Lo mejor de lo mejor

Un repaso a los diez jugadores más destacados en la historia de los Oakland Raiders

23:46 ET
Actualizado el
Rafael Zamorano Por Rafael Zamorano
ESPNdeportes.com
Archivo

Marcus AllenGetty ImagesMarcus Allen corría con una elegancia que jamás ha sido igualada en los emparrillados de la NFL.

MÉXICO -- Los Oakland Raiders iniciaron operaciones en 1960, como uno de los clubes originales de la AFL, por default. Cuando la franquicia proyectada para Minnesota se decidió por ingresar a la NFL, la AFL creó un equipo --los Oakland Raiders-- que otorgó al estado de California para satisfacer las demandas del entonces dueño de Los Angeles Chargers, Barron Hilton, que no quería estar aislado del resto de la liga. "El equipo de las décadas", ha ganado tres de los cinco Super Bowls en que ha participado, y su mejor época llegó en la década de los '70s cuando se establecieron como una fuerza en la liga bajo el mando de John Madden. Los Raiders, y su polémico propietario, se hicieron noticia a principios de los '80s con una mudanza a la ciudad de Los Angeles, mediante un muy publicitado pleito contra la NFL,aunque en 1995 volverían a Oakland. Pese a registrar apenas siete temporadas perdedoras del '63 al '02, los Raiders se encuentran sumidos en la peor época de su historia, con siete campañas consecutivas perdiendo al menos 11 encuentros del '03 a la fecha. El mejor jugador de su historia terminó enfrascado en una gran pelea con Davis, después de ayudar al club a conquistar su último Super Bowl:

1. Marcus Allen, corredor (1982-1992): Nunca le gustó demasiado, pero a Allen se le conoce como el mejor corredor en situaciones de corto yardaje de la historia. "De hecho, odiaba eso", acepta Allen, quien anotó 123 touchdowns terrestres de por vida --en 16 temporadas, repartidas entre los Raiders y los Kansas City Chiefs--, incluyendo 57 desde 1 yarda. Contrario a lo que puedan indicar sus números --el primer jugador en la historia de la NCAA en superar las 2,000 yardas-- Allen no era particularmente rápido. Nunca superó las 200 yardas terrestres en la NFL --pese a que registró 12 juegos de 200 yardas en USC--, pero entendía como pocos los esquemas de bloqueo. Sus 8,545 yardas y 79 touchdowns por tierra siguen siendo marca de los Raiders. Se trataba de un jugador completo, que alineó como fullback a nivel colegial y profesional cuando fue necesario, y que protegía como un tackle más al mariscal de campo en situaciones de pase. Fue invitado al Pro Bowl en seis ocasiones, y dos veces fue nombrado All-Pro de primer equipo. Fue elegido Novato Ofensivo del Año en 1982, Jugador Ofensivo del Año y JMV de la liga en 1985, y Regreso del Año en 1993 (con los Chiefs; y desde el 2003 es miembro del Salón de la Fama. Su mejor momento llegó en el Super Bowl XVIII con 191 yardas terrestres y dos touchdowns, incluyendo una escapada fantástica de 74 yardas, que le valío convertirse en el JMV del juego grande.

2. Art Shell, tackle ofensivo (1968-1982): Si hablamos de un Top-3 de tackles ofensivos en la historia del juego, tenemos que meter a Shell en la conversación. Un auténtico muro, junto con Gene Upshaw, Shell protegía el lado izquierdo de la línea de los Raiders. Poseedor de una agilidad tremenda para un hombre de su tamaño, Shell era efectivo en situaciones de pase como de carrera. En su ilustre carrera, Shell fue nombrado al Pro Bowl en ocho ocasiones, y cinco veces fue considerado All-Pro, tres de ellas con el primer equipo. Parte del equipo ideal de la década de los '70s, Shell es miembro del Salón de la Fama desde 1989. Miembro de los equipos campeones de los Raiders de los Super Bowls XI y XV, pocos saben que Shell fue un estelar de la NFL por 15 temporadas pese a ser diabético.

3. Gene Upshaw, guardia (1967-1981): Alineando entre los impresionantes Shell y Otto en el lado izquierdo de la línea ofensiva de los Raiders, Upshaw se construyó una reputación como uno de los bloqueadores más fieros del juego. Fue el primer guardia puro en entrar al Salón de la Fama (clase del '87), y por ocho años capitaneó a la unidad ofensiva de los Raiders. También fue el único jugador en iniciar para equipos campeones de la AFL y NFL, y el único en la historia del fútbol americano profesional en iniciar para el mismo equipo campeón en tres décadas distintas. Seis veces All-Pro, una vez seleccionado All-Star de la AFL, y ocho veces All-Pro, Upshaw pertenece al equipo ideal de la década de los '70s y al equipo ideal del Aniversario 75º de la NFL.

4. Jim Otto, centro (1960-1974): Los Raiders no retiran jerseys oficialmente, pero nunca nadie volverá a portar el número del gran Jim Otto. El primer estelar genuino en la historia de la franquicia, Otto cambió su Nº 50 de su campaña de novato por el 00. Como la NFL prohibe ese número, que estaba permitido en la vieja AFL, es seguro que ningún Raider volverá a portar el doble cero. En 15 temporadas con Oakland, otto jamás se perdió un partido. Possedor de un rango amplio de bloqueo, fue nombrado en diez ocasiones All-Star de la AFL, tres veces fue invitado al Pro Bowl y tres veces fue designado All-Pro. Es miembro del equipo ideal de la AFL, y desde 1980, hay un busto de bronce para él en Canton. Posiblemente estemos hablando aquí del mejor centro de todos los tiempos.

5. Willie Brown, esquinero (1967-1978): Un súper atleta egresado de Grambling State, Brown, como muchos jugadores de color en la época, fue ignorado por la NFL en el draft. Firmó con los Houston Oilers en 1963, pero no sobrevivó al campamento de entrenamiento. Logró un sitio con los Denver Broncos, para quienes brillaría hasta el '67, año en que fue canjeado a los Raiders. Allí fue donde realmente empezó lo mejor para Brown. En el Super Bowl XI, interceptó un pase de Fran Tarkenton, de los Minnesota Vikings, y lo devolvió 75 yardas para el touchdown. Un cinco veces All-Star de la AFL y cuatro veces jugador de Pro Bowl, Brown fue nombrado al equipo ideal de la AFL y al equipo ideal de la década de los '70s en la NFL. Ingresó al Salón de la Fama en 1984.

6. Tim Brown, receptor abierto (1988-2003): Habiendo ganado el Trofeo Heisman --jugando para Notre Dame-- en 1987 como el primer receptor abierto puro en obtener la codiciada estatuilla, "Touchdown Timmy" fue seleccionado por Los Angeles Raiders en la primera vuelta del draft (sexto global). Líder receptor de todos los tiempos en recepciones (1,070), yardas por recepción (14,734), anotaciones por recepción (99), y anotaciones totales (104), Brown se convirtió en una institución de los Raiders. Brillante también como especialista en devoluciones de patadas, Brown se ganó nueve invitaciones al Pro Bowl, y es parte del equipo ideal de la década de los '90s. Aunque no ingresó al Salón de la Fama en su primer año de elegibilidad (2010), es cuestión de tiempo para que las puertas de Canton se abran para Brown. Se retiró después de jugar una campaña con los Tampa Bay Buccaneers cuarto en la historia de la liga en atrapadas (1,094), cuarto en yardas por recepción (14,934), sexto en anotaciones por recepción (100), y décimo sexto en anotaciones totales (105).

7. Howie Long, ala defensiva (1981-1993): Una de las gemas de draft descubiertas por Davis en sus mejores años, Long llegó a Oakland como recluta de segunda ronda procedente de la pequeña Villanova. Con los Raiders, llegó para formar parte de una defensiva temible que contaba con personajes como Lyle Alzado, John Matuszak, Ted Hendricks y Greg Townsend. Su mejor virtud fue poseer un motor incansable, que nunca lo sacaba de una jugada dada. Registró cinco capturas en un partido de 1983, campaña que terminó con 13 en total, estableciendo marcas personales en ambos rubros. De por vida contabilizó 84 capturas, sin contar 7.5 como novato en el '91 antes de que se convirtieran en estadística oficial. Ocho veces fue invitado al Pro Bowl, y cinco veces ganó designación como All-Pro, incluyendo tres veces con el primer equipo. Fue nombrado co-Jugador Defensivo del Año en 1985, junto con Andre Tippett de los New England Patriots. Parte del equipo ideal de la década de los '80s, Long fue enaltecido al Salón de la Fama en el 2000.

8. Ted Hendricks, apoyador (1975-1983): "The Mad Stork" arribó a Oakland como una figura establecida en la NFL (tres Pro Bowls, y cuatro designaciones All-Pro), poero su leyenda creció con los Raiders. Un liniero defensivo con la Universidad de Miami, Hendricks fue convertido en apoyador externo durante su estancia con los Colts por Don Shula. De Baltimore fue canjeado a Green Bay, y sólo duraría un año con los Packers antes de ser canjeado nuevamente (a cambio de dos selecciones de primera ronda), esta vez para llegar a las filas de Davis. Con los Raiders, Hendricks impondría un modelo de apoyador externo del lado débil --para defensivas 3-4-- que a la fecha sigue siendo empleado con jugadores como Jason Taylor y DeMarcus Ware. Guatemalteco de nacimiento, Hendricks acumuló de por vida 26 intercepciones y 60.5 capturas (extraoficiales). Fue además el primer jugador de la NFL con cuatro anillos de Super Bowl (uno con Baltimore y tres con los Raiders). En total, recibió ocho invitaciones al Pro Bowl, y nueve veces fue considerado All-Pro. Miembro del equipo ideal de la década de los '70s y del equipo del Aniversario 75º de la NFL, hendricks es integrante del Salón de la Fama desde 1990.

9. Fred Biletnikoff, receptor abierto (1965-1978): Relativamente pequeño, lento, y con un físico ligeramente encorvado, Biletnikoff no parecía un receptor abierto de fútbol americano profesional. Pero lo que carecía el ex All-Americano de Florida State en mensurables lo compensaba con un par de manos que han sido catalogadas por algunos como las mejores en la historia de la NFL (aún sin el Stickum). Biletnikoff era el receptor de posesión ideal para Oakland en los días en que Ken Stabler lanzaba el ovoide, y Cliff Branch estiraba a las defensivas con su velocidad vertical. Seis veces fue invitado al Pro Bowl, y en seis ocasiones también formó parte del equipo All-Pro. Jugador Más Valioso del Super Bowl XI, Biletnikoff tiene un sitio en el recinto de los inmortales desde 1988.

10. Jim Plunkett, mariscal de campo (1978-1986): Decididamente, Plunkett fue considerado un fiasco de draft después de llegar a la NFL en 1971 como recluta Boston Patriots --1º global-- y tras hacerse del trofeo Heisman jugando para Stanford. Luego de seis campañas mediocres con los Patriots, donde perdió el puesto titular ante Steve Grogan, fue canjeado a los San Francisco 49ers, con quienes pasaría dos campañas mediocres antes de ser cortado. Sus dos primeras campañas en Oakland serían como reserva de Stabler, y en 1980, ya como reserva de Dan Pastorini, recibió la oportunidad de su vida a expensas del titular. Pastorini se fracturó la pierna, Plunkett volvió a ser mariscal de campo titular, y nunca volvió a mirar atrás. En ese mismo año, Plunkett guiaría a los Raiders hasta el Super Bowl XV, donde sería nombrado JMV. Tres años más tarde, otra vez viniendo desde la banca, Plunkett guiaría a los Raiders al Super Bowl XVIII. El único mariscal de campo que ha ganado dos Super Bowls sin entrar a Canton, Plunkett acumuló reconocimientos como Novato del Año ('71) y Regreso del Año ('80).


Rafael Zamorano desde 2007 es editor y columnista de NFL para ESPNdeportes.com. Previamente escribió para sitios como KFFL.com y SportsNet.com.mx. Síguelo por Twitter. Consulta su archivo de columnas.