Galaxy está en las semifinales del Oeste

Actualizado el 1 de noviembre de 2012
por Rigo Cervantez

CARSON, Calif. -- El Galaxy de Los Angeles estuvo en la lona durante dos terceras partes del juego de reclasificación frente a Vancouver Whitecaps, en su presentación en la postemporada de la MLS, debido a un gol tempranero de los canadienses, pero gracias a los tantos de Mike Magee y de Landon Donovan, le dieron la vuelta al marcador, cambiaron el curso de la historia, y terminaron por imponerse 2-1, la noche del jueves, en el El Home Depot Center.

AP PhotoLandon Donovan anotó el segundo gol del Galaxy de penal ante los Whitecaps

Con su triunfo, la tropa de Bruce Arena aseguró su presencia en una serie frente al San José Earthquakes, en juegos a ida y vuelta, por las semifinales de la Conferencia Oeste.

El primer choque tendrá lugar este domingo 4 de noviembre, a partir de las 6 de la tarde, en El Home Depot Center, mientras que la vuelta se celebrará en San José, el 7 de noviembre.

"Si yo hubiese escrito un guión para este juego, definitivamente, no habria incluído un gol anotado por Vancouver, en los primeros 3 o 4 minutos, pero hay que darle crédito a la magnífica jugada del número 16 (Watson), quien luego de superar a Jiménez, puso un gran servicio para la anotación", dijo Bruce Arena, el timonel galáctico, quien adelantó que realizará cambios en su alineación para el choque del domingo, frente a San José.

Y aunque no dio nombres, es casi seguro el retorno de Sean Franklin como marcador de punta por derecha.

Es que por ese sector se gestó el tanto canadiense, a pesar de que el Galaxy tomaba la iniciativa desde el pitazo inicial, ya que Arena planteaba un juego en donde la pelota debía pasar más tiempo en la mitad norte del campo, la defendida por los de Vancouver.

Con dos atacantes a tiempo completo, Robbie Keane y Edson Buddle, además de la presencia de área de Mike Magee, quien se destaca por sus goles importantes para la causa galáctica, lo mismo que los arribos siempre explosivos de Landon Donovan por sector derecho, presagiaban una noche tormentosa para los dirigidos por Martin Rennie.

Sin embargo, fueron los Whitecaps los que pusieron a funcionar el marcador electrónico del inmueble de Carson, con un gol tempranero que llegaba como cubetazo de agua fría para los aficionados locales.

Sucedió al minuto 3, en una escapada de Matt Watson, por el sector izquierdo del ataque canadiense, que culmina con una diagonal retrazada, esa que se conoce como la de la muerte, que empalma de derecha Darren Mattocks, cruzando un remate que se hizo inalcanzable para Josh Saunders, el arquero angelino.

Luego, aunque los locales monopolizaban el cuero y el territorio, no lograban producir ocasiones de gol y el verdadero peligro ante la meta canadiense llegaba a cuentagotas.

Al minuto 30, media vuelta de Keane, quien saca un zurdazo que obliga a recostarse al portero visitante, Brad Knighton.

Tres minutos más tarde, remate de cabeza, desviado, por parte de Donovan.

Sobre el final de la primera mitad, Knighton desvía en buen lance un remate a balón detenido de Beckham y paramos de contar.

MEJORA EN EL SEGUNDO TIEMPO
En el complemento, el Galaxy acentuaba su presencia en suelo canadiense, en parte, porque Arena prescindía de un lateral, Jiménez, para hacer ingresar a un volante ofensivo, el brasileño Marcelo Sarvas, pero también, porque los de Vancouver habían retrocedido unos metros más y se defendían en el último tercio del rectángulo de juego.

Por ello, vino esa violenta volea de Becks, a los 67, atajada por Knighton, con rápida una respuesta de los Whitecaps, que casi hacen el 2-0.

Sin embargo, tanto insistió el Galaxy, hasta que a los 69 minutos, Mike Magee empujó, con un toque sutil, de derecha, un preciso servicio de Beckham, desde el costado derecho, para poner las cosas 1-1.

"Ellos nos complicaron un poco el trámite del juego, pero nosotros siempre estuvimos confiados en que podíamos revertir el marcador. Los aficionados sí empezaban a impacientarse", señaló el autor del primer gol galáctico, Mike Magee, quien no perdió tiempo y dijo estar ansioso por enfrentar al Terremotos.

"Existe una rivalidad importante y ahora que ellos quedaron como superlíderes, ya los estamos esperando y, de seguro, deberá ser un buen duelo", adelantó Magee.

El 2-1 llegó cuatro minutos después, mediante un penal cobrado por Landon Donovan, tras una falta que le cometía el defensa argentino Martín Bonjour, quien acababa de reemplazar al capitán Jay DeMerit.

Y ahí se terminaba todo para los canadienses.

"Mis jugadores realizaron un gran desempeño no solo en este encuentro, ya que ha sido una magnífica temporada para la organización, logrando un avance significativo al clasificar a la postemporada por primera vez y hasta, con un poco de mejor suerte, esta noche pudimos haber avanzado a la siguiente ronda", comentó el estratega de los Whitecaps, Martin Rennie.