LOS ÁNGELES -- Vaya misión del Chepo de la Torre: rescatar al Conejo Brizuela para rescatar a todo Chivas.

Notable futbolista, de desborde en espacios cortos y frenético en espacios largos, con condiciones de gol y de inteligencia sobresaliente, Brizuela entró en agonía víctima de cánceres letales en el futbol mexicano: petulancia, desubicación y descontrol.

Miguel Herrera quiso elogiarlo y le metió zancadilla: "Es el mejor futbolista de México en este momento, el mejor prospecto", dijo de él en diciembre de 2014.

Y el Conejo se tragó la zanahoria de la vanidad. Y se indigestó con ella.

En el Clausura 2013, jugó 18 partidos como titular, 15 completos, propulsado por el verbo de Tomás Boy, y fue el jugador que ayudó al rescate del Atlas.

En Toluca, se mantiene al siguiente torneo: cuatro goles, tres asistencias, con nueve encuentros completos de 16 como titular y participando en 19.

Fue entonces cuando El Piojo lo proclamó figura y el Conejo empezó a desaparecer. No perdió sus notables facultades, sólo perdió piso.

Tan irrecuperable ha parecido a José Saturnino Cardozo que Toluca acepta venderlo a Chivas en una operación de casi siete millones de dólares, luego de que en el año 2014 sólo estuvo en 24 juegos como titular, hizo cinco goles y dos pases para gol. Jugó, pero no pesó, participó, pero no trascendió en la armonía a sus virtudes.

Sin duda es un futbolista talentoso, que ahora enfrenta desafíos mentales y de personalidad: sus propios delirios, son uno de esos retos, y el otro, la exigencia de una camiseta en crisis, como la de Chivas, y bajo la presión de ser el referente de la salvación.

Chivas lo descubrió en el Atlas, luego de los amagues de su calidad en Toluca y desde ese momento, intentó contratarlo, pero Toluca esperaba del Conejo un rendimiento aún superior a lo mostrado con los Rojinegros y Tomás Boy.

Si logra ser reencausado, rescatado, reubicado, deberá ser de gran utilidad. Su dinámica con vecinos como Carlos Fierro, Giovani Hernández y con un Omar Bravo, con el que ya se conoce, puede aportar la velocidad y habilidad a un equipo que se está diseñando para sobrevivir y que seguramente se convertirá en un equipo corto, compacto, pero con pretensiones de despliegue y contragolpe porque su primera consigna para salvar la zalea, será no perder.

¿Le alcanza a Chivas? Quedan las dudas de la capacidad del Chepo para darle consistencia granítica a una defensa que ha sido inestable, para después poder intentar con los jugadores veloces y jóvenes, apostando por resultados inmediatos, y a la espera de que a los mencionados se agregue finalmente el Cubo Torres, que el Guadalajara quiere tener a préstamo el primer semestre de 2014, algo que no convence ni interesa a la MLS.

Lo cierto es que Chivas consigue al mejor jugador disponible, limitado como está el equipo al mercado de mexicanos, aun cuando Brizuela es el cuarto nacido en Estados Unidos junto con el portero Eduardo Fernández, el atacante Gerardo Mascareño y el lateral Miguel Ponce, aunque en alguna ocasión se habló también de Gutiérrez Aldaco como oriundo de California.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cruz AzulMexsport
LOS ÁNGELES -- Fue turno de Cruz Azul. El ridículo en el Mundial de Clubes es una constante para los equipos mexicanos. Antes desfilaron ahí América, Pachuca, Monterrey y Atlante.

Hay abismos insalvables. A todos los niveles. El pánico sería el más grave de ellos: Gerardo Torrado y Mariano Pavone pudieron hacer historia, pero fueron víctimas de su propia histeria. El primero erró un penalti, y el otro, Pavone, se acordó que es Pavone, y le tembló la entrepierna cuando saltó y lo asaltó Iker Casillas.

4-0. Pudieron ser más. Cristiano Ronaldo hizo berrinche: en un fusilamiento, lo dejaron sin pólvora. No hay derecho.

Cruz Azul no tuvo respuesta. Sólo esas dos aproximaciones en las que el Real Madrid se vio víctima de laxitud y lasitud, esto por aburrimiento, y en las que se arrimó con el penalti aterrado de Torrado y el pavor de Pavone.

El resto, fue un buen entrenamiento merengue para enfrentar seguramente a San Lorenzo, que hay que recordar es el campeón de una de las más grises versiones de la Copa Libertadores.

Y en el tropezón celeste, hay damnificados sin deberla ni temerla. Chivas vio cómo tres de sus posibles refuerzos se entumieron y se entumecieron, dudando entre pelear la pelota y pedir un autógrafo: Marco Fabián, Jerry Flores y Pablo Barrera.

A sabiendas de que es un negocio por los patrocinadores y la televisión, sin importar la taquilla, aún así, hay peligro de que la FIFA margina a los menesterosos de estas competencias: los representantes de Asia, África, Oceanía y la Concacaf, que define Joseph Blatter como "el tercer mundo del futbol".

Pero, al menos, la Concacaf o el futbol mexicano deberían buscar herramientas para que su emisario no comparezca y regrese lastimado, lastimero y lastimoso.

Es curioso como los equipos mexicanos disponen de seis meses para prepararse. Y lejos de saber hacerlo, se hunden en el terror.

De hecho, en el torneo local, previo al Mundial de Clubes, su actuación es paupérrima, lamentable, lo cual demuestra que descuidan su Liga y el "torneo soñado", como le llaman falazmente cada uno de los inscritos.

¿Debería mover la Concacaf las fechas del torneo eliminatorio, su Concachampions? ¿Debería el país que obtiene el boleto, entregarlo como premio extra a su campeón del torneo invernal? ¿No habría hecho un mejor papel el América o el León hace un año? ¿O hasta por dignidad dejar que experimenten equipos de la MLS?

La FIFA analiza aumentar los participantes. Quiere llevar al subcampeón de la Libertadores o al campeón de la Sudamericana, y al subcampeón de la Champions o al campeón de la Europa League.

Y si la FIFA quiere, la FIFA puede, porque reordenaría todos los calendarios del futbol mundial para salirse con sus caprichos.

Satirizar a Cruz Azul, cebarse con La Máquina, porque a sus penurias de 17 años sin ganar una Liga, además debe soportar estas deshonras y vejaciones, sería cruel y exagerado.

Al final tropezó donde han tropezado otros clubes que prometían llegar mejor preparados que ellos, y que encima han tenido reiterados pasajes degradantes y mortificantes, como ha pasado con los reincidentes Pachuca y Monterrey.

Tarde o temprano, la FIFA, la sede y los patrocinadores y televisoras, se darán cuenta que es mejor invitar a los segundos de Europa y de Conmebol que seguir cargando con lastres de otras confederaciones, y en estas incluyo a la Concacaf.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Clausura 2008: sotanero con 11 puntos. Apertura 2011: penúltimo con 15 unidades.

América se debatió en las cloacas del torneo mexicano. Fue militante del ridículo. Pero se puso de pie.

Hoy suma dos títulos y un subcampeonato en los últimos cuatro torneos. Y ocurre porque tiene un proyecto.

Libera a Antonio Mohamed al no renovarle contrato, a pesar de que le entrega un título. Lo hace porque tiene un proyecto.

Y ha firmado a Gustavo Matosas, y le respalda con el mejor delantero de los últimos años en México: Carlos Darwin Quintero. Porque a su proyecto de ganar, le quiere agregar gustar y golear.

De esos pasajes grotescos, como bufón de la Liga, hubo un aprendizaje penoso, doloroso, y que incluso le llevó a la desesperada búsqueda para encontrar una solución, una regeneración y una reconstrucción.

Tampoco fue fácil. Finalmente llega Ricardo Peláez quien elige a Miguel Herrera, y al donarlo a la selección mexicana, apuesta, en un romance que terminó azaroso y tormentoso, con el Turco.

Lo cierto es que apegarse a un proyecto, cierto, con exigencias inmediatas, permite que El Nido sea redimido.

Del 'Búrlateme Más', el América pasó al 'Ódiame Más', y a consolidar un plan.

Llega Matosas como reflejo de que El Nido no sólo quiere ganar sino apegarse a una exquisitez gratificante: jugar bien al futbol. Matosas y los jugadores que lleguen, tienen esa meta.

Insisto: la palabra parece pobretona, pero cuando se ejercita puntualmente, enriquece: proyecto.

¿Cuántos equipos tienen un proyecto real en México? Pocos.

1.- Chivas inventa uno nuevo y lo destruye tres o seis o nueve meses después. Incluso, hoy, ¿alguien se atreve a garantizar larga vida a Néstor y Chepo de la Torre bajo la inestabilidad y volatilidad y volubilidad de Jorge Vergara? Nadie.

2.- Cruz Azul tiene 17 años sin un título de Liga. Ha jugado en total seis finales. Al menos coquetea atrevidamente con un proyecto. Cierto: tiene como asesor a una rémora: Carlos Hurtado, quien antepone su negocio de lucrar vendiendo jugadores, llevando petardos. Saboteador por excelencia.

3.- León tiene dos títulos consecutivos. Cuando Matosas le dijo adiós fueron por Pizzi, en quien encuentran un modelo similar de trabajo, y además mantienen el trabajo consistente en formación y búsqueda de jugadores.

4.- Pumas trata de volver a sus bases. Antonio Sancho y Memo Vázquez pretenden limpiar el cochinero que encontraron, e incluso hacen limpia de jugadores que suponen ya no darán más de lo que han dado. Hecho añicos el anterior proyecto, conciben uno nuevo. Improvisan con riesgos.

5.- Tigres tiene un proyecto caprichoso con un nombre claro y el sometimiento de los directivos: Tuca Ferretti. No agrada el estilo, pero al menso, en el despilfarro y bajo la dictadura del técnico, eligen esclavizarse a un manual autocrático más que a un proyecto por sí mismo.

6.- Monterrey busca una ruta tras la salida de Vucetich, y parece elegir un bosquejo con Carlos Barra, pero que es apenas un andamio que necesita de fortalecerse en muchas áreas.

¿Pachuca? Más ruido que nueces. ¿Toluca? Protagonismo pero sin bases sólidas, aunque se encamina respaldando a Saturnino Cardozo.

¿Santos? Sigue la ruta del Atlante: desangrarse para abastecer de jugadores al América: Chucho Benítez, Oribe Peralta y Carlos Darwin Quintero.

¿Puebla? ¿Veracruz? ¿Querétaro? ¿Atlas? ¿Morelia? ¿Chiapas? ¿Leones Negros? ¿Tijuana? Viven al día. Improvisando. Tomando decisiones sobre las rodillas. Arriesgando en el presente pero sin arriesgar para el futuro.

Cierto. No todos pueden ser el América. No todos tienen ese poderío económico, pero hay clubes que despilfarran igual, pero sin éxitos similares: Chivas, Tigres, Monterrey, Cruz Azul, Pachuca, etc.

Lo cierto es que esos dos títulos y un subcampeonato en cuatro torneos, montan un ejemplo de cómo, si se quiere, si se sabe, se puede, pasar de eventual bufón de ocasión a rey del futbol mexicano.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- América se ciñe una corona con joyas adicionales. Convulsionado, como su propia historia, este título de las Águilas se alhaja, sin embargo, de manera extraordinaria.

Victoria absoluta sobre Tigres en el Estadio Azteca, entrega a El Nido motivos de festejo y a su afición el derecho a una jerarquía incuestionable, más allá de los errores atribuibles al Tuca Ferretti y a la indisciplina e indignas reacciones de sus jugadores.

Repasemos las joyas agregadas a esta corona cincelada con desenfreno y alboroto, insisto, como se deleita desde sus entrañas, el mismo americanismo.

1. Histórico. América consigue su título número 12 y disfruta la supremacía de máximo campeón en México, especialmente al rebasar a su antagonista por excelencia, un Guadalajara comodino y aburguesado, que vive problemas de descenso.

Cierto, el torneo Prode 85 fue un título de trámite corto, brevísimo, pero ya explicó Rafael del Castillo, entonces presidente de la FMF y padre de los funestos cachirules, la FIFA le impuso el código de barras de autenticidad y legitimidad.

2. Escándalo. Las Águilas rinden homenaje a su cuna: la incubadora de telenovelas, y monta la suya propia en un par de semanas. Paul Aguilar es expulsado por el Turco Mohamed y un marasmo de contradicciones y rencorosas reacciones generan sismo y cisma en el seno del equipo, que sobrevive a sus propias fracturas.

3. Divorcio. Mohamed se había ido de El Nido hace semanas. Gustavo Matosas firmado, repulsión entre algunos jugadores y directivos, pero el Turco encontró una revancha inmejorable: donar el campeonato, con derecho apenas a acariciar el trofeo.

4. Antihéroe. El América consuma su encumbramiento en ese universo que le fascina. El Ódiame Más que pululó con histeria en las redes sociales, y con los aficionados a otros equipos reptando en advenedizos coros en apoyo a Tigres para que impidir que el arrogante tuviera el derecho a ser más arrogante.

Sí: América se corona con el botín completo, insisto, rebasándose a sí mismo. Seguramente para los dirigentes quedará como espina incómoda el tener que marcar en su propia historia que el técnico despedido semanas antes significó el que los llevó a cruzar el umbral de la superioridad en el futbol mexicano.

Porque la mayor humillación a Chivas, en la contabilidad de campeonatos sumados, tendrá que mantener como referente al Turco.

Que el torneo ha sido uno de los más mediocres de los más recientes años y que en la fase regular el arbitraje le entregó al menos nueve puntos son situaciones que al final pasan a segundo término. Ha habido ya otros monarcas con asteriscos similares en su coronación.

Al final, lo relevante es la coronación misma, porque a los jugadores, a su honestidad competitiva, sólo debe levantarse el monumento merecido del vencedor, más allá de la guerra sucia y amarga que se desató entre el cuerpo técnico y los dirigentes.

Y a futuro también hay consideraciones determinantes.

1. Lo interesante es que ido ya Mohamed, el desafío es inmenso para Gustavo Matosas, obligado a refrendar el campeonato americanista, más el agregado de dotarle de esa espectacularidad semana a semana, un ingrediente que el Turco nunca quiso ni pudo darle.

Matosas lo sabe, no puede darle al americanismo menos de lo que ha recibido este domingo.

2. ¿Y los otros supuestamente grandes que de populares pasan a populacheros? Públicamente son humilladas unas Chivas rebasadas sin contemplaciones, además de un Cruz Azul que llega a 17 años sin ganar un título de Liga, y unos Pumas que siguen viviendo en su valle de lágrimas.

¿Estos tres se consolarán con quedarse como escoltas de un proyecto americanista ambicioso?

Sí, este campeonato del América ha entregado un botín repleto para enriquecer esa etiqueta controversial del Ódiame Más.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Vía crucis. Cruz Azul en la ruta dolorosa de equipos mexicanos: Copa Mundial de Clubes.

Sidney Wanderers, primer sinodal de La Máquina. Un equipo australiano con dos años de vida. Una historia breve y en busca de su primer momento sublime.

Piedras aparentemente minúsculas, pero con las que ya se ha tropezado reiteradamente el futbol mexicano.

Chaco Giménez charló este viernes con Raza Deportiva de ESPNDeportes. Puso alas a sus ilusiones y a sus pretensiones. Pero alas cortas. Mesura, era evidente.

En la charla asimiló el mismo misterio, el mismo enigma que sufre su afición. ¿Cómo puede Cruz Azul rozar un momento de perfección una semana y perderse las otras 16 en el torneo mexicano?

Chaco Giménez lo reconoce. Y le duele, lejos de consolarlo: "Sí, ante el América (4-0) jugamos un partido casi perfecto. Y eso lo platicamos entre nosotros, nos preguntamos qué pasó antes y después".

Y el jugador que ganó todo lo posible con Pachuca, enumeró todas las piedras angulares de esa humillación al líder del torneo mexicano y finalista.

"Jugamos por el bien del equipo, concentrados, con entrega, peleando cada pelota como si fuera la última. Y fue un partido casi perfecto", y se adivina ese tono lacónico, apenado, penoso, en un jugador que en su momento lo aceptó: llegaba a Cruz Azul a ser el caudillo del cambio para un Cruz Azul que ya suma 17 años sin título de Liga.

Giménez explica que la desatención, el abandono, la renuncia a responsabilidades y valores intrínsecos en un oficio profesional, en este caso el futbol, suelen ocurrir en todos los equipos. "Anteponemos el beneficio individual al del equipo".

¿Puede mejorar Cruz Azul el rendimiento de equipos mexicanos en una Copa Mundial de Clubes? Imposible. O al menos así lo parece. Debería llegar a semifinales y vencer al Real Madrid.

Pero, sin duda, si en ese acto de contrición y de reflexión, si en ese acto de compunción y remordimiento, elige redimirse de sus 16 semanas de mediocridad, y decide redimirse como lo hizo ante América, al Cruz Azul le alcanzaría para pasar el escollo australiano y plantarse, al menos con una actitud valiente y de respuesta competitiva ante la legión de monstruos que es el Real Madrid.

No se trata de utopías o quimeras. No se trata de montar farsas y milagros, como pensar que pueden sorprender a los Merengues.

Sin embargo, en la realidad natural de que son 11 contra 11, y contra humanos, aunque parezcan, algunas de los madridistas, estar por encima de esa condición, seguramente Cruz Azul al menos podría regresar con uno de los valores fundamentales que el equipo ha perdido: dignidad competitiva.

Cruz Azul goza de ventajas respecto a otros clubes mexicanos en esta travesía que termina de manera apocalíptica. Viajó con anticipación. Llevó un proceso gradual para combatir el cambio de horario. Es un grupo al que no sorprende ni impresiona la excursión a un hábitat distinto, y que demostró en el torneo anterior que sabe jugar al futbol, aunque en este que agoniza, insisto, tuvo 16 ridículos y una sublimación.

Sugeríamos al Chaco en esa entrevista en Raza Deportiva que se olvidaran de ver los videos del Sidney Wanderers, su rival de este sábado, y mejor se dedicaran a una sesión extraordinaria revisando el video de ese 4-0 al América.

Porque La Máquina está en una etapa de confusión y desaliento tan deplorable que no debe impresionarse por las virtudes de sus adversarios, sino recordar y maravillarse con sus virtudes propias y sus verdaderos alcances, cuando hay, como dijo Chaco Giménez, esa fe en sus propias osadías y audacias, y "de pelar cada pelota como si fuera la última".

Sí, es irónico, Cruz Azul debe rescatarse a sí mismo, con el América como el mejor protagonista de su urgente catarsis.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- El suicidio de Antonio Mohamed es casi sospechoso de traición.

No quiere morir solo, sino encabezar el hundimiento de un barco que dirige, pero que ya no le pertenece. Lo han despedido, pero sin echarlo aún. Y el Turco lo sabe, mientras mastica rencor.

Y Tigres le ha ayudado a Mohamed en su propio Hara-Kiri. Un remate excepcional de cabeza por parte de Guerrón cinceló el veredicto: 1-0, con un saldo abierto aún de 90 minutos de vida ¿vegetativa? para el América.

Si ya Mohamed había debilitado El Nido por sus rencores personales (Maza Rodríguez, Negrito Medina y Paul Aguilar), este jueves termina exhibiendo y humillando a Miguel Layún.

Curiosamente al jugador que quiso defenderlo y canonizarlo en Twitter, el Turco termina por sacrificarlo en una posición donde Layún quedó condenado a jugar en perfil, forma, territorio y funciones, totalmente inversas, antagónicas a las que le hicieron despuntar.

En forma coloquial, o en otras palabras, Mohamed le puso a Layún las rodillas al revés. ¡Síguelo defendiendo, Miguel!

Por eso, apesta a suicidio y a traición de Mohamed.

Porque encima elige colocar a Guerrero por Oswaldito como para proteger la mínima diferencia en la derrota. Y en una condición ventajosa, alevosa, manda a la cancha a Sambueza a sabiendas de que, bajo de forma y de ritmo, terminaría siendo un menesteroso ambulante en la cancha.

Y más allá de que evidentemente envió más de carnicería que de cacería a sus jugadores, Mohamed fue incapaz de superar los cerrojos de Tuca Ferretti, y debe salir agradecido porque Pablo Aguilar fue indultado de una roja por la rabiosa zapatería que le tundió a Guerrón cuando estaba caído.

¿Tigres? Tacaño, pero impecable. Roñoso, pero inteligente. Mezquino, pero práctico. Jugó para ganar sin fuegos artificiales. Lamentable, pero irrefutable.

El mismo Ricardo Ferretti lo había puntualizado: "Lo importante es que no nos aten goles".

Y sabe que con el 1-0 si el América no mejora en el Azteca de ese desastre moral, futbolístico, táctico y estratégico, que fue en El Volcán, le basta con la mezquindad de ese gol para levantar la copa.

Ferretti no permitió libertades y logró preocupar primero por Torres, luego con Damián, y una persistente labor de Lugo, aunque al final sus jugadores relevantes fueron Guerrón con su gol, y esa respetable y magnífica sabiduría en la cancha de Egidio Arévalo.

¿Podrá mejorar el América? Primero deberá hacerlo en el vestuario, después en la banca y finalmente en el compromiso de los jugadores.

El futbol, aun bajo la avara percepción de Mohamed, necesita mucho más que pujanza, sudor y patadas porque requiere de talento y profundidad.

En el Estadio Azteca, ante su gente, bajo la presión, algunos jugadores seguramente se rebelarán a su suerte.

El gran problema es si Antonio Mohamed mantendrá ese método de suicidio lento con sabor a traición, para hundir ese barco zozobrante que aún dirige, pero ya no le pertenece.

Etiquetas:

Futbol, Futbol Mexico

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Miguel Layún publica un simulacro. Oribe Peralta proclama una realidad. Si ambos jugadores son genuinos, es grave. Si los dos fueron manipulados, es igual de grave.

El epicentro de las convulsiones sigue siendo Paul Aguilar, proscrito del América porque supuestamente lamentó no quedar eliminados en la Liguilla. Esta habría sido la frase: "Mejor hubiéramos perdido para que corrieran al argentino de mier...".

Una versión, confiable, señala que Antonio Mohamed escuchó a su lateral derecho. Otra versión, también confiable, asegura que un jugador sudamericano habría ido, de inmediato, en oficio de comadrona, a delatar a Aguilar ante el entrenador. Y entonces, sea cual sea la versión apegada a los hechos, el técnico confronta a Paul Aguilar.

Inicialmente, miembros del cuerpo técnico deslizaron la versión de que Aguilar había sido desterrado por llegar en estado inconveniente al entrenamiento, la cual fue desmentida después.

Y todo esto origina las reacciones de Layundowski y El Hermoso.

Layún monta una farsa, en el sentido estricto de la palabra. Simula jalonearse con su técnico Antonio Mohamed, con sus lentes al más puro estilo Elton John. Y puntualiza: "Por que llegamos a la final? Puras peleas y un grupo partido! Que pasen un excelente día!", se lee en su tuit acompañado de la imagen posada.

Oribe Peralta toma tribuna. Y toma parte. Y toma partido. Considera a Paul Aguilar pieza clave del grupo y advierte que le dedicarán la conquista del título porque ha sido pieza clave en el equipo.

Queda claro que en el mismo grupo de jugadores hay posiciones encontradas. Layún se solidariza con su técnico al pedirle que posara para desagravio del vestidor ante las versiones de que está resquebrajado. Peralta se solidariza con el desterrado de El Nido, en evidente desafío a la acción de su entrenador y a la complacencia pasiva de sus directivos.

Si las reacciones son genuinas, desatan elucubraciones.

1.- Porque Layún pretende higienizar la imagen del grupo, dejando constancia de que respalda a su entrenador, pero, se olvida de que entrega a los buitres a su compañero de correrías por las bandas, Paul Aguilar.

2.- Y porque Oribe Peralta manda un mensaje de respaldo, de solidaridad, de complicidad a las palabras de Paul Aguilar, mientras reta, abiertamente a que Mohamed se atreva a tomar represalias, cuando la Final tendrá lugar en horas.

Cierto, El Hermoso ya sabe que Mohamed se va. Ha perdido, evidentemente, autoridad en el manejo del vestuario y se aprovecha de ello.

Y si las reacciones de Layún y Peralta son dirigidas, orientadas, aconsejadas u ordenadas, sin duda reflejan ya una lucha de poder.

1.- ¿Quién pudo ordenar a Layún que usara su cuenta de Twitter para tratar de apaciguar los huracanes morbosos de versiones de desunión en el grupo? Sólo Mohamed.

2.- ¿Quién pudo ordenar a Peralta a que declarara públicamente que el grupo está con Aguilar, cuando es evidente que, por ejemplo, los contratados por Mohamed, se pliegan servilmente al Turco? Sólo Ricardo Peláez, que fue quien firmó a El Hermoso con, sin y a pesar del entrenador.

¿Cuál es más creíble? La instantánea de Layún es evidentemente una pantomima, una parodia.

La proclama de Peralta refleja su sentir, pero, definitivamente, no se escucharía como un clamor del vestidor mismo, pese a que sí hay numerosos inconformes con la forma roñosa y mezquina que juega el América, bajo un planteamiento, bajo una ordenanza mezquina que ha transformado a las alguna vez Águilas depredadoras en avestruces.

Al final, sin embargo, ante la madurez y el temperamento del grupo de jugadores, queda claro que este pasaje puede ser bien catalizado para que adquieran el compromiso pleno de ser campeones, más allá de las grietas eventuales que en la relación personal pueda generarse.

Y si Mohamed visualiza cómo orientar esta crisis, ciertamente podrá levantar el trofeo el próximo domingo, porque al final, no necesita que sus hombres se amen y confraternicen fuera de la cancha, sino solamente que se comprometan 180 minutos en la cancha.

Etiquetas:

Futbol, Futbol Mexico

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Seis refuerzos. Cerca de $23 millones de dólares, tan solo $10 de ellos en Oribe Peralta. Descenso en la asistencia al Estadio Azteca. Descenso en los ratings de televisión. Pero: una Final. Posibilidad de título. Con un tormentoso divorcio.

'El Turco' Mohamed se va de América de la misma manera en que lo hizo de Independiente (supuestamente amenazado por las barras), Xolos (supuestamente motivos familiares), y después de Huracán (supuestamente por incomprensión de jugadores), pero ya con la oferta del América en la mano. Le gustan las tempestades. Le gustaron como jugador. No le desagradan como entrenador.

Incluso, dirigiendo a Independiente, ante su Huracán de toda la vida, Caruso Lombardi (Quilmes), lo acusó porque sospechosamente, a su juicio, se lesionaron en la misma semana sus tres arqueros y debía recurrir a un juvenil. "A quién quiere engañar, ya sabemos que lo hace (Mohamed), para salvar a Huracán", le acusó el controversial Caruso.

Mohamed habla de que "las relaciones son más frías" con sus directivos y que "hay un corto circuito" a raíz de la expulsión de Paul Aguilar del equipo, pues incluso se queja de que buscan refuerzos para 2015 y sin consultarle.

Hay un hecho insoslayable: América está en la Final. Y puede coronarse campeón. Tiene un plantel más fuerte que el de Tigres. De hombre a hombre, las Águilas son más.

A Mohamed le pidieron ser campeón. Está en la ruta. Cierto convirtió a las Águilas rapaces de Miguel Herrera en avestruces huidizas bajo sus poco exquisitos principios tácticos. Pero es finalista. Y puede ser campeón.

Insisto: el fin justifica los medios y los miedos. Mohamed se enroló en los medios y en los miedos tácticos para intentar llegar a la punta del Everest que le marcó la directiva.

Preguntitas...

1.- ¿Tiene plantel para jugar de otra manera? Sin duda.

2.- ¿Tiene futbolistas capaces de querer ellos mismos jugar de otra manera? Sin duda, a pesar de que les puso grilletes a los kamikazes de 'El Piojo': Miguel Layún y Paul Aguilar.

3.- ¿Está capacitado para saber hacer jugar de manera espectacular al América? No, sin duda, no lo está.

Por eso 'El Turco' elige un camino con menos sobresaltos, sin temeridades suicidas, y encima ha recibido prebendas arbitrales, muchas de ellas denunciadas por Caixinha, como ya antes lo había hecho el Tuca Ferretti.

Mohamed acepta que el domingo dejará de dirigir al América. Y presumiblemente lo hará como campeón.

En ese proceso de renuncia reiteradamente anunciada a través de los canales favoritos de comunicación del América, después de un año de un silencio casi ascético, Mohamed ha buscado plañideras que le acompañen en ese Vía Crucis para enfatizar que sus propios directivos, en especial Ricardo Peláez, son desagradecidos, canallas, crueles y cínicos, y que él es un desamparado e incomprendido, mientras ya tienen firmado a Gustavo Matosas y a Carlos Darwin Quintero, para la aventura del 2015.

Pero 'El Turco' sabe que ni él engaño ni fue engañado. América sabía de los litigios tácticos del entrenador. Pero ahora que tiene al alcance de la mano enmendar el error, no lo va a desperdiciar. Por ello, recurre a un ganador probado en México como es el bicampeón Matosas.

Y unas preguntitas más...

1.- Si América se corona campeón el domingo, ¿puede y debe Ricardo Peláez hacer acto de presencia tras las acusaciones reiteradas de Mohamed? ¿O sería un oportunista?

2.- Si América queda campeón el domingo, ¿la afición americanista preferiría continuar con el método probado de Mohamed sobre el experimento con la mística de Matosas mostrada con el León?

3.- Si América queda campeón el domingo, ¿cuántos equipos en México suplicarán a Mohamed que les entregue el mismo producto aún jugando de esa manera?

Si América es campeón, Mohamed podrá decir que cumplió y podrá partir como víctima, mártir y apóstol de la deslealtad ajena.

Al final, cumplió como puede, como sabe, dentro de sus limitaciones. No se le puede pedir a 'El Turco' un mural en una bóveda, si apenas sabe pintar grafiti.

Etiquetas:

Futbol, Futbol Mexico

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Reglamento y cinismo. A partes iguales. Así llegan a la Final. Nada los demerita. Pero nada los enaltece.

Tigres y América, en la apuesta por la mezquindad como estilo de juego.

Tertuliano lo explicaría así: "In pace leones, in proelio cervi ('En tiempo de paz son leones, pero en la guerra son ciervos')" (Tertuliano).

Las cifras no mienten: Tigres, cuarto equipo con más empates. En los últimos siete juegos, ha marcado cinco goles. En los últimos ocho encuentros ha recibido siete y anotado siete tantos.

Y como lo reconoce el Tuca Ferretti juega al amparo del gerundio de recular: "primero no recibir gol". Anotando dos y recibiendo dos en la Liguilla, está en la Final.

Acólito de la escuela lapuentista, alguna vez se plagió la frase: "¿Espectáculo? En el circo", y hasta su propia afición que en un momento dado, a finales del torneo anterior e inicio de este, crucificaba al Tuca, hoy, es cómplice renegada de su inconformidad, y reculando a sus cantos de "Fuera Tuca", hoy le rinde pleitesía en la adoración profana a la doctrina profana y roñosa del puntismo.

¿Enfrente? Más de lo mismo. El Turco Mohamed hizo añicos el equipo de embeleso de El Piojo Herrera. Siguió limosneando puntos por horrores y errores arbitrales -dejemos de lado la persecución sospechosa de favores-, pero además aniquiló el espíritu aventurero y ofensivo de Miguel Layún y Paul Aguilar, y al goleador prolífico de México, Oribe Peralta, lo convirtió en un misionero del oportunismo o de rematar "a las caiditas".

Aquí, necesario el paréntesis: la mejor exhibición de las Águilas en el torneo fue visitando a Tigres. Domesticó a los felinos y ese 2-0 pudo ser un marcador más penoso. Y precisamente tras esa derrota de local, la comunidad de Tigres exigía la salida de Ferretti.

Pero Mohamed proclamó su doctrina para la final: "Un gol hará la diferencia", y explicaba que el equipo que primero marque, protegerá esa ventaja.

Los números lo respaldan: en los últimos diez juegos ha recibido 12 goles y marcado 11. Y sólo tres victorias en esos diez encuentros.

Cierto: para la mayoría, ojo, la mayoría de ambas aficiones, es claro que el título prioriza los métodos. Está dicho: en estos casos, el fin justifica los medios y los miedos, incluso más lo segundo que lo primero.

Y si para la afición el consuelo del qué, rebasa el requisito del cómo, pues para ambos entrenadores, no hay duda sobre la elección de sus códigos. Tienen ambos permiso para matar el espectáculo.

Queda claro que los ideales de Ferretti y Mohamed están muy alejados de los postulados preciosistas en el balompié, y que define así Johan Cruyff: "Al fútbol siempre y sólo se debe jugarse de manera atractiva, debes jugar de manera ofensiva, debe ser un espectáculo. Quien no lo entiende así, ni ama ni respeta al futbol, ni a su club ni al aficionado".

Cierto, la responsabilidad sí es de ellos, pero la culpa no, la culpa es de sus dirigentes que los eligen, los mantienen y les toleran atentar de manera miserable y sarnosa contra formas exquisitas de jugar al futbol y a las que lamentablemente mal acostumbraron los anteriores campeones, como América y León.

Así pues, prepárese para ver dos somnolientos agarrones a almohadazos entre dos entrenadores que manejan a dos equipos, con directivas y aficiones ad-hoc, a la medida, para que libren, de manera avara y cicatera esta Final en dos tiempos, conjugando en gerundio el verbo recular.

Etiquetas:

Futbol, Futbol Mexico

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MADRID -- El divorcio fue tan prolongado, que ya lo habían llorado ellos mismos. Separarse fue un acto de emancipación mutua. Los damnificados no les importaron. Quedaron como botín de sus propias penas.

Gustavo Matosas y el León se han separado. El técnico llevaba un año reclamándolo, proclamándolo y aclamándolo.

El matrimonio por convicción terminó en un divorcio por conveniencia. La separación se fundamentó con lo menos, porque ya ninguno esperaba más del otro.

Y así, hoy, lo cierto es que Gustavo Matosas es hoy el codiciado mesías para codiciosos mecenas.

Matosas ha hecho historia en México con el anillo de compromiso en la mano del León. La nueva versión del León ha reinventado su historia yendo al altar con Matosas.

Tres títulos, uno de ascenso y dos consecutivos en la Liga MX, fueron la prole majestuosa entre una directiva que creyó en su entrenador y un entrenador que creyó en su directiva.

Pero, además, Matosas se convirtió en el entrenador más deseado, al convertir al León en el equipo de embeleso, y por lo tanto en el prototipo deseado por la afición al futbol.

En general, el León, podía perder o podía ganar, porque incluso el empate tenía sabor a derrota, pero en la cancha, había un pacto de sangre: jugar bien al futbol.

Y Matosas, con el respaldo de Jesús Martínez, se atrevió donde los entrenadores mexicanos no se atreven: cavar en la mina fatigosa, laboriosa, exigente, tardada, desesperante, de buscar jugadores donde nadie más se atreve: en la división de ascenso.

Matosas puede sentirse bien pagado por el León y el León puede sentirse bien recompensado por Matosas.

Más allá de los títulos, le dejó una columna vertebral longeva: William Yarbrough, Chapito Montes, Aris Hernández, Gullit Peña, más otros que van levantando la mano paulatinamente para exigir una oportunidad, con quien llegue a tomar la pesada herencia del técnico uruguayo-mexicano-argentino.

Imposible calificar y clasificar su reciente campaña sin considerar atenuantes. Matosas quedó eliminado de la Liguilla, lo que lo obligó a cumplir su promesa: separarse del León.

Se quedó sin músculo y sin neuronas. Rafa Márquez emigró al Hellas Verona y Luis Montes apenas se recupera de la lesión sufrida con el Tri.

Y a ello se agrega la gran duda: ¿porqué tomó tanto tiempo firmar a Botinelli para que taponara el tremendo desfiladero que había en la zaga del León? En esa demora de sospechosa burocracia, el León empezó a alejarse de la Liguilla.

Y sin olvidar que en el momento en que la selección mexicana estaba en etapa de putrefacción, en la mesa de autopsia, y en manos del forense conkakafkiano, fue el mismo entrenador el que sugirió antes que nadie, la fórmula para que el Lázaro tricolor se levantara y anduviera: "Manden a Miguel Herrera y al América a la eliminatoria".

Se sabe que Matosas tiene ofertas dentro y fuera de México. Esa debería ser la gran preocupación de la Liga MX: retener al entrenador para una nueva gestión.

Se habla de que Monterrey ya le envió un contrato con un suntuoso y generoso aumento respecto a lo que gana en el León, y la comunicación entre el técnico y el América peina canas desde antes de que llegara el Turco Mohamed a transformar y trastornar a las Águilas en avestruces.

La ventaja del futbol mexicano es que en Sudamérica ningún club o selección nacional puede pagarle a Matosas lo que Monterrey, América, o incluso Cruz Azul o Chivas, los cuales alguna vez le tendieron el aromático pañuelo de la seducción millonaria.

¿Quién llega al León? Matosas dejó tres nombres de sugerencia, sólo eso, recomendaciones de gente que ve el futbol como él, pero habrá que ver cómo solucionan encontrar a un técnico que respeta las exigencias del equipo y el paladar regocijante.

La intriga y el suspenso son fascinantes. Ayúdeme a fantasear.

1.- Este plantel del América volaría con Matosas y no jugaría a esconder la cabeza de avestruz en su propia fosa.

2.- El Monterrey necesita un equipo poderoso para inaugurar su estadio. Pabón dejaría de ser un cazador furtivo, para convertirse en un verdugo consuetudinario.

3.- Cruz Azul sanearía el maleficio suicida de no ser campeón, si llega un entrenador con autoridad moral y futbolística de ser reiteradamente campeón.

Por eso, insisto: lo cierto es que Gustavo Matosas es hoy el codiciado mesías para codiciosos mecenas.

Etiquetas:

Futbol, Futbol Mexico

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MINSK -- Fue el primer desahogo severo de Miguel Herrera como técnico de la selección mexicana.

Criticó a sus jugadores, especialmente a su cuadro bajo, por desatenciones, desconcentraciones, falta de actitud y distracciones.

Este mismo martes, al término del encuentro, le dedicó una prolongada reprimenda a los jugadores.

Y llegó a la rueda de prensa con el rostro contraído. Y al irse mantuvo ese gesto de enfado. Los acusó de todos los pecados que para un técnico que fundamenta en la actitud el requisito supremo para jugar bajo sus órdenes.

Y el que no sigue su doctrina, queda enclaustrado como desertor. Lo enjaula como traidor al esfuerzo colectivo.

Lo ejemplificó: ensalzó la atajada de Alfredo Talavera, pero fustigó a sus jugadores, especialmente a los encargados del aparato defensivo por no reaccionar de manera inmediata, para impedir que el contrarremate terminara en la red, como un acto de fusilamiento al arquero mexicano.

La derrota, como esta ante Bielorrusia, tiene sus utilidades. Es la primera amonestación que hace de manera pública Miguel Herrera a sus futbolistas.

Es la primera vez que no recurre a explicaciones de cancha, clima, arbitraje, adversario, sino que en esta ocasión colocó a algunos de sus jugadores en el paredón de fusilamiento.

"Ustedes -dijo a los medios- seguramente identifican a qué y quienes me refiero y se dieron cuenta de lo que pasó en la cancha. Las calificaciones a los jugadores y al equipo, las manejaremos internamente, en confidencia", dijo El Piojo.

La única vez que había estallado por falta de devoción y entrega de sus jugadores fue cuando en el amistoso contra Estados Unidos, esas negligencias habían puesto 2-0 abajo al Tri en ese amistoso.

Para la segunda mitad, tras la regañiza necesaria y ajustes en el equipo, Herrera logró que los jugadores se levantaran de la lona y consiguieran empate 2-2.

Esa vez, en la conferencia de prensa, fue puntualmente explosiva: "Se los dije así de simple, que para jugar en la selección mexicana y para ganar competencias oficiales y todos los encuentros, hay que poner huevos, muchos huevos. Lo entendieron, hubo cambio de actitud y por eso logramos empatar y pudimos ganar. Debe haberles quedado claro a todos".

Más allá del repaso táctico, más allá del geografía estratégica de la selección mexicana, Herrera ha sido muy claro en el mensaje: "Aquí todos corren, todo el tiempo, en todos los partidos, porque todos tienen que defender y todos tienen que atacar. El que no quiera hacerlo, no puede jugar en la selección mexicana".

Por eso, perder ante Bielorrusia, puede ser el parteaguas para muchos jugadores que con calidad individual demuestran que no están, sin embargo, convencidos de las exigencias de ser seleccionados.

De hecho, a Herrera le respaldan dos jugadores clave en el proyecto de su equipo para Rusia 2018.

Uno de ellos es su propio capitán, Andrés Guardado, quien puntualizó la displicencia que fue evidente durante el partido y dejó el mensaje de que la camiseta mexicana se defeiende con dignidad.

El otro, que dejó el mensaje claro en la cancha, aunque podría haberse administrado y reservado, fue Carlos Vela, de nuevo barriendo, metiendo pierna, dejando en claro al adversario que no hay concesiones.

¿Ayuda que la lectura de esta reprimenda, de esta amonestación se haga pública?

Sin duda, porque aunque la acusación guarda anonimato, es claro que hay jugadores que pecaron de indolencia por momentos, como el Catita Domínguez, Hugo Rodriguez y un Luis Venegas que no demuestra su actitud con Atlas, mientras que el mismo Miguel Ponce dejó en claro que estaba más pensando más en la Liguilla con Toluca.

¿Esto significa que han sido cepillados? Probablemente. Aunque cabe también la reflexión de que puede haber una última oportunidad, posiblemente ante Estados Unidos en abril.

Etiquetas:

Futbol, Futbol Mexico

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO