Junio 2013: Olimpo o Waterloo para el Tri

20:45 ET
Actualizado el
por Rafa Ramos
MéxicoMexsportEl Tri abrirá el Hexagonal enfrentando a Jamaica en el Estadio Azteca

LOS ÁNGELES -- Estaba anunciado porque estaba previsto. México sería el Número Uno del Sorteo de la Concacaf (Raza Deportiva ESPNDeportes Radio, noviembre 7).

Y de esa manera, llegaron las ventajas, que además le corresponderían por ser el mejor en números en la Fase de Grupos.

El Tri arranca con tres juegos de local y dos de visitante en la Primera Vuelta, y comienza de hecho en la Fecha 1 con Jamaica.

"Así lo habíamos pedido y se nos concedió (¿?)", dijo Justino Compeán tras el sorteo, más simplón y ramplón que una lotería dominical para jubilados en la parroquia.

Seguramente Compeán quiso decir que se lo concedió la suerte.

Para México hay una semana crucial: la del 4 al 11 de junio, justo antes de partir a la Copa Confederaciones.

En ese lapso jugará tres partidos con nueve puntos sustanciales: el 4 de junio visita a Jamaica, enseguida viaja a Panamá para enfrentarla el 7, y regresa al Estadio Azteca el 11 de junio ante Costa Rica que servirá como juego de despedida de su afición antes de viajar a la Confederaciones.

Es una semana azarosa. Aparte de los viajes y la cercanía de tres encuentros clave, reclaman especial atención los imponderables, desde acumulación inmediata de tarjetas, hasta los períodos de recuperación por lesiones y fatiga.

Los encuentros ante Estados Unidos llegan en Marzo 26 en el Azteca, y en Septiembre 10, muy posiblemente en la inhóspita Columbus, que se ha convertido en un cementerio para el Tri en las eliminatorias.

Las aritméticas son simples y razonables: montar la fortaleza en el Azteca y retener los 15 puntos serán la base de la clasificación.

Sin embargo, México ha demostrado una ventaja: sabe jugar como visitante con la desesperada e inevitable obligación del adversario.

Ojo: si bien México terminó perfecto la Fase de Grupos, esta vez será distinto.

Panamá ha evolucionado, Honduras irá consolidando mejor su trabajo, y si Jorge Luis Pinto le suelta un poco, un poquito nada más, el freno de mano a Costa Rica será aún más complicado.

¿Estados Unidos? El temperamento de los jugadores solventa la incapacidad de Juergen Klinsmann para manejar a un equipo que se siente históricamente confiado en su forma de juego y que el alemán caprichosamente le hurta, ante la evidente inconformidad de algunos de sus futbolistas. ¿Jamaica? Debe ser un animador.

El Tri arranca su preparación en Phoenix, ante Dinamarca, el 31 de enero, y se irán alternando hasta cerca de 25 partidos en el año entre oficiales y amistosos, incluyendo el Clásico de las familias Gulati-Compeán, posiblemente en febrero.

El calendario de juegos de los torneos Clausura 2013 y Apertura 2013 ya está definido en borrador con fechas dobles que aún serán ajustadas conforme al itinerario de los partidos.

La selección se convierte en prioridad y en la Junta de Dueños se votó de manera absoluta para que prevalezca por encima de las mismas competencias domésticas y de las que puedan involucrar la Concachampios y la Copa Libertadores de América.

Pero, insisto: esta será una aventura diferente, especialmente en esa semana de junio, donde el Tri confrontará a dos de los mejores adversarios del área que tendrá en este Hexagonal Final: Panamá y Costa Rica, toda vez que ante Honduras jugará en la segunda fecha.

Lo cierto es que tras esos tres enfrentamientos (Jamaica, Panamá y Costa Rica), apuéstelo usted, será sin duda la selección nacional que con mejor ritmo de juego llegue a la Copa Confederaciones, sin que eso, necesariamente, garantice algo, porque habrá que esperar a conocer el saldo anímico que tendrán tras el saldo deportiva que consigna.