Corazones frescos, menú de Champions

8:32 ET
Actualizado el
por Rafa Ramos
Getty ImagesLa suerte fue echada y uno de los duelos más atractivos es el Real Madrid vs. Man. United
LOS ÁNGELES -- Para los mortales, será un banquete. Para los semidioses mortales de la cancha será una guerra. Que nada los contenga. Que nada nos detenga.

Aunque minutos antes del presunto sorteo, ya circulaba en Redes Sociales una fotografía del ensayo, que curiosamente cuadró perfectamente con el desenlace, la UEFA siguió llamando azar y fortuna y decisiones divinas, los Octavos de Final de la Champions.

Alguien dijo que el azar no existe porque Dios no juega a los dados, entonces la UEFA decide escribir el destino conforme a sus urgencias financieras, políticas y de credibilidad, aunque al final, ésta quede más dañada que el pañuelo de encaje con que CR7 enjuaga sus lágrimas a cada proeza de Lionel Messi.

Expuesto pues que no hay sorteos, sino maquiavélicas decisiones, por si quedaba duda, la llave que seduce es sin duda la del Manchester United contra Real Madrid.

Es decir: Inglaterra contra España. Es decir: el equipo más ganador del Reino Unido contra el dominante de la Península Ibérica y de Europa. El agarrón pueril, arrabalero entre un Sir inglés como Ferguson y el que se ha bautizado como el Special One, José Mourinho. Y por supuesto, Cristiano Ronaldo regresa a una catedral donde aún se le venera.

Contrastes: Ferguson tiene prisa por ganar la Premier, pero tiene desesperación por ganar la Champions. Mourinho ya claudicó a los pies del Barcelona y ajusta su artillería a los belicosos campos europeos.

Lo dijo Mou el fin de semana pasado: "La Liga está perdida, nos enfocaremos en la Champions".

Y si el destino, es decir Dios, no juega a la ruleta rusa, alguien decidió encañonar y cortar cartucho contra el Real Madrid: el 5 de marzo juega el partido de vuelta contra el MUFC, pero, antes, el 2 de marzo, deberá recibir en el Bernabéu al Barcelona.

Claro, Mou no pierde el sueño. Ya lo dijo una vez: "Después de Dios, yo". Pero seguramente no quiere cargar en casa, con los saldos recientes de la guerra civil, que se ha convertido en una batalla universal, con el desvarío y deshonor de perder ese juego ante los culés.

Por cuestión de orgullo, de dignidad, de urgencias y de emergencias, sabe que no puede deponer las armas en el Bernabéu ante las huestes catalanas. Pero, ¿lanzar a la batalla a un equipo al que le buscará refuerzos en estos días de despilfarro navideño?, tampoco puede fatigarlo días antes de encarar al MUFC.

En tres de los últimos cuatro enfrentamientos en torneos europeos entre el Manchester y el Real, los Merengues se han impuesto. Es decir, hay tres cicatrices pendientes en el rostro severo de Ferguson que es necesario cauterizar, mientras que Mourinho debe mantener vigente semejante patrimonio.

Y las estadísticas dicen que de los últimos 14 juegos de Mou, sólo ha perdido dos ante MUFC. Es decir: es el exorcista y el perfil lo tiene- de los Red Devils. Y de hecho las apuestas en los Pubs ingleses ya hoy mismo hablan de 4-1 a favor del Real.

Vaya tarea para el Special One, pero, por eso mismo se ha bautizado de esa manera. Sólo traga víctimas difíciles de tragar. "Mi guerra es en las alturas. Los insectos los piso a cada paso que doy", dijo alguna vez el mismo Mou. Claro, entre los bichos rastreros, a veces le han saltado alacranes.

Mientras tanto, el Barcelona, presuntamente ya con Tito Vilanova en el banquillo, enfrentará al Milan.

En esta llave, las estadísticas puntualizan: el club catalán ha superado a los italianos las tres veces que se han enfrentado en eliminatorias directas en Champions (1960, 2006 y 2012), según la cuenta de Twitter de @Optajose, quien sintetiza que "el Barcelona no ha perdido contra el Milan en sus siete últimos partidos en la Champions League (4 victorias y 3 empates)".

Al final, insisto, el banquete está servido, y los 16 contendientes han sido arrojados al Circo Romano universal.