La construcción de un receptor estelar

Carlos Ruiz comenzó como intermedista, pero ahora es pieza fundamental para los Filis

11:23 ET
Actualizado el
Jorge Aranguré Por Jorge Aranguré
ESPNdeportes.com
Archivo

NOTA DEL EDITOR: Esta historia está disponible en inglés aquí.

El primer día de su carrera, Carlos Ruiz se maravilló de lo mucho más pequeño que era entre la mayoría de los jugadores. Había llegado al complejo de los Filis de Filadelfia en la República Dominicana en 1998 quizás como el jugador menos cotizado de la organización.

Ruiz había sido firmado unos miserables $8.000, lo que significaba que fue escogido por una broma porque se estaba convirtiendo de intermedista a receptor, una posición que nunca había jugado. Para llegar hasta la República Dominicana, Ruiz tuvo que convencer a Inocencia, su amada madre, una maestra de escuela, que el viaje valía la pena porque de primera instancia parecía inútil.

Ivan Rodriguez
Kirby Lee/Image of Sport-US PresswireCarlos Ruiz fue un Todos Estrellas por primera vez en su carrera en el 2012.
Para perseguir su sueño, Ruiz, entonces con 19 años, abandonó la universidad, donde trabajaba para obtener un título en educación física. No podía haber un jugador en la organización con menores probabilidades de llegar a las Grandes Ligas.

Pero los sueños existen por una razón, para provocarlo a uno a alcanzar lo inalcanzable, para luchar por lo imposible. Así que Ruiz, el improbable jugador de béisbol profesional de Panamá (sólo siete de dicho país estaban este año en los rosters del Día Inaugural), se fue a una tierra extranjera. Los ajustes culturales que Ruiz habría de hacer en la República Dominicana fueron muchos: comidas diferentes, dialectos diferentes, personas diferentes, cultura diferente. Sería una vida completamente diferente.

La competencia sería feroz. Los compañeros dominicanos de Ruiz en el equipo eran más rápidos, más altos, más fuertes y se desempeñaban con una valentía espectacular, mientras que él era grueso, corto y tímido. Sin embargo, Ruiz -- quien aparece listado con 5 pies, 10 pulgadas pero probablemente esté más cerca de los 5 pies y 8 pulgadas -- estaba decidido a demostrarle a todos los jugadores mayores que él era tan bueno como cualquiera de ellos.

Cuando todo el equipo se alineó para la primera reunión, Ruiz parecía casi un niño, aunque era más viejo que la mayoría de los otros jugadores. Con certeza, en aquel primer día no muchos hubieran pensado que el calmado Ruiz, quien apenas pronunció una palabra en ese primer día, lograría algún día salir de la academia y mucho menos llegar a las Grandes Ligas.

Él probaría que todos estaban equivocados.

Vale la pena recordar una y otra vez el primer día de la carrera profesional de Ruiz para comprender verdaderamente lo improbable que ha sido su carrera.

Bajo cualquier variedad de medidas, ya sea de la vieja escuela (promedio de bateo) o de la nueva escuela (victorias por encima del reemplazo o WAR), Ruiz es el mejor receptor por estadística en el béisbol de este año. En un momento en que la posición empieza a tambalearse ofensivamente -- los receptores tuvieron el año pasado los peores registros de OPS de cualquier posición -- las estadísticas de Ruiz (.349/.411/1.000 a mitad de semana) lo convierten en uno de los mejores 10 jugadores en la mayoría de las estadísticas. Cuando en una posición como la receptoría se ha evolucionado hacia jugadores más altos y elegantes y como Buster Posey y Matt Wieters, el regordete y robusto Ruiz se ha convertido en la marca de referencia.

"Es notable lo que ha hecho", dice Mike Arbuckle, el ejecutivo de los Reales de Kansas City, anteriormente y por mucho tiempo el coordinador de ligas menores de Filadelfia.

Arbuckle estima que cada año los equipos eligen a dos jugadores para convertirlos en receptores, aunque muchos de ellos se habían desempeñado anteriormente en la receptoria en algún momento de su juventud. Es casi un milagro cuando cualquiera de estos conversos llega a las Grandes Ligas en cualquier papel.

Para Ruiz se convirtiera en un jugador Todos Estrellas, los Filis tuvieron que construir un receptor desde el principio. Sería un proceso largo y difícil que requeriría muchas horas de trabajo para Ruiz, y aún así no sería seguro el éxito. Para los Filis, el riesgo y la inversión fueron mínimas. Si no funcionaba, se trataría entonces de encontrar otra de las joyas del año siguiente con otro par de conversos. Sin embargo, Ruiz había puesto todo su futuro en lo que parecía ser una apuesta monumental.

"Ese primer día disfruté mucho jugar en la posición, ¿sabes?", recuerda Ruiz. "Creo que fue algo predestinado. Así suceden las cosas en la vida".


Dos veces antes de 1998, los Filis había rechazado la oportunidad de firmar a Ruiz, una vez como lanzador, la otra como jugador de segunda base. Allan Lewis, el escucha de Panamá, lo intentó por tercera vez cuando Sal Agostinelli se unió a la organización en 1998 como director de reclutamiento internacional.

Si bien Agostinelli no vio a Ruiz como una posibilidad cuando trabajó con él, Lewis sugirió que tal vez debían probarlo en la receptoría. Después de un par de ejercicios, Ruiz mostró la suficiente destreza física detrás del plato para sugerir que podría adaptarse a la posición. Fue firmado por $8.000 dólares y destinado a la República Dominicana.

Ruiz sobrevivió a la vida en Dominicana, al aprender los aspectos básicos de la receptoría y demostrar que era un bate capaz.

En su primer día como profesional en RD, Ruiz ni siquiera pudo atrapar un débil elevado. Durante uno de los primeros ejercicios de ese primer día, un coach le conectaba los elevados hacia el brillante cielo caribeño. Ruiz dio un giro sobre si mismo y cayó de espaldas, y la pelota terminó en el terreno.

La pelota era casi imposible de atrapar. Se movió en direcciones que él jamás había visto. Como jugador del cuadro, quizás Ruiz pudo haber leído mejor la dirección de la pelota. Pero al venir de un ángulo tan inugual, Ruiz se perdió. Ante tal tarea, cualquier otro jugador novato se habría decepcionado.

Pero durante las siguientes semanas, Ruiz se enfocó en ese tipo de elevados hasta que los logró atrapar de forma consistente.

Después de dos temporadas en ese país, se posicionó para jugar su primer año en los Estados Unidos, a pesar de que todavía no era conocido por la mayoría de los funcionarios de la oficina central del equipo.

En la primavera del 2000, Mick Billmeyer, el recién nombrado coordinador de la receptoría de las menores llegó en Clearwater, Florida, para trabajar con grupo de jóvenes receptores de los Filis en un entrenamiento primaveral extendido. Sabía muy poco acerca de Ruiz. Tenía pocas razones para saber.

No había instrucciones específicas de que Billmeyer fuera a trabajar exclusivamente con Ruiz. No era más que otro receptor. Tal vez incluso menos que eso. Había muchas otras prioridades.

Durante la primera reunión del equipo, Billmeyer notó de inmediato al receptor latino que no dijo ni una palabra. Se acercó a Ruiz y se dio cuenta de que el joven reservista casi no hablaba inglés. Este iba a ser un reto, pero fue uno que Billmeyer aceptó con entusiasmo. Tal vez en parte por su dedicación al trabajo, tal vez porque Ruiz parecía prestar mucha atención a cada palabra que decía a pesar de no decir mucho, Billmeyer comenzó a interesarse por el muchacho panameño.

Para medir la capacidad de Ruiz, Billmeyer le pidió a Ruiz que realizara unas cuclillas.

"¿Estás listo?", le preguntó Billmeyer. Ruiz asintió con la cabeza.

Billmeyer se dio un codazo a Ruiz en la cabeza, y se cayó sobre su espalda.

"No tienes balance," le dijo Billmeyer, pronunciando las palabras en español.

Fue un momento monumental. Ruiz no sólo aprendió que tenía mucho por conocer, sino también que había gente dispuesta a trabajar con él. Ambos se rieron del intento de Billmeyer de hablar español, pero fue un momento de conexión. El entrenador demostró que estaba dispuesto a hablar con Ruiz en su idioma.

Después que Ruiz se levantó de su caída, Billmeyer se puso en cuclillas y le mostró a Ruiz que una de sus rodillas apuntaba hacia la segunda base y la otra hacia campo corto, y no hacia el cielo. Eso le daría el equilibrio que se necesita para moverse hábilmente detrás del plato.

Billmeyer y Ruiz desarrollaron una amistad insólita. Para comprender mejor el mundo a través de los ojos de Ruiz, Billmeyer asistió a las clases de inglés del receptor. Durante los tiempos de descanso, Billmeyer intentó aprender español. Billmeyer probaría su español durante los ejercicios.

"Me gustaba ir allí y hablarle en mal español y decirle que se alistara", dijo Billmeyer. "No quería tener a nadie conmigo porque quería demostrarle que yo podía hacerlo".

En español malo, Billmeyer le enseñó a Ruiz cómo lanzar correctamente a la segunda base. En un primer momento, Ruiz quiso tirar sólo con todas sus fuerzas, independientemente de la mecánica. A menudo, este enfoque implicaba lesiones para el codo y que tendría que reposar por varios días.

"Me tomó cerca de un año a dos años convencerlo de que un movimiento de brazo corto sincronizado con el resto de sus pies y el cuerpo sería igual de fuerte y rápido", dijo Billmeyer.

En 2004, Ruiz fue programado para entrar en la temporada de la Doble A de los Filis como receptor de reserva. Billmeyer había pasado a convertirse en instructor de receptores a nivel de Grandes Ligas, por lo que Ruiz comenzó a trabajar con Mike Compton, el nuevo coordinador de la receptoría en liga menor.

Ruiz todavía estaba crudo, pero sin dudas había aprendido las instrucciones de Billmeyer. Todo ese trabajo había mejorado notablemente su lanzamiento. Su balance había mejorado, y eso le hizo un experto en bloquear lanzamientos. Pero todavía quedaba mucho trabajo por hacer.

Así como Billmeyer se había encantado anteriormente con Ruiz, Compton se enamoró de trabajar con el receptor. No había ningún otro receptor en el sistema que pareciera disfrutar tanto el aprendizaje sobre la receptoría como lo hacía Ruiz.

Aunque la instrucción de Billmeyer se basó en los fundamentos, Compton le proporcionó el complemento teórico perfecto. Le enseñó a Ruiz acerca de las tres posiciones básicas: la postura pequeña, que consiste en agacharse relajado cuando maneja a los relevistas o en situaciones sin nadie sobre las bases, la postura de acción, en la que los receptores con hombres en bases deben estar listos para bloquear las bolas por la tierra, y quizás lo más importante, la actitud natural, la postura en la que los receptores deben posicionarse de forma óptima para obtener el beneficio de la duda de los árbitros en las decisiones de strikes.

Compton también desafía a los receptores a capturar bolas de alta velocidad -- por lo general a 100 millas por hora -- a partir de una máquina de lanzamientos colocada a sólo 20 pies de distancia de ellos. Los receptores se cubrían los brazos con cinta protectora para evitar la rotura de sus muñecas. "Los armaba como a un caballero inglés", dijo Compton.

El objetivo era ralentizar el juego de modo tal que cuando atrapen en un partido real, la pelota parece venir mucho más lenta que cuando vino de la máquina. Otros trucos, como el hacer a Ruiz atrapar por un rato en posición de cuclillas, fueron diseñados para ayudar con el equilibrio. Ruiz tomó la instrucción con facilidad

También había dudas sobre la durabilidad de Ruiz. Se había lesionado con frecuencia durante colisiones en el plato, y su codo de tirar siempre parecía estar adolorido. Pero pronto aprendió a posicionarse mejor en las jugadas en el plato y su forma de lanzar ha mejorado.

A mitad de la temporada del 2004, Russ Jacobson, un muy cotizado pelotero que fue seleccionados en la primera ronda del sorteo, y que estaba al frente de Ruiz en la lista de profundidad en la Doble A, se lesionó, convirtiendo a Ruiz en el regular. Ruiz terminó la temporada del 2004 con 822 de OPS. Su defensa ha mejorado significativamente, y superó el mejor considerado Jacobson y finalmente llamó la atención de la oficina. Por primera vez, Ruiz era un prospecto de buena fe. Todo lo que tenía que hacer era mejorar sus habilidades para decidir cuales pitcheos pedirle a los lanzadores.

No sería fácil. Ruiz se vio limitado por su incapacidad para dominar el inglés. La timidez que había mostrado a menudo en las reuniones también se presentaba en el montículo. Pedía un tipo de lanzamiento, y si un lanzador le decía que no, Ruiz de inmediato le pedía otro. No tenía la confianza para obligar al lanzador a tirar el envío que había solicitado. Los lanzadores tenían poca confianza en él.

Ruiz tuvo la suerte de contar con el ex receptor John Russell como su manager en Triple A de Scranton/Wilkes-Barre. Russell y Rod Nichols, el instructor de pitcheo, trabajaron con Ruiz para desarrollar un plan de juego antes de cada partido. Siempre que cualquiera de los instructores itinerantes de las ligas menores de Filadelfia estaban en el juego, trabajaban con Ruiz entre las entradas para discutir lo que había ido bien y lo que había ido mal con algunos bateadores.

Ruiz también se encargó de estudiar todo lo que pudo sobre los bateadores. En ese nivel, los equipos tienen reportes de los escuchas sobre los jugadores, y Ruiz absorbía los mismos. Ruiz comenzó a aprender acerca de las situaciones que requieren ciertas estrategias. Empezó a ver las cosas en el terreno. Veía los ajustes que hacían los bateadores, y comenzó a pedir lanzamientos para contrarrestarlos.

"Era como ir a la escuela", dijo Ruiz. "Cuando uno va a la escuela no tienes ni idea de lo que vas a aprender. Pero cada día que pasa, uno aprende cosas. Creo que el deporte es de la misma manera. Algunos hombres nacen con un talento. Pero tienes que cuidar del talento y seguir aprendiendo. La vida es como la escuela. Usted no va a nacer sabiendo qué hacer en cada situación. Se aprende poco a poco."

La comparación de la escuela era apta. El hijo de un maestro conoce muy bien la importancia del tiempo de estudio. Cuando era niño, Ruiz no se le permitió jugar al béisbol a menos que sus calificaciones fueran de primera categoría. Varias veces Ruiz se sentó en su casa a llorar porque había reprobado una clase.

Los compañeros de equipo y los entrenadores vinieron a su casa y pedirle a Inocencia que le permitiera jugar, porque era uno de los mejores jugadores, pero ella no cedió. Su hijo tenía que ser un buen estudiante.

Cuando llegó el momento para aprender acerca de los bateadores en vez de aprender acerca de las fracciones, Ruiz estaba bien preparado. Cuando llegó el momento de aprender inglés, Ruiz estaba dispuesto a hacer el trabajo. Finalmente, Ruiz fue capaz de comunicarse mejor con los lanzadores en su idioma. Cuando eso vino, su confianza para pedir los lanzamientos mejoró drásticamente, y los lanzadores ganaron confianza en él.

Carlos Ruiz Filis
Justin Edmonds/Getty ImagesRuiz ya ha superado su marca de jonrones en una temporada.
"La educación que mi madre me dio me ha ayudado muchísimo", dijo Ruiz. "Todas las cosas que tuve que aprender fueron un poco más fácil porque tenía ese antecedente. Hubo tantas cosas que tuve que tener en cuenta, tantas clases de béisbol que tuve que tomar, y sin lugar a dudas, la educación de mi madre jugó un papel importante".

Una vez que tuvo la confianza necesaria para controlar el ritmo del juego con sus peticiones de envíos, las habilidades naturales de liderazgo de Ruiz florecieron. Cuando era niño, Ruiz, que había elegido jugar con pelotas de béisbol en lugar de coches de juguete, incluso como un niño pequeñito, siempre fue la persona de su barrio que organizaba los partidos de béisbol. Era él quien traía las bolas y los bates, y era él quien escogía los equipos y les ordenaba a todos a sus posiciones.

Tenía una profunda comprensión del juego. Ruiz fue hecho para liderar, y jugar en la receptoría finalmente le sentaba perfectamente.

"Siempre me enseñaron que el receptor tiene que ser el cerebro del equipo", dijo Ruiz. "No se puede dejar que las cosas fuera de tus tareas defensivas afecten lo que tú haces porque eso afectará al equipo. Hay que mantener siempre el mismo entusiasmo. No voy a decirte que nunca he estado desalentado. Por supuesto que lo estado; como ser humano, eso te puede pasar, pero tienes que superar esos momentos con rapidez para ayudar al equipo".


A pesar de que los Filis han fracasado este año, Ruiz ha tenido su mejor temporada a los 33 años. Debido en parte a una serie de lesiones, está de cuarto bate en esta temporada, aunque sus cifras sugieren que Filadelfia no ha sufrido ni un tanto por tenerlo en ese lugar.

A pesar de que no llegó a las Grandes Ligas hasta la edad de años 27 en el 2006 y no se convirtió en titular de tiempo completo hasta el año siguiente, Ruiz ha acumulado una impresionante carrera en Filadelfia. Es campeón de la Serie Mundial, ha atrapado dos juegos sin hit lanzados por Roy Halladay, y este año se convirtió por primera vez en miembro del Juego de Estrellas.

Desde 2009, sólo otros dos receptores a tiempo completo (Joe Mauer y Mike Napoli) tienen un OPS más alto que Ruiz, y ninguno de los dos son considerados tan buenos defensivamente.

Sin duda, Ruiz ha sido el mejor receptor en el béisbol desde hace casi tres años.

Ruiz es querido por sus compañeros de equipo, y los aficionados lo adoran y les encanta llamarlo por su apodo: "Chooch"

"Va a pasar a la historia como uno de los Filis favoritos de todos los tiempos", dijo Billmeyer.

No fue fácil para Ruiz vislumbrar su futuro como estrella de Grandes Ligas. Pero se presionó a si mismo para llegar a ese punto.

"Toda esta gente va a ver el tipo de jugador que soy", se decía a sí mismo durante esos primeros esfuerzos en su primer año. "Tal vez no me vean de inmediato como receptor, porque es tan nuevo para mí, pero todo el equipo verá mi dedicación y mi amor por el juego."

Catorce años más tarde, el mundo del béisbol entero ha visto en qué tipo de jugador se ha convertido Carlos Ruiz.


Jorge Aranguré es escritor senior para ESPN The Magazine. Se unió a ESPN en mayo del 2007, luego de pasar tres años como escritor de béisbol para el diario Washington Post. Anteriormente, cubrió béisbol para el diario The Bergen Record, en Hackensack, N.J. Consulta su archivo de columnas.