Inter y Roma definen la Serie A

12:07 ET
Actualizado el
EFE

Inter o Roma: la Liga italiana se juega a una sola carta en la última jornada

ROMA -- Inter de Milán o Roma, ésa es la incógnita que se despejará este fin de semana en la última jornada de la Liga italiana, en la que uno de los dos equipos se alzará con el "scudetto", después de que los romanos consiguieran salvar el primer "punto de partido" de los milaneses del pasado domingo.

Sneijder
APEl holandés no quedó entre los finalistas

Sólo noventa minutos son los que le quedan al Roma para intentar adelantar al Inter en la recta final de la temporada y arrebatarle así el título de Liga, después de que el equipo que entrena el portugués José Mourinho les dejara sin la Copa de Italia la semana pasada.

A ambos les separan dos puntos: el Inter tiene 79 y el Roma 77, por lo que los hombres de Mourinho están obligados a ganar en su partido ante el Siena para evitar así depender del resultado del equipo de Claudio Ranieri, que tiene a su favor el "gol average" particular y podría imponerse en un hipotético empate a 80 puntos.

Los milaneses siguen siendo los máximos favoritos para hacerse con la victoria, pues no sólo supieron imponerse con facilidad al Chievo en la pasada jornada, sino que además optan al "triplete" en este fin de temporada, pendiente aún la final de Liga de Campeones ante el Bayern de Múnich el próximo 22 de mayo en Madrid.

Son favoritos y además recuperan al holandés Wesley Sneijder y al brasileño Lúcio, después de que ambos jugadores, resentidos por molestias musculares en los últimos días, ya pudieran ayer entrenarse con el resto de la plantilla.

Siguen, sin embargo, sin poder estar disponibles para Mourinho el italiano Davide Santon y el colombiano Iván Córdoba, sobre quien hay mucha cautela de cara a poder recuperarlo para la final de Liga de Campeones debido a una elongación en el bíceps femoral del muslo derecho.

Con la plantilla casi al completo, Mourinho sacará la artillería pesada en su encuentro del domingo ante el Siena para no dejar escapar el que sería el segundo título de la temporada, a pesar de que es consciente de que su rival no se juega ya nada, después de saberse descendido a la Segunda División para la próxima campaña.

Algo más arriba en la tabla se encuentra el último rival de la temporada del Roma, el Chievo, precisamente el equipo que sufrió la última victoria del Inter de un Mourinho que ha aparcado esta semana las polémicas y ha dejado que sea el fútbol el que hable.

Sumidos en la mitad de la tabla, en el decimotercer lugar, los veroneses llegan al partido del domingo contra los hombres de Ranieri para cumplir un mero trámite (la salvación está más que lograda), aunque saben que pueden tener en sus manos el futuro del "scudetto".

Los romanos llegan con los ánimos ya mucho más calmados tras la expulsión en la final de la Copa Italia del capitán Francesco Totti (valedor de la remontada del pasado domingo) por la agresión a Mario Balotelli, algo que le ha costado cuatro partidos de sanción.

A pesar de toda la polémica generada por ello, el Roma mantiene la concentración y apela también al corazón "romanista" del presidente del Siena, Massimo Mezzaroma, para que anime de un modo especial a sus hombres a lograr la victoria ante el Inter.

"Somos conscientes de que es muy difícil, pero debemos ganar y esperar", comentaba ayer el chileno David Pizarro.

Con los descensos decididos (Atalanta, Siena y Livorno jugarán en Segunda División la próxima temporada), sólo quedan ahora por decidirse los puestos europeos.

Milán es tercero con 67 puntos y se verá las caras con un Juventus de Turín sin posibilidad de jugar en Europa la próxima campaña, mientras que el cuarto, el Sampdoria, a tres puntos de distancia, debe ganar al Nápoles, el sexto, para poder asegurarse las opciones para la Liga de Campeones.

El quinto clasificado, el Palermo, a dos puntos del Sampdoria, se enfrentará al Atalanta. Completan la lista de partidos el Lazio-Udinese, el Bari-Fiorentina, el Cagliari-Bolonia, el Catania-Génova y el Parma-Livorno.