No Top Five del deporte motor 2010

Cinco hechos o personajes para olvidar, según ESPNdeportes.com

0:01 ET
Actualizado el
ESPNdeportes.com

Michael Schumacher
Getty Images

1) MICHAEL SCHUMACHER


Su retorno a la Fórmula Uno fue uno de los grandes atractivos en la previa al comienzo de la temporada 2010. Junto a Fernando Alonso, Lewis Hamilton y Jenson Button, se publicitaba, integraba el poker de campeones mundiales que íban a animar este año en las pistas.

Pero lo de Michael Schumacher no fue ni de cerca lo que se esperaba. El alemán, con su Mercedes GP, no subió nunca a un podio a lo largo de todo el campeonato, sus mejores resultados fueron tres cuartos puestos y finalizó noveno en el Mundial.

¿Que si al menos fue el mejor de su equipo? La respuesta es no.

Al joven Nico Rosberg, su compañero en Mercedes, le fue generalmente mejor que a él, y eso se vio reflejado en la tabla final, en la que terminó séptimo, dos puestos por delante que Schumi.


Juan Pablo Montoya
Getty Images

2) JUAN PABLO MONTOYA


El colombiano Juan Pablo Montoya esperaba que el 2010 fuera su consagración en la Serie Nascar Sprint, pero al final del año sólo pudo ubicarse en la décimo séptima posición y no pudo entrar en la lucha por la corona.

La temporada de Montoya fue una suma de tropiezo tras tropiezo con choques, fallas en el auto y hasta el quedarse sin gasolina en plena carrera.

Montoya tuvo momentos brillantes en 2010, al conseguir su segunda victoria en Watkins Glen en agosto. La victoria marcó el primero objetivo en la Copa Sprint de Nascar y puso a Montoya en los libros, como el único piloto extranjero en ganar dos carreras en la serie elite de Nascar. Pero al final no pudo estar en el top ten.


Daniel Sordo
Getty Images

3) MUNDIAL DE RALLY


No es culpa de Sebastien Loeb; no es culpa de Citroën; tal vez tampoco sea de la FIA. Pero lo cierto es que el mundial de rally, otrora una de las categorías más emocionantes del automovilismo mundial, confirmó este año que es la definición misma de la palabra previsible. O bien, es el antónimo del vocablo emocionante.

Loeb fue campeón por séptima vez consecutiva. Pero, lo que es peor, este año ni siquiera tuvo un rival con reales opciones de pelearle la corona, como sí había ocurrido en 2009 con Mikko Hirvonen.

Con sólo dos equipos oficiales el resto son satélites- en competencia, Citroën y Ford, la suerte parecía estar echada desde el principio. Y esa percepción demostró ser correcta.

Tal vez lo único rescatable haya sido la confirmación definitiva de otro francés, el joven Sebastien Ogier, como un animador del torneo.


Peter Windsor
Getty Images

4) U.S.F-1:


Peter Windsor y Ken Anderson anunciaron con bombos y platillos a principios de 2009 que en la temporada '10 iban a poner una escudería de Estados Unidos en la grilla de la Fórmula Uno, algo que no ocurría desde hacía 40 años.

"¡Cuánta previsión!", "¡Que buena organización!", se pensó en el ambiente al ver ese anuncio en un programa de televisión con tanto tiempo de anticipación, y de la propia boca de quienes íban a ser los dueños del equipo, denominado U.S.F-1.

Cuando un año después, en el verano de 2010, todavía nadie había visto una sola foto del auto con el que correría la escudería y aún no estaba definido uno de los dos potenciales pilotos, ya todos habían cambiado de opinión.

Y con razón. La temporada empezó y U.S.F-1 nunca se hizo realidad. No sólo eso: Rompió la ilusión del piloto argentino José María López, al que le habían asegurado una butaca, y de varios más, que habían estado en danza para ocupar la otra.


5) KYLE BUSH


La temporada 2010 de la Copa Sprint solamente enfatizó el gran potencial general que posee Kyle Busch, acentuado por una increible inconsistencia.

Busch formó parte de dos exitosos campeonatos de dueños de equipo en 2010 a nivel nacional de Nascar, el título de la Serie Camping World de Camionetas que él obtuvo para su propio equipo Kyle Busch Motorsports, con ocho victorias, y la corona de la Serie Nationwide que obtuvo para Joe Gibbs Racing, con un récord de 13 victorias.

Sin embargo la historia en la Nascar Sprint fue muy diferente y Kyle se quedó relegado al grupo de los perseguidores.

"Circunstancias desafortunadas de alguna manera nos quitaron de ese campeonato (de la Copa Sprint)", dijo. "Tuvimos muchas buenas carreras en las que quizás podríamos haber finalizado un poco mejor, lo cual no hicimos".