Una muy mala marca fuera de casa

Actualizado el 23 de noviembre de 2012
Por Gonzalo Aguirregomezcorta
ESPNDeportesLosAngeles.com
Archivo

Dwight Howard
Russ Isabella/US PresswireDwight Howard sólo anotó siete puntos en el partido ante Memphis
A Los Angeles Lakers les está costando sangre y sudor el ganar en la carretera. En esta temporada en la que están abonados a romper récords negativos, hay otro que no puede pasar desapercibido: los laguneros no registraron un inicio de 0-4 lejos de su feudo desde 1995.

Aquel año lograron erigirse segundos del Oeste con un promedio de 53-29. Fueron eliminados por Houston Rockets en la primera ronda de los playoffs (3-1).

No lograron vencer ante Portland Trail Blazers ni Utah Jazz; tampoco ante unos Sacramento Kings inferiores sobe el papel ni ahora ante Memphis Grizzlies, que están en el mejor momento de la historia de la franquicia.

Ante Grizzlies, los Lakers fueron superados en varias facetas. Las pérdidas de balón volvieron a ser el estigma de los pupilos de Mike D´Antoni (18 en las que cedieron 29 puntos) y la pintura fue el quebradero de cabeza de los californianos, gracias al papel de Marc Gasol, Zach Randolph y Rudy Gay. Se vieron superados por 40-24, una cifra preocupantes. Ante los Kings permitieron 50.

Los cinco titulares de Memphis lograron sumar dobles dígitos en anotaciones en lo que fue una demostración de fuerza que acabó con los Lakers, que cedieron muchas segundas jugadas y lograron defender los 'pick and rolls' rivales.

Los Grizzlies mostraron el camino a los laguneros en una lección de cómo se juega al basquetbol básico y sencillo. Las pantallas y los ya mencionados 'pick and rolls' destruyeron a los californianos, que volvieron a contar con un Kobe Bryant que llegó a los 30 puntos, pero que no logró salvar de la quema al equipo. El líder de los Lakers se marchó a los vestidores antes que el resto de sus compañeros.

Pau Gasol firmó una cita en la que no estuvo acertado. Tan solo anotó tres canastas sobre ocho intentos para llegar a los seis puntos y no jugó en el último periodo, algo inaudito en sus años vestido de oro y púrpura.

Dwight Howard también estuvo lejos del nivel esperado. Anotó siete puntos, llegó a los cuatro rebotes y perdió cinco balones. El jugador ya dijo durante la semana que todavía no está al cien por cien, algo que el propio D´Antoni también corroboró. Se vio superado en ambos lados de la cancha por los hombres grandes de los Grizzlies.

Si hay un aspecto positivo en esta cuarta derrota en la carretera, éste fue el de la banca. Ampliamente criticada durante toda la campaña y muy por debajo del nivel requerido, los reservas ofrecieron una buena imagen liderados por Antawn Jamison (16 puntos/siete rebotes). Se trató de su mejor partido y jugó más minutos que Jordan Hill, que solía ser el sexto hombre durante las citas anteriores. Hill estuvo sobre la duela cuatro minutos y D´Antoni confesó tras la cita que fue una decisión técnica. "Había que realizar cambios en el trabajo de los reservas y por suerte Jamison hizo un buen papel", comentó.

Los laguneros llevan un promedio de 6-7 (1-2) desde que D´Antoni se hizo cargo del equipo. Tras el encuentro viajaron a Dallas para medirse a los Mavericks el sábado en el que será el último partido en la carretera de los tres previstos antes de la cita del martes ante Indiana Pacers en el Staples Center.


Gonzalo Aguirregomezcorta ha sido corresponsal para el diario El Mundo en Nueva York y Miami. Ha trabajado en televisión como guionista de programas de entretenimiento, además de que ha colaborado en publicaciones deportivas y culturales. Síguelo en Twitter aquí. Consulta su archivo de columnas.