ESPNESPN Deportes ESPN - BASQUETBOL - 61 caricias hacia la eternidad
Print and go back ESPN : BASQUETBOL
http://www.espndeportes.com/news/story?id=1763121&s=bas&type=column

martes, 2 de abril de 2013
ESPN Deportes: martes, 02 de abril de 2013
61 caricias hacia la eternidad

Tomó el balón entre sus manos y ni siquiera lo observó. No hubo dribbling ni flexión de piernas. El objetivo estaba cumplido de antemano. La lección de honor no necesitaba de páginas adicionales, porque ya había sido extendida a lo largo y a lo ancho del gimnasio de West Forsyth High School. Chris lo había logrado. 61 caricias hacia la eternidad. El tiro libre fallado más emocionante de la historia de este deporte tenía nombre y apellido.


Christopher Bryant, Dorrell Brayboy, Jermal Tolliver, Nathaniel Cauthen y Rayshawn Banner habían decidido un robo. La víctima no estaba estipulada de antemano. Todo era azaroso: dinero fácil a una edad temprana lucía tentador.

"Vamos, vamos, ¡Este es el momento!", dijo uno de ellos. El 15 de noviembre de 2002, cruzaron Belview Park rumbo a la casa de Nathaniel Jones, de 61 años. Jones estaba bajando unas bolsas. Fue abordado por los cinco delincuentes juveniles quienes ataron sus manos, su cabeza y sus piernas con cinta que habían comprado en un drugstore horas atrás. Lo golpearon con fuerza. Pese a que la víctima ya había sido reducida y no se resistió, la brutalidad no disminuyó: nada impidió un asesinato cruel.

Claude Walker arribó a la casa de Nathaniel Jones, en Winston-Salem, para finalizar un contrato como pintor. Walker había llamado varias veces antes de las 6:00 p.m. y no había recibido ninguna respuesta. Cuando llegó a la casa, tocó el timbre en múltiples oportunidades pero nadie atendió. Caminó hacia el garage, tocó la puerta y tampoco contestaron. Tropezó con algo mientras se dirigía a las escaleras de atrás para corroborar que efectivamente no había nadie en el lugar. Fue allí cuando descubrió que Jones estaba atado de manos, cuello y cabeza con cinta al lado de un Lincoln Continental. Llamó directamente al 911.

La policía y los bomberos llegaron al área. Jones no tenía signos vitales y su cuerpo fue movido para facilitar la investigación. La policía vio sangre en el garage y al costado del Lincoln. Un detector de movimiento al lado del auto, no tenía luz y por lo tanto no funcionó en el momento del hecho. La puerta trasera de la casa estaba abierta pero no había signos de lucha dentro. Jones tenía, en ese momento, $952.70 dólares en el bolsillo y $1.416 en un maletín dentro del Lincoln. Faltaba su billetera.

Jones sufrió cortes múltiples y golpes en la cabeza, cara, mano derecha y rodilla izquierda. Su colapso fue a causa de un ataque cardíaco, según determinó el Dr. Donald Jason, quien llevó adelante la autopsia, en el informe judicial de la corte de apelaciones de North Carolina.

Jones, conocido como "Papa Chili", había sido el primer afroamericano en abrir una estación de servicio en North Carolina, como cita Rick Reilly, de ESPN.com, en su nota titulada "The lessons of Nathaniel Jones". Fiaba a la gente cuando no tenía cómo pagar. Prestaba dinero a sus clientes si lo necesitaban. Se trataba de una persona especial.

Era, además, el abuelo de Chris Paul, la estrella naciente de Wake Forest.

Chris y su hermano pasaban horas en la estación de su abuelo ayudándolo en todo lo que necesitaba. Si había partido ese día, Jones cerraba antes su negocio para ir a ver a su nieto. "Era mi mejor amigo", recuerda CP3. Los cinco delincuentes juveniles que le habían quitado a su familiar más preciado tenian casi la misma edad que Chris en el momento del ataque.

Paul se encontraba en un juego de fútbol americano de High School cuando un primo se acercó y le dio la noticia.

"Fui corriendo a casa de mi abuelo porque no lo quise creer. Sólo esperaba verlo. Tú sabes, todo el mundo muere, pero yo pensaba que con él no iba a suceder nunca", dijo Paul en un documental de ESPN llevado adelante por Chris Connelly para Good Morning America.

"Papa Chili" había sido el gran compañero de Paul en su niñez. El día antes de su muerte, la familia Paul había vivido un momento tan feliz como inolvidable: el pequeño Chris había recibido una beca completa de Wake Forest.

"Mis compañeros, mis maestros, todos estaban allí para verme firmar. Mi hermano se acercó también. Y por supuesto, estaba mi abuelo", dijo Paul.

"El día que firmamos la carta de intención fue el más memorable de mi vida, para mí y para mi abuelo", señaló Paul al periódico The Dispatch. "Este evento puso una sonrisa en la cara de mis amigos y es algo que quedará en mi mente POR SIEMPRE. Cuando el hecho finalmente se produjo, mi abuelo lloró y caminó fuera del gimnasio conmigo. Me dijo: 'Christopher Emmanuel Paul, recordaré este día por siempre'", agregó.

Al día siguiente, el joven Chris estaba devastado. Tenía que dar vuelta la página más dolorosa de su existencia y debía hacerlo con grandeza. En una primera instancia, no quiso saber nada con jugar el partido que su equipo de básquetbol colegial debía afrontar esa misma noche. Pero luego, su tía se acercó y le dio una razón fundamental para hacerlo: "¿Qué tal anotar un punto por cada año de su vida?", le dijo. "Eso me pareció adorable", dijo Chris.

La empresa no era sencilla. 61 puntos en un juego de básquetbol colegial. Parecía tan idílico como absurdo. Pero la fuerza del corazón tiene razones que la razón no entiende.

"Antes de comenzar el partido, pensé para mis adentros: 'No hay forma de que haga esto'", dijo Paul al Winston-Salem Journal. "Estaba respirando fuerte y sólo pensando. Pero mientras el juego fue progresando, empecé a decirme para mis adentros que todo esto era para mi abuelo y que lo iba a lograr".

Según recolecta el documental de Connelly en ESPN, Paul anotó 24 puntos en el segundo cuarto. Y para el final del tercero, West Forsyth tenía liquidado el pleito. Se empezó a hablar en las tribunas del tributo que tenía pensado el joven base para su familiar.

Con algo menos de dos minutos por jugaro, Chris Paul llevaba 59 unidades en su planilla. Miraba a la tribuna de vez en cuando, pero se mantenía focalizado en cumplir con lo que se había pactado de antemano. Se metió en la llave, anotó dos puntos más y recibió falta en el camino. Quedó desparramado en el suelo mientras sus compañeros lo abrazaban. El estadio se suspendió en un suspiro.

En la línea de personales, tomó el balón entre sus manos y ni siquiera lo observó. No hubo dribbling ni flexión de piernas. El objetivo estaba cumplido de antemano. La lección de honor no necesitaba de páginas adicionales, porque ya había sido extendida a lo largo y a lo ancho del gimnasio de West Forsyth High School. Chris lo había logrado. 61 caricias hacia la eternidad. El tiro libre fallado más emocionante de la historia de este deporte tenía nombre y apellido.

"Fue el tipo de noche que uno nunca olvidará", dijo el coach de Titans, David Laton al Winston-Salem Journal. "Me dijo antes del encuentro que quería jugar el partido completo por su abuelo", dijo Laton. "Antes de entrar a la cancha le pregunté si había una razón especial y dijo que sí, pero no discutimos los detalles".

Laton quitó a Paul del juego e inmediatamente su padre Charles lo acobijó entre sus brazos. El llanto de Chris no se pudo contener. El estadio, completo, estalló. Paul había cumplido su meta y había quedado, sin saberlo, a sólo seis puntos del récord estatal de anotación, en manos de Bob Poole (Clayton) autor de 67 en 1950.

"Mi familia entera estaba ahí y eso me inspiró muchísimo. Han estado atrás mío al cien por cien en todo lo que hago y tenerlos ahí en el día que homenajeamos a mi abuelo fue especial", agregó Paul al Winston-Salem Journal.

"Fue una noche emocionante por donde se la mire. Se llevó el aplauso de toda la gente de Parkland", agregó Laton.

DOS JÓVENES CON PRISIÓN PERPETUA
Tras un juicio que duró nueve días, Neither Nathaniel Arnold Cauthen, de 17 años, y su hermano Rayshawn Denard Banner, 16, fueron encontrados culpables del asesinato de Nathaniel Jones, según la sentencia dictada por el juez W. Douglas Albright, en el la corte superior de Forsyth, el 19 de agosto de 2004.

"Ya pasé dos años de mi vida preso por un crimen que no cometí", dijo Cauthen llorando mientras agitaba sus brazos, según recolecta el periódico The Dispatch en su edición del viernes 20 de agosto de 2004. "No puedo decir quién mató a este hombre. No es mi culpa que esta gente me haya puesto en una habitación y me haya hecho decir cosas que no hice".

Con lágrimas corriendo por el rostro, recolecta The Dispatch, apuntó a fiscales y a un detective, diciendo que pasaría su vida "yendo detrás de estas personas", que lo acusaron de crímenes que no cometió.

"Todo el mundo ama a Chris Paul porque lo conocen", dijo Cauthen. "Nadie me conoce a mí", agregó.

Banner no habló durante el juicio.

Albright dijo que el asesinato fue un crimen "implacable, despiadado y a conciencia". Cauthen y Banner le dieron sus declaraciones a la policía sobre la muerte de Jones. Pese a que Banner dijo que nunca lo había golpeado, Cauthen dijo que había impactado a Jones en el estómago cuando estaba en el piso.

Los abogados defensores dijeron que los chicos habían sido obligados a declarar y que había poca evidencia física que los involucrase con en el crimen. Cauthen y Banner, agrega The Dispatch, rechazaron una oferta de los fiscales para aceptarse culpables de un homicidio en segundo grado a cambio de información confiable de los sospechosos restantes.

Dorrell Queshawn Brayboy, Christopher Levon Bryant y Jermal Matthew Tolliver también recibieron cargos. Brayboy dijo que había recibido presión de los fiscales pero aceptó que participó del crimen sólo como observador. Dijo que escuchó a alguien pidiendo ayuda, pero el resto de los involucrados le pidieron que haga silencio en el momento en que se estaba explayando.

Al momento de la muerte de Jones, Banner tenía 14 y el resto de los involucrados 15 años. Brayboy había sido detenido unas 10 veces antes de tener conexión con el caso de Jones, señalan los informes policiales.

EL PERDÓN DE CHRIS PAUL

Pese a que sufrió la muerte de su abuelo como nadie, Chris Paul perdonó años después a sus atacantes.

"Pese a que aún extraño a mi abuelo", le dijo Paul a Rick Reilly de ESPN en su columna de abril de 2001 The Lessons of Nathaniel Jones. "Sé que no regresará. En el momento, me hizo sentir bien que estén encarcelados de por vida. Pero ahora que crecí, ¿desear eso con todas las cosas que ví en mi vida? No quiero. No lo quiero".

Como dice Reilly en su escrito, la humanidad de Paul es tan impactante como destacable. "Probablemente traté 30 casos de homicidio -señala Paul Herzog, de Fayeteville, en el escrito de Reilly- Es muy raro que un involucrado en caso de homicidio se sienta así. Uno nunca ve eso. Es increíblemente generoso de parte del Sr. Paul".

Once años atrás, Paul escribió una de las páginas más emocionantes del deporte estadounidense. 61 caricias hacia la eternidad, con el básquetbol como lenguaje, iluminaron una historia de amor familiar entre nieto y abuelo que sobrevive al tiempo.

FUENTES:

  • http://sports.espn.go.com/espn/news/story?id=6436820
  • http://www.digtriad.com/news/local/story.aspx?storyid=29627
  • http://abcnews.go.com/GMA/story?id=125484&page=1#.UVrdcJNg9qU
  • www.ncids.org/.../Cauthen,%20Nathaniel.doc
  • http://www.digtriad.com/news/local/story.aspx?storyid=23433
  • http://news.google.com/newspapers?nid=1734&dat=20040820&id=WfEbAAAAIBAJ&sjid=HFMEAAAAIBAJ&pg=5722,3974788
  • http://www.journalnow.com/sports/wfu/basketball/article_e613c57c-828f-11e2-b8e6-0019bb30f31a.html
  • Documental de ESPN de Chris Connelly para Good Morning America.


    ESPN Deportes: Publicidad | Contacta a ESPN TV | Empleos | Copyright © 2014 ESPN, Inc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito, o redistribuido en ninguna forma. Por favor presione aquí para las restricciones y términos legales aplicables a este sitio. El uso de este sitio implica la aceptación de la Política de Confidencialidad/Sus Derechos de Confidencialidad de California.