La trampa... musa y madrastra de la FMF

16:42 ET
FECHA
14/01
2013
por Rafa Ramos
Decio de MaríaMexsportDecio de María aseguró que los equipos no actuaron con dolo al usar a jugadores sin papeles
LOS ÁNGELES -- La trampa es la musa y la madrastra del futbol mexicano. La primera, inspira la truculencia. La segunda, ordena su ejecución.

Obvio: la cultura de la corrupción y el engaño es leche materna que amamanta a una nación, bajo el estigma tradicional del engaño, a veces como una inspiración súbita y a veces como una organizada emboscada, gestada con premeditación, alevosía y ventaja.

México ocupa el sitio 100 en el Índice Mundial de Percepción de Corrupción, según estudios de 2010, sobre una evaluación a 182 naciones.

El futbol, como una actividad lúdica, pero en torno a la cual giran millones de dólares, evidentemente puede ser uno de los hijos más prosaicos, chamagosos y sucios de esa familia.

Históricamente, los jugadores extranjeros que han llegado a México lo han hecho de manera ilícita: llegan como turistas y al día siguiente empiezan a trabajar y a cobrar, mientras empieza, de manera paralela a tramitarse su permiso laboral.

Es decir: es falso que el futbolista extranjero ha trabajado ilegalmente en México de manera permanente. Lo hacía acaso un par de semanas, mientras se procesaba su permiso laboral bajo la forma FM3.

Cierto: delinquían al entrar como turistas, a sabiendas que llegaban como trabajadores. Así se lo aconsejaban sus clubes, porque primero era necesario aprobar los exámenes médicos, un proceso que no se exige que se registre como parte del proceso laboral, sino hasta que se aprueba ese requisito.

Ahora, las leyes migratorias y las reglas han cambiado por parte del Gobierno de México. Lo que pasa es que el futbol mexicano organizado siempre se ha burlado de las leyes mexicanas y hasta de otras más pueriles, las de la competencia que marca FIFA. Si se burló antes, pensó que era normal seguirlo haciendo.

De esta manera, se vive el Visagate, con 17 jugadores extranjeros. Unos jugaron a pesar de no tener permiso de trabajo y otros decidieron no hacerlo.

No olvidemos que la FMF es una incubadora activo, proactivo, eficiente, creativo, fecundo, en el arte de cómo perpetrar trampas.

1.- Ha defraudado al fisco mexicano con juegos múltiples de contratos. Jugadores que ganan 50 mil dólares mensuales y su contabilidad oficial habla de 50 mil pesos, por citar un ejemplo.

2.- Ha permitido documentos falsos en el registro de jugadores. Y ha permitido hasta la falsificación de firmas de futbolistas (Tigres-Borja-Donizete).

3.- Ha prohijado la falsificación de actas de nacimientos, que le costó al Tri dos años de castigo y no acudir al Mundial 1990.

4.- Ha sobornado a dirigentes de su propia Confederación y de otras Confederaciones, como cuando 13 relojes Rolex compraron en la Conmebol la invitación a la Copa América, en trámite hecho por Guillermo Lara, pero aprobado y financiado por Emilio Maurer y el Cuico Ibarra.

5.- Y claro, el circo y el ciclo del Clembuterol, desde 12 seleccionados nacionales de la Mayor, hasta el dopaje masivo en el Mundial Sub 17, cuando 109 jugadores resultaron contaminados, pero todos fueron exonerados, contra las normas de la WADA, porque "es un problema nacional de salud".

Entonces: la trampa en el futbol mexicano es un apostolado, donde al final todos se comportan más papistas que el Papa.

Lo más grave en medio del Visagate, es que el escándalo se centra en el hecho de que obligan a actuar correctamente a los sinvergüenzas.

Lo realmente grave es que esto ya ocurría. Es decir: lo pernicioso no es que hoy se solucione, sino los años, los lustros, los decenios, en que se operó delictivamente y conscientemente y nunca se hizo nada.

Responde ayer Decio de María que no se quitarán puntos, ni habrá multas a los equipos, porque no obraron de mala fe, ni ellos ni sus jugadores. Es decir: ahora los tontos de la novela, por ejemplo, son Cruz Azul, Teófilo Gutiérrez y Nicolás Bertolo, por no violar las leyes.

Lo curioso es que al final Decio reconoce que los equipos sí sabían de los cambios y de que debían respetarlos. ¿Entonces?

Ojo: la acción suprema debería ser del gobierno mexicano. Se están burlando de sus ordenanzas. En EEUU, cada organización que emplea a un trabajador sin visa laboral, es multada con 16 mil dólares por cada empleado, y al menos con medio millón de dólares.

En Inglaterra, la multa asciende a 11 mil libras esterlinas, y puede ir además desde una fuerte multa hasta el cierre del negocio o empresa.

¿En México? Pues, en otra manifestación de sus formas eficientes de corrupción, por parte del Gobierno de México no habrá ni multa, ni sanción de ningún tipo a las empresas, léase clubes y FMF.

Ahora, no deja de ser curioso, en un acto de hipocresía plena, la sublevación de los Sepulcros Blanqueados. Esos que se desgarran las vestiduras.

México recibe 6 mil millones de dólares al año en remesas desde Estados Unidos y muchos de esos millones de indocumentados, que desde la ilegalidad, fortalecen la maquinaria económica de ambas naciones.

Las remesas de sus migrados, es la segunda fuente de ingresos desde el extranjero para México, después del turismo.

Sí: México no sólo es el lugar 98 en su calidad moral, según el Índice Mundial de Percepción de Corrupción, también merece una valoración sobre el ejercicio de la hipocresía.

Decía Martin Luther King: "Si yo supiera que mañana se acababa el mundo, aún así, hoy, yo, plantaría un árbol". Cierto, pero no en el páramo deshonesto del futbol mexicano.