Bo WallaceAP PhotoOle Miss defendió su casilla N° 3 en un Top 5 copado por la división Oeste de la SEC.

INDIANAPOLIS -- La Conferencia del Sureste ha alcanzado un nuevo logro en la encuesta del fútbol americano colegial de AP, convirtiéndose en la primera liga que manda cuatro programas al Top 5: todos de la división oeste.

Mississippi State se mantuvo en el N° 1 tras un fin de semana de descanso. Florida State, de la Conferencia Atlantic Coast, defendió su terreno en el N° 2 tras vencer al N° 5 Notre Dame por 31-27.

Ole Miss se mantiene en el N° 3, Alabama brincó tres escalones para asumir el N° 4 tras apalear 59-0 a Texas A&M. Auburn subió un puesto hasta el N° 5 durante el descanso, tomando ventaja de las derrotas de Notre Dame y Baylor, que estaban invictos.

El Irish cayó dos casillas hasta el séptimo. Baylor cayó hasta el 12° tras la derrota por 41-27 ante West Virginia.

Treinta veces desde el 2001 una conferencia ha colocado tres equipos en el Top 5 de la encuesta. La SEC lo ha logrado en 16 ocasiones desde el 2009.

Los Seminoles (7-0, 4-0 ACC) controlan su propio destino, no obstante, ya que no jugarán contra equipos ranqueados por el resto del calendario.

Son uno de sólo tres programas en el Top 5 que permanecen invictos, y tanto el N° 1Mississippi State como el N° 3 Ole Miss, tienen al menos dos partidos más contra equipos ranqueados.

Los Bulldogs y los Rebels se enfrentarán en el último juego de la temporada regular, así que uno de los dos terminará con derrota.

Información de AP fue utilizada en la redacción de esta nota.

Jameis WinstonGetty ImagesNuevamente, Jameis Winston lució su mejor juego cuando los Seminoles estaban contra la pared.

MÉXICO -- Semana a semana, nunca hacen falta los partidos que vienen precedidos de una gran expectativa.

De vez en cuando, uno de ellos cumple y supera esas expectativas.

Notre Dame y Florida State nos regalaron uno de esos partidos esta noche, en la visita del N° 5 Irish a los N° 2 Seminoles en Tallahassee.

Desde luego, el antecedente que más se recuerda fue un encuentro bautizado como el "Juego del Siglo": en 1993, los Seminoles entonces ranqueados N° 1 en la nación con marca de 9-0 y dirigidos por el inmortal Bobby Bowden, visitaron en South Bend a un equipo del Irish ranqueado N° 2, también cargando una marca de 9-0 a cuestas, y también dirigidos por una leyenda del juego, Lou Holtz.

En teoría, las implicaciones de esta noche eran menores, simplemente porque el encuentro ocurrió más hacia el principio de la temporada que al final, a diferencia de aquella ocasión. Además, tanto Jimbo Fisher como Brian Kelly todavía tienen un largo camino por recorrer antes de que podamos mencionarlos en el mismo estrato que Bowden y Holtz.

Sin embargo, la admiración que produce atestiguar un partido tan cerrado y tan bien jugado entre dos potencias del fútbol americano --una con una historia mucho menor que la otra-- no desmereció.

Vale la pena notar que antes del encuentro, había un sector de observadores de la NCAA que dudaban de la seriedad de Notre Dame o de Florida State --o de ambos-- como contendientes legítimos para conformar parte de la siembra de cuatro semifinalistas que disputarán el título en la primera campaña con playoffs en la historia del deporte. Esta noche, buena parte de esas dudas debieron disiparse para ambos programas.

Notre Dame y Florida State nos ofrecieron una batalla entre dos pesos completos que se fue hasta los 12 rounds; una en la que la balanza se inclinó de manera definitiva hasta los segundos finales de la contienda, después de un ir y venir de momentos muy parejo.

El Irish hizo ver mal al más reciente ganador del Trofeo Heisman, Jameis Winston, durante la primera mitad. Winston se vio asediado por cargas constantes desde el interior, y la pésima decisión de lanzar un pase flotado bajo presión le costó a Florida State no solamente le preparó un touchdown a Notre Dame en el segundo cuarto, entregando la posesión en su propia yarda 1, sino también impidió que FSU aprovechara la intercepción que, una jugada antes, habían logrado los Seminoles de un envío de Everett Golson.

Para Winston, fue una primera mitad notoriamente gris: ocho pases completos de 14 intentos para 92 yardas con una anotación y una intercepción, además de un acarreo para 3 yardas. Pero el Trofeo Heisman es cualquier cosa menos un obsequio, y Winston se encargó de validar su condición de figura con una segunda mitad prácticamente inmaculada: 15 completos de 16 intentos para 181 yardas y otro touchdown, incluyendo varios pases perfectos a Rashad Greene --posiblemente el mejor jugador ofensivo de FSU-- y Travis Rudolph, el héroe anónimo de la noche.

Golson tuvo una buena noche, también, pero al final su actuación se vio manchada por sus problemas de seguridad de balón. El pasador de ND sufrió dos balones sueltos, aunque no perdió ninguno, y tiró dos intercepciones, la segunda en la última jugada del partido.

En el vaivén del encuentro, hubo pasajes donde parecía claro que el talento y la ejecución estaban tan parejos, que el triunfo sería para quien lo deseara más. Y allí la balanza coqueteó con inclinarse hacia el cuadro de Kelly.

Corey Robinson
Getty ImagesRobinson fue imposible de cubrir en toda la noche por la defensiva

Fue Notre Dame el equipo que, como buen contendiente que enfrenta al campeón en terreno ajeno, propone la pelea en busca del nocaut. El Irish se la jugó cinco veces en cuarta oportunidad, convirtiendo en dos oportunidades, incluyendo una jugada milagrosa dentro de los dos minutos finales para convertir en cuarta y 18 desde su propia yarda 43: un presionado Golson compró tiempo, roló hacia su derecha, y lanzó un largo pase a Corey Robinson que redituó en 20 yardas y mantuvo vivas las esperanzas del Irish de escapar de Tallahassee con el triunfo.

En la lateral de enfrente, Fisher había recién cometido el pecado capital de esperar el resultado en lugar de buscarlo. Con poco más de cinco minutos por jugar, y arriba por 31-27, los Seminoles arrancaron su marcha encajonados en su propia yarda 7. Después de una primera oportunidad en la que perdieron 5 yardas en acarreo de Dalvin Cook, ND les devolvió esas 5 yardas perdidas con un castigo de sustitución ilegal.

Dos oportunidades para avanzar 10 yardas y seguir quemando el reloj. Con el mariscal de campo ganador del Heisman, y probablemente el receptor de rutas más pulido del juego universitario --Greene--, ¿por qué no poner el juego en manos de los dos mejores jugadores de tu plantilla? ¿Por qué no atacar la marca del primer intento? ¿Por qué no martillar el último clavo en el ataúd del digno retador?

Fisher optó por apostar a una defensiva que ha resultado un tanto decepcionante a lo largo de la campaña, admitiendo 21.6 puntos por encuentro en el año, y de paso le cedió la iniciativa a Kelly. Los Seminoles mandaron dos acarreos más con Cook --el tercer corredor en el orden jerárquico de FSU, detrás de Karlos Williams Sr y del lesionado Mario Pender--, para una ganancia neta de sólo 3 yardas, y a despejar.

Con 2:53 por jugar, el Irish no podía pedir algo más. Unos momentos después, la atrapada de Robinson enmudeció al Doak Campbell Stadium. FSU no podía frenar a ND, quien se acercó de poco en poco hasta la yarda 2 de los Seminoles --ya con apenas unos cuantos suspiros restando en el reloj de juego-- y, otra vez, enfrentando una cuarta oportunidad.

El triunfo parecía estar pintado de azul y oro. Golson tiró hacia la derecha para encontrar a un Robinson desmarcado, quien entró literalmente caminado a las diagonales.

Entonces, un pañuelo amarillo devolvió la vida y la esperanza a los más de 80,000 presentes en el estadio. Los oficiales marcaron interferencia ofensiva. La repetición mostró claramente que los dos receptores externos al lado derecho bloquearon literalmente a los backs defensivos de los Seminoles para abrir el espacio en el que Robinson aparecería solo para hacer la atrapada, incluso antes de que el ovoide dejara la mano de Golson.

Quince yardas en retroceso y una última oportunidad para ND. En cuarta oportunidad y a 18 yardas de la gloria, un presionado Golson lanzó una plegaria que fue interceptada por Jacob Pugh en la zona final.

La victoria no pudo haber sido más sufrida para Florida State, y la derrota no pudo haber sido más digna para Notre Dame. Ambos programas abandonaron de Bobby Bowden Field con más respeto por el resto de la nación del que gozaban cuando entraron.

En segundo plano, hubo un par de anuncios que se deben atender después de este encuentro. Winston -- quien hasta esta jornada había sido omitido de una manera muy notoria de la discusión por el siguiente Heisman-- necesariamente debe incluirse en la conversación de aquí en más, pese a que Dak Prescott de Mississippi State debe ser considerado el gran favorito en este punto de la campaña.

Para efectos mediáticos, Robinson ha dejado de ser sólo el hijo del "Almirante", David Robinson, para convertirse en un estelar que brilla con luz propia y que puede cargar con buena porción del juego aéreo del Irish.

Sin embargo, la lección primordial de la noche es clara: FSU y Notre Dame están para cosas importantes. En una temporada donde se sacudió la estructura de poder en la SEC, y hay cuatro boletos en juego para disputar el trofeo de campeón, no puede descartarse al monarca reinante ni a su retador de esta noche, con todo y que cargan con una derrota en su récord. Guste o no, ningún otro programa considerado candidato para obtener uno de esos cuatro pasajes que lleva una derrota, ha caído de una manera más digna que ND. Además, la derrota de N° 4 Baylor en la tarde, ante un equipo no ranqueado de West Virginia solamente sirve para darle más brillo a lo de Notre Dame, porque sí, hay de derrotas a derrotas.

El calendario de Florida State proyecta partidos más sencillos de aquí al final de la temporada, y posiblemente el reto más complicado sea evitar caer en excesos de confianza. En el camino de Notre Dame todavía aguardan Arizona State y Southern Cal, como oponentes de cuidado. Sortear esos obstáculos no será sencillo, pero de hacerlo, casi se puede asegurar que el Irish recibiría una de las cuatro invitaciones al playoff, dependiendo de lo que pueda ocurrir en otras latitudes. Eso abre una posibilidad muy real de ver una revancha entre Irish y Seminoles más adelante.

En 1993, el perdedor de este choque --FSU-- pudo ingeniárselas para hacerse con el título nacional. Esta vez, puede ser igual, pero con un reencuentro en el camino.

¿Nos espera otro clásico entre este par de históricos? Ojalá que sí.

Jameis WinstonGetty ImagesJameis Winston lideró una remontada en la segunda mitad para guiar al triunfo a Florida State.

TALLAHASSEE -- Jameis Winston se sobrepuso a otra semana de controversia y lanzó para 273 yardas y dos touchdowns para elevar al N° 2 Florida State, 31-27, sobre el N° 5 Notre Dame este sábado.

Los Seminoles (7-0, 5-0 en la ACC) requirieron de una remontada en la segunda mitad, con la temporada en juego, para vencer al Fighting Irish. Notre Dame (6-1) es el último equipo clasificado en el calendario de FSU y el triunfo podría ser su última oportunidad para dejar una gran impresión en el comité de selección de los playoffs del fútbol americano colegial.

El mariscal de campo de Notre Dame, Everett Golson, lanzó para 313 yardas y tres touchdowns, sin embargo Winston ganó el duelo en la segunda mitad, completando sus primeros 13 pases en contra de una defensiva que había frenado a Florida State en los primeros 30 minutos de acción.

El Irish avanzó hasta la yarda 2 en su última posesión, pero un castigo por interferencia ofensiva terminó con la serie.

Florida State informó esta semana que estaba investigando si Winston recibió beneficios por autógrafos que fueron vendidos a través de internet.

MÉXICO -- Algo que nunca debemos olvidar es que nada está escrito en el deporte, y esa máxima se cumplió una vez más este fin de semana.

Bryce Petty
AP PhotoPetty no pudo brillar frente a West Virginia

Las clasificaciones dejan de importar una vez que el silbato suena y comienza la acción en el emparrillado, algo que debe quedar muy en claro para los Baylor Bears.

Baylor visitó a los West Virginia Mountaineers ubicados en la posición N° 4 en la encuesta de The Associated Press, sin embargo no pudieron refrendar su condición de favoritos y fueron apabullados, 41-27, en el Milan Puskar Stadium.

Los Bears no sólo eran favoritos, también llegaban con la condición de invictos y una ofensiva que promediaba 52.67 puntos por partido, además también venían de una victoria importante sobre TCU.

A pesar de sus grandes números, la ofensiva tuvo que conformarse con 27 puntos, su cantidad más baja desde el 2012, y no pudieron aprovechar que los Mountaineers perdieron a sus dos mejores esquineros por lesiones, Daryl Worley (costillas) y Terrell Chestnut (cabeza).

West Virginia entró al partido con dos derrotas a cuestas, ambas ante los dos equipos clasificados que habían enfrentado este año, Alabama y Oklahoma, así que todo parecía apuntar a un triunfo de Baylor.

Las posibilidades de colarse a los playoffs para los Mountaineers son mínimas, no así ganarse un lugar entre los clasificados. El resto de su calendario no será sencillo con una visita al N° 15 Oklahoma State la próxima semana y duelos en casa ante el N° 12 TCU y el N° 14 Kansas State.

Las posibilidades de calificar a la postemporada del fútbol americano colegial se redujeron para Baylor, que tampoco tendrá un cierre de temporada accesible, con una visita a los N° 11 Sooners y partidos en el McLane Stadium de Waco, Texas, frente al N° 15 Oklahoma State y el N° 14 Kansas State.

Por su parte, el N° 11 Oklahoma no pudo aprovechar su condición de local y cayó en casa con los Wildcats.

La tarde no comenzó bien para los Sooners, ya que el mariscal de campo Trevor Knight tuvo que salir en el primer cuarto luego de recibir un golpe en la espalda. Knight se dirigió al vestuario y regresó más tarde al partido. En su lugar ingresó Cody Thomas, quien guió una serie de touchdown para Oklahoma, que tomó la ventaja 7-0.

Michael Hunnicutt
AP PhotoHunnicutt falló un punto extra y dos goles de campo

El receptor abierto Sterling Shepard empató un récord para la universidad con 15 recepciones para 197 yardas, sin embargo no fue suficiente para sobreponerse a dos goles de campo cortos fallados por Michael Hunnicutt.

Hunnicutt no sólo erró dos goles de campo, sino que también vio bloqueado su intento de punto extra en el último cuarto que dejó el marcador final 31-30 a favor de Kansas State.

Los Sooners prácticamente se despiden de sus posibilidades de avanzar a los playoffs con su segunda derrota en las últimas tres semanas, ambos descalabros ante rivales de conferencia, mientras que los Wildcats aún tienen esperanzas de calificar a pesar de tener una derrota en su foja, ya que marchan invictos dentro de la Big 12.

Como dije al principio, nada está escrito en el deporte y esta jornada en el fútbol americano lo deja en claro una vez más.

MÉXICO -- Después de tres años, los N° 2 Florida State Seminoles y el N° 5 Notre Dame Fighting Irish se vuelven a ver las caras en el emparrillado.

Bryant Young, Charlie Ward
AP PhotoEl Irish sorprendió al entonces N° 1 Florida State en 1993

Esta vez ambos llegan como invictos, con un récord similar 6-0, y con las esperanzas de ganarse un lugar en los playoffs del fútbol americano colegial.

A pesar de su marca perfecta, Florida State llega en medio de interrogantes, en especial en la posición de mariscal de campo, con los problemas de conducta del mariscal de campo Jameis Winston, quien es investigado por presuntamente firmar artículos deportivos para su venta.

Winston ya fue suspendido un partido esta temporada, ante Clemson, por gritar obscenidades dentro del campus de FSU y sin duda estos problemas han influido en el rendimiento ofensivo de los Seminoles.

De acuerdo a ESPN Stats & Information, Florida State ganó todos sus partidos la temporada pasada por un margen de al menos 14 puntos y este año han tenido dos victorias por siete puntos o menos, además entraron en desventaja a la segunda mitad de sus partidos contra Clemson y North Carolina, luego de no haber estado en posición similar el año pasado, en el que se consagraron campeones del BCS.

Aunque no todo es culpa de su ofensiva, la defensiva por su parte ha permitido que todos sus rivales sumen por lo menos 350 yardas y permiten que sus rivales conviertan el 44 por ciento de sus terceras oportunidades. En total la defensiva de los Seminoles ha recibido 124 puntos en seis partidos este año, es decir 20.67 puntos por encuentro.

El peligro para Florida State radica en que Notre Dame acumula 207 puntos anotados esta campaña, sin embargo el Irish ha perdido 10 balones en las últimas tres semanas, mientras que los Seminoles han provocado ocho entregas de balón en ese mismo lapso.

La última vez que estos equipos se vieron las caras fue en diciembre del 2011, en el Champs Sports Bowl, con marcador favorable para FSU, 18-14.

La serie en general está a favor de los Seminoles, 5-2, que no caen con el Irish desde el 26 de octubre del 2002, 34-24 en aquella ocasión.

Sin embargo, el duelo más recordado es el del 13 de noviembre de 1993 en Notre Dame Stadium, en el que los locales arrebataron el invicto al entonces N° 1 FSU, 31-24, aunque una semana más tarde el Fighting Irish sorprendentemente cayó ante Boston College, despejando el camino al campeonato nacional de los Seminoles, que derrotaron a Nebraska en el Orange Bowl.

Florida State debe conseguir la victoria para aspirar a recuperar la cima en la encuesta de The Associated Press, que esta semana colocó como el equipo N° 1 de la nación a Mississippi State, que descansa esta semana.

Como dato curioso, ninguno de los mariscales de campo titulares, Winston y Everett Golson, conocen la derrota en su carrera colegial.

BRISTOL -- Los Mississippi State Bulldogs han escalado hasta el primer lugar en la encuesta de The Associated Press, en gran medida gracias a las actuaciones del mariscal de campo Dak Prescott, quien poco a poco se convierte en la nueva sensación del fútbol americano colegial.

Dak Prescott
USA TODAY SportsPrescott ha lanzado 14 pases de touchdown este año con Bulldogs

Prescott, un junior de 6 pies con 2 pulgadas y 235 libras de peso, ha sido una amenaza tanto por aire como por tierra esta temporada para los Bulldogs e incluso se ha colado entre los candidatos por el Trofeo Heisman esta temporada.

En su tercera temporada jugando en Mississippi State, Prescott se ha destapado con 1,468 yardas aéreas y 14 pases de touchdown, además suma 575 yardas terrestres y ocho acarreos de anotación este año.

Las comparaciones no se han hecho esperar y el parámetro obligado para Prescott es Tim Tebow, quien ganó el Heisman jugando para los Florida Gators dirigidos por el entrenador en jefe Urban Meyer.

Durante la época en la que Tebow jugó para Florida, Dan Mullen fue su coordinador ofensivo.

Ahora Mullen es el entrenador en jefe de Mississippi State, así que algunas formaciones y esquemas en las que brilla Prescott actualmente son similares a las que ejecutó Tebow.

A diferencia de Tebow, Prescott es un pasador más pulido y a pesar de no tener estadísticas individuales tan impresionantes, ha logrado algo que el ganador del Heisman en el 2007 nunca pudo conseguir: derrotar a tres equipos del top-10 de manera consecutiva en una misma temporada.

Prescott enfrenta competencia por el Heisman en su propia conferencia, con el corredor junior Todd Gurley de Georgia, quien tiene hasta el momento 773 yardas terrestres y ocho touchdowns, con un promedio impresionante de 8.2 yardas por acarreo.

Gurley también ha contribuido en los equipos especiales de Georgia, con tres regresos de patada para 147 yardas y una anotación.

Marcus Mariota, mariscal de campo junior de Oregon también está entre los candidatos al Heisman y ha brillado esta campaña con 1,621 yardas aéreas, 17 pases de touchdown sin intercepciones, además acumula cinco anotaciones por tierra y también cuenta con una recepción de touchdown.

La lucha por el Heisman no está definida aún, sin embargo estar en la cima del fútbol americano colegial podría ser de gran ayuda para Prescott como lo fue el año pasado para Jameis Winston de los Florida State Seminoles.

Dak PrescottAP PhotoEl mariscal de campo Dak Prescott ha sido clave en el ascenso de Mississippi State.

BRISTOL -- Mississippi State es el nuevo N° 1 en el fútbol americano colegial en la encuesta de The Associated Press, reemplazando a Florida State y consumando el ascenso más rápido a la cima en la historia de la encuesta.

Los Bulldogs recibieron 45 puntos de primer lugar de los representantes de los medios este domingo. Mississippi State derrotó a Auburn, 38-23, el sábado, en su tercera victoria consecutiva contra equipos del top-10. Los Bulldogs son el primer equipo en los 78 años de historia de la encuesta en pasar de no estar clasificados a ser el N° 1 en cinco semanas. La marca anterior era de seis semanas establecida por Ohio State en 1954.

Los Bulldogs estaban en el N° 3 la semana pasada, empatados con Ole Miss, en su mejor posición. Ole Miss se quedó en el N° 3 esta semana, dos puntos abajo del N° 2 Florida State, que derrotó el sábado a Syracuse.

Los campeones defensores Seminoles habían estado en el N° 1 desde la pretemporada. Florida State recibió 12 votos de primer lugar y Ole Miss recibió tres.

Baylor y Notre Dame completan el top-5. El Fighting Irish juega contra Florida State el sábado. Auburn cayó cuatro lugares al N° 6.

Tanto Rebels como Bulldogs ha sido un ascenso sorprendente después de sus problemas recientes. Muy pocas veces estuvieron en la pelea dentro de la SEC en la última década. En la peleada SEC West, donde Alabama (tres títulos nacionales), LSU (dos) y Auburn (uno) han sido las potencias durante la era del BCS, las universidades de Mississippi habían sido relegadas a la segunda división.

En Starkville, el entrenador en jefe Dan Mullen asumió el cargo en el 2009 y ha convertido paulatinamente al programa. Mullen, ex coordinador ofensivo de Florida bajo la dirección de Urban Meyer, tiene marca 42-28 en Mississippi State. Los Bulldogs tuvieron marca 23-48 en las seis campañas previas a la llegada de Mullen.

Mullen dijo este domingo que veía de dos maneras ser el equipo N° 1.

"No podría estar más feliz por la universidad, los estudiantes, los aficionados y los ex alumnos", declaró Mullen. "Durante muchos años hemos intentado lograr algo y poder decir que somos los mejores en algo es especial. Pero para nosotros como equipo, el mensaje es que no otorgan trofeos a mitad de la temporada. Realmente no hemos logrado nada".

El entrenador en jefe de Ole Miss, Hugh Freeze, fue contratado después que los Rebels terminaran 2-10 en el 2011. Ganaron siete partidos en su primera temporada y ocho el año pasado. Tuvieron una de las mejores generaciones de reclutamiento en el país entre su primera y segunda temporada y ahora los Rebels están teniendo su mejor inicio desde 1962.

Ole Miss derrotó a Texas A&M, 35-20, en College Station el sábado.

Alabama, Oregon, Michigan State y Georgia completan el top-10. El N° 22 USC regresó a la clasificación, junto con el N° 24 Clemson. El N° 25 Marshall, el único equipo invicto fuera de las cinco conferencias más importantes, aparece en la clasificación por primera vez en la temporada.

Dan MullenGetty ImagesDan Mullen sabe que el camino aún es largo para los Mississippi State Bulldogs.

STARKVILLE -- Si están buscando un equipo dominante esta temporada en el fútbol americano colegial, ahórrense algo de tiempo y energía y dejen de buscar.

No hay ninguno.

Pero mientras nos detenemos para recuperar el aliento a la mitad de una temporada que tiene la sensación de ser la dimensión desconocida, ¿hay algún debate sobre qué equipo merece más ser el N° 1 en las encuestas?

Tomemos en consideración que el N° 3 Mississippi State derrotó al N° 2 Auburn este sábado ante una asistencia récord de 62,945 aficionados en el Davis Wade Stadium.

"Si me preguntan, éramos el equipo N° 1 desde el inicio", declaró el ala defensiva de Mississippi State, Preston Smith. "Ya lo sabíamos en nuestro vestuario. Ahora, el resto del país lo sabe".

La única encuesta que importa es la que revelará el comité de selección de los playoffs del fútbol americano colegial a principios de diciembre. A partir del 28 de octubre, comenzarán a publicar la encuesta cada semana. Y con tres victorias consecutivas sobre equipos del top-10, Mississippi State tiene el tipo de currículum que nadie más en el país puede igualar en este momento.

Es la primera vez que un equipo ha vencido tres veces seguidas a rivales del top-10 en la encuesta de The Associated Press en más de 30 años. Irónicamente, Auburn fue el último en hacerlo en 1983.

Pero este día, con la lluvia cayendo durante la mayor parte del partido, Auburn no pudo sobreponerse a cuatro entregas de balón y un equipo de Mississippi State que pareció no cansarse.

"Aún habrá gente dudando de nosotros, pero creo que mucha gente más se dará cuenta que somos de verdad", declaró el mariscal de campo de Mississippi State, Dak Prescott, quien se repuso de dos intercepciones en la primera mitad con 367 yardas totales a la ofensiva, dos anotaciones terrestres y un pase de touchdown. "Puedo decirles que todos dentro de este edificio sabían que podíamos hacerlo, y nos dirigimos en esa dirección".

No es coincidencia que la canción "Don't Stop Believing" de Journey sonara en los altavoces del estadio en el último cuarto. Es una canción que el entrenador en jefe Dan Mullen escucha cuando sale a correr, y se ha asegurado que suene en el último cuarto de todos sus partidos en casa esta temporada.

Uno ve que Mullen siempre creyó que esto era posible, que Mississippi State podía levantarse y desafiar a la SEC, incluso cuando casi todos los demás pensaban qu estaban soñando.

"Sobresaliente, para mí, es alguien que logra más de lo que todos pensaban que podía lograr", expresó Mullen. "Siempre he pensado que soy alguien sobresaliente. Soy de Manchester, New Hampshire, y jugué en Ursinus College [de la división III], y aquí estoy. Así que cuando vine, mi visión era que podíamos hacerlo".

Ya hemos visto un par de pases de Ave María para ganar partidos. En la Big 12, Baylor está haciendo lo que Mississippi State está haciendo en la SEC. El campeón de la Pac-12 sería afortunado si logra sacudirse sus dos derrotas.

De hecho, ¿alguien piensa de verdad que un equipo de la SEC West va a terminar la temporada ileso?

"No dan ningún premio a mitad de la temporada", sentenció Mullen. "Tenemos que corregir algunas cosas y seguir mejorando".

Los Bulldogs (6-0, 3-0 SEC) descansan la próxima semana y juegan en Kentucky el 25 de octubre, antes de volver a casa para enfrentar a Arkansas y UT-Martin en semanas consecutivas. Después viajan a Alabama el 15 de noviembre. Y después, al final de la temporada, está un partido conocido como el Egg Bow, contra Ole Miss, que podría ser épico.

Dak Prescott
USA TODAY SportsPrescott reconoce que no jugó un buen partido ante Auburn

"Uno juega muchos partidos importantes en esta liga que es imposible enfocarse en uno", refirió Mullen. "Eso es lo que me gustó de los muchachos esta semana. Estaban muy concentrados".

Algo más que separa a los Bulldogs, cuando uno comienza a proyectar a legítimos candidatos de playoffs, es que son muy buenos en las dos áreas en las que uno tiene que ser bueno, mariscal de campo y línea defensiva.

Prescott no tuvo uno de sus mejores partidos este sábado y fue el primero en admitir que lanzó demasiados pases malos. Pero cada vez que Auburn hizo un movimiento, Prescott y Mississippi State estaban ahí para responder.

"Eso es lo que hacemos. Nos apoyamos", indicó Prescott, quien es responsable por 23 touchdowns esta temporada. "Nadie es más grande que los demás en este equipo, y creemos los unos en los otros".

Mullen creyó cuando aceptó el empleo en el 2009 que Mississippi State tenía la oportunidad de nadar en estas aguas, y dijo que hay que reconocer, también, al presidente de la universidad Mark Keenum, el director atlético Scott Stricklin, y los aficionados de Mississippi State. El ambiente en el Davis Wade Stadium fue inmejorable.

"Todos están comprometidos en convertirnos en una universidad de fútbol americano", explicó Mullen. "Pero si hubiesen dicho hace 15 años que habría 62,000 personas en el Davis Wade Stadium apoyando a un equipo que puede ser el N° 1 de la nación, no sé si muchos lo hubiesen creído, incluso los aficionados más leales a los Bulldogs".

Oklahoma impuso condiciones ante Texas

FECHA
11/10
2014
por Jake Trotter
ESPN.com (EE.UU.)

Sterling ShepardAP PhotoEl receptor abierto Sterling Shepard cargó la ofensiva de los Sooners en la segunda mitad.

DALLAS -- Oklahoma resistió el embate final de Texas para ganar en una edición más de la "Red River Rivalry", 21-26, este sábado en el Cotton Bowl. Así es como sucedió:

¿Cómo se ganó el partido? Oklahoma tomó una ventaja 31-13 con un acarreo de touchdown de 13 yardas d Samaje Perine en el último cuarto. Sin embargo el mariscal de campo de Texas, Tyrone Swoopes, hizo que el final fuera interesante al conducir series de touchdown consecutivas. Swoopes y los Longhorns tuvieron el balón de nuevo al final, sin embargo se les acabó el tiempo.

El balón del partido es para: El receptor abierto Sterling Shepard cargó a la ofensiva de Oklahoma en la segunda mitad. Ganó más yardas en la primera jugada del tercer cuarto (31) de las que los Sooners habían sumado en la primera mitad (29). También superó al esquinero de Texas, Quandre Diggs, para una recepción de touchdown de 24 yardas al final del tercer cuarto que les dio a los Sooners una ventaja 24-14, ampliando su margen de maniobra.

Lo que significa: Una victoria contra los Sooners podría haberle dado un impulso a la era de Charlie Strong. Sin embargo, los Longhorns tienen mucho sobre lo cual construir tras lo mostrado en el partido. Ese es el caso para Swoopes, quien completó 26 de 43 pases para 308 yardas y un par de touchdowns en el mejor partido de su carrera.

Implicaciones de playoffs: A pesar de una mala actuación en general y la derrota ante TCU la semana pasada, los Sooners aún siguen vivos y siguen en la caza por un lugar en los playoffs. Oklahoma aún tiene muchas oportunidades para impresionar al comité de playoffs en la segunda mitad de la temporada.

Jugada del partido: La recepción de touchdown de Shepard en el tercer cuarto, quedándose completamente solo por la banda izquierda tras superar la marca del esquinero.

Lo que sigue: Oklahoma volverá a Norman y se enfrentará a Kansas State en un duelo que tendrá implicaciones por el título de la Big 12. Texas volverá a Austin y tratará de mejorar su récord en la Big 12 al jugar contra Iowa State.

Todd GurleyGetty ImagesEl corredor Todd Gurley se encuentra entre los favoritos para hacerse con el Trofeo Heisman.

ATHENS -- El corredor de la Universidad de Georgia, Todd Gurley, ha sido suspendido indefinidamente pendiendo una investigación por una supuesta violación a las reglas de la NCAA, anunció la escuela este jueves.

Una fuente dijo a Joe Schad de ESPN que la investigación de NCAA se centra en si Gurley recibió dinero a cambio de autógrafos, memorabilia, o el uso de su imagen. Oficiales de la universidad no revelaron el motivo de la supuesta violación.

"Estoy obviamente muy decepcionado", dijo el entrenador en jefe de Georgia, Mark Richt, en un comunicado. "Lo importante es que nuestro equipo se enfoque en la preparación para enfrentar a Missouri".

La institución hizo el anuncio el jueves, dos días antes de que los N° 13 Bulldogs (4-1, 2-1 SEC) se midan ante N° 23 Missouri (4-1, 1-0) en un juego crucial de la División Este en la SEC.

Gurley practicó con los Bulldogs este lunes, martes y miércoles, pero no está claro si entrenó el jueves.

La reconocida empresa autentificadora de autógrafos, James Spence Authentication (JSA), proveyó certificados de autenticidad a más de 250 jerseys firmados por Gurley, de acuerdo a Darren Rovell de ESPN. ESPN verificó la autenticidad a través del sitio web de JSA, que permite al comprador de un objeto autentificado ingresar el número de serie en la tarjeta provista con el objeto para comparar con los registros de la empresa.

Los objetos con los números de serie L39251 al L39551 salieron registrados como jerseys firmados por Gurley, significando que la firma de jerseys probablemente se hizo en un momento único, y enviado por la misma empresa o persona. No se sabe, sin embargo, si Gurley recibió o no dinero por firmar.

Gurley lidera a los Bulldogs con 773 yardas terrestres y ocho touchdowns, promediando 8.2 yardas por acarreo. Además, lleva 11 recepciones y un regreso de patada de salida de 100 yardas para touchdown.

El jugador de tercer año se estableció como candidato para el trofeo Heisman con varios partidos y momentos memorables, incluyendo una marca de la escuela con 293 yardas totales en una victoria durante la apertura de la temporada sobre Clemson, sin mencionar un salto sobre un defensivo de Tennessee para obtener 10 yardas adicionales.

Corrió para 163 yardas y dos anotaciones en contra de Vanderbilt la semana pasada, al tiempo que completó un pase de 50 yardas, el más largo para Georgia en lo que va de la campaña. Gurley es el líder en la conferencia con 154.6 yardas terrestres por juego, y sus 194.6 yardas totales por partido ranquean en el segundo lugar de la nación, detrás de Ameer Abdullah de Nebraska (195.8).

Con 3,147 yardas terrestres, Gurley necesita apenas 86 para superar a Garrison Hearst por el segundo puesto histórico en la historia de la escuela.

El jugador de primer año, Nick Chubb, quien ranquea segundo en el equipo con 234 yardas por tierra y un total de tres touchdowns, posiblemente reciba la titularidad ante Missouri. El jugador de segundo año, Brendan Douglas, es el único otro corredor con experiencia significativa.

Los Bulldogs comenzaron la campaña con bastante profundidad en el backfield, pero se han visto diezmados recientemente por lesiones a los suplentes Keith Marshall y Sony Michel, un novato que acumuló 223 yardas terrestres y tres anotaciones en 23 acarreos antes de lesionarse el hombre frente a Tennessee.

Los Bulldogs han corrido el balón en al menos 35 ocasiones en cada partido, sin intentar más de 26 envíos.

Las violaciones a las reglas de la NCAA a menudo involucran la aceptación de beneficios impermisibles.

El ex receptor abierto de Georgia, A.J. Green, fue suspendido por los primeros cuatro partidos del 2010 luego de que admitiera haber vendido su jersey del Independence Bowl a un ex jugador de North Carolina, quien fue considerado agente por la NCAA. Green debió devolver los 1,000 dólares que recibió, dinero que se destinó a fines caritativos, y la suspensión oscureció su campaña final con los Bulldogs. Más tarde, se convertiría en selección de primera ronda de draft para los Cincinnati Bengals.

El ex estelar de Texas A&M, Johnny Manziel, fue objeto de una investigación antes del inicio de la campaña del 2013 cuando salieron a la luz reportes de que habría recibido dinero por autógrafos. La NCAA llegó a un acuerdo con la escuela para que Manziel no jugara la primera mitad del duelo ante Rice, sin que se encontrara conducta reprochable por parte del jugador.

Gurley está ranqueado noveno entre los prospectos para el siguiente draft, de acuerdo al analista de ESPN, Mel Kiper Jr.

Información de Chris Low y AP fue utilizada en la redacción de esta nota.

AL INICIO

GALERÍAS DE FOTOS

Salón de la Fama, Clase del '13 Bellezas de la NCAA
Combinado de Talento: CB, S
Combinado de Talento: DL, LB

Twitter SÍGUENOS POR TWITTER