Cien por ciento terribles

Cachorros comienzan la reconstrucción con 100 derrotas, pero no debe repetirse

18:55 ET
Actualizado el
Por Jon Greenberg
ESPNChicago.com
Archivo

CHICAGO -- A pesar de su reputación de peluche adorable, no todas las temporadas de béisbol los perdedores preeminentes sufren 100 derrotas. Así que me aventuré al Wrigley Field en la noche del lunes por el momento -- yo y unos pocos miles de aficionados masoquistas de los Cachorros de Chicago.

Jason Berken estaba en el montículo. Dave Sappelt estaba en la alineación. Cerca de 10,000 aficionados estaban en sus asientos. Los Chicago Bears estaban en el palco de prensa de la televisión. Era un juego tradicional de béisbol de finales de otoño en Chicago con una cucharada extra de "Dios mío, ¿cuándo se termina la temporada?".

Nos premiaron con historia. Historia de Cachorros, pero historia de cualquier manera.

Los Cachorros, estadísticamente el segundo peor equipo de béisbol de esta temporada, dejaron caer el mágico número de 100 ante el peor equipo de béisbol de esta temporada, los Astros de Houston, 3-0. Los Cachorros realmente lucharon para evitar su número trágico, al conectarle dos hits a Lucas Harrell.

Dale Sveum, manager de los Cachorros, se refirió a estos últimos tres partidos como un mini playoffs. Su equipo debe haber escuchado. Esto nos hizo sentir exactamente igual que un partido de playoffs en el 2007 o el 2008.

Fue la primera vez que los Cachorros perdieron 100 partidos desde 1966, cuando fueron derrotados 103 veces, un récord para el club, y sólo la tercera vez en general. La escasez de las temporadas de 100 derrotas podría sorprender a las personas que saborean la tradición derrotista de los Cachorros.

Dale Sveum, manager de los Cachorros, se refirió a estos últimos tres partidos como un mini playoffs. Su equipo debe haber escuchado. Esto nos hizo sentir exactamente igual que un partido de playoffs en el 2007 o el 2008.

Castro
Castro
No había nada que celebrar esta temporada y poco que esperar en el 2013. Aunque si eres un aficionado de la historia, los fanáticos de los Cachorros pueden encontrar consuelo en este hecho real: Después de 1966, los Cachorros tuvieron seis temporadas consecutivas ganadoras -- una época de éxito en los años Cachorros.

"Esto ocurrió por una razón", dijo el torpedero Starlin Castro. "Vamos a ver la próxima temporada, va a ser mejor. Eso es lo que busco. Esto pasó. Nadie quería que pasara, y es difícil".

Se esperaba que este equipo de los Cachorros fuera malo, ya que el régimen de Theo Epstein lo voló en pedazos con el fin de construir una "base para el éxito sostenido". Que los Cachorros terminaran siendo totalmente imposibles de ver y tan terribles fue sólo un subproducto del plan maestro.

"No creo que alguna vez esperas 99 derrotas, pero tampoco me esperaba competir en la Serie Mundial", dijo Sveum antes del partido.

Cuando un equipo tiene una lista de espera de poseedores de tickets para la temporada y un estadio de pelota que es un imán para los turistas, puede costear reservarse por una campaña. Los aficionados desconectados y la falta de presencia hacen una broma del anuncio de la concurrencia, pero con el encanto de Wrigley, los aficionados siempre volverán, ganen o pierdan.

Sveum conocía la situación cuando se hizo cargo de este trabajo. El pelotero vitalicio era muy respetado por sus jugadores, incluso si corrían las bases como niños de T-Ball. Esperemos que sea recompensado con un equipo de Grandes Ligas en los próximos años.

Después de realizar canjes en la fecha límite de cambios que aparentemente sólo produjeron rendimientos modestos, y con Matt Garza (codo) y Jeff Samardzija (límite de entradas) marginados, el restante grupo abigarrado de Cachorros planificó como meta de septiembre evitar el estigma de las 100 derrotas. Incluso con una rotación de la Liga del Atlántico, parecía que iban a lograr ese objetivo modesto al ganar seis de siete a mediados del mes. Pero terminaron perdiendo 10 de 12 antes de salvar un triunfo el domingo en Arizona.

Algunos podrían decir que 100 derrotas no son diferentes a unas pedestres 96 en el gran esquema de las cosas. Pero los números tienen poder. Las 100 derrotas se quedarán con este club en los próximos años. Los columnistas cínicos se referirán -- a menudo, te lo prometo -- al "equipo de las 100 derrotas del año pasado". Y cuando los Cachorros enderecen este barco, la línea de la compañía será "a sólo X años de distancia de la temporada de 100 derrotas".

"Nadie quiere ser parte de ello", dijo Sveum. "Pero lo fundamental es que vamos a casa como un montón de otros equipos, con registros mucho mejores. Si no vas a playoffs, muchas veces las victorias y las derrotas no importan".

Alfonso Soriano, el tan denostado multimillonario que se ganó su sueldo esta temporada acarreando a un club apático, espera que sus compañeros jóvenes, Castro y Anthony Rizzo aprendan de esta temporada. Son dos de los pocos en la casa club que se espera que estén por los alrededores cuando la dirección de los Cachorros intente formar de nuevo un equipo legítimo.

"Espero que puedan aprender que no es divertido cuando perdemos una gran cantidad de juegos", dijo Soriano. "El béisbol es divertido cuando ganamos. No importa la cantidad de dinero que ganes o lo mucho que disfruten del juego. Si perdemos, no es divertido".

Mientras que los jugadores tenían que lidiar los resultados de cada día y noche, la carga de la responsabilidad de esta temporada recae en la organización.

Aunque una limpieza de la casa era muy necesaria y estaba pendiente durante años, este tipo de temporada de bandera blanca sólo debe aceptarse una vez y sólo una vez. El festival de amor de los aficionados con Epstein está bien y es bueno, pero finalmente los fanáticos de los Cachorros deben esperar un progreso lineal. Él lo sabe. El ejecutivo, dos veces ganador de la Serie Mundial, no ha venido aquí a cobrar cheques y a jugar Golden Tee. Este es el último trabajo de reparación y una Serie Mundial con este grupo asegura la inmortalidad del béisbol, ya que su legado en Boston se ha estremecido por sus dos últimas temporadas.

Durante toda la temporada, Epstein, presidente de operaciones de béisbol, puntualizó la línea de la compañía al ser honesto sin socavar la comercialización de su equipo.

"Si nos mantenemos saludables, y uno o dos o tres o cuatro de los jugadores que tenemos en la actualidad dan un paso adelante importante en su desarrollo, creo que podrías mirar y ser sorprendido en medio del verano", dijo en enero en la Convención de los Cachorros.

Por otra parte, consciente de la conclusión, el presidente del equipo Tom Ricketts rechazó las declaraciones ridículas que llamaban a los Cachorros "un equipo convincente" y dijo que "este año pondría un gran equipo en el terreno", antes de limitar sus interacciones con los medios.

Soriano acreditó a Ricketts y Epstein por "hacer un muy buen trabajo en colocar a un buen grupo de personas" juntas. No fueron muy buenos en el béisbol, pero se llevaron bien.

Epstein, su gerente general Jed Hoyer y su equipo de trabajo están legítimamente gastando su energía en el sistema de ligas menores, desde el sorteo para firmar al costoso agente libre cubano Jorge Soler.

Los Cachorros no tienen que ir a una juerga de gastos de las proporciones del 2007, pero si no añaden un poco de pitcheo de Grandes Ligas, una tercera base y otro jardinero, los verdaderos fanáticos de los Cachorros deberían boicotear la convención y los juegos del próximo año. Muchos ya lo han hecho.

Los Cachorros necesitan recordar el enfoque del "frente paralelo" del que Epstein ha hablado y prestar atención al club de Grandes Ligas, mientras reconstruyen del sistema. Es posible hacer las dos cosas.

La temporada 2012 pasará a la infamia como uno de los peores en la historia de los Cachorros.

La próxima temporada debería ser mejor.

¿Noventa derrotas?

Expectativas bajas, gente, expectativas bajas.


Jon Greenberg es columnista para ESPNChicago.com. Es editor de una revista de mercadeo deportiva, y ha cubierto los deportes de Chicago como escritor por los últimos seis años. Consulta su archivo de columnas.