Lakers se desvanecen en el último cuarto

22:52 ET
Actualizado el
por Gonzalo Aguirregomezcorta
Howard-LinTroy Taormina/USA TODAY SportsDwight Howard trata de impedir el ataque de Jeremy Lin en el partido acontecido en Houston
Houston Rockets (9-8) hundió a Los Angeles Lakers (8-10) en la miseria de otro último periodo que echó por tierra todo el trabajo que los laguneros realizaron el resto del encuentro. Los visitantes jugaron un buen partido durante casi toda la cita y dejaron escapar a la perdiz en el cuarto final para caer 107-105.

Ahí residió la clave del encuentro, cuando Houston apretó una cita que dominaron los visitantes por una diferencia máxima de 17 puntos (10 en el último).

Como sucedió ante Orlando el domingo, los californianos se relajaron en el periodo final y permitieron 34 puntos. Los Rockets utilizaron la táctica de hacer falta a Dwight Howard (16 puntos/12 rebotes/cuatro bloqueos) para que lanzara desde la línea de tiros libres (ocho sobre 16). Sus errores fueron la llave que abrió la puerta de la victoria texana.

A dos minutos y medio para el final, los locales se pusieron por ventaja por primera vez en toda la cita. Kobe Bryant mantuvo con vida las esperanzas de los Lakers gracias a un triple. Pero Los rebotes ofensivos logrados por Houston y James Harden (15 puntos/10 rebotes/ seis asistencias), acabaron por aniquilar a los californianos.

Los locales no fueron capaces de repetir con el festival anotador que despegaron dos días antes frente a Utah Jazz, pero se rehicieron en el periodo final. Hasta ese momento, fueron reducidos por la defensa lagunera, que aunque se mantuvo inconsistente en algunos tramos de la cita, logró recuperar la energía perdida (antes de que el castillo se derrumbara) para contener a Harden, Patrick Patterson (6 puntos/tres asistencias dos rebotes), Chandler Parsons (13 puntos) y Jeremy Lin (cuatro puntos/tres rebotes).

A pesar de ello, los Lakers concedieron demasiadas facilidades bajo el aro y cedieron hasta 21 rebotes ofensivos (15 de ellos durante la primera mitad) además, las pérdidas de balón volvieron a lapidar las esperanzas laguneras con 19 errores forzados. Omar Asik y Gregg Smith se impusieron en ese apartado con cuatro cada uno . La banca de Houston hizo un buen partido gracias a la labor de Carlos Delfino y Toney Douglas, ambos muy acertados desde la línea de tres.

Kobe Bryant (39 puntos) lideró a los oro y púrpura y se colocó más cerca de los 30.000 puntos, cifra que a buen seguro logrará en el encuentro que jugarán el miércoles ante Nueva Orleans Hornets para erigirse como el jugador más joven en lograr dicha marca.

El coach lagunero, Mike D´Antoni, optó por colocar como armador titular a Chris Duhon (seis puntos/siete asistencias) en detrimento de Darius Morris, que ocupó el puesto desde que Steve Nash y Steve Blake lesionados. La presión estaba sobre él y pasó sobre ella para convertirse en el cerebro del equipo.

La baja obligada de Pau Gasol por culpa de la tendinitis que sufre en las dos rodillas obligó a D´Antoni a colocar a Antawn Jamison de titular. El jugador hizo una buena labor aunque si hay un jugador que se benefició de la baja de Gasol, ese fue Jordan Hill (nueve puntos/nueve rebotes). Últimamente no estaba entrando en los planes del coach y logró aprovechar su oportunidad. El lagunero volvió a estar atento para agarrar rebotes ofensivos (hasta tres) y logró bloquear tres balones.

Houston continúa engrosando los partidos a base de victorias y los Lakers encaran la gira en la carretera con una derrota difícil de digerir.