Larissa le dio otra alegría a Paraguay

13:55 ET
Actualizado el
EFE

Larissa Riquelme
Getty ImagesLa modelo deslumbró a todos en el Mundial

ASUNCIÓN - La modelo paraguaya Larissa Riquelme, cuya promesa de posar desnuda fue frustrada por la eliminación de la selección de su país en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica, mostró finalmente sus atributos en un tabloide local.

"Hice una promesa y no se pudo dar, pero los leones guaraníes se convirtieron en verdaderos héroes durante el Mundial, y más aún en el último partido", afirmó Riquelme al tabloide 'Popular', que publica una serie de fotos de la modelo, una de ellas a doble página.

La "Novia del Mundial", como la han llamado en los portales de internet y cuya fama en la red tomó vigor en función a la campaña mundialista del seleccionado paraguayo, se declaró una mujer "fiel en todos los sentidos", aunque advirtió: "La Albirroja me mueve hasta el alma".

La promesa de Riquelme era mostrarse sin ropa en la Plaza de la Democracia, en Asunción, el sitio donde desde el primer día acompañó la retransmisión en pantalla gigante de los partidos de Paraguay, que perdió 1-0 ante España en los cuartos de final.

"Esto que me está pasando es un sueño, pero a pesar de estar en las nubes mantengo los pies en la tierra", refirió la exhuberante morena, quien afirma haber recibido ofertas de trabajo en el exterior y que, a pesar del revés del seleccionado, ya había adelantado otras osadas fotos en su sitio en facebook.

Según el diario 'Última Hora', Riquelme, de 24 años, se convirtió en un fenómeno luego de que sus fotos de aficionada a la selección paraguaya de fútbol recorrieran el mundo.

"Su nombre encabeza las búsquedas en Google, superando ampliamente a temas como el Tour de Francia, la taquillera película Eclipse, incluso al "Watch movie online", que permite ver películas en línea", señala el rotativo.

La joven, arropada por un escote con los colores de la bandera paraguaya, había saltado a la notoriedad entre los internautas por las fotografías en las que aparece vibrando o sufriendo durante los partidos.