Catapulta a la élite para Alvarado

20:25 ET
Actualizado el
Por Rodrigo Azurmendi
Especial para ESPNDeportesLosAngeles.com

LOS ÁNGELES -- Mike Alvarado ve la pelea ante Brandon Ríos como su gran oportunidad para ser reconocido y finalmente recibir la oportunidad de medirse ante los mejores boxeadores del mundo.

Alvarado Narh
Chris Farina/Top RankA Mike Alvarado (izq.) le gustaría enfrentarse a boxeadores de la talla de Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez

El oriundo de Denver, Colorado (33-0, 23 nocauts) se cruzará a 10 rounds con el "Bam Bam" por el Campeonato Latino Superligero de la OMB, a disputarse el sábado 13 de octubre en el Home Depot Center de la ciudad de Carson en el marco de la velada entre Nonito Donaire y Toshiaki Nishioka.

"Es un gran reto porque somos dos peleadores invictos que están buscando escalar", confesó. "Esta pelea será importantísima".

Ríos (30-0-1, 21 por la vía rápida) hará su debut en las 140 libras luego de perder su cetro en la báscula al no poder dar el peso en un par de ocasiones como peso ligero pero no cree que su afición se lo reproche.

"Los fanáticos que verdaderamente siguen mi carrera y respetan lo que hago saben que realmente intenté dar el peso", indicó el de Lubbock, Texas.

"Hubiera sido diferente si hubiera ido pasado de peso y hubiera perdido". Alvarado es consciente pero dijo tenerle mucho respeto.

"Sabía que tendría que subir en algún momento porque era demasiado grande para el peso", avisó. "Tenemos respeto mutuo y es una pelea que todos queremos ver".

El combate promete ser de alto voltaje, al enfrentarse dos guerreros acostumbrados a ir al frente.

"He visto videos de él", aseguró 'Mile High Mike'. "Estaré listo para una pelea larga aunque veremos qué depara el sábado".

Alvarado confirmó que el pesaje no será un inconveniente para él a pesar de su tamaño, gracias a un estricto régimen de dieta, y se declaró preparado para la duela.

"Practiqué ante peleadores rápidos, fuertes y talentosos", sostuvo. "Los tiempos se dieron de la mejor manera".

El México-americano contó las lecciones aprendidas luego de derrotar a Breidis Prescott en noviembre del año pasado. El colombiano lo superó durante la primera mitad de la pelea y lo forzó a remontar en las tarjetas. La noche acabó con nocaut técnico de Alvarado en el último episodio.

"En el ring me cortó y me hizo sangrar y tuve que hacer ajustes", recordó.

"Pero nunca me hizo dudar o querer salir del ring. Solo me motivó más y sabía que mis últimos rounds siempre son los mejores".

Alvarado también debió sortear una serie de problemas legales que amenazaron su prometedora carrera pero dijo haber enterrado lo ocurrido.

"Fue una experiencia de vida", remató. "Lo superé y ahora solo miro hacia el futuro".

También le lanzó una advertencia a su rival invicto.

"Sé que mi estilo es infravalorado", aseguró. "Pero he dominado esta división y veremos cómo lidia con mi fortaleza".

Alvarado se ilusionó con las puertas que le puede abrir el acabar la noche del sábado con el brazo en alto.

"Esto solo me catapultará al próximo nivel", concluyó. "Quiero enfrentar a los mejores peleadores que hay como [Manny] Pacquiao y [Juan Manuel] Márquez".