 31 de la NFL. Por lo mismo, el juego aéreo no lo pueden explotar, no hay puntos, no hay primeros intentos. Simplemente no tienen fuerza en su ofensiva, misma que promedia 4.7 jugadas en cada serie. Y de paso, Big Ben se la pasa más corriendo para no ser capturado que lanzando el balón. Falta mucho en la temporada, pero creo que no los veremos en enero.

    4. Bears y su inesperado inicio. Después de dos partidos Jay Cutler y la línea ofensiva han hecho un trabajo aceptable. Cutler sólo ha sido capturado en dos ocasiones, algo inusual en años anteriores para los Bears. Lo más destacado vino en la primera semana cuando limitaron a la defensiva de los Bengals, equipo que terminó con 53 capturas el año pasado para ser la tercera mejor de la liga. En la segunda semana lograron ganar un partido divisional ante Minnesota, con un Cutler que sin números espectaculares ha sabido manejar la ofensiva. Aún así, necesita cuidar mejor el balón (cinco pases de TD por tres INTs). Pero la clave se llama, Matt Forte, quien se ve involucrado en todas las jugadas. Hasta ahora ha promediado 150 yardas desde la línea de golpeo, cuando años atrás su promedio era de 102. Es clave que el balón pase por las manos de Forte para generar yardas, pero también es importante que involucren a más jugadores. Hasta ahora los Bears han dejado una grata impresión, si tomamos en cuenta el cambio de entrenador en jefe, la pérdida de Brian Ulracher y los errores de Cutler en el pasado. Ahora sólo necesitarán de la consistencia que en un principio mencioné.

    Comentarios

    Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


    AL INICIO