Nash y Howard, listos para Mavericks

20:07 ET
FECHA
23/02
2013
por Gonzalo Aguirregomezcorta

LOS ÁNGELES-- La victoria de Los Angeles Lakers frente a Portland Trail Blazers (111-107) guardó dos efectos secundarios: las molestias que persiguieron a Steve Nash y Dwight Howard durante buena parte de la cita.

El armador sufrió un pinchazo en la espalda en el primer cuarto mientras que el centro recibió un golpe en su maltrecho hombro derecho que no le permitió estar a su máximo nivel en la segunda mitad. Tal y como confirmaron ambos jugadores, su presencia en la cita del domingo ante Dallas Mavericks está asegurada.

"(La espalda) Estuvo tensa durante todo el partido y no pude tener tanta movilidad", señaló Nash tras el partido. "No tuve tiempo suficiente para solucionar el problema y siguió atorada. Como mañana no jugamos (por el sábado), debería de estar bien para el domingo".

El lagunero no tuvo una actuación destacada y tan solo fue capaz de anotar cuatro puntos (2-11 de campos) yseis asistencias. Además erró un tiro libre con el marcador muy apretado a falta de segundos para el final del encuentro que recordó lo dos que no anotó en el encuentro de hace unas semanas ante Detroit Pistons, en una cita que los angelinos ganaron por un punto.

"Esta noche no pude anotar mis lanzamientos pero traté de estar ahí con mis compañeros", confesó. A pesar del error desde los 13 pies, Nash fue el autor de la última canasta de su equipo, la que le dio la tranquilidad a pocos segundos de que soñara la bocina final. El jugador, que no estaba teniendo su noche, fue capaz de jugarse el lanzamiento y atar la victoria in extremis para los suyos.

"Cuando me llegaba la pelota, no me sentía cómodo agarrándola y lanzando porque me sentía rígido", confesó antes de describir su última canasta. "Traté de encarar a mi marca en un uno contra no, buscar la profundidad y de deshacerme de él. Fui capaz de anotar", añadió el armador.

Howard también reconoció tras el compromiso ante los Trail Blazers que sufrió un golpe en el hombro derecho, el mismo que le obligó a perderse cuatro citas hace unas semanas. Comenzó muy de cara el encuentro para el lagunero, que anotó 15 puntos en la primera mitad tras imponerse en la pintura, pero que no logró más que cuatro puntos en la segunda parte, todos ellos en el último periodo.

"Recibí un golpe en el segundo cuarto y jugué con algo de miedo el resto del partido", afirmó el centro, que también mando un mensaje de tranquilidad al confirmar su presencia el domingo ante Dallas.