Concentración, el estigma de tiradas libres

Actualizado el 30 de noviembre de 2012
por Gonzalo Aguirregomezcorta
Dwight Howard
Andrew D. Bernstein/Getty ImagesDwight Howard es uno de los confronta problemas de tiradas libres
LOS ÁNGELES -- Paciencia. Se trata de la palabra más pronunciada por el entorno de Los Angeles Lakers desde la cuarta derrota de la pretemporada. Ahora, tras 15 encuentros de competición oficial, la paciencia sigue siendo el fino hilo que mantiene la comunión entre el equipo y su hinchada.

La derrota ante Indiana Pacers desenmascaró varios problemas de facto. Muchos habituales y otros que van y vienen con una facilidad pasmosa y a veces preocupante.

A día de hoy, los laguneros son el plantel que más pérdidas de balón acumula en la NBA y el segundo con menos puntos logrados de contraataque, misma posición en la que se encuentran por registrar el peor promedio en tiros libres: 66,8 por ciento.

Puede que no sea la manera más glamurosa de ganar partidos, pero lo cierto es que los tiros libres determinan el porvenir de las citas ajustadas. Los Lakers podrían haber ganado cuatro de los ocho juegos que sucumbieron si hubieran estado más acertados en esta faceta.

Ante los Pacers, la cifra fue escandalosa en varios sentidos: 24 de 76 lanzamientos de campo, seis de 28 triples y 23 sobre 43 tiros libres. "Ridículo", como llegó a catalogar Mike D´Antoni en la práctica de este jueves y durante la conferencia de prensa posterior al encuentro.

¿Pero a qué se debe este despropósito desde los 13 pies?

La falta de confianza es la razón que atribuyen desde las entrañas laguneras al mal promedio de tiros libres y Dwight Howard está en el punto de mira.

En este punto de competición, el centro de los Lakers registra el peor promedio de su carrera en tiros libres: 47,8 por ciento. La media de su carrera es de 58,5 por ciento y el peor registro lo realizó en la temporada: 49,1 por ciento. Ante Indiana, Howard anotó tres sobre 12 y erró en momentos clave del encuentro. Con haber hecho un 50 por ciento, los Lakers hubieran ganado el encuentro.

"Todo eso vendrá. No puedo pesar en eso, sigo practicando, agarrando confianza y ya vendrán", comentó tras la práctica del jueves. Aunque tras el encuentro del martes, fue más categórico.

"No quiero oír nada sobre ello", señaló en cuanto a la falta de cofianza. "Es mi problema, que pienso demasiado. En las prácticas apenas fallo, lanzo un 80 por ciento. En las prácticas, nadie falla. Debemos encontrar la manera de trasladar eso a los partidos", apuntó.

El equipo está lejos de los 110 puntos por partido que ansía Mike D´Antoni y una de las razones es la falta de efectividad en los tiros libres. Todo afecta porque todo es mental.

Y es que ya lo dijo Howard: "El basquetbol es mental en todos sus aspectos".

Es como el gato que se muerde la cola. La confianza afecta a la efectividad y la falta de efectividad afecta a la confianza.

"Es algo mental", comentó Pau Gasol, "también una cuestión de confianza. Es algo que debemos trabajar mentalmente. No es cosa de repetirlo en las prácticas", declaró.

Ante Denver Nuggets, la mentalidad debe ser la de un plantel ganador, sin complejos y preparado para levantarse. Así lo quiere D´Antoni y el resto de los jugadores. Sería la primera piedra para que el proceso de aprendizaje termine y el nuevo proyecto de frutos de manera regular.