Una sola Copa para una sola América, en el 2015

22:06 ET
FECHA
22/07
2011
por Rafael Ramos Villagrana
Getty ImagesEl promedio de espectadores en la Copa Oro fue mucho mayor al que está registrando la Copa América

LOS ÁNGELES -- Primero unas cucharaditas de hiel, para que después la miel le sepa mejor.

El proyecto no tiene nombre, pero sería algo así como "Una sola Copa para una sola América".

Es decir, en 2015, jugar en Estados Unidos una Copa con 10 equipos de la Conmebol y 6 de la Concacaf.

No es una apuesta demencial, ni fue una ocurrencia atorada en alguna telaraña en el techo.

Puntual y directamente varios directivos reconocieron que hay planes sobre ambas mesas de la gente involucrada.

A saber: Nicolás Leoz, Eugenio Figueredo, dirigentes de Conmebol, y Rafael Salguero y Alfredo Hawit, representante de Concacaf ante la FIFA y presidente de este organismo, respectivamente.

Vamos pues a su dosis de hiel:

1.- Y no, el fin primordial no es recompensar al aficionado del futbol.

2.- No, tampoco se trata de fomentar en Estados Unidos este deporte mediante un Mini Mundialito.

3.- Y tampoco se trataría de presentarle a usted a algunos de los mejores jugadores del mundo.

4.- Y tampoco sería un torneo libre de manipulación en el calendario y en los intereses dirigidos.

5.- Es más, le anticipo que las semifinales programadas y soñadas serían, por un lado: México contra Estados Unidos, y en la otra, Brasil contra Argentina. Claro, ya se ha visto en esta Copa América que no hay destinos comprados.

6.- Y aunque parezca increíble, el gestor de todo este protocolo, que ya se encuentra avanzado, es Justino Compeán, presidente de la FMF, con todo lo bueno, lo malo y lo peor, que eso implica. Y tan enfilado se encuentra el proyecto que a mediados de agosto en Colombia, en pleno Mundial Sub 20, se adelantarán las pláticas.

Pero, después de esas dudas y prejuicios, viene lo interesante.

1.- Habría un filtro en la Concacaf: México y EEUU pasarían directos, y los cuatro restantes saldrían, tres, de la Copa Centroamericana y uno de la Copa del Caribe. ¿Canadá? Se le buscará un espacio clasificatorio. 16 equipos en cuatro grupos de cuatro.

2.- Con una logística muy bien manipulada, con la maquiavélica astucia de los Conkakafkianos, se jugarían jornadas dobles en sedes perfectamente identificadas con sus respectivas poblaciones de migrantes. ¿Un grupo con Brasil, Honduras, Ecuador y Costa Rica en el sureste del país? ¿Estados Unidos, Colombia, Perú y Venezuela al noreste del país? México y Argentina llenarían en cualquier escenario.

Están llenos garantizados. Fácilmente se encontrarían los hábitats perfectos para los cuatro grupos, de manera que las taquillas se aseguraran.

No hay que olvidar que la Copa Oro dejó taquillas de entre 2 millones de dólares hasta de 6 millones de dólares como en el Rose Bowl de Pasadena.

3.- Rafael Salguero, embajador plenipotenciario de Concacaf ante FIFA y con derecho de picaporte ante Joseph Blatter, aseguró este viernes a Raza Deportiva de ESPNDeportes Radio que sería declarado torneo oficial de FIFA para permitir el apoyo pleno de los clubes europeos a sus jugadores del Continente Americano.

4.- Si tanto han hablado ambas confederaciones de ayuda mutua y respaldo para superar el nivel del área. Esta competencia cumpliría el objetivo.

5.- Los cuatro que se han manifestado sobre el tema (Hawit, Salguero, Leoz y Figueredo) coinciden en algo: sólo un país, por su heterogénea población, puede garantizar el éxito en todos sentidos y es Estados Unidos. Su migración permite establecer la presencia de comunidades del resto de América a lo largo y ancho del país, además de que muchos de los migrantes europeos podrían sentirse atraídos.

6.- El promedio de ingreso a los estadios en la Copa Oro rebasa impresionantemente al promedio de la Copa América, en la que hubo jornadas en las que los boletos vendidos no fueron más de 2 mil y el resto eran regalados.

En la Copa Oro ya se sabe que por sí sola es, como lo dijo este viernes Salguero: "su propia gallina de los huevos de oro para la Concacaf", y que el gallo de esa gallina, es obviamente el Tri.

7.- En espectáculo, con un formato de 16 equipos, clasificando sólo los dos primeros de cada grupo, no habría riesgos de un caso como el de Paraguay que avanzó en esta Copa América sólo mediante el trámite licencioso, pero licenciado, del empate, e incluso llegar a la final.

8.- Se agregaría una bolsa millonaria generosa, para sumar un atractivo extra a los participantes, y la bolsa procederá de los patrocinadores y no de las taquillas.

9.- Los cupos a la Copa Confederaciones se repartirían de esta manera: si el campeón es de Conmebol, se lleva el boleto de su zona y el de Concacaf se asignaría al mejor ubicado o se disputaría en un juego extra (más dinero, más negocio) entre los dos que más avanzaron en la competencia.

Claro, no todo es tan sencillo como parece. Hay problemas e intereses que es necesario conciliar.

1.- Televisión. Será necesario definir entre las empresas involucradas. Son distintas cadenas las que tienen derechos sobre Copa Oro y Copa América, pero, seguramente, ante la magnitud del evento, terminarían por conciliar.

2.- Traffic es una empresa que es bien vista en algunas regiones y repelida en otras. Muchos han tenido amargos tratos con ella y otros parecen gozar de beneficios. Lo importante será saber repartir el pastel entre los 16 involucrados como equipos, pero, principalmente entre las dos conferencias. Será como tratar de conciliar entre Al Capone y Don Corleone. Entre ellos el dinero mata orgullo, dignidad y complejos de autoridad.

3.- ¿Y los europeos? Estados Unidos se ha convertido en julio y agosto en un atractivo mercado para los clubes como Real Madrid, Barcelona, Manchester United, Manchester City, etc. Es claro que esos clubes no podrían llegar a este mercado en esas fechas, porque estaría prácticamente cautivo.

4.- Estados Unidos ha rechazado jugar en la Copa América o ha acudido con Sub-22 como en Venezuela 2007. ¿Aceptaría en 2015? No se olviden de algo: la USSoccer recibe entre el 15 por ciento y el 21 por ciento de todas las taquillas de todos los partidos que se celebran en el país.

¿Usted cree que Sunil Gulati estaba triste porque México humilló a EEUU en la final de la Copa Oro cuando llegó un millón de dólares a sus arcas sin mover un dedo?

Como lo decían este viernes Salguero y Hawittt: de aquí al 2015 hay tiempo suficiente para conciliar, negociar y encontrar espacios y soluciones.

Hay un factor a favor: en agosto, la Concacaf realizará elecciones a presidente, pues Hawittt es interino. Justino Compeán, cabeza de esta propuesta (con todo lo bueno, malo y peor que implica), aparece como favorito para ocupar el sitio de Jack Warner.

Salguero comentaba que este proyecto de unificar torneos no es nuevo, pero esta vez está más sólido que nunca. ¿Por qué? Muy fácil, porque Warner prefería un pastel chico, pero para él solo, que un pastel gigante con demasiados comensales.

El mismo Salguero dejó en claro algo: la fusión de torneos, será posible, pero la fusión de las dos confederaciones en una sola, esa es imposible.

Claro, Capone y Corleone podrán hacer negocios y compartir la mesa, pero nunca compartirán su cama.