LOS ÁNGELES -- Hace dos años y 11 meses, recibió un premio. Pero le sabía a castigo.

Revisaba la corteza del fruto y se negaba a creer que bajo la piel áspera del castigo germinara un premio.

Hace dos años y 11 meses Érick 'Cubo' Torres fue despojado de todo por Chivas: el auto último modelo, la fascinación nocturna y las seductoras miradas femeninas.

"Pensaba que era un castigo", confesó después en Raza Deportiva de ESPNDeportes Radio.

Días después entendió que estaba equivocado. Dos años y 11 meses después ratifica que estaba equivocado.

El 'Cubo' Torres, dos años y 11 meses después, vive un momento redondo: goleador en la MLS y recibe la convocatoria para la selección mexicana.

Hace dos años y 11 meses, Jorge Vergara quiso hundirlo en el éxito, hundiéndolo en la indigencia. Y porque quería salvarlo de la indigencia, quería salvarlo de las condenas del éxito.

Chivas le entregó pasajes a Bogotá, Colombia. Había sido reclutado para la terapia Gestalt de éxito en numerosos casos en algunos países del mundo.

Con un salario de 20 mil dólares al mes, con las fanfarrias hipócritas de la fama escoltándolo como "El Nuevo Chicharito", Érick Torres había empezado a vivir la vida equivocada.

La capitana de la Real Sociedad de San Sebastián, jugadora y escritora, Aintzane Encinas, por experiencias adquiridas puntualiza en Latidos de Futbolista: "Ningún hogar es más privilegiado que el que uno mismo crea".

Y El Cubo comenzó con cimientos torcidos la construcción de su hogar. En lugar de cemento, prefería el oropel.

Torres menospreció la cancha y la cancha lo menospreció a él. Menospreció el esfuerzo y el gol lo menospreció a él, y un goleador sin gol es un pordiosero, un indigente en la cancha.

Y viajó a Bogotá. A que lo vistieran de pordiosero, de indigente. Desconocía la misión. Y ese sentimiento de castigo prejuiciaba& y él viajaba prejuiciado.

En Bogotá le quitaron las ropas de marca, los atuendos de almacenes costosos. Le vistieron de harapos y lo enviaron a las agrestes calles de Bogotá. Con ese rostro aniñado y de cuna mimada, con ese adquirido hablar cantadito, era difícil pasar como menesteroso, como un limosnero urgido de pan, agua y techo.

Lo relató él mismo a Raza Deportiva: "Me mandaron a pedir limosna, a ganarme la vida en la calle, a sentir lo que sienten los desprotegidos, a valorar todo lo que yo tenía, que era tanto y no me daba cuenta".

Tras una semana de aprender a vivir sin lujos, sin fama, sin futbol, sin respaldo, con miedos, con angustias, con desesperación, con azoro, con asombros, Érick Torres aseguró haber aprendido la lección.

Entonces tenía 18 años. Hoy Érick Torres tiene 21. La MLS lo reconoce como uno de sus astros.

1. Suma 14 goles en un equipo con crisis acumuladas como Chivas USA (por enésima vez, el segundo peor en la Liga).

2. Es el primero en el porcentaje de efectividad tiros/anotaciones.

3. Es el tercer romperredes de la MLS, el sexto en disparos y décimo en disparos a gol.

Dos años y 11 meses después, Miguel Herrera lo convoca para los amistosos en San Francisco ante Chile, y en Denver ante Bolivia.

No hay garantía de nada. No hay garantía para nadie. Ni para él ni para el Tri.

Pero, Érick 'Cubo' Torres tiene presente su reencuentro con el gol cuando regresó a Chivas tras graduarse, con hambre, callosidades y mugre, como indigente en Bogotá. Festejó la anotación como si estuviera pidiendo limosna y lo explicó como un homenaje, como solidaridad, como respeto, como una comunión con los niños de la calle del mundo.

Porque a final de cuentas lo confió a Raza Deportiva: "Pedir limosna en Bogotá no fue sólo un aprendizaje, Bogotá sale conmigo siempre que salga a una cancha de futbol".

Relata Aintzane Encinas en su libro: "Suspirar es una forma de huir de lo que empezaban a considerar un costoso trabajo (jugar al futbol)". Y agrega: "En ocasiones parece necesario recapitular".

Y antes que capitular, Érick Torres ha decidido recapitular.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- El silencio de las cifras es más ensordecedor que las declaraciones grandilocuentes de Jorge Vergara.

La afición de Chivas quisiera creerle. Sin duda. Pero entre el verbo y los hechos, en estos casos, quedan abismos insuperables.

"Vamos a alcanzar al América, no hay distancias insalvables", afirmó en Raza Deportiva de ESPNDeportes Radio.

Las cifras lo rebaten: hay 11 puntos de distancia entre El Nido y el Rebaño. Claro, el Guadalajara tiene un juego pendiente ante Leones Negros.

"No vamos a descender, de eso estoy seguro", afirma Jorge Vergara, pero alude a méritos propios y no a decadencias de Puebla y Leones Negros.

La Tabla de Porcentajes no ha expedido indulto ni perdón certificado. La amenaza no ha expirado: Chivas (1.0556) tiene ligera ventaja sobre Puebla (1.0137) y la distancia de Leones Negros (0.2500) puede desaparecer con un par de victorias de los universitarios, además de que ya suenan varios empresarios para hacerse cargo del equipo en diciembre y fortalecerlo seriamente.

Vergara recupera el optimismo de manera muy fácil: Chivas vence al Zacatepec, que a su vez, ocupa el sótano de la Liga de Ascenso. Y lo hace además dentro de la Copa MX, de lejos, para ambos equipos el objetivo menos urgente en sus planes de supervivencia.

"Esta victoria le dará confianza al equipo, le dará tranquilidad", dice Jorge Vergara y lo respaldan jugadores, cuerpo técnico y directivos.

¿De verdad? Cuando Aldo de Nigris, sale vapuleado por su propia afición, y cuando curiosamente los mejores exponentes ante el Zacatepec fueron los suplentes.

¿Quién puede creer que los titulares, de repente, lastimados, abucheados, exigidos por la tribuna, van a tomar un tónico, un nutriente, de la victoria ante el sotanero del Ascenso?

Hemos insistido en este torneo que la responsabilidad es ya única y totalmente de los jugadores. Llegaron ante el desafío monumental de mantener con vida al equipo más popular en México y en Estados Unidos.

A Carlos Salcido, Fernando Arce, Ángel Reyna, y a quienes llegaron antes, nadie los engañó, nadie les mintió, nadie les maquilló el escenario dantesco del Guadalajara: deben salvarlo del descenso y en ese proceso, hacerlo competitivo, agradable y respetado.

Tomemos el caso de De Nigris con 26 partidos oficiales y sólo cuatro goles. ¿Salvará el pellejo el jugador con uno o dos goles o con una o dos asistencias?

El costo de su traspaso, más de 5 millones de dólares, y su salario anual, superior a 1.5 millones de dólares por año, lo obligan a enfrentar, a confrontar y aceptar, las asignaciones que él mismo rechaza.

De Nigris debe estar consciente, sin titubeos, sin escapismos, sin cobardías, que debe ser el salvador, debe ser el mesías del Guadalajara, y no sólo no lo ha sido, sino que en cada partido demuestra que está muy lejos de llegar a serlo.

Y en condiciones similares están Salcido, Arce, Reyna, Castro, Vidrio, etc.

Ojo: no se trata de un acto de rescate individual, pero sí, al menos, demostrar un compromiso sin tregua, sin regateos, sin escatimar ni pichicatear, en la solidaridad de grupo.

Es evidente que Jorge Vergara no ayuda mucho. Vender hazañas a costa de agonizantes, de guiñapos, no es saludable. Prometer que alcanzarán al América y eludirán el descenso, es además cargarle losas más abrumadoras a quienes no pueden ya con la monumental responsabilidad de sobrevivir.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Cruz Azul juega a Woody Allen: "No le temo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda".

Cruz Azul elige la fórmula más fraudulenta de vivir: la bancarrota del suicidio lento. Le aquejan tantos males, que elige morir de nada.

Y lo más deplorable es que Cruz Azul disimula la más grave de sus calamidades. En el fenómeno acobardado de la auto negación, determina, comodinamente, que muere por culpas ajenas.

1.- Lo más grave no es perder con el Chorrillo de Panamá, cuando se ostenta, cuando petulantemente habla, de ser el campeón vigente de la Concacaf, y su emisario galardonado para ir al Mundial de Clubes.

2.- Lo más grave tampoco es que está cerca de sumar ya 17 años sin ser Campeón de Liga en México, y que en su mejor oportunidad, ante el América, se asustó a dos minutos de la gloria.

3.- Tampoco lo más grave es que habiendo sido líder absoluto el torneo anterior, fracasando en Liguilla, ahora se arrastre en los desagües de la Tabla de Posiciones con sólo cinco puntos de 15 posibles, y tres goles en 450 minutos regulares.

4.- La mayor desvergüenza de Cruz Azul, el mayor pecado, es que en 20 años sólo ha dado un futbolista de relativa trascendencia en México, y que además, públicamente desertó, cuando reconoce más su afinidad con los Pumas.

Y eso se recrudece porque es evidente que este hijo pródigo, Paco Palencia, no volverá nunca a casa.

En 20 años, la mejor producción de Cruz Azul es 'El Gatillero'. ¿Dónde cabe la grandeza de un club que más allá de la malaria relatada anteriormente, no es capaz de encontrar un producto legítimo en su propia cantera? A prospectos como Villaluz, Andrade y Galván, como moderno Herodes, los mató antes que rescatarlos.

Cruz Azul se distinguió, alguna vez, por contratar a futbolistas extranjeros notables, con Miguel Marín por encima de todos, y con otros como Alberto Quintano, Eladio Vera y el 'Hijitus' Gómez, y no casos lamentables como Pavone, Maranhao, Bernardello, Biancucchi, Bertolo, Emaná, Baldi, Messera, Vigneri, Ovelar, Raldes, Carrusca, Zurdo, y la lista haría palidecer al directorio telefónico de China o al menos la lista de aviadores en Pemex o la nómina de electores fantasmas del PRI.

Recordemos a una de las mejores versiones de Cruz Azul: Miguel Marín, Ignacio Flores, Kalimán Guzmán, Alberto Quintano, Javier Sánchez Galindo, Joel Andrade, Alberto Gómez, Héctor Pulido, Fernando Bustos, Horacio López Salgado y Eladio Vera.

Cuatro futbolistas extranjeros de notable calidad, y siete canteranos. Siete jugadores amamantados por la ubre generosa de Cruz Azul.

Una élite de tricampeones. Futbolistas de supremacía. De casa. De cuna. De sangre.

Hace tres años, en Raza Deportiva de ESPNDeportes Radio, cuestionábamos sobre ello a Guillermo Álvarez Cuevas, presidente del equipo. ¿Cuál jugador referente había dado Cruz Azul en los últimos años?

Hubo un silencio largo, prolongado un sonido raro entre estertor, gemido y suspiro, y el dirigente terminó la entrevista. Desde entonces no ha vuelto a tomar una llamada. Tal vez sigue buscando el nombre de ese futbolista referente que rescatara su administración, fallida desde el fallecimiento de su padre, Guillermo Álvarez Macías.

Esa es la mayor desvergüenza de Cruz Azul, que con su poder de convocatoria, su arraigo, su historia, su poder económico, su infraestructura, su linaje, manifieste esa impotencia, esa infertilidad para generar futbolistas con amor y pasión por la cuna celeste.

¿A qué le teme Guillermo Álvarez Cuevas? Lleva casi 17 años de desilusiones acumuladas. Lleva 17 años y diciendo dos veces por año, que solo un equipo puede ser campeón, pero lamentablemente el suyo no lo consigue.

¿Acaso le teme a desafiar a Carlos Hurtado, el promotor que se ha adueñado de la institución?

¿Acaso le teme al representante que le dota de petardos cada semestre y de manera impune?

¿Se atreva a defender, por ejemplo, a un Pavone con diez goles en 41 juegos de torneos regulares?

Guillermo Álvarez Macías alguna vez confió su gran ilusión: mexicanizar a Cruz Azul, darle la esencia del cooperativista, del luchador gremial, de la médula de sus seguidores.

Cruz Azul, hoy, corre en sentido opuesto al que marcó como anhelo el padre de los Álvarez Cuevas.

Y terminemos entonces con otro paralelismo entre Woody Allen y Álvarez Cuevas: "El miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otro."

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- El suspenso secuestró el marcador. 1-1. El enigma tiene 90 minutos más de vida. El Vicente Calderón será fosa de uno y sagrario de otro.

Real Madrid y Atlético de Madrid se reservaron el derecho de insinuar la condena de uno y la consagración del otro.

Encuentro que pasó de la ansiedad al desdén y de ahí a los bostezos. Sin duda era una batalla de preciosismo estratégico, pero la expectación y las expectativas, pasaban por desear que las pasiones se treparan a una autopista frenética por las credenciales constantes de uno, y por los frecuentes y magníficos desafíos del otro.

Aún así, con la guerra táctica, con la riña de los ajedreces humanos, con la testosterona como musa, por encima del talento, la Guerra Civil en Madrid, montó su feria de distracciones colaterales al juego y al resultado mismo.

1.- ¿Puede, debe, aunque quiere, el Real Madrid, seguir insistiendo en vender a Di María, su Ángel de la Guarda? El argentino saltó de la banca a trastocar el juego. Los cómodos guerrilleros colchoneros, no esperaban que los tomaran por asalto, habiendo sometido al primer comando de Ancelotti.

2.- James Rodríguez pone el primer gol en su pebetero de ofrendas. Accidentado, con un rebote, en carambola trágica, pero al final estaba ahí, demostrando que el futbol ha decidido hacerle arrumacos como insignia de su recambio caprichoso de figuras.

3.- Cristiano Ronaldo sale sentido y resentido. Las primeras especulaciones se debaten entre la anarquía desinformativa. Se sospecha, y con ello se teme, que de nuevo la rodilla, esa que antes del Mundial lo azuzaba, ha aparecido, insidiosa y pérfida, para reclutarlo a la sala de espera.

4.- El mexicano Raúl Jiménez paladea, degusta, el sabor de las grandes batallas europeas. Su participación fue breve, y su incidencia mínima. Acaso un par de esfuerzos en los que forzó al error al adversario, y un excelente cambio de juego, en el que le sobró pólvora a él y gasolina al compañero. El proceso apenas comienza. Al menos el asombro no le entumeció.

5.- Y como más que las ventanas, las puertas de negociaciones siguen abiertas aún para el tráfico y tránsito de piernas exquisitas en Europa, los dos clubes podrán discernir aún si necesitan más o si tienen más de lo que no necesitan. Por ejemplo, retener a Modric y ofertar a Di María, parece un desesperado acto por vender a un pura sangre comprobado, para quedarse con un caballo más de arado que de carroza.

Con la fascinación de ese misterio vigente, queda pues la ansiedad para esperar el segundo tomo de la saga madridista, donde las responsabilidades cambian, las reglas de juego para el

local se modifican, pero, seguramente, en las conformaciones y las conformidades tácticas, poco habrá de reestructurarse.

¿Será el momento de que Ancelotti arranque con Di María y Alonso, y dé más espacio a Kroos para poner espasmos de preocupación en el Atlético de Madrid?

¿El Cholo Simeone? Este coronel no tiene quién le escriba. Tiene todos los guiones elaborados y aprendidos.

Lo cierto es que la intensa zacapela de este martes, con los tintes de tragedia de los últimos minutos, garantizan que ambos equipos llegan con sangre acumulada y conociéndose mejor ellos mismos y entre sí.

Y mientras menos misterios ocurren dentro de los equipos, menos misterios sobreviven en la cancha de futbol.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- El hijo pródigo en busca de prodigios. Memo Vázquez regresa al tálamo de Pumas. Reconciliación es la consigna, tras amargo rompimiento.

Recordemos: Memo Vázquez abandona a la UNAM porque no le revisan su contrato y por mezquindades en las inversiones en busca de refuerzos.

Alberto García Aspe tenía la cartera llena y el sentido común vacío, vacuo. Gastó, dilapidó, --porque nunca invirtió-, una fortuna en indemnizar al Veracruz para llevar a Joaquín del Olmo como entrenador, y en contrataciones, costosísimas, todas fallidas.

Con García Aspe comenzó la hecatombe de la UNAM, porque desahució fuerzas básicas, gastando su presupuesto en desechos, que su ingenuidad le hizo creer que eran soluciones.

Con lo que gastó en arrebatar al Veracruz a Del Olmo, habría retenido a Memo Vázquez, a quien, tampoco, no le sentó mal saber que con el salario de Cruz Azul podía llevar cuatro pollos a la hielera en lugar de uno.

Memo Vázquez tiene capacidad en sus genes. Y además el beneficio de sentarse a la mesa familiar para discutir sobre futbol, con su padre, homónimo, y uno de los mejores hombres para ver futbol en México.

Le hemos cuestionado el temperamento. Como jugador era un sabueso implacable, de vigor físico y rudeza cuando era necesario, aunque sabía manejar la pelota. Como entrenador, parece exageradamente conservador.

Le dio a Pumas su título más reciente y le dio momentos de salud competitiva, aunque no de esplendor futbolístico. No olvidemos, su apetito de futbol, se lo deformó cancheramente su más reciente tutor: Tuca Ferretti.

¿Puede rescatar Memo Vázquez a Pumas, con la ayuda del director deportivo Antonio Sancho?

Tiene un plantel práctico. Ordenándolo, acomodado en el fondo, con pocos riesgos, puede incluso meterse a Liguilla, pero para elevarlo a un nivel competitivo respetable, deberá sanear el plantel, renovarlo para el próximo año, y abogar porque las fortunas que se han venido derrochando, no hayan agotado las arcas universitarias.

Pero, por genes también, por herencia también, y por formación y orígenes, ambos, Vázquez y Sancho, saben que no basta sumar puntos de emergencia, ni esperar un promotor honesto que desee auxiliarlos con las contrataciones de calidad para el próximo torneo.

La salvación de Pumas es un camino largo. Es un proceso exigente. La resurrección auténtica está en las fuerzas básicas, en el cunero, en la incubadora, que ha dejado de ser prolífica y generosa.

Los últimos entrenadores se han convertido en espantacigueñas, en practicantes de abortos futbolísticos en la cantera de los Pumas.

El equipo podrá resolver el futuro inmediato, y de manera mediocre, incluso, en un torneo como el actual, pero la verdadera regeneración del club debe llegar a través de su formación de futbolistas.

¿Quién fue el último gran futbolista formado en los Pumas?

¿Quién la última gran exportación cuando hubo antecedentes como Hugo Sánchez, Luis García, Luis Flores y Manuel Negrete?

¿Quién de la cantera de la UNAM ha sido un referente auténtico de la UNAM?

Pumas fue por años el arquitecto genuino de la selección mexicana y de varios clubes de la Liga.

Hubo tiempos en que la UNAM colocaba a egresados de sus fuerzas básicas como líderes de otros clubes.

Hacíamos una pregunta hace días en otro Blog: ¿... Y quién castró a los Pumas?

Ya lo importante no es quién lo hizo, sino que Memo Vázquez y Antonio Sancho encuentren la fórmula de volver al vientre donde se gestaban jugadores como ellos mismos, y por supuesto, mucho mejores que ellos mismos.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- ¿Chivas? Ya no hay espacio para diagnóstico. Ni para análisis ni para un exorcismo.

Acaso, ya sólo para un obituario. Y un epitafio: "Sí, era tan malo que merecía morir".

Cinco derrotas al hilo en todos los escenarios, dos goles en el torneo, en zona de descenso. Y juega mal.

Chivas concibe la autobiografía de su propio Apocalipsis.

Su muerte es penosa, subyugante, dolorosa, porque es amarga y cruelmente lenta, para luto de una millonaria afición, que, en este momento, es más grande, moral y espiritual que el mismo Guadalajara.

Y porque sus curanderos parlanchines advenedizos se atreven a decir que no hay crisis, que no hay caos, que todo va a salir bien, mientras el equipo vive los estertores dramáticos de su incapacidad para vivir y para suicidarse.

Convengamos en algo: el principal culpable ya ha dejado de ser Jorge Vergara. Cierto, él es quien ha perpetrado el martirio y la ruina del equipo en etapas lentas, en erosiones patéticas, para elegir el más largo de los harakiris.

Pero hoy, el patíbulo reclama otros convictos: los que pisan la cancha. Y a los que venden farsas, a los que alucinan, huyen de la realidad e inventan que no hay cataclismo, pese a que Chivas es candidato a descender, no el único, pero su desplome lastimero lo coloca al frente de los condenados.

1. Citemos nombres. Citemos a los millonarios que apenas dejan limosnas de sudor en la cancha. Esos mismos que al depositar un cheque de seis ceros por año, en dólares, son oligarcas que juegan con mendicidad y que se comportan como pordioseros profesionales.

2. Cuando Omar Bravo se negaba a salir del Atlas y lo obligaron a regresar a Chivas, bajo amenaza de bloquearlo con el Pacto de Bandoleros, ese mismo Omar Bravo dejó en el vestidor rojinegro la rabia, la pasión, la responsabilidad, el hambre, la devoción la dignidad por jugar al futbol.

3. Y cuando el goleador Aldo de Nigris llegó asegurando que su sueño era jugar en Chivas, quiso decir que era cobrar en Chivas sin merecerlo. ¿Cuatro goles en 26 juegos? Y así reclamaba el Mundial, y así reclama ser titular en el Guadalajara.

4. ¿Y Fernando Arce en esas dos jugadas de ayer en las que encogió la pierna de manera 'señoritera' en crítica, clave y vital, jugada masculina de área? Es decir, sólo va a meter fuerte la pierna cuando sepa que el portero de enfrente será cómplice, como lo fueron Lozano y el Pikolín, y en el resto de los encuentros rehuirá los choques.

5. Y aquí puede colocar al resto de los jugadores. Acaso se salva Carlos Fierro, pero lentamente se contagia, se envenena, se pudre de las manzanas de conformismo y cinismo que hay en el vestidor. Pero es el único futbolista que se limpia la frente con dignidad de todos los que juegan, pero, lamentablemente, este domingo, Oswaldo Sánchez le atajó dos morteros con sentencia de gol.

6. ¿Y seguirá Rafael Puente diciendo que no hay crisis, que están en el camino de la salvación, que mejoran, que necesitan tiempo, que el equipo hace buen futbol y que para eso está su expandido pecho, para proteger a Jorge Vergara? A veces, la forma más responsable de ser dirigente es saber hacerse a un lado si se estorba más de lo que se ayuda.

Insisto: Jorge Vergara arrojó a las Chivas por el desfiladero con sus caprichos, berrinches, intemperancias hormonales y con su abuso de poder y soberbia, pero este torneo, en el que contrató lo que le pidieron, los refuerzos, incluyendo a Carlos Salcido, que juega en la posición más cómoda del equipo, viven en un aburguesamiento de divas intocables, reacias a sudar, a sufrir, a pelear, a ganar, a devengar ese cheque de seis ceros.

Chivas fue la primer víctima de Vergara. Y Vergara fue el primer verdugo de Chivas.

Hoy, lamentablemente, Chivas es víctima de menesterosos morales, de pordioseros profesionales, de indigentes espirituales y de forajidos sin ética.

Lo más curioso es que el jugador del que más se temía su indisciplina total, pese a la expulsión ya sufrida, Ángel Reyna, ha sido el único refuerzo que, más por el placer de jugar a futbol, se convierte en la especie diferente de las soluciones que llegaron sólo para embaucar.

¿Y la afición? Más de 22 mil, según Chivas, acudieron al OmniLife.

Queda claro, las instituciones son históricas, son más importantes que cualquier ser humano, pero hoy, la afición del Guadalajara es más grande, más honesta, más respetable que el mismo equipo de futbol.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- América roza la perfección. Cruz Azul goza de una imperfección casi perfecta.

Las Águilas: cinco victorias de cinco posibles. Matemáticamente impecable, futbolísticamente con deudas.

Cruz Azul: cinco puntos de 15 posibles. Se hunde. Lo hunde el lastre de sus contrataciones y de la mano timorata y pusilánime de sus dirigentes, quienes no se atreven a consumar la transición.

América está a tres victorias de la Clasificación. Con la gestión mediocre de tantos empates en el torneo, seguro con 24 puntos le bastarían para militar en la Liguilla.

Es evidente, sin embargo que en El Nido quieren, pueden y deben más. Ha gastado más de 20 millones de dólares en refuerzos, y buscar otro más, posiblemente a Sebastián Blanco. Pero la venta de Raúl Jiménez amortizó las renuencias a invertir.

En tanto, en La Máquina, siguen llegando refacciones de segunda mano, de sobreuso, de mala calidad, mientras que el abastecedor Carlos Hurtado goza de la complicidad de los dirigentes.

América, cierto, no firma espectáculo. No garantiza exquisitez. No cautiva ni embelesa. Pero agrega dramatismo, con victorias consumadas cuando el reloj se desangra, y eso obliga a sus seguidores a aguantar, a permanecer, porque saben que después de los créditos de la película del día, puede saltar una escena sorprendente. Y ese rocío de emotividad, en la agonía, resucita sensaciones.

Cruz Azul, sin embargo, muere consistentemente de nada. Monterrey lo golea 3-1 con la esplendidez absoluta de Dorlan Pabón, y de esa manera ratifica que su victoria anterior con un hombre más, en su cancha, y gracias a un autogol, era la confirmación de su crisis.

Pero, se sabe, las victorias visten de piel sintéticamente falsa y efímera a los esqueletos.

América tiene un camino abierto. Puede sufrir metiéndose a Chiapas, pero, seguramente, Pumas y Leones Negros deberán acercarlo a la Liguilla. Poco a poco, queda claro, la afición asume y consume el menú del Turco Mohamed.

La victoria como el fin que justifica todos los miedos y los medios.

La Máquina se acobarda. Rehúye al recambio. Cuando aún necesitas sacar fuerza de la flaqueza física, no espiritual, de Torrado y el Chaco, y sigue creyendo que su inocuo Mariano Pavone es su asesino, queda claro que hay ignorancia, complicidad o dislexia en el equipo. Suma 10 goles en los últimos 40 partidos de Liga: patético.

Y no deja de ser fascinante: hubo un tiempo en que Cruz Azul dominando torneos sin ganarlos, claro; o un Guadalajara con presencia hasta hace tres años, y un Pumas que vivía de los títulos de Tuca Ferretti y Memo Vázquez, en un tiempo, pues en que los tres se cebaban en burlas sobre el América.

Hoy, irónicamente, El Nido ha encontrado tiempos de bonanza, mientras sus denostadores tratan de sobrevivir en la miseria acumulada.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES.-- Ni perdón. Ni absolución. Ni indulto. Luis Suárez sigue condenado, pero le han soltado los grilletes.

Convertido en el mejor delantero del mundo, Luis Suárez tiene una delicada debilidad por hincarle el diente a los semejantes.

Tres veces pretendió deleitarse con la carne ajena. Finalmente FIFA decidió poner fin a la consistencia consuetudinaria, canallesca y canibalesca de Suárez, y su apelación ante el TAS le permitió rescatar el regreso a las canchas.

El fundamento del castigo hacía justa la sanción: se trata, de una vez por todas, que Suárez no reincida en su antropófago hobby de andar tirando tarascadas de piraña en las canchas del mundo, porque luego de hacerlo en Holanda y en Inglaterra, se atrevió a manchar la alcurnia mundialista.

El castigo tiene esa esencia: tratar de impedir que se perpetre nuevamente un delito.

Cierto, hay una acto perverso en FIFA: pretende vengarse de quien lo desafía, por eso, sólo faltó que prohibiera a Suárez jugar incluso futbolito de mesa, para cortarle todos los lazos con el deporte para el que, queda claro, fue ungido y predestinado con excelsas facultades.

La Inquisición de FIFA, más vindicativa que punitiva, quedaba claro que fue a los extremos para de una vez por todas arrebatarle a Luis Suárez ese vicio o esa patología contra sus semejantes. Suárez se ha convertido en el lobo de Suárez y de sus prójimos.

El TAS decidió intervenir como el abuelo benévolo, como la madre tolerante, como el hermano conciliador, o, si se quiere, como el hipócrita y doble moral en el afán de ser mediador entre lo justo y lo injusto.

Suárez ya puede jugar con Uruguay y el Barcelona, pero no en partidos oficiales, sino en los amistosos, y hasta entrenar con sus compañeros.

Bondadoso, abnegado con la desgracia ajena, el TAS decide darle la oportunidad al profesional para que siga teniendo derecho a ganarse la vida, un derecho al final de cada ser humano.

Ojo: el TAS perdió mucha de su credibilidad cuando en el caso del Clembuterol se olvidó de sus principios, supuestamente inquebrantables e insobornables, y se olvidó de la esencia de sus normas, pero, especialmente, se olvidó de sus antecedentes, cuando antes había aplicado el rigor de sus leyes.

Cuando permite, cuando se convierte en cómplice para que México se burle de sus adversarios, de FIFA, de Concacaf, de la ética competitiva, al olvidarse del Clembuterol y aceptar esa bochornosa y farsante excusa de que es un "problema de salud nacional" o, como se dijo también, "un problema nacional de salud", en ese momento el TAS demostró que es tan vulnerable, tan corruptible, tan torva, como los que pretende enjuiciar y castigar.

Más allá de que siempre sus decisiones serán vistas con sospecha, y con la suspicacia, sobre sus intereses escondidos, queda claro que el TAS sigue operando como organismo regulador de las decisiones que puedan parecer injustas en el deporte.

Ojo, ya no es el paladín justiciero. Es el padre supremo de una familia donde la corrupción y la inmoralidad se ejercen, pero con permiso.

En el caso de Suárez, es una victoria del jugador, pero la sensatez de reducir el ámbito de castigo, sólo se podrá medir si en el futuro Luis Suárez no vuelve a morder a nadie, o si deja de tirarse clavados insanos y chapuceros, o si deja de fingir faltas, o si deja de perpetrar actos racistas.

Y reitero la pregunta de hace meses. ¿alguien, incluyendo al TAS, se atreve a meter las manos al fuego por él?

Al menos yo no, porque más allá de que salgan quemadas, pueden recibir una irracional mordida.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES.-- Escribió Jorge Luis Borges: "Que cada hombre construya su propia catedral. ¿Para qué vivir de obras de arte ajenas y antiguas?".

Que ovacionen a Jorge Vergara por intentarlo. Por intentarlo siempre con el Guadalajara.

Pero, también, que reclamen e increpen a Jorge Vergara porque es el voraz parásito de sus propias obras.

Es difícil precisar si Jorge Vergara disfruta edificando proyectos de entre los vestigios, o si concibe y se emociona con las ruinas que le dejará construir proyectos.

¿Crea para destruir o destruye para crear? La simbiosis de Jorge Vergara con Chivas es un acto de terrorismo suicida.

Es evidente el talento para crear y procrear Paraísos, así como es evidente la casi lasciva perversidad para destruirlos.

Y se confronta otra crisis, otra encrucijada. Tras embaucar con la complicidad pollina de los arqueros contrarios, a zapatazos inocentes de Fernando Arce, Chivas creyó que con cuatro puntos de seis posibles, se encumbraba a la salida del infierno en la Tabla de Porcentajes.

Los espejismos son el acto más cruel de auto tortura. El auto engaño hace más dolorosa la agonía.

Y Chivas, ahora suma nueve goles recibidos en tres juegos: un amistoso ante el Milan; un liguero ante Pachuca, y un copero ante su filial, Coras de Tepic.

Las derrotas le llegan en un pomo con cicuta incluida. Un Milan en crisis, y un Pachuca en crisis.

Y, lo más grave, Coras es el hijo putativo de la crisis de Chivas, es decir, el 3-1 de la Copa MuyEquis, es una goliza de la crisis a la crisis.

Días antes, Rafa Puente había dicho que el entorno era el culpable de la inestabilidad en Chivas, y se negaba ponerle el traje de reo de la crisis al equipo.

Ha agregado, en declaraciones a Mural, que él es el único culpable de lo que le pasa a Chivas, y se arroja al foso de los sacrificios inútiles, donde pululan almas en pena, tratando de rescatar a Jorge Vergara.

Culpable sin duda del desencanto y caos de Chivas, hay un airado e indulgente pronunciamiento de Vergara cuando dice: "Yo no puedo bajar y anotar los goles que fallan; ni puedo bajar y recuperar los balones que pierden, o dar bien los pases que ellos entregan mal".

Las acusaciones del dueño de Chivas son claras. Los destinatarios son sus jugadores. Y esa es una gran verdad, aunque evidentemente él ha aprobado a quienes eligen a los técnicos, a los refuerzos y a los jugadores que se quedan.

Pero, es claro, además, los hombrecitos multimillonarios que deambulan en la cancha han dejado de hacer su trabajo, y han traicionado su compromiso y deleite de vida.

1.- ¿Quién puede restituirle el gol a un Aldo de Nigris con 25 juegos y sólo cuatro anotaciones?

2.- ¿Quién puede recuperar al Omar Bravo que resucitó en el aborrecido Atlas, y que en su momento se negaba a regresar a Chivas?

3.- ¿Quién puede rejuvenecer a un Carlos Salcido que ya no puede anticipar, recuperarse y despojar como hubo un tiempo en que sí pudo?

4.- ¿Quién puede trepanar las meninges de Ángel Reyna y conseguir de él que emerja como el fantástico futbolista que ha demostrado que puede ser, pero, ojo, sólo cuando quiere, y generalmente quiere tan poco?

5.- ¿Y el valeroso, ejemplar y encomiable 'Chatón' Enríquez, héroe olímpico, medallista de oro, jugando incluso la Final con el dolor de una lesión de meniscos, en qué callejón de sus fracasos e indisciplinas reiteradas se perdió?

6.- ¿Carlos Fierro y Giovanni Hernández se rindieron de los torneos anteriores de ser carne de cañón y han cedido, confundidos y abandonados, a la autocomplacencia de que la salvación de estas Chivas en zona de descenso, es responsabilidad de otros?

El patíbulo es amplio e insaciable. Es una hiena que devora a todo aquel que desfile con el olor azufroso de culpable. Y puede, por supuesto, entregarse a esa voraz criatura, como carnadas, a Rafa Puente, a Paco Palencia y a Carlos Bustos. De entrada, como autoridad, como cabezas de proyecto, como escudo frágilmente obligado de los futbolistas, aparecen como los torpes de esta película de horror en la que Chivas genera carcajadas que escoltan su ridículo.

En la inmediatez, Santos en la Liga y Zacatepec en la Copa se relamen los bigotes con estas Chivas.

¿Quiere Vergara soluciones? Debe involucrarse en ellas. Omnilife puede prosperar con, sin y a pesar de él. Queda claro que Puente y Bustos, y un Palencia casi en el frontera de la separación, no pueden pastorear a un Rebaño con fetidez de Liga de Ascenso.

Porque en el dejar de hacer y decidir, que es la forma más fácil y traidora de decidir, la responsabilidad confronta a todos.

Donde está aquella promesa de "entrenar dos veces al día si es necesario", o el "estaremos cerca del jugador para que recupere la confianza", o el "vamos a exigirles porque los futbolistas son quienes pisan la cancha".

Hay descuido dirigencial y del técnico. Los milagros en el futbol no se consiguen con veladoras ni en las iglesias, sino en la cancha y con disciplinas extremas.

Juramentos incumplidos. De todos. De quienes editaron el manual de la salvación, que hoy no cumplen, y de quienes debían ejecutarlo y cumplirlo.

Pero, el problema con Jorge Vergara es el mismo: ¿su obsesión es construir para destruir o destruir para reconstruir?

Por eso, apelando a la proclama inicial de Borges, la catedral de Vergara, en futbol, estará siempre, estrictamente, entre las nuevas ruinas y los viejos proyectos.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES.-- La Casa Blanca montó un circo de tres pistas. Dos altares y un patíbulo. Sólo uno de esos dos nichos se quedó sin santo y sin incienso.

1.- Toni Kroos apagó las veladoras y encendió los reflectores. Recién llegado, no encontró misterios en la cancha.

El alemán no esperó indicaciones, sino que tomó el mando. Exigió el balón y despojó de él a los adversarios. Puso a reposar a sus compañeros. Real Madrid supo que había encontrado al almirante que requería.

Con Kroos todos sufren menos. Bale reduce el desgaste, Benzema hace recorridos más cortos, y todos se inclinan por venerar a Cristiano Ronaldo, quien cumplió poniendo los balones en el marcador y su huella de divo en la SuperCopa.

No es espejismo lo del jugador teutón. Queda claro que a los 24 años, las batallas en trincheras alemanas y europeas, le han puesto galones en los hombros. A esa edad, con la academia de disciplina y conquista, con la intuición de cuna, Kroos puntualiza en esta final de la Supercopa, y desde su posición, casi libertina, que será el Kaiser del futbol español.

2.- ¿James Rodríguez? Destellos, apenas destellos. Tuvo más nervios que nervio para solucionar esa desazón de su debut con un trofeo en liza. Tiene confundida su topografía. Estorbó más que complementar, y confundió más que aliviar.

Pero tiene tiempo y le van a tener paciencia. Además, ratificó los méritos para que el Real Madrid lo envolviera aparatosamente como la contratación exquisita de la temporada, pero ciertamente, aunque su traspaso encandiló, quien deslumbró este martes en Cardiff, se llama Toni Kroos.

3.- Con la soga de la incertidumbre ceñida al pescuezo y la mano nerviosa de las circunstancias jugueteando con la palanca del patíbulo, Iker Casillas, salía a resarcir nombre, apellido, futuro y reconciliación.

Era, para el arquero, de vida o muerte, y de vida y muerte.

Asolado y asoleado por la presencia de Keylor Navas, quien aguarda pacientemente a que un desliz del mismo Iker, le entregue el suéter de titular, el legendario guardameta español tuvo dos parpadeos, pero también tuvo dos intervenciones, una de ellas con las reminiscencias de sus grandes momentos.

Iker lo sabe: seguirá en la capilla de la incertidumbre, especialmente por la personalidad de exigencias de este Real Madrid, campeón europeo y ansioso de adueñarse de todos los trofeos que los calendarios les vayan ofreciendo, como la Copa Mundial de Clubes en diciembre.

A la selección española no volverá Casillas, pero hoy debe bastarle con restaurar, con restañar, con remozar su propio castillo que amenazaba y aún amenaza-- con convertirse en el mausoleo de su carrera antes de tiempo.

En la suma de talentos, y de esfuerzos solidarios, Real Madrid hizo una promesa, juramentando en silencio, pero en la cancha, ahí donde la palabra de honor adquiere mayor realce que en el festín de la zona mixta o las conferencias de prensa.

Estos Merengues, sin la sustancialidad blandengue del merengue, quieren, pueden, porque deben mantenerse en el trono europeo, y reinstaurar además el principio de su monarquía en la Liga. No hay espacio para más, especialmente porque es evidente ya en este momento que el temible Atila catalán, volverá, de nuevo, a tener una jornada en la que apabullará a los aldeanos, pero fallará ante la realeza.

Sólo hay un requisito aparente, que la junta de vecinos, compadres y amigos de Florentino Pérez, no quiere cumplir: retener al Ángel del madridismo, a Di María. El argentino, plural, versátil, multifuncional, implica ponerle el gatillo a una artillería implacable, pero que además, terminaría, con esos infatigables recorridos, por mantener imperturbable a Casillas.

Insisto, sí, en que si quiere, porque puede y sobre todo porque debe, mantener el Real Madrid la dictadura en Europa, pero sin olvidar, puntualmente que debe poner orden en casa.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES.-- El destino le lanzó dos emboscadas. Ladinas ambas. Y las arpías estacionaron sus escobas, aguardando que el joven sucumbiera por joven, y el que futbolista sucumbiera por futbolista.

Pero la presa saltó airosa de las fauces de ambas trampas. Y salió ileso. Y en el acto de escapismo, Raúl Jiménez se fortaleció. Hoy se suma a los ecos de los festejos en la Fuente de Neptuno, que siguen vigentes con un Atlético de Madrid monarca de España.

Enrique Cerezo lo dijo bien en Raza Deportiva de ESPNDeportes Radio este lunes: "Llega al equipo campeón de España, para ayudar a volver a hacerlo campeón".

¿Y las dos insidiosas encerronas del destino?

Primero fue acusado de agarrar a golpes en el rostro, con un extintor, a una jovencita admiradora que se proclamó su novia y que mostraba moretones como su regalo de San Valentín. En ese momento, se le juzgó más por la camiseta que por el hecho. Vestía amarillo y había sangre. Los zopilotes bajamos al festín.

Colocado en la picota por el morbo popular, Jiménez debía sobrevivir al entorno que era, entonces, más poderoso que el escándalo mismo. La señorita ya había sanado, pero el jugador seguía en la crujía.

Le indultó que la presunta víctima eligiera una presuntuosa indemnización para guardar la anécdota en su diario de 'groupie', con sus 15 minutos de fama, y dos cataplasmas de barro para las heridas en el rostro. Mientras, la defensa estimaba que con la fuerza del futbolista y un objeto de más de 10 kilos de peso, difícilmente hubiera rescatado la dentadura la supuesta lesionada.

Y cuando el dinero es capaz de sobornar y aplacar la conciencia y el sentimiento de justicia, la legitimidad de esos cargos quedó en entredicho.

La segunda acechanza fue en la cancha. Más difícil, más concluyente, más exhibida, más públicamente irrefutable.

Con Chucho Benítez en plena bonanza futbolística, el América decide buscarle ese cómplice de ataque, ese secuaz letal que necesitaba. Y Narciso Mina llegaba como un yacimiento inagotable de goles: 59 en el futbol de Ecuador.

Mina llegaba probado de latitudes respetables. Jiménez asomaba. Y Miguel Herrera decide apadrinarlo y dejar en la banca a Mina y sus 4 millones de dólares envueltos en la fantasía de su explosividad con Independiente y Barcelona, obvio ambos de Ecuador.

Jiménez ganó la batalla. No sólo convenció a Herrera, sino incluso al mismo Benítez, quien entendió que el joven era un mejor escudero que su propio compatriota.

Y Raúl Jiménez terminó por asimilar lecciones peligrosas. Venció las tentaciones fuera de la cancha y entendió las obligaciones dentro de ella.

Hoy se sienta a la mesa del Atlético de Madrid. Hoy, su codicia de gol lo iguala, en oportunidades históricas, a dos mexicanos codiciosos de gol, como Hugo Sánchez y Luis García, seguramente con desenlaces distintos, pero, también, su futuro puede llegar a ser igualmente memorable.

¿Qué tiene de sobresaliente este jugador? Alguna vez este reportero le preguntaba si tenía idea de los kilómetros que recorría en la cancha, claramente durante la época de Miguel Herrera. "Ja, ja, ja. Un chin..., ja, ja", respondía.

'El Turco' Mohamed lo usa de manera diferente. Sus recorridos son más cortos en la cancha. Herrera lo urgía a resolver problemas en el trabajo de la zona de recuperación, y terminaba siendo un agregado en la marca, obligado después a regresos inmediatos al ataque.

Convertido en un todo terreno, al que sólo se le aplaude lamentablemente cuando marca goles, él explicaba al reportero en esa ocasión que "no voy a dejar de jugar de esa manera, aunque deba correr más y cuando sea necesario salir del área".

El mismo Enrique Cerezo explica la circunstancialidad de la persecución de Jiménez.

"Yo no lo conozco, pero mis entrenadores me dicen que es muy buen jugador, entonces, vamos, hay que contratarlo", y de esa manera avala cómo tras el 0-0 amistoso en el Estadio Azteca, el 'Cholo' Simeone saca un beneficio de un encuentro sin beneficios: "Hay que seguir a ese jugador", pidió el entrenador a su directiva.

Y enseguida se viene el momentum clímax del americanista. Y el Atlético de Madrid observa. Jiménez usa al Puebla como celestina para terminar por seducir a los Colchoneros: tres goles de distinta manufactura y una asistencia para el tanto de Oribe Peralta.

Pero en el Atlético de Madrid querían ver si no era esa una golondrina sin verano. Esperaron ante Tigres. Y Jiménez se puso el overol. Sudó como obrero. Y al 'Cholo' Simeone le gustan los jugadores con arcilla de artistas y con barro de obreros.

Por eso, al final, usando sus propias palabras, en esa misma entrevista, Raúl Jiménez entiende que para cumplir ilusiones y anhelos en España, aún deberá conjugar en la cancha los verbos más valiosos del futbol: correr, marcar, anotar y asistir, bajo esa óptica que le inculcó y adiestró 'El Piojo', en esa cantidad inmedible a la que ya está acostumbrado: "un chin..." de todo eso.

Etiquetas:

Futbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO